Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
8 marzo 2019 5 08 /03 /marzo /2019 00:00
Fuente Viñeta: https://nulla.org/

Fuente Viñeta: https://nulla.org/

Hace un millón de años, el hombre de las cavernas, sin herramienta alguna, con su pequeño cerebro y sin más ayuda que la fuerza de su pequeño cuerpo, consiguió alimentar a su mujer y a sus hijos, para que a través de él la raza pudiera continuar. Vosotros, por otra parte, armados con los medios de producción moderna, multiplicando la capacidad productiva del hombre de las cavernas un millón de veces, sois incompetentes y atolondrados, incapaces de salvaguardar para millones siquiera el mísero trozo de pan para sostener su integridad física. Habéis dirigido mal el mundo y os lo tendrán que quitar

Jack London (1876-1916)

Ramiro Pinto, en uno de los artículos de su propio Blog, nos hace la siguiente reflexión en torno al "establecimiento" de la pobreza: "¿Por qué la pobreza es un derecho? porque no sólo es legal, sino que se establece por decreto ley quién ha de ser pobre. Por mucho que asuste a los bien pensantes de la sociedad del bienestar, sucede que cuando se ha establecido que quienes carezcan de empleo y de rentas reciben, en determinadas condiciones, una Renta Mínima de Inserción, valorada muy por debajo del umbral de la pobreza, 435 euros, siendo tal umbral la base mínima para poder sobrevivir. Según indica el Departamento de Estadística Europeo (Eurostat) harían falta doscientos euros más por persona. Mientras que, además, las prestaciones en España son a nivel familiar, de manera que la recibe un miembro por familia y por ende excluye al resto de recibir otros apoyos económicos por parte de las instituciones. Quienes ponen en práctica estas prestaciones y los políticos y sindicalistas que las defienden ¿podrían vivir ellos y sus familias con esta cantidad de dinero?". A ello le suman, como ya indicamos en entregas anteriores, una serie de prerrequisitos e itinerarios, de tal manera que no todas las personas pueden acceder a ellas, y además, quienes lo hacen, disponen de dicha prestación sólo por un período de tiempo determinado (parece que los pobres además tenemos que comer sólo durante seis meses al año). La situación, como puede verse, es absolutamente surrealista. Pero a los que manejan el cotarro les parece que así "se insta más a las personas a la búsqueda activa de empleo". Afirmaciones indecentes como ésta estamos acostumbrados a escucharlas todos los días, sobre todo en boca de algunos empresarios/as de este país. Si a ello le unimos el manido mensaje que dice que "este Gobierno no ha dejado a nadie atrás", ya es para echarse a llorar. 

 

Con la Renta Básica Universal, visto lo visto, no estamos proclamando una reivindicación utópica, sino ciñéndonos a lo que la propia Carta Social Europea propugna, que dicta que no puede haber ningún ciudadano/a europeo que, ante la falta de medios económicos para poder vivir, reciba una prestación o pensión, contributiva o no, por debajo de dicho umbral de la pobreza, que se supone que es la cantidad mínima que se considera (en un momento histórico y económico determinado) esencial para vivir con las necesidades básicas cubiertas a título individual. Según esto, si nuestro país lo incumple flagrantemente, al menos en 6 millones de personas, está claro que toda esta gente no tenemos la ciudadanía europea reconocida de pleno derecho. Y los organismos europeos (Parlamento, Comisión, Consejo...) no hacen nada por evitarlo, pero tampoco por evitar que cientos de miles de millones de euros estén alojados en paraísos fiscales, como ya explicamos en su bloque temático correspondiente. Es lo que Ramiro Pinto ha denominado como el "derecho a la pobreza". Si a todo ello le sumamos los rasgos característicos de la precariedad laboral, ya referidos también en entregas anteriores, que caracterizan también a lo que hemos llamado el "trabajador pobre", tenemos la radiografía completa de la clase trabajadora española. Es curioso cómo se aumenta por ejemplo el Presupuesto de Defensa ante el supuesto peligro de un "ataque exterior", "y es el propio gobierno quien ataca a su pueblo, condenando a una parte del mismo con su política económica y medidas sociales a la pobreza extrema" (Ramiro Pinto). Podemos concluir, sin temor a equivocarnos, que todas las formaciones políticas que hoy día tienen representación parlamentaria (insistimos, todas ellas) presentan en sus programas electorales propuestas con las que legislar para que haya pobres, con políticas sociales tímidas, nimias y cobardes, que únicamente sirven para extender la pobreza, no para erradicarla, ejerciendo así el derecho establecido a ser pobre. 

 

Ninguna de ellas se plantea de verdad (únicamente lo hizo Podemos para las elecciones europeas de 2015) la premisa de que los pobres NO EXISTAN, con una medida como la RBU. Porque el asunto no es que yo, Administración Pública, te pueda atender a ti, pobre de solemnidad, cuando me demuestres que lo eres, sino que mi misión es evitar que lo seas, prevenir que lo seas, impedir que lo seas. No necesitamos, bajo las premisas de una sociedad justa, que los pobres sean atendidos, lo que necesitamos es que no haya pobres. Lo que antes eran supuestamente instituciones dedicadas a que no existieran personas desempleadas, como el que hoy día se llama Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), se han reconvertido en instituciones de control contra las personas en paro. Es decir, instituciones dedicadas a vigilar a las personas en paro (desde cuándo lo están, si completan o no su currículum, si cobran o no prestaciones, si actualizan o no sus demandas de empleo, si cumplen o no determinados requisitos...), más que impedir que existan personas en paro. El indecente discurso político, institucional y empresarial se basa en dos afirmaciones, a cual peor:

 

1.- No hay dinero. Falso. Por mucho que costara implementar una RBU tal y como aquí la definimos (remito de nuevo a los lectores y lectoras interesadas a los artículos de la Red Renta Básica donde existen numerosos de ellos que concretan las cifras necesarias), tenemos dinero suficiente. Es decir, podemos dedicar dicha cuantía en los Presupuestos Generales del Estado. Cuando los detractores de la medida aluden esto, quieren decir que "con las premisas y enfoques actuales, no hay dinero". Y es verdad: sin implementar una reforma fiscal progresiva, sin auditar la deuda pública, y sin retirar los fondos a la Iglesia Católica, a los programas especiales de armamento, y demás presupuestos injustos e inútiles, es completamente cierto que no hay dinero. Pero si se posee verdadera voluntad política de que no existan pobres, los PGE no serán una limitación. Lo son porque, simplemente, el Estado no recauda lo que debería recaudar bajo un sistema social justo y progresivo. 

 

2.- "Mejor son 430 euros que nada". Este argumento no es que sea falso, sino que es perverso. Porque, ya puestos, también es mejor dar 1 euro que nada a cada parado. Y también es mejor dar 20 euros que nada. Pero también es mejor dar 700 euros que nada, con la diferencia de que estos 700 euros ya podrían hacer salir de la pobreza a millones de personas. Tales argumentos y afirmaciones son falaces por naturaleza, demagógicas y perversas, y justifican atrocidades como la que se vive con los pobres de este país. Extrapolando el argumento...¿no es mejor matar a 3 personas que a 7 en un atentado? Ponemos este ejemplo para que se vea lo absurdo del argumento. 

 

La RBU anularía este "derecho a ser pobre", erradicando la pobreza por NO PERMITIR que existan pobres en nuestra sociedad. La RBU concedería un derecho básico de ciudadanía mediante el cual todo el mundo tendría la existencia material garantizada, base de la verdadera libertad material republicana. El derecho a ser pobre tiene que transformarse entonces en el derecho a existir, a subsistir, a vivir, a ser en una palabra. Una medida absolutamente revolucionaria que revertiría poderosamente la arquitectura de la desigualdad. Una medida anticapitalista que fortalecería y liberaría a las personas del dogal del clásico empleo remunerado, con el cual ya hoy día tenemos muy difícil poder vivir. La RBU como modelo económico ha de ser también el eje para un modelo de justicia social, donde de verdad la pobreza no exista, no permitamos que exista. La RBU sería una pieza elemental en todo un nuevo entramado social, donde quedara excluida la pobreza como tal. Pero como estamos contando en esta serie de artículos, y sobre todo en el presente bloque temático, es mucha la resistencia que hay que vencer, para entender y valorar realmente una medida de tan profundo calado. Imaginarios culturales, prácticas empresariales, poder de los grandes actores del capitalismo, escenarios de reparto y redistribución de la riqueza, nuevo imaginario colectivo sobre el trabajo humano, una mayor recaudación fiscal por parte del Estado, una progresividad fiscal realmente efectiva, una liberación de la clase trabajadora, una emancipación de la población joven, una libertad material garantizada, una incidencia especial para las mujeres, una mejor administración de los recursos del Estado, la eliminación de gran cantidad de controles administrativos sobre la gente pobre, o un nuevo universo más igualitario, justo y avanzado. Tales son algunas metas que alcanzaríamos con la RBU. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías