Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 septiembre 2013 1 09 /09 /septiembre /2013 23:00

Pues parece que sí, pues el Real Madrid acaba de pagar algo más de 91 millones de euros por su último fichaje para 6 temporadas, Gareth Bale. Lo grave es que estas cosas pasan, y la gente de a pie lo toleramos como algo normal. Bueno, los amantes del llamado "deporte rey", y más si son madridistas, lo celebran encima. Todo un despropósito, típico producto de una sociedad demencial y caótica, como la nuestra. Es comprensible, cuando por ejemplo, nos dicen que no hay dinero para la financiación de los Ayuntamientos, ni para la Educación y para la Sanidad Públicas, pero sin embargo lo hay para montar unos Juegos Olímpicos en Madrid, si llega el caso.

 

Pero con el caso del fútbol, hemos llegado al total desatino. Puedo entender (esto ha ocurrido a lo largo de muchas civilizaciones) que el deporte sea representativo de una sociedad, que se identifique con una cultura, pero no que llegue a ser un fenómeno totalmente idiotizante y anestesiante de toda una sociedad, con manifestaciones de masas, movimientos de capital, paralización de actividades, y expresión de rivalidades hasta el más absoluto ridículo. Lo que viene ocurriendo con el fútbol, los futbolistas y los clubes de un tiempo acá roza todos los límites de lo permisible, y de lo deseable para una sociedad que podamos considerar sana y justa. No me parece normal que los sueldos de grandes futbolistas y entrenadores de élite de los grandes equipos manejen cifras ASTRONÓMICAS, cuando después de terminar el partido cada cual vuelve a su cruda realidad, a tener que pelearse con el día a día de una sociedad y un país que no ofrece a sus ciudadanos ni siquiera un puesto de trabajo y una vivienda dignos.

 

Como no me parece normal que un país quede paralizado ante un evento deportivo de estas características, ni que los Clubes de Fútbol de Primera División constituyan hoy en día Sociedades Anónimas (S.A.) con un presupuesto desorbitante, y con deudas gigantescas a Hacienda. Ya no existe el fútbol como manifestación deportiva, más que en los pequeños equipos locales o de barrio, ya que ha degenerado en un demencial movimiento de masas, en un gigantesco negocio para el mundo empresarial, con un escandaloso movimiento de terceros intereses, ligados a intervenciones publicitarias, a patrones de comportamiento y éxito social, y a movimientos económicos desorbitados. ¿Nos hemos parado a pensar qué cosas podemos hacer desde lo público con 90 millones de euros? Pero no, a un club o a un futbolista se le pueden pagar esas cantidades, mientras se racanea en las prestaciones por desempleo, en las indemnizaciones de los despidos, en la contratación de profesores interinos, o en las coberturas sanitarias.

 

Pero quiero que se me entienda bien. A quien critico no es a tal o cual Club o a tal o cual Presidente, o a tal o cual afición, a quien critico es a una sociedad que permite estas prácticas, que las tolera y que las consiente como algo socialmente aceptable, cuando es una monstruosidad social de dimensiones perversas. No me parece normal, que los futbolistas se conviertan en referente de nada en nuestra sociedad, pero así ocurre, y para muchos niños y niñas en edad escolar, signo de la pobre educación que reciben y del carácter enfermizo de nuestra degradante sociedad, los referentes de éxito sean los grandes futbolistas, con la pléyade de fans y seguidores de todo tipo, que no ven más allá que la estatua de sal erigida como símbolo del poder y del dinero que ingresan sus magníficas cuentas. Pero la explicación está bien clara, y vamos a ver si lo conseguimos explicar.

 

En un mundo del capitalismo globalizado, injusto, depredador, cruel y criminal como el que sufrimos, los poderes fácticos y los gobernantes necesitan ofrecer a la población algunos "placebos sociales", esto es, algunos regalitos que enciendan el ánimo, la ilusión colectiva, la identificación social ante un proyecto. Y esto es lo que pasa con tal o cual fichaje, con la organización de unos Juegos Olímpicos, o con la consabida "crónica social" que algunas cadenas de televisión nos venden, para tenernos informados de las bodas, las separaciones, las desgracias o las alegrías de la gente famosa. Tras los ajustes de la tan venerada "austeridad", que provocan paro, pobreza, exclusión social, hambre, deshaucios, etc., se esconde un sistema extremadamente violento, a pesar de que sus líderes y gobernantes quieran hacernos ver lo contrario. Y necesitan estos anestesiantes sociales para paliar los efectos de tanta podredumbre social, de tanta hecatombe, de tanta miseria.

 

Un sistema que multiplica el número de pobres, mientras aumenta la cifra de millonarios y les hace ganar cada vez más, no tiene más remedio que anestesiar al conjunto de la sociedad con otros placebos, para que ese sufrimiento social no llegue al estallido. Un sistema que genera hambre en un mundo de abundancia de comida, que echa a la gente de sus casas mientras permite que haya miles de viviendas vacías, que rebaja el salario de los trabajadores mientras permite que se lo suban escandalosamente los directivos de la banca, que da indemnizaciones millonarias a los grandes empresarios, mientras recorta y congela las pensiones de los más pobres, o que instaura una amnistía fiscal para los ricos mientras criminaliza a los que expropian bienes de primera necesidad de un supermercado...un sistema que se presenta, en fin, como el más justo, cuando en realidad es el principal garante de la injusticia y de la desigualdad. Un sistema con esta doble moral bien puede permitirse el cruel lujo de que se paguen 90 millones de euros por una persona que dará patadas a un balón, y que además esa persona sea espejo del éxito social, famosa y reconocida. Es el retrato de nuestra degradante sociedad, mientras sigamos permitiéndolo.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías