Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 julio 2013 4 18 /07 /julio /2013 23:00

En esta décima entrega sobre la serie que aboga por un Proceso Constituyente, vamos a salirnos un poco del guión contextual e histórico que estamos relatando, porque a nuestro juicio, se están produciendo unos hechos de una gravedad extraordinaria, que ya hemos referido en otros artículos, pero que nos vienen muy bien al hilo de la argumentación que estamos haciendo en torno a la necesidad de dicho Proceso. Nos referimos, cómo no, al Caso Bárcenas y a todo lo que este caso implica, es decir, no sólo la denuncia de todo lo que se está descubriendo sobre las prácticas de financiación ilegal del PP, sino la reacción de sus dirigentes, y del mismísimo Rajoy, con su negativa a acudir al Parlamento a dar explicaciones. Explicaciones que no le eximirían de su inmedita dimisión (desde la izquerda proponemos la dimisión del Gobierno en bloque y la convocatoria anticipada de Elecciones Generales), por la simple asunción de las responsabilidades políticas, ya que las presutas responsabilidades penales se dilucidarán en su momento en los Juzgados.

 

Pero como decíamos, lejos de comportarse con un mínimo de decencia y de dignidad políticas, se aferra desesperadamente al cargo, como si la cosa no fuera con él, y despachan mentira tras mentira toda esta patética situación. Porque desde su estancia en prisión, el extesorero del PP ha cambiado su estrategia, y por fin se ha decidido (cosa que se veía venir) por tirar de la manta, y descubrir todas las cloacas del partido gobernante, todas sus vergüenzas, del partido y de sus dirigentes, esos mismos dirigentes que nos han acusado muchas veces de "vivir por encima de nuestras posibilidades", cuando más bien son ellos los que "robaron por encima de sus posibilidades". Estos mismos políticos de tres al cuarto que ahora nos matan, nos deshaucian, nos llevan al paro, nos echan de nuestro país, nos hacen vivir con las pensiones de nuestros mayores, por obra y gracia de la necesaria "austeridad", estamos descubriendo que son los mismos que se lo llevaban calentito en sobres en efectivo, procedente de las donaciones de los desalmados empresarios que atisbaban la oportunidad de conseguir sus favores políticos.

 

Y así está el patio. Y nosotros, los de abajo, los del pueblo, seguimos proclamando a los cuatro vientos la necesidad de un Proceso Constituyente, que regenere absolutamente todo el sistema, desde sus cimientos, porque está cada día más claro que el sistema está podrido hasta sus entrañas. Más que las aventuras de un pillo, del pillo Bárcenas, como nos quieren hacer ver ahora desde el PP, comprobamos cómo se trataba de una práctica generalizada, sistematizada, consentida y organizada que, saltándose las Leyes y los procedimientos administrativos, consagraba las más ilegales y mafiosas prácticas en el partido de la derecha conservadora. Comprendemos que no ha sido un caso aislado, ni durante un tiempo determinado, sino el sistema normal y reglado, el mecanismo básico por el que se ha regido el comportamiento político del bipartidismo. ¿Podemos consentir seguir funcionando de esta forma? ¿Se arregla esto por los mismos protagonistas que lo han causado, que lo han consentido, que lo han permitido?

 

Pero mientras el PP y Rajoy se tambalean como boxeador en KO técnico, el principal partido de la "oposición", el que mal responde a las siglas de PSOE, lo único que ofrece es una propuesta de moción de censura para, como mucho, recambiar al Presidente del Gobierno, por otro dirigente, que no esté contaminado por todo este escándalo. ¿Pero de verdad es posible esto? ¿Existe tal dirigente, o sólo es una pantomima más para recuperar algo de su caída credibilidad? Una prueba más de que los cómplices y consentidores de toda esta política, no pueden ser los mismos que vengan a proponernos una solución. Y día a día, el espectáculo se vuelve más lamentable. Cuando no son silencios, son mentiras atronadoras, y sobre todo, falta de explicaciones creíbles y convincentes, simplemente porque no pueden darlas. Porque es imposible darlas. Sólo les queda retirarse. Sólo les queda dimitir, apartarse de la vida pública, y dejar que el soberano, mediante una Asamblea Constituyente, pueda ir dando los pasos necesarios para regenerar el sistema, la política, la vida pública en fin. 

 

El Modelo de Estado emanado de la Transición se desmorona como un castillo de naipes, se viene abajo, en un claro estado de descomposición. El colapso político y social sobreviene a marchas forzadas. Sin remedio. Creemos que ya es imparable, dada la salida vertiginosa a la luz de todo tipo de escándalos, de fraudes, de delitos al más alto nivel. Los actuales dirigentes no tienen credibilidad, por mucho que se empeñen, para liderar un proceso regenerador. Sólo el Proceso Constituyente podrá. Sólo un proceso abierto, desde abajo, sin limitaciones, podrá devolvernos a una situación controlada y justa. En tiempos de claroscuros surgen las posibilidades de nuevos intentos, de nuevas concepciones, de nuevas oportunidades. Quizá vaya a ser lo único bueno que vayamos a obtener de la crisis. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías