Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
12 abril 2012 4 12 /04 /abril /2012 23:00

disturbios1.jpgEn Cataluña (y también en otras regiones de España) se está comenzando a dar un fenómeno ciudadano, una especie de revolución juvenil, de todo punto lógica y natural, procedente del sector más joven que se rebela contra la situación que vive, contra el entorno que le rodea, contra el contexto social y político que le ha tocado vivir. Lleva ocurriendo ya algún tiempo, y consiste en una elevación del tono de la protesta joven, en la rebeldía procedente de un estado de ánimo completamente desesperado, que estalla en las calles y revienta de una forma más o menos violenta contra todo lo que le rodea, procediendo al ataque a mobiliario urbano, a sedes de bancos, empresas, comercios, partidos políticos, enfrentamientos con la policía, etc.

 

Lo primero que tenemos que decir desde la izquierda es que no lo apoyamos, pero lo comprendemos. No lo apoyamos porque preferimos unas manifestaciones tranquilas, pacíficas, porque pensamos que solo con la protesta estamos dando perfectamente el mensaje, para que llegue a quienes tiene que llegar. Lo que hace falta es que las manifestaciones, las movilizaciones en la calle, a las que instamos y apoyamos totalmente desde la izquierda, sean cada vez más numerosas y más frecuentes, para que los que ostentan el poder se den cuenta de que gobiernan a una ciudadanía que no está con ellos, y que aunque tengan mayoría en las Instituciones y en el Congreso, no la tienen en la calle. Esta es nuestra postura.

 

disturbios2.jpgNo obstante, os decía antes que dichas acciones violentas son comprendidas perfectamente por los que nos consideramos de izquierdas, porque vemos en ellas la desesperación de una ciudadanía, sobre todo de un sector joven que tiene que contemplar con impotencia cómo sus condiciones de vida se deterioran, cómo sus horizontes se desvanecen, cómo sus esperanzas se esfuman, cómo sus necesidades, sus deseos y sus anhelos de conseguir un proyecto de vida mínimamente digno no son posibles con las políticas que se están llevando a cabo. Se sienten en manos de un poder y de un capital que los ignora y que los utiliza, se sienten mercancías en manos de gobernantes, de empresarios y de banqueros, y se sienten piezas de un ajedrez que es manejado por otros, ese ajedrez del capitalismo más feroz que siempre da jaque mate al más débil.

 

Y ante estas protestas, ¿qué respuesta recibimos desde nuestros gobernantes? Pues el Ministro del Interior ha realizado recientemente unas declaraciones, en las que advierte que va a ser propuesta una modificación legal para que dichas conductas que provocan los disturbios sea equiparada al llamado "terrorismo callejero". Es decir, que la respuesta del poder es más represión y más castigo, en vez de corregir los problemas que dan origen a estas situaciones. Desde la izquierda consideramos esta estrategia un tremendo error, pues abre la puerta para que dichas conductas puedan ser un coladero a arbitrariedades y penas desproporcionadas.

 

disturbios3.jpgEn palabras de Ricardo Sixto, Diputado Portavoz de IU en la Comisión de Interior, "el Gobierno del PP en general, y el Ministro Fernández Díaz, en particular, caen en el fallo del efectismo y de la propuesta en caliente para tapar su falta de iniciativa política. Equiparar determinadas acciones en la calle a la "kale borroka", con la consiguiente imposición de penas hasta los dos años de cárcel en el caso de que un juez considere que se han sobrepasado los límites permitidos, supone abordar un problema con muchos matices a golpe sólo de Código Penal, lo que no es de recibo”.

 

Son conductas que tienen un origen bien diferenciado, que obedecen a una casuística totalmente distinta, e intentar equipararlas no haría más que agravar el problema. Y el origen del problema son los recortes en los Servicios Públicos, concretamente en Educación, uno de los pilares básicos de toda sociedad, unido al paro alarmante y asfixiante que padece la juventud española. Hace pocos días fueron publicados los datos europeos de desempleo del mes de Febrero a través de Eurostat, en los que el desempleo juvenil en España se sitúa ya por encima del 50% en las personas jóvenes menores de 25 años.  

 

disturbios5.jpgDichos datos son totalmente alarmantes, ya que nos encontramos con datos de desempleo juvenil en España que doblan la media de la Unión Europea de los 27 (que se sitúa en el 22,4) y además con una tendencia creciente, porque pasamos del 44,4% de paro juvenil en febrero de 2011 al 50,5% de paro juvenil en el mes de febrero de este año, situándonos en el primer país a la cola de Europa en datos disponibles, por encima de Grecia (50,4 dato registrado en diciembre de 2011).

 

Esta situación es desesperante a largo plazo, porque hay que tener en cuenta sus repercusiones futuras, condenando a toda una generación de jóvenes a una realidad sin futuro, obligándola a tener que emigrar para poder garantizarse un futuro digno u obligándola a aceptar peores condiciones laborales y de vida. Ésta y no otra es la explicación de dichas conductas violentas, porque hay cosas que no se arreglan si antes no se desarreglan del todo, y porque a los desesperados, a los débiles, no se les puede pedir civismo. Como decía una pancarta de una de las manifestaciones juveniles, "Cuando la injusticia es ley, el civismo es la rebelión".

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías