Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
20 noviembre 2013 3 20 /11 /noviembre /2013 00:00

Si en la cuarta entrega ya comenzamos con los movimientos que defienden los derechos sociales básicos (allí comentamos los que tienen que ver con el derecho a una vivienda digna), vamos a continuar en esta quinta por la misma senda, ya que todavía el panorama es muy extenso, en lo tocante a los MS que se refieren a este ámbito. Es lógico que así sea, ya que el peligro de exclusión social al que nos están derivando las prácticas políticas actuales, ha de ser contrarrestado mediante la contestación social y la rebeldía popular. Muchos movimientos se están centrando en la consecución de una Renta Básica como medio esencial de una vida digna, ya que las escasas prestaciones y subsidios por desempleo no dan para sostenerla.

 

ms51.jpgQuizá el más interesante en este sentido sea el Movimiento contra el Paro y la Precariedad. Su lema es "Por una Renta Básica Ya", y se aloja en varios sitios web, como por ejemplo http://ilprentabasica.blogspot.com.es/. Este MS se constituyó asambleariamente el día 1 de julio de 2013. Desde entonces trabaja en la puesta en marcha de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por la Renta Básica individual, incondicional y universal, a nivel estatal. Este grupo hace un llamamiento a todas las personas y colectivos (tanto afectados, como aquellos que trabajen por la efectividad de los derechos vitales básicos) a que tomen de la mano las herramientas disponibles para ejercer una democracia directa y participativa. Considera como prioritario, a la vez que esencial, que exista una gran unión y consenso en torno a la transformación del proyecto de Estado Español.

 

La situación de emergencia social, así como la crisis del modelo económico, productivo y político en que se encuentra involucrado el Estado Español, son las principales justificaciones que han llevado al surgimiento de este movimiento. En base a ello, este colectivo, advierte sobre la necesidad de informar y formar a la población para una actuación conjunta tomando como herramienta la decisión de promover la Renta Básica como derecho de todas las personas. La definición de Renta Básica que hace, incluye su constitución como un medio en base al cual toda la población disponga de unas mínimas posibilidades de dignidad y habitabilidad. Así, el derecho a la vivienda, a la alimentación y a un trabajo digno se conforman como el punto de partida para la generación de una sociedad fuerte, más allá de la individualidad. 

 

ms52.jpgEn otra esfera, pero con un sentido y un objetivo muy parecido, trabaja también la Plataforma para una Auditoría Ciudadana de la Deuda, donde avanzan activistas de todas las partes del Estado, mostrando su rechazo a la deudocracia y al austericidio que estamos sufriendo. En el portal http://auditoriaciudadana.net se recoge lo esencial de este MS, resumido en su famoso lema: ¡NO DEBEMOS! ¡NO PAGAMOS! “En el contexto actual, de recortes y austeridad, es de vital importancia continuar las movilizaciones de denuncia de la lacra de la deuda, tanto en nuestro país como fuera de nuestras fronteras” afirman desde la PACD.  En el pasado Consejo de Ministros del 27 de septiembre se aprobó un Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado en el que el pago de los intereses de la deuda alcanzará los 36.590 millones de euros. Entre 2008 y 2012 se han destinado 113.156 millones de euros a pagar intereses. Para que nos hagamos una idea, el pago de intereses de la deuda previsto para 2014 será 6 veces mayor que lo destinado a I+D+i (5.633 millones de euros), 25 veces lo destinado a becas (1.413), 47 veces mayor que lo presupuestado para vivienda (770 millones de euros) y 451 veces que lo que se dedicará a cultura (81). "Esta situación es absolutamente injusta. Es una locura recortar en gasto social para pagar una deuda que beneficia a la banca y a las grandes empresas" afirma una activista de la Plataforma.

 

Tal y como recuerdan desde la PACD “los recortes y reformas impulsadas por el gobierno, lejos de reducir los niveles de deuda pública, no han hecho más que incrementarlos”. La deuda pública ha pasado del 41.1% del PIB en 2007 al 101,9% a finales de 2012 (según los datos del Banco de España calculados por el método de “pasivos en circulación”). Según el propio gobierno la deuda pública seguirá creciendo en 2014, en gran parte debido al rescate del sector financiero. Y según el FMI, no se estabilizará hasta 2018. Además, la PACD se suma a la acción internacional que, bajo el lema "NO ES NUESTRA DEUDA", pretende recoger a través de las Redes Sociales una serie de fotografías y mensajes de personas que, en todo el mundo, se unen al grito unánime de rechazo a una deuda que no ha contraído la ciudadanía, que es impagable, y que en muchos casos presenta claros indicios de ilegitimidad. Así como la PACD hace en el Estado Español, en todo el mundo se denuncian los créditos y emisiones de deuda que no han favorecido a la población. Una población que, sin embargo, está sufriendo el pago y las condiciones impuestas por Instituciones Financieras Internacionales como el FMI o el Banco Mundial y, en nuestro caso específico, por la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) a través de instrumentos como el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y el rescate del sistema financiero firmado en junio del año pasado.

 

ms53.jpgPara acabar la presente entrega, vamos a hablar sobre el MS denominado "Red de Solidaridad Popular" (RSP), cuya carta de principios publicamos también en este mismo Blog hace algunos días. Conocida también como el nuevo "Socorro Rojo Español", la RSP, creada hace seis meses con el objetivo de respaldar y organizar a las víctimas de la crisis, cuenta ya con 15 proyectos activos en España. La idea está inspirada, entre otros, en el Socorro Rojo Internacional, que lanzó la Internacional Comunista en 1922 para forjar una Cruz Roja Internacional no vinculada a organizaciones o confesiones religiosas. En España, el foco se pone ahora en “necesidades básicas como la alimentación, la ropa o la educación”, explican desde la RSP. El territorio con más proyectos activos (6) es Madrid, seguido de Murcia (2), Valencia (2), Cantabria, Alicante, Zaragoza, Granada, Badajoz y Barcelona (éste último, en construcción). Su web está en http://www.reddesolidaridadpopular.org/, y según declaran, sus cuatro ejes fundamentales son la sobernía alimentaria, la sanidad universal, la orientación jurídica y la educación pública. Y a diferencia de otros MS, se trata de una red autoorganizada para la resistencia, la dignidad y la respuesta al expolio que está sufriendo la ciudadanía.

 

En el último encuentro de la RSP participaron además asociaciones y movimientos sociales como la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, la Asociación Amándala, los Yayoflautas, la Asociación Rivas-Sahel, el Mercado Social, la Asociación Libre de Abogados, Ecologistas en Acción, Campamento Dignidad y la Federación Estatal de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados en España. Algunas de las actividades conseguidas han sido las siguientes: en los municipios de Camargo (Cantabria) y Paterna (Valencia) se han conseguido tierras para que las familias cultiven alimentos. Éstas, no sólo generan despensas para cubrir su dieta básica, sino que también promueven una economía social con los excedentes, a través de las cestas solidarias que venden para apoyar la red. En otros lugares, se avanza en el intercambio de experiencias, habilidades, etc., con los llamados bancos del tiempo. Por ejemplo, un electricista puede dedicar un número de horas a la semana a hacer reparaciones y recibir, a cambio, comida que aporta a la red un agricultor, por ejemplo.

 

“Queremos que las personas se empoderen y resuelvan su situación”, enfatiza el coordinador de la RSP: “Crear redes y que las gestionen ellas”. En Parla y Fuenlabrada (Madrid), los grupos de trabajo han creado armarios de ropa, de invierno y verano, separada por sexo y talla. En Rivas-Vaciamadrid, promueven el intercambio de libros y material escolar porque hay familias que no pueden asumir el pago de 200 euros en septiembre para libros y cuadernos. En cualquier caso, el rasgo diferenciador de la RSP respecto a otras organizaciones como Cáritas es que “busca una solidaridad participativa, no soluciones asistenciales, caritativas y un programa vertical”, explica su coordinador. “Nosotros no tenemos colas a las puertas de nuestros locales. El objetivo es que las personas que más sufren los recortes sean capaces de organizarse para cubrir sus necesidades básicas”. La RSP, por tanto, contrapone el lema asistencial de “Yo tengo, yo doy” con el “Yo doy, yo recibo” para “recuperar la dignidad a través del trabajo colectivo, con todas las personas al mismo nivel de igualdad”. En definitiva, la filosofía de la RSP es poner en cuestión el sistema capitalista “desde la base social”. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
19 noviembre 2013 2 19 /11 /noviembre /2013 00:00

En muchos de nuestros artículos lo hemos mencionado, pero siempre de pasada, y dentro del contexto de otras exposiciones y razonamientos. Este artículo lo vamos a dedicar de lleno a exponer, como indicamos en el título del mismo, nuestra visión sobre el llamado proceso histórico de la Transición Democrática, evidentemente desde el prisma de izquierda, como no puede ser de otra manera. Primer mito que tenemos que desterrar: la Transición fue un proceso modélico. No es verdad. La Transición no fue para nada un proceso modélico, como nos lo quieren hacer ver desde la derecha, que siempre ha intentado ofrecernos del mismo una visión idílica y perfecta, liberadora y reconciliadora, cuando se trató fundamentalmente de apalancar los privilegios y el poder que siempre había tenido la derecha en nuestro país.

 

transicion1.jpgTras la muerte del dictador fascista, figura del más sanguinario régimen europeo de su época, en 1975, la Dictadura no finalizó con este suceso, sino que terminó algunos años más tarde, en la calle, gracias a las luchas, movilizaciones, huelgas y protestas de la clase obrera, de los sindicatos, y de los partidos y formaciones políticas de izquierdas, aún en la clandestinidad. Recomiendo a mis lectores el libro "Claves de la Transición", de Alfredo Grimaldos, obra imprescindible para comprender, no sólo el proceso de la Transición política como tal, sino también el actual régimen monárquico, heredero de los "principios del movimiento nacional", tal como se declaró en su día. De dicho texto extraemos gran parte de la información que exponemos en este artículo. La Transición es un período indefinido de nuestra historia, que podemos situar cronológicamente entre 1973 y 1986, cubriendo el período que va desde el trayecto final de la enfermedad del dictador, hasta el establecimiento no sólo de una Constitución "democrática", sino de un primer Gobierno de corte socialdemócrata que iba a comenzar a restar un poquito de poder a la derecha rancia que siempre nos había gobernado.

 

transicion2.jpgNos vendieron ese período como de limpieza política, de saneamiento de las estructuras de poder del anterior régimen franquista, de equilibrio y representación de todas las fuerzas políticas, tanto de izquierdas como de derechas, pero esto realmente no fue así. Los asesinatos políticos se siguieron sucediendo hasta 1977, año de la Ley de Amnistía. Y en realidad, durante ese periodo no se produjo ningún tipo de depuración del aparato político y administrativo de la dictadura. Muy al contrario, fueron los políticos comprometidos históricamente con el Estado franquista los que se encargaron de dirigir "el cambio", de amañarlo en consonancia con los intereses de las clases dominantes y de diseñar el nuevo Estado para su perpetuación en el tiempo. Los policías, jueces y militares de la época de la dictadura continuaron en sus puestos y ascendiendo en el escalafón en la recién estrenada "democracia". Los denominados "demócratas de toda la vida" sólo eran gerifaltes del franquismo disfrazados y adaptados a la nueva época de "libertades", políticos que habían colaborado o disimulado durante la dictadura, como Manuel Fraga o Rodolfo Martín Villa, o empresarios que habían hecho fortuna a la sombra del régimen sangriento, como la familia March o Villar-Mir.

 

transicion3.jpgEl Rey Juan Carlos I juró su cargo "desde la emoción en el recuerdo a Franco", y los antiguos mandos del Ejército franquista se vieron ascendidos y homenajeados con el régimen monárquico. Todo el aparato político-jurídico del franquismo continuó en vigor durante algunos años. Los jueces implacables del Tribunal de Orden Público prosiguieron su ascenso en los nuevos tribunales de excepción, y los torturadores de la antigua Brigada Político-Social continuaron manteniendo sus siniestras trincheras en los sótanos de la Dirección General de Seguridad. Y a partir de entonces, el conjunto del aparato mediático español -la televisión, la prensa, una voluminosa cantidad de libros e infinidad de suplementos impresos- se encargan de reescribir la historia de lo que había sucedido en los años postreros de la dictadura, de mitificar la mentira, de otorgar un protagonismo inmerecido a los que llamaron los "padres de la democracia", procediendo al maquillaje quirúrgico de sus sinuosas trayectorias biográficas. Sin embargo -escribe Grimaldos-, la realidad es que los auténticos protagonistas de la Transición no fueron los políticos profesionales, sino los detenidos y torturados, los miles de encarcelados y, sobre todo, aquellos que cayeron muertos en su lucha por la libertad.

transicion4.jpgCon mucha razón, Grimaldos sostiene que la imagen oficial de la Transición "se construyó sobre el silencio, la ocultación, el olvido y la falsificación del pasado". Algo perfectamente comprensible, al ser los propios franquistas quienes diseñaron aquellos "cambios", repartiéndose los papeles en la obra cuya dirección habían asumido. La izquierda comienza levemente a aparecer en escena. Se legaliza el Partido Comunista de España en 1977, el resto de formaciones clandestinas se van perdiendo (Joven Guardia Roja, Partido del Trabajo, etc.), y la burguesía española, que había realizado su proceso de acumulación capitalista a lo largo de cuarenta años de salarios de miseria y explotación sin límites de la clase trabajadora, no se encontraba en condiciones de perjudicar gravemente sus propios intereses por mantener un estado autoritario que les había sido muy útil durante una época, pero en la década de los setenta del pasado siglo ya no les servía para nada. Se integra a los dirigentes comunistas en el diseño del nuevo marco de "convivencia nacional", con lo cual se pretende dar una imagen de consenso y de integración, pero en realidad, se trata de una operación de maquillaje para que la burguesía siga controlando el poder, mientras mantiene "contento" al sector izquierdista más manejable. Pero había que evitar que se proclamara de nuevo la República.

 

transicion5.jpgSantiago Carrillo, hasta entonces perseguido y vilipendiado, pero indiscutido Secretario General del PCE, entendió perfectamente el mensaje y pronto acabó aceptando la Monarquía y haciendo de policía desmovilizador en su importante área de influencia. Por orden de su Secretario general, y por primera vez en la historia, las bases del PCE se ven obligadas a enarbolar la bandera de la monarquía borbónica, la misma que presidía los Consejos de Guerra franquistas, y también a enfrentarse con quienes se empeñan en seguir esgrimiendo la bandera tricolor republicana. A su muerte, Carrillo fue tratado con auténticos honores, y respetado por los líderes franquistas y monárquicos de la Transición, y por los "padres de la Constitución". Poco a poco se fue liquidando la resistencia y el movimiento popular, y se fue instaurando, al igual que en otros países con tradición "democrática (EE.UU., Reino Unido, etc.) una partitocracia alternante compuesta por dos formaciones políticas mayoritarias, favorecidas por una injusta Ley Electoral comprometida con su alternancia, y sateliteada con formaciones políticas de carácter nacionalista, pero de corte capitalista y neoliberal, como las dos fuerzas dominantes.

 

transicion6.jpgLas amenazas de golpe de Estado fueron una constante durante la Transición. El fantasma de la involución convierte en "salvadores" del proceso de cambio a los reformistas del franquismo y al propio Rey. García-Trevijano, uno de los fundadores de la Junta Democrática, escribe en su libro "El discurso de la república": "Cuando se propaga el temor social a un peligro inexistente es porque la clase o el partido gobernante están en peligro real de perder el poder. Y echando sobre el pueblo el miedo propio consiguen una nueva legitimación para seguir dominándolo. Esto sucedió al final de la dictadura, con la cínica propaganda de un peligro irreal de guerra civil, para justificar el consenso moral de la transición contra la ruptura democrática". Las propias direcciones de los grandes partidos, que ya buscan su propio espacio en el sistema, propagan el mensaje de que es necesario un pacto de las fuerzas democráticas con el régimen franquista con el objetivo de impedir una nueva guerra civil o un golpe militar. Todo ello se argumenta cuando el poder lo continúan detentando quienes han desempeñado papeles claves durante los casi 40 años de dictadura. La Transición democrática se convierte, pues, en el silencio de los corderos.

 

transicion7.jpgLa primera escenificación del consenso "oficial", después de las elecciones generales de 1977, lo constituye la firma de los Pactos de La Moncloa, que suponen la cesión de numerosas conquistas obreras conseguidas a lo largo de decenios de lucha. Se imponen topes salariales muy por debajo del aumento del índice del coste de la vida, y además se aplican con carácter retroactivo. También se facilita el despido. A partir de entonces, la debilidad del movimiento obrero es cada vez mayor. Aquí se marca el punto de inflexión entre el sindicalismo reivindicativo y la burocratización subsidiada por el propio Estado. El que fuera ministro de economía de Suárez, José Luis Leal, agradecía de esta forma a los dirigentes de la izquierda su labor en la neutralización del movimiento obrero, en un artículo publicado en El País el 25 de octubre de 2002, con motivo del 25 aniversario de aquellos Pactos: "El compromiso de los líderes políticos del momento hizo posible la neutralización política de los previsibles efectos sociales del ajuste económico". Se producen paros y manifestaciones en rechazo de aquellos infames acuerdos. Y, como sucedió a lo largo de toda la "transición pacífica", la dura represión policial continuó dejando un reguero de sangre en su recorrido.

  

transicion8.jpgCada nueva muerte provocada por la ultraderecha o por la represión de las fuerzas de orden público tiene un efecto contradictorio: por una parte, lanza a la gente a la calle y, por otra, arroja cada vez más en brazos del franquismo reciclado a Carrillo y a otros representantes de la oposición. La táctica de los reformistas pertenecientes al aparato del Estado franquista, empeñados en desactivar al enemigo, termina alcanzando sus objetivos: no hay ni ruptura, ni corte histórico, ni depuración de los aparatos represivos. Franco, incluso después de muerto, a través de sus más directos herederos -el Rey, Suárez, Martín Villa...- fue el que realmente comandó la operación de la denominada "Transición democrática". Con el beneplácito de los políticos opositores, -PSOE, PCE, PSP…- se corrió el telón sobre las innumerables víctimas del ilegítimo régimen militar sangrientamente nacido del 18 de julio de 1936. Y así hemos continuado hasta hoy.

 

Y en cuanto a la redacción de nuestra actual Constitución Española de 1978, en realidad, y a pesar de la propaganda, no se puede hablar de nada socialista contenido en ella (en realidad, en ninguna Constitución establecida durante el período de posguerra en Europa). Nuestra Carta Magna simplemente pretendía garantizar el poderío del régimen burgués, en una situación en la que el sistema capitalista y sus agentes políticos habían visto comprometidas sus posiciones por los crímenes de los regímenes fascistas y dictatoriales. De ahí que para ambas fuerzas políticas mayoritarias, la Constitución haya sido un totem venerable e intocable, sólo reformado parcialmente cuando beneficiaba de nuevo a sus podridos intereses de clase.

 

Por ello, hoy no debe resultar extraño que con la crisis económica aquel modelo político inaugurado con la Transición haya entrado en una aceleradísima fase de descomposición. Y con él, todas las Instituciones construidas en un todo compacto durante aquel periodo: monarquía, poder económico, partidos mayoritarios, judicatura, grandes centrales sindicales, medios de comunicación... Todo el bloque creado en los laboratorios de la Transición parece tambalearse peligrosamente. De ahí que haya que hacer insistencia en la convocatoria de un nuevo Proceso Constituyente, para acabar de una vez por todas con ese demonio de la Transición, comodín que han creado los políticos de turno para no sólo magnificar aquél proceso, sino para desacreditar cualquier operación política de envergadura que pudiera darse después de ella. Hoy gobiernan los hijos y nietos de aquélla época, de ahí la obsesión por cubrirlo todo con el horrendo paño del olvido, de la mal llamada "reconciliación nacional". De ahí los impedimentos a la Ley de Memoria Histórica, y su negativa a condenar los crímenes del franquismo, o a entregar a la justicia internacional a sus torturadores.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
18 noviembre 2013 1 18 /11 /noviembre /2013 00:00

"No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia"

(Montesquieu)

 

 

 

Las fuerzas políticas inmovilistas, conservadoras, plantean (ante la falta de otros argumentos de más peso) si estamos en el momento adecuado de emprender grandes cambios. Plantean si es el momento justo, con la crisis que nos azota, de revolver los cimientos de nuestro "consenso constitucional". A ellos habria que decirle que en chino, la palabra crisis también significa oportunidad. ¿Pero oportunidades para qué? Digámoslo claro. Para la clase dominante, la oportunidad de acrecentar sus privilegios, de hacer grandes negocios especulativos, de acumular más riqueza, de imponer las decisiones políticas que más se ajusten a sus intereses. Para las mayorías, también la crisis debe suponer la oportunidad de movilizarse, organizarse y hacer una reflexión crítica y colectiva sobre el sistema político y económico, sobre la participación política, sobre la herencia social que se está dejando a las generaciones futuras. La oportunidad de construir y poner en marcha alternativas que permitan transitar hacia una sociedad más justa, igualitaria y sostenible. Esto es el Proceso Constituyente.

 

proceso_constituyente151.jpgY como sostiene Julio Anguita, son los actuales gobernantes, los del bipartidismo de las últimas décadas, los que se están situando al margen de la Ley, fuera de ella, ignorando derechos fundamentales, o simplemente desmantelando progresivamente derechos que ya teníamos garantizados, como el trabajo, la vivienda, la salud, la educación, el aborto, una pensión digna, la alimentación, la manifestación, etc. Quien vulnera el Estado de Derecho es quien se sitúa en la ilegalidad, y justo eso es lo que llevan haciendo nuestros gobernantes durante mucho tiempo. Poco a poco, de forma limitada, tímida, pero comiendo cada vez más terreno. De ahí la necesidad del Proceso Constituyente, porque a estas alturas, ya no nos valen paños calientes. Ya no nos sirven tímidas reformas que asomen la impresión de haber cambiado algunos aspectos superficiales de nuestro marco de convivencia. Hemos de ser radicales, que quiere decir que tenemos que ir a la raíz de las cosas. Un famoso grafiti pintado en la década de los años 90 en la capital boliviana, La Paz, decía lo siguiente: "Para poder encontrarse, hay que tener el coraje de perderse". Tenemos que perdernos, tenemos que escaparnos completamente de este perverso sistema de injusticia social, de exterminio civil al que estamos siendo sometidos, y volver a reconstruir un nuevo marco de convivencia surgido de las cenizas del anterior.

 

proceso_constituyente152.jpgTenemos el derecho a la rebeldía ante un gobierno despótico que respeta cada vez menos derechos sociales. Caminamos hacia el más absoluto despotismo político, social, laboral, amparado en el Decreto-Ley de medidas injustas, antisociales, que desmontan los más básicos derechos humanos a los que todos somos acreedores. La Constitución Francesa de 1793, elemento clave del racionalismo ilustrado, ya planteaba el derecho a la insurrección (Artículo 35: “Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es, para el pueblo y para cada una de sus porciones, el más sagrado de los derechos y el más indispensable de los deberes”). Hasta John Locke, considerado padre del liberalismo moderno, establece que la autoridad del Estado se sostiene en los principios de legalidad y respeto de los Derechos Humanos. Esa autoridad deja de ser legítima si deja de asegurar los derechos naturales. En su Tratado sobre el gobierno civil (1690), defiende el derecho a la rebelión señalando que si el pueblo es sometido a la miseria y padece las injusticias del poder arbitrario, entonces, maltratado y gobernado contra Derecho, estará siempre dispuesto a quitarse de encima esa carga.

 

proceso_constituyente153.jpgPues bien, hoy en día el sistema vigente, amparado en la manida Constitución, esa a la que dedican cada 6 de Diciembre a honrarla y recordarla, nos está privando de nuestros derechos más fundamentales. Nos están arrebatando nuestras viviendas (desahucios), nuestra educación (disminución de profesorados, tasas y fin de las becas), nuestra sanidad (disminución de personal, cierres de hospitales y servicios de urgencias), nuestros derechos sociales (liquidación de la ley de dependencia), nuestras libertades públicas (represión de las manifestaciones, sistemas de vigilancia), nuestros derechos laborales (seis millones de parados, congelaciones y disminuciones salariales, facilidades para los despidos, precariedad laboral, empobrecimiento de las pensiones), nuestra justicia (implantación de tasas abusivas, privatizacion de algunos servicios judiciales), nuestro medio ambiente (privatización de bosques y recursos naturales, desmontaje de sistemas de energia natural), y un larguísimo etcétera. Nos privan de dichos derechos, mientras continúan hablando en nombre del Estado de Derecho y del Estado del Bienestar.

 

proceso_constituyente154.jpgNos dicen que ya no son sostenibles. Lo que no es sostenible es este régimen, este sistema cruel e indecente, que va dejando por el camino cada vez más personas abandonadas a su suerte. La tremenda corrupción, los escandalosos recortes, los rescates a la banca mientras a la población se le expolian todos sus recursos, los millones de parados, las privatizaciones de todas las empresas públicas, la nueva reforma del Código Penal, la pérdida de todos los derechos de los trabajadores, la quinta subida de la luz, las preferentes, los deshaucios, el desmantelamiento de la ciencia y de la cultura, el desmontaje de la dependencia, las personas que buscan en la basura algo para comer, los miles de niños que sólo realizan una comida al día...¿queda algo que hayan tocado y no lo hayan hundido?

 

proceso_constituyente155.jpgY como muy bien nos indica Pascual Serrano: "No hace falta ser Lenin ni Rosa Luxemburgo para llamar a la rebelión. Los inspiradores de la Ilustración, los que redactaron la Declaración Universal de Derechos Humanos, los sacerdotes del siglo XVI y los filósofos liberales hoy estarían sumándose al levantamiento. Al otro lado están los miserables que se escandalizan cuando nos atrevemos a expropiar dos carritos de supermercados. Es hora de que cada uno decida en qué bando se sitúa". Pero todo esto lo extrapolamos también a la Europea del Euro, en la que estamos insertos desde hace más de una década, y que no ofrece ninguna salida. En los países de nuestro entorno tenemos aún más neoliberalismo despiadado, más auge de la extrema derecha, y más Troika dictando las medidas que tenemos que implementar, justo para seguir empobreciéndonos, a costa de que los ricos cada vez lo sean más. Por eso necesitamos el Proceso Constituyente, porque hay que romper con todo este demencial tinglado. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
15 noviembre 2013 5 15 /11 /noviembre /2013 00:00
Nos hacemos eco, ya que muy pocos medios de "desinformación" lo hacen, del artículo aparecido hace pocos días, en torno a una huelga de hambre que llevan a cabo cinco ciudadanos anónimos en la Puerta del Sol de Madrid. Nuestro apoyo, nuestro ánimo y nuestro reconocimiento, a ellos y a todos cuantos, cada día, contribuyen a romper el cerco de la desidia, de la apatía, de la cobardía de enfrentarse a este canalla y cruel sistema que nos gobierna. Jorge Arzuaga y otras cinco personas están en huelga de hambre en la Puerta del Sol. Jorge ya ha cumplido 25 días de huelga con el objetivo de que este gobierno dimita y se abra un proceso constituyente.

En estos 25 días de huelga de hambre, Arzuaga no ha estado solo, ya que otros cinco compañeros se han unido a su causa: Álex Aceituna (que lleva 21 días), Gisela Cutanda (19 días), Alejandro Navarro (18 días), Juan Manuel (18 días) y Fran Odigie (4 días). Cuando este artículo salga publicado en la red, llevarán algunos más.
El frío ya ha comenzado en Madrid y el único calor que Jorge y sus compañeros reciben en estos días es el de las gentes, cada vez más numerosas, que se acercan a la Puerta del Sol a transmitirles su solidaridad. El resto es silencio. Silencio de los medios de comunicación. Silencio de los partidos mayoritarios. Silencio de los sindicatos. Silencio de los miles de personas que en otros momentos han tomado las calles para decir ¡basta!
 
Jorge y sus compañeros se están jugando la vida por los derechos de todos y todas y ven pasar los días sin que ocurra nada. Las organizaciones, los ciudadanos están anestesiados. La izquierda oficial ya se mueve en clave electoral y gestos como el de Jorge Arzuaga y sus compañeros no cuentan en ese juego de poses e imposturas.
 
Hoy el debate es si Garzón y otros “notables” van a salvan a la nación con su sola presencia. El PSOE se arropa con viejos trapos gastados para volver a jugar con los mismos naipes marcados de siempre, agitando la bandera del miedo al PP como único valor. Cambiar todo para que nada cambie. Izquierda Unida, inane, sin atreverse a romper las reglas del juego y sin querer avanzar decididamente en un verdadero frente único de la izquierda. Pesa mucho el pesebre.
 
Los sindicatos oficiales desaparecidos. La huelga de hambre de Jorge es política y ellos dicen no jugar en ese campo. Su terreno de juego es de primera división. El resto del mundo sindical, sin ser capaz de articular una respuesta nueva a los retos nuevos, tampoco está a la altura del sacrificio de los de Sol.
 
Jorge y sus cinco compañeros aún conservan la sonrisa y el ánimo pese a 25 días de hambre y frío. Jorge y sus compañeros siguen decididos a mantener su protesta, arropados tan sólo por el calor de la solidaridad. Y la solidaridad en estos días parece que escasea.
 
Jorge y sus cinco compañeros son un aldabonazo en nuestras conciencias dormidas, son héroes silenciosos y sonrientes y, como decía Bertolt Brech, “desgraciados los pueblos que necesitan héroes” ya que esto significa que unos pocos se sacrifican por la cobardía y el silencio de la mayoría.
 
INFORMACIÓN Y CONTACTO
 
Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
14 noviembre 2013 4 14 /11 /noviembre /2013 00:00

Hemos conocido estos días dos noticias consecutivas que nos llamaron mucho la atención. Por la mañana se producía la noticia positiva: el Tribunal Superior de Justicia de Valencia declaraba nulo de pleno derecho el ERE de más de 1.100 trabajadores que había ejecutado la Dirección de Canal Nou (Canal 9), el canal de televisión autonómico de la Comunidad Valenciana (TVV). Los trabajadores lo festejaban, pues la Justicia les había dado la razón en su lucha contra la déspota dirección del ente televisivo. Pero la alegría no duró mucho, pues en esa misma tarde, en reunión de urgencia con el Gobierno de la Comunidad, se decretaba el cierre del canal autonómico, dejando en la calle no sólo a aquéllos a quienes el ERE inicial había afectado, sino a las aproximadamente 600 personas que aún quedaban en plantilla. Al día siguiente, el Presidente Fabra declaraba que el cierre era "innegociable". 

 

canal91.jpgEn resumidas cuentas, otro cierre empresarial más, que se suma a los de FAGOR, FLEX, ROCA, PANRICO, y muchas otras empresas que vienen cerrando sus puertas y su actividad en las últimas semanas/meses. Pero este caso del Canal 9 es especialmente sangrante: en el Comunicado que emitió el Gobierno de la Comunidad, y en sucesivas entrevistas con sus dirigentes, se dio lo que para ellos es un argumento fundamental: la continuidad del Canal Nou es inasumible, ya que mantener a una plantilla de 1.700 personas costaría al año unos 72 millones de euros...¡¡72 millones de euros!! ¡Y éste es el gran problema! No me explico cómo pueden dar estos argumentos, y después dormir tranquilos, salir a la calle con la cabeza alta, y continuar presidiendo un Gobierno. O sea, que la Comunidad Valenciana no se puede permitir el lujo (según ellos) de sostener a una plantilla de 1.700 trabajadores, que realizan un servicio público, todos ellos profesionales, con sus respectivas familias, con sus respectivas terceras empresas que viven de dicho medio de comunicación, por un problema de 72 millones de euros.

 

canal92.jpgEs decir, que Valencia no tiene 72 millones de euros para dedicarlos a su televisión, y por ello pone a sus trabajadores de patitas en la calle. No hay tanto dinero para tanta televisión autonómica. No se lo pueden permitir. Sencillamente cruel e indignante. Y sería igualmente indignante si se tratara de Castilla-León, La Rioja o Canarias, pero es que en Valencia resulta especialmente indignante. Porque si alguna Comunidad Autónoma puede declararse como el paradigma de la corrupción, los despropósitos, la mala gestión, las obras faraónicas y el despilfarro, ésa es sin duda ninguna la Comunidad Valenciana. Y es que el cúmulo de barbaridades llevadas a cabo por la Generalitat Valenciana y algunos de sus Ayuntamientos y sus dirigentes resulta especialmente brutal e impresionante, y han sido los auténticos causantes de llevar a la completa ruina a toda la Comunidad, y a sus ciudadanos al conjunto más exigente de recortes, para poder hacer frente a los desmanes de sus gobernantes. Comenzando por el Aeródromo de Castellón, construido por el mafioso Carlos Fabra, procesado actualmente, y continuando con el deficitario Parque de Atracciones Terra Mítica de Benidorm, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, cuyo coste el Tribunal de Cuentas regional cifró en 1.300 millones de euros, y el "Hollywood" alicantino de Ciudad de la Luz. Todas ellas consideradas infraestructuras a día de hoy infrautilizadas y con elevados costes de mantenimiento. Pero no disponen de 72 millones de euros para hacer frente a Canal 9. Es inasumible.

 

canal93.jpgConstituyen la Comunidad Autónoma con mayor número de imputados por corrupción por metro cuadrado de Parlamento regional, ya que durante todos estos años, la gestión de lo público por parte de la Generalitat ha sido temeraria, indecente y lamentable. Y no sólo ellos, sino que hay un montón de políticos de la región inculpados por presuntos delitos fiscales, tráfico de influencias, cohecho, etc., ilustrando una cultura y un modo de entender la política que durante la última década alimentó tremendos excesos y millones de folios en investigaciones por supuestas ilegalidades. Pero claro, no hay 72 millones de euros para pagar a los profesionales que mantienen el canal autonómico de televisión. Es insostenible mantener una plantilla de dicho tamaño, nos dicen.

 

canal94.jpgEstamos hablando de la misma región que en otro tiempo presumía de ser un referente de modernidad y prosperidad, a costa de firmar proyectos con el Instituto Nòos del yernísimo real, que albergó orgullosa la exclusiva Copa América de Vela o que es vista en todo el mundo por el costoso circuito urbano de Fórmula Uno, pero que a su vez obliga a pasar frío a los alumnos en colegios públicos, mantiene aulas públicas sin calefacción por falta de pago, acumula retrasos multimillonarios en el pago a proveedores, y ahora tiene la indecencia de aplicar las más duras recetas de austeridad y recortes a la ciudadanía, y se ve obligada a dejar obras inacabadas. De hecho, son pioneros en toda España en lo que se refiere a procesos de privatización de la sanidad pública, como el Modelo Alzira, o en el rescate de entidades financieras quebradas, como la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo) o el Banco de Valencia. En fin, la barbarie neoliberal no tiene límites: cierre de servicios públicos, trabajadores en el paro o en la más absoluta precariedad, y todo para el gran capital. Suma y sigue, aún no hemos terminado.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
13 noviembre 2013 3 13 /11 /noviembre /2013 00:00

Desde la CEOE volvían a la carga hace algunos días, cuando uno de sus dirigentes económicos, José Luis Feito, declaraba que debemos jubilarnos a los 70 años, y haber cotizado 40 años para tener derecho a la pensión completa. Como hemos dicho en muchas ocasiones, se trata de ataques directos contra la clase trabajadora, ataques puros y duros, sin disfraz, sin paños calientes, lucha de clases al fin y al cabo. A la CEOE todavía le parece insuficiente el Informe de los "expertos" del Gobierno, como también le parece insuficiente la Reforma Laboral que aprobó el PP al principio de su legislatura. Para ellos, nunca será suficiente. Pero en fin, nosotros a lo nuestro, que es intentar desmontar todas las mentiras y falacias que residen en la reforma de las pensiones propuestas por el Gobierno.

 

pensiones51.jpgAnalicemos su alarmismo acerca de que la esperanza de vida de las personas de 65 años se haya doblado desde 1900, lo cual se considera muy preocupante para la sostenibilidad de las pensiones. Esta alarma es la que abre el Informe cuando indica que en 1900, la esperanza de vida de las personas de 65 años era 10 años y ahora es 20 años. El que se haya doblado en más de un siglo le parece a los expertos del PP (perdón, quise decir "independientes") un enorme problema. Pero tal dato no representa ningún problema, teniendo en cuenta que desde 1900 hasta ahora, el PIB (es decir, la riqueza del país) ha crecido ¡24 veces!. Es cierto que la esperanza de vida de las personas de 65 años se ha doblado en más de un siglo. Pero, ¿cuál es el problema si la riqueza del país ha crecido 24 veces durante el mismo periodo, es decir que el país es 24 veces más rico ahora que en 1900? Como vemos, una vez más nos intentan engañar creando alarmismos innecesarios basados en infundios, en datos manipulados o en información sesgada.

 

Lo cierto, por tanto, es que hoy la sociedad española tiene recursos más que suficientes para poder pagar las pensiones de los ancianos. Y los tendrá también para pagarlas en la segunda mitad del siglo XXI. Y no sólo basándonos en la productividad y el crecimiento económico (pues algunos sectores de la izquierda creemos que hay que ir abandonando paulatinamente una economía que se basa sólo en los índices de crecimiento para definir su riqueza), sino intentando migrar a una sociedad donde sean los propios recursos del Estado los que sufraguen los gastos para las pensiones de nuestros ancianos. El problema, como ya hemos indicado, viene de los diferentes enfoques sobre la redistribución de la riqueza. La derecha ve lícito que un señor pueda tener una fortuna (privada, personal) de miles de millones de euros (con lo cual podría pagarse su pensión para vivir cientos de vidas) mientras otros ancianos hayan de ser condenados a la pobreza y a la exclusión social.

 

pensiones52.jpgLos criterios son por tanto de redistribución de la riqueza, de justicia social y de equidad fiscal, no son demográficos, como intentan hacernos ver. Son de voluntad política, no de tipo económico. En nuestro país, la Seguridad Social se financia a partir de fondos derivados del trabajo. Y en los últimos treinta años, a partir de las políticas públicas de corte neoliberal,  las reformas fiscales han beneficiado sistemáticamente a las rentas del capital a costa de las rentas del trabajo. Las rentas derivadas del trabajo han ido descendiendo más y más, y las del capital han ido aumentando más y más. En España esto ha sido muy marcado en los últimos años. Y una de las consecuencias de esta política de redistribución de rentas a favor del capital ha sido precisamente la bajada de ingresos a la Seguridad Social pues, al disminuir las rentas del trabajo, también disminuyen los ingresos a la Seguridad Social.

 

pensiones53.jpgLas políticas neoliberales que se han estado aplicando en la Unión Europea (y en la Eurozona a partir del establecimiento del euro), con el énfasis puesto en la reducción de los salarios y del gasto público, junto con el desarrollo de políticas fiscales favorables a las rentas del capital, han constituido los mayores ataques a la Seguridad Social. Estas políticas de reducción salarial y de gasto público son resultado, en parte, de la enorme influencia del capital financiero (bancos y compañías de seguros) en la gobernanza de la eurozona y de los estados. Y ahora es el mismo capital financiero el que está culpabilizando al envejecimiento de la población de la crisis de la Seguridad Social. Y el Comité de Expertos, cuya composición condiciona sus conclusiones (9 de los 12 miembros son personas próximas a la banca y a las compañías de seguros), también enfatiza esta tesis, promoviendo como solución un enorme recorte de los beneficios sociales. La gran mayoría de los miembros del llamado Comité de Expertos son conocidos ideólogos del neoliberalismo que han mostrado su catastrofismo en los diferentes informes que llevan elaborando desde hace muchos años. ¿Nos vamos a creer que les importan mucho los ancianos y su nivel de vida?

 

pensiones54.jpgHay que atacar y rebatir sus diagnósticos y sus conclusiones, denunciar sus mentiras, y hacer un llamamiento social a la movilización, para reivindicar en primer lugar una pensión mínima digna, al nivel del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que deberían aumentar ambos hasta los 1.000 euros. En segundo lugar, la actualización de las pensiones, al igual que los salarios, con el IPC, que es el indicador que figuraba antes de la actual propuesta. Cualquier modificación que no se sitúe en esta línea irá enfocada a una pérdida del poder adquisitivo de los pensionistas, tanto de los actuales, como de los futuros, contribuyendo a su masivo y progresivo empobrecimiento. Y tanto el Comité de Expertos como el Gobierno van en esta línea, pues el otro intento de reducir las pensiones es supeditar la cuantía de las mismas a los ingresos a la Seguridad Social en cada periodo, con lo cual, el nivel de las pensiones dependerá del ciclo económico.

 

pensiones55.jpgComo consecuencia, las pensiones bajarán en momentos de recesión en contra de lo que la eficiencia económica exige, que consiste en que en momentos de recesión es fundamental que crezca el consumo a fin de estimular la economía. Por cierto, el Comité de Expertos indica falsamente que estas medidas ya se están aplicando en otros países de la UE-15. Esto no es cierto. Ningún país ha hecho o está promoviendo unas medidas tan radicales para los pensionistas como las que se están proponiendo. Sólo algunos países, como Suecia, han implementado un sistema de complementariedad, consistente en completar las pensiones básicas con fondos procedentes de la rentabilidad de las inversiones hechas a partir de un componente de la cotización individual. Algo así como un sistema mixto de "pensiones mochila", donde los cotizantes van acumulando una parte de su cotización de cara a su pensión futura.

 

Es fundamental que aumente el número de trabajadores, que es la forma de crear empleo y riqueza, además de redistribuir dicha riqueza de forma justa y solidaria, atendiendo a reformas fiscales auténticamente progresivas, donde contribuyan más al sistema quienes más tienen y más ganan. Hay que impedir las políticas empresariales de salarios bajos y de precariedad, que inciden directamente en el impacto de la riqueza social, y de la posibilidad de estimular el consumo y la economía real del país, que no es otra que la de sus habitantes. Sólo así será posible la sostenibilidad del sistema, sin caer en falsas demagogias catastrofistas, ni en determinismos demográficos que sólo nos llevan a aceptar los preceptos de la ideología neoliberal que nos invade. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
12 noviembre 2013 2 12 /11 /noviembre /2013 00:00

El tema de la cultura energética y de la política en este sector está cada vez más en el candelero, pues una de las grandes facetas de esta crisis que estamos viviendo, ya lo hemos comentado en muchos otros artículos, es también energética. Vamos a profundizar un poco más en esta breve serie de artículos en los diferentes frentes que tenemos abiertos con respecto a este tema. Necesitamos cambiar el irracional modelo actual por otra forma sostenible y democrática de cultura energética, ya que el actual modelo, basado en la explotación intensiva e irresponsable de las fuentes de energía, y que ha hecho posible el desarrollo capitalista, llega a su fin por el agotamiento de los recursos fósiles, la competencia por los mismos, su mayor coste y los nefastos efectos ambientales provocados por un sistema ecológicamente insostenible.

 

cultura_energetica11.jpgEn el caso español, las consecuencias se agravan por la fuerte dependencia exterior de nuestro sector energético, y por el mantenimiento a toda costa de un modelo irracional e ineficiente, que sólo beneficia a las grandes transnacionales, mientras se olvida de los enormes costes económicos, humanos y medioambientales que conlleva. Estamos pues obligados a un cambio radical, ya que la salida de la actual crisis pasa también por construir una nueva cultura energética, que permita otro modelo productivo, una alternativa sostenible basada en las energías renovables, y una democratización de los recursos. Vamos a centrarnos en los pilares fundamentales de la última reforma energética propuesta por el Gobierno, donde se constatan claramente las tendencias. La idea base la expresa muy bien Cote Romero, en su artículo "La reforma energética contra todos": "La reforma energética que está promoviendo el gobierno debemos enmarcarla dentro de esta lógica, porque resulta que la energía, más que en ningún otro sector, la tecnología hace posible cuestionar radicalmente esta tendencia hacia la concentración. Es el flanco débil de la estructura construida por los poderosos. Por una simple razón, es difícil que un pequeño taller textil pueda competir en costes con la producción globalizada, masiva y explotadora de las grandes cadenas de moda. Pero, en el mundo de la energía resulta que para el consumidor, un modelo distribuido de producción y consumo basado en el uso eficiente de la energía, en el ahorro y en las tecnologías renovables (en las que la materia prima es gratuita) es más barato que el modelo centralizado".

  

cultura_energetica12.jpgDe ahí el interés del poder económico en neutralizar cualquier otro modelo energético que rompa con esta tendencia, por muy positivo que resulte socialmente considerado. El acoso del gran oligopolio eléctrico al mundo de las energías renovables es feroz, y tienen de su lado a su lacayo, el poder político, que les prepara muy bien el terreno. De ahí que la reforma del sector que se está llevando a cabo por el gobierno, sea al dictado de la patronal UNESA, y que sean éstos los únicos que salen indemnes frente a los sacrificios que la nueva normativa exige al resto de los agentes: consumidores, contribuyentes y productores de energías renovables. En nuestro país tenemos un mercado energético distorsionado y opaco, que oculta mecanismos perversos de ayudas encubiertas a las grandes eléctricas y a los grandes consumidores. Pero se han encargado de hacer creer a la opinión pública que el origen de éste son las primas de fomento a las energías renovables. Desgraciadamente, hay que ser experto para entender que esto no es así, no obstante el escándalo es ya tan manifiesto que la ciudadanía empieza a ver que aquí hay gato encerrado.

 

cultura_energetica13.jpgEn cuanto a la factura de la luz, lo que se ha hecho básicamente ha sido incrementar la parte fija de la misma (la que refleja los supuestos costes del sistema), marcando una tendencia hacia la tarifa plana, decrementando el peso de la parte de la factura que regula el nivel concreto de consumo energético. Esta medida penaliza al consumidor que ahorra energía y hace un uso eficiente de la misma, pero además es tremendamente injusto, contemplando el creciente nivel de pobreza energética que tenemos en nuestro país, con cada vez mayor número de personas que no pueden costearse mantener su casa caliente en invierno. La auténtica motivación de esta estrategia es desincentivar a los ciudadanos que instalen en el ámbito doméstico plantas de generación de energías renovables. El objetivo por tanto es impedir el desarrollo del autoconsumo energético, y que esto tenga un reflejo en la factura de la luz. Por la energía que se produce y que se va a autoconsumir sin pasar por la red, se impone un peaje de respaldo, término acuñado por Iberdrola, para costear los pagos por capacidad, es decir, para sufragar a las plantas privadas de ciclo combinado de gas.

 

cultura_energetica14.jpgY una vez más, las energías renovables son las grandes víctimas del sistema. Las grandes corporaciones, agrupadas en la Patronal UNESA, han desplegado todo su poderío e influencias para expulsar a la competencia del mercado, y verter a la opinión pública todo tipo de infundios sobre el mundo de las energías limpias y sostenibles. De ahí que el parque renovable existente vuelva a sufrir recortes económicos de manera retroactiva. Dejan de ser retribuidas conforme a una prima aprobada en normas anteriores para ser retribuidas a precio de mercado más un complemento a la inversión. En última instancia va a suponer un recorte significativo e injusto de los ingresos que el BOE se comprometió a pagar a los que apoyaron con su dinero la producción limpia de electricidad. Parece, pues, que para este Gobierno y para el nido de buitres que representan al oligopolio eléctrico en nuestro país, los dos grandes desafíos que como sociedad debemos enfrentar, en cuanto a generación y consumo de energía se refiere, como son el cambio climático y la escasez de combustibles fósiles, no fuera con ellos, ni tuviese nada que ver con nuestro actual modelo energético, más depredador e injusto que nunca.

 

cultura_energetica15.jpgEn fin, sólo nos queda actuar, como en tantos otros ámbitos de esta bárbara sociedad que están construyendo, desde la iniciativa popular y ciudadana. No esperemos mucho más de este Gobierno, fiel aliado del gran capital, con grandes puertas giratorias para cargos que se mueven a su antojo desde el sector público al privado, y que se cocinan en la trastienda los nuevos pactos y tratados que les blindan su impunidad y su poder ante la ciudadanía. Desde septiembre de 2012 existe la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, cuyo objetivo fundamental es fomentar una nueva cultura de la energía más sostenible y respetuosa, apoyando a los sectores renovables, y a las cooperativas de energía verde que están surgiendo por todo el territorio, y facilitar a los ciudadanos la posibilidad de apoyar con microparticipaciones los proyectos de energía limpia que se ponen en marcha. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
11 noviembre 2013 1 11 /11 /noviembre /2013 00:00

Como ya hemos indicado en anteriores artículos, parte de la izquierda actual argumenta que la tradición revolucionaria y el marxismo quedaron superados porque respondían a situaciones y a realidades sociales ya caducas. Se postula que la clase trabajadora se ha aburguesado, ha perdido su conciencia, o directamente, ha desaparecido. Pero nada más lejos de la realidad. Es cierto que el marxismo ha sufrido y sufre sus crisis (también nos ocuparemos de ello en subsiguientes artículos), pero de ahí no se puede colegir que sus postulados fundamentales no estén completamente vigentes. Eso así, hay que adaptarlos, completarlos y reorientarlos, según el corpus científico, activista y social actual.  

 

capitalismo221.jpgEsta idea se ha propagado con relativa facilidad entre alguna parte de la izquierda, debido, entre otras razones, a la confusión reinante, incluso entre mucha gente de izquierdas, acerca del concepto de clase. Los conceptos de clase fundamentados en el sentido común que a menudo sirven para sustentar teorías sociológicas aparentemente sofisticadas, son un obstáculo para entender cuales son las divisiones reales en la sociedad. Que sean éstos los conceptos que prevalecen es reflejo de la influencia ideológica que ejerce la clase dominante sobre alguna parte de la izquierda. De hecho, se pone el cuestión el papel de los sindicatos, que se van debilitando, entrando también en crisis, porque son actores que van abandonando paulatinamente su función principal como defensores de los intereses de la clase trabajadora. Pasan a ser actores "institucionales", se acomodan, se amoldan al sistema, se "domestican" (en expresión de Marcelino Camacho), aprenden a vivir de él, a funcionar bajo los recursos públicos, y todo ello hace entrar en declive la representatividad sindical, y altera la función y el papel primordial de los sindicatos de clase.

 

capitalismo222.jpgNo podemos caer en sus trampas. No podemos seguir haciéndole el juego a este sistema neoliberal, que a fuerza de zanahoria y palo acaba metiéndonos en su redil. Tenemos que volver a la senda revolucionaria, a la senda de la reivindicación del papel de la clase trabajadora, y a la necesidad, expresada por Marx, de que ésta tome el control de los medios de producción. El telón de fondo de estos debates son las derrotas sufridas por el movimiento obrero desde finales de los años 70, sobre todo en Gran Bretaña y en Estados Unidos, pero también en el resto del mundo capitalista avanzado. La cuestión se planteó por primera vez durante el primer gobierno de Margaret Thatcher, cuando el menor número de huelgas, el aumento del paro y de los cierres de fábricas, junto con los avances electorales de los partidos conservadores, otorgaban credibilidad a la idea de que la clase trabajadora ya no representaba una fuerza social y política. En lo que sigue, vamos a tomar como referencia el artículo de Alex Callinicos titulado "¿Qué es la clase trabajadora?", al cual remito a mis lectores.

 

capitalismo223.jpgMuy acertadamente, nos cuenta que influyen terceros criterios, más bien impresiones, hábitos, costumbres y apariencias sociales, que también ayudan a esbozar conceptos equivocados entre las clases sociales. Estos conceptos de sentido común se asemejan entre sí porque identifican las apariencias superficiales existentes en la sociedad con la clase social. Las apariencias más importantes son, probablemente, el estatus, la ocupación y los ingresos. El estatus refleja, sobre todo, de qué manera las personas perciben su propia posición social y como la perciben los demás. Estudiar el estatus requiere dilucidar las sutiles diferencias en los niveles del prestigio social (entender su jerarquía y el esnobismo que éste conlleva). Cuando se dice, por ejemplo, que Gran Bretaña es una sociedad “de clases”, en general, se piensa en el estatus (en la monarquía, en la aristocracia, en las relaciones forjadas en los colegios exclusivos, etcétera).

 

capitalismo224.jpgHacer hincapié en el estatus significa centrarse en los estilos de vida de las personas y en sus pautas de consumo. En términos generales, desde 1945, los ingresos reales de los obreros manuales han aumentado significativamente. En ciertas cosas, las pautas de consumo de muchos obreros manuales y las de aquellos que tradicionalmente han sido considerados profesionales de clase media, han llegado a parecerse: miembros de ambos grupos tienen coche, compran en los mismos supermercados, viajan más, tienen hipotecas. Pero las semejanzas han sido, a menudo, exageradas. Una definición de clase que exagere la importancia de las pautas de consumo probablemente conduzca a creer que los antagonismos de clase han desaparecido y que ha habido una fusión entre la clase trabajadora y la clase media. Después de la tercera derrota electoral consecutiva sufrida por el Partido Laborista británico en los años 50, quienes sostenían que la clase trabajadora estaba “aburguesándose” (tornándose clase media) se basaban en la mayor opulencia y en los cambios en el estilo de vida de los obreros manuales.

 

capitalismo225.jpgLas similitudes en las pautas de consumo, sin embargo, pueden esconder posiciones muy diferentes en la estructura general de las relaciones de poder y privilegio en la sociedad. En general, el estatus es, por definición, subjetivo y refleja las actitudes de los individuos hacía la sociedad y hacia los otros individuos. Por consiguiente, es poco útil para explicar los cambios sociales, sobre todo cuando éstos afectan a diversos grupos de personas que adoptan actitudes diferentes. De esta forma, el estatus es un concepto totalmente difuso e idealista, que no ayuda a comprender ni a analizar la estructura social. La ocupación es otro factor que el sentido común identifica como útil para la definición de clase. En este caso, la clave para determinar la posición de clase del individuo es el tipo específico de trabajo que realiza. Este enfoque merece nuestra atención, entre otras razones, porque los estudios que lo adoptan tienden a identificar a la clase trabajadora con quienes realizan ocupaciones manuales. Debido a que, en las sociedades capitalistas avanzadas, el número de personas en ocupaciones manuales constituye una proporción cada vez menor de la mano de obra, puede fácilmente pensarse que la clase trabajadora está desapareciendo.

 

Como se ve, criterio de nuevo equivocado, pues la propia evolución de la actividad humana, forzada por los cambios tecnológicos, organizativos y productivos, además de la propia reorganización interna de las empresas, conduce a que el indicador de ocupación deje de ser relevante para lo que nos ocupa. Según su ocupación, podríamos situar en una misma categoría a grupos de personas cuyos intereses son diferentes, incluso antagónicos, a los intereses de aquéllos trabajadores que dependen de la venta de su fuerza de trabajo para subsistir. Por ejemplo, ¿qué tienen en común un Consejero Delegado y un Auxiliar Administrativo de una gran empresa? Seguramente nada. Por tanto, toda clasificación de la mano de obra por tipos de ocupación esconde los conflictos fundamentales que existen en la sociedad capitalista.

 

capitalismo226.jpgPor último, el tercer concepto de sentido común identifica la clase por los niveles de ingresos. A menudo, esto conduce a esgrimir argumentos sorprendentemente ingenuos y torpes, tales como que el aumento del nivel de vida socava la militancia de clase. En su obra "Trabajo asalariado y capital", Marx argumenta que el análisis de clase no contempla los niveles absolutos de ingresos sino los ingresos relativos que son los que reflejan cual es la distribución de la riqueza en la sociedad. Sin embargo, incluso la distribución de los ingresos no es una guía perfecta para entender las razones del conflicto de clases. Los ingresos relativos de un individuo no explican de qué manera accede a su proporción del producto social. Hay, en primer lugar, una diferencia fundamental entre diferentes tipos de ingresos, y sobre todo, entre los salarios y los beneficios. Un gran accionista de una empresa cuyo salario son los dividendos que recibe de los beneficios obtenidos por la empresa, y un trabajador manual semicualificado, viven en mundos diferentes. Incluso entre los asalariados hay diferentes posiciones de clase. El trabajador manual, cuyo salario es alto gracias a la organización sindical en la fábrica, es un empleado; también lo es el licenciado universitario que ocupa un puesto directivo, y cuyos altos ingresos reflejan su posición en la jerarquía por encima de los trabajadores manuales y del personal auxiliar administrativo. Pero, ¿pertenecen a la misma clase? Parece que no. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
8 noviembre 2013 5 08 /11 /noviembre /2013 00:00

Después de los dos primeros artículos de esta serie, parece claro que tenemos que solucionar de una vez por todas la deficiente normativa que existe hoy en día en torno a la protección del mundo animal, ya que las escasas leyes vigentes son leyes de mínimos, leyes insuficientes, que de ningún modo contemplan una protección integral de la vida y de los derechos de los animales en nuestro país. Dicha nueva Ley debe establecer, a la vista del panorama expuesto en las anteriores entregas, unas normas generales de protección y de regulación específica, que vayan más allá de las dirigidas a los animales domésticos y de compañía. En ese sentido, necesitamos una mayor regulación de las actividades agropecuarias para limitar al máximo el sufrimiento animal, y necesitamos erradicar los métodos execrables que se emplean en la cría de ganado y en las explotaciones avícolas, tales como la alimentación forzada, el crecimiento en condiciones de encierro permanente, la inmovilidad, o los mataderos irrespetuosos con las normas de abatimiento de los animales.

 

proteccion_animal31.jpgNecesitamos, ya se ha comentado, una oposición legal, oficial, al nivel más alto del Estado, y en todas sus Administraciones, hacia todos los espectáculos que suponen un trato de crueldad con los animales. Potenciar la creación de Asociaciones en Defensa de los Animales. Tenemos que regular también las condiciones de transporte de los animales, para que no supongan situaciones de sufrimiento o de maltrato hacia los mismos. Necesitamos regular mejor las instalaciones destinadas al alojamiento de los animales, ya sean silvestres, de compañía o de carácter comercial, para proporcionar a los mismos un espacio adecuado para su desenvolvimiento en función de sus características biológicas. Necesitamos también promover una nueva regulación en torno a la experimentación con animales, priorizando en la misma el uso de cultivos celulares y el uso de invertebrados sobre la utilización de mamíferos, recurriendo a otras alternativas éticas, eliminar las subvenciones y ayudas directas al mundo de la tauromaquia, y dejar de sostener con fondos públicos todas las manifestaciones "tradicionales" y festejos populares donde se utilice a los animales como objeto de diversión, espectáculo o maltrato.

 

proteccion_animal32.jpgTambién debería contemplar la Ley Integral de Protección Animal la prohibición de la comercialización de animales exóticos, la prohibición de los deportes, espectáculos o actividades donde se utilice a los animales (circos, zoológicos, acuarios, etc.), erradicar los sacrificios en las perreras mediante la prohibición de la venta de animales y su sustitución por programas de adopción y esterilización, el fomento y la promoción de una educación desde la infancia basada en la transmisión de los valores del respeto y la consideración moral hacia los animales, la prohibición de las actividades de caza y pesca, el cierre de las granjas peleteras y la prohibición de la importación de pieles de especies animales, fomentar prácticas de consumo responsable, promover la creación de una opción de menú sin productos de origen animal en las Administraciones Públicas y en los centros escolares, el fomento de una agricultura ética y sostenible, y el endurecimiento de las penas por los delitos en los que intervenga el maltrato animal.

 

proteccion_animal33.jpgOtros aspectos interesantes pueden ser la reforma de la Ley General de Comunicación Audiovisual, para desterrar de la televisión pública todos los espectáculos con animales, vengan de donde vengan, y la retirada de subvenciones y del apoyo público a los hipódromos, a los canódromos, y a las Federaciones correspondientes. La Ley debería también contemplar la creación de la figura del Defensor de los Animales, elegido por las Cortes Generales, y que a modo de Fiscal General del Estado para la causa de los animales, poseerá facultades de inspección e investigación, así como la posibilidad de interposición de recursos de inconstitucionalidad y de amparo contra aquéllas disposiciones o normativas que supongan ataques o perjuicios para los animales. Otra medida interesante sería la elaboración de un censo o registro, incluso a nivel europeo, de personas inhabilitadas para la tenencia de animales (porque hayan cometido delitos contra ellos), pudiendo tener acceso a dicho registro las protectoras, refugios, centros de protección animal y clínicas veterinarias. Hay que potenciar también la agricultura ética, que pasa por el uso de métodos de cultivo y defensa de las cosechas que no provoquen un perjuicio a los animales (aves, roedores, etc.).

 

proteccion_animal34.jpgTambién hay que conseguir la Ley se preocupe por los animales domésticos en los casos de separación o divorcio de parejas, y que estén sometidos a la misma legislación que los hijos. Hay que progresar también en la implantación de medidas que favorezcan el acceso y el viaje de animales en espacios públicos y sólo destinados a humanos, como trenes, aviones, etc. En definitiva, todo el conjunto de medidas que sean necesarias, de carácter social, ético, científico, sanitario, ecológico, etc., para conseguir una sociedad que deje atrás la violencia, una sociedad en la que perjudicar y matar a otros animales no se considere ocio, tradición, cultura, deporte, espectáculo, arte o diversión. Estamos convencidos de que no existen pretextos. Tenemos que migrar a esa sociedad. Animo desde aquí al Partido Animalista y a todas las formaciones ecologistas, verdes o de izquierda que llevan en sus respectivos programas electorales medidas de este tipo, para que entre todos, podamos algún día corregir el déficit moral que todavía arrastramos hacia el mundo animal. En el enlace http://www.pacma.es/p/81 se encuentra el último Programa Político al completo (el configurado para las últimas Elecciones Generales de 2011) del Partido Animalista, donde los lectores interesados pueden obtener más información. Por mi parte, espero haber conseguido despertar la conciencia  animalista de muchos lectores, que tengan más clara la necesidad de reconvertir nuestro mundo hacia una mirada más animalista, para hacerlo más justo, sostenible y humano.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
7 noviembre 2013 4 07 /11 /noviembre /2013 00:00

dinosaurios5.jpg¿Sabemos quiénes fueron los dinosaurios? Sí, hombre, claro, esos animales grandotes, lentos, pesados, que se extinguieron hace miles de años, quizá por no saber o no poder adaptarse a las condiciones y cambios que estaba experimentando nuestro planeta en aquélla época. Pues en el PSOE también existe una generación de "dinosaurios" muy selecta y suculenta, de avanzada edad, lentos y pesados, retrógrados, que le están haciendo más mal que bien a dicho partido, que ya de por sí ofrece pocas salidas. Algunos nombres para estos dinosaurios pueden ser los de Alfonso Guerra, Txiqui Benegas, Manuel Chaves (con su inseparable Gaspar Zarrías), Jose Antonio Griñán (el actual Presidente del partido, refugiado en el Senado ante el escándalo de los ERE's fraudulentos en Andalucía), Ramón Jáuregui (encargado de la próxima Conferencia Política), etc.

 

dinosaurios1.jpgPero hay otros nombres que hacen aún más daño que los anteriores, y que causan al PSOE una funesta imagen. Tenemos por ejemplo a Antoni Asunción, uno de los últimos Ministros de los Gobiernos de Felipe González, a quien hemos visto estos días formando parte del núcleo fundacional del nuevo "Movimiento Ciudadano" liderado por el catalán Albert Rivera (Ciutadans), que se ha destapado queriendo hacer política a nivel nacional (quizá debiera centrarse en su tierra catalana, donde todavía tiene una bajísima representación). Poco recorrido político le auguramos a esta plataforma, porque sus propuestas nos parecen generalistas y ambiguas, con poco calado, y muy en la línea de la derecha ligera y disfrazada de UPyD. ¿Y qué decir de la ex Ministra de Vivienda de la primera legislatura de Zapatero, María Antonia Trujillo? Detrás de esa imagen progresista, se esconde un corazón bastante reaccionario, a tenor de los mensajes que dejó en Twitter hace algunos meses, afirmando poco menos que los responsables de los deshaucios eran los deshauciados, por haber firmado hipotecas que no podían pagar. Hasta Elena Valenciano le tuvo que responder, alegando a la "poca sangre socialista que le quedaba en las venas". Quizá a la señora Trujillo se le olvidaba que su gobierno también contribuyó al crecimiento de la burbuja inmobiliaria, causante del estallido que dejó luego a las personas sin empleo.

 

dinosaurios2.jpgTambién podemos recordar a Elena Salgado (Endesa), o de Pedro Solbes (Enel), muy calladitos desde sus respectivos puestos de responsabilidad en la empresa privada, o a Magdalena Álvarez, la ex Ministra Andaluza, que ahora cobra un sueldo astronómico como Vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), y que también está implicada en el escándalo de los ERE andaluces. Uno de los últimos nombres en reaparecer en la palestra pública ha sido el ex Ministro del Interior en los gobiernos González, José Luis Corcuera, recordado por la Ley de la "patada en la puerta", recurrida al Constitucional, o por el desvío de dinero de los fondos reservados. Todo un personaje, que ahora reaparece, bastante decrépito por cierto, para decir sandeces como que "en la propuesta federal del PSOE no se habla de federalismo", o para oponerse (lo sospechábamos) al derecho a decidir en Cataluña. Este personaje se atrevió a afirmar que en el Congreso de Suresnes (1974) hablaban de federalismo "y esas cosas, porque veníamos de la clandestinidad, pero cuando comenzamos a hacer política en serio se nos olvidaron esas cosas...". Sin palabras. Muy lamentable. Y esta es la gente que nos ha gobernado durante años.

 

dinosaurios3.jpgY podríamos seguir citando muchos nombres. Se me viene a la cabeza el propio Felipe González, para quien "la independencia de Cataluña es imposible", quizá porque es lo que le han dicho que diga desde el Consejo de Administración de Gas Natural, porque claro, es bien sabido que los grandes tiburones del mundo empresarial se oponen a la democracia. Mejor que se quedara callado cual jarrón chino, en expresión suya. O por ejemplo Juan Carlos Rodríguez Ibarra, para quien la solución a lo que nos pasa se podría arreglar "reuniendo al Príncipe Felipe con las fuerzas políticas de izquierda y de derecha, para concertar un nuevo Pacto de Convivencia para los próximos 30 años". Si todo lo que se le ocurre al señor Ibarra es esto, es que no entiende absolutamente nada de lo que ocurre en este país, y posiblemente ni quiera entenderlo. Y he querido dejar para el final al que me hace más gracia de todos, a José Bono, ex Presidente de Castilla-La Mancha, ex Ministro de Defensa, y ex Presidente del Congreso, entre otras responsabilidades. El señor Bono simplemente no tiene desperdicio. Es incomprensible que este hombre se haya quedado en el PSOE, cuando en el PP tendrían un mejor sitio para él. Amigo de la jerarquía eclesiástica, es autor de letras y chascarrillos muy graciosos, como que "quien quiere comer aparte a lo mejor es porque quiere comer más" (así es como define las aspiraciones soberanistas de Cataluña), entre otros muchos.

 

dinosaurios4.jpgToda esta "vieja guardia", todos estos líderes dañan constantemente la credibilidad de un partido ya de por sí derrotado y sin capacidad para ofrecer verdaderas alternativas creíbles, navegando entre la añoranza de tiempos pasados, y la aspiración de volver a estar en el poder. Se lo ponen muy difícil a la nueva hornada de líderes del PSOE para ofrecer un mensaje claro y creíble, que pueda romper con la monotonía del bipartidismo, de ese bipartidismo agónico que se aferra a lo que puede para no caer en el más absoluto y profundo descrédito. Se lo ponen muy difícil a Carmen Chacón, a Tomás Gómez, a Óscar López, a Patxi López, a Eduardo Madina, y a tantos otros que pretenden renovar el partido. Aunque más importante que las personas, muchas veces lo hemos afirmado, son las ideas, y éstas tampoco parecen estar claras en este PSOE a la deriva. El ex Ministro Moratinos lo ha expresado muy bien hace pocos días en relación a la convocatoria de las Elecciones Primarias: "necesitamos nuevas voces, nuevas caras, un cambio de discurso, una renovación, otro mensaje, otra narrativa...". No creo que lo consigan. Pero de momento, los dinosaurios debieran ser enterrados y sepultados, como ocurrió en el último período glaciar. El PSOE cae estrepitosamente en las encuestas de intención de voto. Y los dinosaurios no ayudan.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías