Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 abril 2014 2 01 /04 /abril /2014 23:00

En este mercado en que se ha convertido nuestra política, vamos a reflexionar también en la recta final de los artículos de esta serie sobre la realidad de los conceptos clásicos de "izquierda" y "derecha", sus connotaciones e implicaciones actuales. La confusión que se cierne hoy día sobre estos términos es creciente, toda vez que las mismas formaciones políticas declaran no adscribirse formalmente a ningún ideario clásico, y además, sus idearios declarados y sus programas electorales son una cosa, y otra cosa bien distinta son las prácticas que llevan a cabo y las decisiones políticas que toman cuando llegan al poder. Tomando como referencia algunos pasajes del texto "En los límites de la irracionalidad", de Antonio José Gil Padilla, vamos a intentar poner un poco de orden en este caos, a ver si podemos aclarar no sólo algunos conceptos, sino y sobre todo las razones y motivaciones del confuso panorama actual.

 

mercado_politica41.jpgLa actual democracia se nos presenta como un modelo de alternancia política: hoy gobierna la "derecha", mañana gobernará la "izquierda", más adelante volverá de nuevo la derecha, y así sucesivamente. Tanto unos como otros le sirven de cobertura al sistema a cambio, como más adelante veremos, de una jugosa recompensa. En esto que se conoce como Estados desarrollados (EE.UU., Reino Unido, Francia, etc.), la democracia se asienta y se materializa en un modelo bipartidista de alternancia en la formación de gobierno. A los partidos de ámbito nacional se les llama "partidos de gobierno". Después de comprobar que los actuales partidos "socialistas", identificados con esta moderna izquierda, no cuestionan ni en lo más mínimo el sistema económico capitalista, la clase dominante pierde el temor a que sean desplazados de sus puestos de privilegio. Es más, ahora, con la dimensión supranacional que constituye la Unión Europea, se encargan también desde allí que los partidos elegidos para "gobernar" obedezcan fielmente sus mandatos. Y esto es un tremendo fraude.

 

mercado_politica42.jpgPorque haciéndonos creer que se trata de posiciones antagónicas, se nos presentan, con carácter casi universal, dos opciones políticas que se autoubican: una en la derecha (con reparos) y la otra en la izquierda (también con reparos). La derecha se identifica con las corrientes del neoliberalismo (esto es, liberalismo económico a la nueva usanza), y la izquierda electoral no tiene inconveniente en identificarse con la socialdemocracia. Sin embargo, neoliberalismo y socialdemocracia son las dos caras de la misma moneda. Es una burda manera de engañar a una población que en estos momentos soporta, sin inmutarse, todo lo que se le ofrece a través de los medios de comunicación como tótem sagrado de la modernidad. En consecuencia (con habilidad, y con una maliciosa prudencia), la clase dominante ha ido integrando en el sistema de forma progresiva a las diferentes corrientes políticas, poniéndolas siempre a su servicio. Los gobiernos han ido pasando por diferentes manos hasta llegar a la situación actual donde da lo mismo quién sea el que gane, si bien es cierto que aún existen formaciones políticas a las que se les pone el veto, aunque aquéllas se empeñen en manifestar y demostrar que están dispuestas a participar en el mismo juego que los partidos mayoritarios.

 

mercado_politica43.jpgNuevas formaciones políticas abundan en este juego, como VOX (de reciente aparición) o UPyD (algo más veterano), con la tranquilidad de que, al no cuestionar el sistema económico imperante, van a poder hacer un poco de presión para tambalear al bipartidismo reinante. Y por si estas tácticas de puro marketing político fueran insuficientes, las organizaciones políticas que se alternan en la formación de gobiernos se presentan con algún tipo de máscara que les permita hacerse más creíbles. Curiosamente ninguna de las formaciones políticas con posibilidades de formar gobierno se presentan nítidamente como de derechas o de izquierdas. Se huye del término "derecha" por su identificación con el sector social más poderoso, pero poco numeroso. Y desde que se conquistó el sufragio universal, es necesario llegar a todas las capas de la población, bien entendido por todos que existen más pobres que ricos.

 

mercado_politica44.jpgPor su parte, el vocablo "izquierda", siempre que es posible, se incluye debido al prejuicio favorable que le concede la opinión pública. Sin embargo, denominarse de izquierdas a secas puede asustar e impedir que un buen número de votantes se desplacen a otras formaciones de ideario menos "agresivo". El grueso de la población aún posee bastante incultura política, e identifica la izquierda con una serie de valores anacrónicos y de acontecimientos históricos que nada tienen que ver con la realidad que se propugna. En Europa, y particularmente en España, las grandes formaciones políticas, y algunos otros socios, se presentan con los nombres tan "light" como tramposos de "centro-derecha" o de "centro-izquierda", creando una falsa sensación de moderación y una división irreal y alejada de la clásica fractura entre izquierda y derecha.

 

mercado_politica45.jpgHemos de señalar que entre izquierda y derecha, admitida la división heredada de la Revolución Francesa, solamente existe una línea divisoria en la que no es posible ubicarse ni física ni ideológicamente. Huelga insistir en que aquéllas formaciones que se encuadran en cualquiera de las anteriores expresiones que incluyen el centro, están falseando la realidad por una simple cuestión de márketing, siendo responsables del descrédito creciente que existe entre la población en torno a la política. Existen también otras formaciones políticas que dejan que sus posibles simpatizantes les pongan el apellido, o la adscripción, centrándose en la supuesta "racionalidad" de sus propuestas. Hay que huir especialmente de dichas fuerzas políticas, que en el mejor de los casos, lo que practican es un populismo barato de cara a sus posibles electores. Es decir, son formaciones políticas que sólo buscan entresacar, sin más fundamento, un conjunto de propuestas que puedan hacerles conseguir votos rápidamente, sin ofrecer realmente un modelo integral de sociedad. Finalizaremos en la quinta y última entrega.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías