Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
26 febrero 2020 3 26 /02 /febrero /2020 00:00
El Genocidio Palestino (23)

La ignominiosa ironía de la complicidad de Occidente con la creación de Israel es que Israel solo se pudo establecer por medio de la desposesión y limpieza étnica del pueblo palestino. Estas atrocidades ocurrieron el mismo año que por medio de la Declaración Universal de los Derechos Humanos las potencias occidentales prometieron crear un mundo diferente y mejor. En otras palabras, Israel se creó como un proyecto colonial occidental al viejo estilo en el mismo momento en que las potencias occidentales prometían descolonizar y conceder la independencia a sus colonias. Israel era una prueba engorrosa de la hipocresía de Occidente cuando prometió romper con su pasado colonial. Fue una prueba de mala fe desde el principio. Occidente utilizó a Israel para externalizar su colonialismo

Jonathan Cook

Y desde entonces, la complicidad de Occidente con la entidad sionista no ha cesado, manteniéndose hoy día bajo una connivencia insoportable y vergonzosa. Israel, por su parte, saca a relucir la bandera del antisemitismo en cuanto nota cualquier atisbo de ataque hacia sus crueles políticas, lanzando al mundo el falaz mensaje de que se necesita un Estado judío como vacuna contra una plaga global de antisemitismo. Israel, como explica Jonathan Cook en el artículo de referencia, afirma ser un santuario vital para proteger a los judíos de inevitables holocaustos futuros. El Estado sionista invierte los papeles de agresor y de víctima, y defiende que los palestinos son simplemente un "daño colateral" del proyecto europeo de crear un "hogar nacional" judío, tal como se afirmaba en la Declaración Balfour. También se les presenta como un nuevo tipo de antisemitas (cuya ira se supone está motivada por un odio irracional inexplicable) de los que necesitan defenderse los judíos. En palabras de Jonathan Cook: "Israel tiene mucho interés en extender la acusación de antisemitismo a cualquier persona crítica occidental que defienda la causa palestina. De hecho ha ido mucho más lejos. Afirma que ya sea de manera consciente o no todas las personas no judías albergan el virus del antisemitismo. Se han impedido otros Holocaustos solo porque Israel, que posee armas nucleares, se comporta como un "perro furioso al que es demasiado peligroso molestar", como dijo una vez el más famoso Jefe de Estado Mayor de Israel, Moshe Dayan. Israel está concebido como un Estado guarnición para sus judíos y un refugio inexpugnable en tiempos turbulentos para todos los judíos que estúpidamente (como insinúan los líderes israelíes) no hayan entendido que fuera de Israel se enfrentan a otro Holocausto". Se trata de una lógica perversa e irracional, pero que por desgracia está muy extendida. De hecho, pocas personas fuera de Israel entienden las implicaciones de la maliciosa e interesada lógica del antisemitismo elaborada hace mucho tiempo por Israel y adoptada ahora por los altos cargos occidentales. 

 

Esta lógica asume que el antisemitismo es un virus que está presente en todas las personas no judías, aunque a menudo esté latente. A modo de un gen peligroso que habría que extirpar, las personas no judías deben estar vigilantes para impedir que despierte e infecte sus ideas. Israel, mientras, campa a sus anchas bajo la protección del gigante estadounidense, burlándose del Derecho Internacional y de las resoluciones de la ONU, y atacando impunemente no solo a Palestina, sino a prácticamente todos sus vecinos regionales. De hecho, de Irak al Líbano, no se salva ningún país de los ataques y exabruptos del vecino sionista. Nos lo cuenta Kamel Hawwash en este artículo para el medio Middle East Eye, traducido para el digital Rebelion por J.M., que tomaremos como referencia a continuación. Cada cierto tiempo, Israel lanza demostraciones regionales de fuerza, con la seguridad de que sus objetivos son demasiado débiles para tomar represalias. Especialmente cuando se acercan tiempos electorales, Israel suele mostrar su musculatura militar a sus vecinos. Pareciera que los gobernantes israelíes buscaran aumentar su popularidad a través de la agresión a los palestinos y al conjunto de los países árabes vecinos, de forma similar a como los candidatos estadounidenses buscan sus propias guerras para tomar legitimidad. Por ejemplo, en julio de 2019, por primera vez en los últimos años, Israel atacó lo que afirmó eran objetivos iraníes en Irak. Aunque Irak inicialmente mantuvo estos ataques en secreto, el silencio se rompió después de que Israel atacara una base de las Fuerzas de Movilización Popular (PMF), la agrupación paraguas de las milicias mayoritariamente chiítas de Irak. El PMF culpó a Israel y a Estados Unidos, alegando que éste último había permitido que cuatro drones israelíes ingresaran a la región para llevar a cabo misiones en territorio iraquí. Al siguiente mes Israel atacó lo que afirmó era un grupo de miembros de la Fuerza Al Quds de la Guardia Revolucionaria iraní y el movimiento aliado chiíta de Hezbolá en Líbano en Aqraba, cerca de Damasco. Israel argumentó que había abortado un ataque con drones iraníes contra áreas en el norte del país. Después del ataque israelí, Netanyahu señaló en Twitter: "Irán no tiene inmunidad en ningún lado. Nuestras fuerzas operan en todos los sectores contra la agresión iraní. Si alguien se levanta para matarte, mátalo primero". Sin más comentarios. 

 

Por otra parte, Israel viene atacando regularmente a Siria, alegando que apunta a las bases iraníes para disuadirlo de afianzar su presencia en el país. Y según algunos informes, los ataques de Israel a sus países vecinos ahora pueden extenderse al Yemen. Concretamente, un artículo en el medio Jerusalem Post remite a fuentes del periódico kuwaití Al Jarida donde afirman que Israel planea "atacar objetivos de rebeldes hutíes y de Hezbolá en Yemen", cerca del sensible Estrecho de Bab-el-Mandeb, que separa el Mar Rojo del Golfo de Adén. Todos estos recientes ataques, junto con la participación de Israel en patrullar el Estrecho de Ormuz como parte de una fuerza de protección para los petroleros que lo cruzan, demuestran que Israel está actuando descaradamente como la única superpotencia del Medio Oriente, envalentonada gracias al interminable apoyo de la Administración estadounidense. Otro gallo nos cantara si Israel no dispusiese de dicho apoyo incondicional. Demasiado pacíficos y correctos políticamente son sus vecinos, que se cuidan bastante para no iniciar una guerra regional contra el Estado canalla israelí. La realidad es que los vecinos de Israel son tan débiles al lado del apoyo que recibe la potencia sionista que Israel puede estar tranquilo sabiendo que esto no sucederá, al menos a corto y medio plazo. Pero la brutalidad israelí se ceba, sobre todo, con Palestina. Su violencia colonial es continua, opresora, incesante, criminal. Quizá el mejor icono que la simboliza sea el muro de separación que divide Cisjordania del ocupado Jerusalén Este, al igual que los muros carcelarios que rodean y atrapan a los dos millones de residentes en Gaza. Como nos cuenta CJ Werleman en este otro artículo para el mismo medio, traducido esta vez por Sinfo Fernández: "Cada uno de ellos restringe el acceso de los palestinos a la tierra, negándoles servicios fundamentales y ahogando cualquier desarrollo económico. Ambos muros, junto con los puestos de control militares, los tribunales militares, los centros de detención, los drones, los tanques y los aviones de combate, se han convertido todos ellos en sinónimo del injusto e inhumano proyecto colonial de Israel". Un proyecto de dominación absolutamente despiadado que mantiene a raya a la población palestina hasta con perros adiestrados: son los perros de los colonos. 

 

En efecto, los perros de los colonos, o "perros de la guerra", como los palestinos se refieren a ellos, tienen importancia porque los más de 600.000 colonos ilegales israelíes que residen en la Cisjordania ocupada siguen siendo uno de los muchos obstáculos considerables para la paz en este sempiterno conflicto. JC Werleman explica: "Para quienes no están familiarizados con las onduladas colinas de Cisjordania, los asentamientos israelíes adoptan todas las formas y tamaños, desde ciudades pequeñas, como Maale Adumim, con centros comerciales y piscinas de tamaño olímpico, a los puestos de avanzada, que comprenden poco más que una docena de caravanas". Sin embargo, es desde estos puestos de avanzada que los ilegales asentamientos se convierten en pueblos y ciudades altamente fortificados, con diversas estructuras, formas y tamaños, pero aunque éstos últimos están protegidos por el ejército israelí, los ocupantes de los primeros deben protegerse por sus propios medios (de ahí el uso de perros peligrosos adiestrados expresamente). Es a partir de estos asentamientos cuando Israel transforma los "hechos sobre el terreno" en ventajas territoriales propias. De hecho, la construcción de puestos de avanzada para apoderarse y mantener el territorio fue una estrategia puesta en marcha por los padres fundadores de Israel durante la década de 1930, apodándola enfoque de "torre y empalizada", siendo de nuevo aplicada tres décadas más tarde como estrategia para ocupar y colonizar Cisjordania inmediatamente después de que Israel se apropiara del territorio durante la Guerra de los Seis Días (1967). "Todo el mundo debería ponerse en marcha, correr y tomar más colinas", exhortó una vez el ex Primer Ministro israelí Ariel Sharon, y eso es exactamente lo que han hecho decenas de miles de colonos durante gran parte de las últimas cinco décadas, sin prisa pero sin pausa, en un alarmante goteo, apoderándose de una tierra que no les pertenece, ante la pasmosa quietud de la comunidad internacional, construyendo después casas improvisadas por toda Cisjordania. Y aquí es donde los perros de los colonos entran en escena. En cada vivienda hay dos perros guardianes permanentemente encadenados a ellas (lo que además constituye un caso de múltiple maltrato animal), de tal forma que si un palestino se acerca al perímetro los perros ladran, sirviendo de alarma para que los residentes echen mano de sus armas. 

 

Y esta terrible escena es típica en todos los puestos de avanzada israelíes extendidos por toda la Cisjordania ocupada, y es todo lo inhumana y bárbara que pueda imaginarse. Esos perros están permanentemente atados a las cajas que sortean las viviendas, tanto durante los días más tórridos del verano (cuando las temperaturas diarias superan los 38ºC), como durante las noches más frías del invierno (cuando el mercurio roza a menudo los cero grados). Una escena terrible y patética, sobre todo por el uso que se hace de esos inocentes animales. Sin un respiro. Sin un punto final para su atroz deber obligatorio. Les han puesto allí con un objetivo y solo para dicho objetivo: atacar a los palestinos. Incluso para los colonos que disponen de ingresos razonables, existen programas de entrenamiento para estos perros. Para los colonos que viven con medios más modestos, el entrenamiento del perro es mucho más primitivo: en algunos casos, se paga a un empobrecido palestino una pequeña tarifa para que le propine al perro una brutal paliza, asegurando así que el perro sienta siempre temor de los palestinos, lo que intenta garantizar una respuesta más feroz si en algún momento futuro cualquier palestino pudiera acercarse al asentamiento. Como vemos, una brutalidad detrás de otra, un horror detrás de otro, una barbarie tras otra. Contra personas, contra animales. El terror israelí no distingue. Y como cada vez hay un número mayor de israelíes ocupando ilegalmente Cisjordania, trayendo con ellos una cifra cada vez mayor de perros de ataque adiestrados, no es de extrañar que los informes sobre palestinos atacados por los perros de los colonos estén también aumentando tanto en frecuencia como en ferocidad. Se ha documentado que niños palestinos de hasta 5 años de edad han sufrido horrendas heridas que les han dejado cicatrices de por vida a causa de los ataques de estos perros. Estos ataques coinciden con un patrón de aumento generalizado de la violencia de los colonos contra los palestinos en Cisjordania. De hecho, el número de ataques se viene incrementando en más de un 30% cada año, según un informe publicado por el Parlamento Europeo. Amnistía Internacional también ha observado estos ataques, que en ocasiones se producen en presencia de soldados y policías israelíes, que se abstienen de intervenir. El horror israelí no conoce límites. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías