Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 junio 2014 2 17 /06 /junio /2014 23:00

Desde la publicación de nuestro último artículo de esta serie, también hemos tenido novedades, por supuesto negativas, como ha sido la publicación, por parte del Ministerio de Medio Ambiente, de una declaración de impacto ambiental que da luz verde a la vía de las prospecciones petrolíferas en Canarias. Pero, en fin, estaba claro, y ya lo hemos indicado en multitud de ocasiones: el Gobierno no escucha a nadie, es como hablar con una pared. Tienen su hoja de ruta perfectamente establecida, detrás de la cual está la Fundación FAES (presidida por el ex Presidente Aznar), y le van dando al Ministerio de Industria y Energía todas las indicaciones y las pautas a seguir. Veremos en qué queda todo esto, porque las manifestaciones populares no se han hecho esperar, desde todos los sectores de la sociedad canaria (Gobierno de las islas incluído), y española en general.

 

Por su parte, y con la excusa del déficit de tarifa, no acabamos de tener un modelo de facturación eléctrica definido, sino que hoy por hoy, podemos afirmar que todo está en el aire, mientras las empresas argumentan que se están adaptando al nuevo sistema de facturación, y que tardarán varios meses en dicha tarea. Todo se debe a decisiones políticas, pasadas y presentes, que constituyen una estafa legal y una deuda ilegítima para el conjunto de la ciudadanía. De ahí que desde la izquierda estemos planteando, desde hace mucho tiempo, una auditoría de la misma, para proceder a su repudio. Pero claro, después del estallido de las burbujas inmobiliaria y financiera, al Gobierno no le interesa que le explote en las narices la quiebra del sector energético, y de ahí la improvisación de tales medidas. Todo ello está conduciendo a una situación de inestabilidad y de imprevisibilidad completamente vergonzantes, mientras, como siempre, son los usuarios finales, los "consumidores" (nombre muy mal aplicado para un bien de primera necesidad) quienes continúan pagando el pato de su incompetencia y de su alianza con los poderosos.

 

Mientras tanto, los usuarios se van organizando poco a poco, y lo hacen en forma de cooperativas de consumo, para gestionar ellos mismos sus necesidades energéticas. Y parece que constituyen la única alternativa sensata, mientras cambian las políticas de nuestros serviles gobernantes. Se trata, al fin y al cabo, de algo tan sencillo como garantizarse un bien básico, como es la energía, a unas condiciones seguras y duraderas, con un precio justo y transparente, y obtenida a partir de fuentes renovables de producción local o autoconsumo, en el marco de un sistema sostenible. Algunos ejemplos de ello lo constituyen Som Energía (Girona), GoiEner (País Vasco), Zencer (Fuengirola, Málaga), Enerplus (Cantabria y norte de Castilla y León) o Nos Energía (Galicia), plataformas que se dedican todas ellas a la producción y comercialización de energía, sin contar con red propia de distribución. En realidad, pueden ser definidas como movimientos sociales, instrumentos de la propia ciudadanía para contribuir a cambiar el actual modelo energético, caduco e injusto. Movimientos que apuestan por una organización democrática y por la economía local, bases estructurales para un nuevo modelo.  

 

Tenemos también referencias en el ámbito europeo, tales como Ecopower (Bélgica), Enercoop (Francia) o Greenpeace Energy (Alemania). El coste de ser socio de estas plataformas sería únicamente una inversión inicial mínima (podemos estar hablando de 100 euros), reembolsable en caso de baja, que daría derecho a consumir la energía adquirida al mismo precio que la TUR (tarifa de último recurso), la más económica del mercado. Pero desde la última reforma energética del Gobierno, se han tenido que paralizar muchos de los proyectos, y se ha duplicado o triplicado el período de amortización de la inversión necesaria para que sea rentable, lo que pone en serias dificultades al sector. Como se ha dicho en anteriores artículos, un ataque en toda regla a los modelos energéticos realmente alternativos y sostenibles. 

 

Y como decimos, el autoconsumo (que un consumidor produzca su propia energía) es otra de las opciones que promueven estas cooperativas. La última reforma del Gobierno del PP penalizó estas prácticas con el llamado "peaje de respaldo", un impuesto claramente abusivo e injusto. Dicha tasa no existe en ningún otro país del mundo, ya que se trata como de querer cobrar impuestos por el sol. No obstante, y a pesar de todos estos inconvenientes que desde el oficialismo y las grandes empresas transnacionales se les ponen, se trata de movimientos que siguen creciendo, y van cosechando cada vez mayor aceptación popular. Como en otros ámbitos políticos y sociales, la ciudadanía acabará ganando la batalla a los poderosos, que se empeñan en continuar generando sus enormes beneficios a costa de los sufridos usuarios. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías