Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 abril 2014 1 07 /04 /abril /2014 23:00

"Los anuncios periódicos de crisis económica, como en el que supuestamente estamos ahora inmersos, sólo sirven para reajustar los beneficios de los más poderosos, generar nuevas bolsas de pobreza, pánico en las masas, sometimiento y merma en los procesos de lucha. Las desigualdades aumentan entre todos los estratos sociales, y aquéllos que tienen algún poder lo utilizan de forma sectaria para hacer más gruesa esa línea que separa a ricos de pobres"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

Hemos de ir finalizando esta serie de artículos, recalcando algunos aspectos finales que puedan haberse quedado en el tintero, en las entregas anteriores. En primer lugar, señalar que tenemos en la tasa de actividad una variable muy relevante para contrarrestar el dogma de los "expertos". Podemos seguir incorporando mujeres al mercado laboral, y podemos utilizar la tasa de actividad de los trabajadores inmigrantes, esos cuya entrada estamos vetando en nuestro país (en general, en Europa), pero a los cuales les damos después los peores trabajos, conscientes de que sus respectivos países de origen les ofrecen un futuro aún peor. Otra variable interesante a tener en cuenta es la productividad, que bien usada y controlada (y esto también se consigue mejorando ostensiblemente las condiciones laborales de la población trabajadora) es una baza positiva para el SPP, ya que un número menor de trabajadores podrá mantener a un número mayor de pensionistas.

 

hablemos_pensiones91.jpgOtro frente lo constituye, y algo hemos apuntado en entregas anteriores de esta serie de artículos, el propio hecho o fuente de financiación para el SPP. De entrada, hemos de afirmar que la propia Seguridad Social es parte del Estado, y que por tanto, el simple hecho de vislumbrar como posible (incluso insinuar, como se está haciendo por parte del Gobierno del PP) la quiebra de la Seguridad Social es ya un atentado contra el Estado Social que consagra la Constitución. Las fuentes de financiación del SPP están abiertas, y se han de considerar, cara al futuro, otras opciones posibles (además de las cuotas de las nóminas a los trabajadores), como por ejemplo la financiación mediante impuestos especiales, directos o indirectos. Lo que tenemos que tener claro desde la izquierda es que los pensionistas deben mantener y mejorar su poder adquisitivo, y que no pueden ser abandonados a su suerte, ni ser empobrecidos progresivamente, como el sistema propuesto está ya provocando. En última instancia, la protección social es responsabilidad sustancial y última del Estado, sea cual sea el mecanismo mediante el cual se garantice ésta.

 

hablemos_pensiones92.jpgLa Seguridad Social es parte del Estado, y nunca un sistema externo, cerrado y aislado de la Hacienda Pública, y que deba autofinanciarse para cumplir sus funciones. Los constantes anuncios de la cantidad de fondos que van quedando en la llamada "hucha" de la Seguridad Social no hacen más que intimidar a la ciudadanía sobre sus límites y posibilidades. La separación entre Seguridad Social y Estado es meramente administrativa y contable, pero no económica, ni mucho menos política. Pretender difundir cualquier otro mensaje es tendencioso y manipulador, pues va ligado también al mensaje de la posible quiebra del sistema, cuando hay que recordar que los sistemas privados de pensiones son los que tienen, en este sistema capitalista, auténticas posibilidades de quiebra. Sólo hace falta algo de memoria reciente sobre nuestra crisis, y sus consecuencias. El SPP ha de ser entendido, por tanto, como un Derecho ciudadano (al igual que otros, por cierto, que también se están intentando desmantelar). Un derecho que viene además recogido en el Artículo 50 de nuestra Constitución, esa que tanto defienden los que la incumplen sistemáticamente. El Estado está obligado a concurrir, por medio de los recursos que sean necesarios, para asegurar a nuestros mayores el pago de las pensiones, bien sea mediante las cotizaciones sociales, o bien mediante cualesquiera otros impuestos.

 

hablemos_pensiones93.jpgY respecto a los asuntos coyunturales, en ningún caso se puede afirmar que la viabilidad y sostenibilidad del SPP está siendo seriamente cuestionada por la actual situación de crisis económica. De entrada, afirmar esto es, cuando menos, de políticos poco responsables. Los políticos son elegidos para conservar, sostener y mejorar el ámbito público, no para finiquitar y empobrecer sus funciones. Y en cualquier caso, lo único que está en cuestión es la política económica seguida por el tándem PP-PSOE, que es la que nos ha traido a esta situación. Por otra parte, la esperanza de vida, la pirámide poblacional y la proporción entre población activa y pasiva no son las únicas variables que habría que tener en cuenta si se quiere comprobar la viabilidad del SPP, sino también la evolución de la renta per cápita. Si dicho indicador crece, no hay motivo, sea cual sea la pirámide poblacional, para afirmar que los pensionistas no puedan seguir percibiendo la misma renta. Si la renta per cápita aumenta, las cuantías de las pensiones públicas no sólo deberían no reducirse, sino que tendrían que incrementarse por encima del IPC. El problema de las pensiones hay que contemplarlo en términos de distribución y no de escasez de recursos. En los últimos 30 años, la renta per cápita en términos constantes casi se ha duplicado, y es de esperar que en el futuro continúe una evolución similar. Si es así, resulta absurdo afirmar que no hay recursos suficientes para pagar las prestaciones de jubilación, todo depende de que haya voluntad de implantar una verdadera política redistributiva.

 

hablemos_pensiones94.jpgFinalizamos aquí esta serie de nueve artículos donde hemos ido repasando, creo que sin dejarnos ninguno atrás, el conjunto de mitos, falacias y auténticas motivaciones que mueven al Gobierno del PP y sus adláteres, bajo la capitanía del poder financiero, a promover esta contrarreforma del SPP. Y finalizamos como comenzamos, afirmando que no es cierto que lo que pone en peligro el futuro de las pensiones sea que, afortunadamente, aumente la esperanza de vida, sino el aumento del paro, la especialización de nuestra economía en actividades especulativas, de bajo valor y poco productivas, y la desigualdad creciente, que hace que los salarios tengan cada vez menos peso en el conjunto de las rentas. Es decir, lo que pone en peligro las pensiones es todo lo que viene ocurriendo como consecuencia de la aplicación de las políticas neoliberales que han sustentado los Gobiernos del PSOE y del PP durante los últimos años, siguiendo las directrices de la Unión Europea, y en particular, como consecuencia de la respuesta que se está dando a la crisis, cuyo único propósito es el de favorecer a los bancos y a las grandes empresas, y que está produciendo, precisamente, todos esos fenómenos: aumento del paro, de la precariedad, de la pobreza, de la exclusión social, y empobrecimiento masivo de la población.

 

hablemos_pensiones95.jpgDesde las altas instancias del poder económico, se están difundiendo de manera deliberada una serie de mensajes engañosos y catastrofistas sobre el futuro de las pensiones, con el único objetivo de crear la alarma social suficiente como para que sus propuestas queden justificadas. Todo ello, unido a un montón de mentiras sobre nuestro SPP, ponen en inmejorable rampa de salida la comprensión y aceptación social de un sistema regresivo, injusto, despiadado y perverso, que favorece al gran capital, y empeora el poder adquisitivo de nuestros mayores. Toda una vil estrategia, propia de las políticas sin conciencia del neoliberalismo más salvaje. La única respuesta popular debe ser continuar con las protestas, las movilizaciones, las manifestaciones, aunando cada vez más al conjunto de las clases populares y trabajadoras, la mayoría social, para así poder derrotar como un contrapoder establecido, las injustas políticas que nos quieren imponer. Hacemos un llamamiento a la denuncia constante de las reformas, a manifestar el rechazo frontal hacia sus mentiras y falacias, y a reclamar con toda firmeza otra política económica frente a la crisis, que no siga aprovechándola para hacer más pobres a los trabajadores, y más ricos a los poderosos.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías