Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
15 julio 2015 3 15 /07 /julio /2015 23:00

El objetivo del TTIP es dejarlo todo bien amarrado, para que los gobiernos que quieran actuar a favor de las mayorías sociales se queden sin margen de maniobra

Marina Albiol

En el anterior artículo de esta serie ya mencionamos los posibles riesgos que correríamos si ocurre una armonización a la baja en los criterios de cara a la aceptación en nuestros mercados de ciertos productos procedentes del sector sanitario norteamericano. Pero lo podemos extender a los productos de parafarmacia, y por supuesto, aún más grave, a los productos alimenticios de consumo diario. El sector de la alimentación en general también se verá gravemente afectado por el TTIP, pues lo que ocurrirá es que los supermercados europeos se inundarán de productos que son habituales en los Estados Unidos, pero que, sin embargo (y afortunadamente), a día de hoy están prohibidos en la Unión Europea por motivos sanitarios o ecológicos. Por ejemplo, el 70% de toda la comida vendida en USA contiene ingredientes modificados genéticamente (OMG), algo impensable actualmente en el contexto europeo. Ello es debido a que nuestros mercados son más exigentes, ya que durante las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado la Unión Europea (entonces CEE) introdujo restricciones a la importación de muchos productos estadounidenses por motivos de salud. Por ejemplo, las granjas estadounidenses suelen incrementar su productividad a través de la implantación a los animales de hormonas que les hacen engordar y crecer más rápido.

Contra los Tratados de Libre Comercio (VIII)

Bien, pues dichas hormonas, aplicadas sobre las reses o los pollos, están bajo sospecha tras vincularse con la proliferación de determinados tipos de cánceres en los humanos. De ahí que la UE haya bloqueado sistemáticamente tantas importaciones, a pesar de las duras críticas provenientes del sector industrial norteamericano. Y podemos extender también los peligros de la futura implantación del TTIP al sector medioambiental, y no sólo porque la regulación sobre este aspecto será modificada, sino también porque el incremento del volumen de intercambio de bienes y servicios entre mercados intercontinentales afectará peligrosamente al medio ambiente. El aspecto medioambiental es otro de los aspectos profundamente despreciados y descuidados por las empresas y los mercados norteamericanos, prueba de ello es la constante negativa de USA a ratificar las diferentes propuestas de tratados internacionales que se realizan en las diferentes cumbres del clima celebradas durante los últimos años. Y como decimos, la simple multiplicación del número de intercambios, transacciones, transportes, distribuciones o envasados de productos multiplicará los efectos perniciosos sobre el medio ambiente.

La propia Comisión Europea, en los informes que se han filtrado al respecto, prevé un incremento de hasta 11 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera, lo que obviamente contraviene todos los protocolos internacionales de medio ambiente. Si finalmente se incrementan los intercambios comerciales fruto del Tratado, se incrementarán también los recursos materiales, hídricos y energéticos necesarios para su producción, así como los niveles de residuos, emisiones y desechos. Asistiremos a un incremento de la vertiente más economicista de lo que se denomina como "crecimiento económico", es decir, expresado únicamente en incremento de los PIB nacionales, pero como ya sabemos, esta medida no está relacionada con el bienestar de la población ni con la sostenibilidad medioambiental, ya que la lógica monetarista y de mercado es completamente ineficaz para dar solución a los problemas ecosistémicos, ya que éstos se rigen bajo otros principios, principios que son absolutamente ignorados por las grandes empresas y sus respectivos gobiernos.

Contra los Tratados de Libre Comercio (VIII)

Y así, de la misma forma que ocurría en el aspecto sanitario, con una armonización a la baja y la ruptura del principio regulatorio de precaución que actualmente está en vigor en la UE, la liberalización de los mercados se traducirá en múltiples inconvenientes para el medio ambiente, entrando en una disparatada lógica de producción y consumo, acrecentando la espiral de las emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuyendo al calentamiento global del planeta, y a los perniciosos efectos del ya imparable cambio climático. Por ejemplo, hoy día la Unión Europea bloquea para sus mercados más de 1.200 sustancias que se utilizarían para la fabricación de productos cosméticos, mientras que Estados Unidos solo bloquea poco más de diez. Además, la armonización de la regulación sobre prácticas que dañan al medio ambiente podría abrir la puerta al fracking en Europea, con los perversos efectos sobre el subsuelo, la liberación de gases de esquisto, la contaminación atmosférica y la producción de seísmos. Esta peligrosa práctica permite extraer gas o petróleo mediante sofisticadas técnicas de perforación del subsuelo, liberando en su proceso gran cantidad de sustancias tóxicas, alergénicas y cancerígenas. Para una mayor explicación sobre esta técnica, puede consultarse nuestra serie de artículos titulada "Por otra política y cultura energéticas", publicada en este mismo Blog.

Y por supuesto, otro aspecto que se verá gravemente afectado con la implantación del TTIP (en este rápido recorrido introductorio sobre los sectores a los que el Tratado afectaría) será el relativo a la propiedad intelectual. El TTIP incluirá disposiciones para promover los llamados "derechos digitales", es decir, supuestamente para proteger a las empresas de la piratería digital. Pero en realidad esto puede suponer gravísimas restricciones en el acceso a la información y al conocimiento, así como la introducción de obstáculos a la innovación. Y ello porque se busca recuperar el espíritu del fallido Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA, por sus siglas en inglés). Aquél acuerdo fue debatido y afortunadamente rechazado en el Parlamento Europeo durante 2012, pero las grandes empresas y sus lobbies no se han conformado, y buscan ahora incluir los aspectos fundamentales de aquél acuerdo en el TTIP. Hay que tener en cuenta que la consecución de estos tratados sigue una dinámica muy parecida a la de los propios tratados que han conformado la UE, los cuales, aún siendo mayoritariamente rechazados en consultas populares de muchos Estados miembro, han sido incluidos por la puerta trasera, de forma claramente antidemocrática, en diferentes acuerdos llevados a cabo por las Instituciones europeas, de espaldas a la ciudadanía, tal como ahora se está negociando el TTIP. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
14 julio 2015 2 14 /07 /julio /2015 23:00

Los ricos quieren todo, quieren invadir todo y dominar todo. Los abusos son la obra y el dominio de los ricos, son las plagas del pueblo: el interés del pueblo es el interés general, el de los ricos es el interés particular

Maximiliano Robespierre

Ya sabemos que el neoliberalismo parte de la estúpida idea de considerar que todos los beneficios que el Estado pueda procurar a los ricos revertirá, de una u otra forma, sobre los pobres, porque éstos siempre recibirán algunas migajas de aquéllos. No obstante, y como estamos pudiendo comprobar mediante los efectos de esta crisis, el resultado está siendo más bien el contrario, esto es, que los ricos lo son cada vez más, mientras que los pobres son cada vez más pobres. Y no sólo esto, sino que además, la cultura capitalista dominante ejerce cierto nivel de criminalización sobre los más desfavorecidos de la población, tales como desempleados, pensionistas, enfermos, mujeres, etc. Porque lo cierto es que está en el propio ADN del neoliberalismo el culpabilizar a las personas que sobreviven mediante algún tipo de subsidio, prestación, renta o ayuda del Estado. 

 

Hemos experimentado en muchas ocasiones cómo incluso la élite de la clase dominante recurre al insulto o al más descarnado desprecio sobre estas personas, tildándolas de fracasados, de vagos o de poco ambiciosos. De escoria social, en una palabra. Y así como los que tienen que vivir de algún subsidio público son gente vaga, inútil, fracasada o poco ambiciosa, los de la alta clase media y los ricos serían gente trabajadora, exitosa y ambiciosa. Y es penoso comprobar hasta qué punto estos criterios sociales han calado hondamente en casi toda la población. Se extiende el prototipo de empresario o "emprendedor" como héroe social, como "creadores" del empleo, y como únicos sujetos a los que el Estado debe favorecer, mientras los empleados públicos, los parados, los que perciben determinadas prestaciones o directamente los más pobres, representan las dianas para la crítica, la exclusión y la criminalización. 

 

Así, se va instalando progresivamente en el imaginario colectivo la visión de que los pobres y los más débiles de la sociedad son los propios responsables de sus males, de no aprovechar bien las oportunidades que la sociedad les brinda, y de querer, por tanto, vivir a costa de los demás. El hecho es que está en la propia esencia del neoliberalismo el trasladar la responsabilidad sobre el "éxito social" de las personas no a las determinadas políticas que se ejecuten, sino a la propia capacidad personal para triunfar en la sociedad. Según esta falaz teoría, los ricos lo son porque han hecho méritos para serlo, y parece ser que, en época de crisis, estos méritos se redoblan, porque hay actualmente el doble de ricos que había al comienzo de la misma. Nosotros somos más bien de la opinión de que detrás de esta riqueza (incrementada con la crisis), se encuentra una muy buena dosis de criminalidad social, pero de crímenes que esta sociedad capitalista no sólo no castiga, sino que además tolera, difunde, legitima e instiga, tales como el fraude fiscal, la corrupción, el terrorismo empresarial, y algunas otras variantes. 

 

Y de esta forma, se criminaliza al pobre, al desempleado y al excluido, los cuales por lo visto no pueden tener televisores de plasma ni cuentas de Twitter (porque eso cuesta dinero, según algunos dirigentes políticos), entre otras cosas. Este magnífico artículo de Daniel Raventós nos muestra casos de personajes que durante la reciente historia han propuesto, incluso, la aberrante y descabellada idea de esterilizar a los pobres para que éstos no se reprodujeran, y acabar de esta manera con esta estirpe socialmente inútil. Es lógico, por tanto, que en una sociedad donde la tremenda influencia del pensamiento dominante promueve este punto de vista, el hecho de pretender introducir en ella herramientas como la Renta Básica produzca auténticos ladridos y rebuznos de los serviles representantes de ella, entiéndase la derecha política, social y mediática de este país. Y así, las expresiones más típicas suelen ser: "¡Hala, todos al subsidio!", "¡A vivir del cuento!", "¡Vamos a mantener a vagos!", y otras lindezas por el estilo. En una segunda fase de críticas a la propuesta, se vierten falacias un poquito más elaboradas, tales como la imposibilidad de su financiación (está demostrado que sí se puede financiar, mediante una profunda reforma fiscal y la eliminación del resto de prestaciones públicas inferiores a la propia RB), la posibilidad de relegar a la mujer a los trabajos domésticos, o bien que no acaba con todas las injusticias del capitalismo.

 

En el fondo, lo que la clase dominante está intentando por todos los medios es defenderse a capa y espada contra la implantación de esta medida, que supondría no solamente erradicar de un plumazo la pobreza y la exclusión social, sino además dotar a todas las personas de las auténticas condiciones para la libertad, porque está demostrado que no somos socialmente libres si no tenemos nuestra existencia material garantizada. Y claro, conseguir esto para toda la población representaría un golpe mortal para la clase dominante, que comprobaría en sus propias carnes cómo su poderío se desvanece, en aras de un empoderamiento de las clases populares. Pero afortunadamente, una parte cada vez mayor de la ciudadanía está viendo con buenos ojos la RB, en tanto en cuanto representa una medida que vale la pena defender, debido al tremendo efecto que se conseguiría con ella, al suponer la recuperación de la dignidad social de miles de personas, así como la defensa frente a una barbarie empresarial capitalista que explota cada vez más a la clase obrera. Porque, como afirma Salim Lamrani: "La miseria no es una fatalidad sino una decisión política impuesta por las élites rapaces e insaciables. Es hora de la revuelta de la plebe, de los aplastados y de los excluidos contra la brutalidad del poder financiero". 

Compartir este post
Repost0
13 julio 2015 1 13 /07 /julio /2015 23:00

El periodista que desea triunfar en la gran prensa debe atenerse a cumplir sus reglas de juego y colaborar en la creación del mundo de la irrealidad y de la fantasía surrealista en que se vive, so pena de perder las prebendas que obtiene por colaborar mansamente. Con este método, la monstruosa maquinaria de propaganda que engatusa a la humanidad convence al mundo de que lo bermejo es blanco

Rodolfo Bueno

Y así como la prensa dominante nos impone sus manidos y manipulados puntos de vista, los libros de texto, pensados para la Educación de los más pequeños, suponen otro gran puntal donde el pensamiento dominante ejerce su influencia. En el artículo anterior de esta serie ya pusimos un ejemplo bastante ilustrativo al respecto (con la inclusión de clases de finanzas impartidas por banqueros a los pequeños), y vamos a continuar en esta línea, porque tenemos todavía mucho material que comentar. En primer lugar, está claro que mientras la propia confección y distribución de los libros escolares sea un negocio, este asunto quedará bajo la óptica de las empresas, cuyos intereses espúreos poco tienen que ver con los parámetros educativos en los que queremos movernos, que no son otros que los de una educación pública, inclusiva, laica, gratuita, y de calidad. Y actualmente, el dato nos dice que el negocio de los libros de texto mueve más de 1.200 millones de euros al año. Por tanto, mal empezamos en este sentido. Ello garantiza que el discurso dominante se envíe directamente desde la escuela y en edades tempranas, lo cual ya supone un primer peligro. 

 

En el extremo más descarado (el ejemplo que citamos en el último artículo de esta serie era claramente ilustrativo de ello) nos podemos encontrar con libros dedicados completamente a difundir los valores del más salvaje capitalismo, por lo cual, los chicos y chicas ya finalizan estas primeras etapas de su educación bastante adoctrinados e inmersos en el sistema. Por otra parte, el clásico libro de texto es una herramienta bastante limitada, que funciona de forma unidireccional, y no permite el debate ni la búsqueda de información alternativa. De ahí que el negocio editorial se oponga desde siempre a cualquier intento de introducir nuevas tecnologías en la escuela, sobre todo desde edades tempranas, hasta el punto de haber acusado a alguna Administración Pública de piratería por haber introducido el libro electrónico en las aulas. No es en realidad el medio electrónico en sí lo que les asusta, sino el hecho de constituir una herramienta que (junto con el propio profesor o profesora) puede ayudarles a construir un pensamiento crítico. Afortundamente, existen asociaciones y plataformas, como la denominada "Otra Escuela es posible", que intentan construir los cimientos y valores educativos de otra forma. Pero volviendo a los libros de texto, nos podríamos preguntar: ¿quién controla realmente este negocio? Pues vamos a verlo, apoyándonos en este artículo publicado en la prensa electrónica local.

 

De entrada, ¿podríamos imaginarnos quién será el actor mayoritario en este negocio? ¡Efectivamente, hemos acertado, es la Iglesia Católica! En efecto, el primer grupo empresarial en volumen de negocio que gestiona las editoriales de libros de texto escolares es la Iglesia Católica, que no satisfecha con los casi 5.000 millones de euros de asignación directa que percibe del Estado, ha tejido una maraña de empresas, omnipresentes en el mundo de la educación, para controlar todo el cotarro. De esta forma, la Iglesia es propietaria, total o parcialmente, de las siguientes editoriales:

 

1.- Grupo SM: Fundada por religiosos marianistas. En la actualidad opera en 9 países. El acrónimo SM significa "Santa María" (¿quién lo diría?)

 

2.- Grupo Edebé: Fundada por la Congregación Salesiana. Hace negocio en todo el mundo con editoriales propias en Argentina, Chile y México. En el País Vasco tiene el sello Giltza, en Galicia Rodeira, en la Comunidad Valenciana Marjal y en Andalucía Guadiel. 

 

3.- Editorial Edelvives: El Grupo Editorial Luis Vives pertenece al Instituto de los Hermanos Maristas y mediante su editorial intentan fomentar lo que ellos denominan "Humanismo Cristiano", que forma parte de los cimientos ideológicos del PP. 

 

4.- Editorial Bruño: Fundada por el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas La Salle. Como buenos empresarios, y para ampliar su patrimonio, en el año 2001 llegaron a un acuerdo de venta con el grupo francés Hachette Livre, del que también forma parte el grupo editorial español Salvat. De hecho, existe una línea denominada "Publicaciones Generales Bruño-Salvat", que cuenta con un catálogo especializado en publicaciones infantiles y juveniles, con personajes como Kika Superbruja, Astérix, Titeuf...

 

Los otros dos grupos empresariales que controlan el resto del negocio editorial de los libros de texto son:

 

1.- Hachette Livre: Precisamente, otro importante beneficiario es este grupo Hachette, que aparte de la Editorial Bruño, de carácter católico como ya hemos comentado, también se hizo en 2004 con el importante Grupo Anaya, clásico especialista en libros de texto para los niveles del Bachillerato, y donde se incluyen marcas como Algaida, Vox, Cátedra, Pirámide o Alianza. Este grupo es propiedad del holding francés Lagardère, que además de dedicarse a la publicación de libros de texto, tiene una línea de negocio armamentística a través de la sociedad EADS, creadora, entre otros proyectos, del famoso Airbus. Como puede comprobarse, aquí no importan la tradición, el amor al negocio, la línea editorial, ni nada por el estilo. Importa sólo el negocio por el negocio, las cuentas de resultados del grupo empresarial, se dedique éste a lo que se dedique.

 

2.- Grupo PRISA: Como sabemos, este grupo es el gigante de la comunicación en nuestro país, aunque ha perdido bastante fuerza últimamente. Propietario del Diario El País, la Cadena Ser, y otros grandes medios de comunicación. Engloba televisión, radio, prensa escrita y editoriales, y está presente en 22 países de Europa y América. Propietario de As, Cinco Días, Cadena Dial, el Grupo Santillana (que comprende las editoriales Santillana Educación, Santillana Formación, Santillana Francàis, El País-Aguilar, y Alfaguara Infantil y Juvenil), y el Grupo Mediaset (con los canales de televisión Telecinco, Cuatro, FDF, Boeing, Divinity, Energy), así como sus respectivas agencias publicitarias. Y como sabemos, la línea editorial de su buque insignia, el Diario El País, ha ido evolucionando paulatinamente desde los enfoques progresistas de comienzos de los años 80, hasta una línea completamente conservadora y neoliberal en la actualidad. 

 

Hay que resaltar que la Iglesia Católica impone los libros de texto de sus propias editoriales en los más de 2.600 centros educativos públicos que gestiona directamente, lo que amplía la órbita de influencia de su negocio, y el nivel de adoctrinamiento que practica con nuestros niños, niñas y jóvenes. O sea, que como estamos pudiendo comprobar, son los curas y las monjas, en el fondo, los que nos enseñan, no sólo el Catecismo, los Mandamientos y todos los dogmas religiosos, sino también las matemáticas, la física, la literatura o las ciencias naturales. Quizá comencemos a comprender ahora, mucho mejor, porqué es tan profunda y está tan arrigada la fuerza del pensamiento dominante. En efecto, ese mandato del "Ganarás el pan con el sudor de tu frente" está inculcado a sangre y fuego en nuestra sociedad, así como otros muchos ridículos preceptos que gobiernan la vida de muchísimas personas. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
12 julio 2015 7 12 /07 /julio /2015 23:00

En política, hay que elegir. En política económica también. Y nuestra propuesta de RB es una elección para garantizar la existencia material de la población. Ese objetivo no será nunca bien visto por aquéllos que se benefician o incluso disfrutan de que esa existencia no la tenga toda la ciudadanía

Jordi Arcarons, Daniel Raventós y Lluis Torrens

Bien, partamos de cualquier texto legal para comprender profundamente el error de base, el supuesto al que se nos somete de partida, para comprobar cómo la RB parte de un modelo distinto de sociedad, de enfoque y de redistribución de la riqueza, a ver si estos nuevos argumentos (que sin duda inciden y desarrollan aspectos ya discutidos o enunciados en artículos anteriores) nos ayudan a comprender mejor la medida. Por ejemplo, el Artículo 24.3 del actual Estatuto de Cataluña dice textualmente: "Las personas o las familias que se encuentren en situación de pobreza tienen derecho a acceder a una renta garantizada de ciudadanía que les asegure los minimos de una vida digna, de acuerdo con las condiciones que legalmente se establezcan". En parecidos términos se expresan otros Estatutos de Autonomía, algunas reformas laborales que se han llevado a cabo durante los últimos años, y algunos otros preceptos legales y normativos, no sólo en nuestro país, sino en múltiples países de nuestro entorno. Y a primera vista nos puede parecer muy justo, pero...

 

Pues justamente ahí está la trampa. Porque una sociedad que asume un redactado legal de estas características, está asumiendo que la pobreza puede darse en su seno. Es una sociedad que admite dicha posibilidad, que la reconoce, y que para intentar paliarla, diseña una serie de mecanismos de protección. Bien, pues nosotros no queremos una sociedad así. No queremos vivir en una sociedad que deje resquicio a la pobreza, una sociedad que albergue siquiera esa posibilidad, que deje algún resquicio que pueda conducirnos a dichas condiciones. Es así de sencillo: simplemente, no queremos una sociedad donde puedan existir pobres. Se nos podrá argumentar que quizá ahora más que nunca nos mostramos demasiado utópicos (algunos pueden comenzar su demagógica letanía sobre la erradicación del hambre en el mundo, de las guerras, de los asesinatos, etc., a la vez que declaran la imposibilidad para alcanzar dicho mundo), pero está claro que si no apostamos firmemente por soluciones valientes e integrales, nunca lo conseguiremos. Pensamos por tanto que hay que apostar por diseñar los cimientos para alcanzar una sociedad donde un redactado legal como el anterior no tenga ningún sentido, porque nadie tenga que demostrar ante cualquier Administración Pública que es pobre, simplemente porque no existan pobres ni excluidos sociales. 

 

La RB nos cambia el chip mental y social, el supuesto de base, y razona de la siguiente forma: nuestra sociedad no permite la existencia de pobres, marginados ni excluidos socialmente. Por ello, independientemente de lo ricos que puedan llegar a ser algunos ciudadanos (mediante herencias, empresas, etc.), vamos a establecer un rasero, un nivel mínimo al que todo el mundo tiene derecho. De esta forma, aunque pueda haber ricos, nadie será pobre, y al impedirse esta situación, la Administración nunca tendrá que comprobar si se dan estas condiciones. ¿Cómo lo vamos a conseguir? Pues planificando una sociedad donde, a través de sus impuestos justos y progresivos, se financie una RB igual para todas las personas, y a partir de ahí, todo el resto de ingresos que dichas personas obtengan se sumarán a la propia cantidad de la RB. Frente a la caótica sociedad que relega toda la capacidad adquisitiva de los individuos a sus niveles de renta, de forma despiadada e insolidaria, la RB nos conduciría a otro modelo de sociedad donde todo el mundo estaría mínimamente protegido. 

 

Comparemos el redactado anterior con nuestra propuesta de Renta Básica. Como ya hemos expresado, la RB es plenamente universal e incondicional, y por ende, de carácter preventivo. Por tanto, más que reparar situaciones de privación, aspira a otorgar "ex-ante" (de entrada) un conjunto de herramientas importantes, que garanticen a todo ciudadano una existencia efectivamente libre, en cuanto garantiza unos ingresos mínimos para una vida digna, y por tanto, materialmente libre. Y si nos fijamos en el redactado que hemos puesto como ejemplo más arriba, el enfoque es completamente distinto, ya que adquiere un carácter abiertamente paliativo, corrector, pues las rentas mínimas son percibidas únicamente en los casos en que la persona haya sobrevenido en situaciones de pobreza, y además, pueda demostrarlo documentalmente ante las autoridades competentes. Pero como decimos, en este segundo caso, la sociedad deja abierta la puerta a la pobreza, le deja un resquicio, admite y permite la posibilidad de que su ciudadanía pueda llegar a dichas situaciones indeseables, y una vez bajo ellas, sufriendo ya sus efectos, tenga que demostrar ante la Administración que se encuentra en dicho estado, para que ésta le reconozca ciertas prestaciones. Y entonces nos preguntamos: ¿no sería ciertamente mejor dotar de antemano a la sociedad de los mecanismos de prevención necesarios para que dichas situaciones nunca se produjeran, y así la ciudadanía nunca tuviera que sufrir la pobreza, y además demostrarla ante su Administración?

 

Este es el auténtico sentido de la medida de la RB, su auténtica filosofía, y la raíz que es atacada desde una sociedad capitalista y neoliberal como la que sufrimos. Porque en efecto, dada su naturaleza universal e incondicional, la Renta Básica puede contribuir a articular esquemas de política pública que no se limiten a asistir "ex-post" a quienes salen perdiendo en nuestra interacción cotidiana con un status quo inevitable, sino que empoderen "ex-ante" otorgando incondicionalmente la garantía del derecho a la existencia y el poder de negociación que ésta lleva asociado, y que haciéndolo, permitan disputar y transformar ese status quo, y dibujar así un mundo más libre de privilegios y de relaciones de dominación. Pues cuando tenemos garantizada una existencia en condiciones de dignidad, y por tanto el Estado nos provee nuestras mínimas condiciones materiales para la libertad, entonces nos hallamos en condiciones de co-determinar con verdadero poder de negociación la naturaleza que queremos otorgarle al mundo del trabajo y a la esfera de la (re)producción (definidos el uno y la otra en el sentido más amplio de ambos términos): nos hallamos en condiciones, en suma, de democratizar el conjunto de nuestras relaciones económicas y sociales. Y esto es justamente lo que tanto teme la clase dominante, simplemente porque pierde el control y el poder sobre la clase trabajadora, pierde su enorme grado de influencia sobre nosotros, y comienza el principio del fin de su dominación. Con la RB alcanzaríamos mayores cotas de igualdad material, lo que implica empoderarnos para poder alcanzar mayores cotas de igualdad a todos los demás niveles. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
10 julio 2015 5 10 /07 /julio /2015 23:00

Menos mal que existe la heroica Grecia para demostrarnos que el sueño de la democracia aún es posible

María Vacas

Se lleva librando desde hace varios años una gran batalla en Grecia, el país de la mitología, de los pensadores, de los filósofos, de la democracia, la cuna de la civilización occidental...es la batalla del pueblo griego contra los opresores, contra los paladines de la austeridad y del neoliberalismo, contra los defensores del exterminio de los pueblos de Europa...pero mal que les pese, y aunque Grecia al final saliera del sistema-euro, nunca saldrá de Europa, porque Grecia es el alma y el corazón de este viejo contienente. Durante estos últimos días hemos asistido a un clima completamente surrealista, como nunca pudimos imaginar cuando, durante los años 90, nos vendían las bondades de la nueva Unión Europea que se estaba configurando. Nos vendían  las luces, pero no las sombras. Y en cuanto las sombras comenzaron a nublar la soberanía nacional, la democracia y el interés general de la población, y ésta intentó reaccionar, se desencadenó una cruel batalla contra la ciudadanía que ha tenido, con el referéndum del pasado domingo, uno de sus hitos fundamentales. 

 

El chantaje al pueblo griego ha sido descomunal, vergonzante, despiadado. José María Aznar tildaba la convocatoria del referéndum como un "acto de extorsión" en la clausura del Campus FAES, esa gran fundación que vela por los derechos humanos de la gente. Para el PP, en efecto, la propia democracia es un acto de extorsión. Es normal que piensen así viniendo del arco ideológico de donde proceden. Ahora las dictaduras no despliegan tanques, fusiles ni bombas, pero en su lugar despliegan planes de austeridad, memorándums de entendimiento y condiciones de rescate. Y el pueblo griego se vio presionado, se vio chantajeado, se vio aterrorizado. Un corralito parecido al vivido por Argentina en 2001 impidió que los pensionistas griegos pudieran cobrar su pensión, poniendo límites a sus reintegros diarios, y limitando las visitas diarias a los cajeros por orden alfabético. Los medios de comunicación privados (las televisiones, especialmente) machacaban a la opinión pública para que votaran lo que a ellos les parecía lo correcto, bajo un completo clima de terrorismo y presión social. Su objetivo principal era derrocar al Gobierno, ni siquiera les importaban ya las condiciones de la negociación. 

 

Y todo porque querían cortar de raíz, como en Venezuela, el mal ejemplo griego, la mala hierba, la enfermedad virulenta, a menudo mortal, de la disidencia política y social. Se habían atrevido a plantar cara a las más altas Instituciones de la UE, y eso no podía ser tolerado. Habían plantado cara a los gerifaltes de un despiadado régimen neoliberal en que se basa la estructura de la UE, y ese brote tenía que ser brutalmente reprimido. Trataron de comprar a políticos, trataron de comprar a ciudadanos que estaban en la calle. Las más sucias artimañas fueron desplegadas en aras de que triunfara la que para ellos era la opción correcta. Y aún así, aún bajo este clima de perversión social y política, el pueblo griego nos dio al resto del continente y del mundo toda una lección de democracia. Gritó ¡NO! alto y fuerte. No se pudo decir más claro. Y pocas veces la expresión popular había tenido tanta carga de protesta, de rebelión, de hartazgo, de dignidad. Grecia ha dicho NO a los acreedores, a su chantaje, a su extorsión, y ha dicho SI a Europa, a los pueblos, a la soberanía, a los derechos humanos, a la libertad, a la democracia y a la dignidad. Pocas veces un pueblo podrá hablar tan claramente, aún sometido a tan viles presiones.

 

Los prepotentes dirigentes de esta desalmada Unión Europea tienen ahora que ofrecer a Grecia nuevas condiciones, pero está claro que el precedente de una negativa social a aceptar la presión y el chantaje ya ha sido sentado. Las cosas ya no volverán a ser como antes. Incluso ante el escenario de una salida de Grecia del euro, los líderes de esta Europa neoliberal también saldrán perdiendo, porque el efecto contagio estará servido. Se ha roto un flanco fundamental de la estructura de la UE, ha salido a flote toda la ponzoña que albergan sus Tratados, y la auténtica catadura moral de sus dirigentes. Esperemos que muchos otros países tomen ejemplo, empezando por el nuestro, España. Porque, por mucho que se empeñen en afirmar que España no es Grecia, aquí, como allí, el desempleo, la pobreza y las desigualdades no hacen sino aumentar, y el manido crecimiento económico sólo sirve para que aumenten sus beneficios las grandes empresas, la banca y las grandes fortunas. Este es el sueño europeo que nos ofrecen. Despertemos de esta pesadilla. Tomemos ejemplo del pueblo griego. 

Compartir este post
Repost0
9 julio 2015 4 09 /07 /julio /2015 23:00

Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear

Mahatma Ghandi

Hace pocos días finalizábamos la exposición del Nuevo Manifiesto "Por la Salida del Euro", que fuimos publicando en varias entregas, y en el presente artículo, comunicamos a nuestros lectores la Constitución de la nueva "Plataforma por la Salida del Euro", fechada en Barcelona el pasado 13 de junio. Los promotores de esta Plataforma piensan que la iniciativa de este II Manifiesto debe perdurar a través de una actividad regular de análisis, crítica y alternativas a la moneda única y la estructura neoliberal de la UE. El agravamiento de la crisis en Grecia y las sombras sobre nuestro país hacen urgente las tareas de difundir nuestra crítica y convencer a la mayoría social que sufre las consecuencias de las políticas de la Troika y del sistema euro. Teniendo en cuenta esta realidad social, estamos convencidos de la necesidad de recuperar la soberanía monetaria y económica como condición para la misma existencia de la democracia real y de la superación de la crisis económica y social que padecemos. 

 

La Comisión de Comunicación de la recién constituida Plataforma tendrá como primer objetivo poner en marcha el sitio web de la misma, sobre la base de la web que aloja el II Manifiesto. Por su parte, el Blog "Emancipémonos del Euro" (que funciona en Cataluña) se vinculará con la web a través de enlaces, y se iniciará el trabajo de traducción de los materiales existentes a diversos idiomas para su máxima difusión. Se ha propuesto también la organización de un Encuentro Estatal para el debate sobre la salida del euro y el conjunto de temas económicos, sociales y políticos relacionados con ello, así como sobre las alternativas y posibles iniciativas a emprender. De momento, se han propuesto las ciudades de Córdoba, Madrid y Barcelona como ciudades candidatas para realizar dicho Encuentro Estatal, así como los meses de septiembre u octubre, pero todo ello tendrá que ser confirmado por la Comisión de Organización. Para ponerse en contacto con la Plataforma, o bien confirmar participación y apoyo, existe la dirección de correo electrónico salireuro3@gmail.com. 

 

Se trata, como decimos, de un primer paso para un proceso abierto y democrático para cumplir el objetivo de articular y dar estabilidad a un movimiento, que ya creemos bastante maduro, que divulgue entre la ciudadanía la necesidad imperiosa de desvincularse de la unión monetaria ante la desoladora crisis económica y social de nuestro país, profundice sobre el conjunto de aspectos relacionados y las alternativas pertinentes, y obligue a las fuerzas políticas a debatir y a tomar posición pública sobre una cuestión que consideramos esencial, pero que dichas fuerzas políticas eluden irresponsablemente por la importancia del cambio propuesto. Sin dejar de reconocer la complejidad de abandonar el euro y de admitir sus hondas repercusiones, muy distintas según discurra el porvenir y destino de la unión monetaria actual, pensamos que nuestra sociedad no puede observar paralizada y mantenerse inerme mientras la economía española se descompone y se hunde en el subdesarrollo, la democracia política queda vacía de contenidos sin soberanía económica, y se perpetúa una crisis social y política de tremenda envergadura.

 

A este respecto, no hacemos otra cosa que sumarnos a los muchos debates, núcleos y fuerzas que han surgido en otros muchos países en defensa de la recuperación de la soberanía económica y monetaria, y en contra del proyecto europeo nacido del Tratado de Maastricht. Y así, son objetivos transitorios de la Plataforma recién constituida (transitorios por cuanto serán revisados a medida que se desarrolle con nuevos participantes recogiendo democráticamente las propuestas e ideas que se aporten) los siguientes: 

 

1.- Mantener un sitio web para dar a conocer nuestras posiciones, y arroparlas con las opiniones, los estudios, los análisis, los documentos, las conferencias, los acontecimientos y las situaciones que las favorezcan. 

 

2.- Elaborar alternativas a los problemas que puedan surgir tras el posible abandono del euro, desde la cuestión de la deuda, el control de los movimientos de capitales y los cambios de todo orden que deban tener lugar en el conjunto de la política económica y social. 

 

3.- Organizar, participar y estimular debates, foros y jornadas en el seno de la sociedad para conseguir un respaldo creciente y convincente a nuestras propuestas, así como a su viabilidad. 

 

4.- Mientras madura y se extiende la crisis de la Unión Europea y la moneda única, impulsar iniciativas ciudadanas para exigir la desvinculación de nuestro país de los Tratados de la UE en los que se basan las políticas de ajuste y austeridad (Maastricht, Lisboa, tratado euro-plus, gobernanza y estabilidad presupuestaria, MEDE, memorándums de entendimiento, Estatuto del BCE, etc.), y la dominación antidemocrática de los poderes centrales de la UE y sus Instituciones, impuestos sin consultar a la ciudadanía europea, y sin tener que rendir cuentas ante ella. 

 

5.- Hacernos representantes de la posición anti-euro de la sociedad española ante los movimientos que tienen lugar en otros países. 

 

6.- Elevar propuestas al conjunto de las Instituciones y fuerzas políticas y sociales de nuestro país, que estimulen el debate a favor de la salida del euro. 

 

7.- Participar activamente en los medios de comunicación en defensa de nuestra posición y en contra de los que ven contraproducente o imposible abandonar la unión monetaria. 

 

8.- Constituir núcleos de esta Plataforma en cuantos ámbitos académicos, sociales e institucionales nos sea posible para desarrollar estos objetivos. 

 

9.- Organizarnos internamente mediante la constitución de una serie de Grupos o Comisiones de Trabajo para mejor cumplir con todos estos objetivos, teniendo en cuenta los intereses y capacidades de las personas que se vinculen. 

 

Esta recién constituida "Plataforma por la Salida del Euro" queda abierta a cuantos ciudadanos se han adherido a los Manifiestos por la salida del euro que han sido publicados, y en general, a todos los ciudadanos que compartan lo esencial de ellos. Los vientos soplan a nuestro favor por el desconcierto en que está sumido el proyecto de la integración europea y el desastre a que ha arrastrado a nuestro país, entre otros. Es necesario por ello desplegar las velas y acumular fuerzas para evitarle más perjuicios y sufrimientos a todos los pueblos atrapados en el disparatado, autoritario e irracional diseño neoliberal de Europa.

Compartir este post
Repost0
8 julio 2015 3 08 /07 /julio /2015 23:00

Se trata de una lista exclusiva de figuras de influencia global que ha captado el interés de una red internacional de conspiracionistas, quienes durante décadas han visto al grupo Bilderberg como un esquema globalista-corporativo y están convencidos de que una élite poderosa está moviendo al planeta hacia un nuevo orden mundial oligárquico

Kenneth P. Vogel

Siniestras camarillas y los lobistas de Bilderberg manipulan al público para instalar un gobierno mundial que no conoce fronteras y que no rinde cuentas ante nadie, salvo a sí mismo

Fidel Castro

Cuando en la serie norteamericana "Falcon Crest" sus guionistas incluyeron reuniones del personaje Richard Channing, dueño de los famosos viñedos, con una serie de personas muy poderosas, casi en la clandestinidad, procedentes de diversos lugares del mundo, que acudían a secretos lugares para hablar de los intereses mundiales, nos parecía demasiado fantástico para ser verdad. Pero como algunas veces ocurre, la realidad supera a la ficción. Y así, dentro de las varias manifestaciones en que se plasma actualmente el Gobierno mundial "en la sombra", tenemos a este Club, Conferencia, Grupo o Foro Bilderberg, consistente en una reunión anual a la que asisten, aproximadamente, las 130 personas más influyentes del mundo, mediante invitación. Su nombre se debe al Hotel de Bilderberg, situado en la localidad de Oosterbeek (Países Bajos), escenario donde se celebró la primera reunión del Club, en 1954. Como curiosidad, los invitados a cada reunión han de llevar una indumentaria recogida en la misma invitación, precisando la imposibilidad de llevar calcetines blancos. Todas las reuniones se realizan en complejos de lujo ubicados en Europa o Norteamérica, donde la prensa no tiene ningún tipo de acceso, y sus oficinas están en la localidad de Leiden (Holanda).

 

Los invitados pueden ir cambiando de una reunión a otra, siendo siempre personajes de relevancia política, económica o diplomática internacional. El propósito declarado de la primera reunión fue intentar desarrollar una línea política común entre Estados Unidos y Europa en oposición a Rusia, que entonces era un Estado "comunista". Y desde entonces, banqueros, políticos, miembros de la realeza, miembros de organizaciones mundiales, financieros, economistas, presidentes de grandes compañías o dueños de los principales medios de comunicación internacionales son típicos ejemplos de miembros del Club Bilderberg. Del ámbito español, la Reina Sofía, José Luis Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián, Joaquín Almunia, Juan Luis Cebrián, Esperanza Aguirre o Jordi Pujol han asistido a las reuniones del Club. Quizá el mejor texto que se haya escrito sobre esta organización mundial en la sombra haya sido el publicado por Daniel Estulin, bajo el título "La verdadera historia del Club Bilderberg", un texto completamente fascinante, que recomiendo a los lectores. El propio Estulin se suma a los que opinan que las reuniones del Club son las que detallan minuciosamente los planes mundiales a varios años vista, y comprueban cómo se van cumpliendo inexorablemente.

 

El objetivo final del Grupo, según Estulin, es crear una empresa mundial cuyo poder esté por encima de los diferentes Gobiernos del mundo, una especie de poder fáctico supranacional que gobierne los intereses internacionales. Por tanto, las estrategias están dirigidas a ir eliminando progresivamente el concepto de Estado-Nación, y migrar el poder local hacia el control de Instituciones internacionales, como la Unión Europea, encargadas de ir eliminando paulatinamente la soberanía nacional de los Estados. Esto, a su vez, se complementa con poderosas herramientas de integración económica intercontinentales, como el próximo Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), destinados también a eliminar todo poder nacional, eliminando de esta forma a molestos intermediarios. Hablamos, por tanto, de un selecto club privado internacional, que proyecta y controla los acontecimientos y el poder mundial, y que posee información privilegiada sobre los asuntos más determinantes para el futuro de la Humanidad. 

 

Recojo datos a continuación desde un magnífico artículo de Carlos Santamaría, quien comienza afirmando: "Lo que sí se sabe con certeza es que no se encontraron para servir a la Humanidad. Es decir, no harán que abdiquen las monarquías, no se opondrán al uso de armas prohibidas, no globalizarán salarios dignos a la gente, no se opondrán a más guerras, no detendrán el narcotráfico, no reorganizarán los modelos neoliberales, no estudiarán fórmulas de redistribución equitativa de la riqueza, no se comprometerán a detener el hambre en el mundo, no postergarán los estudios científicos sobre armas químicas y nucleares, no cooperarán en detener el cambio climático inmisericorde, ni siquiera se concentrarán para reconocer que el orbe merece respeto y sus habitantes también". Más bien al contrario, pensamos que esta mafia internacional tendrá por objetivo controlar e instalar un nuevo orden mundial más despótico e irracional. Y dado el gran objetivo, es lógico pensar que objetivos parciales consisten en ir eliminando (derrocando, minimizando) a los países y/o dirigentes que puedan ofrecer una mayor resistencia, o que posean concepciones divergentes. En ese sentido, líderes y naciones como Putin, Maduro, Irán o China podrían ser blancos perfectos.

 

Y en esa misma línea, esta última reunión de 2015 habrá discutido y planificado sobre acciones y diversos nodos de conflicto mundiales, tales como Siria (a la que se intentará invadir a través del Estado Islámico), el debilitamiento del Ejército iraquí, las amenazas a Irán para disminuir su influencia global, la destrucción de Yemen para permitir un nuevo asentamiento de Al-Qaeda, la intensificación de la guerra en Ucrania, la expansión de la OTAN hasta el límite del perímetro ruso, el cruel ataque de la Troika a Grecia para someterla a los nuevos planes de rescate, la fuerte presión mediática a PODEMOS en España, el expansionismo asiático en el contexto de los BRICS, o la intervención sin descanso en América Latina. El Club Bilderberg, de esta forma, actúa bajo el rol de organizador controlando el desorden mundial auspiciado por él mismo, para garantizar el desarrollo de sus planes, lo cual es coherente con su propósito fundamentalista. Como centro teórico de acción y planificación concretas en el escenario geopolítico mundial, el Club representa a la élite internacional y a sus vasallos, y sus principios están centrados en el desarrollo de los negocios más execrables, tales como el de la guerra, el narcotráfico, las armas, el comercio, la explotación y el dominio territorial del planeta. Como tantas veces hemos argumentado, sólo una refundación democrática de las Instituciones y Organismos internacionales, como la ONU, podrán poner fin a tanto desmán de una pequeña élite mundial. 

Compartir este post
Repost0
7 julio 2015 2 07 /07 /julio /2015 23:00

Un Estado totalitario realmente eficaz sería aquél en el cual los jefes políticos topoderosos y su ejército de colaboradores pudieran gobernar una población de esclavos sobre los cuales no fuese necesario ejercer coacción alguna por cuanto amarían su servidumbre

Aldous Huxley

El neofascismo o fascismo de baja intensidad es ahora más inmediatamente económico y mediático que político o nacionalsocialista, dado que se apoya no tanto o no principalmente en las amenazas neonazis contra la democracia sino en los componentes neofascistas y totalitarios inscritos en un sistema global, supuestamente democrático y a la vez modelado desde la lógica excluyente y corrosiva de un capitalismo antisocial

Antonio Méndez Rubio

Pensamos que sí. Lo que ocurre es que, cuando hablamos de "fascismo", a secas, nuestra mente trae a colación otros escenarios, recuerda y asocia por ejemplo los fascismos clásicos de Hitler o Mussolini, que ahora remozan los movimientos de tipo neo-nazi. Estos nuevos movimientos surgen de la instrumentalización que tan eficazmente han sabido movilizar las fuerzas de extrema derecha, y representan el fascismo que aún permanece a flor de piel (aunque escondido) en muchas personas, en sus mentes y en sus comportamientos cotidianos, el fascismo que nos hace amar el poder, amar incluso aquéllo que es violento, criminal, aquéllo que nos somete y nos explota. Pero la pregunta es otra: ¿resulta esta nueva oleada de fascismo social del virulento capitalismo que vivimos en la actualidad? O expresado bajo otros términos, ¿es el capitalismo la cumbre evolutiva del totalitarismo? Véase por ejemplo lo que está ocurriendo entre la Troika y Grecia, y piénsese si no podemos llamar "fascismo" a la actitud autoritaria, intransigente, fanática, despótica, irracional y salvaje que los dirigentes comunitarios (y sobre todo el FMI) están teniendo para con el pueblo griego.

 

Y no hablamos ya sobre las nuevas apariciones de fuerzas políticas (en nuestro contexto europeo) de corte neofascista, o de extrema derecha, que de un tiempo acá florecen por doquier en el arco político del viejo continente. Hablamos de un fascismo solapado, subliminal, ligado a los pensamientos, a las opiniones, a las actitudes y a las acciones. Quizá un "fascismo de baja intensidad", como lo ha bautizado Antonio Méndez Rubio. En numerosas ocasiones hemos puesto de manifiesto que el neoliberalismo, como concepción política que soporta la actual fase del capitalismo (con todas las características que ya conocemos), descansa sobre un soporte social fascista. Boaventura de Sousa Santos lo ha expresado en los siguientes términos: "Vivimos actualmente en sociedades políticamente democráticas, pero socialmente fascistas". Y también podemos apoyarlo, como enunciara Pier Paolo Passolini, en que "El verdadero fascismo es lo que los sociólogos han llamado demasiado alegremente sociedad de consumo". ¿Pero vivimos verdaderamente bajo los efectos de una sociedad fascista? Pues parece que si lo asociamos a los conceptos de odio al diferente, de apología de la supremacía de un cierto tipo humano sobre otros, de culto obsesivo a diferentes valores en detrimento y exterminio de otros, y de las reacciones latentes de nuestra sociedad, bajo estas premisas, insistimos, parece que sí. 

 

Se ha dicho que en la lucha de clases no hay tanques ni fusiles, pero sí hay víctimas. Y es justamente la fase que estamos atravesando. Un reciente estudio del Observatorio Hatento alertaba de que un 47% de las personas sin hogar había sufrido ataques enmarcados en los denominados "delitos de odio", relacionados con una situación de exclusión social extrema. De este porcentaje, un 81,3% había pasado por la tremenda experiencia en más de una ocasión. Las víctimas principales son mujeres, personas con dependencia del alcohol y los denominados "sin techo", esto es, las personas que viven permanentemente en la calle. En un 28,3% de las experiencias analizadas, los responsables de las agresiones fueron chicos jóvenes durante una noche de fiesta. Preocupante sociedad la que habitamos, en la cual una de las diversiones de su juventud es aniquilar inocentes víctimas excluidas de la sociedad, cual parias desclasados esperando su cruel destino. Pero siguiendo el razonamiento, hay que concluir que los últimos responsables no son estos desalmados jóvenes que emprenden los ataques a los más débiles de la sociedad, pues ellos sólo son un reflejo de la maldad de la propia sociedad a la que pertenecen. Son las propias Instituciones las que maltratan a los más desfavorecidos, al dejarlos desamparados, permitiendo que lleguen a estas situaciones de precariedad, de abandono y de exclusión. 

 

El fascismo, por tanto, continúa hoy vivo, lo que ocurre es que permanece arraigado de forma latente, somatizado en nuestro subconsciente, por lo cual es difícil convertirlo en discurso. Se trataría en la actualidad de un tipo de fascismo "ambiental" (difícilmente perceptible aunque atraviese todos los aspectos de la vida), global, incluso tecno-mediático. No hace falta ni siquiera raparse la cabeza, tatuarse raros símbolos ni disfrazarse de neonazis. Las razones para su práctica tienen que ver con este fascismo visceral (soportado y legitimado, insistimos, bajo los postulados del neoliberalismo y del capitalismo más brutal) que criminaliza al pobre, al necesitado, al fracasado, a los débiles de la sociedad. No es totalmente igual a lo que ocurría en los años 30 del siglo pasado, pero tampoco es absolutamente distinto. Ciertamente, en opinión de Méndez Rubio, para mantener su dominación, el sistema ha sabido corregir sus disfunciones y madurar, de manera que el fascismo no sea fácilmente perceptible. Es decir, no sea tan descarado. José López nos regala un perfecto análisis de la situación: "El capitalismo es la dictadura económica.  Dictadura que es posible porque los medios de producción son privados, pertenecen a ciertas personas que, gracias a dicha posesión, ejercen su dictadura y acaparan gran parte de la riqueza generada. Pero es una dictadura descentralizada. Tal vez en esta peculiar característica resida su fortaleza. Es una dictadura no sólo ejercida por la clase empresarial, sino que asumida por gran parte de la población como algo natural e inevitable".

 

Y concluye: "Es una dictadura en la que no es tan necesario que unos pocos. muy pocos (ya sea un rey, un caudillo, una burocracia, un partido) repriman al resto, sino que esos pocos tienen muchos colaboradores distribuidos a lo largo y ancho de la sociedad. Toda dictadura necesita una serie de colaboradores. Pero la "democracia" burguesa es la dictadura con más colaboradores. En ella colaboran distintas clases sociales, incluso las oprimidas. En ella no sólo domina cierta minoría, la oligarquía capitalista, sino que dicho dominio es mucho más sutil y logra incluso la colaboración de una gran parte de la mayoría oprimida. En esto radica el verdadero éxito del capitalismo. De aquí proviene la principal dificultad para derrocarlo" (José López, "La dictadura casi perfecta"). Por su parte, Carlos Fernández Liria y Luis Alegre, en su obra "Comprender Venezuela, pensar la democracia" han concluido: "Nuestros actuales sistemas parlamentarios son, mucho más esencialmente, dictaduras económicas encubiertas bajo la fachada del parlamentarismo". Es muy fácil detectar el fascismo social existente bajo el "disfraz" de aparente democracia. La prueba más palpable de que el capitalismo necesita evitar, encubrir la auténtica democracia es que cuando ésta de verdad se intenta, surgen los conflictos sociales, y en última instancia los Golpes de Estado, patrocinados por la clase dominante, miedosa de perder sus privilegios. Ello demuestra que, cuando ese disfraz de democracia no sirve a la gran burguesía simplemente se lo quita, temporalmente, para no perder el control de la sociedad. El neofascismo capitalista ha de otorgar pequeñas dosis de poder popular, pero siempre que éste no ose cuestionar profundamente el sistema. 

 

De este modo, podemos concluir que el capitalismo ha llegado a tal grado de evolución, a tal estadío de sofisticación, que representa la dictadura más inteligente, es decir, la forma de fascismo más elaborada, porque, simplemente, no existe dictadura más eficaz que aquélla que aparenta no serlo. Vivimos en ese fascismo social que el capitalismo nos impone, pero sin ser conscientes realmente de ello, sino que más bien al contrario, refrendamos cada varios años en las urnas a la siguiente hornada de representantes de los auténticos "dictadores" capitalistas que van a gobernarnos, es decir, a explotarnos. El sistema se retroalimenta y se perpetúa de esta forma, vendiéndonos esta "democracia" capitalista (que es formalizada incluso en la Constitución) y llevándonos a asumir de modo natural este fascismo social que nos oprime. Y votamos por inercia, por tradición, por miedo, por cobardía, por comodidad, revalidando constantemente un macabro sistema de dominación e imposición de valores sociales decadentes, donde las víctimas consagran a sus verdugos. En efecto, no podría ser inventada una dictadura mejor, un fascismo más perfecto. Nos acercamos peligrosamente al panorama de la cita inicial de Aldous Huxley...¿seremos capaces de reaccionar algún día?

Compartir este post
Repost0
6 julio 2015 1 06 /07 /julio /2015 23:00

Y sin embargo, se mueve...

Galileo Galilei

Los negacionistas del clima están haciendo todo lo posible para crear la pesadilla que más temen. Están garantizando el mismísimo futuro que proclaman querer evitar

Naomi Oreskes

A lo largo de la Historia de la Humanidad, las clases dominantes han utilizado la ciencia (como a tantas otras cosas) como arma arrojadiza para defender sus privilegios. De esta forma, si los avances o descubrimientos científicos y técnicos de cada época les venían bien para sus intereses, la ciencia era apoyada y defendida, pero si ocurría lo contrario, es decir, que la ciencia ponía en cuestión postulados, digamos, "peligrosos" para los intereses de los más poderosos, la ciencia era atacada y cuestionada. Hoy día, y con respecto a las evidentes conclusiones que los trabajos científicos demuestran con respecto a los efectos del cambio climático, nos encontramos en una fase de ataque, de negacionismo, de "ateísmo" climático. 

 

Se da sobre todo en Estados Unidos (donde actualmente el 72% de los senadores republicanos niegan el cambio climático), aunque es un fenómeno muy extendido en todos los países que se abrazan sin fisuras al capitalismo, pues hacer saltar las alarmas en torno a los posibles efectos del cambio climático implica poner en cuestión todos los resortes y puntales profundos del sistema capitalista globalizado, tal y como hoy se nos presenta. Pero la evidencia científica es ciertamente demoledora al respecto. Desde hace más de 100 años los científicos saben perfectamente, y así lo han constatado en innumerables proyectos, que los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2) y el metano (CO4) capturan calor en la atmósfera de un planeta. Y si se aumenta considerablemente la concentración de dichos gases, el planeta se calienta, generando perversos efectos en cascada. Y estamos entrando ya, muy peligrosamente, en la fase de irreversibilidad de dichos efectos.

 

No tiene ningún sentido dejar de reconocer estas conclusiones, y por tanto, negarse a actuar en consecuencia. Los efectos perniciosos serán para todo el mundo, para todos los rincones del planeta, y por tanto, el ateísmo climático será el responsable de muerte y destrucción. Y aunque siguieran quemando en la hoguera como en el siglo XV a los "infieles" que osaran predecir el apocalipsis climático, las cosas no cambiarían. Se sabe que hay que actuar, y hay que actuar deprisa. Pero aún no se tiene la conciencia extendida y generalizada de ello, dándose la triste situación de que mientras las más famosas ONG se enfrentan al poder establecido para concienciar a Gobiernos, políticos y ciudadanía en general sobre estos riesgos, los poderes institucionales y el establisment continúan desprestigiando y haciendo caso omiso a sus recomendaciones. Y todo porque la presión del capitalismo globalizado, representado al más alto nivel por las grandes empresas transnacionales, dan más importancia a sus cuentas de resultados que a la destrucción de los ecosistemas naturales. Pero el cambio climático sigue su imparable camino, y ya está provocando el incremento de un sinnúmero de fenómenos climáticos extremos, como inundaciones, rigurosas sequías y olas de calor, así como la pérdida de ingentes cantidades de hielo en el Ártico, considerado el refrigerador del resto del planeta. 

 

Incluso la última Encíclica del Papa Francisco ha tenido sus claros detractores en los candidatos republicanos a la Casa Blanca, y algunos de ellos ya se han apresurado a advertir que el Papa debiera dedicarse únicamente a sus asuntos religiosos, y que en ningún caso van a tenerlo en cuenta a la hora de diseñar su política económica. Incluso un analista de la cadena norteamericana Fox News, Greg Gutfeld, llamó a Francisco "la persona más peligrosa del mundo" por sugerir que el cambio climático es un problema real. Porque, como nos comenta Naomi Oreskes en su artículo "El engaño de negar el cambio climático": "...el mundo científico ha afirmado y reafirmado la validez de las pruebas científicas. La Academia Nacional de Ciencias, la Sociedad Meteorológica de Estados Unidos, la Unión Geofísica de Estados Unidos, la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia y muchas otras organizaciones similares, así como las más importantes organizaciones científicas y académicas del mundo, concedieron su aprobación al trabajo de la ciencia climática. En 2006, once academias nacionales de la ciencia, entre ellas la más antigua del mundo, la italiana Accademia Nazionale dei Licei, publicaron una insólita declaración para destacar que "la amenaza del cambio climático es clara y está en aumento" y que "cualquier demora en la acción provocará costos mayores". Desde entonces han pasado casi 10 años. Hoy, los científicos nos aseguran que las pruebas de la realidad del cambio climático inducido por la actividad humana son "clarísimas" y el Banco Mundial nos dice que sus impactos y costos ya se hacen sentir". 

 

Si continuamos por la senda del negacionismo climático, si no conseguimos que la inmensa mayoría de la comunidad internacional acepte, asuma y reaccione ante los auténticos efectos devastadores a los que nos arriesgamos si continuamos por esta senda, llegará un momento en que ya será demasiado tarde para reaccionar. Pero a diferencia de los tiempos de Galileo, que murió en la hoguera por defender los demostrables principios de la ciencia de su tiempo, ahora no nos jugamos la validez de una simple teoría de la dinámica del universo, sino la continuidad o no de todas las especies que conocemos, incluida la propia especie humana, sobre la faz de la tierra, ya que está demostrado que los efectos en cascada del calentamiento global se llevarán por delante todo rastro de vida. Y ante ello, seguimos sin oír el grito de la Tierra. 

 

En nuestro país, la fuerza por antonomasia que niega el cambio climático y sus efectos, o le resta credibilidad, sin duda alguna, es el Partido Popular. Sonados han sido los comentarios de Rajoy ridiculizando estas afirmaciones (argumentando que si los meteorólogos no podían predecir el tiempo que iba a hacer la semana próxima, ¿cómo es posible que se asegure el cambio climático a diez, quince o treinta años vista?). De ahí su negativa (en clara complicidad con las grandes empresas energéticas del país) a abandonar el uso de fuentes de energía fósiles, caras, peligrosas y contaminantes (petróleo, energía nuclear, etc.) para ir migrando a modelos energéticos basados en fuentes limpias, renovables y seguras (eólica, solar, fotovoltaica, etc.). Simplemente, no le conceden ninguna credibilidad al discurso científico que aboga por la peligrosa deriva climática y ambiental que sufrimos, a nivel de todo el planeta.

 

Incluso han llegado a argumentar, en su empeño por desprestigiar las innumerables conclusiones de científicos de renocido prestigio internacional, que éstos sólo buscaban despertar la alarma social para conseguir mayor financiación para sus investigaciones. Hoy día, la ciencia ambiental refuta claramente los manidos argumentos conservadores que sostienen que la protección medioambiental restringe el crecimiento, daña la economía, destruye puestos de trabajo, o que si bien es una ventaja para los osos polares, en nada beneficia a las personas. Continúan viviendo en la caverna, sin darse cuenta de la tremenda senda destructiva por la que caminamos. Pero aún así, los ciegos y obstinados planteamientos del capitalismo globalizado se dan de bruces con la realidad, y el ateísmo climático deberá ser paulatinamente corregido, o nos llevará sin remisión al colapso, al caos civilizatorio y a la destrucción del planeta. Pero en ese caso, no habrá ninguna duda: nosotros lo habremos destruido. 

Compartir este post
Repost0
5 julio 2015 7 05 /07 /julio /2015 23:00

...sino que el verdadero demócrata debe procurar que el pueblo no sea demasiado pobre, porque ésta es la causa de que la democracia sea mala. Por tanto, hay que discurrir los medios de dar al pueblo una posición acomodada permanente

Aristóteles

Y durante su historia, ya de cierta extensión, como comentábamos en el artículo anterior, además de prestarse a innumerables confusiones, unas mejor intencionadas que otras, la RB ha sido objeto de diferentes críticas, de características muy distintas, unas debidas a la tremenda ignorancia que (aún) existe sobre la medida, y otras debidas a malintencionadas tergiversaciones que los detractores de la medida ponen en circulación para justificar sus falaces argumentos. Entre dichas críticas (que creemos haber respondido a todas ellas, pero que no obstante, podremos volver en subsiguientes artículos a desmontar) las más frecuentes pueden ser las que objetan que no se puede financiar (ya ha quedado demostrado que sí se puede), que sería un pretexto para desmantelar el (ya paupérrimo) Estado del Bienestar, que permitiría mantener a vagos, que relegaría a las mujeres al interior del hogar (dotando a la RB de cierto matiz machista), que provocaría un inmenso "efecto llamada" inmigratorio, que es preferible el pleno empleo (después de sufrir la política económica de Gobiernos que sólo han provocado paro), que muchas personas preferirían vivir sin trabajar (asalaridamente, lo cual, parecer ser, preocupa muchísimo a los empresarios más explotadores), y en fin, que la RB no acaba con todas las injusticias del capitalismo. 

 

De nuevo aparece este último argumento abanderado precisamente por los más acérrimos defensores del capitalismo, pero ¡qué le vamos a hacer! Ya sabemos que los caminos del cinismo humano son ilimitados. Lo más curioso es que precisamente los que se rasgan las vestiduras alarmados por la posibilidad de que las grandes fortunas y los grandes empresarios también cobrarían la RB, son los que están legitimando de manera más ferviente y entusiasta este injusto y depredador sistema. Se escandalizan no bajo un enfoque reclamador de un escenario de mayor justicia social, sino más bien todo lo contrario, de legitimación del escandaloso nivel de desigualdad social que padecemos.

 

Y sobre los que argumentan que detrás de la medida de la RB se encuentra un encubierto desmantelamiento del Estado de Bienestar, hay que decir (aparte de que es falso, y ya hemos insistido en ello en artículos anteriores) que suelen estar muy influidos por la errónea concepción de la medida que han difundido, entre otros muchos, los profesores Juan Torres y Vicenç Navarro, claros detractores de la RB, que han extendido la visión de una RB planteada como una especie de cheque universal sustitutorio de los servicios públicos. Pero ya hemos dejado claro en varias ocasiones que la financiación para la Sanidad y la Educación públicas no se verían afectadas. Por tanto, de nuevo nos encontramos con engañosos e interesados argumentos de quienes, simplemente, no creen en la propuesta. Desde aquí nuestro respeto a los profesores citados, que pensamos son dos colosales figuras del pensamiento económico alternativo, pero que creemos sinceramente que, sobre la medida de la RB, se equivocan estrepitosamente. 

 

Y también hemos puesto en debate, la RB lo hace, lo relativo al trabajo remunerado (el único considerado "socialmente útil") como única visión del trabajo hoy día socialmente aceptado como tal. Pero hemos advertido que, recuperando la visión social del trabajo como actividad humana, en su auténtica dimensión de realización y proyección de la vida laboral, nos encontramos con otras muchas posibilidades que hay que tener en cuenta, pero que el desenfrenado capitalismo esconde. El trabajo solidario, el trabajo voluntario, altruísta, el trabajo doméstico o de cuidados, o las actividades artísticas, entre otras muchas, podrían entrar bajo esta visión. La RB permitiría sacar a flote, desde una visión de mayor independencia y libertad material de las personas, estas otras actividades. En palabras de David Cassasas: "...Deshaciendo vínculos de dependencia material, la Renta Básica puede actuar como palanca de activación de la actividad humana, remunerada o no, que quisiéramos llevar a cabo pero que en la actualidad queda obstaculizada --si no definitivamente sepultada-- por el capitalismo, en el que, por hallarnos desposeídos, nos vemos obligados a aceptar sistemáticamente trabajo externamente dispuesto" ("Doce años de Red Renta Básica: para la democratización de la vida social", David Cassasas, Sin Permiso, Monográfico sobre la Renta Básica).

 

En efecto, la RB no acaba con todas las injusticias del capitalismo, como dicen algunos detractores de la medida, pero es que nunca lo hemos pretendido. Simplemente hemos destacado el tremendo efecto que la RB poseería sobre la fuerza de negociación de los trabajadores, actuando como caja de resistencia, ante situaciones de explotación laboral. Y al actuar dotando a la clase trabajadora de mayor nivel de independencia, al proporcionarles un mínimo de ingresos suficiente para que puedan llevar una vida digna, la RB es considerada una (pero sólo una) medida anticapitalista. Por supuesto, está claro que con la RB como única medida no vamos a acabar con el capitalismo, pero no estaría de más que, comenzando por los propios sindicatos, y continuando con las fuerzas políticas y movimientos sociales que se adscriben a la izquierda transformadora, se reconociera la tremenda capacidad de la medida para migrar a un escenario de mayor garantía para la clase obrera sobre su dotación de cobertura de las condiciones materiales de la libertad. Como nos han enseñado los grandes pensadores, sólo cuando el Hombre tiene sus necesidades básicas cubiertas, puede hacer filosofía. Pero aún hemos de aclarar y profundizar en más aspectos de la RB, así que continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías