Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
2 septiembre 2014 2 02 /09 /septiembre /2014 23:00

"Mientras nos ofrecen un proyecto de país fallido, fracasado, marcado por el paro, la precariedad y el exilio económico, la República deberá garantizar que todos los jóvenes tengamos un proyecto de vida digno e independiente"

(Rosa Valiente, Secretaria de las Juventudes Comunistas de Madrid)

 

 

 

 

republica_queremos131.jpgSí, y en esto también tiene mucho que ver la República (además de ofrecer la garantía de los derechos que ya hemos comentado en artículos anteriores de esta serie), porque hasta ahora, hemos tenido la figura de un Rey (Juan Carlos I, y parece que su hijo Felipe está por la misma labor) que no ha reinado para el pueblo, sino para las altas esferas de nuestra sociedad. Uno de los actos de despedida fue una recepción con los grandes empresarios de este país (otra lo fue con la cúpula de los Gobiernos de PP y PSOE, sus cómplices políticos), a los que dijo que "siempre estaría a su lado", lo cual no hacía más que constatar las auténticas alianzas de la Corona. No queremos ningún gobernante (ni Rey, ni Presidente de la República) que se alíe con las fuerzas del gran capital, enemigas por propia naturaleza del pueblo, del soberano. Queremos un Presidente de la República que gobierne para el interés general, y sobre todo de los más desfavorecidos. No queremos un Presidente de la República para que sustituya al Rey en sus malas prácticas, en su despotismo, en sus viajes al extranjero como representante de la "Marca España". Queremos un Presidente de la República cuyo comportamiento personal y político, y cuyo modo de vida, se corresponda con lo que sus electores han decidido. Pero en cualquier caso, ventaja evidente y prueba del carácter democrático de la propia forma de gobierno republicana, siempre podremos revocar su mandato.

 

republica_queremos132.jpgNo queremos un Presidente de la República que estableza contactos al más alto nivel con los representantes de gobiernos indignos, de monarquías tiránicas y antidemocráticas, ni de países que no respeten profundamente los Derechos Humanos. Y sabemos que esto ha ocurrido durante el reinado de Juan Carlos, y muy posiblemente seguirá ocurriendo durante el reinado de Felipe VI. En este sentido, cito las palabras de Juan Torres en su artículo "¿Para quién trabaja el Rey?", cuando afirma: "Es una auténtica vergüenza y una inmoralidad que para conseguir que unos cuantos grandes empresarios ganen dinero se convalide la falta de democracia y el pisoteo de los derechos humanos que hay en las dictaduras del Golfo. Si a los grandes empresarios les da igual que en los países donde hacen negocio no haya la más mínima libertad es su problema, pero no se puede consentir que nuestro Jefe del Estado se convierta en el principal defensor, amigo y cómplice de los dictadores más corruptos del planeta. Y es particularmente condenable que la promoción de esos negocios por parte del Rey se haga sin ningún tipo de mención a las condiciones en las que trabajan o van a trabajar miles de seres humanos en aquéllos países".

 

republica_queremos133.jpgEn efecto, el Jefe del Estado (Presidente de la República, en nuestro caso) ha de exhibir un comportamiento ejemplar en este sentido. Debe representar siempre y en todo momento los intereses generales de la ciudadanía, entendidos éstos como los intereses públicos y generales, no de los empresarios, cuyos intereses son parciales y privados, por no mencionar sus habituales prácticas delictivas, para eludir obligaciones fiscales, evadir divisas o poseer fortunas en el extranjero. Y dichos contratos millonarios, que la figura del Rey ha ayudado a consolidar y a extender, nunca han significado mejoras en las condiciones de vida del pueblo. El empleo que se ha creado ha sido insignificante, comparado con los millonarios beneficios que la clase empresarial se ha embolsado. No queremos un Presidente de la República que actúe de esta forma. Necesitamos un Presidente de la República que no se reúna con banqueros ni grandes empresarios (aunque por supuesto deba hacerlo en algunas ocasiones), sino un Presidente ligado al pueblo, digno representante suyo. Así, queremos un Presidente de la República que se reúna con asociaciones de parados, de deshauciados, de jubilados, de jóvenes, de mujeres, etc.

 

republica_queremos134.jpgY por supuesto, vamos a luchar por un Presidente de la República (característica que debemos exigirle también a todo su Gobierno) que posea una cualidad fundamental: VALENTÍA. Valentía y voluntad política de representar y defender los intereses de su pueblo, cada vez que fuerzas y poderes extranjeros o supranacionales intenten pisotear la independencia y la soberanía nacional, para imponer unas medidas o unas políticas que vayan en contra del interés general. Un Presidente de la República que sea capaz de dar un golpe en la mesa y enfrentarse a cualesquiera poderes que intenten avasallar la dignidad de las clases populares, cuando se intenten imponer medidas que desmonten los avances sociales, que supongan pérdidas de las conquistas sociales, o que socaven seriamente la democracia. Un Presidente y un Gobierno republicanos que velen por la riqueza del país en su conjunto, no sólo de los más poderosos, que sea menos patriota "de boquilla" y que defienda los intereses de las clases más vulnerables, enfrentándose abiertamente a los que pretendan someter por la fuerza la voluntad del pueblo. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías