Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 noviembre 2013 1 04 /11 /noviembre /2013 00:00

Después del inciso del artículo anterior, continuamos hablando sobre los temas de desigualdad y clases sociales, que venimos arrastrando desde algunas entregas anteriores. Recalco a mis lectores que aunque lo estamos enfocando sobre todo a nuestro país (de hecho en los próximos artículos nos centraremos en la formación del capitalismo español), también daremos un repaso amplio a la situación y al contexto del capitalismo internacional, para tener una visión de conjunto, completa y global sobre la aberración que representa actualmente este sistema económico. Una de las últimas definiciones sobre las clases sociales que he leído, y que más me ha gustado, es la de Manuel Navarrete, que nos alerta del peligro de no confundir con términos más abstractos, como el de ciudadanía: "Ciudadanía es la categoría social que nos une a Botín y nos separa de los inmigrantes sin papeles. Pueblo trabajador es la categoría social que nos une a los inmigrantes sin papeles y nos separa de Botín. Así pues, que cada cual decida. Las élites forman parte de la ciudadanía. Para nosotros es crucial que el movimiento popular se una a sus hermanos de clase y se separe de sus explotadores".

 

capitalismo211.jpgY como hemos contado, los términos clásicos para definir a la burguesía y a la clase trabajadora se reconvierten en otros más modernos, como ricos, pobres, o clase media. Incluso las corrientes y formaciones políticas de derechas suelen "defender" a las clases medias (así, en plural, para conseguir una mayor identificación) y suelen obviar el referirse a los ricos y a los pobres, por lo cual dicha clasificación queda muy difuminada. De hecho, en las manipuladas encuestas que se hacen a la población, la inmensa mayoría de la misma queda encuadrada equivocadamente como clase media. Esto ocurre porque se toma como indicador fundamental el volumen de rentas de las personas, sin tener en cuenta el origen de dichas rentas, ni la relación que se tenga con los medios de producción de esas rentas. En el fondo lo que subyace, como podemos intuir, es la progresiva desaparición del concepto de clase social, y la creciente identificación de una mayoría con una clase social única.En realidad, la mayoría de esas "clases medias" son clase trabajadora cuya situación está empeorando paulatinamente, y los pobres, también en su mayoría, pertenecen a la clase trabajadora.

 

capitalismo212.jpgLas reformas laborales y los descensos en los salarios han deteriorado bastante el panorama de estas clases medias, que aparecen como las aniquiladas por el sistema, las auténticas sufridoras, sin poner el foco en los altos niveles de auténtica pobreza que se están generando. En realidad, hoy en día la mayoría de los pobres son trabajadores con cargas sociales y baja cualificación, cuyos bajos salarios (o pérdida de los mismos) no les permite salir de la pobreza. Y como afirma el Profesor Vicenç Navarro: "Hoy la polarización social, con la enorme concentración del poder financiero y económico, ha redefinido la lucha de clases, creándose una alianza de clases (la clase trabajadora con componentes de la clase media, que constituyen las clases populares) frente a una minoría que incluye los miembros de las élites económicas y financieras, aliadas a las élites de los partidos dominantes y mayores medios de información, que hoy dominan la vida política y económica de nuestros países".

 

capitalismo213.jpgComo decimos, lo que se intenta ocultar es que las clases dominantes (llámense clases altas, ricas, capitalistas, o Corporate Class, como en USA), que derivan su poder de clase de la propiedad de los medios de producción y distribución, así como de los medios de comunicación, legitimación y persuasión, son las encargadas de reproducir y mantener su dominio sobre el resto de la población (llámense clases medias, clases populares o clases trabajadoras, o simplemente pobres). Si comprendemos esto definitivamente, nos daremos cuenta de que el camino no es el Pacto Social, las Cumbres Sociales o las Políticas de Alianzas con nuestros enemigos de clase, esto es, la Patronal y sus aliados. Y entenderemos hasta qué punto esta oleada de sindicalismo "colaboracionista" que nos invade le está haciendo en realidad un flaco favor a la clase trabajadora. Si estamos en una cruenta y descarnada lucha de clases, de nada nos valen los pactos y las alianzas, sólo el desplegar todas nuestras herramientas para la lucha social. Los sindicatos mayoritarios debieran replantearse su estrategia, y volver al cauce y a la filosofía que aún mantienen muchos sindicatos alternativos y minoritarios, tales como el SAT en Andalucía o los sindicatos vascos (ELA, LAB).

 

capitalismo214.jpgEl compañero Luis Miguel Busto nos lo explica muy bien: "Si alguien ha tenido claro que la lucha de clases era un elemento objetivo en las relaciones sociales ha sido la Patronal. De ahí su enconado esfuerzo en conseguir un sindicalismo domesticado a sus intereses, a la paz social y a hacer desaparecer el sentimiento de clase entre las trabajadoras y trabajadores. Solo de esa manera podría conseguir sus objetivos de acumulación de capital. Frente a este sindicalismo servil se debe enfrentar también el sindicalismo de clase, confrontando, concienciando, acumulando experiencias, hasta que llegue el momento en que una nueva correlación de fuerzas en la sociedad permita a la clase trabajadora ser dueña plena de su destino". Y esto es lo que hay que conseguir, y además extrapolarlo no sólo al ámbito sindical, sino también al político, donde la socialdemocracia (PSOE y variantes, en el Estado Español) ha hecho gala siempre de una completa ambigüedad en lo que se refiere a la defensa de los intereses de la clase trabajadora.

 

capitalismo215.jpgMás tarde en su artículo continúa: "En 1847, cuando redactaron “El Manifiesto Comunista”, Carlos Marx y Federico Engels, señalaron que el proceso de formación de la conciencia de la clase trabajadora pasa por una serie de etapas. Al principio, cuando el trabajador carece de conciencia de clase, no comprende bien la causa de sus penurias en la sociedad capitalista, no comprende la naturaleza de la explotación a la que es sometido y muchas veces atribuye a otros trabajadores (con quienes compite) o a las máquinas, sus bajos salarios y sus malas condiciones de empleo (o desempleo). Pero los trabajadores adquieren en el proceso un primer nivel de conciencia ("Conciencia en sí", le llaman), cuando descubren que son los patrones quienes extraen riqueza de su trabajo y que, junto a sus compañeros, constituye una clase explotada por el capital. Este primer nivel de la conciencia de los trabajadores se materializa en la formación de los sindicatos para luchar juntos, como clase, por la defensa y mejora de sus condiciones de trabajo".

 

Y finalmente concluye: "En la lucha sindical los trabajadores van descubriendo que cada conquista laboral que logran (por ejemplo aumentos salariales) es efímera porque el capital, que controla todos los resortes de la sociedad, anula o arranca estas conquistas por otras vías, como la subida incesante de los precios o la imposición de leyes antiobreras. Entonces es cuando la conciencia obrera está en condiciones de alcanzar el siguiente nivel, el más elevado ("Conciencia para sí", le llamaron Marx y Engels) porque cae en cuenta que su situación no resolverá mientras los capitalistas detenten el poder político. Es cuando la clase trabajadora descubre que, para cambiar sus miserias, debe organizarse en partido político de clase y proponerse tomar el poder, desplazando a los capitalistas de él, para organizar la sociedad en función de los intereses de la mayoría, que es la propia clase trabajadora". Apliquemos esto a la situación que estamos viviendo ahora en nuestro país, y comprobaremos la perfecta correlación de los hechos, y la exactitud de las conclusiones. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías