Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
27 enero 2011 4 27 /01 /enero /2011 00:00

Comenzaré por declarar que la Educación es una de mis grandes pasiones, y mi profesión desde hace casi 25 años, por lo cual es lógico deducir que hablo de este tema con un cariño especial. Pero más allá de los puntos de vista pasionales, creo que todos los lectores convendrán conmigo en que la Educación es uno de los grandes pilares de toda sociedad, que una sociedad bien formada es una sociedad avanzada, que los países que dedican grandes recursos a la Educación suelen ser también los países más progresistas, cultos y avanzados en todos los sentidos.

 

formacion.jpgCreo honestamente que nosotros tenemos que recorrer todavía grandes trechos en Educación, y no sólo me refiero a mejorar en los puestos del ranking de los Informes Pisa, que también, sino en empezar a valorar la Educación y la Formación en su justa medida, entendiendo que se trata de un bien básico de primer nivel, de nivel superior, catalogado al lado de todos los derechos fundamentales del ser humano. Como decíamos, una sociedad que presta atención a la Formación de sus ciudadanos será siempre una sociedad solidaria, justa, libre y avanzada. No soy de los que piensan que un gran Pacto de Estado por la Educación a nivel general, lleno de consenso y buenas intenciones por parte de todo el mundo fuese a arreglar nada, pues la Educación es un aspecto (uno de los más esenciales, diría yo) donde los programas políticos son diferentes, y existen líneas y enfoques distintos a la hora de entender muchos aspectos educativos. Por tanto, creo que todavía nos queda mucho camino por andar, y voy a esbozar a continuación los grandes aspectos generales donde creo que debiéramos incidir:

 

1.- Mayor valoración de la profesión docente, y de todo lo que ello conlleva. A lo largo de mi experiencia como formador, he podido constatar cómo las personas que nos dedicamos a la enseñanza estamos infravaloradas, poco reconocidas, sobre todo en el sector privado, que además tiende cada vez más a externalizar los recursos que tengan que ver con la formación de sus empleados, o la de terceras empresas. La profesión docente, que requiere además un alto grado de vocación y entrega, es bastante ingrata, y la sociedad actual acaba, no sólo por no respetar suficientemente al profesorado, sino por no reconocer adecuadamente su trabajo, por no dignificarlo socialmente, y por no situar a los formadores, profesores y docentes de cualquier ámbito en la base de la pirámide de todo el potencial de conocimiento que dicha sociedad posee.

 

2.- Entender el aprendizaje como un acceso a la cultura, base de cualquier política educativa que pretenda ser fiel reflejo de su sociedad. Hay que entender que "enseñamos lo que somos", y por ende, "debemos enseñar lo que pretendemos ser", y que por tanto al final estamos transmitiendo a nuestro alumnado una serie de actitudes, de comportamientos, de escalas de valores, que son los que se van a reflejar en ellos, configurando las futuras generaciones de ciudadanos. Por tanto, no sólo se debe pretender que se revolucione la metodología pedagógica, los recursos didácticos, los criterios de evaluación, la enseñanza participativa, el uso de las Nuevas Tecnologías, sino que también hemos de esforzarnos en potenciar los valores, los referentes y los escaparates culturales a los que queremos que nuestro alumnado responda.

 

3.- La educación debe servir de base para establecer las conductas ante el mundo que nos rodea, y comprender la sociedad en la que nos movemos, y hacia dónde queremos dirigirla. Los educadores hablamos de tres niveles formativos: nivel conceptual (lo que se aprende), nivel actitudinal (asumir lo que se aprende) y nivel procedimental (ejecutar lo que se aprende). Por tanto, la formación de los alumnos ha de corresponderse también con el mundo real con el que se van a encontrar cuando sean adultos, o bien si ya lo son. Y aquí podríamos incluir todas las enseñanzas relativas a la Educación Vial, a la Educación Sexual, a la Educación Informática, o a la recientemente incorporada Educación para la Ciudadanía, donde se pretenden inculcar valores democráticos y de participación ciudadana.

 

Creo que estas son las tres líneas maestras donde deberíamos hacer incidir nuestros planes educativos, y luego por supuesto habrá un montón de medidas añadidas, que particularicen y extiendan a otros temas. Ya las trataremos en sucesivos artículos.

 

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías