Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 febrero 2014 5 07 /02 /febrero /2014 00:00

"A lo largo de la Historia, el sistema ha sacrificado eficacia y capacidad técnica en la producción, a cambio de contar con seres cada vez más obedientes, manipulables, sumisos y acríticos. De cumplir esta tarea, sin reparos, se han encargado, y se encargan, la Escuela y la Universidad, a cuyos agentes se les ha otorgado un virtual poder a cambio de ser instrumentalizados por el sistema"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

edu_publica151.jpgDe este modo, la Universidad Pública se hace cómplice de la fragmentación e inestabilidad laboral bajo la crisis del llamado Estado del Bienestar y el despliegue de la lógica del libre mercado. El. trabajo, desarbolado, tiene que procurar seguir siendo competitivo: aprendizaje a lo largo de toda la vida. El énfasis se hará así en una política educativa que sea capaz de preparar, de forma adecuada, a los diferentes segmentos de trabajadores ante los exigentes requerimientos de la economía mundial, en la que Europa, además, no puede competir vía costes laborales, sino a partir de la inversión en un conocimiento que tenga impacto sobre la productividad y la mejora de la competitividad, dentro del marco de una Sociedad de la Información asumida como paradigma de la época. El individuo, gestor de sus activos, debe movilizar todos sus recursos y competencias para leer las necesidades del mercado, mostrándose atractivo, y permanentemente adaptable a las necesidades del momento.

 

Existe de esta forma una perversión de ciertos ideales. El aprendizaje a lo largo de la vida es una exigencia humanista que nace en los tiempos grecolatinos y que hace referencia a una idea de formación intelectual. Bella expresión, pero ¿alguien cree de verdad que cuando la OCDE habla de aprendizaje a lo largo de la vida alude al ideal grecolatino? Vivimos en el contexto de un capitalismo total que devora límites e inunda a la sociedad entera. La literatura de la OCDE, o del Banco Mundial (cuyas recomendaciones ya fueron expuestas en el artículo anterior de esta serie), o de la Comisión Europea, habla de una renovación permanente de competencias profesionales: asalariados que cambien de trabajo a medida que las empresas cierren o renueven su tecnología; personas que, como un coche cada 20.000 ó 30.000 Km, revisen sus competencias profesionales. Se trata de una concepción de la Educación subordinada a las lógicas de flexibilidad del empleo, de un tipo de empleo eventual, inestable, inseguro, mal protegido y mal pagado, que precariza las vidas de los trabajadores en función de los sacrificios que exija el mercado. Son opiniones vertidas por Christian Laval, en Cuadernos de Pedagogía (2005), con las que expresamos desde la izquierda nuestra más completa coincidencia.

 

edu_publica152.jpgY ya que el tiempo de un trabajo para toda la vida pasó, según los defensores del mercado, que son los mismos atacantes del Estado, la empleabilidad pasa a hacer referencia a las competencias y cualificaciones que refuerzan la capacidad de las personas para conservar un trabajo decente, progresar en la empresa o cambiar de empleo, así como para adaptarse a la evolución de la tecnología, y a las indecentes y cambiantes condiciones del mundo del trabajo. Se demanda una mayor flexibilidad logística y pedagógica, la utilización de nuevas herramientas didácticas, un estímulo a la competitividad mediante la evaluación, acreditación y análisis de la transferencia de conocimientos, o si se quiere, sin más determinaciones, a la sociedad. La institución de la Universidad debe formar a sus, ¿qué diremos? ¿clientes o estudiantes? en ciertas capacidades, adecuadas al entorno...empresarial: la funcionalidad y operatividad desplazan relativamente al conocimiento; se enfatiza lo práctico y la cuantificación, la clasificación y medición artificial de las competencias.

 

Se plantea la armonización a nivel europeo de los planes de estudios, la plena integración de los jóvenes en la sociedad y la mejora de la empleabilidad; aparecen nuevos conceptos como el de "flexiseguridad" (clara contradicción) y "aprendizaje a lo largo de la vida" en términos de competencias (puntos de referencia para el diseño y evaluación de los planes de estudio) y resultados de aprendizaje. A su vez, ciertas nuevas competencias han de entrar a formar parte del currículum: habilidades sociales, liderazgo, capacidad de trabajo en equipo, gestión del estrés e inteligencia emocional, por poner algunos ejemplos de las nuevas "destrezas" requeridas, en un alarde de crear personalidades afines al modelo imperante y alienante de sociedad en que vivimos. Todo ello en el contexto de unas economías "fundadas en el saber": los determinantes del éxito de las empresas y de las economías nacionales son hoy más dependientes que nunca de las capacidades para producir y utilizar conocimientos.

 

edu_publica153.jpgLa productividad está, en última instancia, ligada a las mejoras del sistema educativo (que ha de preparar bien al alumnado para el tipo de sociedad actual que lo demanda), por lo que es conveniente, tomando las debidas precauciones, diseñar los futuros grados formativos a nivel superior de una forma que se acerque la Universidad al mercado laboral, ajustando los perfiles de los titulados a las demandas de los empleadores (concediendo socialmente a éstos los designios de la sociedad), y creando un espacio de libre circulación de capital humano y de conocimiento, requisitos imprescindibles para la correcta implementación de la Estrategia de Lisboa, cuyo fin es, recordémoslo, hacer de Europa una economía completamente basada en el conocimiento más dinámico y competitivo del mundo, eso sí, capaz de sostener con más y mejores trabajos y mejor cohesión social y...y...Si las cosas se articulasen en la realidad como figuran en los documentos...

 

Pero la realidad es bien distinta. Desde la Dirección de Elaboración de los Informes PISA, por ejemplo, aunque ellos no entran al mundo universitario, se nos hace hincapié en que lo importante es saber generar ese "valor añadido", que ellos definen como las capacidades derivadas del conocimiento, pero que en realidad sólo consiste en la capacidad competitiva de un mercado libre, el mercado al que nos lleva el capitalismo del siglo XXI, despiadado, injusto, inhumano y cruel. Como sostiene Boaventura de Sousa Santos en su obra "La desuniversidad", cuando se refiere al Proceso de Bolonia, el euro de las Universidades europeas: "Las consecuencias previsibles serán las siguientes: el abandono de los  principios del internacionalismo universitario y de respeto por la diversidad cultural e institucional en nombre de la eficiencia del mercado universitario europeo y la competitividad (...) en busca de la mejor relación calidad/precio, como ya lo hacen en los centros comerciales en los que las Universidades se están transformando (...). Los criterios de mercantilización reducirán el valor de las diferentes áreas de conocimiento a su precio de mercado, de manera que el latín, la poesía o la filosofía sólo se mantendrán si algún macdonald informático ve en ellas alguna utilidad". Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías