Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 mayo 2014 3 14 /05 /mayo /2014 23:00

"Sólo en períodos excepcionales de la Historia, cuando el orden social y moral empieza a resquebrajarse bajo el impacto de presiones insoportables, la mayoría de la gente comienza a cuestionar el mundo en que nació y a dudar de las creencias y los prejuicios de toda la vida"

(Carlos Marx)

 

 

 

 

retrato_sociedad_alienante41.jpgActualmente, bajo un contexto social como el definido en el artículo anterior, las tácticas manipuladoras son tan potentes y tan constantes que, de manera irreflexiva, los ciudadanos soportan, aceptan, y en algunos casos practican, de forma absolutamente normal, hechos y situaciones tan aberrantes y contradictorias como abundantes y variadas. De entre todas ellas, y a título de ejemplo, vamos a destacar algunas, sin perjuicio de que los lectores encuentren otras tantas de igual o mayor importancia (en realidad, la presente serie de artículos intenta ser una llamada a la reflexión personal y colectiva sobre nuestra sociedad):

 

1.- La terrible pobreza en el mundo. Los fuertes desequilibrios entre unos países y otros, entre diferentes naciones, pueblos y razas. La desigualdad galopante entre habitantes de un mismo país.

 

retrato_sociedad_alienante42.jpg2.- La guerra como cobertura para la invasión imperialista con el consiguiente resultado de asesinatos indiscriminados de personas que a veces se convierten en genocidios. Para mayor información, recomiendo a los lectores la serie de artículos que estamos desarrollando bajo el título "USA: Estado de guerra permanente".

 

3.- La permanencia de Monarquías y su cohorte en lo que se supone que son Estados modernos, como el nuestro.

 

4.- Las grandes fortunas de magnates y mafiosos. La existencia de paraísos fiscales, bajo la impunidad de una sociedad tolerante con la evasión de capitales y el fraude fiscal.

 

5.- La creencia ciega en lo que se conoce como Instituciones democráticas, de carácter netamente formal, incuestionables y ausentes de toda crítica.

 

6.- El alienador y retrógrado sistema educativo.

 

7.- Las desmedidas y demenciales retribuciones de unas nuevas clases adineradas: gestores financieros, políticos, deportistas, actores y actrices, periodistas y "tertulianos", cantantes, etc.

 

retrato_sociedad_alienante43.jpg8.- La aceptación alarmante e incondicional de magias, santeros/as, religiones y/o sectas (incluída la Católica), algunas de ellas con fuerte presencia y fuerza institucional.

 

9.- La utilización fetichista y patriotera de símbolos tales como himnos y banderas.

 

10.- La afición y la pasión desmedida por algunos deportes profesionales, inducidos por los medios de comunicación, que se han extendido como un bálsamo anestesiante para gran parte de la sociedad.

 

11.- Las formas vigentes de administrar el ocio, condicionadas por los medios de comunicación, plasmadas en hechos tan aberrantes como las salidas masivas en fiestas, "puentes" y fines de semana, con el consiguiente sufrimiento que supone soportar los atascos de tráfico que se originan, así como asumir sin reflexión el riesgo de padecer accidentes mortales.

 

retrato_sociedad_alienante44.jpg12.- La aceptación social, la asistencia y el cultivo de las llamadas "tradiciones populares", aunque éstas supongan auténticas aberraciones, como las que se practican contra los animales.

 

13.- La degeneración de la juventud entregada a la bebida incontrolada, y a otros tipos de sustancias, como medio de evasión de un mundo que se les ofrece complicado y sin salidas.

 

Y podríamos mencionar muchos otros hechos y acontecimientos irracionalmente aceptados, como ejemplo del nivel de alienación social que padecemos. Y es que el imperio de lo irracional hoy permite, como hemos señalado, admitir con absoluta normalidad las enormes diferencias entre unos y otros. Permite que unos pocos amasen fortunas tales que saldarían la deuda externa de algunos Estados, fortunas que subvierten los más elementales principios de la propia economía capitalista, ya que los recursos de los poseedores superan a las necesidades de bienes posibles por muy caros o sofisticados que sean. Riquezas personales o familiares que darían cobertura a muchas generaciones descendientes. El control de las clases dominantes y el dominio al que se encuentra sometida la mayoría de la Humanidad permiten, como se ha apuntado, que pocos se escandalicen ante las cifras astronómicas que perciben, a título de ejemplo, algunas "estrellas" de cine, deportistas de élite, ciertos "comunicadores" de radio y TV, a los que hacemos referencia más de una vez por el singular papel que juegan dentro del sistema.

 

retrato_sociedad_alienante45.jpgHoy día, arrastrados por la desenfrenada vorágine que nos envuelve, pocos se conforman con vivir de su trabajo (los afortunados que lo poseen), de la manera más digna y austera (en el buen y auténtico sentido del término) posible, a cambio de un salario que le permita alimentar a la prole de una manera estable y suficiente. Los individuos de esta aberrante sociedad capitalista, y especialmente la juventud, esperan y desean resolver su vida en un solo acto, acaparar lo suficiente de forma rápida para poder vivir holgadamente el resto de sus días. De ahí que los patrones de conducta de esta gente de "élite" se impongan sobre los demás. El espejo en el que se miran son los agentes que realizan, de forma rápida, las grandes operaciones financieras para beneficio propio o ajeno, los políticos corruptos que reciben su "salario" a cambio de servir vilmente a la clase dominante, o los famosos que son instrumentalizados y manejados a cambio de una jugosa recompensa.

 

Las fantasías de la mayor parte de los mortales se han tornado todas del color del dinero. Los juegos de azar y las loterías (auspiciadas y fomentadas por el propio Estado) alimentan esas fantasías entre los más desposeídos, entre aquéllos que no ven de cerca otra manera de acceso a esa vida de ensueño que se materializa en forma de grandes mansiones y lujosos coches en manos de los poderosos, y de los que prestan un buen servicio a los usurpadores del poder. Incluso hay programas en ciertas cadenas de televisión que emiten reportajes sobre las mansiones y el nivel de vida de algunos potentados, para que sirva de motivación social y de objetivo individual. Es el propio sistema el que fomenta, por tanto, dichas prácticas, justifica dichos objetivos, y legitima dichas actitudes. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías