Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
31 julio 2014 4 31 /07 /julio /2014 23:00

"La Universidad debe ser científica, universal, crítica y autónoma, al servicio de la sociedad y no de las empresas. Porque hay que armar a la sociedad con los saberes que permiten comprender el mundo para transformarlo y construirlo de forma más justa para toda la Humanidad y el planeta"

(Agustín Moreno)

 

 

 

 

 

 

Y sin embargo, mediante el actual proceso de burocratización de la Universidad, lo que se pretende es crear y formar ciudadanos/as y alumnos/as dóciles, sumisos, controlables, que lejos de discutir el actual sistema de producción, la escala de valores del mundo que nos rodea y sus principios de funcionamiento, acaten sin más sus directivas, y estén dispuestos a constituir nuevas piezas para su diabólico engranaje. Hoy día, tenemos una Universidad Pública alienada bajo las demandas del mercado, esos mercados que gobiernan en la sombra, y cuyos manijeros son los serviles gobernantes que dicen hacerlo para toda la sociedad. La Universidad adolece quizá de su mayor característica fundacional, como es la libertad de pensamiento, y por ello mismo, deja de ser el fórum que acoja el libre intercambio de ideas por excelencia, pasando a ser una entidad dogmática, inmovilista, contraria a la dialéctica, y por tanto, fracasada como agente social imprescindible para la Educación Superior.

 

La Universidad actual se vuelve reaccionaria en sus objetivos, deja de ser el lugar donde se aprende a decir "NO" (como sostenía Bertolt Brecht), lo que constituye la esencia del pensamiento. Por tanto, actualmente, la finalización de un Ciclo Medio o Superior de cualquier carrera universitaria, en realidad no capacita como sujetos pensantes, precisamente porque no ofrece la garantía de que durante todo su proceso estudiantil, el alumno/a se haya interrogado siquiera una sola vez sobre las cuestiones fundamentales del mundo en que vive, haya puesto en crisis sus valores y sus cimientos. No tenemos garantías de haber desarrollado en los estudiantes el espíritu y el pensamiento crítico. Por tanto, no hemos formado ciudadanos/as libres, sino solamente buenos aprendices del sistema actual, dispuestos a continuarlo. Así, en la mayoría de los casos, tendremos estudiantes que se han sometido a una digestión acelerada de los contenidos curriculares, pero sin someterse a terapias de debate, de crítica, de puesta en común, de exposición de resultados, y sobre todo, del espíritu social de valentía para enfrentar los pilares del mundo en que vivimos.

 

La obsesión por la obtención de un buen currículum, de unas buenas calificaciones, de unos buenos cursos de posgrado, son una buena muestra de ello. Los estudiantes son sometidos a una feroz competencia, para obtener la mejor capacitación profesional posible, mediante unos complementos a su carrera y a su plan de estudios que le enfocan a la obtención de buena nota en los exámenes, en los controles, en los resultados. Los sistemas de evaluación representan una tiranía a la que los alumnos se han de someter, desplegando un sistema de meritocracia donde se construye un escalafón a partir de los resultados numéricos de unas pruebas. Y de esta forma, los valores públicos y los bienes comunes, los saberes realmente importantes, quedan aparcados en pro de la competitividad, que es la bandera del neoliberalismo. De ahí que todo el sistema educativo (no sólo el universitario) quede enfocado como herramienta para el crecimiento económico y la competitividad (en los mercados). Y esto se manifiesta en los propios ambientes universitarios, donde nuestros compañeros se convierten en nuestros rivales, en nuestros competidores, en nuestros enemigos.

 

Mientras, en los púlpitos universitarios, los docentes inculcan a los estudiantes los valores de nuestra deshumanizada sociedad, los dogmas capitalistas y neoliberales, el poder de los mercados, la sumisión al dinero, a la obtención del beneficio, a que el público es el que manda. Se pregona la ideología del emprendedor, como figura social de éxito, y el alumnado se embebe de dichos parámetros y paradigmas, que luego reproducirán en su vida posterior. Alumnos/as obedientes, dóciles, sumisos. Lo que tiene éxito por tanto es el borreguismo estudiantil, eso es justo lo que se fomenta y lo que se requiere, ocultando la exposición de ideas, teorías y corrientes que pongan en cuestión el sistema, y negando la posibilidad de que las mentes de dichos estudiantes sean alguna vez capaces de negar al sistema, de cuestionarlo, de ponerlo en crisis. Se fomenta la interiorización de los puntos de vista del capitalismo, su asunción acrítica, su inculcación incondicional, la ausencia de modelos alternativos, y todo ello además tendrá proyección en el propio expediente académico.

 

Por detrás de todo este tinglado, como siempre, al igual que en el resto de instancias públicas y privadas de nuestra sociedad, los auténticos poderes de facto que nos gobiernan: el poder financiero, el poder económico, sus serviles gobernantes, que manipulan a su antojo los recursos públicos para favorecer a los intereses privados, y hacerlos girar en torno a sus objetivos. Se legitiman las puertas giratorias, se revaloriza la iniciativa privada, se fagocita el interés público, y se discrimina a quien ose no alinearse con dichos principios. Y de esta forma, la Universidad se ha convertido en un engendro neoliberal, en una correa de transmisión de los valores imperantes en la sociedad, y en una garantía de extensión de la moral dominante. Se aprenden en realidad en la Educación Superior los valores que después desplegaremos en el resto de nuestra vida, y que han sido interiorizados a sangre y fuego. Por eso es tan difícil aprender después a cuestionar el sistema, a rebelarse ante él. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías