Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
4 julio 2011 1 04 /07 /julio /2011 23:00

La primera gran fase de las cinco que distinguimos en nuestro primer artículo de esta serie, era la Extracción de los Materiales, que es una forma elegante de referirse a la explotación de los recursos naturales, que a su vez es otra forma elegante de referirse a la destrucción del planeta, que es lo que el ser humano lleva haciendo desde que habita la Tiera. En efecto, nos cuentan que somos la especie más inteligente, más reflexiva, más evolucionada del universo, pero también somos la única especie que es capaz de alterar el entorno donde vive, y eso es lo que llevamos haciendo durante miles de años, destrozar el entorno donde vivimos, destruir nuestro planeta.

 

economia_materiales_3.jpgEfectivamente, cortamos árboles, volamos montañas para extraer los metales, extraemos el agua y eliminamos a los demás animales, que como nosotros, viven y disfrutan de nuestro entorno. Y es aquí donde nos topamos con el primer límite de los que avanzábamos en nuestro primer artículo: ESTAMOS AGOTANDO LOS RECURSOS NATURALES, usamos demasiadas cosas; por citar algunos datos, tan sólo en las últimas tres décadas hemos consumido un tercio de los recursos naturales del planeta; estamos talando, minando, agujereando y destruyendo el lugar donde vivimos, y lo estamos haciendo tan rápido, que estamos agotando su capacidad para que podamos continuar viviendo aquí. Esto es difícil de asimilar, pero está científicamente demostrado.

 

Por ejemplo, en Estados Unidos quedan menos del 4% de los bosques nativos, el 40% de los recursos acuíferos ya no son potables, y constitiyendo sólo el 5% de la población mundial, consumen el 30% de los recursos totales, y generan también el 30% de los desechos. Los estudios demuestran que de seguir a este ritmo, necesitaríamos de 3 a 5 planetas más, pero sólo tenemos uno. Y curiosamente, la respuesta de los países cuando se quedan sin sus recursos, es simplemente tomar los recursos de otros. De tal manera, que el 80% de los bosques nativos del mundo ya ha desaparecido. Tan sólo en el Amazonas, perdemos del orden de 2.000 árboles por minuto, lo que equivale a una extensión geográfica de 5 estadios de fútbol por minuto.

 

Después de esta fase de Extracción, los materiales entran a la fase de Producción. Aquí es donde, mediante procesos industriales, mezclamos los recursos naturales con químicos tóxicos, para fabricar productos contaminados y/o contaminantes. Hoy en día se usan en los procesos industriales y comerciales más de 100.000 químicos sintéticos, pero pocos de ellos fueron verificados para conocer su impacto en la salud humana, o de otros animales. Funcionamos tan sólo a golpe de epidemia, cuando ya las consecuencias son irreversibles, y sólo en esos casos corregimos el rumbo, pero la historia se repite. Dichos componentes tóxicos los llevamos luego a nuestros productos finales, como computadoras, sillones, colchones, etc. Estos tóxicos se acumulan en la cadena alimentaria, con lo cual las consecuencias ya son completamente imprevisibles. El alimento que está en la cima de dicha cadena alimentaria es la leche materna humana, con lo cual nuestros bebés reciben ya la dosis de químicos tóxicos más alta de por vida al ser amamantados, y esto es así porque los trabajadores/as más expuestos a toda esta contaminación son los trabajadores/as de las fábricas, muchas de las cuales son mujeres en edad reproductiva. 

 

Y esto es así a su vez porque dichos trabajadores/as no tuvieron otra opción: la industria y el comercio se deslocalizan hoy en día más que nunca en nuestra economía libre de mercado, totalmente globalizada, entre otras razones para buscar mano de obra más barata, precisamente tomada de las personas que se trasladan desde sus lugares de residencia original a las grandes ciudades, porque se quedaron sin recursos, sin posibilidades de subsistencia. Ello contribuye también a que la población se concentre cada vez más en las grandes urbes, disminuyendo el porcentaje de población extraurbana, y aumentando el porcentaje de contaminación en los núcleos urbanos de mayor población. Pero si nos damos cuenta, todo forma parte de la misma estrategia, de la estrategia de la gran economía global.

 

Efectivamente, la erosión de las economías y de los ecosistemas locales aseguran el suministro continuo de personas sin mejores opciones para sobrevivir que las que el sistema les ofrece dentro de las fases de esta cadena. En el mundo, 200.000 personas se trasladan diariamente desde los sitios que les daban sustento hacia las grandes ciudades, muchos de ellos para vivir en barrios miserables con poca calidad de vida, sólo con la única opción de encontrar un precario trabajo que les permita subsistir, sobrevivir, sin importarle cuán tóxico sea, ni qué peligros puedan aportar al sistema. Así que a lo largo del gran ciclo del sistema, no sólo se depredan y exterminan recursos naturales, sino también personas, que son utilizadas como simples piezas de ajedrez dentro de esta cadena. Con el paso del tiempo, grandes comunidades al completo han sido desechadas, destruídas, exterminadas. Ya lo dijimos antes: el ser humano es el mayor depredador del mundo, en toda la extensión de la palabra.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías