Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
8 diciembre 2014 1 08 /12 /diciembre /2014 00:00

"Dentro de ese programa coherente del que he hablado una de las medidas fundamentales son los impuestos a los más ricos. Yo, como Thomas Pikkety, soy partidario de crear un impuesto confiscatorio del 80% ó 90% de su renta al 1% más rico de la población. La concentración de riqueza empieza a ser intolerable. Franklin Delano Roosevelt lo hizo en 1938 en Estados Unidos y no era precisamente un izquierdista. Con esos ingresos un gobierno progresista podría poner en marcha un nuevo modelo económico y social"

(Eric Toussaint, Presidente del CADTM)

 

 

 

 

Y una vez conseguida la nacionalización de los principales sectores productivos del país, y puestos los recursos bajo controles democráticos, ya será posible comenzar a caminar, poco a poco (esto no es cosa de un día para otro), en la consecución de los derechos fundamentales de la clase trabajadora, hoy día diluidos por la influencia de los mercados, esto es, del poder económico de la clase dominante. El punto de partida deben ser las necesidades más inmediatas del sector de población más vulnerable, la satisfacción de sus necesidades perentorias, no sólo en el centro de trabajo, sino también en el hogar. El reciente lema de las Marchas por la Dignidad puede servirnos de referencia: "Pan, Trabajo, Techo y Dignidad". Ahí puede resumirse todo. Cuidado infantil, educación, vivienda, transporte público, pensiones, ocio, derechos legales, etc. Debemos no sólo derogar todas las contrarreformas que han debilitado o anulado derechos previamente conquistados gracias a la lucha de la clase obrera, sino luchar por la eliminación de toda legislación discriminatoria en cualquier sentido. 

 

socialismo511.jpgLa sociedad socialista debe luchar por conseguir la completa igualdad de la mujer y el hombre ante la ley, reconocer y garantizar los derechos de las mujeres, sobre todo los relativos a la libertad sexual y reproductiva, reconocer los derechos afectivo-sexuales de la comunidad LGTBI, reconocer a la propia naturaleza como sujeto de derechos, así como al resto de seres vivos que la forman. De esta forma, feminismo y ecologismo se unen al socialismo del siglo XXI como ejes transversales de acción, como guiones a tener en cuenta en todas las transformaciones de la sociedad. El principal problema de base son los recursos económicos para poder sufragar todas esas transformaciones. Un programa de auditoría ciudadana de la deuda, que proponga la reestructuración de la misma, y la quita de la parte ilegítima surgida de concesiones a la especulación y al gran capital, junto a una reforma fiscal progresiva y la lucha contra la evasión fiscal y la economía sumergida, nos proporcionarán los mínimos recursos necesarios para poder comenzar a trabajar. A continuación, vamos a comentar lo que pudiera ser un programa económico básico, al estilo del que está proponiendo la formación política PODEMOS, brillantemente asesorada por economistas de izquierdas de reconocido prestigio. Comencemos por el empleo, pilar fundamental que hemos de recuperar.

 

socialismo512.jpgTodo el mundo tiene el derecho a poder trabajar, pero en condiciones dignas, con un salario que le permita vivir, solo o en familia, de forma digna. Para ello es necesario reducir de manera inmediata la jornada laboral semanal a 35 horas, sin disminución salarial equivalente en ningún concepto. Se deben eliminar las horas extra, salvo por casos de fuerza mayor en aquéllos casos previstos y reconocidos por convenios colectivos, y se establecerán 31 días de vacaciones anuales. No obstante, la tendencia a medio y largo plazo debe ser reducir aún más la jornada laboral, a 32 horas semanales, para repartir el trabajo, sin reducción salarial. Con ello, al igual que la reducción de la edad de jubilación, estimulamos el mercado laboral, repartimos el trabajo y lo extendemos al mayor número de personas que forman población activa, esto es, en edad y con deseos de trabajar. Al respecto del reparto del trabajo, en siguientes entregas de esta serie volveremos sobre este asunto, para tratarlo con más detenimiento. Debemos adelantar la edad de jubilación a los 60 años, incentivada mediante contratos de relevo. Por su parte, se elevará la pensión mínima hasta los 1.100 euros mensuales, equiparando también a esta cifra el Sueldo Mínimo Interprofesional (SMI).

 

socialismo513.jpgDebemos reincorporar a todos los trabajadores públicos despedidos de sus empleos, volviendo a las anteriores tasas de amortización de puestos por jubilación en todas las Administraciones Públicas, y relanzando los oportunos Planes de Empleo Público, hasta conseguir paulatinamente el mismo porcentaje de población trabajando en los sectores del Estado del Bienestar de los países europeos más avanzados. Está demostrado que si alcanzamos este nivel, el desempleo se reducirá drásticamente. Debemos volver a recuperar para el sector público las Empresas y Fundaciones que apoyan a la propia Administración, pero bajo un criterio de eficacia y eficiencia demostrables. El objetivo último en este tema es establecer un plan de incremento de las plantillas públicas en función de las auténticas necesidades sociales, y del cumplimiento de las 35 horas de jornada semanal antes enunciado, así como la restitución de todos los derechos perdidos en anteriores contrarreformas laborales y de la Administración. En el mundo del empleo privado, además de ello, hemos de establecer topes de sueldo máximo, por ejemplo al nivel de 5 veces el SMI, aplicable también a los sueldos de nuestros representantes políticos.

 

Por su parte, todas las empresas privadas con viabilidad económica tienen que restituir a los trabajadores despedidos y aumentar progresivamente sus plantillas hasta aplicar las 35 horas semanales propuestas, así como el adelanto de la edad de jubilación. Ninguna empresa privada que obtenga beneficios podrá declarar un ERE en su plantilla, y se instaurará una reforma empresarial, como parte del nuevo modelo productivo, que abandone los paradigmas del trabajo precario, y de la desregulación laboral, así como recupere la importancia de los órganos de representación de los trabajadores, y el papel de los Convenios Colectivos. Las tareas de búsqueda de empleo y tratamiento de la situación de desempleo volverán a ser gestionadas desde empresas y organismos públicos, desapareciendo las ETT (Empresas de Trabajo Temporal). Se anulará la actual casuística de posible despido para los trabajadores, volviendo a los criterios de racionalidad y causalidad ya recogidos anteriormente por el Estatuto de los Trabajadores. En caso de problemas, la viabilidad o no de una empresa privada la establecerá y decidirá una comisión compuesta por una representación de los trabajadores de la misma, y de la Administración competente, mediante una auditoría completa de la empresa. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías