Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
14 enero 2013 1 14 /01 /enero /2013 00:00

Por la presente, me dirijo a usted para plantearle, como ciudadano español, mis comentarios, opiniones y observaciones en torno a una de sus grandes declaraciones de siempre, desde su discurso de proclamación como Rey de España hasta la actualidad, pues creo que la última vez que se la he escuchado ha sido en su reciente entrevista para la televisión con el periodista Jesús Hermida. Pues bien, su afirmación en cuestión, de la que además dice usted sentirse muy orgulloso, es la de "SER UN REY PARA TODOS LOS ESPAÑOLES". Lo afirma usted con orgullo y total rotundidad, y dice haberlo conseguido, pero como humilde ciudadano creo que tengo que estar en desacuerdo. Voy a rebatirle dicha afirmación desde mi más absoluto respeto hacia su figura, como no podía ser de otra manera entre personas civilizadas, pero reivindicando mis posturas.

 

Bien, partamos de algunas premisas previas, para situar el enfoque correctamente. En primer lugar, me siento profundamente republicano, y espero que en nuestro país alcancemos algún día dicha forma de Gobierno, pero lo que voy a rebatirle no tiene nada que ver con esto, pues igual se lo podría decir un monárquico. En segundo lugar, entiendo que el papel del Rey que figura en la Constitución es ejercer de monarca en un sistema político de Monarquía Parlamentaria, donde el Rey reina pero no gobierna, es decir, no se le reconocen poderes ejecutivos, sólo aquéllos que derivan de la potestad de sancionar las Leyes surgidas de las Cortes Generales. Y en tercer lugar, entiendo que a usted no se le pueden achacar por tanto las responsabilidades de la actual situación que vivimos en España, con la profunda crisis sistémica que nos inunda. Pero dicho todo lo cual, sí creo, por lo que le voy a argumentar a continuación, que dista usted mucho de ser el Rey de todos los españoles.

 

Y vaya también por delante que no voy a referirme a los consabidos asuntos de su familia que tan en boga están en la opinión pública, y de sus nefastas prácticas y relaciones, por las cuales ya pidió usted perdón a todo el pueblo español en su momento. No es ésta la cuestión. La cuestión va por otros derroteros totalmente distintos. La cuestión tiene que ver con un Rey del siglo XXI, que al igual que se supone que representa a su pueblo al más alto nivel de su Institución, no sólo debe representarlo, sino también velar mínimamente por su protección e integridad, y no permitir ciertas prácticas que se están instalando en nuestra sociedad. Al igual que usted actuó contra el intento de Golpe de Estado de 1981, protegiendo por tanto los destinos del conjunto del pueblo español, es éste mismo pueblo español al que ahora se está tomando como conejillo de indias, y como pito de sereno para atacarlo en sus más profundas bases sociales.

 

En efecto, hoy día sufrimos por parte del Gobierno actual la más dura represión de todo el período democrático, ése al que usted gusta tildar como el período que nos ha llevado a las más altas cotas de prosperidad. Se arremete desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (ese Estado al que usted representa al más alto nivel) contra la población que se manifiesta, que protesta y que se moviliza contra las injustas leyes y condiciones sociales y laborales que se le imponen. Acaba de salir de prisión preventiva Alfonso, un chico cuyo único delito fue asistir a la Huelga General del 14-N pasado, y hace varios días que a una twittera se la detuvo por citar en sus mensajes a Antonio Gramsci, el famoso comunista italiano. Están presentadas querellas criminales contra representantes políticos de tan alto nivel como una Delegada del Gobierno, concretamente la de Madrid, Cristina Cifuentes, por multar a personas en la calle en actitud de protesta cívica. Y yo me pregunto: ¿debería permitir todo esto un Rey de todos y para todos los españoles?

 

Pero no queda aquí la cosa. Un Rey de todos y para todos los españoles debería representarnos y preocuparse por todos, y no sólo velar por el poder de unos cuantos. Estamos hartos de verle viajar acompañado de un séquito donde la mayoría del mismo representa a la gran clase empresarial de este país, son representantes al más alto nivel de nuestras grandes empresas, de empresas multinacionales y transnacionales, que viajan con usted para sacar negocio de dichas visitas. Todavía no se ha reunido usted con ningún colectivo de los más afectados por esta crisis, ni siquiera con esos jóvenes que usted dice siempre que tanto le preocupan. El empleo se destruye al ritmo de miles de puestos de trabajo diariamente, pero parece que a usted sólo le preocupa que nuestras grandes empresas se enriquezcan cada vez más. El desempleo es cada vez más crónico y galopante, y la pobreza en nuestro país se está instalando cada vez más entre los hogares de la ya extinguida clase media.

 

Hoy en día, hay miles y  miles de hogares donde no entra ningún ingreso, donde no hay trabajo, que carecen de prestaciones, que son pobres. Hogares, familias y personas que no pueden pagar sus hipotecas y los desalojan impunemente de sus viviendas, y detrás de dichos desalojos están muchos banqueros de los que a usted le acompañan en sus viajes...¿debería permitir esto un Rey de todos los españoles? ¿Debería permitir un Rey que a su pueblo, al pueblo español, se le estén privatizando los servicios públicos, anulando las características de gratuidad y universalidad de que han gozado hasta ahora? A esas mismas personas pobres de que hablábamos antes además se les obliga a pagarse su Sanidad si se ponen enfermos, o a pagar el transporte en ambulancia, o a pagar un euro por cada receta médica. Los servicios públicos cada vez son menos públicos. Se están degradando, al llegar a las manos privadas de las grandes empresas que quieren comerciar con los derechos de este pueblo español, su pueblo.

 

En fin, el nivel de vida de nuestros conciudadanos se está deteriorando a pasos agigantados. La caridad se está instalando en nuestra sociedad como si de un país tercermundista se tratara, donde dichas ONG's representan la única vía de consolación para muchas familias, y donde los Bancos de Alimentos tienen que proveer cada vez a más familias y a más personas, que cada vez tienen menos. Parece que volviéramos a épocas pretéritas en el tiempo, donde las Monarquías representaban auténticas tiranías para sus pueblos. Y precisamente porque no le considero un tirano, le pregunto: ¿Puede permitir todo esto el Rey de todos los españoles? A la clase trabajadora se le están arrebatando derechos históricos, conquistados varias generaciones de Borbones atrás. Las condiciones de vida y de trabajo son cada vez más precarias, y los más jóvenes emigran a otros países en busca de salida laboral...¿debe quien afirma ser el Rey de todos los españoles permitir tan desolador panorama? Mientras esta situación continúe y en lo que a usted se refiere, no tiene usted credibilidad cuando afirma estas cosas. Un Rey del siglo XXI, incluso para los más acérrimos monárquicos, debe ser otra cosa.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías