Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
9 agosto 2012 4 09 /08 /agosto /2012 23:00

La última aberración propuesta por el Ministro de Justicia es que la malformación del feto no constituya supuesto legal para poder abortar. Es decir, no contento con la vuelta a una Ley de IVE basada en supuestos, algo que teníamos ya superado hace mucho tiempo, nos propone un nuevo paso hacia atrás, al más puro estilo reaccionario, rayando con el sadismo político. Cada vez nos asombra más este Ministro, que creíamos una persona de talante e ideas moderadas, y que está resultando ser uno de los ogros más peligrosos de este Gobierno.

 

aborto1.jpgNaturalmente, las Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública han criticado la decisión del Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de eliminar la malformación del feto como supuesto para abortar de forma voluntaria, y la califican de "flagrante sadismo incomprensible e intolerable en una sociedad desarrollada". 25 años tardó el PSOE en hacer una tímida reforma de la ley del aborto, con la que defraudó a gran parte del movimiento feminista, por lo timorata y limitativa de la misma.

Pero llegó el PP y a través de su Ministro de Justicia, sigue ahondando en propuestas que atentan contra la libertad de las mujeres, y nos anuncia una restricción no sobre la última ley del aborto, sino sobre la anterior. Parece que el señor Gallardón pretende utilizar a las mujeres como mercancía para congratularse con sus retrógradas bases sociales y con sus aliados históricos, entre ellos la Iglesia. Además, se permite continuamente una intromisión ilegitima e insoportable en la vida de las mujeres, pretendiendo imponernos al conjunto de la sociedad sus principios morales, socavando el principio de aconfesionalidad del Estado. Una actitud paternalista que atufa a conservadurismo al estilo más rancio se desprende continuamente de sus intervenciones.

Sin duda la negligente y recatada actuación del PSOE, le habrá avalado al despótico Gobierno del PP para modificar incluso los supuestos de la ley del 85, con la que gobernó y no enmendó el gobierno de Aznar durante 8 años. Las mujeres, después de décadas de “democracia”, siguen siendo ciudadanas de segunda clase, donde derechos fundamentales, como el derecho a decidir sobre su maternidad, siguen tutelados e incluso pueden ser aniquilados, y continúan siendo objeto de reproche penal. De hecho, la Presidenta esperpéntica de Madrid, Esperanza Aguirre, ya ha manifestado más de una vez poco menos que es un camelo que el aborto sea un derecho de las mujeres.

aborto2.jpgPero el actual Gobierno, ha decidido acabar con todo. Se sienten legitimados para arrasar con todo tipo de derechos económicos y sociales. El gobierno fascista de este país pretende a cuentagotas ir dando los detalles de su pretendida modificación de la actual legislación sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Ahora, con alevosía por el momento en que lo expresa, el Ministro Gallardón apunta que no será supuesto para abortar la inviabilidad, la deficiencia física o la enfermedad grave del feto, siendo aplaudido por la Iglesia y los grupos pro vida.

Desde la izquierda no sólo nos oponemos a que se restrinjan aún más los maltrechos derechos de las mujeres, sino que además, apoyaremos al movimiento de mujeres y al feminista a salir a la calle para reivindicar la total autonomía de las mujeres en la toma de decisiones. No apoyaremos políticas paternalistas ni protectoras, reivindicamos políticas sociales públicas que reconozcan la libertad de las mujeres para decidir sobre su maternidad. Tenemos que parar esta pretendida reforma, tenemos que parar el retroceso en derechos; tenemos que salir a la calle; tenemos que hacerles saber al Gobierno que los derechos de las mujeres no son mercancía, que con ellos no se negocia; tenemos que dejarles claro que los derechos fundamentales no son recortables ni soslayables, y los Estados sólo tienen una competencia: ahondar en ellos y garantizarlos, cosa a la que este infame Gobierno renuncia continuamente.

aborto3.jpgY sólo hay una respuesta posible, desde la contestación, desde la insumisión social, la rebelión de las mujeres contra un atentado “estructural” a sus derechos específicos y libertades propias. Pero hay que hacer notar que el cinismo de este Ejecutivo llega a más, a mucho más.
En una nota de prensa, la Federación que agrupa a las citadas asociaciones califica de "sorprendente" que Gallardón hable de los derechos de los discapacitados que todavía no han nacido, cuando el Gobierno del que forma parte "los ha mutilado de manera inclemente", ha reducido las ayudas a la dependencia y las subvenciones a las entidades que atienden a estos enfermos...¿puede haber mayor cinismo e hipocresía?

   

Además, han agregado, el actual Ejecutivo ha incrementando el copago de los medicamentos y lo ha extendido incluso al transporte sanitario no urgente. La Federación también acusa a Gallardón de desconocer que muchas de las graves enfermedades que se incluyen en el supuesto de malformación -que sólo supone el 1% de los abortos que se practican- dan lugar a fetos no viables por presentar lesiones incompatibles con la vida, como por ejemplo la anencefalia. Por ello, desde la Federación se preguntan cómo es posible que se pretenda mantener a término un embarazo de un feto no viable diagnosticado en la primera ecografía.  

 

A su juicio, "el fondo del problema" es "una confusión entre la ideología propia, el fundamentalismo religioso, y la del conjunto de la población" que, han asegurado, "es claramente distinta y mayoritariamente mucho mas abierta" y a la que "se le quiere imponer un integrismo ultracatólico contra toda lógica democrática". Por último, han advertido de que la eliminación de la malformación del feto como causa voluntaria de aborto "incitará a la búsqueda de soluciones en otros países o a los abortos clandestinos, con el consecuente incremento de mortalidad y morbilidad que suponen".

 

aborto4.jpgVoy a finalizar con unas inteligentes y necesarias observaciones y comentarios de Lilith Rojo, publicadas en un artículo en Rebelión: "Quizá lo que quiere Gallardón en su retorcido concepto nacionalcatólico de protección de la vida es que la mujer embarazada, sin recursos y con corazón, se suicide. Al fin y al cabo una roja, una feminista, una descarriada menos para su sistema de familia y orden. Porque es harto sabido que a la Iglesia, que es quien presiona en estos menesteres, solo tiene interés en el nacimiento, pero lo que pase después de este le importa un comino. Por eso en África mientras el SIDA devoraba el continente la Santa Madrastra Iglesia amenazaba con el infierno, que ahora pongo, ahora quito, a quienes usaran el preservativo. Así que qué le importa a la Iglesia y a la Justicia del gobierno que una vez nacido el feto con malformaciones no haya quien ampare al nuevo súbdito del destronado de WWF".

 

Y continúa: "Qué importa que no haya sanidad pública universal que desmantelada no le pueda aliviar, que no exista una educación pública gratuita, de calidad y especializada que le ofrezca una oportunidad de una vida mejor, que no existan centros de atención para estas personas si se quedan solos o que se dinamite la ley de dependencia para que su vida sea un infierno. Qué pretenden, qué se haga como antaño, que se les ataba a un mueble a su suerte mientras la familia tenía que ir a buscarse el pan. Esta gentuza de moral indecente solo ve en blanco y negro como en el NO-DO, que nos hicieron tragar durante décadas de oscura doble moral, donde los pobres se cargaban de hijos o las mujeres morían o quedaban estériles por abortos mal practicados o acababan en prisión, mientras las ricas tenían sus hijos para que se los cuidara otra o iban a abortar al extranjero con el beneplácito del cura de turno, quien veía su cepillo lleno cada domingo". No se puede expresar mejor.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías