Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
17 noviembre 2014 1 17 /11 /noviembre /2014 00:00

"Si cuido a los pobres me llaman santo; si pregunto porqué son pobres, me llaman comunista"

(Hélder Cámara)

 

 

 

 

Necesitamos no sólo preguntar porqué son pobres, característica estructural del capitalismo que ya hemos expuesto, sino también transformar la sociedad para que dichas diferencias sociales dejen de existir. Con ello no queremos decir que queramos una sociedad plana en todos los sentidos, donde todo el mundo gane lo mismo, se dedique a lo mismo, o tenga las mismas aspiraciones. Lo que perseguimos es eliminar las tremendas desigualdades sociales existentes, y proporcionar a toda la ciudadanía las condiciones básicas necesarias para una vida digna. Y tenemos claro, como estamos viendo, que una transformación fundamental para conseguirlo es la planificación democrática de la economía. Por tanto, la primera idea que debemos tener clara para elaborar una alternativa a la crisis es que se debe conseguir la transformación de la sociedad para alcanzar la nacionalización de las grandes empresas. Con ello se trata de proporcionar un carácter social, en lugar de privado, y someter a control democrático algo que ya es fruto de una labor social de millones de trabajadores/as y que afecta a la vida de toda la sociedad.

 

socialismo481.jpgEmpresas como las energéticas, del agua, de los transportes públicos, de las telecomunicaciones, de la banca, de la alimentación, y un largo etcétera, controlan y hacen depender hoy día la vida de millones de personas, no sólo en nuestro país, sino en muchos otros. Porque además, dichas empresas se han convertido en auténticos monstruos transnacionales, con un inmenso capital fraccionado por todo el mundo, y accionistas (terceras empresas y particulares) nacionales y extranjeros. Y está claro que estamos hablando de servicios completamente básicos y fundamentales como para que estén en manos privadas...¿o es lógico que la alimentación de las personas, o su posibilidad de disponer de electricidad en sus hogares o empresas, o los ahorros de toda su vida, estén en manos privadas, sujetos a los vaivenes e inestabilidades de los mercados? Rotundamente NO. Pero claro, en cuanto mencionamos estos asuntos, los acólitos defensores a ultranza del neoliberalismo nos sacan lo que ellos entienden que son los "trapos sucios" de la izquierda, es decir, las nefastas experiencias o intentos del pasado. De entrada, la historia nunca es como nos la cuentan desde la clase dominante. Es cierto que la experiencia de la antigua U.R.S.S. fracasó. Pero los fracasos concretos no invalidan las tesis, así que lo que debemos hacer es analizar profundamente los errores que se cometieron por parte de sus protagonistas, para no volverlos a reproducir en el futuro.

 

socialismo482.jpgDe ella (de la experiencia de la U.R.S.S.) hemos aprendido que no basta con nacionalizar las fuerzas productivas, sino que además, hay que garantizar el control democrático de las mismas, para evitar que surja un monstruo burocrático que ahogue la economía y a toda la sociedad. Si sólo nos limitáramos a cambiar la propiedad privada de dichas empresas a propiedad social (del Estado) podría volver a ser gestionada, en vez de para el interés general, para el interés particular de dichos políticos o funcionarios. Por tanto, la clave está no sólo en la propiedad pública de dichos sectores, sino en la gestión democrática de los mismos por parte de toda la sociedad. Siguiendo con el ejemplo de la antigua U.R.S.S., no deja de ser curioso que la mayoría de los nuevos capitalistas rusos sean antiguos burócratas de la época estalinista, lo que demuestra que han pasado de gestores privilegiados de las fuerzas productivas, a ser directamente sus dueños. Por tanto, socialismo y control democrático de la economía y la sociedad deben ir unidos, o ambos fracasarán estrepitosamente, como ha ocurrido en épocas pasadas, épocas y fracasos que la actual oligarquía se encarga de traernos a nuestra memoria cada vez que se plantea recuperar el socialismo o el comunismo como modelos de sociedad.

 

socialismo483.jpgDe esta forma, si los trabajadores comprueban que la dictadura del empresariado ha sido sustituida por la dictadura de nuevos burócratas privilegiados, el socialismo no podrá funcionar. Tendremos por tanto que garantizar el control real y cotidiano de las empresas, la eliminación de privilegios salariales, la limitación de mandatos en los puestos directivos, y toda una serie de medidas de control democráticos, al igual que en el resto de la sociedad, si queremos que la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía tenga éxito, y alcance su verdadero objetivo, que no es otro que garantizar la riqueza colectiva e igualitaria de la sociedad a la que sirven. Pero por supuesto, no basta sólo con esta medida. Hoy día, la enorme productividad del trabajo y la incorporación al mismo de la mujer, a la que (dicho sea de paso, aunque deberemos detenernos más en su momento) debemos garantizar las mismas condiciones laborales que a los hombres, unido a la incorporación masiva al mundo del empleo de toda la masa laboral inactiva (personas en situación de desempleo, o condenados al subempleo perpetuo), permitiría generalizar una jornada laboral reducida, sin pérdida de salario, de tal forma que la participación en el control de la sociedad, en la actividad y participación política y democrática en el mejor sentido de la expresión, sería algo al alcance de todos.

 

socialismo484.jpgBajo el capitalismo, ya lo hemos visto, el aumento de la productividad no libera al ser humano de la explotación, sino que únicamente contribuye a engordar la cuenta de resultados del empresario, y la tendencia conduce a reducir plantillas (con todos los beneplácitos legales) para poder explotarlas más intensamente, en toda una serie de prácticas de auténtico "terrorismo empresarial". Las largas jornadas de trabajo son un obstáculo a la participación democrática en la sociedad (incluso son un obstáculo para el propio cultivo y disfrute personal de la clase trabajadora), pero esta tendencia debe ser reconducida. Porque además, las nuevas Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC) permitirían interconectar toda la economía y harían posible que toda la ciudadanía pudierar participar activamente, con suficiente información, en la toma de decisiones sobre todos los asuntos que les atañen. Estamos haciendo una revisión de todas estas posibilidades en nuestra serie de artículos "Objetivo: Democracia", que recomiendo a los lectores. Los mismos mecanismos que hoy día utilizan las grandes empresas para su gestión interna, así como los sistemas financieros que dominan al conjunto de la economía, servirían al conjunto de la sociedad para controlar el buen funcionamiento de los grandes sectores productivos de la economía real. Por tanto, hemos de concluir sin ningún género de dudas que se dan las condiciones para, en lo que a los grandes sectores productivos se refiere, sustituir el mecanismo de mercado para la asignación de los recursos, por una planificación democrática, por una administración racional, controlada y social de los recursos. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías