Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
16 abril 2012 1 16 /04 /abril /2012 23:00

Cada vez salen más a la palestra las inmoralidades de este Gobierno, la doble moral que profesa, la hipocresía de la que hace gala, y los juegos de lenguaje que utiliza, para al final no decir lo que piensan, pero sí hacerlo. Pero me voy a centrar en este artículo en dos aspectos, dos detalles de hace pocos días, para entrever claramente por dónde van los tiros, y demostrar cómo a este Gobierno sólo le interesan los fuertes, los poderosos, esto es, las empresas y las grandes fortunas.

 

El primer aspecto es la amnistía fiscal, una medida (un "gravamen" en las obscenas palabras del Ministro Montoro) implantada según ellos para "recaudar en tiempos excepcionales", y que no es más que un perdón a los grandes defraudadores de este país. Una conducta deleznable e intolerable, que raya no sólo en la manifiesta inconstitucionalidad, sino también en la inmoralidad más perversa. Pues bien, a ella hay que unirle todo el alboroto que se ha montado con la supuesta decisión del Gobierno argentino de Cristina Fernández, en torno a la posible nacionalización (ellos hablan de "expropiación") de la petrolera YPF, filial de la española Repsol Ibérica.

 

Parece ser que la empresa no ha cumplido ciertos compromisos adquiridos con algunas provincias argentinas en lo relativo a las inversiones, de tal forma que en primer lugar dichas provincias retiraron las licencias de explotación a YPF, y ahora se están planteando su posible nacionalización. Bien, en cuanto se supo la noticia, se armó un revuelo espectacular, poco menos que si nos hubieran declarado la guerra. Se sucedieron alarmantes declaraciones de los Ministros de Industria y de Asuntos Exteriores, que hablaban de las "agresiones a España" y de las "graves consecuencias" que ello conllevaría.

 

El Ministro García-Margallo incluso citó al Embajador de Argentina en nuestro país, para pedirle explicaciones en torno a las decisiones de su Gobierno. E incluso el PSOE, en una insolente vena de patriotismo barato, sale en apoyo del Gobierno del PP. En fin, todo esto se lía ante una posible nacionalización de una de nuestras empresas en el exterior, como si nos fuera la vida en ello, como si nos estuvieran atacando en lo más íntimo de nuestro  orgullo, y de nuestros valores como nación. Me parece una sarta de imbecilidades, de salidas de tono y de contexto, y mucho más cuando en España tenemos una situación social tan alarmante, que creo que requiere mucha más atención que el hecho de que alguna empresa española vaya a desprenderse de su titularidad fuera de nuestras fronteras.

 

Efectivamente, con el cuadro tan desolador que tenemos en España, con una ciudadanía tan avasallada, con un contexto laboral tan precario, con una economía hundiéndose por los suelos cada día, y con unos mercados cada vez más agresivos, a nuestro Gobierno le preocupa que el gigante Repsol vaya a perder su titularidad privada en Argentina. Otra muestra más de que a nuestros gobernantes actuales les preocupan bien poco las personas, y sí los grandes capitales. Bien poco les preocupa si la ciudadanía tiene o no recursos, si la gente vive en el umbral de la pobreza, si los recortes en los servicios públicos son cada vez más descarados, pero sí les preocupa que una gigantesca petrolera vaya a perder algo de su poder. Por eso sí, por eso son capaces de movilizar Ministerios, de poner en alarma social a la nación, de llamar a Embajadores y de realizar valientes amenazas. Síntomas evidentes de nuestra decadente sociedad.

 

Tomo para finalizar las palabras de la joven escritora Marta Sanz, quien preguntada por lo que nos iban a traer estos próximos años (ojalá no se consumen) del Gobierno del PP, respondió que "más paro, precariedad, mendicidad, angustia, miedo, enfermedades físicas y mentales, infelicidades a distintos niveles, competitividad mal sana, publicidad engañosa, complicidad en guerras criminales, privatización de lo público, merma de la calidad de la enseñanza y de los servicios sanitarios, hipocresía, beatería, confesionalidad, mala literatura y mala televisión, dobles morales, y algo estremecedor: una justicia sometida a los índices de audiencia". No se puede decir más en tan pocas palabras. Como decimos en mi tierra, Olé.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías