Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
31 julio 2020 5 31 /07 /julio /2020 12:00

Hablando sobre los contenidos curriculares, a los que llevamos haciendo referencia desde varias entregas atrás, no solo es importante lo que pretendemos incluir, sino también lo que pretendemos excluir. En este último sentido, hablaremos en este artículo sobre la nefasta educación financiera que desde la aprobación de la llamada LOMCE o Ley Wert, viene produciéndose en nuestras aulas. En efecto, se pretende inculcar a nuestros estudiantes la perversa lógica de la educación financiera, tal como explica Miren Alonso en este artículo para los blogs de Publico, que tomaremos como referencia a continuación. El famoso Informe PISA comenzó a medir, desde el año 2012, la "competencia financiera" de los alumnos, en todos los países donde realiza sus tests. El primer dato que nos proporciona Miren Alonso ya es demoledor: El Informe PISA sobre competencia financiera está financiado por el BBVA. Así de claro. Así de triste. Pero además, la creación de este informe tiene un propósito muy preciso: "desarrollar evidencia de necesidad". Así lo expresa la OCDE en una publicación en la que da consejos para introducir la educación financiera en los colegios, y en la que sugiere crear encuestas e indicadores con este propósito. En palabras de Miren Alonso: "Se construye entonces un instrumento de medición para diagnosticar la situación en torno a un fenómeno que, antes de dicha medición, apenas existía; y se hace atendiendo a unas competencias y a unos contenidos muy concretos, que no son neutrales ni inocentes". Es decir, que el razonamiento de su interesada creación como conocimiento curricular para el alumnado puede ser el siguiente: "como nos interesa que los centros educativos impartan educación financiera, vamos a elaborar unos indicadores que lo justifiquen". Bien, pasemos a la siguiente pregunta: ¿Qué enseña la educación financiera? Pues básicamente ENSEÑA A NO CUESTIONAR EL MODELO FINANCIERO ACTUAL. Es decir, se enseña a reproducirlo, asumirlo y profundizarlo en nuestras acciones cotidianas sin hacer preguntas. 

 

Sigo de nuevo a Miren Alonso: "Para empezar, se asume que la responsabilidad pasa del Estado al individuo. Para las entidades que "educan" en finanzas se vuelve una cuestión fundamental "preparar nuestra jubilación"; ahorrar por si surgen "imprevistos como la pérdida de empleo"; pagar "la cobertura de las necesidades de salud", o "financiar estudios". Las instituciones públicas que deberían velar por el bienestar social simplemente desaparecen de la ecuación, y al alumnado se le pinta un escenario en el que está solo ante el peligro, y ante las grandes oportunidades que los mercados financieros parecen presentar". Es decir, la educación financiera supone para los estudiantes la más agresiva y directa expresión donde se manifiesta el neoliberalismo educativo. Injerta en la mente de nuestros alumnos y alumnas la filosofía de mercado bancaria, la más criminal y agresiva de todas, para que desde pequeños/as la vayan asumiendo y normalizando. Desaparecen también las causas de índole estructural que nuestro modelo social determina, y se impone un juicio moral sobre muchos asuntos, como por ejemplo el endeudamiento. La pobreza y la precariedad, dentro del contexto de la educación financiera, son simplemente un problema de mal comportamiento, de falta de ahorro y de educación, no una cuestión colectiva, dependiente de las políticas sociales que se ejecuten. Aspectos como la crisis, la (posible) regulación financiera, las políticas económicas del Estado, el rol activo del consumidor y del ciudadano...No están por ningún lado, y por supuesto, mucho menos lo están la solidaridad, la cooperación, la redistribución y el reparto, conceptos que son directamente demonizados por la educación financiera. La libertad de las personas se circunscribe a elegir entre un producto financiero u otro, basando su decisión en dos únicas variables: el riesgo y la rentabilidad. 

 

Básicamente, la educación financiera es un producto impuesto por el mercado y las grandes instituciones, no por la propia comunidad educativa. Primeramente, se expandió por todo el planeta de la mano de la OCDE, gracias a la estafa que llamaron "crisis", que supuso además un "momento pedagógicamente aprovechable", es decir, una coyuntura idónea para manipular aún más a la población más joven mediante el adoctrinamiento educativo neoliberal. Y así, bajo el pretexto falaz de que "se necesitaba una mayor educación financiera para el conjunto de la sociedad", fueron entrando a saco el G-20, la Comisión Europea y el Banco Mundial, ligando el "desarrollo" (la mayor falacia económica) y la estabilidad de los mercados financieros a la inclusión financiera de toda la población. Y es que como muchos escándalos financieros (debidos por supuesto a las prácticas criminales de muchas entidades bancarias) se habían producido aprovechando la "poca cultura financiera" de los clientes de las entidades, vieron la oportunidad de introducir en el currículo la educación financiera para formar a adultos bien familiarizados con dichas prácticas mafiosas. Para ellos, para los responsables de las entidades financieras, el foco del problema no está en la falta de regulación, ni en la falta de ética de unos pocos, ni en el propio funcionamiento alocado e irracional de los mercados financieros, sino en los "conocimientos", en los "valores" y en las "actitudes" del conjunto de la población. Absolutamente vergonzoso. La conclusión está clara: la educación financiera supone una auténtica aberración educativa, que hay que desterrar lo antes posible del currículum escolar de la escuela pública. Lo que hay que enseñar a nuestros estudiantes es que nuestra existencia no puede depender de la elección de unos determinados productos bancarios. Hay que enseñarles que debemos evolucionar hacia un modelo de sociedad que dependa únicamente de nuestras libertades colectivas e individuales como ciudadanos, controladas democráticamente, y enfocadas al bien común. Dicha educación colectiva y democrática debería conducirnos a asumir que somos nosotros, el conjunto de la ciudadanía, los que tenemos que elegir el tipo de mercados financieros que queremos, y no a asumirlos acríticamente, aceptando sin más el inmenso poder de los banqueros, sometiéndonos a sus dictados y a sus prácticas. 

 

A los alumnos y alumnas, por tanto, lo que hay que hacer es ayudarles a reflexionar sobre si los mercados financieros, tal y como funcionan actualmente, son sostenibles o no lo son. Hay que hacerles reflexionar sobre si necesitamos o no una economía financiera diferente, sobre si el poder de la banca privada es justo en nuestra sociedad, sobre si necesitamos o no un sistema de banca pública, sobre las funciones que dicha banca debiera ejecutar, en fin, la escuela pública, como con el resto de temas y asuntos, debe fomentar en el alumnado la semilla de la discusión y de la crítica, del debate abierto de ideas, y la contribución para educar a las personas de tal forma que sean capaces, individual y colectivamente, de imaginar, construir y desarrollar alternativas al mundo actual. Evidentemente, la educación financiera que ahora mismo está implantada en muchos centros, no responde a estos objetivos. Solo es un instrumento al servicio de la banca privada, para fabricar marionetas con nuestros estudiantes, desde que son jóvenes, para que acepten sumisa y acríticamente sus decisiones, sus enfoques y sus objetivos de sociedad. La escuela pública no puede responder a este esquema. Va en contra de todos sus postulados, en detrimento de su propia función educativa y emancipadora. No nos dejemos engañar: con el programa de educación financiera que ha comenzado a impartirse, en palabras de sus patrocinadores, se busca "un cliente más formado, responsable, exigente y autónomo", para evitar que se repitan "este tipo de errores" (así califican a los desmanes de la gran banca, y a la ruina a la que han conducido a muchas personas) y de "malentendidos" en la comunicación entre empleado/a de banca y usuario/a. Como vemos, una inmensa desfachatez, y una desvergüenza intolerable que ninguna sociedad democrática debiera permitir. Es una forma de impartir educación (financiera en este caso, pero lo podemos extrapolar a otros asuntos) que tiene como misión no la de formar personas críticas con el sistema, sino todo lo contrario: favorecer el control de las élites económicas sobre las mayorías sociales, dañando el proyecto de una sociedad más justa e igualitaria. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías