Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
9 noviembre 2020 1 09 /11 /noviembre /2020 00:00
Viñeta: Tjeerd Royaards

Viñeta: Tjeerd Royaards

Creemos que la causa de la Liberación Animal es convincente desde el punto de vista lógico y que no se puede refutar; pero, en la práctica, derrocar el especismo es una labor de titanes

Peter Singer

Nos planteábamos en el artículo anterior el posible peso de los intereses de los animales con respecto al peso de los intereses humanos. Ya establecimos un paralelismo entre el sufrimiento humano y el sufrimiento animal (el propio de la naturaleza y el causado por nosotros hacia ellos), pero aún hay más: alrededor de 60 mil millones de mamíferos y aves mueren en los mataderos cada año. Se estima que entre 1 y 3 billones de peces son capturados en el mar, y cientos de miles de millones son criados para morir en plantas de procesamiento de pescado cada año. Actualmente en el planeta hay alrededor de siete mil millones de seres humanos, cuya esperanza de vida está, en promedio, en torno a los 60 años. Si consideramos todos los animales que viven en el mundo, incluyendo los que viven en libertad, y que tienen sus propios intereses, el número de animales es sencillamente inmenso: se estima que puede haber más de 1019 animales, es decir, un 1 con 19 ceros detrás, lo que equivale en proporción a unos 10 mil millones de animales por cada ser humano que habita la Tierra. Entre ellos, los más numerosos son los invertebrados, concretamente copépodos e insectos. Debido a la dinámica poblacional, la mayoría de ellos mueren en la miseria poco después de haber venido al mundo, pero estas cifras astronómicas muestran que, cuantitativamente, el sufrimiento que padecen los animales no humanos, es extremadamente significativo. Por todas las razones expuestas, debemos concluir que el peso de los intereses de todos estos animales es descomunal. Solo podemos desestimar los intereses de los animales no humanos si adoptamos una visión abiertamente especista, en la que solo importen los humanos. Es decir, solo desde un estrecho e injusto enfoque especista sería posible justificar tanto sufrimiento y maltrato animal. La explotación animal bajo nuestra sociedad capitalista y especista globalizada no tiene límites: miles de millones de animales son matados cada año para nuestro propio beneficio. Además, se les provoca todo tipo de sufrimiento mediante formas terribles. Son capturados, criados y transportados en condiciones incómodas y estresantes, siendo forzados a tener vidas llenas de miedo, dolor o aburrimiento. No se les cubren sus necesidades más básicas y vitales. Sufren a veces de enfermedades crónicas o daños causados por los humanos.

 

Y los objetivos para los que se hace todo esto son variados: la cría y muerte de animales para la producción de ciertos tipos de alimentos es el más habitual, pero los animales son también matados para producir abrigo o ropa para los humanos, como entretenimiento o espectáculo, o para ser usados como fuerza de trabajo o herramientas, incluyendo su uso como herramientas de trabajo en los laboratorios científicos. El objetivo mayoritario para el cual se crían y matan más animales es la producción de alimentos para la dieta humana, que desde hace siglos, culturalmente, se basa en productos fabricados a partir de materia prima animal. Como decimos, biológica y fisiológicamente el ser humano no necesita realmente llevar esta dieta, pero lo hace como un elemento civilizatorio, es decir, de su propia cultura. Podríamos tener una dieta no basada en productos animales, pero simplemente nos hemos acostumbrado a ella. No obstante, está demostrado científicamente que una dieta vegetariana o vegana es tan completa y nutritiva como una dieta animal. En la mayoría de los casos, estos animales sufren en las granjas o los mataderos, de manera terrible, y son privados de sus necesidades más elementales, así como sometidos a toda clase de torturas. La vestimenta, como decíamos, es otro gran motivo: millones de animales son matados por su piel (incluyendo la producción de cuero), plumas, lana, seda y otros productos. Igualmente, podríamos preguntarnos: ¿podría el ser humano dejar de utilizar a los animales para este fin? La respuesta, al igual que antes, es afirmativa. De hecho, personajes públicos concienciados han llevado a cabo, durante los últimos años, campañas publicitarias para desalentar a seguir consumiendo esta industria. Existen muchas opciones de tejidos que no requieren usar animales, pero el ser humano también se ha acostumbrado culturalmente a usarlos para este fin. Otro motivo es el entretenimiento y el espectáculo: muchos animales son cazados o pescados por esta razón. Además, los animales son confinados en lugares como circos o zoológicos, o sacrificados brutalmente en espectáculos como las corridas de toros. Y de nuevo, podríamos preguntarnos: ¿necesita el ser humano utilizar a los animales para este fin? ¿No existen otros modos de divertirnos que no sean a costa de torturar y matar animales? Creemos que sí.

 

La utilización de animales como fuerza de trabajo o herramientas es otra de las motivaciones argumentadas: su papel en este sentido es como el de los esclavos humanos. Además, son usados a menudo como meros utensilios, algo que ocurre por ejemplo cuando son usados con propósitos militares. Por su parte, la experimentación científica con animales es otro gran motivo para su uso y abuso: debido a que los animales no humanos no son tenidos en la misma consideración moral que los humanos, ni siquiera en lo relativo a sus intereses vitales, son usados como herramientas de laboratorio para innumerables propósitos y de maneras que la mayoría nunca consideraría aceptable usar a seres humanos. Todo tipo de proyectos industriales, médicos y científicos utilizan a animales en sus estadíos iniciales, y solo cuando éstos son superados y pasan a estadíos de mayor seguridad es cuando son utilizados con personas humanas. Pero entretanto, millones de animales mueren en estos experimentos, o les son provocados tremendas torturas, mutilaciones y sufrimientos, en muchas ocasiones de por vida. Y de nuevo podríamos preguntarnos: ¿es ciertamente IMPRESCINDIBLE utilizar a estos animales en dichos experimentos? Al igual que en los anteriores casos, la respuesta es negativa. Por último, pero no menos importante, el mundo de los animales llamados "domésticos" no va a la zaga en crueldad: muchos animales son criados y comprados (como se compra una mesa o un escritorio) porque hay personas que quieren pasar parte de su tiempo libre con ellos. Son vendidos entonces como "animales de compañía", y pasan a vivir a merced de sus "dueños", para los cuales son sus "mascotas". El problema es que no son mascotas, ni se pueden cosificar, porque son seres vivos, con sus necesidades, y no todo el mundo está capacitado para vivir con estos animales. Y así, un gran porcentaje de estos animales (perros y gatos sobre todo, aunque también existen otras especies usadas para este fin) viven felices, con sus necesidades cubiertas y con el cariño imprescindible para ellos, pero otro porcentaje son abandonados cuando sus "dueños" se cansan o aburren de ellos, o bien continúan viviendo con ellos, pero llevando una vida desgraciada. Es absolutamente imprescindible comprender que vivir con estos animales, al igual que quien decide tener un hijo/a, es un acto de responsabilidad hacia un ser vivo que no podemos olvidar. 

 

Bien, desarrollaremos a continuación más a fondo algunos de los aspectos reseñados anteriormente, comenzando con los animales usados como comida. De hecho, el tipo de explotación animal que más daña y de manera más directa a más animales es su destino para la dieta humana. Muchas personas nunca se han parado a pensar fríamente sobre esto, porque sencillamente (hemos indicado que el factor cultural y civilizatorio es muy importante) aceptan como normal y tienen interiorizado y asumido que usar animales como comida es correcto, y que seguramente los animales no son en realidad muy dañados por ello. Sin embargo, la cruda realidad es que los animales son enormemente dañados en este fin, y no solamente al ser privados de sus vidas, sino también por otros daños que vienen de la misma cadena de producción de alimentos de origen animal. La cría en cautividad o en el campo, la caza y la pesca son las actividades más habituales en este sentido. Y aunque el uso de animales para hacer productos alimenticios afecta a muchas especies distintas, entre ellas las aves y los mamíferos, el mayor número de víctimas se encuentra entre los animales acuáticos. Es muy difícil calcular la cantidad total de peces y otros animales acuáticos que son capturados cada año. Por lo general, los cálculos se hacen en toneladas (miles y cientos de miles de éstas), lo que hace imposible calcular el número exacto de individuos que se capturan y se matan. Existe una gran variedad de peces y otras criaturas acuáticas que se pescan para este fin, pero aquellos que se capturan en mayor cantidad son sardinas, arenques, bacalaos, anchoas, atunes, camarones, calamares, salmones, cangrejos, langostas, etc. Diversos estudios vienen confirmando que las cifras de captura sobrepasan bastante el nivel de sostenibilidad de estas especies, por lo cual los diversos tratados y políticas comerciales de los diversos países están teniendo en cuenta la posibilidad de reducir estas tasas de captura, para dar oportunidad a dichas especies de poder reproducirse y alcanzar los tamaños adecuados. Después de la pesca, las granjas de peces y otros animales acuáticos (piscifactorías) matan al número más alto de víctimas animales de la explotación humana. En estas granjas los animales soportan terribles condiciones antes de ser matados de forma dolorosa. Su situación no es mucho mejor que la de los animales en las granjas terrestres. 

 

Pollos y gallinas son otras de las especies más maltratadas. La vida que tienen estos animales, desde la difusión de la ganadería extensiva, está llena de sufrimiento. La gran mayoría de las gallinas y los pollos criados para el consumo de su carne o sus huevos suelen vivir hacinados en espacios minúsculos, donde no pueden moverse, ni siquiera estirar sus patitas. Solamente ven la luz del sol cuando son llevados al matadero. La luz artificial de los grandes recintos donde malviven les lleva a que sus ciclos biológicos sean alterados, buscando que su explotación resulte más rentable económicamente para las empresas que las gestionan, para las cuales estos animales no son seres vivos, sino simples piezas de un puzzle que les hace ganar dinero. También se les genera un enorme estrés, lo cual les produce comportamientos como arrancarse las plumas unas a otras, o el canibalismo. Con el objetivo de evitar esto último, es habitual que el pico de los pollos sea brutalmente amputado, una operación muy dolorosa llevada a cabo normalmente mediante una cuchilla, u otros sistemas. Por su parte, vacas y terneros también son objeto de explotación para el consumo de su leche. Muchas personas piensan que aunque matar a los animales para comer su carne los daña, usarlos para la producción de leche no, pero esto no es cierto. Las vacas son forzadas para dar a luz de tal manera que puedan dar leche, y sus terneros les son arrebatados y enviados al matadero. Las vacas son también matadas siendo jóvenes cuando su producción de leche se reduce, y dejan por tanto de ser productivas. Los terneros son matados por su carne, habitualmente poco después de nacer. En la mayoría de granjas industriales, así mismo, los cerdos viven en terribles condiciones con muy poco espacio para poder moverse. Las cerdas usadas para criar son encerradas en jaulas donde no pueden moverse, y sus hijos son mutilados de diferentes formas y matados cuando tienen solamente unos pocos meses de edad. Las ovejas y las cabras son también criadas y matadas de manera habitual. Se usan para varios fines, incluyendo su lana, y también la producción de leche y carne. También son matadas siendo jóvenes, algunas poco después de nacer. Como puede verse, todo un rosario de sufrimientos jalonan la vida de estos animales, solo para que el ser humano se beneficie después de su carne u otros productos. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías