Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 marzo 2014 1 17 /03 /marzo /2014 00:00

"El progreso está asociado, inevitablemente, a un sistema de producción de la riqueza y a un modelo social y político que sirven al sistema. En un sistema de clases, el progreso no es igual para todos, aunque traten a éste como una abstracción que está por encima de grupos o clases"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

 

 

capitalismo281.jpgEn nuestro repaso por los grupos sociales que constituyen la clase trabajadora en nuestro país, vamos a ocuparnos, en primer lugar, de la mujer trabajadora, y de las diferencias de género. Las diferencias debidas al género, actualmente, entre mujeres y varones trabajadores, son abismales, y eso sin tener en consideración la doble jornada que las mujeres continúan asumiendo debido a que los hombres siguen sin corresponsabilizarse de las tareas domésticas y de cuidados. En vez de trabajar por erradicar estas brechas, desde el Gobierno se profundiza en ellas, por un lado, acrecentando el paro, la desigualdad y la pobreza, y por otro lado, instalando las conductas y visiones patriarcales de la sociedad y mermando los derechos de las mujeres, como está ocurriendo con el aborto. Las mujeres en términos muy generales, son hoy en día un componente muy decisivo de la clase trabajadora, casi 10,5 millones en términos absolutos.

 

capitalismo282.jpgConstituyen el 45% de las personas activas, el 47,5% de las asalariadas, el 46% de las paradas, el 49% de las temporales, el 76% de las que realizan una jornada parcial, el 53% de las que están en situación de subempleo, y alrededor del 70% de quienes trabajan en la economía sumergida. Todo ello por no hablar de la brecha salarial, que continúa vigente, y que nos dice que una mujer, ante el mismo puesto, formación y responsabilidad que un hombre, cobra del orden de un 30% menos. Esta primera aproximación muestra una abrumadora diferenciación por sexos dentro de la clase trabajadora en España, especialmente de cara a la precariedad laboral y en detrimento de la mujer. El capitalismo utiliza a la mujer como fuerza de trabajo precaria, para insistir en los valores del patriarcado, que sitúan a la mujer en la realización de otras funciones, como el cuidado de hijos, maridos, dependientes, mayores, etc.

 

capitalismo283.jpgLas diferencias de género aparecen de forma clara al analizar los sectores y las ramas de ocupación, pero donde de forma más nítida aparecen las diferencias es al descender al desglose de los sectores a las ramas, hasta el punto de que es fácil detectar ramas de actividad femenina y ramas de actividad masculina. Las mujeres dominan en las ramas más precarizadas con feminizaciones superiores al 50%, y están sobrerrepresentadas en otras ramas también muy precarizadas. Esta división del trabajo por sexos en los sectores y ramas de actividad, refuerza la mayor precariedad laboral de la mujer trabajadora y la tradicional división patriarcal del trabajo trasladada al actual mercado laboral. A todo ello se une la incidencia y repercusión que tiene la privatización de servicios públicos en la precarización del trabajo de las mujeres. Y si ponemos la guinda del pastel que supone el recorte en las ayudas a la Dependencia, y a derechos consagrados como el aborto, es fácil construir el retrato de la actividad laboral femenina en nuestro país. Por otra parte, la representación de la mujer en los puestos directivos de las grandes empresas, fundaciones y organizaciones es mínima con respecto a los hombres, y la paridad es un objetivo aún muy alejado de su alcance.

 

capitalismo284.jpgEn cuanto a las ocupaciones, si no se cuenta a las Directoras de empresas y de las Administraciones, las mujeres están dentro de los extremos de una horquilla de altas (más del 28%) y de bajas (casi el 45%) cualificaciones; tienen una presencia muy importante en el sector público debido al tipo de actividad que desarrolla, su modalidad de acceso más objetiva (concurso-oposición) y el hecho de ofrecer mayor estabilidad y mejores oportunidades de promoción que el sector privado. Las mujeres poseen una mayor salarización que los varones, y también mayores índices de precariedad objetiva, son más dependientes económicamente, y están más inmersas en la temporalidad, el trabajo parcial y la estacionalidad. Menos en los sectores de la pesca, minería, venta y reparación de vehículos y otras actividades sociales, la salarización de la mujer es superior a la del varón, de ahí que se pueda hablar de un proletariado femenino de nuestros días, a diferencia del tradicional, que era y es masculino.

 

Por su parte, las políticas de conciliación en España, centradas en permisos y excedencias así como casi exclusivamente dirigidas a mujeres, dificultan el mantenimiento a largo plazo de la mujer en el mercado laboral (dada la misma esencia machista en la orientación de este mercado), y son responsables de muchas de las desigualdades, como por ejemplo la brecha salarial. Las políticas de natalidad son otro problema. En nuestro país, el hecho de tener un hijo supone una reducción de la jornada laboral al 33% de las mujeres, disminuir sus oportunidades de promoción al 26%, sufrir discriminación laboral al 10,5% y abandonar el trabajo al 25% (según datos del año 2011). Por tanto, y a tenor de todos estos datos, es necesario una reorganización de los tiempos sociales más adaptada a las necesidades familiares y personales, y que elimine las desigualdades entre los géneros. Pero ello supondría reducirle al actual capitalismo depredador algunas de sus mejores armas de explotación, por lo cual es una cruenta lucha que debemos sostener desde la clase trabajadora, bajo una mirada sexo-genérica. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías