Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
22 mayo 2013 3 22 /05 /mayo /2013 23:00

Vamos a finalizar aquí, con esta entrega número 15, la serie de artículos que hemos querido dedicar al Federalismo, comentando los principales aspectos de nuestra propuesta de Modelo Federal para el Estado Español, desde la izquierda. Continúa siendo un tema candente, pues los últimos focos de polémica se sitúan en los posibles debates bilaterales o multilaterales que el Gobierno Central pueda tener con las Comunidades Autónomas, en relación a sus compromisos de reducción del déficit público. Creo que, en síntesis, hemos expuesto ya con más o menos nivel de detalle todos los puntos principales de nuestra idea de Federalismo. En esencia, es preciso pensar en un modelo de organización territorial que vaya de abajo arriba y no de arriba abajo. Esta es la enorme diferencia, como ya se ha explicado, que hay entre descentralización y federación. Mientras el modelo simplemente descentralizado parte de arriba abajo, la federación es al contrario.

 

Por tanto, al provenir el modelo organizativo y competencial desde abajo, los Ayuntamientos (y demás entes donde los mismos se organicen) son los que limitan la acción del Estado, mientras que en el modelo descentralizado, es el Estado el que limita la acción de las administraciones locales (y esto se puede ver muy claramente ahora, con la última reforma de las Administraciones Locales, propuesta por el PP). Es el Estado, para la Federación, una unidad superior que se forma voluntariamente por la unión de los territorios, de los pueblos y de sus ciudadanos/as, y que no se puede romper sino con el mutuo acuerdo de los que lo formaron. Y además, nuestra propuesta respeta profundamente el derecho de autodeterminación de los pueblos, derecho reconocido por las más altas instancias internacionales.

 

El Modelo Federal no entiende la unidad en la uniformidad, como entiende el PP (y hasta el PSOE), sino la unidad en la variedad, en la diversidad, en la plurinacionalidad. De ahí que profese un profundo respeto a la multiculturalidad, y al plurilingüismo existente en cada pueblo de la Federación. Por tanto, la Federación se basa en la idea de que son las colectividades inferiores las que dan lugar a la superior, que por tanto obtiene de ellas su soberanía de manera delegada. Es el poder democrático nacido del proceso federalizante el que establece y fundamenta el poder de las entidades superiores, porque la soberanía no se cede, se ejerce por representación, y en última instancia, son los ciudadanos/as quienes libremente se organizan en las colectividades, territorios, pueblos o comunidades que les parezcan convenientes, y su configuración no debe ser impuesta por el Estado Federal, como ente aglutinador común de todos ellos.

 

Apostamos y entendemos al Federalismo, bajo una República como forma política del Estado Español, como el mejor garante de unas condiciones de convivencia completamente democráticas, y de respeto a los derechos sociales, cívicos y laborales de los trabajadores/as. Pero desde la Transición, y más hoy en día, con la tremenda crisis que sufrimos, la hegemonía de los nacionalismos periféricos, así como del nacionalismo españolista, no nos permite ver el bosque, sino los árboles, unos árboles que nos confunden. Dichos nacionalismos se retroalimentan, para así conseguir que amplios sectores de la sociedad crean que el origen de la crisis se sitúa en la insolidaridad entre las Comunidades Autónomas, centrando el conflicto en la lucha entre territorios, y no en la lucha entre clases. Y esta instrumentalización tiene una potencialidad innegable para dividir a la clase trabajadora, a pesar de compartir unas mismas necesidades y aspiraciones.

 

Rompamos ese falso debate, y entendamos que mientras en lo territorial el modelo más justo y equilibrado es el Modelo Federal, en lo social la batalla está en la lucha de clases, y las clases sociales superan a los territorios, son un fenómeno mundial. La clase trabajadora comparte los mismos problemas en todos los territorios del mundo, por eso ha de luchar por modelos sociales y laborales que permitan romper la actual hegemonía y dictadura del capital. En nuestro Modelo Federal se unen ambos objetivos, ya que mientras cada pueblo, territorio o comunidad federada tendrá completa soberanía para el ejercicio de sus competencias propias, el Estado mantendrá competencias en la gestión de todos los sectores estratégicos de la economía, como las energías eléctricas y el gas, las telecomunicaciones, el transporte, los hidrocarburos, el agua, etc., al tiempo que garantizará los mismos derechos y servicios públicos básicos para toda la ciudadanía de todos los territorios (Sanidad, Educación, Servicios Sociales, Dependencia, etc.).

 

El Modelo Federal supone de esta forma el mejor encaje en la redistribución de competencias entre el Estado y las Comunidades, para de este modo garantizar la igualdad sustancial de derechos sociales, así como el blindaje de las condiciones de vida de todos los ciudadanos/as, incluyendo a los más desfavorecidos/as. En fin, cerramos esta serie de artículos, creo que han quedado suficientemente expuestos todos los grandes aspectos que desde nuestro punto de vista de la izquierda se incluyen en el Modelo Federal, y su aplicación al Estado Español. Proceso Constituyente, Constitución Federal y República Federal serán las mejores opciones de organización territorial y social para todos los ciudadanos de este país. Esperemos conseguirlo dentro de poco tiempo.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
21 mayo 2013 2 21 /05 /mayo /2013 23:00

Desgraciadamente, el Anteproyecto de la LOMCE fue aprobado en el Consejo de Ministros del pasado 17 de Mayo, aún ha de pasar el trámite parlamentario, donde se va a encontrar con la oposición de prácticamente todos los grupos, y ahora más que nunca, hemos de hacer presión desde la calle, desde todos los colectivos que formamos la Comunidad Educativa, para que dicha Ley sea retirada lo más pronto posible. Hasta ahora hemos dado un repaso muy extenso y pormenorizado a los contenidos de dicha Ley, así que vamos a finalizar con este artículo la serie sobre la LOMCE propiamente dicha, y en sucesivos artículos iremos proponiendo alternativas desde la izquierda a todo lo recogido y planteado en ella.

 

lomce131.jpgPero de entrada, y como ya venimos comentando, exigimos la inmediata retirada de la Ley, porque representa el soporte ideológico para llevarnos a la escuela del pasado, justificar los recortes, y definir un modelo educativo que responde a los parámetros de elitismo, exclusión, segregación, y culto a los valores religiosos y a la escuela privada, en detrimento de la pública. En el Consejo de Ministros citado, además de aprobar la Memoria Económica de la LOMCE, también se decidió aberrantemente sobre el tema de la lengua para las CC.AA. que disponen de su propio sistema de inmersión lingüístico, que va a consistir en que si dicha Comunidad Autónoma no puede ofrecer un colegio público donde se imparta en castellano, el Gobierno Central sufragará los gastos de hacerlo en uno privado, y luego detraerá dichos recursos económicos de las transferencias a dicha Comunidad. Todo un disparate, y un acto de deslealtad y de ridículo institucional. 

 

lomce132.jpgEs una Ley que combatirá el fracaso escolar maquillando las estadísticas, y expulsará del sistema educativo al alumnado que presente mayores dificultades económicas y de integración social. Promueve, como hemos demostrado en anteriores artículos, un modelo educativo clasista, apostando por la segregación temprana, y estigmatizando la diversidad educativa. Retira los contenidos de la asignatura Educación para la Ciudadanía, y vuelve a imponer la Religión, que contará al lado de las asignaturas más potentes. Ataca la educación inclusiva y la coeducación, niega la participación de la Comunidad Educativa, apostando por los despidos y los desplazamientos forzosos del profesorado a otras localidades, precarizando aún más sus condiciones laborales.

 

lomce133.jpgAl respecto de otros modelos educativos donde podemos fijarnos, recojo las palabras de Enrique Javier Díez, que denuncia que no es el modelo alemán el que deberíamos importar, sino el modelo finlandés: "En Finlandia, país donde el abandono escolar no llega ni al 0,2%, la piedra angular de la enseñanza es el profesorado. Con un buen sueldo, pero también con una excelente formación y motivación. En las aulas finlandesas, a diferencia de las españolas, hay una generalizada ausencia de competitividad. El alumnado practica la solidaridad con sus compañeros con más dificultades en los estudios con absoluta normalidad, y el profesorado se asegura de que ningún alumno o alumna se quede atrás. La gratuidad de la enseñanza obligatoria en el sistema finlandés es absoluta, e incluye no sólo los salarios de los profesores, sino todo tipo de material escolar, desde los libros de texto hasta los lápices. Además, todos los estudiantes tienen derecho a una comida caliente que garantice su correcta alimentación, y si el alumno/a vive a más de 5 kilómetros, el centro garantiza su transporte de forma gratuita. La evaluación es pensada en términos de desarrollo personal, que no incluye ni clasificaciones del alumnado ni tests para seleccionar. Apenas existen diferencias de nivel entre los centros educativos. Si el colegio está enclavado en un barrio con problemas sociales, ya de entrada recibe más presupuesto que otros. Por eso, los alumnos y alumnas finlandeses están desde los 6 hasta los 16 años en la misma escuela, y es difícil encontrar a alguien que acabe sin título".

 

 

lomce134.jpgPero claro, este modelo seguro que no le gusta nada el PP. Es evidente que con la presente reforma, unida a los brutales recortes en la educación pública que han propiciado, tanto desde el Gobierno Central como desde las CC.AA., se busca profundizar en el proceso de privatización, consolidándolo, dando poder y recursos a la escuela privada, y dejando la pública como una escuela residual, subsidiaria y asistencial. Pero desde luego, si hay algún aspecto de la LOMCE que yo personalmente tuviera que atacar por su peligrosidad social, ese sería sin duda alguna su concepto de la educación entendida bajo los criterios y parámetros del mercantilismo. Ya hemos venido denunciando en otros muchos artículos, que al igual que la Sanidad, para el capital financiero el campo de la educación mundial representa uno de los últimos grandes mercados, un estupendo negocio que vienen atacando desde hace mucho tiempo, que representa unos 2 billones de dólares al año según la UNESCO, y que por tanto supone un fantástico desafío al que no están dispuestos a renunciar.

 

La filosofía mercantilista llevada a la Educación Pública es así de contundente. Como vivimos en el mundo de las mercancías, donde todo se publicita, se compra y se vende, los centros educativos se van a publicar en ránkings, como si de buenas ofertas se trataran, para atraer a su selecta clientela en un proceso de permanente competencia con otros centros, encaminado a obtener mejores y mayores ventajas competitivas para su prole en el futuro mercado laboral, escaso y precario, que la derecha política y mediática se está encargando de configurar. No podemos permitirlo, ya que de hacerlo van a fabricar con nuestros hijos y/o nietos carne de cañón, robotitos a su imagen y semejanza, que crean y perpetúen sus mismos valores. Van a formar personas sin criterio, sin capacidad de análisis y reflexión, que sean estupendas marionetas muy bien manejadas desde todas las intancias del poder. Esto es exactamente lo que quieren.

 

lomce135.jpgPero abundando en la tendencia privatizadora y mercantilista de algunos países de nuestro entorno, vuelvo a retomar palabras de Enrique Javier Díez, Profesor de la Universidad de León: "En Inglaterra, el Gobierno laborista se ha hecho especialista en la privatización de escuelas públicas. Todo centro público que tarde en alcanzar los estándares fijados por el Gobierno es, pura y simplemente, vendido. Se cambia al Director o Directora, y si los malos resultados (siempre según ellos) persisten, se cambia todo el profesorado y el centro empieza desde cero, con gestión privada. En los Estados Unidos, la gestión de cientos de Charter Schools (Escuelas bajo contrato) por parte de grandes empresas privadas especializadas, busca rentabilizar estas escuelas que siguen siendo financiadas con fondos públicos. La sociedad Edison Schools se ha especializado, desde hace muchos años, en la administración privada de escuelas públicas. En Francia, el grupo Educinvest (que pertenece a Vivendi) gestiona ya 250 escuelas, y mueve un volumen de negocio anual de más de 130 millones de euros. Y en España, ya no sólo se regala suelo público a empresas educativas privadas, sino que se privatizan colegios construidos públicamente, e incluso se crean centros públicos de gestión privatizada que denominan "Centros de Iniciativa Social" (CIS), que son adjudicados a empresas que recibirán suelo público de forma gratuita a cambio de construir un centro privado concertado, y de explotarlo durante 75 años pagando un canon anual". Todo un estupendo abanico de posibilidades, que el Partido Popular quiere ahondar y consolidar.

 

En fin, terminamos esta serie que hemos dedicado a exponer los peligros de la LOMCE, deseando que no finalice el estallido social, las mareas verdes, la convergencia de todos los sectores de la Comunidad Educativa, para seguir luchando en contra de este aberrante proyecto de ley educativa. Y lo vamos a hacer enumerando las principales referencias bibligráficas donde nos hemos basado para su exposición:

Serie de artículos sobre la LOMCE de Enrique Javier Díez publicados en Rebelion (http://www.rebelion.org/mostrar.php?id=enrique+javier+diez&inicio=0&tipo=5)

La Educación Obligatoria que quiere la derecha española (ANGULO RASCO, JF, 2012)

Cómo hicieron los sistemas educativos con mejor empeño del mundo para alcanzar sus objetivos (http://www.oei.es/pdfs/documento_preal41.pdf)

Anteproyecto LOMCE. Primer Análisis (http://www.concejoeducativo.org)

Manifiesto STOP Ley Wert. CIUDADANOS POR LA EDUCACION PUBLICA.

(https://www.yoestudieenlapublica.org/stop.php)

¿A dónde quiere devolvernos Wert?, FERNANDEZ ENGUITA, M. (2012)

(http://enguita.info/776/)

En busca del sentido de la Educación. GIMENO SACRISTÁN, J. (2012)

¿Qué hacemos con la Educación? MORENO, A. DÍEZ, E.J. PAZOS, J.L. Y RECIO, M. (2012)

Evaluación comprensiva y evaluación basada en estándares. STAKE, R.E.(2006)

Tiempos de pruebas: Los usos y abusos de la evaluación. STOBART, G. (2010)

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
20 mayo 2013 1 20 /05 /mayo /2013 23:00

La Plataforma http://salirdeleuro.wordpress.com ha publicado recientemente un Manifiesto, que vamos a reproducir a continuación, y que ha sido ya firmado por varias personalidades de la izquierda de este país, tales como Julio Anguita, Víctor Ríos, Diosdado Toledano, Salvador López Arnal, Juan Francisco Martín Seco, Carlos Martínez, Manuel Monereo, Alberto Montero Soler, Joan Tafalla, y muchos otros. Desde dicho portal se puede firmar la adhesión al Manifiesto en cuestión, que dice lo siguiente:    

 

"La dramática situación social y económica en la que está hundida nuestra sociedad exige una política capaz de crear las condiciones para salir de la crisis. Es una necesidad urgente. El tiempo se ha convertido en un dato primordial por los riesgos de agravamiento y degradación que existen, por el enorme sufrimiento social que provoca la persistencia de las políticas de ajuste, austeridad y privatización de lo público.

 

La red en la que estamos atrapados está conformada por un nivel de paro catastrófico, por un endeudamiento del país frente al exterior imposible de afrontar y por una evolución de las cuentas públicas que conducen a la quiebra económica del Estado. Más de 6 millones de parados, más de 2,3 billones de euros de pasivos brutos frente al exterior, y una deuda pública de casi un billón de euros, creciente y próxima al 100% del PIB, son datos que definen un desastre inmanejable, ponen en peligro la convivencia y derruyen derechos sociales fundamentales.

 

Una crisis de esta envergadura tiene causas complejas y múltiples, desde la crisis general del capitalismo financiero hasta el despilfarro y la corrupción propios, pasando por un sistema fiscal tan regresivo como injustamente aplicado, pero aun a riesgo de simplificar el análisis para desentrañar las soluciones, hay que atribuir a la incorporación de nuestro país a la moneda única la principal razón de esta desoladora situación.

 

Como ahora se reconoce, no había condiciones para implantar una moneda única entre países tan desiguales económicamente sin ir acompañada de una fiscalidad común. Su creación implicaba, por otra parte, un marco propicio para implantar políticas regresivas y antisociales de todo tipo según la doctrina neoliberal, que ha tenido en la construcción de la Europa de Maastricht su máxima expresión. Como se calibró en su momento, el Estado del bienestar no es compatible con la Europa de Maastricht.

 

Con la incorporación al euro, nuestro país perdió un instrumento esencial para competir y mantener un equilibrio razonable de los intercambios económicos con el exterior, como era el control y manejo del tipo de cambio con respecto al resto de las monedas. Por otra parte, hubo una cesión de la soberanía al BCE en cuanto a la creación de liquidez y aplicación de la política monetaria, una institución dominada desde los orígenes por los intereses del capitalismo alemán.

 

Como no podía ser de otro modo, el retraso y la debilidad de la economía española frente a otros países y la rigidez absoluta impuesta por el euro llevaron a lo largo de la década del 2000 a un déficit de la balanza de pagos por cuenta corriente abrumador. Se registraron unos desequilibrios insostenibles, como también les ocurrió a otros países como Grecia y Portugal, apresados en la misma trampa. En los 14 años transcurridos desde la creación del euro en 1999 hasta el final del 2012, el déficit exterior acumulado fue de casi 700 mil millones de euros, que hubo de financiarse endeudándose con el exterior. Las entidades crediticias y las empresas españolas demandaron más de otro billón de euros de recursos para sus planes de inversiones en el exterior, principalmente en América Latina.

 

Hasta el año 2008, en que se desató la crisis financiera internacional, por las facilidades extraordinarias de financiación, el país vivió un sueño, como drogado, alimentando la burbuja inmobiliaria y ajeno a los problemas que se habían gestado. En ese año, todo cambió radicalmente, los mercados financieros se cerraron, por los canales no fluía la liquidez y la situación de cada deudor pasó a examinarse con rigor. Con el cambio abrupto en la posición deudora de nuestra economía frente al exterior, los pasivos brutos pasaron de 540 mil millones al final de 1998 a 2,2 billones en 2008, el país entró en quiebra y sobrevino una profunda recesión que a todos los efectos sigue vigente.

 

El sector público se resintió profundamente desde entonces, incurriendo en un déficit desorbitado por la caída drástica de los ingresos, reforzada por el estallido de la burbuja inmobiliaria. El Estado, sobre el que acaban descargando todas las tensiones de las administraciones públicas, ha necesitado de centenares de millones de euros, obtenidos con la emisión de deuda pública en los mercados interior y exterior, ante la imposibilidad de la financiación directa por la autoridad monetaria. Al final de 2007, la deuda en circulación del Estado era de 307.000 millones de euros, el 37% del PIB. Al final de 2012 había subido a 688,000 millones, el 65% del PIB, y sigue aumentando como corresponde a la evolución deficitaria de las cuentas públicas.

 

Desde que se admitió la crisis, la política económica ha tenido unos rasgos básicos inamovibles. La pérdida de competitividad de la economía española ha servido de excusa para aplicar a rajatabla las recetas neoliberales y se ha tratado de compensar con el llamado “ajuste interno”, un proceso dirigido a disminuir los salarios y facilitar los despidos para abaratar los precios de las mercancías y servicios españoles, desde el momento en que la vía natural e histórica de la devaluación de la moneda está cegada por el euro. Ajustes, contrarreformas laborales y recortes continuos jalonan la política de los últimos años. Por otra parte, la mal denominada austeridad se ha impuesto brutalmente en la política fiscal, como exigencia de los poderes económicos, haciéndose de la lucha contra el déficit publico el talismán engañoso de la solución a la crisis.

 

Esta política ha producido un retroceso social muy doloroso, ha impulsado inconteniblemente el crecimiento del paro y, lo que es fundamental, es inútil. El país se desliza sin freno y se despeña hacia una fosa profunda. Los determinantes de la crisis siguen intactos cuando no degradados. Los pasivos exteriores no pueden disminuir sin que se registre un excedente de la balanza de pagos, cosa prácticamente inalcanzable para una economía bastante derruida y de escasa competitividad, y la pesada carga de deuda pública no dejará de crecer hasta que se diluya el déficit público, algo que el propio gobierno no alcanza a vislumbrar. La desconfianza es general.

 

La sociedad en una encrucijada

 

¿Cómo superar el desastre? La alternativa a la crisis que defiende la Troika y abiertamente el PP pasa por profundizar en los ajustes, en la austeridad y en la destrucción de lo público. La economía española, como ya le ha ocurrido a Grecia o Portugal, cae por el precipicio y se desfondará en el abismo, con unas consecuencias sociales dramáticas y riesgos políticos de todo signo.

 

El PSOE, copartícipe activo en el actual diseño económico y social, finge ahora un desacuerdo con el PP y critica su política suicida, pero sigue amarrado al criterio de que el euro es irreversible.

 

Las direcciones de los sindicatos mayoritarios, una vez contrastado el error de cálculo cometido con el sí crítico a Maastricht, denuncian ahora el actual estado de cosas, pero no están en condiciones de proponer medidas anticrisis realmente efectivas ya que no cuestionan con coherencia la Europa construida.

 

Otras fuerzas, organizaciones y autores de la izquierda critican la Europa actual y proponen cambios bastante utópicos y proyectos sin fundamento, dado el carácter irreformable de la Europa surgida, sobre todo después de la ampliación de la zona euro al Este. A las carencias originales de la moneda única se añade el peso que ha cobrado Alemania como país hegemónico y la realidad de una descomposición de Europa, aprisionados algunos países en deudas impagables. La imprescindible y urgente necesidad de romper con las ataduras de los Tratados europeos no puede paralizarse ni ocultarse tras propuestas de proyectos de otra naturaleza. Por deseable que sea otra Europa, es ahora inviable, requiere de bases en que sustentarse bien distintas y de la soberanía perdida de cada Estado.

 

El fracaso del proyecto de construcción de Europa es inocultable, con independencia de que no sea posible determinar cuándo y cómo se desbaratará la insostenible situación existente.

 

A los firmantes de este manifiesto nos parece claro que la Europa de Maastricht no podrá sobrevivir con su actual configuración, tras los desastres y sufrimientos que ha causado, además de vaciar de contenido la democracia y sustraer la soberanía popular.

 

También afirmamos que nuestro país no puede salir de la crisis en el marco del euro. Sin moneda propia y sin autonomía monetaria es imposible hacer frente al drama social y económico, tanto más cuanto que la política fiscal también ha quedado anulada con el Pacto de Estabilidad, alevosamente constitucionalizado.

 

Es precisa una moneda propia para competir y una política monetaria soberana para suministrar liquidez al sistema y estimular una demanda razonable. Y esto como primera condición ineludible, pero en modo alguno suficiente, para poder desarrollar una política avanzada de control público de los sectores estratégicos de la economía, entre ellos la nacionalización de la banca, de reconstrucción del tejido industrial y agrícola, de defensa y potenciación de los servicios públicos fundamentales con un poderoso y progresivo sistema fiscal, de amortiguación de las desigualdades y distribución de la riqueza, del reparto del trabajo para combatir el paro, de derogar las contrarreformas laborales y de las pensiones, de respeto en serio al medio ambiente, etc., y de abordar un proceso constituyente que permita recuperar y profundizar la democracia. Por todo ello hay que despreocuparse transitoriamente del déficit público, olvidarse de hacer propuestas imposibles al BCE y dejar de añorar a la Reserva Federal o el Banco de Inglaterra cuando se puede disponer del Banco de España como institución equivalente.

 

El montante de la deuda externa es impagable. Su mayor parte es deuda del sector privado, y corresponde a sus agentes resolver los problemas que se presenten, incluido el sector financiero, muy comprometido. Por ello rechazamos toda operación de “rescate” de nuestro país y por la misma razón consideramos como deuda completamente ilegitima la contraída por el Estado para proporcionar fondos de salvamento a las entidades crediticias que no hayan sido nacionalizadas.

 

Con respecto a la deuda pública, el Estado debe realizar una profunda reestructuración de la misma (quita, moratoria, conversión en moneda nacional) que alivie la presión abrumadora que soportan las cuentas públicas. En otro caso, puede darse como irremediable la quiebra del Sector público.

 

No se nos escapan los problemas y complejidades de los pasos que proponemos, entre otros limitar la libre circulación de capitales. Tampoco nuestro análisis nos impide colaborar en acciones, propuestas y movilizaciones con aquella parte de la ciudadanía y sus organizaciones que, bajo el efecto del bombardeo mediático al que somos sometidos o por otros motivos, aún no comparte nuestra opción ante la encrucijada en que estamos y la necesidad de romper el nudo gordiano del euro. Sin embargo, ante el desastre que nos envuelve y ante las causas profundas que lo promueven y agudizan, no podemos mantenernos mudos ni evasivos. A nuestro entender, hoy la sociedad española, que ya ha entrado en una agonía prolongada y sin esperanza, no dispone de otra elección que salir del euro para impedir el hundimiento definitivo del país.

 

Recuperar la soberanía económica perdida, hacer efectiva la soberanía popular, requiere desprenderse de los dogales que nos paralizan, encarar la cruda realidad y dotarse de los medios para trazar un proyecto de supervivencia que, con todas sus dificultades, puede representar también una gran oportunidad para crear una sociedad soberana, próspera, justa, solidaria, democrática, ecológicamente responsable y libre".

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
19 mayo 2013 7 19 /05 /mayo /2013 23:00

Al momento de cerrar este artículo, el ex Presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, acaba de ingresar en prisión, siendo el primer banquero que pasa por la cárcel desde el comienzo de la crisis. Pero esto ha de ser sólo el principio. Es evidente que las últimas reformas del sector bancario llevadas a cabo por los sucesivos Gobiernos del PSOE y del PP no han servido para enfocar de otro modo la gestión bancaria, es decir, plantear el negocio bancario desde otras perspectivas, donde primen el servicio al cliente, la protección de sus fondos, el control sobre sus perversas prácticas, la primacía de la ética profesional, y el reforzamiento de los controles y sistemas legales que puedan garantizar que nuevas crisis no se darán en el futuro.

 

acoso_bancos1.jpgLa necesidad por tanto de reformar el actual sistema bancario se hace imperiosa, pues estamos hablando de un sistema intrínsecamente peligroso e inestable. Y esto desde el siglo XIX, a donde se remontan algunas de nuestras leyes en este sector, como nuestra Ley Hipotecaria, y desde donde a cada crisis bancaria, nos volcamos en reforzar la regulación y la supervisión sobre las entidades, pero nunca es suficiente. Y ello porque, de verdad, nunca ha existido voluntad política de cortar alas a la banca privada, ni de crear un verdadero sistema de banca pública que pueda aglutinar las funciones adecuadas.

 

Para sostener este sistema en equilibrio permanentemente inestable, hemos creado herramientas como la función de prestamista de última instancia de los Bancos Centrales (para que no les falte dinero a los bancos si sus clientes se los reclaman), o los Fondos de Garantía de Depósitos (para que no les falte el dinero a los clientes si sus bancos quiebran). Y si los dos fallan, y en última instancia, es el Estado, o sea todos los contribuyentes, quien rescata al sistema. Y como se ha visto, el remedio ha sido peor que la enfermedad, pues confiados en que otros pagarán la factura de los desaguisados si algo va mal, los bancos descuidan la gestión del riesgo (lo que los anglosajones llaman el “riesgo moral”), y emprenden prácticas suicidas que ponen en peligro la macro y la microeconomía de países enteros.

 

acoso_bancos2.jpgYa ni siquiera tenemos a salvo nuestros depósitos, con el reciente precedente de Chipre en la Unión Europea, y la evidente posibilidad de que se pueda producir un “corralito” en cualquier país de nuestro entorno, comenzando por nosotros mismos. Y ello porque en el fondo, el sistema bancario actual tiene una particularidad básica que la mayoría de los clientes ignoran: cuando una persona deposita su dinero en su cuenta bancaria, el dinero legalmente ya no es suyo sino del banco. Lo que dicho cliente posee no es más que una promesa por parte de la entidad de que el dinero estará disponible en cualquier momento si desea hacer uso de él.

 

Como muestra de todo lo que decimos, aquí tenemos un perfecto botón: los miles de casos de estafas por las denominadas participaciones preferentes, y subordinadas, que están dejando en la ruina a miles de familias en España. Desde la izquierda, ya hemos manifestado muchas veces nuestra visión de que los ahorros personales de la ciudadanía, sus domiciliaciones bancarias, la gestión del cobro de sus pensiones, las hipotecas de sus viviendas, etc., no debería nunca haberse depositado en las manos de la banca privada. Ya estamos viendo las consecuencias.

 

En efecto, aquello que debería considerarse como un derecho fundamental, como es el caso de la Vivienda, queda únicamente como una deuda con el Banco, deuda que ha de ser pagada, y que además adquiere preferencia sobre otras muchas transacciones. Poco a poco, la clase trabajadora va siendo despojada de sus derechos fundamentales, con los cuales comercian sin pudor la banca, las grandes empresas y las grandes fortunas. Pero la banca es un agente fundamental en dicho proceso, así como un agente procíclico de primer orden en la economía.

 

acoso_bancos3.jpgA todo ello hay que unirle, por desgracia, el perverso papel que juega el Banco Central Europeo (BCE) en todo este sistema, que no se comporta como tal, sino como un auténtico lobby de la banca privada, prestando el dinero a bajo interés para éstos, para que a su vez lo prestan a los Estados miembros a gran interés, dibujando un claro y abusivo negocio con el dinero público de todos los contribuyentes, pues todo ello coadyuva a que crezcan los niveles de deuda y de déficits públicos. El escenario final es que, no sólo los bancos causan con sus perversas prácticas los estropicios a la economía, sino que además abusan del sector público para volver a sanearse a su costa, haciendo recaer todos los sacrificios de dicho saneamiento en los bolsillos de los ciudadanos/as, en sus servicios públicos, y en sus ingresos directos y diferidos, tales como sueldos y pensiones.

 

Por todo ello, el panorama tiene que cambiar. Es urgente y necesario que cambie, es a todas luces imprescindible. En otros muchos artículos nos hemos ocupado de las políticas que se pueden implementar desde la Administración, desde el Gobierno y desde el sector público para acabar con esta situación que ya es dramática, pero en este artículo vamos a abordarlo desde la perspectiva de la ciudadanía. Los Bancos representan al capitalismo más puro y duro, en su fase actual. Es pues necesario acabar con el sistema capitalista, dejando que las necesidades de financiación de familias, empresas y deuda del Estado sean objeto de la creación de un Sistema de Banca Pública, y además que la banca privada no pueda entrar en negocios que puedan jugar con servicios públicos ni con derechos fundamentales de las personas.

 

Pero incluso a nivel del día a día, nosotros, sus “clientes”, todos los ciudadanos/as, que operamos y poseemos cuentas bancarias, sí que podemos hacer mucho por hundir este salvaje sistema. Para comenzar, retirar en masa todos nuestros ahorros y depósitos bancarios, anulando la posibilidad de que el flujo de capitales, materia prima para los bancos, pueda intervenir en sus transacciones de forma masiva y aberrante. Y en segundo lugar, retirar todas las domiciliaciones bancarias que sean posibles, aunque ello nos lleve al penoso escenario de tener que abonar los recibos de forma personal en las oficinas bancarias. Simplemente con estas dos medidas, tomadas de forma masiva y multitudinaria, podríamos hacer entender a los bancos que no nos vamos a dejar manipular, que no vamos a continuar siendo carne para su estafa.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
16 mayo 2013 4 16 /05 /mayo /2013 23:00

No queremos entrar en el presente artículo en una discusión filosófica sobre los sujetos y objetos políticos en cuanto a la Defensa y la Seguridad, ni reflexionar sobre la importancia de los Ejércitos o en general, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero es evidente que éstos necesitan una buena revisión, sobre todo a tenor de dos factores esenciales:

 

1.- El nuevo papel de los Ejércitos en las relaciones de paz, desde una perspectiva de salida de la OTAN y de la renuncia a la guerra como instrumento o posibilidad en el escenario internacional.

 

2.- El nuevo papel de los Cuerpos de Policía y Guardia Civil, en todos los ámbitos, después de los conflictos relacionados con las manifestaciones de la ciudadanía.

 

nuevo_modelo_seguridad1.jpgComo decimos, la discusión debería ser enmarcada en principios rectores mucho más profundos, comenzando por preguntarnos quién es el sujeto de la defensa y de la seguridad: ¿las personas, el Estado, las élites que nos gobiernan? ¿Cuáles son las amenazas que hay que afrontar hoy en día? ¿Qué naturaleza tienen, y cómo podemos abordarlas? De entrada, dejemos bien sentado que desde la izquierda siempre hemos apostado por la renuncia a la militarización, al uso de la guerra como instrumento de confrontación, y para conseguir (que siempre es el objetivo final) la exterminación de las personas y de los recursos naturales de los países en cuestión, a base del sufrimiento y del dolor infligido por el más fuerte (militarmente hablando, se entiende). El concepto de Seguridad debe entenderse por tanto en un contexto moderno, amplio, complejo y multidimensional, pero siempre bajo la premisa del pacifismo en toda su extensión.

 

La clásica defensa de los valores de soberanía, independencia, integridad territorial, etc., choca hoy en día con la presencia de las estructuras políticas y económicas supranacionales a las que pertenecemos, y en las que delegamos algunas funciones comunes. Pero sobre todo, tenemos que poner el énfasis en que, frente a los modelos clásicos de seguridad y defensa, donde priman los territorios, tenemos que acercar dicha seguridad a los ciudadanos, a las personas, a la población en general, es decir, tenemos que pensar en una seguridad más humana.

 

nuevo_modelo_seguridad2.jpgPor otro lado, los tipos de amenazas que sufrimos hoy en día son de índoles muy distintas a las del pasado, pasando a tener mayor relevancia las amenazas de tipo social, global, económico o medioambiental. En última instancia, la seguridad debe tener un componente humano fundamental, donde la defensa de los valores y de los derechos humanos queda inextricablemente unida al bienestar social de las personas, implicando que toda la población pueda ejercer sus derechos básicos y satisfacer sus necesidades en un entorno medioambiental seguro. La seguridad extiende sus facetas, pues, a la seguridad alimentaria, económica, de salud, medioambiental, personal, política y comunitaria.

 

En nuestro mundo actual, globalizado, interdependiente, tecnológico, insolidario, las amenazas que tenemos que sufrir se refieren a la delincuencia organizada (mafias o sectas que trafican con drogas, armas, personas, etc.), la ciberdelincuencia (lo mismo, pero utilizando medios tecnológicos y transfronterizos, y atacando a los sistemas de información), la violencia directa, los desastres naturales (ecológicos o que desequilibran los ecosistemas donde el hombre interacciona con su entorno), los accidentes de tráfico, y el terrorismo en todas sus vertientes.

 

Y resulta a todas luces ridículo pensar que todo un Ejército clásico, dotado con aviones de combate, misiles, bombas, barcos de guerra, etc., sea de utilidad contra el crimen organizado, la ciberdelincuencia, los robos, las mafias, los desastres naturales, los accidentes o el terrorismo. Por tanto, más allá de la función de los propios Ejércitos o sobre el debate estéril de su existencia, lo que debemos plantearnos es cuáles podrían ser sus funciones, cuáles son las auténticas amenazas de nuestro mundo, y cómo podemos luchar y enfrentarnos más eficazmente contra ellas.

 

Parece más bien, por tanto, que fomentando una política de desarme nuclear a nivel internacional, respetando los protocolos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y desarrollando redes internacionales de colaboración más potentes entre policías y jueces, así como promoviendo el desmantelamiento de los paraísos fiscales, seríamos más efectivos a la hora de luchar contra todos estos tipos de agentes y sus respectivas amenazas. Es más lógico pensar que la lucha contra todas ellas se hará de forma más efectiva potenciando dichos medios, y a la vez también reduciendo los gastos en Defensa, reduciendo el potencial de los Ejércitos, y en general, intentando reducir el carácter militarista, belicista e incluso imperialista de las grandes potencias. Tómese en este sentido la referencia de los países emergentes (los llamados BRICS, por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que no parece que vayan a competir en estas lides, sino que sus derroteros y preferencias son otras bien distintas.

 

nuevo_modelo_seguridad3.jpgTenemos por tanto que migrar hacia un nuevo concepto de Seguridad, que bien pudiéramos llamar Seguridad Humana. Básicamente, consiste en romper los prismas actuales, que siguen las directrices ya comentadas, para pasar a situar al Hombre en el centro mismo de todo el desarrollo de las políticas públicas, nacionales e internacionales, de seguridad y de defensa, de completa garantía en el desarrollo de su protección y de su integridad a todos los niveles. En último término, una Seguridad que se dirija a resolver las necesidades de millones de seres humanos afectados por las inseguridades y tragedias derivadas de la globalización capitalista en los ámbitos político, económico, social, cultural y medioambiental.

 

Esta es la Seguridad que hay que cultivar, y todo lo demás vendrá como un añadido natural. Hemos de conceder mayor relieve a las políticas de cooperación, luchando contra el paradigma obsoleto de seguridad centrado en su punto de vista militar, y de protección de las fronteras nacionales frente a ataques externos. Hoy en día esos planteamientos no tienen sentido, y además son excluyentes y contradictorios con un pleno desarrollo y cooperación entre los pueblos.

 

Y en dicho concepto de Seguridad Humana, las amenazas que sufrimos, lejos de poder ser defendidas por ningún Ejército, son de los siguientes tipos:

 

1.- Económicas: El paro, las reducciones salariales, no tener recursos para vivir…

 

2.- Alimentarias: No disponer de alimentos, no disponer de soberanía alimentaria, la dependencia de las importaciones…

 

3.- Sanitarias: La propagación de epidemias, el deterioro constante de la protección y de los sistemas sanitarios…

 

4.- Personales: La violencia física, la represión política, la violencia de género, el maltrato de mujeres y niñas, la explotación infantil, la discriminación étnica…

 

5.- Comunitarias: El deterioro del tejido cívico, el cultivo al individualismo, los valores centrados en lo económico, los conflictos étnicos o religiosos…

 

6.- Medioambientales: el deterioro de los ecosistemas locales y mundiales, el agotamiento de los recursos naturales, los desastres provocados por la contaminación y el cambio climático…

 

7.- Políticas: El respeto a los Derechos Humanos, la falta de protección de las libertades públicas básicas, las garantías democráticas…

 

Por último, pero no menos importante, en cuanto a las fuerzas policiales y afines, a cualquier ámbito estatal, lo que pensamos desde la izquierda es que deben en primer lugar desmilitarizarse (aquéllas que tengan todavía un carácter y organización militar), y además que deben ser más protectoras de los derechos fundamentales y de las libertades básicas de la ciudadanía, en vez de constituirse en fuerzas defensoras del Estado. El Estado es la maquinaria del poder, de las élites que nos gobiernan, y que se alejan cada vez más del pueblo, y de las clases trabajadoras, como está sucediendo actualmente. En este sentido, los Cuerpos de Seguridad no pueden convertirse en sus cómplices, sino que se deben siempre a la defensa de la integridad física de las personas, así como a la garantía del libre ejercicio de sus derechos fundamentales y libertades básicas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
14 mayo 2013 2 14 /05 /mayo /2013 23:00

Hartos y cansados estamos ante las constantes declaraciones de los dirigentes del PP, desde su Presidente Rajoy, pasando por Cospedal, Arenas, Floriano, etc., así como de los respectivos Ministros del área económica (Montoro, Guindos, Báñez, etc.) en el sentido de que confiemos en sus políticas, de que confiemos en que lo que están haciendo es correcto, y de que estamos en la senda adecuada para conseguir el tan ansiado crecimiento económico y la creación de empleo. Sin embargo, muy lerdo o muy fanático de sus políticas hay que ser para no darse cuenta de que lo que nos piden es todo un acto de fe.

     

Y como sabemos, la política y la fe son dos ámbitos que se dan la mano en el ideario conservador, reaccionario y trasnochado del Partido Popular, pero hay una inmensa mayoría social que pensamos que política y fe son dos ámbitos separados, incluso antagónicos, del pensamiento humano. Pero más que demostrar esta última afirmación que hacemos, que nos podría conducir a otro artículo separado, vamos sólo aquí a intentar explicar porqué los dirigentes del PP nos piden actos de fe.

 

Antes de las últimas Elecciones Generales de 2011, en su correspondiente campaña electoral, ya nos vendían la opción del voto al PP como la opción del empleo. Se nos dijo hasta la saciedad que en cuanto el PP gobernara cambiaría la situación, se generaría mayor confianza en nuestra economía, y vendría el crecimiento económico y la creación de empleo (recuérdense las cansinas declaraciones de Esteban González Pons, argumentando que el PP estaba super especializado en la creación de empleo). Sin entrar a discutir que todas estas proclamas y mensajes ya responden por sí mismas a los planteamientos y visiones neoliberales de la economía, la realidad es que nada de lo que afirmaban se ha cumplido.

 

Y no sólo porque en realidad estén llevando a cabo su programa electoral encubierto (en vez de aquél con el que se presentaron a las Elecciones), sino porque tales objetivos siguen sin cumplirse. Y cuando tenemos un escenario de empleo en caída libre, y continua caída del consumo, y de mayores sacrificios de las personas, de brutales ajustes y de continuas “sugerencias” y amenazas veladas por parte de la Comisión Europea, lo que desde el PP se nos argumenta poco más o menos es lo siguiente: “Que los malos datos de paro no nos hagan perder el norte, porque hay que perseverar en las reformas estructurales que se están llevando a cabo, porque inmediatamente después de las mismas, vendrá el crecimiento de la economía y luego la creación de empleo”.

 

Y se quedan tan panchos. Dándole la vuelta y usando una forma más coloquial del mensaje, éste vendría a ser el siguiente: “Pueblo español, no os preocupéis si ahora cada vez hay más paro, miseria, pobreza, hambre, exclusión social, desigualdades, etc., que en cuanto cuajen las reformas que estamos haciendo, todo cambiará”. Este es el mensaje que la gente del PP quiere que nos creamos.

 

Como decíamos, todo un acto de fe. Es tan fácil desmontar sus argumentos, que no hay que ser ni siquiera economista aprendiz para hacerlo. Simplemente, hay que tener un poco de sentido común, en vez de ganas de manipular a la ciudadanía. Simplemente, es imposible que la senda de la recuperación económica llegue, si se mantienen las actuales políticas de asfixia económica, en aras a la fanática obsesión por la reducción del déficit público. Pero como esto lo hemos explicado muchas veces en nuestros artículos, y también está explicado en maravillosos libros de texto, tesis, trabajos y artículos de muchos grandes expertos, tampoco voy a insistir en desmontar su línea de argumentación. Me voy a ir por otros derroteros, y vamos a plantearles hipotéticamente un supuesto, para comprobar cómo no se lo creen ni ellos mismos.

 

Porque quiero también desmontar el argumento del supuesto buenismo que inspira sus prácticas, sus decisiones y sus políticas. Muchas veces se utilizan expresiones del tipo: “¿de verdad se cree la gente que esto se hace para fastidiar a la ciudadanía?” Pues la respuesta, desde mi punto de vista, es que sí. Ellos conocen (a no ser que sean más estúpidos de lo que creemos) perfectamente el alcance, la dimensión y los efectos de sus políticas, saben que tienen unos objetivos muy claros, y los esconden deliberadamente, o los minimizan para engañar a los ciudadanos. Pero como tantas veces hemos argumentado y demostrado, obedecen a la satisfacción de unos criterios donde se hace predominar a los ricos y poderosos, potenciando un entorno que sea proclive al aumento del poder y la riqueza de las grandes empresas, de las grandes fortunas, a costa del empobrecimiento de las clases trabajadoras.

 

Pero como decíamos, nosotros vamos a proponerle al PP un ejercicio de coherencia, a ver si están dispuestos a realizarlo. Si es verdad que tan convencidos están de que vendrán el crecimiento económico y la creación de empleo, y de que por tanto los que ahora están en desempleo pasarán a trabajar, ¿porqué no convencen también de ello a los bancos? Vamos a explicarnos, para comprender cómo recurren continuamente a la injusta y popularmente conocida como “ley del embudo”: Sabemos que ocurren los desahucios fundamentalmente porque la gente se queda sin empleo, y no puede continuar pagando su hipoteca.

 

Los Bancos entonces, que no entienden de chiquitas, echan a la gente de sus casas sin más miramientos ni contemplaciones. Pues bien, ¿Porqué no convencen de su optimismo a los bancos? De esta forma, los bancos podrían esperar, al igual que lo está haciendo la ciudadanía, a que la situación mejorara, se volviera a encontrar un empleo, y pudiese continuar pagando su casa. Pero en vez de esto, los bancos desalojan a la gente de sus viviendas, y parece ser que para ellos no valen las optimistas previsiones del Gobierno. En el fondo, como está claro, se trata de una estrategia para desarmar y empobrecer cada vez más a la clase trabajadora, usando para ello turbias estrategias de fe en su política.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
9 mayo 2013 4 09 /05 /mayo /2013 23:00

Continuamos desde el artículo primero de esta serie, y vamos a discutir aquí la función del fenómeno del desempleo dentro del sistema capitalista, por estar muy relacionada con la situación que estamos viviendo actualmente en nuestro país. Digamos ya, de entrada, y a fuerza de parecer muy difícil y duro de comprender, que al capitalismo le interesa que exista cierto grado de desempleo en la sociedad. Lo quiero dejar claro para que nos olvidemos de las opiniones "buenistas" que sostienen no comprender que al PP le pueda gustar que haya gente parada. Pues la verdad es que sí, por muy fuerte que pueda parecer en un principio.   

El año 2012 cerró con una tasa de paro de casi seis millones de personas, un 26% de la población activa. Durante 2013 hemos sobrepasado ya el 27% de paro. La tasa en jóvenes menores de 25 años es del 55%, es decir, uno de cada dos jóvenes no encuentra trabajo en el Estado Español. La durísima reforma laboral, que fue vendida como forma de creación de empleo, no sólo no ha detenido la destrucción de éste, sino que, en el último año, la caída del empleo ha sido aún mayor que durante la Gran Recesión.



Así las cosas, tenemos que preguntarnos a qué obedece la obsesión por continuar (perseverar, en expresión de Rajoy) en dichas políticas. Pero avancemos un poco más, a ver si así lo entendemos mejor. A medida que el desempleo va aumentando, las políticas económicas y sociales van encaminadas (bajo la sacrosanta justificación de la reducción del déficit) a que el gasto social disminuya, y sabemos que una gran parte de dicho gasto social se emplea en las prestaciones por desempleo. Pues bien, un paso en paralelo a la implantación de la reforma laboral consiste en controlar, dificultar e incluso disminuir o endurecer el acceso a las prestaciones por desempleo. El escenario, si lo vemos en perspectiva, consiste en permitir una gran masa de población desempleada, que a su vez pueda ser (llegado un momento) abandonada a su suerte, para que a su vez se convierta en un grupo de población muy vulnerable. Al mismo tiempo, se facilitan a las empresas las condiciones para el despido, lo cual provoca cierres masivos, e innumerables ERES en empresas que poseen incluso beneficios en los últimos años.

 

Cuando todo ello se contempla en conjunto, se comprende mejor la estrategia que subyace a todas estas políticas. En realidad, el fenómeno del desempleo actúa en última instancia como una forma de enriquecimiento más para el mundo capitalista. Existe ciertamente una explicación sistémica a las causas del desempleo. El paro masivo es tan antiguo como el propio capitalismo. Antes de la revolución industrial, éste era casi inexistente, por lo general producto del hambre o de la guerra; pero una vez los campesinos comenzaron a ser expulsados de la tierra, en las fábricas, el desempleo comenzó a convertirse en una característica endémica del sistema. De esta forma, el desempleo se convierte en parte fundamental del proceso histórico de acumulación capitalista. Al capitalismo le interesa la gente parada. Simplemente porque con un sistema en pleno empleo, las condiciones para encontrar nuevo trabajo serían enormes, y el empresariado tendría bastante más difícil contratar bajo condiciones precarias.

 

La lógica del sistema exige que los capitalistas compitan entre ellos, ya que una mayor competitividad les concede mayor estabilidad y supervivencia dentro del sistema. El fin de cada capitalista individual es por tanto aumentar su tasa de beneficios para así mejorar su competitividad. La introducción de tecnología que permita producir más con menos personas es una de las formas de llegar a este fin; pero también el aumento de las horas laborales, la reducción de salarios o el aumento de la intensidad del trabajo. Esta realidad explica cómo el objetivo del capitalista no es conseguir la distribución del trabajo y el aumento de la calidad de vida de las personas que trabajan, sino conseguir el máximo beneficio con el menor gasto laboral posible, bien sea reduciendo el número de personas empleadas o empeorando sus condiciones laborales. Todo ello es explicado magistralmente en un artículo de Marta Mouzo, que puede consultarse en el enlace http://www.rebelion.org/noticia.php?id=163714.

 

De esta forma, épocas de crisis como la actual, donde las empresas con menos beneficios entran en quiebra y los despidos masivos aumentan, profundizando así aún más la crisis, son y han sido históricamente aprovechados para empeorar la situación laboral y eliminar derechos conseguidos. Como Marx afirmó, "la condena de una parte de la clase obrera a la inactividad impuesta por el exceso de trabajo de la otra parte se convierte en un medio de enriquecimiento de los capitalistas individuales." El desempleo es pues una forma de enriquecimiento capitalista, no un problema individual. Otro papel fundamental que juega el desempleo dentro del sistema es la inactivación de la clase trabajadora a través del miedo y la división. El garantizar la existencia de un grupo con peores condiciones de vida debido a la falta de trabajo beneficia a los capitalistas. Las personas trabajadoras se ven forzadas, bajo el miedo al desempleo y sus consecuencias, a aceptar peores condiciones laborales y las personas paradas son estigmatizadas como vagas, perezosas o inútiles.



Ante todo ello, en la clase trabajadora hemos de reaccionar, en primer lugar, no dejándonos engañar, ni entrando al trapo sobre la concepción capitalista del desempleo, manteniendo en todo  momento nuestra dignidad como trabajadores válidos a los que el sistema relega a una inactividad forzosa, que en ningún momento nos tiene que llevar al desánimo. Y además de todo ello, debemos luchar por la implantación de medidas que vayan en contra del efecto que el paro provoca en el capitalismo. Es decir, debemos reclamar inversiones en planes de empleo público, gratuidad de una serie de servicios básicos (alimentación, transporte, etc.) para la población desempleada, la implantación de ayudas directas e indirectas para los parados/as, dignificación del desempleo, aprobación de una renta básica universal, implantación de medidas para el reparto del trabajo existente, e incluso reivindicar el derecho a no trabajar (o si se quiere, a poder decidir sobre nuestro trabajo). De esta forma, conseguiremos golpear al capitalismo donde más les duele, concienciando en la lucha de clases y paliando los desastrosos efectos y abusos que el feroz capitalismo ejerce sobre los ejércitos masivos de desempleados. Continuaremos en siguientes entregas. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
8 mayo 2013 3 08 /05 /mayo /2013 23:00

Mucho se lleva hablado del déficit público en los últimos tiempos, de su corrección, del objetivo imperioso de su reducción, en orden a poner orden en nuestras finanzas públicas, y a poder financiarnos en los mercados de una forma razonable y asequible para el país. Y hemos dedicado muchos artículos a explicar cómo todo ello sólo responde a una auténtica falacia que nos quieren imponer desde los poderes fácticos europeos, con la inestimable complicidad de nuestros indecentes gobernantes. Pero en el presente artículo, en vez de abundar en ellos, vamos a hablar de los verdaderos déficits que sufrimos en España, de los auténticos baremos que habría que corregir, de las auténticas deficiencias que deberíamos nivelar en nuestro país, en vez de preocuparnos tanto por ese dichoso "déficit público".

 

Sin remontarnos muy atrás en la historia, sólo centrándonos en el período franquista, seríamos capaces de explicar, y lo han hecho magníficamente muchos autores, cómo España sufre, en comparación con sus homólogos europeos, un déficit social impresionante. Pero nuestros gobernantes de la etapa "democrática", lejos de atajarlo, y a raíz del proceso de construcción neoliberal de la Unión Europea, han permitido que vayan creciendo otros déficits, que nos han conducido a la dramática situación actual. Por intentar resumirlos y centrar el tema, hablaremos de los tres siguientes déficits:

 

1.- Déficit Económico. Hay recursos más que suficientes para una política de creación de empleo, sin necesidad de aumentar más la deuda y los intereses de la misma. Por tanto, la decisión es política. Se puede conseguir poner la economía al servicio de las personas si se tiene voluntad política de atacar los intereses de las grandes fortunas, de las grandes empresas y de los bancos. Podemos plantear la ilegitimidad de una parte de la deuda, rechazando el pago de los más de 38.000 millones de euros que se recogen en los PGE 2013, y que limitan profundamente los recursos para crear empleo, estimular la economía real y hacer que fluya el crédito para atender los proyectos familiares y empresariales. Por ello, exigimos una auditoría de la deuda y rechazar el pago de la misma que no se corresponda con el déficit generado por los servicios públicos y la protección social.

 

Podemos y debemos priorizar en la política de creación de empleo la inversión pública, recuperando el papel del Estado como contratador por defecto de la ciudadanía, la defensa y desarrollo de los servicios sociales (educación, sanidad y dependencia, entre otros) y la racionalización del gasto público (que no su disminución), incluyendo mecanismos de control con la participación de los trabajadores/as del sector público. Proponemos la prioridad absoluta del gasto público en pensiones, desempleo y servicios públicos esenciales, sobre cualquier otro compromiso, y la derogación de la reforma laboral, de la reforma de las pensiones, así como la modificación del artículo 135 de la Constitución. Proponemos un programa de empleo público para las personas desempleadas sin subsidio, y una Renta Básica Universal para quienes no tengan otra prestación, asegurando que todo ciudadano/a dispone de recursos mínimos, dignos y suficientes para satisfacer sus necesidades básicas. 

 

Todo ello apoyado y sustentado en un conjunto de medidas fiscales que permitan asegurar el principio de suficiencia de los ingresos del Estado, y la justicia y progresividad del sistema fiscal. Es fundamental la lucha contra el fraude fiscal, la economía sumergida, así como la elevación del Impuesto de Sociedades, y la legislación sobre las SICAV. Y todo ello, apoyado en la creación de un Sistema de Banca Pública, al servicio de las personas y no de los mercados financieros, que realice funciones de Banca Local (Cajas de Ahorros), Banca de Desarrollo (reconversión del modelo productivo), y Banca del Estado (deuda pública). 

 

2.- Déficit Democrático. Proponemos la instauración de una República Federal para el Estado Español, que incorpore el derecho a la autodeterminación de los pueblos que la componen. Proponemos desarrollar medidas para alcanzar la igualdad real entre mujeres y hombres, la separación efectiva entre Iglesia y Estado, una Ley Electoral que garantice la proporcionalidad real en la representación parlamentaria, y la implementación de mecanismos que permitan un control ciudadano sobre el gasto y la gestión pública, una exigencia ética en el compromiso y la dedicación a la política, y una lucha eficaz y completa contra todo tipo de corrupción.

 

Proponemos la profundización de la Democracia a todos los niveles y en todas las Instituciones: Democracia Participativa (que permita que la ciudadanía participe activamente en la toma de las grandes decisiones que les afecten), Democracia Revocatoria (que permita que los cargos públicos electos puedan ser revocados por sus electores ante determinadas circunstancias), y Democracia Finalista (que permita que la ciudadanía pueda evaluar el grado de cumplimiento de los Programas Electorales de los partidos o coaliciones gobernantes), además de la mejora de la Democracia Representativa, mediante una modificación de la actual Ley Electoral. Y todo ello a nivel del Congreso y el Senado del Estado, y de los Parlamentos autonómicos y locales.  

 

Proponemos un proceso de reconversión y tendencia hacia un nuevo modelo productivo, bajo un nuevo paradigma económico, social y ecológicamente sostenible. Un nuevo modelo que internalice además los costes ambientales que sufre el concepto de "pagar la contaminación" para sustituirlo por el de "dejar de contaminar". Proponemos igualmente un nuevo modelo energético que considere el abastecimento como servicio público, y se apoye en las energias limpias y renovables, y en los recursos autóctonos. Un modelo económico al servicio del interés general, en vez de un modelo depredador basado en el crecimiento desmedido, en la construcción y en el consumo irresponsable.  

 

3.- Déficit Social. El déficit social y de derecho es también importante en nuestro país, por lo cual queremos asegurar el derecho universal y gratuito a la salud, la educación, la atención a las personas dependientes, y alcanzar la socialización de todos los sectores estratégicos de nuestra economía. Hemos de garantizar asímismo el derecho a la Vivienda, desarrollando una nueva Ley Hipotecaria, que proteja a las familias ante el poder y los abusos de la Banca, y que desarrolle medidas como la creación del Parque Público de Viviendas en Alquiler Social, la dación en pago retroactiva, y la paralización inmediata de todos los deshaucios. 

 

Igualmente, desde los poderes públicos se ha de desarrollar un nuevo modelo de gestión de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que acabe de desmilitarizar todos los Cuerpos aquí incluidos, que permita su libre sindicación, su objeción de conciencia, y la orientación de sus funciones hacia una mayor transparencia, y hacia la defensa de la libre ejecución de las libertades públicas y de los derechos fundamentales de las personas, en vez de actuar como guardianes de las Instituciones de un Estado represor.  

 

Pues bien, seguro que de estos tres déficits, que son los auténticamente importantes, no hablarán nunca en Europa, ni instarán a nuestros gobernantes a corregirlos, prueba evidente de que la actual construcción del proyecto europeo dista mucho de ser un proyecto integrador de personas, pueblos y países, y consiste más bien en un proyecto de acumulación de capital basado en la fuerza de las grandes empresas, los grandes bancos y las grandes fortunas. Hemos de romper con todo ello, y dedicarnos a corregir nuestros auténticos déficits.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
7 mayo 2013 2 07 /05 /mayo /2013 23:00

La última y reciente estrategia del bipartidismo para intentar erradicar la idea del emergente Proceso Constituyente es volver a recurrir a la palabra mágica: "PACTO". Y en efecto, se afanan durante estos últimos días, sobre todo el PSOE, en realizar propuestas muy socialmente sensibles, usando términos como "emergencia nacional", para intentar salvar los muebles, y volver a recuperar la idea de gobernar con "mayoritario consenso de las dos principales fuerzas políticas". Y lo hacen ahora, que saben que el bipartidismo registra los niveles más bajos de aprobación y apoyo popùlar de su historia, y cuando las clases populares, destrozadas y carbonizadas por este cruel sistema, comienzan a enfrentarse con valentía al mismo. Frente a este nuevo intento de sabotaje a la democracia y engaño masivo a la ciudadanía, debemos reaccionar desde la izquierda, desde todos los sectores afectados por la crisis, para proclamar bien alto y claro que ya no les creemos, que no queremos ese pacto.

 

Lo que queremos es tirar abajo todo el andamiaje donde se asienta el actual régimen, y volver a reconstruirlo mediante un proceso de convergencia de un poder popular, que reconstruya la Constitución, las Instituciones, la Jefatura del Estado, la Ley Electoral, y todos los fundamentos antidemocráticos que nos han traído hasta aquí. No queremos ese Pacto, porque significaría un acuerdo vacío de contenido, para volver a consagrar en el poder a las dos mismas fuerzas políticas que han permitido que se llegue a la situación dramática que vivimos hoy. Los mismos que nos han traído hasta aquí, con su arrogancia y su despotismo político, no pueden representar ya ninguna solución. No queremos a esta Monarquía ya agotada, que no es capaz de ofrecer más que altas esferas de poder e influencias, corrupción y amiguismo empresarial. No queremos este régimen que sólo es capaz de ofrecer a sus ciudadanos paro, miseria, precariedad y emigración, en pos del cumplimiento de unos objetivos de convergencia con unos socios europeos que nunca llegarán, y que sólo han demostrado que están ahí para hundirnos más en el fango.

 

No queremos este sistema que consagra y prioriza los intereses de la poderosa banca privada, mientras no es capaz de hacer que se cumplan los derechos básicos para la ciudadanía, tales como la Sanidad, la Educación, la Vivienda, el Trabajo, etc. No queremos este Estado que concede privilegios a la trasnochada y rancia Iglesia Católica, que mientras proclama su solidaridad con los pobres, apoya las más duras medidas del Gobierno, y le insta a modificar leyes que han consagrado los derechos de los más oprimidos, como las mujeres y los homosexuales. Porque queremos, en definitiva, un nuevo Estado Social, Laico, Federal, Republicano, plenamente Democrático, con participación ciudadana, que sea capaz de poner a las personas en el epicentro de su gestión, y que sea el garante fundamental de los derechos básicos y de las libertades fundamentales de la ciudadanía. Y todo ello sólo podrá conseguirse a través de un nuevo Proceso Constituyente, donde el soberano sea de nuevo convocado, y se escuche su voz en el más amplio sentido del término. Hay cosas que no se arreglan si no se desarreglan antes del todo. Nosotros estamos en esta tarea, por eso no queremos Pactos, Acuerdos Nacionales ni componendas entre las fuerzas del  bipartidismo, porque nunca ellas serán capaces de garantizarnos todo esto.

 

Frente a la fe ciega que se nos pide desde la derecha para esperar a los resultados de esta fanática política neoliberal que desarrollan, y frente a la tibieza y falta de voluntad política del PSOE, sólo un Proceso Constituyente podrá devolvernos la soberanía como pueblo, para enfrentarnos no sólo al bipartidismo en España, sino al despotismo de esta Unión Europea de la que formamos parte, y cuyos secuaces aplauden continuamente las medidas de nuestros indecentes gobernantes, para enseguida instarles a que no les tiemble el pulso, a que las aceleren y que las endurezcan. Sólo la fuerza de las clases populares y la rebeldía organizada, constituida en contrapoder ciudadano, será capaz de desmontar este cruel sistema al que nos tienen sometidos. No cabe ya la resignación, sólo la lucha. No cabe la espera, sólo la exigencia. No caben las buenas declaraciones de intenciones, sino el despliegue de políticas concretas que inviertan el camino andado hasta la fecha...¿son capaces PP y PSOE de hacer esto? Evidentemente NO. Volver a recuperar lo público, dignificar la vida de las personas, democratizar la economía y las finanzas, por poner sólo unos cuantos ejemplos, son cosas que no conseguiremos si antes no rompemos con todo el régimen actual, heredero de la dictadura franquista, y al que ya le hemos concedido más de tres décadas de nuestra vida.

 

El Proceso Constituyente ha de ser rupturista o no alcanzará sus objetivos, porque si continuamos desarrollando estas políticas, la destrucción en el más amplio sentido de la clase trabajadora se consolidará muy pronto. Y para ello también tenemos que enfrentarnos a Europa y a sus políticas, surgidas del Consenso de Bruselas, que ha propiciado medidas, entre otras muchas, para la desregulación de los mercados, las privatizaciones de sectores estratégicos de la economía, una moneda única sin Tesoro Público, y un Banco Central Europeo (BCE) sin posibilidad de actuar como una Reserva Federal. Esto ha llevado a todos sus países miembros a un callejón sin salida, donde es imposible la integración regional al servicio de las personas, sobre la base de estos pilares. Es imposible la cohesión social, territorial, y la creación de empleo. Muy al contrario, se fomentan las desigualdades sociales, la miseria, la pobreza, la destrucción de tejido productivo, y la concentración de la riqueza en muy pocas manos. Se fomenta un sistema depredador de la iniciativa pública, de los recursos naturales, y de la equidad social. Todo lo cual también contribuye a que las propias Instituciones Europeas cada vez se alejen más de las demandas de sus pueblos. 

 

Por tanto y en definitiva, que no nos vendan Pactos. No queremos Pactos bipartidistas y engañabobos, que vengan a materializarse en un gran Gobierno de Coalición, sea o no tecnocrático, o en un gran Pacto Legislativo. Hemos llegado a un punto donde necesitamos tantos cambios y tan profundos, si de verdad queremos regenerar el sistema, que sólo podrán venir de una salida anticapitalista de la crisis. Y para ello no nos bastan sólo avances electorales, sino sobre todo, un proceso de acumulación de fuerzas, políticas, sociales y sindicales, que culmine en el desarrollo del nuevo Proceso Constituyente con la máxima implicación y protagonismo de la mayoría social trabajadora. Un proceso que consiga cambiar el miedo de bando, que empodere a los de abajo, y que consiga dotar de derechos sociales y políticos efectivos a toda la ciudadanía, desarrollando una legalidad republicana, dentro de un marco de Estado Federal, que confiera al pueblo soberano la capacidad real de participar en las decisiones que les afecten directamente, y que determine una política económica y social al servicio de la mayoría. No tengamos miedo en plantear todo ello en cualquier tipo de foro, seamos valientes, tengamos altura de miras, porque nos sobran las razones.   

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
6 mayo 2013 1 06 /05 /mayo /2013 23:00

La verdad es que el Partido Popular nos tiene cada vez más acostumbrados a su sorna, a sus incongruencias, a sus escapismos, a su fanatismo neoliberal, a sus rancias y trasnochadas ideas, pero últimamente lo podemos comprobar muy clarito con el supuesto concepto de "democracia" de que hace gala. Las salidas de tono de Cospedal y el resto de dirigentes populares son cada vez más insultantes, con una carga despreciativa hacia la ciudadanía en general, que pone como decimos en tela de juicio su auténtico concepto de democracia. Y como dicen en el reciente vídeo que han preparado las plataformas Stop Deshaucios y PAH, exigir explicaciones a la banca y a sus secuaces es profundamente democrático.

 

Ahora resulta que las tintas se cargan con las auténticas víctimas, a las que se hace aparecer como nazis o proetarras, recurso al que nos tiene acostumbrados el PP cada vez que no le gusta algún tema. Todo es ETA para el PP, si no se ajusta a sus buenos ideales y costumbres. En efecto, un concepto de Democracia muy peculiar el que tiene el PP, que entiende que el hecho de que la gente les vote un día cualquiera de unas Elecciones, les faculta para hacer con la población lo que les dé la gana durante los próximos cuatro años. Para el PP, todo comportamiento que no se ajuste a sus leyes es antidemocrático. Parecen olvidar que las grandes revoluciones y conquistas históricas se han producido cuando el pueblo se ha olvidado de las leyes, y ha luchado por lo que creía justo.

 

Parecen olvidar en el PP que la soberanía popular procede de la ciudadanía, de donde viene la palabra "democracia" (por gobierno del pueblo), y que ésta es la que hay que respetar por todo gobernante que se precie de serlo. Porque si no se respeta, entonces los nazis son ellos. Los fascistas son en este caso los del PP, que con su consabida estrategia de marear la perdiz e intentar hacer aparecer como muy malos a unos ciudadanos que sólo luchan por sus derechos, intentan desviar la atención y extender una cortina de humo sobre la maldad de sus medidas. Medidas que llevan muchos años implementando, incluso siglos, y que la ciudadanía lleva aguantando con estoica resignación. Hasta que llega un momento donde no se puede más, y el personal explota, con toda la razón, ante la agónica injusticia de un sistema que los maltrata y los empobrece sistemáticamente, a la vez que protege y enriquece a los ya de por sí poderosos.

 

También parecen olvidar en el PP que la Ley Electoral que les empujó a la mayoría absoluta está viciada y manipulada, por tanto no es totalmente representativa, por tanto es injusta y antidemocrática. También se les olvida que incluso la tan manida Constitución de 1978 a la que tanto se agarran cuando les interesa, consagra estos derechos que se están pidiendo en las calles por estas plataformas ciudadanas. Por tanto, ¿puede haber algo más democrático? Todo ello por no recordar que se está gobernando de forma ilegítima, al incumplir sistemáticamente el Programa Electoral con el que el PP se presentó a los ciudadanos, que ahora están siendo estafados y vilipendiados, en un claro fraude de ley. Lo democrático es cumplir el Programa Electoral, porque es el contrato suscrito con la ciudadanía, y lo antidemocrático es no hacerlo, basándose en supuestas herencias recibidas, o en el inexcusable cumplimiento del deber, en el sentido mesiánico del término.

 

Señores y señoras del PP, a ver cuándo se enteran ustedes de que la democracia es el respeto a las decisiones de los ciudadanos/as, y no el control sobre el Boletín Oficial del Estado. A ver cuándo se enteran de que la legitimidad procede de una Ley Electoral justa, de un Programa Electoral cumplido, y de la existencia de unos mecanismos de control sobre las decisiones del gobierno, que permitan que en todo caso sean los ciudadanos/as los que rijan los destinos del país. Lo contrario a todo ello es el fascismo, que es exactamente lo que hacen ustedes. Los votos a su partido no han legitimado los abusos, los recortes, los ajustes, las reformas, los deshaucios, el desempleo, la corrupción, etc. No son los políticos ni los gobernantes los propietarios de los votos, como no son los bancos los dueños de los depósitos de sus clientes. Ustedes no son gobernantes, sino terroristas institucionales. No tienen ningún respeto por la democracia ni por la ciudadanía, a la que desprecian continuamente. No se quieran presentar, en el colmo de los colmos, también como víctimas de ella. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías