Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
24 junio 2013 1 24 /06 /junio /2013 23:00

Después de los mal llamados "rescates" a los mal llamados "PIIGS" (países periféricos de la EuroZona, como Portugal, Italia, Grecia, España...), la situación se ha vuelto insostenible, pues no sólo los rescates no han solucionado nada, sino que además han endeudado sobremanera a los países destinatarios de los mismos (en realidad, los grandes beneficiarios de los rescates han sido los bancos europeos, sobre todo alemanes). En esta situación, nuevos Informes del FMI (en el momento de redactar este artículo hemos conocido el último para España, que insta entre otras cosas a una reforma laboral más dura), y nuevos Memorandos de Entendimiento, están perpetuando los recortes, ahogando el ya ínfimo consumo en estos países, y llevando no ya a una situación puntual de recesión, sino al sufrimiento endémico y crónico de la misma.

 

deuda_ilegitima1.jpgUno de los puntales fundamentales que desde la izquierda defendemos para poder atajar esta gravísima situación es una auditoría de la deuda pública de estos países, para poder resituar el volumen de la misma, renegociar quitas y plazos, y proceder, sobre todo, al repudio de la que podamos considerar ilegítima. En efecto, el impasse en el que se encuentra el modelo neoliberal de construcción europea, con el euro como remate de la misma, nos conduce a una situación extremadamente delicada. Por un lado existe como objetivo común de las burguesías de los países europeos desde el mismo inicio del proceso, la pretensión de acabar con todas las conquistas de la clase obrera fruto de más de 150 años de lucha, mal llamadas "Estado del Bienestar". Europa es el lugar del mundo donde dichas conquistas habían llegado más lejos, gracias a las circunstancias históricas. Este es el núcleo de las políticas de austeridad.

 

deuda_ilegitima2.jpgLos planes de austeridad dictados a sangre y fuego a los países europeos, entre ellos al nuestro, decididos desde instancias antidemocráticas, en nombre de la deuda pública y de los déficit públicos, son directamente responsables de la degradación de la ya catastrófica situación económica de nuestro país. Pero lejos de enfrentarse a ellos, nuestros Gobiernos actúan con el más ruín seguidismo. Dicen estar teniendo que tomar decisiones que no les gustan, pero en el fondo son cómplices de las mismas políticas destructivas. Son estos planes responsables del empobrecimiento mayoritario de la población, del sufrimiento causado a millones de personas. Bajo el pretexto de continuar con el pago de la deuda pública, la Troika viola continuamente los derechos económicos, sociales, civiles y políticos de la ciudadanía de estos países europeos, condenándola al paro, a la precariedad, a la pobreza y a la exclusión social. Concretamente, el pago de la deuda pública se cobra diariamente la muerte de personas y es una de las causas de la violencia estructural y de la agresión sistemática contra los Derechos Humanos de la mayor parte de la población europea, y mundial.

 

deuda_ilegitima3.jpgPor otra parte, se dan fuertes contradicciones entre esas burguesías, que pretenden resolver hasta ahora manteniendo sus áreas de influencia a través de los respectivos Estados Nacionales. Estas contradicciones se manifiestan en los balances comerciales entre unos países y otros, y sobre todo, en las endiabladas relaciones financieras en las que unos deben a otros, y la caída del eslabón más débil puede arrastrar al conjunto. Esta dualidad se refleja en la deficiente arquitectura europea, como demuestra la ausencia de políticas fiscales comunes o el limitado grado de integración política. Pero este impasse no podrá ser indefinido. Las dificultades de la zona euro demuestran que se está llegando al límite. Tarde o temprano se producirán, o un avance en la integración política (lo cual nos arrastrará a un mayor grado de intervencionismo neoliberal), o la desintegración completa de la Unión Europea. En el caso español, hablamos ya de un volumen de deuda pública que supera el 90% del PIB (Producto Interior Bruto, o conjunto de la riqueza nacional), que ha crecido imparable desde las postrimerías de 2007, año de comienzo de la crisis. Y las predicciones nos llevan al escenario próximo de un volumen de deuda superior al 120% del PIB. Sólo en pago de los intereses de dicha deuda, debemos en 2013 casi 40.000 millones de euros. Insostenible situación que no se podrá mantener por mucho tiempo.

 

deuda_ilegitima4.jpgY esto lo unimos a que el denominador común a la situación española y europea en el terreno político es la desaparición de la democracia incluso formal. El neoliberalismo ha constituido una fase de retroceso de la democracia representativa en general, llevándonos a esta especie de "deudocracia" (o gobierno bajo el poder de la deuda). En estos momentos en Europa, la aplicación de las políticas de austeridad y la reorganización del capital a escala europea requiere una vuelta de tuerca más, como atestiguan todos los acuerdos europeos recientes: el Pacto por el Euro, la reforma de la Constitución, la supervisión centralizada de los Presupuestos nacionales, el Mecanismo Europeo de Estabilidad, y en los casos más flagrantes, la imposición de los Memorandos de la Troika (con supervisión "in situ" incluída) y de Gobiernos de tipo tenocrático. Todo ello bajo las directrices de un Banco Central Europeo con total "independencia" de los poderes públicos (su dependencia es con el capital financiero y la banca privada), y sobre una matriz esencialmente antidemocrática en cuya cúpula está el BCE, cuya "autonomía" está diseñada precisamente pensando en proteger por encima de todo los intereses del capital financiero, aislándolo de la influencia de la lucha de clases.

 

Surge así la necesidad de recuperar, en primer lugar, la democracia. Democracia entendida como la capacidad de los trabajadores y de todos los sectores sociales subalternos de influir en el poder formalmente instituido. Esta intrusión debe comenzar por revertir la prioridad concedida a los llamados "Mercados" y romper con la trampa de la deuda, obligando (como en su día hizo Islandia) al sector financiero español a cargar con sus propios errores. El modelo democrático-representativo heredado de la Transición se ha revelado insuficiente para esa intrusión, y se requieren luchas y reformas que sitúen al Estado bajo el control directo de la ciudadanía, y permitan iniciativas de democracia participativa, que rescaten lo público (los ciudadanos, el sector público, los servicios públicos) de los mercados. El lastre de la deuda pública y sus intereses es el primero, por tanto, del que hay que liberarse. Pero surge entonces la pregunta: ¿Qué es una deuda pública ilegítima? Pues siguiendo al CADTM (Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo), la mayor organización mundial experta en estos temas, la respuesta a dicha pregunta es la siguiente: se considera una deuda públia ilegítima, odiosa, y por tanto que no hay que pagar, a la que responde a los siguientes tres criterios:

 

deuda_ilegitima5.jpg1.- Ausencia de consentimiento por parte de la población. En efecto, la población española no ha participado de las decisiones de banqueros y especuladores, que han gestionado a su antojo las prácticas y los destinos de sus respectivas entidades.

 

2.- Ausencia de beneficios para la población y falta de respeto al interés general. No sólo no han repercutido en beneficios para la población, sino que ha ocurrido justo al contrario, pues la deriva social a la que nos han conducido sus comportamientos nos lleva al paro y a la pobreza. Todo ello por no citar la obscenidad de echar a la gente de sus casas, viniendo de entidades rescatadas con dinero público.

 

3.- Conocimiento por parte de los acreedores de los dos criterios anteriores. Evidentemente, los mafiosos gestores de las entidades han realizado todas estas prácticas a sabiendas de sus riesgos y de sus consecuencias, y además conscientes de la gran influencia que poseen sobre el resto de los poderes públicos.

 

deuda_ilegitima6.jpgQuizá la Plataforma más completa actualmente en español para estos temas sea la web QuiendebeaQuien.org, definida como la Red por la Abolición de la Deuda Externa y la Restitución de la Deuda Ecológica. Según esta organización, "Una deuda es ilegítima cuando un préstamo se concedió a gobiernos dictatoriales o corruptos, sin consultar a sus poblaciones, cuando los préstamos se destinaron a proyectos nocivos social y ambientalmente, a la compra de armamento o al fortalecimiento de los mecanismos estatales de represión, se desviaron a cuentas personales en países del Norte y paraísos fiscales, o cuando la “deuda” es utilizada como instrumento de saqueo permanente del Sur y como medio de presión para imponer políticas neoliberales que lo mantiene encerrado en un ciclo de dependencia y de más deuda externa". Y la de más reciente constitución ha sido la Plataforma Ciudadana por una Auditoría de la Deuda, que también plantea las mismas premisas, los mismos objetivos y las mismas acciones globales y conjuntas.

 

Por tanto, la deuda pública ha de ser auditada, y todo Programa Electoral que se precie, o serie de hitos a conseguir declarados por cualquier Agrupación, Colectivo, Plataforma o Asociación Ciudadana, ha de hacer campaña para conseguir este gran objetivo, que nos liberará de una de las más grandes losas, quizá la más grande, que pesa sobre los cimientos de nuestra economía. Sin ello, ni la recuperación económica, ni la recuperación de los servicios públicos, ni la dignificación de la vida de las personas, ni la creación de empleo, podrán conseguirse. Volvamos a las manifestaciones bajo el lema: "NO DEBEMOS. NO PAGAMOS".  

 

Tras años de movilizaciones sociales en el norte y en el sur para exigir la abolición de la deuda externa y todo el mecanismo de dominación que la genera, la deuda externa de los países más débiles del sistema económico mundial sigue creciendo. El modelo que promueven el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) y el Grupo de los países con mayor peso político en el mundo (G8) sigue fracasando en su despótico intento de gobernar el mundo y en sus falsas promesas incumplidas de reducción de la deuda externa. La deuda externa sigue haciendo que aumente la desigualdad entre Estados y entre clases sociales, sigue haciendo que aumente el sometimiento de los pueblos a la lógica económica capitalista, y sigue quitándonos soberanía para decidir sobre nuestro futuro y nuestro modelo de sociedad.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías