Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 diciembre 2014 1 15 /12 /diciembre /2014 00:00

"En definitiva, lo que esta crisis pone de manifiesto es el agotamiento de un sistema económico, de un modo de producción, de unas relaciones de propiedad, en las que se ha basado lo fundamental de la economía de las sociedades humanas en los últimos siglos"

(Manifiesto IU "Un programa para transformar la sociedad")

 

 

 

 

 

socialismo521.jpgBajo la nueva situación que se abriría si se ponen en práctica las medidas ya comentadas en artículos anteriores, sería posible poner en marcha la mejor defensa y el mejor contraataque contra el desempleo, como es un Plan de Creación de Empleo Público, volviendo a recuperar derechos, estabilidad y seguridad en los puestos de trabajo. Su cuantía vendría determinada (no es una foto fija, iría creciendo en sucesivas convocatorias) por el objetivo de alcanzar el pleno empleo, aunque esto no se consigue de un día para otro, máxime con las altas tasas de desempleo juvenil, desempleo de larga duración, desempleo femenino y desempleo para mayores de 45 años. Pero dada la demostrada incapacidad del sector privado para lograr el pleno empleo (de hecho es el primer interesado en que exista desempleo, para ostentar posiciones de fuerza), la espina dorsal de la propuesta laboral en una sociedad socialista es el desarrollo del sector público, que tendrá que plantearse como objetivo el acabar con el desempleo. Esto rompe con otro de los paradigmas que nos han querido inculcar desde las políticas neoliberales, como es el mantra del emprendimiento, como la panacea para solucionar todos nuestros problemas, así como que la clase empresarial es la que crea empleo.

 

socialismo522.jpgDebemos volver a recuperar el empleo público como pieza fundamental del sistema, y lograr que la tasa de población que se encuentre trabajando en alguna faceta, derecho o servicio del Estado del Bienestar sea cada vez mayor. Con ello no sólo contribuimos a erradicar el desempleo, sino a construir una sociedad con mayores niveles de protección social. Debemos fijar el Salario Mínimo Interprofesional, para garantizar un nivel de vida digno, así como la reactivación del consumo (y con ello la reactivación de la propia economía real), alrededor de unos 1.100 euros brutos mensuales (y 14 pagas) y una escala móvil de salarios, que garantice el mantenimiento de su poder adquisitivo. Asímismo, debemos establecer un Salario Máximo de 5.500 euros brutos mensuales (y 14 pagas) en las empresas públicas. Todo ello son medidas encaminadas a acabar con el modelo de la precariedad laboral que se nos ha impuesto, acrecentado con la excusa perfecta de la crisis. Hay que suprimir el contrato temporal por circunstancias de producción. El resto de los contratos laborales de duración determinada deberán cumplir el principio de causalidad bajo supervisión estricta de las Administraciones Públicas, la Inspección Laboral y los sindicatos. Hay que prohibir igualmente las Empresas de Trabajo Temporal (ETT), así como retirar las competencias en búsqueda de empleo a cualquier empresa privada. Dichas funciones pasarán de nuevo al ámbito público. Igualmente, la gestión del desempleo, de la Renta Básica (que proponemos sustituya a cualquier otra perstación en caso de situación de desempleo) y de la colocación será pública en su totalidad.

 

socialismo523.jpgDebemos promulgar con carácter inmediato (llámese Renta Básica, Renta de Inserción o con cualquier otro nombre) un subsidio de desempleo indefinido mientras no se garantice un puesto de trabajo digno, nunca inferior al SMI establecido, pues ninguna persona debe carecer de los ingresos suficientes para poder vivir con dignidad. Esta medida es, además, imprescindible para poner en marcha una transformación del sistema productivo sin que eso suponga arrojar a la miseria a millones de trabajadores. Y todo ello, sin perder de vista en el horizonte la extensión de dicha Renta Básica a las características de universalidad, individualidad e independencia de rentas. Alcanzado ese objetivo, liberaremos a la clase trabajadora de la necesidad de sobrevivir únicamente mediante su fuerza de trabajo, así como cualquier atisbo de abuso empresarial. Todas estas medidas de carácter laboral entroncan con las medidas de carácter social, que vamos a pasar a comentar a continuación. Como mínimo y de forma general, el Estado debe garantizar todos los siguientes derechos de una manera digna: el trabajo (o en su caso la prestación), la vivienda, la sanidad, la educación, y la atención social en situaciones de dependencia. No es que dichos derechos vengan escritos y declarados en una Constitución, sino que deberán estar plasmados en ulteriores regulaciones, leyes y normativas que los garanticen de hecho. Pero no nos quedamos sólo aquí.

 

socialismo524.jpgTodos los servicios públicos privatizados serán devueltos al sector público. Sus trabajadores serán subrogados. Las empresas privadas afectadas serán indemnizadas, tras una auditoría de las mismas y del servicio prestado, que determine el estado real de la empresa en cuestión, y su cumplimiento de los pliegos de condiciones, hasta un máximo de 100.000 euros por accionista y sin superar en ningún caso el precio que se pagó por su privatización. Esto incluirá los centros sanitarios de la red pública que han sido construidos y gestionados por la iniciativa privada, así como todo el conjunto de subservicios o servicios complementarios o auxiliares que se hayan externalizado a terceras empresas privadas. Sobre todo, hay que quitar del ámbito privado los servicios públicos que garantizan el Estado del Bienestar, pues con ellos no se debe hacer negocio. Su único prisma es la rentabilidad social. En este sentido, se deberán suprimir los conciertos con entidades educativas y sanitarias privadas en un plazo limitado de tiempo, pudiendo elegir los centros concertados de enseñanza entre incorporarse a la red pública de centros si reúnen las condiciones adecuadas para ello, con la subrogación de las plantillas, o bien seguir ejerciendo su labor como centros privados, pero sin ayudas.

 

socialismo525.jpgSe debe crear una Agencia Pública de Dependencia en todas las Comunidades Autónomas (o Estados Federados), que garantice con prestaciones directas la cobertura a todas las personas dependientes. Ante tanto desaguisado del ámbito privado, debemos poner en marcha también un Plan de Ampliación de los Servicios Públicos, aumentando progresivamente la inversión social, de forma que se elimine el tremendo déficit social que padecemos con respecto a los demás países europeos, acabando con el histórico subdesarrollo social del Estado Español, que arrastramos desde los tiempos del franquismo, y que el bipartidismo no ha querido corregir. El primer paso para la consecución de dicho fin será restituir a sus antiguos empleos a todos los trabajadores públicos despedidos durante las sucesivas etapas de recortes de los últimos gobiernos. Se establece igualmente la prohibición de deshauciar a cualquier persona o familia de su vivienda habitual, por carecer de recursos suficientes para pagar su hipoteca. La vivienda afectada por esa situación pasará a formar parte del Parque Público de Vivienda, y la familia que la ocupaba pagará un alquiler de acuerdo a sus posibilidades económicas, sin que nadie pueda echarles de la misma.

 

socialismo526.jpgSe potenciará el régimen de alquiler social frente al de propiedad, y aunque no es la medida deseada, se podrá aplicar la dación en pago con carácter retroactivo a todas aquéllas familias que hayan sido deshauciadas de sus casas, por falta de ingresos suficientes. Igualmente, se creará un Parque Público de Viviendas de Alquier Social, completamente de gestión pública. Los responsables de su gestión serán las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos correspondientes. Tras una auditoría detallada, todas las viviendas bajo propiedad de las entidades financieras que reúnan las condiciones para ello, se considerarán expropiadas y se incorporarán a dicho Parque Público. Bajo esta filosofía en la que prima el derecho a la vivienda, y en despojar a ésta de cualquier objeto de especulación, ninguna vivienda podrá estar vacía, salvo causa debidamente justificada. Comunidades Autónomas (o Estados Federados) y Ayuntamientos, mediante las correspondientes Agencias Públicas de Alquiler, velarán por el cumplimiento de esta norma, garantizando que todas las viviendas se alquilan a precios asequibles en función de la renta de las personas y familias, y dando garantías a los propietarios tanto del cobro del alquiler como del buen uso de la vivienda. Una familia propietaria de una vivienda alquilada podrá disponer de ella apenas lo necesite cualquiera de sus miembros para vivir en ella, o bien desee venderla. No obstante, todos los posibles realojos de los inquilinos quedarán garantizados. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías