Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
9 junio 2015 2 09 /06 /junio /2015 23:00

Vivimos en un mundo donde todo está globalizado, menos los resortes que permiten que la gente viva dignamente

Juan Torres

La Humanidad ha imaginado muchas veces vivir en un Estado de Derecho pero, en realidad, esa experiencia aún está por realizar

Carlos Fernández Liria y Luis Alegre

La economía mundial es la más eficiente expresión del crimen organizado

Eduardo Galeano

Aunque solemos circunscribir el ámbito de la lucha de clases a nuestro entorno más cercano, nuestro país, nuestra ciudad, o nuestra Comunidad, lo cierto es que la batalla librada por el capital transnacional, a todo lo largo y ancho del globo, en contra de las clases populares, en contra de las personas, de los pueblos, de los colectivos más oprimidos, sometiéndolos a su antojo, bajo un despótico poder, y saqueando el entorno natural y sus recursos, está llegando ya a límites de todo punto insostenibles. El exagerado poder y control que el imperialismo y el capitalismo ejercen contra sus súbditos de pueblos y naciones es tal, que resulta auténticamente desesperante esbozar cualquier intento de rebelión ante él. Hace pocos días publicábamos un artículo sobre la posibilidad de organizar una "isla de socialismo" en torno a un sólo país, pero concluíamos que sería realmente muy complicado alcanzarlo. Veamos siquiera algunos datos ilustrativos. 

 

En el excelente artículo de Roberto Savio "Un pilar del neoliberalismo se está tambaleando", en el que nos basamos para extraer algunos datos del presente artículo, se afirma lo siguiente: "Los banqueros, y sus hooligans y afines, verdaderos responsables de la crisis mundial, han logrado impunidad total. Se calcula que se han sustraído más de tres billones (nuestros billones: millones de millones) de dólares de los ciudadanos de medio mundo. Para mantener a los bancos, a los máximos causantes del desorden, en pie por supuesto. Todo por la Patria, todo por la banca. Demasiado gran-mafiosos para dejarlos caer en el fango. Lo que sus intelectuales orgánicos y afines pregonan para todos los demás. Los más de 140.000 millones de dólares en multas, una limosnita en sus cálculos, que los bancos del mundo se calcula que han pagado desde 2008 dan una medida cuantitativa de sus actividades ilegales y delictivas. La mafia en el puesto de mando mundial. Sin tocarla y recibiendo apoyos billonarios". 

 

Por su parte y en el otro extremo, la ONU calcula que la crisis financiera ha creado-causado-generado-provocado al menos 200 millones de nuevos pobres en el mundo, millones de puestos de trabajo precarios repartidos por todo el orbe, y varios millones de desempleados, especialmente jóvenes (pero también adultos), que ya difícilmente tendrán un trabajo estable a lo largo de su vida. Sin embargo, se nos siguen vendiendo las tremendas "bondades" de la austeridad y del neoliberalismo, como recetas certeras para "salir de la crisis". Pretenden que continuemos comulgando con ruedas de molino. Y mientras la participación de los salarios en el ingreso nacional de los países del G-7, los más industrializados del mundo, se ha reducido en un 12% durante los últimos 30 años, la desigualdad ha crecido un 25% en las mismas tres décadas. Hoy día, hasta la OCDE denuncia el demencial aumento de la desigualdad social dentro de los países de su entorno, ampliándose la brecha social entre ricos y pobres. El gobierno británico afirma que en el último año se han creado 600.000 nuevos puestos de trabajo, pero la gran mayoría de ellos son a tiempo parcial o mal pagados, y el empleo público está en su nivel más bajo desde 1999. En el Reino Unido, además, se está extendiendo una nueva "modalidad laboral", denominada contrato-cero, precisamente porque se contratan cero horas de trabajo, es decir, ninguna, o todas, porque se trata de unos empleos que exigen disponibilidad total, en cualquier momento, todos los días de la semana, durante todos los meses del año. Los trabajadores quedan completamente amarrados a esta nueva fórmula explotadora, en la que ni siquiera pueden planificar mínimamente su vida personal. Precariedad en estado extremo.

 

Volviendo de nuevo al artículo de Roberto Savio, el fundador de IPS Noticias, se nos informa: La Organización de las Naciones Unidas calcula que la crisis financiera ha creado al menos 200 millones de nuevos pobres, cientos de miles de puestos de trabajo precarios, y varios millones de desempleados, especialmente jóvenes. Sin embargo, nadie ha sido responsabilizado. Las cárceles están llenas de personas apresadas por robos menores, que han causado un impacto social inmensamente menor. En cambio en 2014, James Gorman, el jefe del banco Morgan Stanley, cobró 22,5 millones de dólares. El jefe de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, 24 millones, James Dimon, jefe de J. P. Morgan, 20 millones. El más explotado de todos, Brian Moynihan, del Bank of America, cobró unos míseros 13 millones de dólares. Nada detiene el auge de los banqueros”. Pero es curioso que cuando nos informan sobre los beneficios de las grandes empresas, nunca se hacen públicas las cifras reales de impuestos que pagan, con lo cual no sentamos una conciencia ciudadana sobre la importancia de una fiscalidad justa y progresiva, así como sobre la contribución de estos grandes agentes del capitalismo al bien común.

 

Rosa Guevara nos ofrece aún datos adicionales sobre el poderío empresarial en un magnífico artículo recopilatorio, informándonos de los beneficios de Microsoft en el tercer trimestre fiscal (4.985 millones de dólares), de Starbucks en el primer trimestre (1.365 millones de euros, con un incremento del 52,8% sobre el mismo período del año anterior), de Google en el primer trimestre (3.590 millones de dólares, un incremento del 4% con respecto a 2014), de Amazon en el primer trimestre (22.720 millones de dólares), o de Apple, que cerró el segundo trimestre de su ejercicio fiscal (que se inició en octubre) con un beneficio de 13.570 millones de dólares (un 33% más que en el año anterior). Y cómo no, hemos de referirnos a la expresión más brutal de la lucha de clases, extrapolada al ámbito internacional, como es la protagonizada por los éxodos masivos de población, las oleadas migratorias y las peticiones de asilo. Según la ONU (UNFPA) los flujos migratorios internacionales han aumentado en términos absolutos desde 75 millones de personas en 1960, a 214 millones de seres humanos en el año 2011. Un incremento del 170%, sin contar aún con el conflicto en Siria, ni con las explosiones migratorias de los países del norte de África. De continuar esta tendencia, la desigualdad será endémica a nivel internacional, y globalizada en todos los continentes. Las previsiones estiman que para 2016 el 1% de las personas de este planeta controlarán más del 50% de la riqueza mundial, y serán dueñas de más bienes que el otro 99% en su conjunto. Un panorama desolador. Ya en 2013, las 85 personas más ricas del mundo poseían tanta riqueza como los 3.500 millones de personas más pobres del planeta. 

 

Para alcanzar este casi absoluto poder, el gran capital lleva desplegando su estrategia desde hace varias décadas. Una estrategia ya bastante conocida y estudiada. El gran pensador egipcio Samir Amín afirma que la hegemonía de la clase dominante a nivel mundial está organizada sobre la base del control y del poder de cinco grandes monopolios: el monopolio tecnológico, el control de los mercados financieros mundiales, el acceso monopolista a los recursos naturales del planeta, el monopolio de los medios de comunicación y el monopolio de las armas de destrucción masiva. Todo ello garantiza que se pueda contrarrestar cualquier conato de revolución, sea ésta más o menos local, así como organizar diferentes frentes para derrocar cualquier intento de subvertir las reglas y el poderío de la globalización capitalista. Y de hecho, no dudan en hacerlo, empleándose a fondo, sin vacilaciones ni titubeos, y así lleva ocurriendo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Mediante el monopolio de los medios de comunicación, desde las grandes empresas transnacionales, que disponen de gran cantidad de medios afines, y de todo un ejército de periodistas a sueldo, no vacilan en tergiversar y manipular cualquier información, para ofrecer una imagen denigrante de cualquier país que ose implantar un régimen distinto, de mayor justicia social para su ciudadanía.

 

Mediante el control de los mercados financieros mundiales, chantajean permanentemente a los países que no se someten a sus indecentes dictados, y presionan económicamente a sus gobiernos para hacerlos pasar por el aro del capitalismo más salvaje. Su acceso monopolista a los recursos naturales del planeta les proporciona el control sobre las grandes materias primas a nivel mundial, y además, no dudan en someter, saquear y expoliar a los países menos desarrollados, con tal de acceder y controlar sus recursos naturales, como el petróleo, el gas, los minerales, etc. Por fin, y por si todo lo anterior se complica demasiado, no dudan en organizar "intervenciones humanitarias" (que es el nuevo eufemismo para denominar a las guerras) contra la población de dichos países, derrocando a sus legítimos gobiernos, enfrentando a su población, e incluso invadiendo y saqueando sus territorios. Esta lucha de clases a nivel internacional no distingue razas, colores ni fronteras, en su afán obsesivo por extender la hegemonía del capital. Bajo su yugo, todos los continentes, todos los países han de estar sometidos a sus crueles e inhumanas reglas. Tan sólo las posibles iniciativas locales que consigan aglutinar apoyos populares masivos, unidos a la expansión mediante bloques alternativos con otros países, permitirán hacer frente a esta extrema ofensiva del capital. 

Compartir este post
Repost0
8 junio 2015 1 08 /06 /junio /2015 23:00

El poder económico otorga a los medios de masas el monopolio de la información y del pensamiento, más bien de la ausencia de pensamiento. No existe un espacio para el pensamiento libre, crítico y democrático, no cabe la idea discrepante

Antonio José Gil Padilla

Por su parte, históricamente y en capa época, todas las guerras contaron con un gran componente de ese proceso que hemos denominado "lavado de cerebro", y en dichos casos, los dirigentes nos han intentado hacer ver peligros que muchas veces son inexistentes, conflictos creados bajo otros oscuros intereses, o bien, muchas guerras tuvieron como preludio la aplicación de la propaganda sistemática, ya que si los dirigentes en cuestión nos dejaran ver sus verdaderas intenciones y nos explicaran que una guerra se inicia para favorecer a un grupo económico en particular, o para lograr mano de obra barata, materias primas o nuevos mercados, difícilmente contarían con la masiva adhesión, pero si en cambio nos hacen ver que todos estamos en peligro, describiendo una situación engañosa (a veces hasta surrealista), nos mostraremos más predispuestos a empuñar las armas. Herbert Marcuse fue uno de los pensadores convocados para la redacción del libro "El Humanismo Socialista", y con respecto a este tema que nos ocupa, afirmaba: "La sociedad industrial avanzada es una sociedad en la que el aparato técnico de producción y distribución se ha convertido en un aparato político totalitario, que coordina y dirige todas las dimensiones de la vida, tanto el tiempo de ocio como el tiempo de trabajo, tanto los pensamientos negativos como los positivos".

 

Hoy día los grandes medios de comunicación audiovisuales determinan un nuevo tipo de analfabetismo, que llena de imágenes los ojos y de sonidos los oídos, pero deja vacío el cerebro, y bajo este proceso de aculturación y embrutecimiento, el hombre va perdiendo cualidades según se convierte en consumidor pasivo guiado por una gran organización que no tiene otra finalidad que ser más poderosa. Suele ocurrir que una persona cree haber meditado algo y que por lo tanto sus ideas son el producto de la actividad "libre" de su cerebro, pero la verdad es que ha transferido su cerebro a los ídolos de la opinión pública, a la prensa, al gobierno, o a un determinado líder político. Creen sinceramente que son aquéllos los que aceptan sus pensamientos, pero lo real es que se ha transformado en un seguidor de propuestas ajenas, esas otras personas (o Instituciones) se han convertido en objeto de idolatría, y pasa a establecerse una relación de dependencia, en definitiva, pasamos a ser esclavos, porque dejamos con ellos nuestro cerebro en depósito.

 

Cuando una sociedad con doctrina política contraria, impone a los niños/as las ideas dominantes por medio de sus padres, la educación, la prensa, la televisión, Internet, etc., se la denomina "lavado de cerebro", "propaganda", "adoctrinamiento", pero cuando eso mismo se realiza en el seno de nuestra sociedad se la llama "educación" e "información". Las diferentes varas de medir, así como la terminología (en realidad eufemismos) aplicada, nos delatan claramente dónde están los auténticos intereses. Aún cuando las sociedades difieren en el grado de lavado de cerebro, la diferencia no es tan significativa como para alterar la imagen fundamental que en todas las sociedades existe, donde esa mezcla que incluye represión (aunque sea subliminal) con la mansa aceptación y asunción de un conjunto o escala de valores sociales. No se trata de una cuestión de mayor o menor inteligencia, ya que personas sumamente inteligentes concluyen repitiendo como loros las supuestas "verdades" de los periódicos, aún cuando no sean más que puras patrañas. En definitiva, se trata de una cuestión de carácter, como así lo constata Erich Fromm: "A fin de poder reducir el nivel general de estupidez, lo que necesitamos no es más intelecto, sino un tipo diferente de carácter: hombres que sean independientes y audaces, y que estén enamorados de la vida".

 

Bien, vamos a poner un ejemplo actual de hasta qué punto el pensamiento dominante se cuela en el mundo infantil, introduciendo un tema completamente aberrante, pero por supuesto, disfrazado de tema de importantísima actualidad, para el cual, se entiende, nuestros infantes han de estar formados. Se trata del tema de la denominada "Educación Financiera". Hace pocos meses saltaba en los noticiarios de prensa y televisión el hecho de que se había contratado a una serie de banqueros para que ilustraran a nuestros jóvenes en los colegios sobre esta "cultura financiera". Obsérvese la aberración: los mismos que nos han traído a esta crisis, los mismos que despliegan una crueldad sin fin, deshauciando a las personas de sus casas, o timando a personas mayores para suscribir preferentes, esos mismos ilustran ahora en el colegio a nuestros niños y jóvenes en la cultura financiera. Pero tenemos muchos más ejemplos de este tema, que vamos a ir exponiendo, como magnífico caso de transmisión del pensamiento dominante. En efecto, el capitalismo salvaje se asume ya en los manuales de estudio. En mayo de 2013 fue presentado en la Bolsa de Madrid el texto escolar "Mi primer libro de Economía. Ahorro e Inversión", todo un texto "infantil", profusamente ilustrado, que bajo la inocencia de unos conceptos supuestamente cotidianos, intenta difundir la macabra ideología de la banca privada a nuestros estudiantes. 

 

Nuestros gobernantes ya no sólo se han conformado con eliminar la asignatura de Educación para la Ciudadanía, porque era una materia donde se analizaban las causas que provocan la violación de los Derechos Humanos, la pobreza o la desigualdad, eliminando así cualquier alusión a los conflictos sociales y su origen que se dan en nuestra sociedad. Esto, según el actual Ministro de Educación, adoctrinaba ideológicamente a las futuras generaciones, al igual que hablar de todo lo referente a la igualdad entre hombres y mujeres, la feminización de la pobreza, el rechazo a cualquier forma de discriminación, no sólo la homofóbica, sino toda forma de aporofobia, racismo o xenofobia. Pero por supuesto, la "doctrina" católica, que se ha recuperado en la LOMCE, ésta no adoctrina. Obsérvese la paradoja (seguramente será porque la religión sí que es una materia neutral, aséptica y empírica donde las haya). Si los dejamos, seguro que la Religión adoptará el estatus de una materia instrumental, troncal y básica, es decir, al más alto nivel del currículum. Pero en fin, a lo que vamos, porque de la Religión (mejor dicho, de la Iglesia Católica) ya nos ocuparemos en su momento. 

 

La Junta de Castilla y León ha querido ir mucho más allá, avanzando en el currículum escolar hacia los fundamentos del modelo neoliberal de la actual fase del capitalismo. En efecto, se instruye a los chicos y chicas de dicha Comunidad sobre valores tan "interesantes" como la defensa de la iniciativa económica privada en la generación de riqueza, y el fomento del espíritu emprendedor. Y en este contexto, se publicó el libro de referencia citado anteriormente, elaborado por una directora de la entidad financiera "Inversis Banco", que tiene entre su accionariado a Bankia (el banco del rescate multimillonario, de las estafas de las preferentes, de las Tarjetas Black, o de Rodrigo Rato), o a la empresa Indra (cuyo 27% de beneficios proviene del negocio de las armas, y que está siendo investigada por diversos fraudes a la Administración Pública). Este es el plantel. A los chicos y chicas no se les va a hablar sobre el bien común, y la necesidad de conservarlo, sino que se les va a enseñar cómo especular e invertir, cómo tratar la inflación, a no poner todos los huevos en la misma cesta (por si nos sobreviene otra crisis capitalista y nos deja sin nada), etc. No se va a culpabilizar a los responsables de este indecente sistema, sino que son ellos los que van a ilustrar a nuestros chavales cómo han de hacerse las cosas, y con qué conocimientos y actitudes tienen que ir por la vida. Esto es lo que nuestro sistema educativo considera importante para ellos/as. 

 

De esta forma, no se explicará una Economía como Ciencia Social al servicio del bienestar humano y del bien común, sino una economía de base especulativa y egoísta, bajo parámetros de "cultura financiera básica" que inducen a los alumnos a desarrollar prácticas de competitividad, así como a entender la economía bajo el enfoque de los banqueros y financieros más desalmados. Aprenderán a conocer la prima de riesgo, el funcionamiento de la bolsa, o los ciclos de inversión. Todo esto les parecen unos magníficos contenidos, unas extraordinarias destrezas, unas imprescindibles competencias, y unos necesarios valores para adentrarse en el mundo de las finanzas, y convertirse de mayores en auténticos tiburones financieros en el mundo de la especulación brutal y del pelotazo bursátil. Ahí es nada. Cuando desde estas tempranas edades estamos fomentando estos valores, ¿qué esquemas mentales estamos desarrollando? ¿Qué aspiraciones, objetivos y necesidades estamos creando a estos chicos/as? ¿Qué tipo de ciudadanía estamos formando? Se abandonan la educación para la paz, o la educación para la igualdad, o la educación intercultural, y se sustituye por esta educación financiera, importantísima para que nuestros alumnos entre 5 y 8 años, cuando sean mayores, sean auténticos ciudadanos críticos, libres y responsables...¿así es como se consigue? Continuaremos en siguientes entregas.

 

Compartir este post
Repost0
7 junio 2015 7 07 /06 /junio /2015 23:00

La pobreza es la peor forma de violencia

Mahatma Ghandi

La Renta Básica (RB), por tanto, es un instrumento mucho más valioso de lo que a simple vista puede parecer, y de ahí su fuerte contestación, no sólo desde los sectores más ultraliberales, sino incluso desde los sectores más tímidos de la izquierda. Daniel Raventòs analiza el sentido político, social y filosófico de la RB en su artículo "Vida buena, virtud y existencia material garantizada", publicado en Viento Sur. La inserta dentro del concepto de lo que él denomina "Libertad Republicana" (podríamos denominarla también "Libertad Socialista"), que el autor define en los siguientes términos: "X es libre republicanamente (dentro de la vida social) si: 1) no depende de otra persona para vivir. Lo que equivale a decir que tiene una existencia social autónoma garantizada o, lo que es lo mismo, que tiene algún tipo de propiedad que le permite subsistir con comodidad; 2) nadie puede interferir arbitrariamente (es decir, ilícitamente o ilegalmente) en el ámbito de la existencia social autónoma de X (en su propiedad)". 

 

Y continúa: "Con lo que: 3) la república puede interferir lícitamente en el ámbito de existencia social autónoma de X, siempre que X esté en relación política de parigualdad con todos los demás ciudadanos libres de la república, con igual capacidad que ellos para gobernar y ser gobernado; 4) cualquier interferencia (de otras personas o personas, o del conjunto de la república) en el ámbito de existencia social privada de X que dañe ese ámbito hasta hacerle perder a X su autonomía social, poniéndolo a merced de terceros, es ilícita; 5) la república está obligada a interferir en el ámbito de existencia social privada de X, si ese ámbito privado capacita a X para disputar con posibilidades de éxito a la república el derecho de ésta a definir el bien público. Es decir, la república debe garantizar a toda la ciudadanía la libertad republicana. Finalmente, 6) X está afianzado en su libertad cívico-política por un núcleo duro –más o menos grande– de derechos constitutivos (no puramente instrumentales) que nadie puede arrebatarle, ni puede él mismo alienar (vender o donar) a voluntad, sin perder su condición de ciudadano libre".

 

De este modo, la tradición republicana defiende que cuando la ciudadanía tiene garantizada por la República una base material para su existencia social autónoma, puede desarrollar una capacidad para autogobernarse en su vida privada. Y además, tal garantía de una base material para la existencia social autónoma de los individuos posibilita que éstos desarrollen su capacidad para la actividad pública. De esta manera, la RB puede ser una buena forma de garantizar la existencia material de todas las personas, que haga posible su libertad. ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo no sólo entender, sino interiorizar y llevar a la práctica estos postulados? En una palabra, ¿por qué tenemos tanto miedo (como sociedad) a garantizar la existencia material de las personas? Y ahí llegamos al auténtico meollo de la cuestión. Como sostuvo Marx, las condiciones materiales de la existencia de las personas determinan su conciencia social. El capitalismo ha demostrado que controlando dicha existencia material, haciéndola cada vez más dependiente, mediante la venta de la fuerza de trabajo por parte de la clase trabajadora a la clase dominante, la conciencia es controlada por el sistema, que mantiene el control sobre el pensamiento y la rebeldía de los explotados y de los oprimidos. De ahí que la RB, como medida liberadora de esta situación, haya de ser entendida como una medida anticapitalista.

 

La conclusión está bien clara: desde una visión socialista, sin la existencia material garantizada no puede existir la verdadera libertad. O expresado en otras palabras, desde un enfoque socialista, la libertad política y social, y el ejercicio responsable de ciudadanía son completamente incompatibles con la existencia de unas relaciones de dominación mediante las cuales los propietarios de los medios de producción, los ricos y poderosos, los latifundistas y las grandes fortunas ejercen dominio sobre aquéllos que, por no ser completamente libres, están sujetos a todo tipo de dependencias. Y en este sentido, la RB posibilitaría, siempre que consistiera en una cantidad igual o superior al umbral de la pobreza, y concedida de forma universal, individual e incondicional, planear una vida digna a muchas personas que ahora mismo no pueden disfrutarla, por estar inmersos/as en situaciones de dependencia total frente a una serie de subsidios que no cubren las necesidades básicas, y un sistema capitalista cruel e inhumano que no respeta los derechos humanos fundamentales. Por lo pronto, permitiría para muchas personas rechazar condiciones de trabajo indignantes o simplemente no deseadas, planificar más libremente diferentes etapas de nuestras vidas (hay momentos de las mismas en que se necesita más tiempo libre, otros donde se requiere mayor capacidad adquisitiva, etc.), y para una parte muy importante de la clase trabajadora, disponer de una caja de resistencia que ofrezca la libertad e independencia materiales para poder hacer frente, por ejemplo, a una huelga laboral, especialmente si ésta fuera de larga duración. 

 

Para otras personas, les daría la independencia y seguridad necesarias para emprender determinadas actividades de auto-ocupación o de investigación, para participar en actividades voluntarias o de militancia (que son imposibilitadas bajo la vorágine de nuestra vida actual, dependiente de cubrir unas necesidades básicas, y otras no tan básicas impuestas por el consumismo capitalista), o simplemente para llevar a cabo objetivos, proyectos, sueños o causas personales. Para muchas mujeres, podría significar también dejar de depender económicamente de sus maridos, o compeñeros sentimentales. Representaría, como medida anticapitalista, un alto grado de desmercantilización de la fuerza de trabajo, una dignificación de la actividad humana, una fuerza de presión ante los empresarios sin escrúpulos, que habrían de replantear sus actividades y negocios desde puntos de vista más éticos y humanos. No obstante, quede bien claro que la RB por sí misma no acabaría con el propio sistema capitalista, ni sería la panacea para garantizar una vida más justa socialmente, simplemente es una gran medida que contribuiría con su granito de arena a conseguir ese panorama. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
4 junio 2015 4 04 /06 /junio /2015 23:00

La zona monetaria euro está “mal” diseñada, en beneficio de Alemania y de las grandes corporaciones y muy especial de las financieras: carece de elementos que sabemos que son imprescindibles para que una unión monetaria sea óptima y funcione correctamente cuando se presentan problemas, es decir, sin generar más asimetrías y desigualdades, constantes desequilibrios y una continua inestabilidad

Vicenç Navarro y Juan Torres, "Un Proyecto Económico para la Gente"

SIGUE LA CRISIS

 

En lo que atañe a nuestro país, las razones expuestas en el Manifiesto de 2013 para postular la recuperación de la soberanía económica y la salida del euro siguen vigentes plenamente, a pesar de la confusión existente, fomentada con tenacidad por el Gobierno, empeñado demagógica y tramposamente en convencer que la crisis económica es un asunto del pasado. Los cambios mínimos en la evolución de la economía española de los que se presume no permiten sostener que la crisis está superada. La crisis es justamente la desoladora situación económica y social. Los destrozos que se han causado desde 2008 hasta la actualidad en el plano económico, empezando por el paro y la precariedad, en las relaciones laborales, en el Estado del Bienestar, en las desigualdades, etc., son tantos, que desde el punto de vista del bienestar general del país, la crisis no podrá darse por superada en muchos años y no precisamente como consecuencia de un modesto crecimiento del PIB, favorecido por algunos acontecimientos --BCE, petróleo, turismo, depreciación del euro-- y en ausencia de ningún plan o criterio para evitar los errores del pasado. 

 

Hablar del nuevo modelo económico siempre ha sido una broma de mal gusto: lo que urge para el Gobierno es poder hablar de crecimiento, y, como la supuesta recuperación es lenta y contradictoria, cada vez necesita engrosar la mentira para sostener su mensaje, básico para sus campañas electorales. No aceptamos el argumento oportunista que afirma que la crisis ha doblado la esquina. La crisis social y económica está bien instalada y bien arraigada. Combinada con los acontecimientos políticos que vienen ocurriendo, ha conducido al país a una situación excepcional. No se trata, por tanto, de arrojarse estadísticas económicas, por lo demás tan fáciles de manipular, sino de valorar la situación objetiva del país en el contexto europeo. 

 

Como análisis generalmente admitido, se reconoce que la crisis financiera internacional, origen de la posterior crisis económica, tuvo lugar por el sobreendeudamiento financiero en todos los ámbitos y niveles, y se desencadenó con la quiebra del banco norteamericano Lehman Brothers en septiembre de 2008. Instalada la desconfianza general en los mercados financieros y obstruidos los canales de financiación establecidos, la profundidad de la crisis en cada uno de los países tuvo que ver con su situación de endeudamiento y las posibilidades de afrontarla, no disponiendo los países de la Zona Euro de un Banco Central susceptible de desempeñar el papel de la Reserva Federal en los Estados Unidos. La economía española era una de las más endeudadas del mundo, consecuencia de los agudos desequilibrios de la balanza por cuenta corriente desde la implantación del euro y de su participación entusiasta en la euforia financiera que precedió a la crisis. Por tanto, era proclive a padecer una gran conmoción económica, tal como ha ocurrido, sin que los datos de fondo hayan desaparecido.

Compartir este post
Repost0
3 junio 2015 3 03 /06 /junio /2015 23:00

No hay justicia internacional o supranacional. Los pueblos están abandonados a su suerte. Los Estados Unidos atacan siempre a los gobiernos que intentan cambiar la sociedad

Manuel Zelaya, ex Presidente de Honduras

Continuando con el desarrollo del llamado Estado Islámico, hay que partir de la base y ponernos en el lugar de la terrible situación en que quedan poblaciones, ciudades y países al completo después de las "intervenciones" norteamericanas. Tómese Irak, Afganistán o Libia, por citar ejemplos recientes. El nivel de devastación y caos al que llegan las poblaciones de estos países es tal que ni siquiera la más mínima organización civil es posible. Proliferan entonces las bandas tribales, que como protagonistas de un saqueo constante de todo lo que encuentran a su paso, imponen el terror por donde avanzan, en aras de instaurar un poder regional cada vez mayor. No existe gobierno, ni policía, ni organización de la sociedad civil, es decir, no existen los mínimos rudimentos de un Estado que pueda organizar mínimamente las ruinas de una sociedad resultante de tal devastación. Entonces, a partir de bandas de extremistas islámicos en gran medida insignificantes, desperdigadas en pequeños grupos por las recónditas zonas tribales de dichos países, se fue formando, desde un rudimentario Ejército, una fuerza organizada, terrible y poderosa, muy bien financiada, capaz de destrozar todo lo que va encontrando a su paso.

Contemplamos con estupor las bárbaras imágenes que los integrantes del DAESH nos envían a Occidente, pero se nos olvidan las salvajes prácticas que los norteamericanos han llevado a cabo cuando han invadido dichos países. ¿No recordamos acaso las deleznables prácticas ejecutadas en la prisión de Abu Ghraid? Allí, los soldados estadounidenses torturaron y abusaron de los prisioneros iraquíes, y la CIA grabó las repetidas torturas y abusos a los sospechosos de pertenecer a Al Qaeda en sus "agujeros negros". En 2005, un oficial de esa Agencia los destruyó, para que no se proyectaran algún día ante un tribunal estadounidense. ¿No recordamos acaso el vídeo del helicóptero Apache publicado por WikiLeaks en el que los pilotos estadounidenses ametrallan a civiles iraquíes por las calles de Bagdad (incluidos los periodistas internacionales), mientras que en la banda sonora se oye cómo la tripulación ríe sus ocurrencias? ¿Se nos ha olvidado acaso el vídeo de las tropas estadounidenses orinando sobre los cadáveres de los combatientes talibanes muertos en Afganistán? ¿O acaso se nos han olvidado las fotos-trofeo con partes del cuerpo de los muertos llevados a casa por soldados estadounidenses? Asímismo, hubo películas con grabaciones de las víctimas de las campañas de asesinato de los drones de Washington en las áreas tribales recónditas del planeta, tildadas de "aplastar insectos", y más vídeos macabros y grabaciones similares de combates aéreos de helicópteros.

Es lógico pensar, entonces, que todo este aberrante arsenal de macabras prácticas, las invasiones, las ocupaciones, las campañas de aviones teledirigidos en varios territorios, las muertes que superan los cientos de miles, el salvajismo practicado con los prisioneros y los muertos, el desarraigo de millones de personas enviadas al exilio interno o externo, financiados por miles de millones de dólares de los presupuestos norteamericanos, han demostrado ser las herramientas por excelencia para el reclutamiento de yihadistas. Pero entiéndase bien nuestro mensaje y nuestros argumentos: NO ESTAMOS BAJO NINGÚN CONCEPTO JUSTIFICANDO LA EXISTENCIA DEL ESTADO ISLÁMICO, SOLO ESTAMOS EXPLICANDO LOS MOTIVOS QUE DAN ORIGEN A SU DESARROLLO. La conclusión por tanto está clara: con todo lo que Estados Unidos hizo a partir de iniciar ese proceso provocando insurgencias, guerras civiles, crecimiento de milicias extremistas y el caos y el colapso de las estructuras estatales derivadas de la devastación y el pillaje, garantizó asímismo el surgimiento de algo nuevo sobre nuestro planeta: el Estado Islámico de Iraq y Siria (ISIS), así como otros grupos extremistas que iban desde los talibanes pakistaníes, ahora desafiando al Estado en ciertas áreas de ese país, a Ansar al-Sharia en Libia, o Al-Qaeda en la península arábiga de Yemen.

Por tanto, afirmémoslo claro de una vez: estas terribles estructuras del terror y la dominación son, en verdad, el propio engendro de Washington. Una peligrosa serpiente con muchas cabezas que se revuelve contra todo Occidente, incluso contra sus propios países, guiada por la sinrazón y la barbarie, no justificable de ninguna forma, pero explicada por las innumerables barbaries llevadas a cabo por las tropas estadounidenses durante años en dichas regiones. Trece años de guerras regionales, ocupación e intervención jugaron un decisivo papel para prepararles el terreno. Pueden ser la peor pesadilla para los Estados Unidos y para Occidente en general (por ser cómplice necesario en muchas decisiones bárbaras e injustas de Washington), pero son también nuestro legado, porque precisamente, todas las campañas de las guerras contra el terror patrocinadas por EE.UU. han facilitado su ascenso. Después de las ejecuciones de periodistas estadounidenses y europeos vilmente asesinados por el EI, y de su imparable avance por ciudades de Siria e Iraq (pocos días antes de escribir este artículo han tomado la ciudad de Palmira), también se han dedicado a destruir el inmenso patrimonio artístico y cultural de estas regiones, demostrando hasta qué punto llega su barbarie.

Y de esta forma, Washington se encuentra atrapado en sus propias reticencias y contradicciones, en una política dudosa de intervención como jamás ha practicado en ninguna otra región, preso de sus propias acciones, que se rebelan contra EE.UU. en una venganza irracional y salvaje. Bajo las presiones habituales de un Washington militarizado, ansioso de dar rienda suelta a sus perros y halcones de la guerra, esta vez las decisiones se dirigen a un pantano de extrañas contradicciones alrededor de la política de la región, especialmente hacia Siria. Cualquier bombardeo hacia ese país en contra del EI implicaría necesariamente un apoyo implícito, cuando no explícito, al criminal régimen de Bashar Al Assad, así como a los escasos rebeldes moderados existentes, que se oponen a su régimen y a los que Washington podría ahora enviar armas. Pero esto, a su vez, podría significar entregar indirectamente más armamento al propio Estado Islámico. La situación es ciertamente inaudita y tremendamente peligrosa. El EI vive, respira y crece. Cada vez más audaz y violento. Y por todo el Gran Oriente Medio, organizaciones extremistas islámicas están ganando apoyos en una clara explicación de lo que la guerra contra el terrorismo ha producido realmente. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
2 junio 2015 2 02 /06 /junio /2015 23:00

Nuestro problema mayor no es la corrupción sino la desaparición de la vergüenza

Gregorio Morán

Y en efecto, ahí está de nuevo al ataque, por enésima vez, Joan Rosell, Presidente de la CEOE, es decir, de todos los grandes empresarios españoles, divulgando su despreciable ideario a todo aquél que quiera escucharle, sin ninguna vergüenza. No es la primera vez que traemos a colación a este indecente personaje, porque es muy dado a las polémicas declaraciones, al estilo de su compañera de organización, Mónica de Oriol, otra gran protagonista de la patronal, por sus constantes salidas de tono y ofensivas declaraciones hacia las personas desempleadas y los jóvenes de este país. En esta ocasión, el Presidente de los patronos estaba ofreciendo su discurso ante un conjunto de empresarios del sector hostelero, cuando volvió a calentar el ambiente con sus exabruptos. 

 

Y así, y con la que está cayendo en torno a las deleznables prácticas de las puertas giratorias, comisiones ilegales y casos de corrupción a mansalva, entre otras muchas prácticas aberrantes, a Rosell se le ocurrió directamente mostrarse a favor de la privatización de la Sanidad y de la Educación. Ahí es nada. ¡Los dos grandes pilares del Estado del Bienestar completamente privatizados! Según él, ambos aspectos de la gestión pública funcionarían mejor si estuviesen gestionados por empresarios. ¿Y por qué tipo de empresarios, señor Rosell? ¿Por empresarios quizá como David Marjaliza, en prisión preventiva actualmente por sus múltiples y supuestos delitos en torno a los negocios de su compañero (político, que no empresario) Francisco Granados? ¿O bien por empresarios como su ex Presidente, Gerardo Díaz Ferrán, también en prisión por ocultamiento y alzamiento de bienes, entre otros muchos delitos, en torno al hundimiento de Viajes Marsans? ¿Estos son los que deberían gestionar la Sanidad y la Educación privadas, señor Rosell? ¿Estos "empresarios" que manchan diariamente la vida política y social del país, hundiéndonos en la mierda más absoluta y repugnante, y convirtiéndonos en el hazmerreir de la llamada "Marca España"?

 

Las palabras concretas del señor Rosell, para que no nos llamemos a engaño, fueron las siguientes: "El sector público es la primera empresa del país, y debe cambiar con mucha mejor gestión. Tenemos las dos grandes partidas de gasto, que son la Sanidad y la Educación, que seguro que si estuviesen gestionadas por empresarios, con criterios empresariales, yo creo que podríamos sacar mucho más rendimiento y podríamos hacer cosas de mucha mejor manera". No se puede ser más ruin con menos palabras. Vamos a analizarlas detalladamente, para poder rebatirlas en sus justos términos: en primer lugar, el sector público no es ninguna empresa, ni la primera ni la última, el sector público es la garantía de que nos dotamos entre todos de una serie de servicios básicos de carácter público y universal, como la Sanidad y la Educación, que no pueden ser privados porque no cabe en ellos el enfoque del beneficio empresarial. No deben ni pueden ser rentables, señor Rosell (se lo explicaremos todas las veces que hagan falta hasta que usted y sus colegas se enteren de una puñetera vez), porque están pensados para que todo el mundo los pueda utilizar cuando lo necesiten. De ahí su carácter público, gratuito y universal, algo de lo que ustedes reniegan tanto, porque persiguen un modelo de sociedad donde sólo exista lo privado, es decir, donde sólo las personas que tengan recursos económicos puedan valerse de dichos servicios. En segundo lugar, la Sanidad y la Educación no son partidas de gasto, señor Rosell, sino partidas de inversión pública: simplemente el Estado tiene que invertir en Sanidad y en Educación para su ciudadanía, si es que persigue una sociedad mínimamente justa y cohesionada, algo que a usted le importa bien poco. 

 

Lo que le pasa al Señor Rosell, y a todos sus colegas grandes empresarios, es que están un poco al ojo avizor ante las próximas citas electorales, porque temen comenzar a perder gran parte de su imperio empresarial en torno a la Sanidad y a la Educación públicas, imperios que han obtenido gracias a las políticas practicadas desde el bipartidismo (PP y PSOE) durante los últimos Gobiernos en este país. Y así, tanto en la Comunidad de Madrid, como en Valencia y en Cataluña, actualmente sus más grandes feudos, se lleva intentando implantar el modelo privatizador, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, lo que ha llevado a un levantamiento ciudadano vehiculizado a través de las Mareas Verde (de la Educación) y Blanca (de la Sanidad), para defender lo público, lo que es de todos, y a todos pertenece. Y durante los próximos años, se acaban los contratos de concesión con dichas empresas, tras lo cual debe evaluarse la gestión llevada a cabo, para renovar o derogar dichas concesiones. Y como resulta que la inmensa mayoría de las fuerzas políticas que concurren a las próximas Elecciones Autónomicas y Municipales han mostrado su firme convicción de no renovar dichas concesiones, el señor Rosell, como máximo representante de la camarilla de funestos empresarios de nuestro país, se hace portavoz de su temor ante tan grave y cuantiosa pérdida. 

 

¿Y cuál es su argumento principal para defender la postura de la privatización de los dos grandes pilares del Estado del Bienestar? Pues como ha quedado claro de sus declaraciones, el convencimiento de que, desde el enfoque privado, se conseguiría una mayor eficiencia en la gestión. Pero bajo ese falaz argumento, ¿sabe usted lo que de verdad obtendríamos, señor Rosell? Pues tendríamos casos de corrupción multiplicados por diez mil, porque la corrupción es consustancial al capitalismo, y ustedes quieren meter el capitalismo hasta en la sopa. Lo que tendríamos es un panorama desolador, donde los trabajadores públicos (tanto funcionarios como personal laboral) serían desmantelados progresivamente, y por tanto no tendrían asegurado su puesto de trabajo, dejarían de ser "privilegiados" como a usted les gusta llamarlos, para engrosar las listas de trabajadores precarios que ya cultivan ustedes en todos los sectores donde meten sus garras de viles empresarios. Los servicios que ahora son universales, públicos y gratuitos dejarían de serlo, no teniendo derecho todo el mundo a los mismos, sino sólo aquéllos que pudieran costearlos. Disminuiría también la calidad de dichos servicios, ya que al tener que justificarse desde parámetros de rentabilidad y beneficio empresarial, dejarían de importar los criterios de calidad, perdiendo los usuarios de dichos servicios, es decir, el conjunto de la ciudadanía, la inmensa mayoría social. Los únicos beneficiados con su propuesta, señor Rosell, serían ustedes, los empresarios que manejaran el tinglado, rompiendo con los principios de equidad y cohesión social, y migrando a una sociedad, a un modelo y a un sistema más injusto, corrupto, caro e insostenible. Afortunadamente,  nunca lo van a conseguir.

Compartir este post
Repost0
1 junio 2015 1 01 /06 /junio /2015 23:00

En nuestro artículo anterior, estábamos introduciendo la necesidad de entender, en el nuevo contexto republicano, unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de forma muy distinta a como hasta ahora se han entendido. La Constitución de 1978 definía a las Fuerzas Armadas como pieza clave para asegurar la unidad de España, cuestión que ahora entendemos anacrónica. Y ello porque, como argumentábamos en el último artículo, las posibles amenazas son muy distintas. En efecto, en nuestro mundo actual, globalizado, interdependiente, tecnológico, insolidario, las amenazas que sufrimos tienen más que ver con la delincuencia organizada (mafias o sectas que trafican con drogas, armas, personas, etc.), la ciberdelincuencia (lo mismo, pero utilizando medios tecnológicos y transfronterizos, y atacando a los sistemas de información), la violencia directa, los desastres naturales (ecológicos o que desequilibran los ecosistemas donde el hombre interacciona con su entorno), los accidentes de tráfico, o el terrorismo en todas sus vertientes. 

 

Resulta a todas luces completamente ridículo que un Ejército a la antigua usanza, unas Fuerzas Armadas al estilo clásico, dotado con aviones de combate, misiles, bombas, barcos de guerra, etc., sean de utilidad contra el crimen organizado, la ciberdelincuencia, los robos, las mafias, los desastres naturales, los accidentes o el terrorismo. A todo ello hay que sumarle el principal factor, que es una política decidida y firmemente pacifista, que no sólo saque a nuestro país de la OTAN y de cualesquiera otros bloques militares, sino que apueste decididamente por la diplomacia y renuncie expresamente a la guerra como solución de los conflictos internacionales. Una política pacifista e internacionalista, que abogue por la disolución de todos los bloques militares, así como por el desarme mundial y la anulación de todas las armas químicas, atómicas y nucleares en el mundo. A los pragmáticos les parecerán unos principios completamente utópicos, pero es justamente así, apostando por la utopía, como podremos alcanzarla. Si nunca damos pasos hacia ella, está claro que jamás la conseguiremos. 

 

Por tanto, más allá de la función de los propios Ejércitos o sobre el debate estéril de su existencia, lo que debemos plantearnos bajo el nuevo contexto de la Tercera República es cuáles debieran ser sus funciones, cómo debemos adaptar a nuestras Fuerzas Armadas para que resulten de utilidad a nuestra nueva sociedad. Y ello pasa, como hemos comentado, por identificar cuáles pueden ser las auténticas amenazas de nuestro mundo, y cómo podemos luchar y enfrentarnos más eficazmente a ellas. Parece más bien, por tanto, que fomentando una política de desarme nuclear a nivel internacional, respetando los protocolos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y desarrollando redes internacionales de colaboración y cooperación más potentes entre policías y jueces, así como promoviendo el desmantelamiento de los paraísos fiscales, seríamos mucho más efectivos a la hora de luchar contra todos estos tipos de agentes y sus respectivas amenazas. Téngase en cuenta que, en el fondo, la guerra (y sobre todo las guerras modernas) son básicamente herramientas de extensión y perpetuación del capitalismo, luego por tanto, atacando el resto de puntales donde el propio capitalismo se asienta, también estaremos contribuyendo a una disolución de los fundamentos que las provocan. 

 

Es más lógico pensar que la lucha contra todas estas amenzas de nuestro mundo actual, se hará de forma más efectiva potenciando dichos medios, y a la vez también reduciendo los gastos en Defensa, reduciendo el potencial de los Ejércitos, y en general, intentando reducir el carácter militarista, belicista e incluso imperialista de las grandes potencias, con las que estamos relacionadas a través de los organismos internacionales a los que pertenecemos. Tenemos por tanto que migrar hacia un nuevo concepto de Seguridad, que bien pudiéramos llamar Seguridad Humana. Básicamente, consiste en romper los prismas actuales, que siguen las directrices y objetivos ya comentados, para pasar a situar al Hombre en el centro mismo de todo el desarrollo de las políticas públicas, nacionales e internacionales, de seguridad y de defensa, de completa garantía en el desarrollo de su protección y de su integridad a todos los niveles. En último término, estamos hablando de un nuevo concepto de Seguridad que se dirija a resolver las auténticas necesidades de millones de seres humanos afectados por las inseguridades y tragedias derivadas de la globalización capitalista en los ámbitos político, económico, social, cultural y medioambiental.

 

Estamos convencidos que si la Humanidad en su conjunto dedicara sus esfuerzos a combatir el hambre, la pobreza, las desigualdades, a erradicar las políticas armamentistas, a promover el desarme nuclear, a combatir la política de bloques militares, y a fomentar los valores humanos de solidaridad, cooperación, igualdad y justicia social, nuestro concepto de la seguridad vendría garantizado por nosotros mismos. La conclusión es bien sencilla: no estamos atacados por ninguna amenaza, la amenaza somos nosotros mismos, la amenaza básica y fundamental, de la cual derivan todas las demás, se llama capitalismo. No tiene sentido buscar fuera lo que encontramos dentro de nosotros, en nuestro modo de ser y de entender la vida, en nuestros valores, y en los valores que estamos fomentando internacionalmente. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
31 mayo 2015 7 31 /05 /mayo /2015 23:00

La clave no está tanto en generar más riqueza, sino en repartirla

José López

Continuando con los posibles enfoques comparativos, y los subsiguientes argumentos a favor y en contra de la RB y de otros mecanismos de Rentas Mínimas Garantizadas (RMG), o como prefiera llamárseles, hemos de hacer mención al factor fundamental que las diferencia: la RB no tiene que estar “justificada”, porque la recibe todo el mundo de forma universal, incondicional e individual. Desaparecen con ella todos los absurdos condicionantes que han rodeado hasta ahora (y continúan rodeando) los procesos de solicitud mediante los cuales los ciudadanos han de “demostrar” que se encuentran en situación de pobreza sobrevenida, excesiva precariedad o exclusión social. Precisamente, aquí es donde el Estado, a través de los retrógrados y reaccionarios Gobiernos que hemos tenido, culminando con el actual Gobierno del PP, se ceba, mediante la imposición de una serie de ridículos, múltiples, cambiantes e indignantes  requisitos, que suponen incluso una violación permanente de la intimidad de muchos de sus posibles beneficiarios. Algo que muchos trabajadores/as sociales han denunciado como un proceso auténticamente denigrante.

 

Quizá el ejemplo más claro sean los denominados “Salarios Sociales” que conceden las Administraciones Locales, es decir, los Ayuntamientos, donde se debe demostrar ante la Administración que se es absolutamente pobre de solemnidad para que te den una mísera limosna, que además se te concederá sólo si cumples un rosario indignante de requisitos, y en su caso, después de que se tramite la solicitud, que suele tardar un mínimo de seis meses. Después de todo este agotador proceso, el Salario Social se concede por un máximo de otros seis meses, transcurridos los cuales, si la situación de pobreza persiste, los beneficiarios han de justificar de nuevo su situación, y vuelta a empezar en los plazos oportunos. La Renta Básica Universal acabaría con todos estos absurdos e injustos procesos, ya que, simplemente, garantizaría la existencia material de toda la población, sin más. Con ello, además de agilizar procesos y costes a la propia Administración, se evitarían los daños colaterales, esto es, de tipo psicológico y morales vinculados a la estigmatización social de los posibles perceptores de dichos subsidios. Vamos a intentar resumirlo de esta forma: una sociedad justa no ha de interrogar a sus ciudadanos, para que éstos tengan que demostrar ante su propia Administración Pública si son o no pobres, o hasta qué punto lo son. Simplemente, ha de garantizarles una existencia vital y material mínimamente dignas.

 

Pero como ya hemos expuesto en recientes artículos de esta serie, los detractores de la medida (no sólo empeñados en que la pobreza ha de ser demostrada, más que nada para evitar la “picaresca” del personal) argumentan, una y otra vez, la imposibilidad de financiar la medida. Habremos comprobado cómo el susodicho “razonamiento” es simplificado de esta forma: “Una Renta Básica de x euros al mes, multiplicada por 45 millones de habitantes, daría como resultado tantos miles de millones de euros, lo cual representa un x% del PIB, una cifra imposible de financiar, por mucho que se empeñen…”. Pues sí, nos empeñamos en desmontar la falsedad del citado argumento, simplista y tergiversado. Es como decir solamente una parte de la verdad. En efecto, los que así razonan es evidente que sólo tienen en cuenta el gasto de la RB, pero ignoran la reforma fiscal necesaria para soportarlo (algo que rechazan profundamente, aunque no lo mencionen), así como el resto de ahorros que el Estado contemplaría con la supresión del resto de subsidios y ayudas públicas. En palabras de Daniel Raventòs: “Los que así razonan utilizan el argumento del charlatán, tal como lo entiende Harry Frankfurt: el chalatán no es necesariamente un mentiroso, sino alguien a quien simplemente no le interesa si lo que dice o insinúa es verdad o mentira”.

 

De hecho, si la RB hubiera existido cuando comenzó la crisis, no se hubieran podido evitar muchos casos de cierre de empresas, y por tanto, de desempleo masivo de la población, pero sí se habrían podido evitar las trágicas consecuencias personales y familiares derivadas de dichas situaciones. Se hubieran evitado desahucios, se hubieran evitado suicidios, se hubieran evitado reagrupamientos familiares indeseables, y sobre todo, se hubiera evitado un porcentaje inmenso de sufrimiento, de pobreza y de exclusión social. Luego, por tanto, no nos dejemos engañar por falaces, ignorantes o interesados argumentos, y recalquemos los siguientes puntos:

 

1.- Se puede financiar una RB para toda la ciudadanía en torno a una cantidad igual al umbral de la pobreza.

 

2.- Se consigue una gran redistribución de la renta de los más ricos al resto de la población. Concretamente, este modelo implicaría una reducción de 12 puntos en el Índice de Gini, que convertiría al Estado Español en uno de los Estados con menor desigualdad en la distribución de la renta de toda Europa, con unos niveles parecidos a los de Finlandia o Dinamarca.

 

3.- Una parte importante de la población, empezando por el sector más pobre, resultaría ganadora respecto a su situación actual, y solamente la parte más rica de la misma saldría perdiendo con la implantación de la RB.

 

4.- Quedan en la reserva, bajo el planteamiento propuesto, otras posibles inyecciones de financiación que podrían representar una firma lucha contra el gran fraude fiscal existente, así como mejorar las posibilidades de ésta y de otras medidas de empoderamiento popular.

 

5.- Representa una solución inmediata a la situación de pobreza, paro masivo y condiciones materiales de vida cada vez más deterioradas para la mayoría de la población, sin instaurar engorrosos e inútiles sistemas de subsidios cargados de innumerables requisitos. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
30 mayo 2015 6 30 /05 /mayo /2015 23:00

Esperanza Aguirre no se ha conformado esta vez con protagonizar una campaña electoral tramposa, sucia y marrullera, como sólo ella sabe hacer. En efecto, mentiras por doquier, ataques indiscriminados, faltas de respeto hacia sus adversarios políticos, incoherencias y contradicciones flagrantes, y un largo etcétera que pudieran muy bien constituir un manual sobre "campañas electorales sucias", han sido la práctica habitual de la condesa consorte durante la campaña electoral para las Elecciones Municipales al Ayuntamiento de Madrid. Aquí también hay que decir que han dejado mucho que desear los propios moderadores y modeadoras de los propios debates, porque, tal como afirmó Pablo Iglesias, si los debates hubieran sido un partido de fútbol, el árbitro le hubiera sacado la tarjeta a Esperanza Aguirre. No podemos tolerar, como ciudadanía, que cualquier debate político gire en torno a acusaciones sin fundamento, para atacar a los contrincantes, intentando hundirlos en la miseria para desprestigiarlos de cara a la opinión pública. Los debates electorales deben girar en torno a argumentos, diagnósticos, ideas, propuestas y programas, y los moderadores/as deben garantizarlo.

 

Pero como decíamos, la cosa esta vez no se ha quedado aquí. Bastante confiada en que el resultado electoral, tal como vaticinaban las encuestas, le sería bastante favorable, Esperanza Aguirre se ha encontrado al final con que ha ganado por la mínima, obteniendo sólo un concejal más que la coalición Ahora Madrid (21 y 20, respectivamente), lo cual ha debido hundirla en la más absoluta de las desesperanzas. En honor a la verdad hay que decir que, antes que ella, se manifestó en términos parecidos, sugiriendo un trasfondo y un mensaje similares, la ex Alcaldesa de Valencia, Rita Barberà, que viendo cómo sus resultados electorales no le eran favorables, abogó la misma noche electoral por "un Pacto de Estado contra el radicalismo". Ahí es nada. Barberà debe entender que "el Estado" es su propia formación política y todos los demás que quieran seguirla, es decir, hace gala de una concepción totalitarista del mismo, porque en caso contrario, no se entiende tamaño desprecio a la democracia, y a los electores valencianos, que simplemente han elegido otorgar su confianza a otras opciones políticas. Pero Esperanza Aguirre fue más allá. La madre de la corrupción madrileña, el adalid de la privatización de los servicios públicos madrileños, la nombradora oficial de todos los altos cargos que han saqueado los recursos de la Comunidad de Madrid, muchos de ellos imputados, incluso en la cárcel, sugirió aún mucho más. 

 

Sí, porque a esta señora, que es capaz de ningunear a los Agentes de Movilidad madrileños, en un ejercicio de obsesivo egocentrismo, después de pensárselo durante el día siguiente a las Elecciones, volvió a dar una rueda de prensa, dejándonos boquiabiertos ante las innumerables insensateces, estupideces, groserías y faltas de respeto que emanaban de su persona ante el atril de los medios de comunicación. Creo que sólo le faltó afirmar "El Estado y la Democracia soy yo". Vamos por partes. Parece ser que tan hondo pesar le causaron los resultados electorales, y tan profundo sufrimiento el imaginarse que la candidatura de Manuela Carmena iba a gobernar el Ayuntamiento de la capital madrileña, que llamó al candidato del PSOE, Antonio Miguel Carmona, para proponerle un pacto (abriendo también la posibilidad de que se incorporara la cuarta fuerza política, Ciudadanos) a fin de bloquear la elección de Carmena como Alcaldesa de Madrid. Concretamente, sus palabras exactas fueron: "Ahora Madrid es una fuerza que no está dentro del sistema democrático constitucional". Y se quedó tan ancha. La consideró "una fuerza política diferente, que venía a acabar con la democracia occidental tal como la conocemos".

 

¿Pero qué sentido de la democracia constitucional y occidental tendrá esta señora? ¿Qué concepto de la soberanía popular y ciudadana, qué respeto a los votantes y electores le merecen a este esperpéntico personaje, cuando es capaz de salir a la palestra pública y plantear tales barbaridades? Por supuesto, ella es muy libre de proponer al resto de candidatos todas las alianzas que desee, pero de lo que no es tan libre es de intentar anular y ensuciar la trayectoria democrática no sólo de una candidata (Manuela Carmena, que además en este caso estamos hablando de una mujer de impresionante e intachable trayectoria profesional y democrática), sino de todos los votantes que le han dado la confianza, para que sea ella y su equipo los que gobiernen los destinos de la ciudad de Madrid. Decididamente, si viviéramos en un país auténticamente democrático, estas declaraciones constituirían flagrante delito, además de que, por supuesto, hubieran causado el cese inmediato de la condesa de todos sus cargos públicos electos, así como de sus cargos en el partido al que representa. 

 

Por supuesto, la respuesta del candidato del PSOE fue negarse rotundamente a dicha iniciativa, a lo que Aguirre replicó que "si el problema soy yo, desde luego no hay problema", recalcando la idea de que ni ella misma sería un obstáculo a dicho proceso, que podría ser protagonizado por otros candidatos de su lista. Pero aún añadió más. Afirmó, constatando hasta qué punto el bipartidismo comparte esquemas comunes, que "PP y PSOE no pueden considerarse los enemigos ni adversarios", señalando que, junto a la candidatura de Ciudadanos, "estas fuerzas de centro suman 37 concejales que no pertenecen a la izquierda radical". Según Aguirre, "un millón de madrileños han votado las opciones moderadas de centro o centro-derecha que representan una mayoría democrática que respeta el régimen constitucional, frente a otra opción (Ahora Madrid) de la izquierda radical". Pero lo que no se le ocurre pensar a Esperanza Aguirre, simplemente porque no entra en sus anquilosados, trasnochados y despreciables esquemas mentales, es que esa otra opción que han votado otros tantos ciudadanos/as madrileños/as es tan democrática como la suya, y que en democracia, hay que respetar la voluntad popular. 

 

Por su parte, Manuela Carmena, desde su profunda educación, respeto, convicción y valores, le respondió en Twitter afirmando que "Sólo he estado fuera del sistema democrático cuando aún no lo había, y estaba luchando por él. Seamos serios, por favor, Madrid lo necesita". No seas ingenua, querida Manuela, no es una cuestión de seriedad, es una cuestión de enfrentamiento de clases, de profunda lucha de los de arriba contra los de abajo, como afirma PODEMOS, esos mismos que forman parte de la coalición bajo la que te has presentado. Y no van a aceptar que los de abajo se les enfrenten, se les suban a las barbas, y den un vuelco a esta insufrible, cruel e inhumana sociedad, corrupta y capitalista, para transformarla. Por mi parte, sueño cada noche con un país donde tengan que emigrar y exiliarse al extranjero Esperanza Aguirre, Mariano Rajoy, Dolores de Cospedal, Joan Rosell, Francisco Marhuenda, Eduardo Inda, los Presidentes de los grandes bancos, los Presidentes de las grandes empresas multinacionales, y todos aquéllos personajes que no estén dispuestos a soportar y a vivir en una sociedad justa, democrática, digna y libre. No quiero morirme sin vivir y disfrutar ese momento. 

Compartir este post
Repost0
29 mayo 2015 5 29 /05 /mayo /2015 23:00

Me lo encontré mesiánico, rabino de un templo de sombras, con algo quizá de profeta incomprendido o de sefardita que vuelve del terrible éxodo y se planta en el corazón de Sevilla para levantar amorosamente su salmodia a compás de soleá

José Antonio Blázquez

A Manuel Molina: la poesía hecha flamenco

Casi todo lo que cantó Lole Montoya, su amor de toda la vida, había sido escrito por Manuel. Porque Manuel era, ante todo y sobre todo, un poeta flamenco. Manuel Molina Jiménez había nacido en Ceuta en 1948, pero prácticamente toda su vida estuvo vinculada a su sevillano barrio de Triana, por el cual sentía auténtica veneración:

"Mira si soy trianero,

que estando en la calle Sierpes,

me considero extranjero"

A Manuel Molina: la poesía hecha flamenco

era una de las letras que cantaba, autoacompañándose con su guitarra. Porque Manuel, cuando se arrancaba, era uno de esos pocos artistas que se autoacompañaba, tarea harto dificultosa, a decir de los entendidos. Hijo del guitarrista algecireño conocido como "El Encajero", su familia se trasladó a Triana durante la década de los años 50 del pasado siglo. Según se nos cuenta en el sitio web "El Arte de Vivir el Flamenco", a los 12 años, Manuel ya fue uno de los componentes del trío "Los gitanillos del Tardón", junto con su pariente Chiquetete y "El Rubio", obteniendo mucho éxito. Pero el primer gran hito de Manuel en su carrera artística vino de la mano de su participación en el grupo SMASH, auténtico pionero del rock andaluz, precursor de muchos otros que siguieron su estela, y vivero de otros muchos artistas que incursionaron en lo que se vino a denominar como "Nuevo Flamenco". Sobre finales de la década de los 60 y comienzos de los 70, aunque en principio, según propias declaraciones, "no estaba muy convencido de actuar con aquélla banda de melenudos" (sólo accedió porque su manager prometió sacarlo de la mili, que cumplía por aquél entonces), Manuel Molina se incorporó a SMASH, que a la postre sería reconocido como un destacado y valioso grupo, emblemático del rock progresivo de raíz flamenca, con el cual realizó algunas grabaciones, entre ellas una versión de "El Garrotín" que alcanzó gran popularidad.

Pero Manuel había comenzado mucho antes como guitarrista flamenco al uso, acompañando al cante a figuras como Antonio Mairena, Fosforito o Camarón de la Isla. Después, como hemos comentado, y a raíz de su participación en el grupo SMASH, se entregó a un cierto tipo de experimentalismo musical, sin perder las raíces flamencas. Su triunfo definitivo, no obstante, llegó al conocer y formar pareja artística con la sevillana Dolores Montoya, hija de la cantaora de origen argelino "La Negra". Ambos, Manuel y Dolores, conocidos para el flamenco como Lole y Manuel, de estirpe gitana y rancio abolengo, nos regalarían una de las más bellas aportaciones de la reciente historia flamenca, mediante la unión de una guitarra y una inspiración flamenca memorables (Manuel) y una voz limpia y esplendorosa (Lole):

"En llorar, tantos siglos de llorar,

tantos de andar el camino,

tantos de andar y llorar,

cuando canta el pueblo mío,

más que cantar es llorar"

A Manuel Molina: la poesía hecha flamenco

Con un estilo propio y muy personal, con letras que refrescaban el tradicional catálogo flamenco, pero sin perder ni una pizca de la hondura y de la pasión de nuestro arte, comenzaron a actuar juntos desde 1973, y grabaron su primer disco en 1975, al que le seguirían muchos otros, incluso una versión orquestada de "El Amor Brujo" de Manuel de Falla. Pero Lole y Manuel no sólo formaron pareja artística, sino que también fueron pareja sentimental, contrayendo matrimonio, que duró hasta 1993, cuando se produjo su separación en ambas facetas, aunque después, esporádicamente, hayan actuado juntos en numerosas ocasiones, como el disco que dedicaron a su hija, Alba Molina.

"Me voy a bordar tu nombre,

con las trenzas de mi pelo,

con hilillos de colores,

pa que veas cómo te quiero"

El pasado martes 19 de mayo se nos ha ido Manuel, el "Joan Manuel Serrat andaluz", como su propia pareja lo había catalogado. Murió en su casa del municipio sevillano de San Juan de Aznalfarache, a consecuencia de un cáncer que le habían detectado hace algunos meses. Nos ha dejado a los 67 años, cuando todavía podíamos aprender mucho de su sensibilidad, de su magisterio y de su porte flamenco. Desde esta humilde tribuna queremos rendir tributo y homenaje a una figura colosal del arte flamenco, que contribuyó no sólo a renovar la poesía y las letras clásicas flamencas, sino también a refrescar la imagen y el sonido ligados a este universal arte. ¡Hasta siempre, maestro!

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías