Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 diciembre 2013 1 09 /12 /diciembre /2013 00:00

"He luchado contra la dominación blanca y contra la dominación negra. He perseguido el ideal de una sociedad libre y democrática donde todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y conseguir. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir"

(Nelson Mandela, de su Alegato en el Juicio de Rivonia, 20 de Abril de 1964)

 

 

 

mandela1.jpgDe pocas personalidades a lo largo de la Historia podemos decir que su muerte haya causado tanto dolor internacional. Dirigentes de todos los países, de todas las naciones, de todos los continentes del mundo, de todas las ideologías, manifestaban sus muestras de pésame y dolor por la muerte de Madiba. La noticia nos llegaba el jueves pasado sobre la media noche: Nelson Rohlihla Mandela, "Tata Madiba", como le llamaban cariñosamente los suyos, el padre de todos los africanos, uno de los mayores líderes mundiales de toda la Historia, moría a los 95 años de edad, en su casa del barrio de Soweto de la capital de Sudáfrica, Johannesburgo. La "sonrisa de África" se había apagado. Alguien dijo de él, con plena razón, que quizá fuera el mejor candidato para ser "el Presidente de la Humanidad". Y en efecto, al lado de un Che Guevara, de un Ghandi, de un Yasser Arafat, de un Martin Luther King, de un Hugo Chávez, y de tantos otros grandes libertadores de sus respectivos pueblos, Mandela fue quizá el último gigante que nos quedaba. El último gigante en generosidad, en sabiduría, en carisma, en bondad, en inteligencia, en calidad humana.

 

mandela2.jpgRecojo las magníficas palabras de Manuel Tapial, en su artículo "La victoria moral y política de la resistencia", cuando afirma: "Ha existido una historia oficial a cada momento histórico que se ha encargado de hacernos creer que el terrorismo se vestía de negro en Sudafrica, con Kufiya en Palestina, con la hoz y el martillo en Cuba o tras el cuadro de Bolivar en Venezuela. Una historia oficial que ha tratado de manera humillante a estos rebeldes con causa en los momentos de su auge político, y que quienes la han escrito, no han dudado en cada circustancia de usar cualquiera de las herramientas a su alcance para deshacerse de aquellos que se oponian a sus intereses. Cada lider que ha dado la resistencia, catalogado por las élites dominantes en sus inicios como terroristas o amigos del terrorismo, ha terminado siendo un punto de referencia en ética y valores respetados hasta por sus más feroces enemigos". La Historia lo demuestra, y a ella nos remitimos.

 

mandela3.jpgNacido en 1918 en una aldea de la provincia oriental del Cabo, Mandela salió de un entorno pobre y rural para desafiar el poder del Gobierno opresor de la minoría blanca, llegando a ser una de las autoridades más respetadas, veneradas y amadas de todo el siglo XX, una especie de rey natural de su raza. Como un joven abogado, comenzó en 1944 a militar en el Congreso Nacional Africano, organización que luchaba contra la segregación racial en su país, en un clima donde el racismo, el odio y la violencia campaban a sus anchas. Violentos y sangrientos enfrentamientos dominaban el paisaje local, y él, gran admirador de Ghandi, eligió en primer lugar el camino de la no violencia, de la desobediencia civil y de la resistencia pacífica. Pero después se vio obligado a recurrir a las armas, por lo que fue encarcelado en el "Alcatraz de Sudáfrica", como ha sido llamada la Prisión de Robben Island, donde fue encarcelado bajo el famoso número 46664. Fue uno de los primeros en abogar por la resistencia armada al Apartheid en 1960, pero 30 años más tarde, cuando la minoría blanca del país comenzó a perder poder, defendió la reconciliación y el perdón, lo que le auparía al poder como una de las grandes figuras de la Historia.

 

mandela4.jpgMandela, que pasó 27 años en prisión (1963-1990), fue elegido Presidente de Sudáfrica (el primer presidente negro) en una histórica votación en 1994, en la que pudieron participar todos los sudafricanos, y estuvo en el cargo hasta 1999. Reconocido en infinidad de foros mundiales, querido y respetado por todos los líderes internacionales, el mensaje de Mandela caló no solamente entre los suyos, sino que se convirtió en una proclama internacional contra la intolerancia y contra el racismo. Su carácter carismático, bromista, cálido, cercano y solemne, le otorgaba las características de un líder natural. Su humildad, la pasión por sus ideales, y su eterna humanidad, le hicieron granjearse el cariño y el respeto de todos. Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1993. Como Presidente, Mandela tuvo que lidiar con el gigantesco desafío de forjar una nueva nación desde las profundas injusticias raciales que quedaron de los rescoldos del sistema del Apartheid, y podemos afirmar que lo consiguió. Creó durante sus años en el gobierno la llamada Comisión de la Verdad y la Reconciliación, que juzgó los delitos de los dos bandos en la época del Apartheid, tratando de curar las heridas que aún pervivían en la memoria colectiva de los sudafricanos.

 

mandela5.jpgNelson Mandela fue un modelo a seguir, en toda su dimensión, y en todos los sentidos del término. No obstante, llama mucho la atención la tremenda hipocresía de los actuales líderes, que además de dedicar tan bellas palabras a Mandela, podrían aprender un poquito de él, y eliminar tantas desigualdades sociales como existen en los llamados países avanzados, desarrollados, u occidentales. En 1999, protagonizó una retirada voluntaria de forma natural y poco común, citada como ejemplo para todos los gobernantes africanos. Ya retirado, Mandela dedicó todos sus esfuerzos a luchar contra el sida en su país, una batalla que le afectó personalmente, cuando su único hijo falleció a consecuencia de la enfermedad en 2005. Mandela fue todo un artífice y un símbolo de tenacidad y de lucha por la libertad, los derechos humanos y la igualdad racial. Múltiples son las enseñanzas que podemos extraer del gran Madiba. La protesta y la crítica a la desigualdad social del sistema colonial y del capitalismo constituyen el eje rector y transversal desde el que Mandela construyó su referencia para todos los pueblos del mundo. Vivió y murió por el ideal de conseguir una sociedad donde nadie fuera explotado, oprimido o desposeído por otro. Y al igual que comenzamos por una cita de Mandela, vamos a finalizar con otra, que aparece en su autobiografía "El largo camino hacia la libertad" (1994): "Nadie nace odiando al otro por el color de su piel, su procedencia o su religión. La gente aprende a odiar, y si pueden aprender a odiar, también pueden aprender a amar".

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Cultura
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías