Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 noviembre 2014 3 05 /11 /noviembre /2014 00:00

"El juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, fútbol para mirar, y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar, sino para impedir que se juegue"

(Eduardo Galeano)

 

 

 

 

 

alienacion151.jpgVamos a finalizar en esta decimoquinta y última entrega de esta serie de artículos, que espero al menos haya hecho reflexionar a los lectores. Habíamos comenzado ya a hablar sobre la gigantesca dimensión del negocio del fútbol en el artículo anterior, y por ahí continuaremos, porque es un negocio que mueve anualmente unos 500.000 millones de dólares. Su propietario, la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), obtiene más de 200 millones de dólares anuales sólo en utilidades, con un patrimonio de más de mil millones de dólares. A esto debemos sumarle las enormes ganancias que obtienen las diversas compañías multinacionales asociadas al negocio futbolístico y sus figuras, con cifras astronómicas que superan el PIB de muchos de los países más desarrollados. El mundo del fútbol es uno de los mundos más machistas, apolíticos e insolidarios que podamos encontrar, y si a todo ello le unimos la frenética pasión (convertida en vandalismo) que despierta en sus aficiones, tenemos un explosivo cóctel tremendamente alienante.

 

alienacion152.jpg¿La razón para todo ello? Pues básicamente un mercado constituido por más de 300 millones de personas que practican este "deporte" en sus diversos grados de profesionalismo, a los que se suman los cientos de millones que lo siguen en los estadios, en la televisión o en Internet. Cuando un deporte pasa de ser tal a ser todo un movimiento de vehículo, expresión y compartición de masas a nivel mundial, hemos superado todas las barreras de lo deportivo, para situarnos en el campo de la alienación social. ¿Qué pasaría si dicha fiebre se manifestara en cualquier otro deporte? Pues tendríamos el mismo nivel de alienación que tenemos en el fútbol, porque pasarían a moverse dentro de ese mundo una serie de intereses que traspasarían todas las fronteras de lo estrictamente deportivo. Para muesta, un botón: hace pocas semanas se encontraron en un bar de carretera las aficiones de dos equipos de fútbol españoles (omito los nombres para no echar carnaza, aunque seguro que los lectores sabrán a cuáles me estoy refiriendo). Pues bien, se enzarzaron en una batalla campal dentro del propio local, y aquéllo terminó como el rosario de la aurora: local destrozado, heridos múltiples, etc. Esto ocurre en nuestra sociedad. Y es un grano de arena en el gran desierto.

 

alienacion153.jpgHoy día los clubes de fútbol son grandes sociedades anónimas (con sus deudas a Hacienda incluídas), propiedad privada de empresas multinacionales, sus presidentes son grandes empresarios, cuya política es invertir cuanto más dinero mejor en el club, pagar cantidades millonarias por fichar a las grandes figuras internacionales, y cada uno de estos clubes opera como una empresa, asociada a una gran empresa multinacional como es la FIFA. Los futbolistas ya no son personas, son ídolos para la juventud, imágenes publicitarias, iconos de moda, de tendencia y de poder, y su talento (es decir, meter goles) vale en la medida en que permite generar ganancias. Existe un mercado de compra-venta de jugadores, donde éstos se cotizan, se especula sobre ellos, se establecen valores a futuro, se ofrece propiedad sobre todo o parte de sus derechos económicos, tal como si fuesen cualquier otro producto del mercado de alguna Bolsa de Comercio. Todo tipo de representantes, managers y caza talentos se pasean por los países menos desarrollados, ofreciéndoles a los niños más destacados la ilusión de llegar a fichar por algún gran equipo internacional. Con pasaportes falsos se compran niños africanos que son traídos a Europa, calculándose la cifra en cerca de 20.000 los niños que llegaron con la promesa de estos agentes de alcanzar fama y gloria.

 

alienacion154.jpgEl fútbol es usado también como una falsa ilusión patriótica, para exacerbar los sentimientos nacionalistas, creando sentido de unidad nacional, desviando la atención desde otros focos de problemática social, escondiendo las desigualdades internas, usándose como mecanismo de distracción social, de adormecimiento, de embelesamiento y de alienación. La rivalidad entre las aficiones es significativa, ya que mientras los hinchas de tal o cual equipo se matan en las afueras de los estadios (como el ejemplo que hemos puesto más arriba), los dueños de esos clubes ven los partidos juntos y comparten negocios sin ningún complejo. En fin, toda una lamentable manifestación de hasta dónde puede llegar el sinsentido y la estupidez humana, elevados a su quintaesencia. Finalizamos ya. Hemos hecho un recorrido, por supuesto incompleto, seguro que se nos han quedado en el tintero muchas otras manifestaciones de nuestra alienante sociedad, pero más que un exhaustivo catálogo, queríamos llamar la atención, hacer un llamamiento a recuperar la cordura, la mesura, la inteligencia, a impedir la manipulación social que ciertos hechos, noticias o fenómenos causan en nuestras vidas, y de cómo cierta evolución de nuestra sociedad nos lleva al desastre, a base de desenfocar nuestra capacidad de raciocinio.

 

alienacion155.jpgLa inercia, la falta de contestación, la ausencia de un agente transformador que rompa con los hábitos del actual sistema, la resistencia de los poderosos a abandonar sus posiciones de privilegio, la imposibilidad de reformas desde dentro del propio sistema manteniendo las actuales estructuras, y ese enloquecido afán de enriquecimiento, nos arrastran hacia un futuro, próximo o lejano, verdaderamente incierto para nuestra sociedad, y además, nada próspero. Un presente carente de razón, ausente de armonía con el medio natural del que procedemos y en el que nos encontramos. Hemos hecho un mal uso de la herramienta de la que se nos ha dotado como especie, de las potenciales capacidades que nos diferencian de otros seres vivos. Ojalá no sea necesaria la aparición de una nueva especie con mayor dotación genética. Ojalá, y esto es lo que deseamos, mejore el estado mental de las mayorías lo antes posible, se alcance una mayor toma de conciencia y una capacidad de pensamiento acorde con los que hoy día deseamos un mundo diferente. Y esperamos que esto ocurra antes de que todos los individuos que conformamos esta sociedad pasemos del autismo social a la histeria colectiva, hecho probable ante los novedosos acontecimientos que cada día se nos presentan de manera convulsa, con el ánimo de salvar una situación agónica e inhumana.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías