Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 diciembre 2014 5 26 /12 /diciembre /2014 00:00

"Las democracias modernas ofrecen una aparente paz social, haciéndonos creer que éste es el menos malo de los modelos de convivencia"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

 

 

objetivo_democracia111.jpgY este es otro concepto manipulado, el de la supuesta modernidad, que se aplica también según conviene, y bajo los criterios que interesan a la clase dominante. Precisamente, vamos a comentar algunos aspectos relativos a la democracia que tienen mucho que ver con esa modernidad, ya que implican la utilización de las nuevas Tecnologías de la Información. En efecto, la ingeniería informática y disciplinas relacionadas han avanzado tanto, que hoy día, no es impensable aplicar diversos medios tecnológicos para capturar la evaluación, la respuesta o el voto de la ciudanía sobre alguna consulta en cuestión. De hecho, ya se aplica en diversos campos, y para diferentes ámbitos territoriales. Véanse por ejemplo las diferentes Encuestas que muchas empresas realizan a una muestra estadística del conjunto de la ciudadanía, para elaborar a partir de ellas resultados y conclusiones diversas, que surgen del proceso informático de dichos datos. Por tanto, estamos convencidos, a la presente altura del siglo XXI, que un aspecto o faceta que puede mejorar mucho nuestra capacidad de despliegue y control democrático, incidiendo en las formas y en los modos de comunicarnos, de interactuar y de procesar datos, reside actualmente en la potencia y capacidad de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

 

objetivo_democracia112.jpgTenemos a su favor la inmediatez, el proceso automático y casi instantáneo de la información, la posibilidad de evaluarla según diferentes enfoques, filtros y criterios, el riesgo (casi) nulo de error, la velocidad de procesamiento de la información, la obtención de resultados bajo diferentes formatos, y el posible uso desde cualquier lugar del mundo. Por su parte, Internet se nos ofrece como una plataforma estándar de comunicación y proceso de datos, desde la cual podemos homogeneizar un soporte único para la transmisión de la información. Las aplicaciones web actuales poseen una potencia impresionante, y tienen a su favor la estandarización de las tecnologías utilizadas. Los formatos de datos, el almacenamiento de los mismos, la capacidad de los dispositivos actuales de respaldo, bajo cómodos interfaces gráficos, nos permiten plantear aplicaciones que, usando protocolos universales de transmisión y almacenamiento de la información, pueden procesar cantidades ingentes de datos de manera rápida y segura. Si a ello le unimos la inteligencia de los actuales protocolos de encriptación de datos, y la posibilidad de comunicarlos desde o hacia diferentes dispositivos móviles, disponemos de un cóctel tecnológico completamente capacitado para implementar lo que pudiéramos denominar como "Sistemas de Democracia Digital".

 

objetivo_democracia113.jpgY esta posibilidad sí es propia de nuestra era tecnológica, y por tanto, debemos aprovecharla siempre para los buenos fines que persigamos. En este caso, poder plantear, mediante dichos entornos tecnológicos, seguros, rápidos y avanzados, todo tipo de consultas populares a cualquier ámbito y sobre cualquier asunto. El reto, pues, es ciertamente apasionante. Muchos son los atractivos para intentar que los medios y soportes informáticos actuales nos ofrezcan capacidades para desarrollar lo que pudiéramos llamar "Democracia Digital", usando la terminología propuesta por Marno Ridao en su magnífico trabajo sobre el tema, que puede ser descargado libremente. De cara a los lectores interesados, y para una exposición mucho más profunda y completa de las posibilidades de Internet y del protocolo Web como plataforma para la presentación, almacenamiento, transmisión y procesamiento de documentos, recomiendo la lectura de la Tesis Doctoral de María Jesús Lamarca, publicada en el sitio http://www.hipertexto.info, bajo el título "Hipertexto: el nuevo concepto de documento en la cultura de la imagen". Un buen puntal a desarrollar, desde este punto de vista tecnológico-informático, es la infraestructura necesaria para poder implementar consultas masivas a la población, acerca de asuntos, problemas o decisiones que afecten a sus intereses, y que dichas consultas estén previstas y soportadas como algo normal, legal, aceptado, posible y deseable. Pero desgraciadamente, si nos fijamos en recientes intentos (léase consultas catalana y canaria, para diferentes asuntos), parece que estamos aún lejos de dicho escenario.

 

objetivo_democracia114.jpgPero si desde Institutos de Opinión, empresas de Mercadotecnia, empresas de Demoscopia, Institutos de Estadística (INE, por ejemplo), Institutos y Organismos de Estudios Sociales, evalúan de forma constante nuestros deseos, apetencias, preferencias, opiniones o comportamientos, y elaboran complejos resultados cruzados a partir de dicha información, ¿porqué no habrían de usarse dichos recursos para desplegar procesos democráticos que recojan la manifestación de la voluntad popular? De hecho, como decimos, ya se hace, aunque bajo ámbitos legales diferentes, y con muestras de opinión más reducidas. Ello contribuiría además a dos de los objetivos que nos proponíamos conseguir, ya enunciados en artículos anteriores de esta serie, como son la concienciación popular sobre la participación en asuntos colectivos, pero teniendo también en cuenta que no podemos obligar a que la ciudadanía dedique demasiado tiempo a estas cuestiones. Los actuales marcos y entornos tecnológicos posibilitarían que dichos procesos consultivos fueran increíblemente rápidos, seguros y precisos.

 

objetivo_democracia115.jpgAprovechemos pues la cultura digital ya instalada en la población, la extensión de uso de Internet (aunque todavía hay que recorrer mucho camino para la universalización de su uso), aprovechemos que la ciudadanía ya está bastante familiarizada con los conceptos de plataforma, acceso, clave, protocolo, cuentas, redes sociales, firmas digitales, banca electrónica, comercio electrónico, blogs, foros de opinión, buscadores, mensajería instantánea, y un largo etcétera terminológico y conceptual, para proyectarlo a la capacidad de nuestra sociedad de vehiculizar e implementar mecanismos de democracia participativa a través de estos cauces. Si podemos hoy día renovar nuestra demanda de empleo, consultar nuestro saldo bancario, sacar entradas para el cine, o enviar nuestra Declaración de la Renta, por poner varios ejemplos, mediante estos mecanismos, ¿porqué no habríamos de usarlos también para expresar nuestra opción en consultas populares de todo tipo durante procesos democráticos? Está claro que la exploración de estas vías puede albergar infinidad de posibilidades. Tomando las palabras de Marno Ridao: "El conjunto de métodos privados o públicos que con un alto nivel tecnológico permiten la participación ciudadana yo vengo a denominarlos "Tecnología Participativa", y su simple existencia y cada día mayor difusión vienen a avalar las gigantescas posibilidades que encierran de cara a promover y conseguir la verdadera democracia participativa o Democracia Digital". Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías