Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 junio 2014 7 29 /06 /junio /2014 23:00

"El capitalismo es el genocida más respetado del mundo"

(Ernesto Che Guevara)

 

 

 

 

capitalismo321.jpgPor ir concluyendo ya el estudio de la clase trabajadora en nuestro país, antes de pasar a la formación del capitalismo español, vamos a constatar otras diferencias dentro de la misma, referidas a derechos laborales, salarios y jornada, entre otras cosas. Dentro de la gran diferencia entre trabajadores/as precarios/as y no precarios/as, los grupos expuestos en artículos precedentes de esta serie no son, a su vez, homogéneos, ni tan siquiera poseen dentro de ellos un elemento nucleador a partir del cual podría formarse un subgrupo hegemónico. En primer lugar, todos ellos poseen problemas que superan claramente el nivel de la clase social, es decir, son supraclasistas. Esta problemática por encima de la clase no se da, sin embargo, en esa primera gran división que cubre a todo el espectro de la clase y de todos los grupos dentro de ella, la ya señalada entre trabajadores precarizados y no precarizados.

 

En segundo lugar, los tipos de diferencias que se dan dentro de un grupo afectan a todos los demás. Pero además, las expuestas no son todas las diferencias que se dan dentro de la clase, ya que la procedencia de clase, la educación formal, la cultura, los derechos en el trabajo, las condiciones y los sistemas de trabajo a los que están sometidos, las diferentes jornadas, las retribuciones económicas, y algunos otros factores, marcan nuevas diferencias dentro de la clase, y dentro de cada grupo, impulsando una cada vez mayor atomización, si bien claramente condicionada por la situación de precario o no-precario. En los siguientes párrafos nos detendremos en tres elementos diferenciadores que parecen fundamentales:

 

capitalismo322.jpgLos derechos laborales y las condiciones en las cuales se realiza el trabajo son un elemento más que ahonda la diferenciación entre precarizados y no precarizados. Téngase en cuenta que todos los sumergidos, la inmensa mayoría de horas que trabajan a través de subcontratas, gran parte de los temporales, los que podríamos llamar fuera de convenio y otros, no tienen ni tan siquiera formalmente el derecho a la representación sindical, ni a elegir y ser elegidos representantes de sus compañeros. Y téngase en cuenta también que, en un país donde predominan las pequeñas y medianas empresas, como el nuestro, los derechos básicos no existen dentro de muchas de ellas, en función del número de trabajadores.

 

capitalismo323.jpgAl no existir representación sindical (y esto puede ocurrir incluso en empresas con algunos cientos de trabajadores) se les mantiene en una situación de "limbo negociador", teniendo que pactar normalmente de forma individual sus condiciones de trabajo y remuneración directamente con el empresario, lo cual crea auténticas situaciones de indefensión y oscurantismo laboral. Antes de las dos últimas reformas laborales y de la negociación colectiva, el número de fijos con contratos de conversión, es decir, con menos derechos reconocidos, era de 4,5 millones, un 26% de los asalariados/as, que sumados al 32,5% de los temporales, 5,6 millones, suponían más de 10 millones, casi el 60%, con los derechos disminuidos. Por su parte, en el mercado de trabajo están 1,1 millones de inmigrantes (datos de 2012) sin permiso de residencia, es decir, privados de todo derecho. Además, el 80% de los trabajadores/as inmigrantes se encuentran en la misma categoría con la que empezaron a trabajar hace 7 años o más. De los casi 5,3 millones en situación de desempleo reconocidos, no llegan al 40% los que cobran algún tipo de prestación por desempleo, y a ellos hay que añadir más de medio millón que estando realmente en paro, no son reconocidos como tales por los servicios públicos de empleo debido a las sucesivas reformas, siempre en sentido restrictivo, que se han venido realizando en la toma de datos de la propia encuesta del INE.

 

capitalismo324.jpgEl 70% de los asalariados/as con un convenio superior al de empresa lo están en uno con cláusula de descuelgue empresarial, lo que quiere decir, se utilice o no, que están al libre albedrío del empleador. Solamente el 55% de los/as asalariados/as oficiales están cubiertos por un convenio colectivo, y sólo el 5,5% lo están por un convenio de empresa, a lo que hay que añadir que estas estadísticas no son nada fiables. Yendo más allá, el 47% no tienen derecho ni a elegir ni a ser elegidos representantes de sus compañeros, cifras que disminuyen después de la entrada en vigor de cada reforma laboral. Pero no queda aquí la cosa, pues las patronales se empeñan en continuar sacando jugo a esta situación ya de por sí degradada y degradante, proponiendo por ejemplo la figura del contrato único, o proponiendo el despido completamente libre y gratuito durante el primer año, mientras los escándalos de fraude y corrupción de estos desalmados empresarios llenan diariamente las páginas de los periódicos y las portadas de los informativos. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías