Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
25 marzo 2020 3 25 /03 /marzo /2020 00:00
Fotografía: Declaración de la Creación del Estado de Israel en Palestina el 14 de mayo de 1948

Fotografía: Declaración de la Creación del Estado de Israel en Palestina el 14 de mayo de 1948

Y aquí está el punto clave. Sin el patrocinio, respaldo y protección de Estados Unidos, Israel no podría actuar como lo hace ahora. Armas, dinero, cobertura política y diplomática estadounidenses posibilitan y fomentan la política de tierra arrasada de Israel contra la población palestina

Miguel Ángel Ferrer

Hasta ahora hemos visto cómo la política israelí, la educación a sus escolares, su propia cosmovisión religiosa, y los relatos que proyecta al exterior conducen a un mismo objetivo. Desde 1948, la entidad sionista confía en que el paso de los años, unido al silencio, la ceguera, la irracionalidad de la ayuda estadounidense, la pasividad de los gobiernos "aliados" y organismos internacionales, y la alianza entre el imperialismo y el sionismo invisibilicen cualquier intento de oponerse al colonialismo, racismo y crímenes que Israel lleva a cabo contra el pueblo palestino. Y como cuenta Pablo Jofré Leal en este artículo para el medio Hispan TV, y ya hemos destacado en anteriores entregas, la expresión máxima del objetivo de exterminio del sionismo contra el pueblo palestino se vive con especial énfasis contra los habitantes de la Franja de Gaza. Un lugar que están convirtiendo en un sitio inhabitable. Una tierra donde escasea el agua, la energía eléctrica y donde todo lo que entra y sale de ella es controlado minuciosamente por Israel. Una tierra sometida a un perverso y brutal programa de aniquilación, al estilo de los más sanguinarios regímenes totalitarios que haya sufrido la humanidad. Una economía ahogada, unos recursos expropiados, unas vidas en permanente cuarentena. Un programa abominable y genocida que la comunidad internacional es incapaz de detener. Como ya hemos explicado, la Franja de Gaza, el "campo de concentración más grande del mundo", está sometida desde el año 2006 a un bloqueo injusto y criminal. Un enclave donde escasea la alimentación, el agua potable, la electricidad, y cuyas fronteras son absolutamente controladas por la potencia sionista. Un lugar que sufre periódicas operaciones militares, y una permanente política de exterminio, no mediante cámaras de gas, sino mediante bombardeos, expolio, muros, control de la población, saqueo de tierras, etc. Un territorio que es escenario de una política colonial, discriminatoria y perversa, que no solo ocupa la Palestina histórica desde 1948, sino que pretende cada vez acaparar más territorio. La pequeña Franja de Gaza vive hacinada, sin apenas recursos y con una economía en hundimiento total. 

 

Multitud de crisis se dan cita en el territorio gazatí: crisis alimentaria, sanitaria, de agua potable, contaminación ambiental y en general de infraestructuras básicas que vive este enclave costero, y que va camino del colapso total. La resistencia gazatí es realmente heroica, sometidos al asedio, a los disparos de los francotiradores israelíes, a la muerte y al bloqueo económico permanente. Todo ello ha sido reconocido y documentado en diversos informes de la ONU, mediante visitas de muchos de sus relatores y comités diplomáticos, que han visitado el terreno, que conocen los padecimientos del pueblo palestino y que además se ven sometidos a las críticas del imperialismo estadounidense y del sionismo, que rápidamente califican de "antisemitismo" cualquier crítica que se haga al respecto, o cualquier constatación del sufrimiento palestino ante la potencia ocupante. Gaza es hoy día un lugar sin futuro, estancado, donde no existen sueños, ni estabilidad, ni confort, ni bienestar. Gaza es como una gran cárcel. Cada día nuevas carreteras exclusivas para uso de israelíes atraviesan el territorio gazatí. Cada días las fuerzas ocupantes ponen nuevas trabas que impiden que los palestinos visiten sus lugares históricos, sus sitios sagrados. Todo ello bajo la política de continua judaización de Palestina. Frente a todo ello, la resistencia, la firmeza, la determinación, la entereza, el coraje y el aguante del pueblo palestino son verdaderamente encomiables. Resistencia noble y admirable, frente a un acoso criminal, frente a una ideología de exterminio. Precisamente es esa resistencia su mayor orgullo. Cada día tenemos más claro que el sionismo debe desaparecer, que los pueblos del mundo deben unir sus esfuerzos para acabar con este horror, que debemos ganar la lucha por la dignidad y la emancipación. Pero qué lejos vemos aún la completa y definitiva autodeterminación del pueblo palestino, el retorno de los refugiados, el fin de los asentamientos (hoy día se contabilizan más de 650.000 colonos), el retiro total de las tropas ocupantes, y el fin de la política de apartheid y de la violación de los derechos humanos del pueblo palestino. 

 

¿Llegaremos a verlo alguna vez? ¿Lo veremos la gente de mi generación? Porque cualquier otra solución, que no sea reconocer el derecho a existir del pueblo palestino, será letra muerta, será volver al juego de la irrelevancia, del fracaso, del inútil pragmatismo, del falso realismo político, y de la postergación permanente de una solución justa y duradera. Objetivo justo que la sociedad mundial debe apoyar mediante todas las formas de lucha. La esencia del sionismo ya la conocemos: amistad inquebrantable con el gran gigante estadounidense (el mayor terrorista internacional), desprecio al derecho internacional, violación de los derechos humanos, ideología racista y criminal, desprecio a los organismos internacionales, y desprecio hacia cualquier disidente de sus decisiones, bajo el manido paraguas del antisemitismo. Israel seguirá haciendo de las suyas mientras no exista la decisión internacional de sancionar y denunciar su acción criminal, así como de bloquear sus actividades políticas, económicas y culturales. Para que Palestina pueda ser, el sionismo debe dejar de ser. Pero no lo hará por sus propios medios, habrá que obligarlo a dejar se ser, a dejar de avasallar, a dejar de comportarse como lo hace, a dejar en paz a Palestina. El principal actor en ese sentido es la ONU, pero a su debilidad y desprestigio, se suman la pasividad (incluso a veces cobarde seguidismo de Estados Unidos) de las grandes potencias occidentales. Hasta el año 2017, como nos cuenta Ramón Pedregal en este artículo, 86 resoluciones de la ONU han sido incumplidas. 86 Resoluciones fallidas. 86 Resoluciones de condena al ente israelí que éste ha despreciado y ha incumplido, 86 veces que se ha burlado abierta y descaradamente de la legalidad internacional, y del organismo que le concedió más de la mitad de Palestina. Todas han sido resoluciones de condena, condena por su invasión, por sus prácticas de limpieza étnica, por sus políticas de apartheid, por sus violaciones de derechos fundamentales, por sus crímenes de guerra y de lesa humanidad, por los genocidios cometidos en Jerusalén, Cisjordania y Gaza desde 1948. La ONU ha consentido 86 veces que se humille al pueblo palestino, y que su autoridad mundial sea ignorada. 

 

A su lado, por supuesto, siempre Estados Unidos, otro ente criminal y terrorista, cuyo Partido Republicano constituye hoy día la más peligrosa organización del mundo, en palabras de Noam Chomsky. Dos países que comparten el concepto de supremacismo racial, la condición de seres inferiores de toda la humanidad frente a ellos, su clasismo y mística teológica (los Estados Unidos también se creen los elegidos de Dios), su propósito de dominación a terceros países. Pero la entidad sionista no solo descansa en su confianza en el gigante norteamericano, sino que extiende todas las redes de sus poderosos lobbies por países de todos los continentes, intentando siempre presionar para que las votaciones en la ONU le salgan lo mejor posible, es decir, favorezcan lo más posible sus intereses. De hecho, los lobbies sionistas son de los más poderosos y extendidos del mundo. Lo único que estos lobbies persiguen es impedir la creación del Estado Palestino, borrar del mapa y de cualquier documento el nombre del país que ocupan, aniquilar todo rastro de su existencia, y reconducir el Derecho Internacional para conseguir que responda sólo a sus intereses. Tomemos solo un ejemplo: la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, adoptada el 23 de diciembre de 2016, se refiere a la situación de los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados desde 1967, incluyendo Jerusalén Oriental. La resolución afirma que dichos asentamientos "no tienen validez legal", los califica de "flagrante violación" del derecho internacional y exige a Israel que detenga tales actividades y cumpla escrupulosamente con las obligaciones y responsabilidades jurídicas que le incumben como "poder ocupante" en virtud de la Cuarta Convención de Ginebra, relativa a la protección debida a las personas civiles en tiempos de guerra, de 12 de agosto de 1949. Esta resolución obtuvo 14 votos a favor y la abstención de Estados Unidos. La medida fue aprobada por otros gobiernos de Europa Occidental, así como por las ONG Amnistía Internacional y J-Street. Por su parte, el Gobierno de Israel y el portavoz del Partido Republicano de los Estados Unidos criticaron duramente al Gobierno de Estados Unidos por no vetar la resolución. Así mismo, el Gobierno de Israel retiró los embajadores en Nueva Zelanda y Senegal, y canceló visitas de autoridades de dichos países y de Ucrania. 

 

Este artículo del medio Le Monde Diplomatique presenta una lista completa de todas las Resoluciones de la ONU incumplidas por Israel, aportando una somera explicación de cada una de ellas. Está claro que la ocupación se sostiene porque el mundo se niega a actuar, tal como afirma Hagai El-Ad en este artículo traducido para el digital Rebelion por J.M. Hagai es Director Ejecutivo de B'Tselem, organización israelí de derechos humanos. La ocupación ha perfeccionado muy bien el arte de diluir el derecho internacional humanitario y las leyes de derechos humanos, hasta despojarlas prácticamente de sentido. No se puede ocupar a un pueblo y denominarse a sí mismo como una democracia. Hagai El-Ad finaliza su conferencia con estas palabras: "Israel es un país soberano establecido a través de la legitimidad internacional otorgada por una decisión histórica de esta misma institución en 1947. Soy un ciudadano de ese país. Es mi tierra. Durante la mayor parte de la existencia de mi país el mundo ha permitido que ocupe otro pueblo. He vivido toda mi vida, cada día de ella, con esa realidad. Millones de israelíes y palestinos no conocen otra realidad. Necesitamos su ayuda. Cincuenta años de ocupación "temporal" son demasiado largos, incluso para que una sola persona en este planeta acepte una contradicción en esos términos. Los derechos de los palestinos deben concretarse, la ocupación debe acabar, el Consejo de Seguridad de la ONU debe actuar. Y el momento es ahora". Dejemos de negarnos a actuar. Ángel Guerra Cabrera ha dejado dicho: "La razón más importante por la que no ha podido ser resuelto el conflicto palestino-israelí es el constante apoyo político y militar de Estados Unidos a la ocupación por Israel de los territorios palestinos y a sus agresiones y atropellos contra la población de Cisjordania y Jerusalén, además del inclemente bloqueo e incursiones de castigo en Gaza, todo ello al costo de miles de muertos, heridos y presos políticos --incluyendo niños--, miles de hogares, olivares y huertos arrasados o arrebatados a sus legítimos propietarios. Además de más de 4 millones de palestinos y sus descendientes expulsados de su tierra de origen y convertidos en refugiados, según datos de la ONU. Como si esto fuera poco, Washington dotó al Estado sionista de no menos de 200 bombas nucleares, arsenal totalmente ilegal que su poseedor, única potencia con armas nucleares en la región meso oriental, se niega a someter a inspección internacional". ¿Hasta cuándo vamos a seguir permitiendo tanta ignominia? Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías