Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
8 julio 2014 2 08 /07 /julio /2014 23:00

"Los tontos se indignan sólo contra las consecuencias"

(Kalvellido, humorista gráfico) 

 

 

 

 

sociedad_alienante91.jpgY otro de los grandes elementos alienadores de nuestra sociedad actual son los medios de comunicación, en especial la televisión. Algunos hablan de "telebasura", como si se tratara de tildar así, única y exclusivamente, a determinados programas aislados del resto de la programación. Pero nada más lejos de la realidad, ya que aquéllo que en sus comienzos ofrecía un inocuo y variado repertorio, hoy se ha convertido en la herramienta más poderosa del sistema para distraer (en todos los sentidos) a la ciudadanía. Para comenzar, recomiendo a los lectores el artículo titulado "Sobre la telebasura", publicado en este mismo Blog, donde exponemos la definición y el alcance de este fenómeno. Lo mismo da que se trate de canales públicos que privados, la competencia y la función encomendada a este medio difumina la línea divisoria.

 

sociedad_alienante92.jpgLos regidores de radio y TV, sus presentadores/as "estrellas", los tertulianos/as a sueldo, y en general, todo el contenido televisivo constituyen el engranaje perfecto para enajenar a la población, privando del legítimo derecho que tienen las personas para avanzar hacia ese soñado mundo más justo, más racional y más humano. La TV ha contribuido de la forma más eficaz al desmantelamiento de los valores que en otros momentos unían a las personas, sometidas a las mismas presiones y a la misma explotación. Las palabras más repetidas en los tediosos programas, con intervención de políticos y comentaristas, son "verdad" y "mentira", dejando al descubierto que, en realidad, todo es mentira. La TV, en combinación con otros agentes, ha ayudado tremendamente a vaciar de contenido cultural a la sociedad, y ha sembrado la vulgaridad y la chabacanería por todos los hogares. Hoy día, la TV es el campo de acción de un desmedido afán de protagonismo y fuente de ambiciones, de envidias, de rencores, de insultos y del "todo vale" si se trata de hacerlo por dinero.

 

sociedad_alienante93.jpgEn nuestro país, por ejemplo, existen algunos canales de TV que se caracterizan por estar destilando basura de forma permanente, cadenas televisivas convertidas en fábricas de "juguetes rotos", de tal forma que si se exigiera un mínimo de rigor informativo, así como de comportamiento ético para los medios, deberían ser clausuradas de inmediato en aras de la fidedigna información, de la capacidad instructiva que tiene la TV, del respeto a nuestra especie, de la protección de la infancia, del progreso, y por supuesto, de la razón. Por otra parte, la práctica totalidad de las cadenas de televisión privadas (que proliferan como setas desde la aparición de la nueva tecnología TDT), y algunas otras autonómicas, cierran filas en torno a la extrema derecha política, ofreciendo, pues, una pseudoinformación, sectaria y destructora de la pluralidad informativa. Por tanto, podemos afirmar con absoluta rotundidad que el contenido de las actuales cadenas de TV ofrece un repertorio pensado para intoxicar a los televidentes. Telebasura por doquier, frente a programas que fomentan el petardeo, la ñoñez informativa, la prensa rosa, enmascarados en una mesa final de debate formada por grupos repetidos de pseudoanalistas de encefalograma plano, que repiten sus argumentos sin cesar. La lista es extensa, mencionemos siquiera algunos ejemplos, siguiendo a Antonio José Gil Padilla en su obra "Los límites de la irracionalidad":

 

1.- La manipulación de la información a través de los telediarios y la intoxicación a través de las secciones de deportes.

 

2.- Las tertulias, debates y entrevistas de los "pensadores oficiales" del régimen, o "generadores de opinión" manipulada, repetitiva y tergiversada.

 

sociedad_alienante94.jpg3.- Los programas dedicados a lo que se conoce como "crónica social", como extrapolación de la denominada "prensa rosa". En ellos se suele incluir lo que se conoce como "talk show" donde las personas se desnudan (emocionalmente hablando) sin ningún pudor con tal de aparecer en pantalla.

 

4.- Los programas denominados "reallity shows" o descriptores de la vida cotidiana de las gentes.

 

5.- Las masivas, ingentes, cansinas y aberrantes retransmisiones deportivas.

 

6.- Una serie de concursos y juegos estúpidos que fomentan la ambición y el deseo de dinero fácil y rápido.

 

sociedad_alienante95.jpg7.- Programas donde se exhibe la riqueza de algunos (empresas, viviendas, etc.), y en contraste, relatos de la miseria de propios y extraños. Puede que se emitan incluso uno a continuación de otro, sin ningún pudor por parte de los medios, ni escándalo público por parte de la audiencia.

 

Y aún podríamos incluir muchas más categorías: documentales insulsos sobre la vida de la gente en terceros países, programas monotemáticos con insistencia obsesiva (cocina, por ejemplo), predominio de las series y películas norteamericanas, y manipulación generalizada en todos ellos, tratando de inculcar una serie de valores, de costumbres, de prácticas y de tendencias trasnochadas, aberrantes, idiotizantes, manidas y reaccionarias. Pero aún no hemos acabado con los medios. Sólo hemos empezado. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías