Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 enero 2015 5 09 /01 /enero /2015 00:00

"La democracia se mide por la participación del pueblo en el ingreso, la cultura y el poder, y todo lo demás es folklore democrático o retórica"

(Pablo González Casanova)

 

 

 

 

 

objetivo_democracia121.jpgHabíamos iniciado en el artículo anterior de esta serie el estudio de las posibilidades de poder ejercer lo que habíamos denominado como "Democracia Digital", esto es, el conjunto de posibilidades de actuación democrática que puedan aprovecharse y vehiculizarse mediante el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Y ya vimos cómo efectivamente dichas tecnologías se encuentran hoy día en un grado de extensión y de madurez como para implementar mecanismos de este tipo. Por supuesto, los protocolos de autenticación de datos, de firma digital, respeto a la intimidad y protección de datos de carácter personal habrían de primar en el funcionamiento de todas las aplicaciones que se implementaran como mecanismos de democracia digital, garantizando el absoluto respeto a las leyes que rigen dichas normas de privacidad y protección de datos, y contribuyendo a las características del voto tradicional, entendido como sufragio universal, libre, directo y secreto. Por tanto, existen los medios técnicos y legales suficientes, así como los protocolos de seguridad y autenticidad, como para usar la tecnología al servicio de los procesos de democracia participativa. Sólo hace falta, como siempre, la voluntad política para impulsarlos, para implementarlos, y para extender la concienciación ciudadana sobre la importancia de utilizar dichos medios.

 

objetivo_democracia122.jpgMarno Ridao, el autor del trabajo sobre democracia digital al que estamos siguiendo para esta exposición, nos propone una dinámica participativa digital como la siguiente: "Los legisladores generales elegidos, especialistas en cuestiones específicas, actuarían de coordinadores de los debates y votaciones de los foros digitales específicos para ir así elaborando las diferentes propuestas legislativas. En las democracias actuales toda norma pasa primero por una Comisión que la elabora, o la analiza si ha sido promovida por otro partido, y luego se somete al debate general, o específico según los casos, para luego ser votada en la correspondiente cámara en la que el decantamiento de los votos se produce generalmente en función de lo establecido como conveniente por los comisionados específicos de cada partido. En las nuevas Cámaras Digitales el proceso sería similar: los legisladores generales que hubieran elaborado una propuesta de norma la expondrían en el foro digital a fin de proceder a su debate. Durante un tiempo prefijado se debatiría dicha propuesta digitalmente, proponiéndonse, en su caso, enmiendas totales o parciales, que como en los debates actuales, serían después aprobadas o denegadas mediante votaciones digitales. En estos foros y votaciones, naturalmente, participarían todos aquéllos ciudadanos que se hubieran adscrito a dicha materia específica".

 

objetivo_democracia123.jpgTodo ello requiere, no obstante y además de todo lo dicho, un cambio de mentalidad no sólo en la clase política, sino en el conjunto de la ciudadanía, que aspire a mayores cotas de participación ciudadana en los asuntos políticos de su ámbito e interés. De esta forma, se conseguiría que las actuales actitudes arrogantes de los políticos de turno no tuvieran cabida en la sociedad democrática digital, de tal forma que los Gobiernos (a todos los niveles) habrían de acostumbrarse a preguntar al pueblo más frecuentemente su opinión, no pudiendo subvertirse (tal como ocurre en la actualidad) la voluntad general, la voluntad popular mayoritaria (que entonces estaría expresamente manifestada), con lo que ganaría sin discusión alguna la Democracia, y además sin necesidad de caer (para los asuntos más directos) en un farrogoso e inoperante asamblearismo. Pero como es evidente, y al igual que otras muchas conquistas ciudadanas, la Democracia Digital no se instaurará de un día para otro. Requerirá mucho esfuerzo, constancia y tesón por parte del pueblo, muchos intentos fracasados, y un gran cambio de mentalidad para que alcancemos el escenario ideal.

 

objetivo_democracia124.jpgPor ello, la implantación de sistemas de Democracia Digital ha de ser progresiva. Podemos comenzar por su presencia en Asociaciones de Vecinos (AA.VV.), Asociaciones de Padres de Alumnos, o asociaciones culturales, deportivas o recreativas. Podemos luego también extenderlas al ámbito universitario, a ONG's de todo tipo, hasta que lleguemos a comunidades de más alto nivel. Por último, podremos llegar a su implementación en el último estadío, que es el estadío político público, el estadío participativo por excelencia de la sociedad. Todo ello a su vez podríamos combinarlo con la presencia de instituciones asamblearias y de debate colectivo presencial, como ya hemos expuesto en artículos anteriores, al hacer el posible parangón o la traslación a la actualidad de algunas instituciones participativas de la época ateniense, por supuesto contemplando las oportunas modificaciones y adaptaciones a nuestro tiempo, a nuestras necesidades y a nuestros ámbitos organizativos. La Democracia Digital puede ser también extrapolada a los sindicatos, los Colegios Profesionales, los Ayuntamientos, las Juntas de Distrito, las Comunidades Autónomas (o entes federados, cuando existan), los Organismos Autónomos, y todo tipo de plataformas cívicas y asociaciones presentes en la sociedad civil.

 

objetivo_democracia125.jpgDel grado de participación social que consigamos implantar en cada instancia de nuestra sociedad civil, dependerá el éxito que consiga un posterior despliegue de la Democracia Digital en ámbitos superiores de decisión pública. Como reflexiona Marno Ridao: "La cultura democrática digital se estará imponiendo y ya se podrá salir de las catacumbas. Los ciudadanos querrán imponer en lo político lo que ya para ellos es cotidiano en lo social. No estarán dispuestos a prescindir de su libertad de opinión en el campo de la política cuando ya se hayan acostumbrado a gozar de ella en todos los demás ámbitos de su vida diaria". En definitiva, la Democracia Digital es socialmente deseable, tecnológicamente posible y legalmente viable, y ante esta situación, sólo queda presionar a nuestros gobernantes mediante la decisión popular de iniciar el camino de su implantación en todas y cada una de las Instituciones sociales donde participemos. Bien, a partir de la próxima entrega, comenzaremos a abordar la última gran faceta de la democracia de la que nos vamos a ocupar en esta serie, una faceta primordial, básica y fundamental, pero difícil de alcanzar, como es la Democracia Económica.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías