Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 marzo 2015 5 13 /03 /marzo /2015 00:00

"Quien no conoce la verdad es simplemente un ignorante, pero quien conociéndola la oculta, es un criminal"

(Bertolt Brecht)   

 

 

 

 

mmss111.jpgBien, vamos a ir profundizando un poco en los MMSS que ya citamos en el artículo anterior de esta serie, donde comenzamos a incluir a todos aquéllos movimientos encuadrados en la lucha general por los Derechos Humanos. Comenzaremos por la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo, que es un movimiento y un espacio para el encuentro, plural y democrático, de personas, grupos y entidades de diferente índole y naturaleza, libremente agrupadas en torno a un objetivo común y socialmente compartido, como es la lucha contra la impunidad de los crímenes cometidos por el franquismo a lo largo de su existencia, esto es, durante la Guerra Civil por su política oficial de genocidio ideológico y clasista, y posteriormente dentro del contexto de una dictadura cruel, totalitaria y fascista implantada a lo largo de casi cuatro décadas, y por la proyección de sus aparatos ideológicos, políticos, jurídicos, policiales y militares durante el proceso de transición a la actual democracia.

 

mmss112.jpgEl genocidio franquista, quizá el más cruel llevado a cabo en Europa en su época, tuvo un balance que podemos resumir, además de los asesinatos, en más de 130.000 personas desaparecidas, más de 2.500 fosas comunes por exhumar, decenas de miles de niños robados (a cuyos MMSS también le dedicaremos espacio en esta serie de artículos), y todo ello sigue esperando una solución que el Estado, el Gobierno y la Justicia les niega. Por ello, la Plataforma solicita Verdad, Justicia y Reparación. Es indignante que nuestro país no haya sido capaz de pasar página justa y decentemente sobre esta negra etapa de nuestra historia, cuando todos los países de reciente historia similar lo han hecho. Ha tenido que ser una jueza argentina, María Servini de Cubría, la que está actualmente realizando las diligencias oportunas para poder sembrar algo de justicia sobre los familiares de las víctimas. Por su parte, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre desapariciones forzadas ha concluido que el Estado Español debería asumir la tarea de esclarecer las más de 114.000 (aunque estas cifras van al alza) desapariciones que se produjeron en España durante la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista, y ha considerado lamentable que dichos delitos sigan impunes.

 

mmss113.jpgSegún este Grupo de Trabajo, el Estado debe asumir un rol de liderazgo en este asunto, y comprometerse de forma más activa, para poder atender la demanda de miles de familiares que buscan conocer el destino o el paradero de sus seres queridos desaparecidos durante la Guerra Civil y la dictadura. Se considera que la desaparición forzada de una persona es un delito continuado hasta que se esclarece, y el recurrente amparo y justificación de la Ley de Amnistía de 1977 no puede servir de barrera para la investigación de estas graves violaciones de los Derechos Humanos. Pero por desgracia, el fascismo español continúa vivo en el partido que sostiene al actual Gobierno, el Partido Popular, y al continuar por tanto institucionalizado y amparado aún en los tiempos de hoy, agrava, y trae como consecuencia, el resto de problemas, como son la corrupción, la sordera de la clase política hacia las demandas populares, o el escaso respeto a los Derechos Humanos que se practica en nuestro país. Porque como decíamos, el franquismo continúa muy vivo en el PP, y puede comprobarse en multitud de actitudes y declaraciones de sus dirigentes, militantes y simpatizantes. En el verano de 2013, Rafael Hernando, hoy Portavoz del PP en el Congreso, declaraba que la bandera franquista era igual de inconstitucional que la de la Segunda República, apoyado en el argumento de que la República llevó a un millón de muertos.

 

mmss114.jpgLa expresa ocultación de la Historia por parte de estos personajes alimenta las actitudes fascistas que aún perduran en nuestro país, donde todavía se celebran actos o exposiciones con simbología nazifascista, en muchas ocasiones incluso amparados por las instituciones locales. O bien, donde las referencias al período franquista de nuestra Historia han sido definidas por algunos historiadores en diversos diccionarios enciclopédicos con bastante suavidad. Pero digámoslo claro, contemos la verdad, una vez más, por si todavía queda gente que no la conoce. La mera equiparación de los símbolos de la Segunda República Española con los de la dictadura que la siguió es ya condenable de por sí. La II República, con sus aciertos y con sus errores, fue la gran primera experiencia democrática española. Reconocida internacionalmente, tuvo que enfrentarse a múltiples amenazas interiores y exteriores, y en ella y en sus constructores hay que reconocer siempre la valentía de tratar de construir un régimen de democracia y progreso social, en un momento histórico (además) de crisis de los sistemas democráticos en toda Europa, que se había llevado por delante (o iba a hacerlo posteriormente) a las democracias recientes de Polonia, Portugal, Italia, Alemania, Austria o Checoslovaquia. Entre 1931 y 1936, el régimen democrático republicano avanzó en la democratización del país en todos los frentes, siendo incluso pionero en algunos de ellos, y aún se encontraba en proceso de corrección de errores, como demostraron las medidas adoptadas (o en proceso de adopción) por un gobierno menos extremista de lo que han querido pintarlo.

 

mmss115.jpgEsta es la verdad, y cualquier intento de desprestigiarla, tergiversarla u ocultarla obedece únicamente a las ansias fascistas que todavía residen en muchos personajes del partido que nos gobierna, y en toda la pléyade de dirigentes y cargos públicos o responsables políticos que provienen de los protagonistas de la dictadura, es decir, que son sus descendientes o hijos políticos. Por tanto, comparar la simbología y la naturaleza de ambos regímenes, y culpar a la Segunda República del millón de muertos provocado por, precisamente, el Golpe de Estado contra la República legítimamente constituida que la coalición de militares y civiles reaccionarios, clericales y fascistas desencadenó es, simplemente, un acto de zafiedad y crueldad difícilmente calificable, que denota perfectamente el ideario de quien lo afirma. No podemos consentir que nos continúen gobernando los herederos políticos de aquéllos que nos reprimieron durante casi cuarenta años, y que además, hoy día, continúen legitimando, suavizando, justificando y ocultando la perversión que caracterizó a aquélla negra etapa de nuestra reciente historia. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías