Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 noviembre 2013 5 22 /11 /noviembre /2013 00:00

Hace 23 años de la aprobación del Tratado de Maastricht (1992), plasmación en Europa de los postulados del llamado Consenso de Washington (1990), y la necesidad de crear otra Europa es evidente. La incapacidad de los dirigentes europeos, de sus Instituciones y de su anatomía neoliberal, donde predominan los intereses del capital financiero, hacen inviable la construcción de una Europa de los Pueblos y de los Ciudadanos, donde las personas sean las destinatarias de unas políticas respetuosas con los Derechos Humanos, donde primen la justicia social y la redistribución de la riqueza. La Europa del Capital ya ha demostrado con creces que es inviable, si de verdad pretendemos crear un marco supranacional de auténtica convivencia entre la población europea.

 

otra_europa1.jpgMientras nuestro país se desangra (al igual que Grecia o Portugal, por citar más ejemplos), con un paro desbocado y una deuda pública impagable, desde la Comisión Europea (parte de la famosa Troika) se nos insta a continuar por la senda de las "reformas estructurales", que sólo representan la consolidación de las políticas que nos han traído a esta situación. Pero desde las Instituciones Europeas, desde su increíble cinismo, continúan con su doble juego de denunciar nuestros "profundos desequilibrios macroeconómicos", mientras nos obligan continuamente a la implementación de nuevas medidas que nos conducen al mismo abismo que luego ellos mismos se encargan de criticar. La situación es insostenible. Mientras desde esta Europa se sigue jugando a este macabro juego del empobrecimiento del mundo del trabajo, las grandes multinacionales no hacen más que agrandar su poder y sus beneficios, y además se permiten el lujo de anunciar públicamente que ya hemos salido de la crisis, o de darle bombo y platillo al supuesto "final" de nuestro rescate bancario.

 

otra_europa2.jpgLa gravedad de la crisis, las dinámicas y las políticas impuestas por la oligarquía financiera desencadenan cada vez mayores rechazos sociales y auténticos combates de clase. En este contexto, podemos afirmar que la actual situación europea revela, de forma nítida, los verdaderos objetivos del proceso de construcción europea iniciado en los años 50 del siglo pasado, y acelerado con el Tratado de Maastricht y siguientes, hasta el último Tratado de Lisboa, y que nos ofrecen un auténtico panorama de fracaso, desolador en cualquier esfera que analicemos:

 

1.- Esfera Económica. Se deriva del fracaso del modelo elegido por la socialdemocracia, los conservadores y los liberales al aprobar en 1992 el Tratado de Maastricht, implantando el Consenso de Washington (1990) de globalización neoliberal, con una moneda única sin ningún marco previo de convergencia económico-social, sin estructuras políticas supranacionales, y con el desmantelamiento premeditado del Estado del Bienestar a través de la rigidez promovida mediante la instauración de los objetivos de reducción del déficit público, de los que se derivan las políticas de austeridad, recortes y reformas estructurales, que son simplemente eufemismos para la liquidación de derechos sociales y laborales.

 

otra_europa3.jpg2.- Esfera Institucional. Se hace evidente, al ser incapaz la Unión Europea con los mecanismos establecidos en el Tratado de Lisboa y ante una situación de urgencia como la actual, de respoder con un mínimo de eficacia y cohesión. El sometimiento al neoliberalismo más fanático y a sus beneficiarios convierte en inoperante todo el entramado institucional europeo, al ser incapaz de proporcionar una salida justa a la situación de crisis que ellos mismos han provocado. El hecho de que el Parlamento Europeo no sea el órgano ejecutor real de las políticas europeas es el mejor ejemplo de este fracaso.

 

3.- Esfera Social. Se constata el fracaso en esta esfera por el aumento de los niveles de exclusión social a los que se está llevando a la población a nivel europeo (22 millones de desempleados, 6 españoles), con millones de personas en el umbral de la pobreza, con un aumento del número de indigentes, con personas que no pueden cubrir una alimentación correcta, que no poseen una vivienda digna, un trabajo digno, que se ven abocadas a la precariedad o a la emigración. El progresivo desmantelamiento de los servicios públicos, el aumento de la desigualdad social, el retroceso en la protección de los Derechos Humanos, en los niveles de igualdad entre mujeres y hombres, o en el respeto a las distintas manifestaciones de la diversidad afectivo-sexual, son otras manifestaciones del fracaso social de esta Europa.

 

otra_europa4.jpg4.- Esfera Política. Se ha traducido en un retroceso de los partidos y fuerzas sociales defensoras del papel de lo público, favoreciendo por el contrario a las fuerzas políticas más conservadoras y extremas, hasta llegar a hacer peligrar los mismos cimientos de los Derechos Humanos y las reglas de convivencia democrática, instaurando gobiernos "tecnocráticos", la mayoría de ellos compuestos por altos directivos de empresas ligadas a intereses especulativos y/o agencias de calificación, sin pasar por las urnas, y estafando a la soberanía popular. Todo ello actúa de perfecto caldo de cultivo para el resurgimiento de fuerzas políticas de carácter fascista, que fomentan actitudes racistas y xenófobas, y que de hecho han entrado ya en diversos Parlamentos nacionales de algunos países europeos.

 

5.- Esfera Exterior. En la esfera de la política internacional, no puede ser más evidente el fracaso. Desde la UE, y en coherencia con su alineamiento con una OTAN hegemonizada por los EE.UU., se ha mantenido de forma inquebrantable una línea de actuación de carácter imperialista en defensa de los intereses de las grandes transnacionales, así como de hostilidad hacia los gobiernos populares (populistas, para ellos) que en mayor o menor medida hacen frente al neoliberalismo, incluyendo la participación activa en operativos militares de agresión (intervención, en su lenguaje) a naciones soberanas. Operaciones militares para dirimir zonas de influencia como las ocurridas en Libia o en el Líbano así lo atestiguan.

 

otra_europa5.jpg6.- Esfera Ideológica. Europa, cuna desde la época de la Ilustración del conjunto de valores y actitudes que se identifican con el progreso social, la defensa de los Derechos Humanos, la democracia y la modernidad, a través de esta paulatina imposición del modelo neoliberal ha derivado en la hegemonía del pensamiento individualista más acérrimo, desechando lo colectivo y lo público. Según ellos, lo moderno, lo que va con los tiempos, es la globalización capitalista y la libre circulación de intereses mercantiles y especulativos.

 

7.- Esfera Medioambiental. Las posturas de la Unión Europea ante las sucesivas Cumbres del Clima que se han venido celebrando, son mera propaganda, y suponen un desprecio inmenso por el medio ambiente, en beneficio, como siempre, del capitalismo más depredador de recursos, al que no le importan las consecuencias destructivas para el entorno, los animales y las personas.

 

8.- Esfera Energética. En esta esfera, por último, el modelo de crecimiento continuo e irreversible basado únicamente en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), provoca, entre otras consecuencias, la dependencia de los combustibles fósiles, lo que explica la colisión de intereses con Estados Unidos (y sus continuas guerras) por el control de las fuentes de tales reservas energéticas.

 

otra europa6Es lamentable que Europa, que debería erigirse en todas estas esferas como gran actor internacional, liderando en todas ellas un proceso de convergencia hacia políticas más sociales, progresistas, protectoras de la naturaleza y de los Derechos Humanos, se haya convertido en el más firme aliado del Gran Capital, olvidándose de todo lo demás. No     queremos esta Europa. Necesitamos, por contra, otra Europa que asegure medidas para controlar los mercados financieros, con la nacionalización de la Banca y de los sectores estratégicos, la defensa del sector público, los sectores sanitario, educativo y de atención social bajo control público, así como la planificación y el control por parte de la clase trabajadora sobre los sectores estratégicos de la economía. Queremos esa Unión Europea Socialista, aunque con la actual arquitectura institucional europea será imposible.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías