Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
8 enero 2014 3 08 /01 /enero /2014 00:00

Periodismo es publicar algo que alguien no quiere que se publique. Todo lo demás son relaciones públicas” (George Orwell)

 

 

     

el_corte_ingles1.jpgEl Corte Inglés, por la poca información que nos llega, puede ser puesto como ejemplo de empresa donde impera el llamado “sindicalismo amarillo”, esto es, la presencia de una serie de organizaciones “independientes” de supuesta defensa de los intereses de los trabajadores, pero que en realidad son organizaciones muy pegadas a la dirección de la empresa, que se pliegan completamente a sus dictados, obrando con casi total servilismo hacia ellas. Las consecuencias son terribles para la clase trabajadora, como vamos a poder comprobar en este artículo, cuyos datos e información extraemos básicamente del publicado por Nacho Carretero en la revista online Jot Down, un muy interesante artículo cuya lectura recomiendo. Veamos en primer lugar la envergadura de este gigante del comercio español.

 

el_corte_ingles2.jpgEl Grupo Empresarial El Corte Ingles posee, además de su filial, las tiendas Hipercor, Supercor, Opencor, Viajes El Corte Inglés, Sfera, Informática El Corte Inglés, Óptica 2000, Bricor, entre algunas otras. Actualmente los grandes almacenes por excelencia suponen la tercera empresa de España del sector de distribución solo por detrás de Inditex y Mercadona y, aunque en línea descendente, cerró su ejercicio de 2011 con beneficios. Cuenta con 81 centros en España y dos en Portugal, además de 31 centros Hipercor, cinco Bricor, 88 Supercor, 187 Opencor, cuatro Supercor Express, 71 tiendas Sfera, y 108 Ópticas 2000. Además, posee o participa en 11 empresas de diferentes ámbitos, desde editoriales hasta cosméticos como Sephora. La empresa de Isidoro Álvarez está presente en la cultura, donde cada año organiza y financia 3000 actos, además de patrocinar distintos galardones literarios, como el Premio Primavera de Novela, el segundo de mayor dotación económica de España.

 

el_corte_ingles3.jpgTambién celebran concursos y talleres de arte y tienen convenios con decenas de universidades y escuelas. El Corte Inglés colabora con ONG, como Cáritas, Cruz Roja o Aldeas Infantiles y la Federación Nacional de Bancos de Alimentos. Su influencia no se limita a España, ya que la firma trabaja con organizaciones como Save the Children o Unicef. El deporte es otro ámbito al que llega el enorme triángulo verde. El Corte Inglés patrocina los programas ADO y ADOP y organiza decenas de carreras y actos deportivos cada año. Por supuesto, la moda es un terreno abonado. La empresa cuenta con más de 1000 marcas además de tener un acuerdo firmado con la Asociación Española de Creadores de Moda. Según datos de la propia empresa, facturó en 2011 15.778 millones de euros.

 

el_corte_ingles4.jpgSu influencia económica, además, va mucho más allá de sus beneficios. La empresa da empleo a unas 99.000 personas, el 93% de ellas con contrato fijo, lo que sitúa al grupo como el primer empleador privado de España. La onda expansiva no termina ahí: según explica la propia compañía, durante el año 2011, el impacto total de la actividad de El Corte Inglés en la economía española fue de unos 17.170 millones de euros, sumando tres factores: su propia aportación a la Renta Nacional, las inversiones directas que realizan y las compras a los proveedores. Con este baremo la empresa asegura haber inyectado en la economía española más de 93.000 millones de euros desde que comenzó la crisis en 2007.

 

Pero ante tan gigantesca fachada empresarial y social, El Corte Inglés es un imperio completamente obsesionado con su imagen, que no tiene problema en ocultar lo que verdaderamente ocurre en su interior. Y lo que sucede en su interior se puede resumir en una sola palabra: miedo. Lo que tienen los empleados de esta empresa hoy en día es auténtico terror. Nada puede alterar la imagen de la firma, todo se lleva en secreto, nada se puede contar. Y ellos se encargan de que así sea.

 

el_corte_ingles5.jpgEl Corte Inglés tiene dos sindicatos mayoritarios, Fasga y Fetico, a los que están afiliados casi el 74% de la plantilla. Los otros dos sindicatos son UGT y CCOO, con apenas un 4% de los trabajadores afiliados. “Hay libertad sindical, se celebran elecciones y la gente elige”. Es todo lo que apunta la empresa sobre este asunto. Ni una palabra más. Los trabajadores, en cambio, se explayan (omitiremos aquí sus datos personales, pero pueden consultarse en el referido artículo). “De libertad sindical, nada. Fasga y Fetico son dos sindicatos amarillos, que viven en connivencia con la empresa y que si tienen un 74% de afiliados es porque el contrato que firman los trabajadores que llegan a El Corte Inglés incluye la vinculación a estos sindicatos”, explican.

 

el_corte_ingles6.jpgAsí es, aunque cueste creerlo. Lo pone específicamente en el contrato y si te niegas a afiliarte, no firmas el contrato y te quedas sin el puesto. No nos queda más remedio”, declaran. Otro empleado añade: “A mí los sindicatos no me preocupan, pero lo que hay que decir muy claro es que la libertad sindical en El Corte Inglés no existe. Todo lo contrario. La empresa amenaza a los trabajadores que pretendan afiliarse a UGT y CCOO porque son los reales, los otros son una farsa. Firman lo que les diga la empresa y luego nos venden un cuento. Eso lo sabe todo el mundo ahí dentro”, apunta.  Las amenazas son habituales. Llegan al punto de que si un trabajador habla conmigo, los jefes le preguntan después qué hacía hablando conmigo. Me dicen que quiero destruir la empresa, que soy un rojo. Pero, ¿estamos tontos? ¿Destruir la empresa que me da de comer?”.

 

el_corte_ingles7.jpgOtros empleados van más allá y describen prácticas inauditas: “Cada vez que presentamos un candidato para el Comité de Empresa nos viene a decir que le han amenazado: “o te borras o te vas de la empresa”, le dijeron al último. La gente, claro, tiene miedo”. Dos trabajadoras de El Corte Inglés de Málaga fueron amenazadas tras presentarse candidatas por la lista de CCOO. A una de ellas su jefe la metió en su despacho para decirle que “o recapacitaba o su hija (también trabajadora de El Corte Inglés) sería despedida. A las dos hora apareció la chiquilla llorando, que la habían despedido y que no sabía por qué”.

 

El sindicato denunció el caso y ganó. “Son prácticas mafiosas”, concluye. Otro empleado añade: “Si tú le preguntas a algún trabajador de El Corte Inglés por los sindicatos se pone nervioso y se va. Literal. Es un tema del que no podemos hablar. Es como un tabú y la gente tiene mucho miedo. Y esto ocurre en pleno siglo XXI. ¡Trabajamos en una empresa en la que ni siquiera nos permiten decir la palabra sindicato, en la que la gente susurra cuando se habla de este asunto!”. Desde El Corte Inglés insisten en que no hacen comentarios al respecto. “La clave es la presión a la que nos someten. En mi centro es tremendo. Si no hay nadie en toda la tienda y estás hablando con un compañero, sin reír ni levantar la voz, solo hablando, inmediatamente se te acerca un jefe a decirte: “venga, hay que vender”. Otra empleada insiste: “Conozco compañeros a los que amenazaron directamente: o vendes esto y llegas al objetivo o ya sabes que te vas a la calle”. Y otros lo corroboran: “Lo he vivido en primera persona, un jefe que se acerca y te dice, como no cumplas objetivos te vamos a despedir. Es asfixiante, el clima es muy negativo. Estamos en tensión permanente. La gente no se puede hacer una idea del mal clima que hay ahora mismo en El Corte Inglés”.

 

el_corte_ingles8.jpgLa empresa sigue creciendo, sus beneficios siguen creciendo, pero lo que no se cuenta es lo que está pasando con la gente que trabaja ahí. El último Convenio de Comercio y Hostelería firmado en febrero de 2013 ha modificado la libertad de horario, de modo que ahora todos los empleados de El Corte Inglés tenemos que trabajar en domingo, sin excepción. Y por el mismo precio que cualquier otro día”, afirma. “Yo me he ido por eso, y como yo, muchísima gente. Creo que la modificación del horario es una forma de echar a gente, porque es que te quitan la vida. De 900 personas que trabajábamos en mi centro se han ido por los menos 200, y no contratan a nadie más”, concluye. “Ese convenio no es de El Corte Inglés, es de la Federación de Hostelería, Comercio y Turismo”, se limita a responder la empresa.

 

el_corte_ingles9.jpgNo existen cifras oficiales de cuántos trabajadores han dejado la empresa desde que se obliga a trabajar en domingo, pero las estimaciones oscilan desde 200 hasta casi 8000. “Y mientras tanto abren centros nuevos, con lo que el trabajo aumenta, pero no los trabajadores y mucho menos los salarios. Esto es un ERE encubierto. Pero El Corte Inglés vive obsesionado con su imagen y no puede permitirse decir que hace un ERE, porque se supone que cuida a sus empleados, pero les hace la vida imposible y se beneficia de sus salidas. Joder, hay gente que se está yendo por problemas de salud, porque no pueden más. Y esto lo llevamos denunciando muchísimo tiempo, pero no sale en ningún medio. Espero que esta vez por fin salga. Ya no me fío”, apostilla.

 

el_corte_ingles10.jpgLos medios de comunicación saben que si publican algo negativo de El Corte Inglés inmediatamente les retiran la publicidad. Es una auténtica censura”. Desde 1999 El Corte Inglés ha estado todos los años en el Top 5 de la inversión publicitaria en España. Los anuncios parecen sagrados: a pesar de que el beneficio bruto de la firma cayó entre 2006 y 2011 de los 700 millones de euros a los 200 millones, su gasto en campañas aumentó. Según datos de la empresa Infoadex, El Corte Inglés ha inyectado en los medios de comunicación españoles una dosis de publicidad de 1144 millones desde 1999. “Ningún medio nos da voz, nadie sabe lo que ocurre aquí dentro, solo la cara bonita y amable del imperio del triángulo verde”, se quejan los trabajadores. “Nos vemos obligados a repartir cuartillas por la calle para que la gente pueda saber nuestra situación real, y cuando se enteran, nos dicen “¿de verdad sucede esto en El Corte Inglés?”. No se lo pueden creer”.

 

el_corte_ingles11.jpgEs el clima horroroso que tenemos, una presión tremenda: las cuentas tienen que cuadrar, hay que vender caiga quien caiga. Llevo aquí más de 20 años y recuerdo que cuando empecé había ilusión y ganas. Hoy todo es amargura y mal ambiente. Los jefes llegan y te amenazan directamente con el despido si no vendes lo estipulado. Se han cargado al empleado. Ahora te dicen: esto es lo que hay”. Otra empleada cuenta: “La presión es muy grande, los jefes están encima, no se puede hacer ni una broma. Al menos donde yo trabajo la gente se siente angustiada de principio a fin. Los días de huelga general es cuando más se nota. No va nadie, es que ni te lo planteas porque te vas a la calle. Y los jefes te lo advierten claramente”.

 

Y en cada huelga, efectivamente, cientos de agentes de policía rodean los centros de El Corte Inglés cuyas puertas permanecen estoicamente abiertas convocatoria tras convocatoria, huelga tras huelga. No se trata de una tienda, no se trata del derecho al trabajo, no se trata de que los clientes puedan ir a comprar ese día. Es la confirmación definitiva de que estos grandes almacenes son algo más. Un símbolo protegido también por el Estado, a quien, además de aliviar su economía, proporciona todo tipo de servicios, desde vestimenta para las Fuerzas Armadas hasta uniformes para centros escolares o sanitarios. En fin, este es el auténtico rostro del imperio del triángulo verde, y así es como funcionan los sindicatos amarillos, unas engañosas y traicioneras organizaciones que permiten que estas prácticas puedan continuar ocurriendo en pleno siglo XXI.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías