Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
20 octubre 2013 7 20 /10 /octubre /2013 23:00

Declaraciones de Emilio Botín en Nueva York el 17 de Octubre: "Nos está llegando dinero desde todas partes, estamos en un momento fantástico...Todo el mundo quiere invertir en España, nos está llegando dinero a las bolsas, nos está llegando dinero desde inversores internacionales...". Fin de la cita. 

 

Declaraciones del Príncipe Felipe en Panamá el 17 de Octubre: "Aunque todavía nos quedan cosas por hacer, la economía española está encontrando su camino...Hemos recuperado la confianza, lo que se constata en una mejora de las inversiones internacionales, y en una bajada de la prima de riesgo...". Fin de la cita.

 

felipe_y_botin1.jpgParece que se pusieron de acuerdo hasta en la fecha para realizar declaraciones muy semejantes, como se está comprobando. Bien, justo en ese mismo día, los programas informativos de todas las cadenas de televisión, públicas y privadas, nos informan de otras muchas cosas, como por ejemplo, que se celebran manifestaciones en casi todas las ciudades españolas para reivindicar una atención de las Instituciones hacia los alarmantes índices de pobreza, que famosos cocineros organizan con sus alumnos de las Escuelas de Hostelería los menús de las casas de acogida y comedores sociales, o que el Tribunal Europeo de Estrasburgo paraliza el deshaucio que se iba a llevar a cabo a unas cuantas familias que estaban ocupando uno de los edificios abandonados propiedad de la SAREB (el llamado "banco malo"). Y yo me pregunto: ¿y si nos está llegando tanto dinero, porqué no lo reparten, porqué siguen recortando? Seguramente es porque ese dinero será sólo para ellos.

 

felipe_y_botin2.jpgClaro, cuando comparamos ambos escenarios, es evidente que hay algo (mucho) que chirría. Algo que nos huele a podrido, a corrompido, a engañabobos, en última instancia, a descarnada y cruel lucha de clases. De entrada, la complicidad (parece que los discursos los hubiera redactado la misma persona para ambos) del discurso del Príncipe Felipe y de Emilio Botín (Presidente del primer banco privado del país). Está clara la complicidad de los grandes poderes fácticos de este país, el poder económico, el poder financiero, aliado con la Corona, junto con los serviles políticos a su servicio, en transmitir el mismo mensaje, las mismas ideas, el mismo guión. Pero qué lástima que no sea cierto. O mejor dicho, es cierto sólo para ellos. Sí, quiero decir que es verdad que para ellos España es un auténtico paraíso, no tienen que sufrir el desempleo, los deshaucios, la pobreza, la precariedad, no se ven obligados a emigrar, no se ven obligados a vivir de la pensión de sus mayores, a malvivir de unas míseras prestaciones, a no poder hacer frente a unas mínimas condiciones de dignidad.

 

felipe_y_botin3.jpgSus empresas no quiebran, no se ven en las situaciones de los empleados de FAGOR, FLEX, PESCANOVA, ROCA, PANRICO, y tantas y tantas empresas que están poniendo a miles de trabajadores en la calle. Ellos no ven esto. Ni seguramente quieran verlo. Están más cómodos hablando en grandes foros internacionales, prodigando las bondades de una economía que da "signos evidentes de recuperación". Mientras, se nos anuncian nuevos recortes, por valor de hasta 8.000 millones de euros en dos años, según el Informe de Estabilidad Presupuestaria para el período 2014-2016 que el Gobierno ha enviado a Bruselas. La gente está desesperada, sin horizonte, sin futuro, sin las mínimas garantías de ver esa "luz al final del túnel" que ellos proclaman a bombo y platillo. Está claro porqué hablan igual. Está muy claro porqué dicen lo mismo. Seguramente incluso estarán convencidos, porque desde su posición, únicamente se ven las cifras macroeconómicas. Desde su posición, desde tan arriba, los de abajo simplemente no se ven. No se ve la miseria, no se ve la podredumbre, no se ve la exclusión social, no se ve la impotencia y la rabia de tener que vivir en condiciones indignas de forma continua.

 

felipe_y_botin5.jpgY en ese mismo grupo está la gran Patronal española, CEOE, que va a proponer el despido libre y totalmente gratuito durante el primer año para todos los tipos de contratos, como si ya no fuera suficientemente barato el despedirnos a todos. Y en ese grupo está el Ministro Montoro, que dice cínicamente que "España está sorprendiendo al mundo con su rápida recuperación", o la Ministra Ana Mato, del País de las Maravillas, como Alicia la del cuento, que nos cuenta el cuento de que "en España no se discrimina a nadie en la Sanidad pública, que todos tienen el derecho de asistencia en nuestro país, y que esta legislatura va a ser la de las políticas sociales". Y tantos y tantos ejemplos más. Ejemplos sangrantes de la catadura moral de nuestros dirigentes (los políticos) y de nuestros gobernantes (los banqueros). Muchos más ejemplos podríamos poner de su cinismo, de su insensibilidad, de su poca vergüenza, de su aberrancia, de su falta de respeto hacia la ciudadanía, de su alejamiento cruel de la realidad, de su criminal y engañoso país de las maravillas. La conclusión está clara: a medida que la situación del país se deteriora, a medida que nos meten a los de abajo en un pozo cada vez más hondo y oscuro, ellos tienen que dar el mensaje contrario, con más ganas y con más fuerza, para disfrazar y amortiguar la cruda realidad a la que cada día nos condenan a vivir.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
17 octubre 2013 4 17 /10 /octubre /2013 23:00

Nuestra Constitución de 1978 nos dice que vivimos en un Estado Social y Democrático de Derecho, pero teniendo en cuenta la deriva político-social donde nos están llevando las fuerzas del bipartidismo, gobernantes durante todo este reciente período de nuestra historia, vamos a comprobar hasta qué punto esta definición de nuestro Estado no se corresponde con la realidad. En primer lugar, la definición de “Estado Social” está viéndose debilitada cada vez más, y al ínfimo desarrollo del Estado del Bienestar del que gozábamos antes de la crisis, se está uniendo una gran ofensiva de las fuerzas neoliberales, para debilitar las potencialidades de este carácter social del Estado.

 

autentica_democracia1.jpgEn efecto y como sabemos, hoy en día, con las sucesivas contrarreformas que han ido llevando a cabo los distintos gobiernos de turno, acrecentadas especialmente en los de Zapatero y Rajoy, el Estado Social se desmorona por momentos, y ya no disfrutamos de una Educación verdaderamente pública, ni de una Sanidad universal y gratuita, las ayudas a la Dependencia están prácticamente desmanteladas, y pretenden aniquilar el sistema público de Pensiones, empobreciendo gradualmente a los presentes y futuros pensionistas. Si a ello le sumamos la ausencia de redes públicas de protección social, el abaratamiento del despido, el paro galopante, la precariedad laboral, el endurecimiento de las prestaciones por desempleo, y los índices in crescendo de la pobreza, llegamos a la conclusión de que el llamado Estado Social es ya una ilusión en nuestro país.

 

autentica_democracia2.jpgPor su parte, el Estado de Derecho deja mucho que desear, habiéndose instalado la percepción ciudadana de que la Justicia no es igual para todos, de que está cada vez más politizada, y de que las estructuras del Poder Judicial favorecen de forma descarada a los más poderosos. El Estado de Derecho se ha convertido más bien en un Estado Policial y represivo, recordándonos los viejos comportamientos de épocas anteriores de nuestra historia. La criminalización de las movilizaciones ciudadanas, así como de las legítimas protestas de los sectores más desfavorecidos, están poniendo de manifiesto que la lucha de clases se ha vuelto más cruenta que nunca. Y en cuanto al Estado Democrático, que es el que nos ocupa en este artículo, lo que tenemos en realidad es una Democracia reducida, limitada y tutelada por los poderes fácticos, una pseudodemocracia jibarizada que nos sirve únicamente para votar cada cuatro años, pero que luego se desentiende de las medidas que propone, y de los deseos de la ciudadanía, careciendo de auténticas herramientas de control y exigencia de responsabilidades.

 

Vamos a comentar a continuación los cinco grandes flecos de una auténtica Democracia que se precie de serlo, para comprobar hasta qué punto nos falta camino por recorrer en nuestro país para llegar a dicha situación:

 

1.- Democracia Representativa. Es el único aspecto de una Democracia real que tenemos implementado en nuestro país, y se refiere a la posibilidad de elegir a los representantes de la ciudadanía ante las Instituciones, haciendo uso del sufragio universal, libre, directo y secreto, es decir, el voto. Pero este es el primer aspecto de nuestra democracia que tenemos limitado, pues aquí hemos de cambiar la Ley Electoral vigente, no tanto en lo que se refiere al tamaño de las circunscripciones, o a la posibilidad de establecer listas abiertas (que también), sino sobre todo a poder cambiar el algoritmo matemático que se utiliza para repartir los escaños en función del número de votos obtenido por cada formación política. En la actualidad seguimos a este respecto la Ley D´hont, método que se ha demostrado bastante injusto, pues está claramente balanceado para favorecer a los grandes partidos y coaliciones, y perjudicar a las formaciones minoritarias.

 

autentica_democracia3.jpg2.- Democracia Participativa. Segunda característica de una democracia auténtica, que se refiere a la posibilidad de que, una vez elegidos los representantes políticos de la ciudadanía, no sean éstos únicamente los que tomen las decisiones, sino que las mismas sean tomadas (sobre todo las importantes) mediante un proceso participativo, en el que se implique a los representantes de la población, a través de las organizaciones sociales, es decir, de toda la sociedad civil organizada. Desde Asambleas populares y barriales, ONG´s, Juntas de Distrito, Asambleas vecinales, Comisiones varias, y todo tipo de Plataformas, Asociaciones y Organizaciones, que debidamente constituidas y respaldadas, participen a través de sus cauces en la toma de las decisiones que les afecten. En nuestro país tenemos aún un tejido social colaborativo muy débil, pero lo más importante, no existen cauces de auténtica participación ciudadana en la toma real de decisiones políticas.

 

Abundando en este tema, se deberían reforzar los procesos de recogida de firmas populares, para darles mayor capacidad vinculante, respetar las ILP´s (Iniciativas Legislativas Populares), o el poder de los llamados “escaños ciudadanos”, para dotar a los portavoces de las organizaciones sociales de la posibilidad de exponer sus tesis y sus enfoques sobre ciertos asuntos de interés. El Parlamento debe ser un instrumento de auténtica soberanía popular, en vez de una caja de resonancia y de control del gobierno de turno. En este sentido, también es exigible una reforma del Reglamento de las Cámaras que componen las Cortes Generales, para adaptarlas a un funcionamiento más democrático. Igualmente, se debe dotar de más medios y mayor poder vinculante a las Comisiones de Investigación parlamentarias.

 

autentica_democracia4.jpg3.- Democracia Decisoria. Tercer factor que constituye una Democracia potente y real, en el sentido de complementar los grandes procesos electorales en diferentes ámbitos, que se suelen celebrar cada cuatro años (Elecciones locales, autonómicas, generales y europeas, en nuestro caso). Pues bien, la democracia decisoria controla e instaura mecanismos para que, además de estos procesos, la ciudadanía tenga la posibilidad de elegir y manifestar su decisión puntual en torno a los grandes asuntos que le puedan afectar globalmente, mediante la celebración de Referéndums de cualquier tipo, que eleven de forma vinculante el resultado de las decisiones populares al ámbito de la esfera política concreta de que se trate. En la actualidad, un ejemplo concreto de este poder de democracia decisoria podría ser la posibilidad de que el pueblo catalán pudiera celebrar su consulta para el mal llamado “derecho a decidir” sobre su posible independencia.

 

4.- Democracia Revocatoria. Esta cuarta faceta de una completa Democracia consistiría en la posibilidad, ausente en nuestro país, de que, a la luz de determinados hechos, datos o procesos, incluso a la finalización de determinados períodos, la ciudadanía disponga de mecanismos para poder destituir de sus respectivos cargos políticos o institucionales, electos o designados, ante situaciones de clara ilegitimidad, esto es, básicamente estar inmersos en casos de corrupción, en actuaciones dudosas, o bien, tema éste muy importante, en el incumplimiento claro y palpable de su respectivo programa electoral. Esta capacidad revocatoria de cargos públicos por parte de la ciudadanía debería ser extendida a todos los ámbitos, incluso a nivel estatal, donde desde la izquierda proponemos la existencia de un Comité Ciudadano que evalúe el grado de cumplimiento del Programa Electoral del gobierno, durante el último período.

 

autentica_democracia5.jpg5.- Democracia Económica. Se refiere a la posibilidad de que la clase trabajadora sea también parte activa en las relaciones laborales, y no se limite a ser un mero espectador, como máximo informado, de las actividades y de la política empresarial. Desde este punto de vista, la democracia económica define mecanismos de participación de los trabajadores en los foros y ámbitos de decisión de la empresa, multiplica su representación, y decide junto con la empresa algunos ámbitos de actuación de la misma, tales como la política laboral, la formación interna, los despidos y contrataciones, los nuevos Convenios, la política de expansión, la política industrial, la política de Investigación y Desarrollo, la colaboración con las Universidades públicas, etc. En palabras de Eric Fromm: “La democracia no debe tener limitaciones, es necesario que llegue a todos los rincones, incluidas las empresas, esto requiere que cada integrante desempeñe un papel activo en la vida de la organización, estén informados y participen de las decisiones, este mismo principio debe aplicarse a la democracia política, el autoritarismo es una amenaza que puede imponerse si la democracia es pasiva y espectadora en vez de asumir un rol activo y participativo”.

 

Mediante todas estas posibilidades, implementadas en una Democracia real y completa, conseguiríamos, como efecto directo, la plena participación y control ciudadano sobre las decisiones políticas que les afectan, consiguiendo proyectar la voz y la fuerza de los mismos en las decisiones políticas, y evitando que sean otros poderes (los económicos) los que gobiernen por nosotros. Y como efecto secundario o colateral, pero no menos importante, la desaparición de esa desconfianza y desafección general por parte de la ciudadanía hacia los representantes políticos, y hacia la política en general. Como vemos, nos queda todavía mucho camino por recorrer, pues nuestro déficit democrático es enorme en todos los sentidos.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
14 octubre 2013 1 14 /10 /octubre /2013 23:00

Hace pocos días que hemos asistido estupefactos a la mayor manifestación de tragedia y desgracia humana, que es aquélla que puede ser evitada, y sin embargo no lo es. En la isla de Lampedusa, al sur de Italia, aparecieron cientos de cadáveres de inmigrantes africanos, que no habían hecho daño a nadie, que sólo querían escapar de su país, de la pobreza y de la miseria, para abordar a un mundo mejor, para ellos y sus familias. Personas necesitadas, personas frustradas, personas denigradas por este injusto y cruel sistema capitalista, al que se llama "globalizado". Y gracias a esa globalización, hoy las fronteras son menos fronteras, pero este principio parece ser que se aplica únicamente a las mercancías y a los capitales, al dinero, a las fortunas, a las posesiones, en última instancia, al poder, al poder de esas grandes corporaciones que comercian hasta con el aire que respiramos.

 

lampedusa1.jpgPero este principio de la globalización parece que no se aplica a las personas, a ésas es mejor mantenerlas a raya, en sus respectivos países, en sus respectivas fronteras, para que no salgan de su mundo cruel, de su miserable mundo. De su mundo de fatigas y necesidad, de su mundo sin horizontes, de su atroz mundo sin esperanzas. Y si a ello le seguimos añadiendo algunos detalles de la macabra personalidad humana, podemos entender que a los inmigrantes muertos se les reconociera "a título póstumo" la nacionalidad italiana, mientras que a los pocos supervivientes que quedaron, se les multara con 5.000 euros. Por si no tuvieran ya bastante. Por si la vida todavía les hubiera gastado pocas malas pasadas. La capacidad humana de cinismo, de hipocresía y de falta de valores no tiene límites. Y así, seguimos viviendo día a día esta oleada de capitalismo insolidario, de capitalismo de barbarie, que permite que grandes directivos de empresas puedan manejar sueldos astronómicos, mientras otros seres humanos son condenados a una muerte civil, como ya dejara dicho Miguel de Cervantes.

 

lampedusa2.jpgEllos, los inmigrantes muertos en Lampedusa, como tantos otros, como los que murieron antes que ellos, como los que seguirán muriendo después (a los dos días de la tragedia apareció otra barcaza con 50 cadáveres más) son los chivos expiatorios de este capitalismo salvaje que condena nuestras vidas, a unos a la represión, al desempleo, a la precariedad, a la exclusión social, y a otros, todavía más, a la miseria, al hambre, a una travesía fatal, a la muerte. Nuestro Gobierno, al tiempo que lamenta las muertes en Lampedusa, hace todo lo posible para que no entren subsaharianos por Ceuta y Melilla. También toma decisiones como dar un permiso de residencia a los extranjeros que hagan inversiones de 500.000 euros en España, o que adquieran lujosos pisos o mansiones, pero niega el acceso a la sanidad pública a los extranjeros sin papeles. Muchos de ellos son los que vinieron a España a trabajar durante la burbuja inmobiliaria y después se quedaron sin trabajo. ¿Y a quién le importa?

 

lampedusa3.jpgSeñores dirigentes de la Unión Europea neoliberal: no se molesten ustedes en disimular, no se molesten en fingir el dolor y la desolación que les provocan estos espectáculos dantescos. No se molesten en disimularlo. No hace falta. Sabemos perfectamente que ustedes no van a hacer nada por evitarlo. Sabemos perfectamente que, en el fondo, ustedes lo justifican. Lo comprenden. Lo explican. Pero no lo cambian. No van a mover ni un dedo en cambiar la podredumbre de la actual sociedad capitalista donde vivimos en este primer mundo, para que los que viven en el segundo o tercer mundo vivan un poquito mejor, y no necesiten embarcarse en inmundas pateras que sólo les conducen a un destino incierto. Quizá a la muerte, como a los de Lampedusa. En Europa estamos sembrando, se constata cada día, un odio civilizatorio, un odio racial, un germen de lucha de todos contra todos. Vivimos una época de racismo de Estado, donde los inocentes inmigrantes se utilizan como chivo expiatorio para proteger a los auténticos responsables de la crisis.

 

lampedusa4.jpgPero no podrán engañarnos. Sabemos que el problema no son los inmigrantes, sino los banqueros insaciables y desalmados, y los políticos corruptos, que han desestabilizado toda la economía de este capitalismo globalizado. Mientras los Gobiernos protegen a los banqueros, apuntan con el dedo acusador a los inmigrantes de toda Europa. Se ponen al día las deportaciones, como las de gitanos romaníes en Francia. Y todo este panorama está sirviendo como estupendo caldo de cultivo para el auge de la extrema derecha, hecho que está sucediendo cada vez más en esta Europa del Capital. Horror, guerra, odio, muerte, destrucción, son sus credenciales. En Grecia tenemos el ejemplo de Amanecer Dorado. En España, los ataques fascistas se están multiplicando, y en Francia tenemos al Frente Nacional. Y en Noruega ya han llegado al Gobierno. Mientras no seamos capaces de acabar con este cáncer del capitalismo, que corroe las entrañas de todas las sociedades donde se instala, seguiremos asistiendo impasibles a espectáculos como los de Lampedusa.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
13 octubre 2013 7 13 /10 /octubre /2013 23:00

Las pruebas, hechos y gestos son ya abrumadores. Por si alguien todavía no se creía que el PP protege y ampara al franquismo en nuestro país, me remito a los últimos acontecimientos. Tenemos un alcalde en un pueblo gallego que se declara abiertamente franquista, sin tapujos, que lo reconoce en público, que tiene una foto del Generalísimo en su despacho, que tiene como sonido de su teléfono móvil el "Cara al Sol", y que sufraga los gastos de una misa al dictador cada 20 de Noviembre. Pero el hecho más claro ha ocurrido ayer, 10 de Octubre, cuando la mayoría absoluta del PP en el Congreso ha tumbado una iniciativa del resto de los grupos para considerar como delito la apología del franquismo.

 

pp franquismo1Esto ya es la prueba fechaciente, irrefutable y definitiva de lo que afirmamos. La guinda del pastel. Siempre hemos sospechado que dentro de las filas del PP se escondía la flor y nata del sector más ultraderechista, pero las pruebas son ya evidentes. Se caen por su propio peso. El Partido Popular es una vergüenza. Además de un nido de fanáticos neoliberales, religiosos empedernidos (el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, prepara su agenda para que no le coincidan los actos con el horario de las misas a las que asiste), cínicos y trasnochados conservadores, defensores del gran capital, amigos de los grandes empresarios de este país, defensores de la desigualdad, a la que justifican y amparan, ahora también podemos sumar a todos esos cargos el de amparadores del franquismo.

 

pp_franquismo2.jpgPor eso están impidiendo los procesos de extradición de los torturadores franquistas que se han solicitado desde Argentina, por eso practican la escalada represora de las manifestaciones populares, por eso le tienen tantas ganas a una Ley de Memoria Histórica que, según ellos, "reabre heridas", y a la que siempre han torpedeado. Por eso son tan amigos de la Conferencia Episcopal, a sabiendas de que su ideario coincide, en lo profundamente reaccionario y trasnochado. No se pueden pedir más pruebas. Pero no se dan cuenta de que con esta actitud lo único que hacen es legitimar la actividad de tantos años de terrorismo en nuestro país. Porque los primeros terroristas son ellos. Los primeros que legitiman la violencia, la represión social, las torturas, las detenciones ilegales, son ellos.

 

pp_franquismo3.jpgEllos son los que nunca han querido reconocer que el franquismo supuso una época negra en nuestra historia, los que nunca han amparado a las víctimas que lucharon contra el franquismo, a las que se opusieron a la Dictadura sangrienta, los que siempre han legitimado tantos años de represión, de encarcelamiento y de muerte civil de tantos defensores de la Segunda República, sistema que fue violentado y despedazado por los militares golpistas, que impusieron a sangre y fuego una cruel dictadura durante casi cuarenta años. Persiguen a los etarras, persiguen a las organizaciones humanitarias que luchan por la defensa de la paz y de los Derechos Humanos en nuestro país, pero justifican la mayor expresión de violencia integral de todo un sistema autoritario y represor que tuvo a nuestro país en el mayor período de retroceso social y de aislamiento internacional nunca visto antes. Ya lo sabemos. Lo sabemos sin ninguna duda. El PP ampara el franquismo. Los ciudadanos de paz habremos de actuar en consecuencia.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
10 octubre 2013 4 10 /10 /octubre /2013 23:00

En esta ya tercera entrega de esta serie, vamos a dedicarnos a poner en claro muchas de las falacias que nos cuentan sobre la demografía, que es uno de los puntales donde basan su informe los "expertos" consultados por el Gobierno. Vamos a basarnos para ello en un estupendo artículo del Catedrático Vicenç Navarro, y a apoyarnos en sus ilustrativos ejemplos. Diremos para comenzar que la Demografía es una ciencia a caballo entre las Ciencias Sociales y las Ciencias Exactas (Estadística, Matemáticas), que aunque basa sus análisis y proyecciones en modelos matemáticos (por tanto, científicos al cien por cien) se topa muchas veces con la aplastante realidad social, que va derivando de otro modo al esperado. A ello hay que unir, además, que normalmente los estudios demográficos han de ser apoyados por otros criterios que también apoyen esas tesis, porque de lo contrario, como vamos a ver a continuación, los cálculos van fallando. Vamos a ocuparnos sin más de destapar dichas falacias:

 

pensiones31.jpg1.- El hecho de que la esperanza de vida de los españoles haya crecido seis años en los últimos treinta años quiere decir que las personas ancianas viven seis años más. Esto no es así. Hay que saber cómo se calcula la esperanza de vida. Si España, por ejemplo, tuviera solo dos ciudadanos, uno la Sra. García, que vive hasta que tiene 80 años, y otro, el pequeño Juanito, que muere al poco de nacer, entonces la esperanza de vida promedio de España sería (80+0)/2=40 años. Suponga el lector que treinta años más tarde España continuara teniendo solo dos ciudadanos. Uno la Sra. Pérez que, como la Sra. García, muere a los 80 años, y el otro ciudadano, Manuel, que vive hasta los 20 años. La esperanza de vida de esta España reciente sería de (80+20)/2=50 años, es decir, diez años más que la España de ayer. Pero esto no quiere decir, como constantemente se malinterpreta, que la Sra. Pérez viva diez años más. En realidad, continúa muriendo a los 80 años. Lo que ocurre es que el bebé que moría antes, ahora ya no muere y vive 20 años más. Y esto es lo que ha ocurrido en España, la mortalidad infantil ha estado bajando mucho (lo cual ha estado ocurriendo también en la mayoría de países de la Unión Europea) y con ello la esperanza de vida (que es el promedio de años de vida que el ciudadano medio vivirá) ha subido. Pero el aumento de la esperanza de vida no repercute automáticamente en el mismo aumento de años de vida de los ancianos.

 

pensiones32.jpg2.- Como consecuencia de que las personas vivan más años, existe la necesidad de que también trabajen más años. Si viven seis años más, deberían trabajar seis años más. Este supuesto ignora la enorme variabilidad en las tasas de mortalidad que existe en España entre las personas pertenecientes a distintas clases sociales. Un catedrático de Universidad, por ejemplo, es probable que viva siete años más que la mujer de la limpieza de la Universidad en la que él trabaja. Es una medida profundamente injusta exigir a la segunda persona –la mujer de la limpieza- que trabaje dos años más (y algunos están incluso hablando de cinco años más) para pagarle la pensión al primero –al catedrático-. El retraso indiscriminado de la edad de jubilación es profundamente injusto. Y es, sin embargo, el criterio que se está utilizando y promoviendo. Hoy, en España, la persona del decil superior de renta vive diez años más que la persona del decil inferior. Hacer una propuesta “igual para todos” sin tener en cuenta la enorme desigualdad de condiciones de vida y muerte debería ser rechazado por inmoral y antidemocrático.

 

pensiones33.jpg3.- A mayores años de vida adicionales de la población, mayor es su capacidad y obligación de trabajar. Esta observación, derivada de la anterior, continúa ignorando que no solo la esperanza de vida varía mucho según la clase social, sino también su calidad de vida. La calidad de vida de los años añadidos a la longevidad de una persona jubilada varía también de una manera muy evidente y clara según el tipo de trabajo y empleo (y, por lo tanto, de clase social del individuo) que ha tenido durante su vida laboral. A menor nivel de renta de la persona, y a menor autonomía, creatividad y condiciones satisfactorias del trabajo y empleo que la persona haya desarrollado, mayor es la discapacidad y limitaciones “propias de la edad”, con menor deseo de continuar su trabajo. De esta realidad se deriva el principio aplicado en muchos países –pero no en España- de que la jubilación es un derecho más que una obligación. Para la mujer de la limpieza es una bendición el poder dejar de trabajar. Pero no así para un catedrático, o para un médico, o para un profesional que goza en su trabajo. La aplicación del principio de considerar la jubilación como un derecho (como ocurre ya en muchos países a los dos lados del Atlántico) implica el derecho a que no haya obligación de jubilarse.

 

pensiones34.jpg4.- El mayor problema que determina la necesidad de reformar el sistema de pensiones es el demográfico. A más gente anciana que vive más años y menos gente joven, mayor será el problema de la financiación. Esto no es así, pues se ignoran muchas realidades. En los sistemas de financiación a base de contribuciones sobre el trabajo (las cotizaciones sociales), el escenario no consiste en jóvenes versus ancianos, sino en trabajadores versus pensionistas. E incluso más importante es la cantidad de la aportación, que depende del salario y de la productividad. De la misma manera que ahora el 2% de la población que trabaja en agricultura produce más alimentos de los que producía el 18% que trabaja en el campo hace cuarenta años, un trabajador dentro de cuarenta años producirá y contribuirá muchas veces lo que produce y contribuye un trabajador ahora. En realidad, el mayor problema que tiene el sistema de financiación actual de las pensiones no es el demográfico, sino el laboral, es decir, el escaso porcentaje de puestos de trabajo, consecuencia, en parte (no de la siempre supuesta rigidez del mercado laboral) de la escasísima producción de puestos de trabajo (e incluso más escasa producción de buenos puestos de trabajo) resultado de un escaso desarrollo de la infraestructura social y humana del país.

 

pensiones35.jpgDe hecho, está calculado, por ejemplo, que si España tuviera el mismo porcentaje de la población adulta trabajando en los servicios del Estado del Bienestar que tiene Suecia, España tendría cinco millones más de puestos de trabajo, con lo cual el paro quedaría muy reducido. Es esta escasez de puestos de trabajo el problema de las pensiones contributivas, tema que ni está ni se espera en la citada Comisión. Es lamentable que la solución que predeciblemente aparece como más factible sea la reducción de las prestaciones en lugar de aumentar los recursos para mantenerlas e incluso expandirlas. Como vemos, las cuestiones demográficas no se pueden aceptar como un dogma incuestionable, sobre todo porque los análisis que se hacen son sesgados, y no se tienen en cuenta otros factores sociales que también contribuyen a dichos cálculos. Resumiendo lo dicho, que dejen de engañarnos con la demografía. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
9 octubre 2013 3 09 /10 /octubre /2013 23:00

Hace varias generaciones que el capitalismo persigue al campo, persigue su producción, su modo de vida, persigue su transformación en uno de sus elementos tractores, y para ello, ha de conseguir (prácticamente lo ha hecho ya) abolir el modelo ancestral de cultura campesina que durante siglos hemos disfrutado, el que disfrutaron las pasadas generaciones. Para ello y en primer lugar, se fomenta el cultivo de los modos de vida consumistas de las grandes ciudades, a la vez que se extiende una “mala imagen” (entiéndase como un concepto de “atraso social”) de las personas y de los modos de vida campesinos.

 

soberania_alimentaria2.jpgMientras intentan acabar con la cultura campesina tradicional, con sus costumbres, con sus valores, etc., eliminando las posibilidades reales de producción y de autoconsumo del campo, se va convirtiendo a las ciudades en grandes monstruos de la civilización, se centraliza en ellas no solamente los aspectos culturales, de ocio, de diversión, de mercados de trabajo, ocupacionales, de estudios y de formación, sino también se va centralizando el modo de producción y de consumo capitalista, que obedecen, como sabemos, a los de la producción extractivista y explotadora. El campo se va quedando vacío, se cierran las oportunidades locales de desarrollo, a la par que se fomentan políticas de redistribución de los productos locales que pasan por diversas cadenas de intermediarios hasta que llegan a sus consumidores finales en las grandes ciudades.

   

soberania alimentaria3Mientras todo ello ocurre, el mundo del campesinado se va intentando mantener con lo poco que puede obtener de las ganancias por la venta de sus productos, ya que los agricultores y ganaderos cada vez reciben menos, y se les intenta, por otro lado, subsidiar para fomentar unas políticas asistenciales, determinando con ello la falta de oportunidades para las nuevas generaciones. Al cabo del tiempo, hemos diseñado un sistema que empobrece al campo y al campesinado, y que enriquece a las grandes empresas, normalmente transnacionales, que van comercializando a gran escala la producción local de cada comarca. Hemos de darle la vuelta a este malvado sistema, para poder volver a los orígenes, porque con ello no sólo habremos ganado otra gran batalla al capitalismo globalizado, sino que habremos devuelto la dignidad, las esperanzas y el futuro al campesinado, y habremos fomentado la producción y el consumo locales.

   

soberania alimentaria4Mientras todo este sistema se va desarrollando, sin darnos cuenta, se va creando una subcultura de marginación en el campesinado, ligada a su paulatina despoblación, a la falta de oportunidades laborales, y al fomento de unas condiciones de vida en los pueblos y en el campo totalmente indignas. Mientras los grandes latifundistas explotan sus grandes extensiones de terreno, los pequeños agricultores y ganaderos no poseen medios de explotación de sus recursos, más que la salida de la venta directa a distribuidores intermediarios de la gran cadena capitalista. Otro factor cultural que ayuda en esta tendencia es la difusión de la idea de protección a la gran superficie comercial, en detrimento de los pequeños comercios locales, que pueden abastecerse directamente de los cultivos y producciones locales. Como se ve, todo un entramado de prácticas que van confluyendo en que no sólo se resientan los modos de vida tradicionales, con la consiguiente pérdida de sus valores culturales, sino también el progresivo empobrecimiento de los colectivos que pretenden continuar con dichos modos de vida.

   

soberania_alimentaria5.jpg¿Pero cómo conseguimos revertir todo este gran entramado? ¿Cómo podemos volver a reconstruir un sistema de producción local, cada vez más cohesionado, que cultive la agricultura cercana, y revolucione los modos de producción y consumo mediante patrones capitalistas? Pues precisamente aboliendo sus valores. A gran escala, el sistema puede hacer mucho, sobre todo inculcando nuevos valores de redistribución de la riqueza, acabando con los monopolios agroindustriales, con el poder de los grandes latifundistas, y promoviendo otros modos de producción y consumo más ligados al consumo responsable, al comercio justo, a la producción local y al autoabastecimiento de materias primas cercanas.

   

soberania_alimentaria6.jpgPero no sólo esto. Las políticas públicas pueden ayudar bastante a la recuperación del valor de la cultura del campesinado, y a restar protagonismo a los valores predominantes de la vida en las grandes ciudades. La promoción de mercados próximos, las ayudas a la producción local, la publicidad cercana, las pequeñas corporaciones locales, las ayudas a la agroindustria, la potenciación de los valores de un consumo responsable, la recuperación de una cultura del autoconsumo, la anulación de los valores capitalistas sobre las ganancias y el beneficio, son parte de todo el sistema. Se debe acabar con la concentración de la tierra en muy pocas manos. Con ello se crearán las condiciones concretas de supervivencia en los entornos rurales, que ayudará a la repoblación de núcleos que han ido quedando vacíos. Crear ayudas y condiciones de apoyo y fomento a los cultivos locales, favorecer la agricultura campesina, sustituir los agroquímicos por abonos orgánicos, apoyar el concepto de semilla como patrimonio del campesinado, en vez de considerarla objetos de mercancía, o patentes de compra y venta comerciales.

   

    soberania_alimentaria1.jpgCrear políticas de créditos y microcréditos para diferentes tipos de cultivos locales, bajo la perspectiva productiva, definiendo una política crediticia que se adecúe en cada zona a la lógica de producción agropecuaria. Desincentivar las políticas dedicadas únicamente a la exportación, fomentando a su vez mediante campañas, las prácticas de producción y consumo locales. Fomentar los mercados y mercadillos de mercancías de producción cercana. Mejorar también la construcción y las condiciones de las infraestructuras locales. De esta forma, se va recuperando poco a poco el nivel de vida del campesinado, la población de las zonas rurales, y el control y la soberanía alimentaria sobre sus productos. Reforzar la actividad educativa, apoyar el profesorado local, dotar de más medios humanos y tecnológicos a las escuelas rurales, enfocado al mantenimiento de modos de vida para las futuras generaciones. En última instancia, devolver a las personas el poder de la tierra, que sumado al poder del conocimiento, conforma un biopoder altamente transformador, que se convertirá en otra piedra en el zapato del gran sistema capitalista globalizado, contribuyendo a un mundo más sostenible, más justo y más humano.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 23:00

capitalismo195.jpgContinuamos ofreciendo argumentos y puntos de vista para que se entienda el fundamento, la esencia de la sociedad capitalista, y el porqué hemos de abolirla. Abundando en el tema de la lucha de clases, que es el que nos ocupa, y tomando las palabras de Javier Terriente en su artículo "La derecha tiene un Plan": "El Plan de la derecha incluye una ruta precisa que persigue la implantación duradera de un modelo de maltusianismo social, garantizado por un Estado de excepción permanente, bajo los auspicios de una Europa neoliberal que camina en la misma dirección autodestructiva: Tratado de Lisboa dixit, Merkel interpreta. Con las bendiciones de la Conferencia Episcopal, esa estrategia no admite contemporizar con los más desfavorecidos ni con sus representantes, tampoco se permite la debilidad de la compasión ni el consuelo a las víctimas. Ni una sola lágrima. Los dirigentes conservadores de cualquier escala, han sido aleccionados sobre el castigo merecido a que se han hecho acreedores las clases trabajadoras por su desordenado e irrefrenable apetito de consumir por encima de sus posibilidades".

 

capitalismo191.jpgY más adelante prosigue: "El didactismo calvinista de Merkel, sobre la inevitable condena y expiación por sus pecados capitales de los países del Sur, es definitivo. No les importa los ingentes sufrimientos de millones de ciudadanos masacrados por sus decisiones, los suicidios, las depresiones, la vergüenza y la ira que sienten quienes ahora, después de años de duro trabajo, ven recortadas sus pensiones, están en el pozo del paro, acuden al banco de alimentos, pierden la vivienda o están amenazados de desahucio. Mientras disfrutan de generosas indemnizaciones, sueldos y pensiones, fruto del latrocinio a que han sometido a este país, entran a saco en las arcas del Estado, de los municipios y Comunidades Autónomas, venden sospechosamente a precio de saldo el patrimonio público y viven felizmente entre risas en urbanizaciones cerradas, miles de jóvenes profesionales y científicos se dispersan en diáspora por el mundo en busca de trabajo, se suprimen becas, plazas de profesores, aulas, servicios hospitalarios y centros de salud, laboratorios de investigación, ayudas a la Dependencia; centenares de miles de niños padecen desnutrición y millones y millones de personas deambulan por las calles, derrotados, porque se les ha arrebatado sus sueños. ¿Quién les reparará su dolor, quién les aliviará sus duelos, quién les compensará las noches de insomnio, quién la rabia y las humillaciones, quién los días, los meses y los años de infinita vergüenza y soledad? ¿Quién les restituirá su antigua condición de ciudadanos?".

 

capitalismo192.jpgPodemos decir que el capitalismo neoliberal (en su momento daremos un acotamiento más formal sobre lo que llamamos "neoliberalismo") reduce la sociedad a la economía, sólo existen los valores económicos, las personas son en tanto que son sujetos económicos, mercancías, números para una estadística, con lo que dejan de ser personas y se convierten en objetos. En el neoliberalismo se despolitizan los problemas sociales y económicos, y se abandona al ciudadano, empujándole a encontrar soluciones individuales en el mercado privado. El lenguaje y sus adornos publicitarios son el hilo conductor de esta estrategia. Como ejemplo, Hermann Cain fue uno de los candidatos republicanos a la presidencia de los EE.UU. en 2011. En uno de los debates pronunció la siguiente afirmación, fiel reflejo de su ideología: “No eches la culpa a los grandes bancos, no eches la culpa a Wall Street. Si no tienes trabajo y no eres rico, échate la culpa a ti mismo.” Y otros políticos institucionales abonan la misma senda de abyección, herederos de la cruel escuela thatcheriana. Afirman, por ejemplo, cosas como que “los desempleados son como alcohólicos o drogadictos: no tienen motivación para cambiar”.

 

capitalismo193.jpgLa sociedad actual ya ha dejado de ser de personas, es una sociedad de empresas, de sujetos jurídicos, de grandes corporaciones transnacionales, que son respetadas mucho más que el ser humano, y poseen más derechos que nosotros. De hecho, el marco jurídico empresarial contempla situaciones mucho más justas que para las personas. El cantautor Luis Eduardo Aute las denomina cleptocorporaciones, y reflexiona del siguiente modo: "Cleptocorporaciones que tienen como objetivo comprar países, comprar continentes, propiedad privada, sí. Y el resultado es éste: una sociedad que aterra. Yo soy incapaz de pensar en lo que puede ser esta sociedad de aquí a veinte años. Si sigue así, un auténtico horror. El ser humano habrá desaparecido. Y es curioso que haya tanta moda de películas de zombies. No es gratuito; yo creo que la sociedad perfecta para los intereses de esta economía global es que seamos todos unos muertos andantes. Ahí quieren que vayamos. Estamos ahí ya. China es la sublimación de esa sociedad de consumo en la que el ser humano es un personaje que trabaja 18 horas al día, que apenas vive, cobrando unos sueldos de miseria, sin capacidad ninguna de tener cierto tiempo para reflexionar. Por ahí va el tema. A mí me produce una angustia tremenda, no por mí ya sino por mis hijos y por las generaciones que vienen...".

 

capitalismo194.jpg¿Y qué podemos hacer? ¿Hay alguna salida dentro del capitalismo? ¿Se nos ofrece algún escape? ¿Dónde queda entonces la libertad humana en un sistema capitalista? Pues al igual que la Historia de la Humanidad es la historia de la lucha de clases (Karl Marx, Manifiesto Comunista), la “Libertad” que vivimos, o mejor dicho que tenemos la ilusión de vivir, no es más que la libertad de las clases dominantes. Es un concepto vertido con un claro interés por los que dominan el mundo. “Su” libertad no es más que la limitación de las libertades de la inmensa mayoría de los habitantes de este planeta. Ellos son los dueños de las riquezas, de los medios de producción que las elaboran y transforman en mercancías, de los medios de comercialización y servicio que devienen de ellas, de los bancos y entidades que financian esas actividades, de los centros de esparcimiento y de los medios de comunicación que difunden las bondades de la organización social que fomenta y sostiene sus privilegios. Tienen la potestad sobre todos los beneficios del desarrollo humano y de la naturaleza, son dueños de los ríos, de los mares, de las montañas, de los glaciares, de los bosques y de las selvas, de las plantaciones y del ganado, cotos privados a los que la mayoría de los seres humanos tienen negado el acceso o deben pagarles para tenerlo. Que cada lector reflexione profundamente sobre el alcance del capitalismo, de sus tentáculos, de su aberración, de sus límites. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
3 octubre 2013 4 03 /10 /octubre /2013 23:00

jaque_rey1.jpgHarto estoy de que la televisión, la prensa, la radio y el resto de medios convencionales nos bombardeen con las operaciones del Rey, con su estado de salud, con que si el Príncipe podrá o no sustituirle en los actos oficiales, en las cumbres, en su agenda oficial. Harto de contemplar las idas y venidas de su familia a los hospitales, de los partes médicos de los Directores-Gerentes de los Hospitales privados donde se aloja, y de todo el bombo y platillo que le dan a sus ingresos y a sus altas hospitalarias. Harto de las noticias, cada vez más sorprendentes, de hasta qué punto su hija y su yerno inventaban tretas administrativas para defraudar continuamente a esa Hacienda que somos todos, todo este pueblo que mantiene a la Monarquía, a su padre, a su madre, a sus hermanos, etc. Harto de cursiles princesas, de amantes, de cacerías, de negocios opacos, y de la negativa sistemática de PP y PSOE a abordar, de una vez por todas, el desarrollo legislativo de lo que tiene que ver con la Corona, que se ha mantenido como una foto fija desde la redacción de nuestra ignorada Constitución.

 

jaque_rey2.jpg¿Por qué no te vas, Juan Carlos? como decía el titular de un artículo de Esther Vivas, que le exhortaba a irse con toda su cohorte, con toda su pompa y con todo su artificio. Y estoy de acuerdo con ella. Al tiempo, nuestros desalmados gobernantes, mientras recortan en los PGE 2014, sin ir más lejos, un 47% para Dependencia, sólo recortan un 2% el presupuesto para la Casa Real. Claro, hay que mantener sus viajes al extranjero, con toda la pléyade de grandes empresarios que lo acompañan, algunos hasta en Bermudas, como Don Botín Santander. Basta ya de Reyes, la Monarquía es una Institución obsoleta, clasista y antidemocrática. Debemos recordar que el propio Rey juró lealtad a los principios del Movimiento Nacional franquista y que se declaró heredero de «la legitimidad política surgida el 18 de julio de 1936», es decir, del levantamiento militar apoyado por las potencias del Eje que provocó tres años de guerra y cientos de miles de muertos.

 

jaque_rey3.jpgDe hecho, en su ceremonia de juramento, fue proclamado Rey de España "...desde la emoción en el recuerdo a Franco", y por ello, los ciudadanos y ciudadanas tenemos derecho a manifestarnos por la abolición de un régimen tan ilegítimo como corrupto. Su continuación en la figura de Felipe de Borbón no sería sino un paso más en el esperpento que nos impusieron los firmantes de la Constitución del 78, redactada y votada bajo el chantaje de los poderes fácticos. El pasado 28 de septiembre, la Coordinadora 25S convocó a una Manifestación bajo el lema "Jaque al Rey", dirigida a toda la sociedad civil del Estado Español, junto con cerca de un centenar de colectivos y organizaciones, para iniciar un proceso destituyente que ponga fin al régimen monárquico. Pero claro, los medios de comunicación serviles al poder dominante no se hacen eco de estos acontecimientos. Y a pesar de la lluvia torrencial de ese día, del boicot y el silencio mediático, y del anuncio de represión mediante el desproporcionado despliegue policial de la Delegación del Gobierno en Madrid, varios miles de personas asistieron a la movilización. Y como decía Esther Vivas en el artículo de referencia: No queremos Reyes, Príncipes ni Princesas, porque no somos ni súbditos ni vasallos.    

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
2 octubre 2013 3 02 /10 /octubre /2013 23:00

Vamos a continuar con la exposición de nuestros argumentos, intentando desmontar las falacias que el Gobierno y la derecha económica y mediática de nuestro país vierten continuamente sobre este tema. Atacar a las pensiones es atacar quizá el buque insignia del Estado del Bienestar, condenando a una parte importantísima de la población a la pobreza de forma gradual, apoyándose fundamentalmente en el aumento de la esperanza de vida, y de la menor población cotizante. Si sólo nos fijamos en esto, de forma aislada, nos podrían dar gato por liebre, pero a poco que comencemos a pensar en el origen de los problemas, y a meter otros factores en el saco, se ve claramente que los argumentos están llenos de trampas por todos los lados.

 

sistema_pensiones21.jpgDe entrada, no nos damos cuenta de una premisa fundamental, profundamente injusta: el mismo colectivo afectado (los trabajadores), de forma diferida (es decir, para el futuro) están subvencionando el actual SPP. Y desde la izquierda decimos: ¿es esto realmente justo? Extrapolándolo a otros ámbitos, es como si los militares tuvieran que financiar el Ejército del país, o como si los políticos tuvieran que financiar las Instituciones que nos representan. Es de todo punto ilógico. Pero hasta ahora se ha venido haciendo así, porque el Sistema de la Seguridad Social ha sido capaz, mediante el sistema de las cotizaciones a los trabajadores en activo, con la aportación de empresas y trabajadores, de financiarlo, y de hecho, es uno de los sistemas con menos déficit, y además ha permitido disponer de un buen Fondo de Reserva, del cual en los últimos años han tenido que ir disponiendo de alguna parte. Ahora se nos dice que a este ritmo, dicho Fondo de Reserva se quedaría sin reservas en cinco años.

 

sistema_pensiones22.jpgPor otra parte, el Factor de Sostenibilidad que se introduce desde ahora afecta tanto a las pensiones presentes como a las futuras. Este FS (Factor de Sostenibilidad) lo dividen en dos partes. Una parte es el FEI (Factor de Equidad Intergeneracional) que afectaría a todos los nuevos pensionistas, y se basa en que como la esperanza de vida va en aumento, esto es, la gente va viviendo más años, no es justo (según los neoliberales) que los que vayan a vivir más años cobren más que los que han vivido menos tiempo. Curioso y cínico razonamiento, si lo aplicáramos a otros ámbitos. Y por lo tanto, dividen la esperanza de vida en el momento de llegar al SPP, por la mejora que va a haber (supuestamente) en la esperanza de vida cada año. Evidentemente, es una división que irá siempre dando números más pequeños, y así el SPP irá decreciendo con el paso del tiempo, empobreciendo a los futuros pensionistas de forma gradual. El segundo factor (FRA) afecta a todos los que hoy en día son ya pensionistas. En vez de actualizar las pensiones respecto al IPC (Indice de Precios al Consumo, por el cual no se perdía poder adquisitivo), van a aplicar una sofistificada fórmula que quedará también por debajo de dicha cifra. El Factor de Sostenibilidad en sus dos vertientes va a afectar por tanto a todos los pensionistas, tanto actuales como futuros.

 

sistema_pensiones23.jpgY como ya advertíamos en el artículo anterior, ahí están al acecho las entidades financieras y aseguradoras, esperando repartirse un muy suculento pastel, pues piénsese en la dinámica de este negocio: cada trabajador, al suscribir un Fondo Privado de Pensiones, va a destinar una parte de sus ahorros durante muchos años, cantidad que ingresará en la cuenta establecida de la entidad concreta, lo cual le permitirá a ésta poder operar, aumentar y sanear sus balances sin tener que rendir cuentas hasta que el trabajador o trabajadora llegue (si llega) a la edad de jubilación. Pero además, como estamos hablando de que los ahorros de la sociedad los gestiona la iniciativa privada, sucumbida a la premisa de obtener la máxima rentabilidad y beneficio, ¿quién nos da la garantía de que realmente vamos a poder disponer de nuestro dinero cuando llegue el momento? Lo mismo les dijeron a los afectados por las participaciones preferentes, y han arruinado a millones de familias de este país. Pero no obstante, la Patronal de la gran banca privada se queja de que como tenemos, según ellos, unas pensiones públicas "demasiado generosas" (parece que aún no se han enterado de que hay millones de pensiones de viudedad y orfandad realmente indignas y ridículas), la gente no está motivada para suscribir planes privados de pensiones. Y de ahí la larga historia de intentos, ahora con la complicidad del actual Gobierno del PP, para convencernos de que el SPP no es sostenible.

 

sistema_pensiones24.jpgPero más allá de todo ello, el tema del SPP, en el fondo, es sólo un problema de cómo se distribuye la renta, es decir, cómo repartimos la riqueza de una sociedad. Si se pretende que los trabajadores en activo mantengan a los pensionistas, y más en épocas de crisis y de destrucción de empleo como la actual, tendremos serios problemas. Pero si nos fijamos bien, es un enfoque que no ofrece la más mínima solidaridad. Pongamos algún ejemplo, insistiendo en las posibles alternativas. ¿Hemos pensado alguna vez quién mantiene a los niños, es decir, a los hijos e hijas de toda la población, de generación en generación? Seguramente no, porque es un tema que hemos considerado de todo punto lógico y natural: los niños y niñas son mantenidas por sus padres, y por los Servicios Sociales de toda la sociedad. Lo vemos como algo justo, natural, lógico y sencillo. ¿Porqué no lo extrapolamos también a los mayores? Hagámonos por tanto la siguiente pregunta: ¿Queremos una sociedad que mantenga de forma digna a sus ancianas y ancianos? Si la respuesta es SI, está claro que deberemos optar con el tiempo a un sistema donde también el conjunto de la sociedad mantenga a los mayores, si se puede y es suficiente con las cotizaciones sociales, como hasta ahora (para ello debemos mejorar el empleo, pero de esa cuestión ya hablaremos en siguientes entregas), y como apoyo a este sistema, con toda una parte del trabajo social, en la cual, no nos podemos olvidar que están incluidos los beneficios, que también deberían "cotizar" para el SPP.

 

sistema_pensiones25.jpgPor tanto, tenemos cada vez más claro que el problema no está en el SPP en sí mismo, sino en el enfoque que quieren darle. No es verdad que dicho sistema sea insostenible, pero de cara a sus objetivos, es más fácil chantajear a la población, meterles el miedo en el cuerpo, sembrar dudas sobre dicha sostenibilidad, extender la idea de que no es mantenible en el tiempo, y de que hay que hacer reformas imperiosas para garantizar las pensiones del mañana. Un rosario de medias verdades, falacias y burdas mentiras y manipulaciones para llevarnos a una falsa creencia. Una sociedad justa no puede empobrecer a sus mayores, máxime cuando, como en la situación actual, son a su vez el soporte de millones de personas jóvenes, sus hijos/as, nietos/as, y resto de personas que malviven compartiendo la pensión indigna de muchos ancianos y ancianas. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
1 octubre 2013 2 01 /10 /octubre /2013 23:00

El tema de los privilegios, del cinismo y del intervencionismo de la Iglesia Católica en nuestro país está entrando en una deriva peligrosa. Y de nada nos sirve que tengamos un Papa más "progresista" si tenemos una Conferencia Episcopal Española no sólo anclada en el pasado, sino con un grado de poder e influencia en la vida pública bastante notorio. De entrada, miles de millones de euros en donaciones, subvenciones, impuestos, cesión de terrenos, posesión de edificios y otros privilegios, sin explicaciones y en mitad de una absoluta opacidad, hacen campar a la Iglesia a sus anchas por nuestros lares. Por no hablar de la doble moral católica, que mientras despliega centros para la práctica de la "caridad cristiana", también despliega las más feroces ofensivas a las políticas públicas a favor de la igualdad de la mujer, o de los derechos de los homosexuales.

 

privilegios_iglesia1.jpgPero vayamos por partes. Que sepamos, no existe ningún documento que acredite, a nivel global, la suma total que se embolsa la Iglesia Católica de las arcas públicas, ni en ninguno de los ámbitos donde actúa: la educación, el gasto en hospitales, el sueldo en curas castrenses, o las ayudas a su patrimonio histórico-artístico. No sabemos, por tanto, el montante que recibe la Iglesia del Estado, bajo qué conceptos, cómo lo reparte, ni en qué lo gasta. La Asociación Europa Laica cifraba en más de 10.000 millones de euros la financiación estatal a la Iglesia, pero hay que tener en cuenta muchos otros factores. Pero como decíamos, cantidad de privilegios y prebendas se mantienen todavía para la Iglesia desde el régimen franquista, manifestando intereses políticos y económicos muy poderosos. Lo cierto es que hoy en día, la Iglesia mantiene intacta gran parte de su influencia política, económica y mediática en la sociedad española, y la utiliza a través de su Conferencia Episcopal tanto como puede para intentar determinar la moral pública y la legislación del país. Véanse los casos de la próxima legislación sobre al aborto que va a llevar a cabo el Gobierno del PP, o las intolerantes proclamas contra el mundo homosexual que casi a diario se vierten desde los púlpitos.

 

privilegios_iglesia2.jpgEn concreto, el privilegio de la exención del pago del IBI por la propiedad de sus edificios (que cuesta a los municipios en torno a los 1.500 millones de euros) tiene su origen en la Ley Hipotecaria de 1946, que permite a la Iglesia no matricular en el Registro de la Propiedad de Inmuebles a los edificios no inscritos a nombre de nadie. Y hablando de edificios, nos hemos enterado hace poco que en 2006 la Iglesia ha registrado a su nombre ¡La Mezquita de Córdoba!. No cabe mayor desatino ni desvergüenza. Parece ser, como nos cuenta Salvador López Arnal, que José María Aznar realizó en 1998 un cambio en la Ley Hipotecaria para permitir a la Iglesia apropiarse (indebidamente, claro está) de edificios de dominio público, aunque sean patrimonio de toda la ciudadanía. Basta con que el señor Obispo de la ciudad de fé y público testimonio de que pertenecen a la Iglesia.  Y como nos recuerda en su blog el diputado de ERC Joan Tardà, muchos de los templos y recintos religiosos, históricamente, fueron edificados en suelo público. Por su parte, el PSOE, durante tantos años de gobierno, no fue capaz de modificar ni un ápice los beneficios y privilegios de la Iglesia, y ahora se les llena la boca diciendo que van a revisar los Acuerdos con la Santa Sede. De hecho, el PSOE paralizó la publicación de la Ley de Libertad Religiosa en verano de 2010, en vísperas de las Elecciones Autonómicas catalanas, para evitar abrir un frente laicista en su electorado.

 

privilegios_iglesia3.jpgY sobre todo, hay que denunciar la grave insensibilidad moral de la Iglesia Católica en nuestro país. Insensibles hacia el bienestar social de las clases populares, limitan su acción a la labor social asistencial y de tintes caritativos, pero siendo cómplices de las políticas públicas de austeridad que despliegan nuestros desalmados gobernantes. En palabas de Vicenç Navarro: "No existe plena conciencia en España del enorme conservadurismo de las máximas autoridades eclesiásticas de la Iglesia Católica en nuestro país, resultado de su histórica alianza con las fuerzas ultraconservadoras que han dominado al Estado Español en los últimos setenta y cinco años". Su aparente preocupación en paliar los síntomas (la pobreza) de dichas políticas, no puede servir para disfrazar su complicidad con las estructuras de poder responsables de la misma, ante las cuales despliegan un ensordecedor silencio. Denunciamos por tanto el indigno papel de una Iglesia que en momentos de una crisis del capitalismo, que las clases dominantes descargan ferozmente contra millones de personas, contribuye a silenciar y a criminalizar las revueltas populares, con una farsa de solidaridad dirigida a mantener a quienes detentan el poder y la riqueza.

 

Pero sin lugar a dudas, el tema más sangrante que concierne a la Iglesia es su profunda hipocresía, complicidad y cinismo con respecto a la dictadura franquista. No en vano y ya en su momento, fue el Papa Pío XII quien autorizó a que se inscribiera la glosa "Francisco Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios". Sin ir más lejos, el sangrante tema de la desaparición y robo de niños entre 1939 y 1975 ya nos pone los pelos de punta. Parece ser que si al principio las víctimas habían sido presas políticas y sus hijos o hijas, la macabra práctica se extendió y generalizó con el tiempo sobre madres solteras o vulnerables económicamente, para cumplir con lo que la moral franquista (con la criminal complicidad de la moral católica) imponía: castigar a las que habían cometido la osadía de quedarse embarazadas sin tener marido, y a la vez proveer de descendencia a quienes tenían familias "bien constituidas". Sólo por estos hechos, la Iglesia debería estar pidiendo perdón a diario, y no excusaría sus culpas en años. En palabras de Cecilia Valdez: "Una impresionante maquinaria del horror que comenzó a instalarse durante la Guerra Civil, con las primeras prisioneras políticas, y siguió perfeccionándose al calor de las necesidades y el curso que fueron tomando las políticas del dictador a lo largo de 40 años (...). En un contexto siempre de miedo y silencio, el robo de niños, si bien comenzó como un castigo aleccionador, pronto fue mutando sus intereses de acuerdo con las necesidades imperantes de las clases dominantes".

 

privilegios_iglesia.jpgPero no terminan aquí las tropelías de nuestra Iglesia Católica, apostólica y romana. Lo último de lo que nos hemos enterado es de que la Iglesia planea un acto de beatificación para 522 curas muertos en la Guerra Civil, lo cual atenta directamente contra la dignidad de todos los que lucharon contra el franquismo. El acto está previsto para el próximo día 9 de Octubre, está organizado por la Conferencia Episcopal, se le ha titulado "Por los mártires del siglo XX en España", y se ha invitado al mismo a la Casa Real. Desde la izquierda, no podemos más que rechazar esta beatificación masiva, porque el Estado Español ha construido, sobre la farsa de la Transición Democrática, un muro de impunidad que pretende obligarnos a olvidar los crímenes de la dictadura fascista franquista. Dictadura a la que la Iglesia dio soporte explícito y con la que colaboró de forma decisiva desde los primeros momentos del Golpe de Estado.

 

Voy a tomar las palabras de Enrique Ruiz del Rosal, Presidente de la Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid, cuando dice: "¿Porqué esta "beatífica" iniciativa de los obispos es humanitaria, reconciliadora y conveniente, y la memoria histórica de los republicanos reabre heridas y es inconveniente? Sólo existe una explicación lógica: los obispos españoles, 74 años después, siguen pensando que los beatos son "los nuestros" y los republicanos no son "los nuestros". El mismo maniqueísmo ramplón de una manera de entender las creencias (religiosas o no) como definidoras de una identidad dominante y excluyente de todas las demás identidades que conforman la vida de las personas. Así suele suceder con la religión, con la nación, la etnia...", y posteriormente añade: "La jerarquía católica, con estas beatificaciones, sigue identificándose, casi ocho décadas después, con quienes acabaron por la fuerza con el poder civil republicano, con los perpetradores del golpe militar, con los causantes directos de la guerra, y en definitiva, con los vencedores". Ante tamaña expresión de cinismo, hipocresía y complicidad criminal, sólo nos queda exhortar al fin de los privilegios y del poder e influencia de la Iglesia Católica en nuestro país, exigiendo la denuncia del Concordato con la Santa Sede, la total separación Iglesia-Estado, y que la Educación Pública sea completamente laica, así como realizar un llamamiento por la Tercera República. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías