Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 octubre 2014 2 07 /10 /octubre /2014 23:00

"Debemos luchar por el contenido de la República, no por su etiqueta"

(José López)

 

 

 

 

 

republica161.jpgEn el anterior artículo de esta serie nos quedamos haciendo un breve repaso de la figura histórica de la Transición, e intentando explicar los lodos que provienen de aquéllos polvos. Nos han querido inculcar, tanto a las generaciones que lo vivimos como a los más jóvenes, la perfección de aquél proceso, su pulcritud democrática, y elevar el gran protagonismo que tuvo "el pueblo español" durante dicho período. Pero la verdad es que nada de esto fue así. Es cierto que estuvo muy bien diseñada, pero justamente para obtener los réditos y alcanzar los objetivos que la clase dominante pretendía. Hasta tal punto fue magistralmente diseñada la Transición, que el Partido Comunista de España (PCE), liderado entonces por Santiago Carrillo, renunció a alguno de sus principios fundamentales, como era la causa republicana, con tal de poder ser legalizado, preso de una especie de "Síndrome de Estocolmo", tal como indica José López. Dando la espalda a su militancia y a su histórica lucha, consintió una "democracia" muy recortada, con graves déficits, con muchas carencias, entre ellas una Ley Electoral injusta, especialmente pensada para restar fuerza representativa a la izquierda transformadora de este país, representada entonces por el PCE como partido mayoritario (Izquierda Unida no aparecería hasta 1986).

 

republica162.jpgGrave error del PCE, que tuvo que pagar con creces, porque además de hacerle casi desaparecer del panorama político (cuando hay que tener presente su fortaleza e importancia histórica, uno de los principales quebraderos de cabeza del franquismo), le hizo perder una gran parte de la militancia, que se sintió (con razón) traicionada. Los dirigentes del PCE demostraron poseer poca altura de miras y poca valentía política, para aceptar dichos preceptos. Y dicho error posibilitó la desunión y el debilitamiento de la auténtica izquierda de este país, lo más grave de todo, que tardaría algunos años en reconstruirse. Por tanto, tienen razón (sólo mirado desde este punto de vista) los que afirman que la Transición española fue modélica. No desde el punto de vista democrático, tampoco para los intereses del pueblo. Pero sí fue una jugada maestra de la oligarquía franquista para perpetuarse. Una especie de operación del tipo "aparentar que todo cambia, para que todo siga igual", que continúan intentando las fuerzas del bipartidismo en estos tiempos.

 

republica163.jpgLa verdad es que nuestra Transición fue un modelo a seguir para todas las oligarquías del mundo, y perfecto ejemplo de cómo someter a un pueblo sin que éste se percate. También en esto, nuestro país es casi una excepción en el mundo. En pocos lugares del planeta se ha perpetrado un engaño masivo de tal envergadura, con tal elegancia e inteligencia, por parte de las clases dominantes. En pocos países la clase dominante se ha salido con la suya sometiendo al pueblo con tanta sutileza, difundiendo una imagen impecable de un proceso de manipulación social de tamaño calibre. Incluso con el paso de los años, aquéllos dirigentes políticos que la protagonizaron continuaban resaltando sus bondades. Claro que también es cierto que tenían a su favor casi 40 años de represión franquista, y por tanto, mucho miedo en el imaginario colectivo. Y no cabe duda de que el "asesoramiento" de la CIA en nuestra "modélica" Transición fue muy eficaz, un auténtico jaque a la izquierda, como nos detalla Patricia Sverlo en su libro "Un Rey golpe a golpe", cuya lectura recomiendo desde aquí.

 

republica164.jpgY por tanto, ante una "democracia" tan escorada a la derecha, podemos explicarnos perfectamente la estructura social, y el sesgo de la opinión pública, sus fobias, sus criterios y sus miedos. Porque entonces, ¿puede sorprendernos que la clase empresarial española sea de las más explotadoras del viejo continente? ¿puede sorprendernos que seamos los campeones del paro, de la precariedad laboral, de la siniestralidad en el trabajo? ¿puede sorprendernos el poder que aún tiene la Iglesia? ¿puede sorprendernos el poder de movilización de la derecha para reunir a millones de personas para defender causas de "integrismo religioso" que en otros países de Europa ya ni recuerdan? ¿puede sorprendernos que en nuestro país aún se torture en las comisarías? ¿puede sorprendernos que aún exista la censura (aunque mucho más sutil e inteligente)? ¿puede sorprendernos que el franquismo no haya sido aún ilegalizado ni condenado (hecho insólito en el mundo, puesto que cualquier país que haya sufrido una dictadura la condena en cuanto se libra de ella)? ¿puede sorprendernos que encima se juzgue a los que intentan investigar los crímenes del franquismo? ¿quién no comprende aún porqué Franco dijo que lo dejó todo bien atado? En este sentido, hago otra recomendación a mis lectores: el texto "La democracia en España: engaño y utopía", donde su autor, Francisco Badarán, hace un detallado análisis, que no tiene desperdicio, de nuestra actual Constitución Monárquica. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías