Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
26 diciembre 2011 1 26 /12 /diciembre /2011 00:00

Bien, pues entramos en la recta final de los artículos donde hemos querido exponer las 7 grandes revoluciones necesarias para nuestra sociedad, que proponemos desde la izquierda, y que inspiraron la confección del Programa Electoral con el que Izquierda Unida (en coalición con otras fuerzas políticas de izquierda) concurrió a las pasadas Elecciones Generales del 20-N, obtuviendo (recordémoslo) unos magníficos resultados, al multiplicar por 5 el número de votos y de escaños que teníamos anteriormente, aunque pudiéramos haber conseguido muchos más con una Ley Electoral justa, equitativa y proporcional. En fin, hablaremos en estos artículos finales sobre las propuestas enmarcadas en la séptima y última revolución, en la que pudiéramos llamar Revolución para la Paz, esa fantástica palabra tan deseada por toda la humanidad, pero nunca alcanzada.

 

paz1.jpgHablaremos por tanto sobre aspectos que tienen que ver con la Cooperación, la Solidaridad, la ONU, la OTAN, las bases militares norteamericanas en el mundo, el desarme internacional, nuestro internacionalismo, nuestra política exterior, y nuestra política internacional cercana, en relación a la Unión Europea. Aspectos todos que tienen que ver con la concepción y la aportación que desde la izquierda hacemos para un mundo en Paz, más justo y equilibrado, más racional y humano, desde nuestra plena convicción y apuesta por el pacifismo militante y exigente a todos los niveles.

 

Partimos de la base de que la dramática crisis que vive la Humanidad, esa crisis multifacética de la que tantas veces hemos hablado (financiera, energética, alimentaria), consecuencia del sistema capitalista implantado y globalizado, pero también del imperialismo norteamericano, ha acentuado los rasgos antidemocráticos de las Instituciones Internacionales: ha potenciado el uso de la fuerza contraviniendo el Derecho Internacional, el retraso en los cumplimientos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el aumento sustancial del gasto destinado a armamento y a la I+D en programas militares, y el uso, abuso y pretexto de la guerra para garantizar que los países dependientes cuenten con los canales de suministro de recursos energéticos.

 

La Carta Fundacional de las Naciones Unidas o el tan nombrado Derecho Internacional son burlados sistemáticamente, al no contarse actualmente con la existencia de lo que podríamos llamar un "gobierno democrático del mundo", con unas Naciones Unidas rediseñadas, reformuladas, que sean la auténtica expresión democrática del mundo del siglo XXI, que pueda por ejemplo implementar sin cortapisas ni limitaciones la Justicia Internacional, o que pueda impedir las situaciones de genocidios, guerras o hambrunas en algunas regiones del planeta.

 

paz2.jpgPor tanto, en esta fase bárbara y criminal del capitalismo, no sólo se ataca el bienestar de las personas en los países desarrollados, haciéndonos retroceder 40 ó 50 años en derechos sociales, sino que también se multiplican las desigualdades respecto a los países subdesarrollados y empobrecidos, abandonando a millones de personas a su suerte, condenándolas a la pobreza extrema, al hambre, al éxodo masivo, a la desesperación, a la enfermedad, a la muerte y al exterminio por falta de medicación o por permitir situaciones de abuso del poder, de guerras tribales, de atentados, de golpes de Estado o de falta de ayuda humanitaria o de atención y cuidados médicos.

 

La concentración de la riqueza en muy pocas manos (la acumulación del capital impulsada por las políticas neoliberales del Consenso de Washington y Bruselas), no sólo se manifiesta depredadora de las conquistas sociales alcanzadas y conquistadas en el siglo XX, sino que también destruye el equilibrio natural, la biodiversidad, las fuentes de energía y la paz entre las naciones y los pueblos.

 

En nuestro contexto, la actual Unión Europea, la diseñada por y para los mercaderes, desde el Tratado de Maastricht al de Lisboa, pasando por las últimas modificaciones propuestas por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, no sólo no ha conseguido avanzar hacia una arquitectura más democrática del mundo, ni hacia un desarme progresivo, ni a exigir el cumplimiento del Derecho Internacional o el respeto de los Derechos Humanos. Muy al contrario, ha favorecido el mantenimiento del actual desorden internacional, las desigualdades, la guerra y la desprotección a los pueblos que demandan justicia social.

 

paz3.jpgDesde la izquierda, y ante esta coyuntura agresiva para el conjunto de la Humanidad, defendemos la necesidad de acordar agendas comunes de actuación alternativa con las organizaciones políticas y sociales de carácter y vocación anticapitalistas de todos los continentes. Creemos firmemente que otro mundo es posible, otro equilibrio del capital, de las finanzas, de los recursos naturales, del uso de la energía, de la democracia participativa, valores que entre todos ellos también contribuirán al desarme internacional, y a poder alcanzar situaciones de mayor estabilidad y paz mundiales.

 

Hemos dado pasos hacia adelante, estrechando lazos con la izquierda de América Latina y El Caribe, o con organizaciones de la izquierda africana (acercamiento acentuado por los procesos revolucionarios en el Sáhara Occidental, Túnez, Egipto o Libia). Pero todavía debemos avanzar aún más para conseguir una mayor coordinación en la lucha común frente a las políticas neoliberales, que traen como consecuencia más crisis, más guerra y más hambre.

 

En el caso concreto de la ONU, queremos contribuir al rediseño y reconstrucción de la actual Organización de las Naciones Unidas, para que sus 193 Estados Miembros sean quienes decidan realmente el Gobierno del mundo, con una estructura mucho más participativa y democrática. Por ejemplo, la reciente experiencia del veto ejercido por Estados Unidos a la petición inmensamente mayoritaria de la Asamblea General de la ONU para el reconocimiento del Estado Palestino es el último botón de muestra para comprender la importancia de contar en el siglo XXI con un "gobierno democrático mundial". Para ello, desde IU pedimos la eliminación del Consejo de Seguridad de dicha organización.

 

Y hablando de la ONU, y de todas sus organizaciones dependientes (OIT, FAO, UNESCO, etc.), retomamos la paradójica situación de tener que denunciar que no se cumple, mejor dicho, que sigue sin cumplirse a nivel internacional la Declaración de los Derechos Humanos promulgada en 1948, y de denunciar abiertamente que la situación a la que estamos llegando, que la confluencia de todas las facetas de esta crisis que estamos sufriendo, se podrían resumir en una: CRISIS DE DERECHOS HUMANOS. Continuaremos en el siguiente artículo abordando propuestas en torno a la OTAN y las Bases Militares estadounidenses.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías