Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
13 marzo 2020 5 13 /03 /marzo /2020 00:00

La “macdonalización” de la educación es la culminación de un proceso en el que el objetivo de prácticamente todo el sistema educacional (público y privado) está orientado, no a una formación humanista sino a formar personas dóciles y maleables que se plieguen al sistema imperante en general y a los objetivos –el principal consistente en obtener el máximo de beneficios en el mínimo de tiempo- de la empresa donde les toque trabajar

Alejandro Teitelbaum

En el artículo anterior nos quedamos exponiendo el etnocentrismo y el desprecio por las culturas ecológicamente más sostenibles que nuestros libros de texto desarrollan en sus planteamientos docentes. Pues bien, un caso especialmente llamativo que pone de manifiesto la omisión y ocultamiento de las culturas sostenibles son los textos que hablan del "descubrimiento" de América. Al ser desconocida por la sociedad occidental, se considera desconocida de forma universal. Apenas se comenta el expolio de recursos, las degradaciones ambientales o los genocidios llevados a cabo en ese continente por parte de los occidentales. De hecho, el planteamiento que la inmensa mayoría de los libros de texto estudiados realiza respecto a este asunto es completamente infantil y reduccionista, y existen muchos ejemplos de ello. Sin ir más lejos, el libro de Conocimiento del Medio de 6º de Primaria Ed. SM dice que "La colonización consistió en poblar América", cuando lo cierto es que América estaba ya poblada antes de la llegada de los europeos. El mismo libro sostiene que "Cristóbal Colón como todas las personas de su época no conocía la existencia de América" (parece ser que los indios y las indias no son personas, o simplemente no existen). El mismo libro, pero de la Editorial Everest, dice que "Durante ese tiempo, la Corona de España se encargó de poblar, gobernar y explotar las riquezas de las tierras descubiertas", como si esas riquezas no pertenecieran a los pueblos que ya habitaban dichos lugares, y estuvieran esperando a ser explotadas por el primer occidental que llegase. En definitiva los textos no recogen un enfoque intercultural en el que se analicen las culturas desde sus propios patrones culturales, se proponga la búsqueda de la convivencia sin caer en la "guetización", se asuma el cambio que pueda producir el contacto y se promueva un encuentro en equidad en el que no quepa el paternalismo ni la dimensión superioridad-inferioridad. Pero claro, para poder aspirar a estos objetivos hay que comenzar relatando la Historia como de verdad fue, y no bajo el prisma de nuestro pasado ombligo imperialista. Para este particular concreto, remito a mis lectores y lectoras a una nueva serie de artículos de próxima publicación titulada "El falso relato del Descubrimiento de América", donde destaparemos todas estas burdas mentiras y manipulaciones sobre la historia. 

 

En general, los libros de texto presentan el binomio desarrollo-subdesarrollo colocando a todos los países en diferentes puntos de un único recorrido posible. Se asocia cultura con desarrollo económico. En consecuencia el subdesarrollo (económico) está asociado al atraso y la incultura. Las economías sostenibles se presentan como profundamente atrasadas. Se utilizan la ciencia y la tecnología occidentales como elementos clave para poner de manifiesto la superioridad de la cultura imperante. En general se imputan los problemas y la “falta de cultura” de los países más pobres a una menor capacidad tecnológica. Por ejemplo, el libro de Ciencia Tecnología y Sociedad de 1º de Bachillerato Ed. Algaida dice que “Cuanto más eficaz es la tecnología, más capacidad tiene para transformar el medio en que se implanta y mayor es, a la larga, el desafío que supone para el sistema de valores tradicionales". En otros textos, en cambio, sí encontramos otros enfoques más adecuados, pero son escasos y señalados. Por ejemplo, el libro de Historia Contemporánea de 1º de Bachillerato Ed. Akal menciona que los colonos iban haciéndose con los nuevos territorios a costa del hábitat natural de los indios. Indica también que "Muchas comunidades indias fueron destruidas y sus tierras parceladas". Otro buen ejemplo positivo es el libro de Ciencia Tecnología y Sociedad 1º Bachillerato Ed. Algaida, que asegura que "La ciencia y la tecnología no aumentan el conocimiento de quienes las emplean". Incluso hay un texto alabando el lenguaje gestual elaborado por los indios de las llanuras de Estados Unidos como sistema de comunicación entre las tribus que no mantenían el mismo idioma (Lengua y Literatura 1º de Bachillerato Edebé). 

 

14.- TRIVIALIZANDO EL CONCEPTO DE INFORMACIÓN. En la mayoría de los libros de texto que usan nuestros escolares, el concepto de información se reduce a aquello que es transmitido por medios electrónicos. En general tiende a asociarse tecnología con información y viceversa. "La electrónica ofrece abundante información e inmediata" (libro de Conocimiento del Medio de 6º de Primaria SM). Normalmente, se ensalzan los soportes (satélites, electrónica, informática) y se ignoran los contenidos y la relevancia de la información. El libro de Conocimiento del Medio de 6º de Primaria Ed. SM dice que "Nunca en la historia la información ha estado tan al alcance de las personas como ahora", y que "Las nuevas tecnologías han permitido que las informaciones lleguen en tiempo real a todos los rincones del planeta". Es cierto que los nuevos formatos y soportes tecnológicos acercan la información a las personas, pero no es menos cierto que ello debe ir acompañado de un profundo debate sobre el sentido de dicha información. Y sobre todo, los libros de texto se olvidan de otras muchas informaciones: la información acumulada en las lenguas, en los códigos genéticos de las especies o en la biodiversidad no es mencionada como tal. Se ocultan, por tanto, pérdidas de información relevantes para la sostenibilidad como por ejemplo la forma de mantener el calor con bajo consumo de combustible fósil, la información de las especies desaparecidas por la acción civilizadora o la capacidad de defenderse de perturbaciones del clima. El libro de texto de Lengua y Literatura de 1º de Bachillerato Ed. Edebé menciona la "gran riqueza idiomática", pero no la relaciona en ningún momento con la información. Tampoco se incluyen menciones a la relación que existe entre entropía e información. El manejo de gran cantidad de energía gestionada con poca información puede provocar mucho desorden (paradigma de la excavadora o de la bomba atómica en el que con muy poco cerebro se puede causar mucho destrozo de una simple pasada). Tal vez pudiera ser la característica esencial de la llamada era del desarrollo. Pero no hemos encontrado alusión alguna a este problema en ninguno de los libros de texto analizados en el estudio de referencia. 

 

La información que se trasmite de forma oral y sin medios electrónicos no es considerada como tal o es infravalorada. Por lo tanto, queda fuera una buena parte de la información que ha permitido la sostenibilidad de muchas comunidades humanas. Por lo general, se ensalza la velocidad y la distancia a la que se trasmite la información y se ignora la información lenta, aquella que tarda tiempo en elaborarse y entenderse. Queda por lo tanto fuera casi toda la información de la complejidad. Por ejemplo, el libro de Lengua de 6º de Primaria Ed. SM dice que "lo verdaderamente útil (de las autopistas de la información) es que permiten comunicarse a millones de personas en todo el mundo sin importar la distancia que haya entre ellas". Insiste en ello el libro de Historia Contemporánea de 1º de Bachillerato Ed. Santillana ("Cualquier noticia puede llegar a cualquier parte del globo"), y lo mismo el libro de la Ed. Akal ("Todas las actividades y lugares valiosos del mundo se encuentran interconectados en tiempo real"). También se sesga con facilidad el campo semántico de la palabra información y se reduce a información económica. Por ejemplo, el libro de Historia Contemporánea de 1º de Bachillerato Ed. Edebé dice que “La información se ha convertido, además en un factor clave para la economía y ha generado la aparición de importantes grupos empresariales que tienden a concentrarse y a controlar medios diversos: prensa, televisión, etc”. Se utilizan como sinónimos los términos de comunicación e información ignorando asuntos importantes tales como el análisis de la direccionalidad de la información, el grado de la interactividad real de la misma, la proporción entre número de emisores y número de receptores, si la información es controlada o impuesta y quienes gestionan la información, etc. Se ignora igualmente el impacto que puede tener para las sociedades y los ecosistemas el que una gran parte de la población mundial tenga la misma información distribuida (con intereses parciales) a través de las antenas parabólicas. 

 

Se da por hecho que en el momento actual hay más información. A pesar de lo difícil que resulta demostrar tal afirmación, el darlo por hecho elimina, sin más, la discusión. Se ignora que aquella información que no puede ser aplicada al entorno concreto de las personas que la reciben se convierte la mayor parte de las veces en ruido. Se oculta la diferencia que existe entre información de la realidad cercana (sobre la que se puede actuar) e información lejana (sobre la que se puede actuar sólo si se concentra el poder suficiente como para vencer la distancia). Un curioso ejemplo es el libro de texto de Historia Contemporánea de 1º de Bachillerato Ed. Oxford, que hablando sobre cómo era el mundo en 1780, dice que "La población era analfabeta, ignoraba lo que ocurría más allá de la comarca que habitaba". Claramente se mezclan aquí dos asuntos que no tienen nada que ver: el nivel de alfabetización de las personas, y el nivel de extensión de las tecnologías que ahora barren las distancias. Si bien se ensalza la llamada (de forma injustificada) sociedad de la información, no se realiza ningún esfuerzo en presentar alguna teoría de la información. No se relacionan conceptos como información y relevancia, información y toma de decisiones, información y acción, información y energía, información y poder, información y transformación del territorio, etc. Si no explicamos a los alumnos y alumnas la relación entre todos estos conceptos y hechos, estamos ofreciendo una exposición muy limitada y acrítica sobre el asunto. Por ejemplo, el libro de Historia Contemporánea de 1º de Bachillerato Ed. Edelvives resume el mundo de la siguiente forma: "Gracias a los satélites artificiales, nuestro planeta se convirtió en la aldea global", y en otro punto del libro: “En el tránsito hacia el siglo XXI el desarrollo científico-técnico alcanza progresos espectaculares", "la informática… innovación tecnológica más influyente en nuestros días …ha alterado los hábitos y formas de vida del mundo entero”, "Internet… autopistas de la información que conectan hombres y espacios y hacen posible la globalización”. Una lectura, como se puede observar, muy utópica de nuestra realidad global. Continuaremos en siguientes entregas. 

 

 

Fuente Principal de Referencia: Informe "El currículum oculto antiecológico de los libros de texto", de Ecologistas en Acción

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías