Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 noviembre 2013 5 01 /11 /noviembre /2013 00:00

Mucho revuelo se ha levantado desde la publicación de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que fallaba a favor de la demandante Inés del Río, constituyendo un varapalo al Gobierno y al sistema judicial español, que en este caso aplicaba el demencial principio de retroactividad de las leyes, algo totalmente prohibido en Derecho, si no es para la mayor garantía de los acusados. Y esto es lo primero que hay que aclarar, la aberración del principio de retroactividad en las leyes, en este caso aplicado a la denominada "Doctrina Parot", que consistió en el incremento retroactivo de la duración de las penas ya dictadas en sentencia firme, y establecidas en la correspondiente liquidación de condena. Como decimos, toda una barbaridad.

 

sentencia_estrasburgo1.jpgNos podemos poner en el lugar de las víctimas, porque es muy humano y comprensible que cuando nos afecta a cada cual el delito, el crimen, el secuestro, etc., lo primero que deseemos sea que el delincuente no salga jamás de prisión. Pero en un Estado de Derecho, sometido al imperio de la Ley, son éstas las que tienen que salvaguardar los derechos tanto de víctimas como de delincuentes, para no convertir a la sociedad en una selva donde cada cual pueda tomarse la justicia por su mano. Y en este objetivo, no valen sucios atajos como los que se venían aplicando sobre la Doctrina Parot a un conjunto amplio de presos, tanto etarras como de otro tipo. Dejémonos ya por tanto de frases demagógicas como aquélla que se pregunta que "¿dónde están los derechos humanos de las víctimas?". Dicho esto, pasemos a otras cuestiones.

 

Muy compungidos aparecieron los Ministros de Justicia e Interior para reconocer que la sentencia les obligaría a poner en libertad a muchos presos a los que se les estaba aplicando ilegalmente una situación que no les correspondía. Se sucedieron reuniones al más alto nivel con las Asociaciones de Víctimas, que se oponían al acatamiento de la sentencia, desde FAES se miraba al ex Presidente Zapatero como causante de esta situación, mientras la izquierda abertzale mostraba su satisfacción ante el fallo del Tribunal Europeo, al que los sectores más conservadores son capaces de tachar también de "filoetarras", usando la consabida expresión de la Delegada del Gobierno en Madrid, aplicándosela a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Me llama profundamente la atención el diferente rasero, la distinta vara de medir que usa el PP para referirse al respeto a los Derechos Humanos.

 

sentencia_estrasburgo2.jpgIncluso nuestro compañero Alberto Garzón sufrió amenazas desde Twitter, cuando legitimaba la sentencia de Estrasburgo, por parte de un militante de Nuevas Generaciones del PP, que a las pocas horas le pedía disculpas por su comportamiento. Pero no acaban aquí los despropósitos y comentarios ofensivos de esta gentuza de la derecha política y mediática: el columnista Ignacio Camacho, de ABC, de la gama más casposa de nuestros diarios conservadores, se preguntaba en una tertulia del programa "La Noche en 24h" que "¿dónde irá a trabajar ahora Inés del Río, teniendo en cuenta su expediente?", y él mismo se respondía: "Seguramente de concejal". Esta es la talla moral de los voceros de esta rancia derechona que nos gobierna. Para su información, señor Camacho, le diré que nadie puede "trabajar de concejal" si no es elegido por el pueblo, en este caso por el pueblo navarro de donde es original esta señora. Con expresiones de este tipo, nos demuestran continuamente el absoluto desprecio a la democracia que profesan estos "demócratas de toda la vida".

 

sentencia_estrasburgo3.jpgY es que no se dan cuenta de la tremenda y terrible paradoja que ellos mismos alimentan. Me explicaré: sólo existen dos vías para conseguir la independencia de los pueblos. La democrática (el diálogo, el consenso, el respeto, la negociación, la palabra, la votación, las vías pacíficas en definitiva) y la violenta (el odio, el miedo, la represión, el secuestro, el chantaje, el tiro en la nuca, la tortura, la extorsión, el asesinato). Los demócratas creemos en la primera vía, en las vías pacíficas y democráticas. Pues bien, ETA ha practicado la segunda vía durante casi cincuenta años. Ha sido derrotada, y durante todo ese tiempo, se le han estado criticando sus métodos. Cuando el ex Presidente de la CAV Juan José Ibarretxe presentó hace varios años su proyecto de convivencia de Euskadi en el Congreso de los Diputados, es decir, usó la primera vía, le dieron una patada en el culo. Y cuando Cataluña, que lleva demostrando siempre el uso de estas primeras vías, reclama la posibilidad de llevar a cabo una consulta popular, también se le da con la puerta en las narices, porque "la independencia es imposible" (en palabras de Felipe González, Zapatero y Carmen Chacón, entre otros). Esta es la paradoja. Si las vías violentas son desestimadas, y las vías democráticas son rechazadas, ¿qué podemos hacer?

 

sentencia_estrasburgo4.jpgY esta paradoja también es extrapolable a esa distinta vara de medir para los Derechos Humanos, para la legitimación de la violencia, y para esa "apología y enaltecimiento del terrorismo", que el PP ve únicamente cuando se refiere a los etarras, pero en cambio no ve cuando se refiere a nuestro período de la dictadura franquista. Se llena la boca diciendo que no va a permitir "homenajes a etarras", pero en cambio da amparo a alcaldes y sacerdotes franquistas, no declara el tratamiento como delito del enaltecimiento al franquismo, permite y jalea exposiciones franquistas en alguna feria local, ampara a los torturadores franquistas cuando son solicitados por la Justicia argentina, y pone todos los palos en la rueda que puede para la consolidación y el desarrollo de la Ley de la Memoria Histórica. Curiosamente, ahí sí que alegan la retroactividad del reconomiento de los delitos, ahí sí que entienden que se "reabren heridas del pasado". Para ellos, está prohibido hablar y reconocer la violencia política ejercida durante la Guerra Civil y la posterior Dictadura en términos de violaciones de los Derechos Humanos. Lo consideran capítulo cerrado a partir de la Ley de Amnistía de 1977. Pero lo cierto es que las leyes de punto final no pueden ser aplicadas cuando se trata de crímenes contra la Humanidad. En palabras de Mikel Arizaleta: "La impunidad de los franquistas quedó y sigue atada y bien atada 70 largos años después".

 

sentencia_estrasburgo5.jpgTambién lo expresa muy bien José Manuel Rambla, cuando afirma: "Y es que lamentablemente para la derecha española, política y mediática, las víctimas de ETA se han convertido en el salvavidas democrático al que aferrarse y ocultar su, en el mejor de los casos, ambigua relación con cuarenta años de dictadura". Y es que tenemos aún mucho que aprender sobre la Democracia. Estamos aún llenos de esa hipocresía añeja y ramplona que nos inunda. Estoy completamente de acuerdo con Iñaki  Alonso cuando afirma que "...estamos llenos de incondicionales patriotas que salen a la calle por nuestra selección, por nuestras olimpiadas, por Gibraltar, por Perejil… y así nos va, en esta España que se solo se emociona con el salto de la reja de la virgen del Rocío, con el paso de un señor torturado en Semana Santa, con la cabra de la legión, con el folclorismo en rosa y casposo de nuestra televisión (...) es la rancia España, esa España que censura, que disfruta militando en la ignorancia y en el oscurantismo".

 

Reconozcamos la verdad, por tanto. Y la verdad es que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha venido a poner un poco de orden en el abuso que el Estado Español practicaba contra los presos políticos vascos, víctimas del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, así como de los sucios Gobiernos de PSOE y PP durante largos años, acumulando injustas condenas que ahora han sido declaradas ilegales. Así como también otro Tribunal Europeo reprendió recientemente al Gobierno Español, denunciado por la PAH, por violar otros Derechos Humanos, como el derecho a una vivienda digna, sentenciando que nuestras leyes hipotecarias son injustas. Y esos otros también son Derechos Humanos que este Gobierno viola continua y constantemente: el trabajo, la vivienda, la sanidad, la educación, la libertad de reunión y manifestación, y próximamente lo extenderán a otros, como el aborto.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías