Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 septiembre 2014 7 28 /09 /septiembre /2014 23:00

"Ahora ya está claro que la actual combinación entre estricta austeridad fiscal y duras reformas del mercado laboral no está dando el resultado deseado...Insistir en un tratamiento que está matando al paciente es un disparate que ya no nos podemos permitir. Europa podría adoptar una estrategia más equilibrada que, a diferencia de la austeridad pura y dura, sí está demostrando que funciona"

(Raymond Torres, Director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT)

 

 

 

 

 

 

capitalismo411.jpgBien, en el artículo anterior de esta serie ya citamos a algunas cuantas empresas multinacionales, como buenos ejemplos del capitalismo internacional. Vamos en la presente entrega a centrarnos en una de ellas, como pudiera ser cualquier otra, para exponer su inmenso poderío transnacional, y la gran impunidad de que goza en sus prácticas. Se trata de la norteamericana WalMart, el número uno de los supermercados y la empresa más grande del mundo, según la lista Fortune Global 500. Nos vamos a basar para nuestra exposición en un estupendo artículo de Alberto Maestre, un ex trabajador de la propia compañía, que nos cuenta con gran conocimiento de causa algunos de sus desmanes. Porque de hecho, la segunda empresa con más beneficios de Estados Unidos es, a su vez, la más denunciada por sus abusivas prácticas laborales. Sólo en USA, más de dos millones de personas trabajan para este gigante del mercado mundial.

 

capitalismo412.jpgUn inmenso centro comercial donde venden de todo (alimentación, ropa, electrodomésticos, calzado, muebles, productos de jardinería, óptica, servicios de reparación de automóviles, peluquería...), incluso armamento y munición (cómo no hablando de EE.UU., donde como sabemos, hasta a los niños de 8-9 años se les enseña a manejar armas). Pero sus trabajadores, como hemos dicho, se llevan la peor parte. Se les intenta convencer para pagarles parte de su sueldo en acciones de la compañía, se insta a la feroz e implacable competitividad mediante la publicidad de ciertos bonus en caso de cumplir objetivos de productividad inalcanzables en la práctica, ayudando a crear la ilusión de que el responsable del sueldo del trabajador/a es él o ella misma/o, y no la empresa. En el modelo WalMart se contrata o se despide automáticamente según las ventas suban o bajen, sin contemplar ningún tipo de especialización del trabajo. Los trabajadores WalMart, la inmensa mayoría de ellos contratados a tiempo parcial, son a menudo chantajeados con la promesa de trabajar horas extra no declaradas.

 

capitalismo413.jpgY como no podía ser de otra manera, WalMart es un campo vedado a la lucha, la reivindicación, y la participación sindical. Una plantilla tan inmensa no contempla mecanismos para la representación de los trabajadores de forma brutal, mezquina y delictiva, bajo mafiosas y veladas prácticas. Por tanto, en WalMart no hay lugar para los sindicatos, y además, las leyes se lo permiten. Alberto Maestre nos cuenta que cuando los carniceros de un WalMart de Texas decidieron organizarse en un sindicato para defender sus intereses, la empresa decidió prescindir de todos los carniceros del planeta, y pasar a vender únicamente carne empaquetada en bandejas. O que cuando los trabajadores del hipermercado de Jonquiere, en Québec, se organizaron en un sindicato, WalMart  no dudó en cerrar, despedir a todos los trabajadores y abandonar ese pueblo. Y por supuesto, no podemos dejar de hablar del efecto devastador sobre la economía de las zonas donde WalMart existe. Instalándose en las afueras de las ciudades, con unos costes laborales mínimos y con una política de precios diseñada para eliminar a toda su competencia, destruye muchos más puestos de trabajo de los que crea, que además, como hemos visto, son puestos tremendamente precarios.

 

capitalismo414.jpgLa empresa, que gasta millones de dólares en donaciones políticas, mantiene buenas relaciones tanto con Demócratas como con Republicanos. Y no sólo estadounidense, sino con el resto de los gobiernos de los países donde están instalados. Pues bien, despiadados gigantes como éste es lo que crea el capitalismo globalizado al que asistimos, con plenos poderes para hacer y deshacer a su antojo, y a su vez, presionando cada vez más para que las posibles leyes que puedan ir saliendo siempre vayan en su beneficio. Pero cerremos el círculo de este salvaje capitalismo, para no dejar piedra sin remover, y que los lectores puedan hacerse una idea global de cómo funciona el sistema en su conjunto. Centrémonos en el caso de USA, por ser el más paradigmático, aunque bien podríamos hacerlo en cualquier otro país. Acabamos de conocer salvajes empresas que maltratan a sus trabajadores...bien, ¿por quién son apoyadas estas empresas? En Estados Unidos, sobre todo, por el Partido Republicano, que es su mejor valedor, y el que apoya la aplicación de las diferentes medidas legales que se aprueban para que dichas empresas puedan actuar como actuán...bien, ¿quiénes apoyan al Partido Republicano? Fundamentalmente, y con esto cerramos el círculo, grandes empresarios, mecenas y fundaciones a su servicio que financian económicamente sus campañas electorales, incluso sus propios presupuestos.

 

capitalismo415.jpgTomando como referencia la información aparecida en un artículo de Fátima Fafatele, vamos a poner como ejemplo a uno de estos magnates, como es Paul Singer. Se trata de un multimillonario, firme defensor y mecenas del Partido Republicano estadounidense, y cercano al ultraconservador Tea Party. Es el dueño de un imperio formado por un montón de empresas distribuidas en redes y esparcidas entre varios paraísos fiscales, con oficinas por todas partes del mundo, con miles de millones de dólares en activos, y especulando, entre otros muchos productos, con deudas públicas de terceros países, violando la soberanía de dichos pueblos. Paul Singer, con una fortuna personal reconocida y estimada en unos 1.500 millones de dólares según la revista Forbes, fue el mayor financiador de la campaña presidencial de George W. Bush en 2004 con 3 millones de dólares, financió la campaña presidencial de Mitt Romney con un millón de dólares en 2012, la del alcalde republicano de Nueva York, Rudolph Giuliani, y es también el mayor donante de la propia policía de Nueva York. Así pues, como uno de los principales aportadores del Partido Republicano, juega un papel importante en la política estadounidense, y dada la gran influencia de EE.UU. en el escenario internacional, también en éste. La fundación que lleva su nombre, The Paul E. Singer Foundation, le elogia por sus actividades de filantropía, su liderazgo en la expansión del libre comercio, su gestión a favor de la seguridad nacional de EE.UU., y para el futuro de Israel. Como ya hemos relatado, no se puede practicar una política más cínica, hipócrita y criminal. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías