Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 agosto 2014 2 26 /08 /agosto /2014 23:00

"Leyes, tribunales, medios de comunicación, forman parte de un todo cuya única directriz obedece a la de preservar los privilegios de una clase decadente y mezquina"

(Jorge Alcázar González, Frente Cívico "Somos Mayoría")

 

 

 

 

 

proceso_constituyente201.jpgEl reciente escándalo de la familia Pujol ha venido a sumarse a los que ya estaban en ristre, contribuyendo a reforzar la idea rectora que siempre hemos defendido desde la izquierda transformadora, y que aboga en pro de la necesidad del nuevo Proceso Constituyente, en el sentido de estar gobernados por una casta, procedente de la Transición, que no vino a servir a la política, sino a "servirse" de la misma. Y es que desde el derrocamiento de la II República, tal como señala Víctor Arrogante en su artículo, los españoles no hemos dejado de estar gobernados por militares, y seguimos estándolo, con la flamante figura de Felipe VI. Y aquí tenemos al Gobierno de Rajoy, fiel representante de la derecha religiosa, liberal, privatizadora, rancia derechona española, con sus políticas antisociales y represivas, que pretende desandar el poco camino de progreso que habíamos conseguido andar en las últimas décadas.

 

Está claro que no hay salidas dentro del actual sistema. Un sistema donde bastaría que se cumplieran a rajatabla los artículos de nuestra sagrada Constitución, esa que es tan defendida por los mismos que la incumplen permanentemente. Pero da igual, porque todo debe seguir obedeciendo a aquél "consenso" constitucional de 1978, cuando todavía no había nacido gran parte de la actual población española. Se reclama la pervivencia de aquéllas normas de convivencia, mientras se pisotean diariamente, a través de cruentas y retrógradas leyes y decretos. Ese sistema que tanto defienden se ha vuelto un sistema insensible, cruel, despiadado, inhumano. Por eso es un régimen muerto, que se manifiesta en sus últimos estertores mediante la figura del heredero, que pretende continuar la aureola que dejó su padre: corrupción, falta de transparencia, opacidad, viajes a las monarquías del Golfo, supuesta fortuna, ilícitas cacerías, amistades peligrosas, y por supuesto, resultados del 25M.

 

proceso_constituyente202.jpgY hoy, a más de tres décadas de la redacción de aquélla Constitución, después de más de 30 años de "estabilidad democrática", y ante los intentos y solicitudes para iniciar un nuevo Proceso Constituyente, se nos vuelve a reclamar dicha "estabilidad", y se nos vuelve a aconsejar que nos dejemos de experimentos políticos, que España lo que necesita es estabilidad. Vuelven los mismos mensajes, porque son emitidos por los mismos perros, aunque tengan distinto collar. Sólo hay que ver la radiografía social actual: la mayoría social se encuentra en paro, los jóvenes han de emigrar, las míseras pensiones de nuestros abuelos mantienen a muchas familias de varias generaciones, las clases más desfavorecidas se ven sometidas a atropellos constantes a sus derechos tomando como excusa una crisis que ellos nunca provocaron, contemplando cómo las Instituciones del Estado, esas que supuestamente deberían representarnos a todos, sólo obedecen y benefician a los poderosos. Y volvemos al caso Pujol, paradigmático de toda esta situación. Una familia, una dinastía, que ha gobernado Cataluña durante 23 años, y que era un referente para muchos catalanes y catalanas, se nos muestra ahora en su cruda y real dimensión, como un atajo de chorizos, de impresentables chorizos que han jugado con los intereses y la bandera de todo un pueblo para su propio beneficio.

 

proceso_constituyente203.jpgY el sistema ya no puede aguantar más. Ya no podemos aguantar más escándalos, ya no podemos seguir soportando ni un minuto más este asqueroso régimen que nos golpea, nos amordaza, nos liquida, nos extermina, nos expolia. Ya no podemos respetar a esas indignas Instituciones, ni a esa mojada Constitución, ni a ese rancio bipartidismo, ni a esos reaccionarios dirigentes que nos gobiernan. Necesitamos ya el nuevo Proceso Constituyente, y lo necesitamos como el comer. Sí, como el comer, porque mientras no renovemos los cimientos de este régimen que se cae a pedazos, no podremos disponer de recursos para comer, para vivir, para trabajar dignamente. Recuperemos la soberanía, acabemos con este régimen que nos ha secuestrado nuestra democracia, y devolvamos la palabra y la decisión al pueblo, en su conjunto, y en su pleno derecho, para volver a levantar sobre las cenizas de este régimen de podredumbre una nueva esperanza, un nuevo sistema, unas nuevas normas de convivencia, una nueva Constitución, un nuevo marco democrático. A estas alturas no queremos gobiernos de coalición, ni pactos de Estado, ni parches ni reformas. No queremos consensos sagrados que nos lleven a tener que seguir soportando las reglas de nuestra decadente sociedad. Alto a la nueva restauración borbónica. Paso a la nueva democracia. Paso al Proceso Constituyente.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías