Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
28 mayo 2015 4 28 /05 /mayo /2015 23:00

Cada vez trabajamos más, durante más años, para ser más pobres...

Fragmento del Manifiesto del 1º de Mayo de las Marchas de la Dignidad

Nuevo Manifiesto "Salir del Euro" (II)

GRECIA ULTRAJADA

Grecia está en estos momentos en el ojo del huracán y se ha convertido en un banco de pruebas que terminará ratificando esta solución. El cambio que reclama la sociedad griega tras las Elecciones del 25 de enero y el euro no son compatibles. El desenlace del conflicto abierto tendrá repercusiones decisivas, políticas y económicas, en el conjunto de Europa, porque no habrá otra salida que el abandono de Grecia del euro. Si el Gobierno de Syriza es doblegado por la Troika, la decepción en la izquierda europea será profunda, pero sobre todo el sufrimiento del pueblo griego crecerá. Si, por el contrario, el nuevo Gobierno logra sortear los ultimátums y consigue prolongar su situación de quiebra a través de créditos y rescates puentes, sin modificar las condiciones esenciales de su crisis, a Grecia le queda un prolongado camino que recorrer atrapado en las exigencias de los mercados y las instituciones financieras. Con el transcurso del tiempo, en un período no largo, se pondrá de manifiesto la insensatez de esa alternativa, pues no significa otra cosa que seguir manteniendo encadenado al país, en vilo al conjunto de la sociedad, sin visos de alternativa y sin ningún resquicio de esperanza.

Sólo afrontando la crisis de un modo radical y rupturista, con la recuperación de la soberanía monetaria y fiscal, mediante la salida del euro y liberándose de la deuda impagable, podrá el pueblo griego empezar a escribir un nuevo capítulo de su historia. Todo el debate que se viene sosteniendo en la izquierda convencida de que no hay salida a la crisis en el marco del euro, pero que pretende distinguir entre la alternativa de desvincularse del euro o ser expulsado de la unión monetaria se descubrirá ingenuo y falso. Como se ha indicado, Europa atraviesa unos momentos decisivos. Grecia puede remover tanto la situación y profundizar en la inestabilidad dominante que quizá sea el temor a esas consecuencias el que puede hacer que países hegemónicos en Europa --entiéndase Alemania-- eviten el precedente de la salida de un país del euro. Pero también puede ocurrir que se adopte el criterio contrario: el de quienes a través de la imposición de condiciones insoportables quieren empujar a Grecia a salir del euro y de la UE como ejemplo disuasorio que evite, durante un tiempo, el ascenso de las fuerzas políticas que defienden la recuperación de la soberanía económica y política en otros países del Sur de Europa. En cualquier caso, se abre un período de gran inestabilidad, tenso y transitorio.

Nuevo Manifiesto "Salir del Euro" (II)

El euro, en su actual configuración, está condenado a desaparecer. Y es justo, por el terrible desastre causado en Europa y porque moral e intelectualmente hay un despertar de la conciencia de los ciudadanos sobre el irracional y perverso proyecto de la unidad monetaria. La inevitabilidad de su desaparición hay que darla por segura. Correspondiéndose con estas opiniones, están surgiendo en el conjunto de Europa movimientos y fuerzas políticas que hacen de la ruptura del euro la razón fundamental de su actividad y de sus propuestas. Ya no se trata de debatir sobre la bondad o conveniencia de la unión monetaria, aunque sólo fuera como un eslabón de la integración social y política de Europa. Ese debate ya está cerrado para muchos europeos. Ahora se discute sobre si la desaparición del euro puede ser un proceso controlado y consensuado que evite daños imponderables o si los países acabarán optando por salidas unilaterales y rupturistas con la zona euro. Las ventajas indiscutibles de la primera fórmula en modo alguno garantizan un proceso sensato y equilibrado como sería deseable. Todo parece indicar que será turbulento y destructivo, pues hay muchos intereses confrontados. Intentar que en el marco del capitalismo dominen otros valores y criterios es un acto de fe sin fundamento alguno.

Compartir este post
Repost0
27 mayo 2015 3 27 /05 /mayo /2015 23:00

Es así de simple: o Declaración de los Derechos Humanos o declaración de guerra

Santiago Alba Rico

La burguesía capitalista supo unirse globalmente; el proletariado, no

Vladimir Acosta

Hemos podido ver como la clase dominante sigue siendo la misma: los que tienen todo y todo lo pueden, frente a los que, si acaso, tienen trabajo y siguen siendo pobres

Víctor Arrogante

Vivimos tiempos de gran confusión ideológica, quizá causada intencionadamente por las propias formaciones políticas, así como las organizaciones sindicales y movimientos sociales, interesados en crear o difundir entre la ciudadanía una imagen sobre ellos que no es correcta, o al menos, no se ajusta del todo a la realidad. El Partido Popular es de todo menos popular, el PSOE no es socialista (y mucho menos obrero), se crean campañas de tergiversación y desprestigio de las clásicas ideologías, y todo ello contribuye a crear aún más confusión ideológica, y un mayor desapego de la ciudadanía con respecto a la política y a los que la ejercen. Incluso las organizaciones políticas más pegadas tradicionalmente a la izquierda transformadora, como Izquierda Unida, están sufriendo auténticas crisis internas, que dejan entrever su verdadera cara (o al menos una parte de ella), y la pervivencia de sus dos almas, una que pretende continuar siendo fiel a los postulados de izquierda y converger con otras fuerzas que representan los mismos objetivos, y otra que continúa sintiéndose la eterna muleta del PSOE. 

 

Y todo este panorama viciado, poco transparente, engañoso y traicionero, no contribuye sino a aumentar la confusión ideológica, y sobre todo, a potenciar la fuerza del sistema y de la clase dominante. Personalmente, creo que el mayor problema que nos continúa pasando factura es la falta de conciencia de clase. Como hemos afirmado en otras ocasiones, al capitalismo le interesa que dicha conciencia de clase, para las clases oprimidas y explotadas, se diluya, se vaya eliminando o suavizando progresivamente, y de cara a conseguir ese objetivo, elaboran manipulados y engañosos discursos. Y la verdad es que lo van consiguiendo. Por ejemplo, la última victoria ha sido instalar en el imaginario colectivo la necesidad de pertenecer a lo que ellos llaman los "emprendedores", fomentando el autoempleo, los autónomos, los pequeños empresarios, los empresarios unipersonales, diseñando engañosos paquetes y medidas para favorecerlos, cuando en realidad, lo que se persigue es la autoexplotación de los trabajadores (como les está pasando a los falsos autónomos de Telefónica, actualmente en huelga indefinida en protesta por sus precarias condiciones de trabajo) y el debilitamiento del empleo público y asalariado. 

 

Y todo ello continúa creando confusión ideológica, y ahora resulta que una gran parte de la clase trabajadora piensa que hay que defender las ayudas a los pequeños y medianos empresarios (según la falacia de que son ellos los que crean el empleo), por encima del empleo público, de la recuperación del Estado como empleador por excelencia, y de la potenciación del Estado del Bienestar. Como se ve, la confusión ideológica sembrada por la clase dominante tiene éxito, en la medida en que nos dejamos engañar. Consiguen suavizar nuestros planteamientos, convencernos de una falsa realidad, y con ello, darnos gato por liebre. El capitalismo nos "domestica" (en célebre expresión de Marcelino Camacho), y poco a poco, se va saliendo con la suya. Recurre a múltiples estrategias, como la utilización de expresiones incluyentes ("la economía se está recuperando gracias al esfuerzo de todos"), la anteposición de los "intereses nacionales" a los de clase, fomentar la "marca país" como una identificación de toda la ciudadanía (cuando en realidad representa únicamente los intereses de las grandes empresas), la legitimación y justificación de las desigualdades sociales, el establecimiento de un comportamiento social uniforme (para legitimar sus corruptas prácticas), justificar las medidas que se toman bajo un manto de "necesidad técnica" (como si la economía no obedeciera también a determinados intereses), o la calificación de ciertas ideologías de caducas y trasnochadas, cuando el propio capitalismo es ciertamente mucho más antiguo. 

 

Y es que la fuerza de "domesticación" del capitalismo es tan grande, tan potente y tan inmensa, que a poco que nos relajemos, nos colaremos rápidamente entre sus esquemas mentales y entre sus escalas de valores, así como entre sus modos de vida...Les ha ocurrido a los sindicatos mayoritarios de este país, CC.OO. y UGT, que ya han dejado de ser claramente sindicatos de clase, para convertirse en claros cómplices de las fuerzas del capital, buscando "pactos sociales" limitados y edulcorados, que bajo el disfraz de negociación que persigue defender los intereses de los trabajadores, en realidad lo que se consigue es continuar haciéndole el juego a la patronal y sus compinches, desmotivando a la clase trabajadora, y haciendole perder fuerza y representatividad. Esto también se traslada al campo electoral, porque, como afirma Guillermo Almeyra en su artículo "El papel de las elecciones en el capitalismo": "Incluso en el caso de ganar las elecciones, como mostró el Partido Comunista Italiano que, con más del 33 por ciento de los votos en 1976 se derrumbó en poco tiempo, o como demuestra hoy el caso de Syriza en Grecia, un mayor peso en las instituciones capitalistas no modifica las relaciones de fuerzas entre las clases ni reduce el poder de los financistas, banqueros, hacendados, empresarios monopolistas, transnacionales ni de sus fuerzas represivas. Los termómetros -- las elecciones lo son -- nunca modifican la situación del paciente y, a lo sumo, lo animan o lo desaniman. Los enormes daños y desastres causados por el capitalismo sólo desaparecerán con éste, con la creación de otro poder y de otro tipo de relaciones sociales".

 

Y en cuanto a la confusión ideológica creada por los propios nombres de los partidos, así como por sus contrincantes y adversarios políticos, recomiendo a los lectores la lectura del artículo de Patricio Ortega, bastante ilustrativo al respecto. En dicho artículo, su autor nos expone muy claramente hasta qué punto se tergiversan las ideologías del arco político, desvirtuando su ideario, y situandolas artificialmente en extremos que no le son propios. De entrada, por tanto, el consejo general es desconfiar de los partidos en cuyos nombres aparezcan directamente determinadas ideologías o corrientes políticas. Tenemos un caso muy claro en nuestro caso, con el partido de Rosa Díez, UPyD (¿qué entenderán ellos por unión, por progreso y por democracia?) Hay que hablar claro, sin complejos ni temores, y reconocer que, si deseamos enfrentarnos de verdad a las políticas del bipartidismo, del PP y del PSOE, y practicar políticas diametralmente opuestas, hay que estar a favor, entre otras muchas cosas, de la auditoría y el impago (en su caso) de la deuda pública, hay que implantar una renta básica y una reforma fiscal progresiva, hay que blindar los derechos humanos y los servicios públicos desde una nueva Constitución, hay que reforzar el Estado de Bienestar con ingentes ofertas de empleo público, hay que expropiar a los grandes capitalistas las empresas de los grandes sectores productivos de este pais, hay que crear un sistema de banca pública, y todo ello hay que hacerlo desde fuera de las Instituciones europeas y del marco del Euro, ya que no son posibles desde dentro. Todo lo que sea navegar en la incertidumbre, entre dos aguas, a medio camino, por terceras vías, en una palabra, sin enfrentarse radicalmente al sistema imperante, supondrá no sólo fracasar en el objetivo, sino acrecentar la confusión ideológica, el descrédito hacia la política y la desconfianza en las Instituciones, para mayor gloria del neoliberalismo y de sus serviles representantes.

 

Son numerosos los hechos y pruebas que demuestran la incompatibilidad del capitalismo con la democracia, y a ellos remito a los lectores. En el documento "Un Proyecto Económico para la Gente" elaborado para PODEMOS, los Catedráticos Vicenç Navarro y Juan Torres nos cuentan que el economista Dani Rodrik ha llegado a formular lo que llama un “Teorema de Imposibilidad” para la economía global, que viene a concluir básicamente que la democracia, la soberanía nacional y la integración económica mundial son mutuamente incompatibles, es decir, que se pueden combinar cualesquiera dos de ellas pero nunca alcanzar las tres simultáneamente y en su esplendor. Y ello porque, sencillamente, no se puede estar en misa y repicando, o en el plato y en las tajadas, como sabiamente nos recuerda nuestro folklore popular...Y así, por ejemplo, no se puede estar con los que deshaucian y con los deshauciados, no se puede estar con los opresores y con los oprimidos, con los que sufren pobreza energética y con los que cortan la luz o el agua, y no se puede compartir mesa de negociación con aquéllos que están recortando y precarizando cada día más las condiciones de vida de la inmensa mayoría social, y a la vez reivindicar mejores condiciones laborales para la clase trabajadora. Simplemente, es una contradicción, y por tanto, una estafa. 

 

Y  en esa línea, hay que denunciar todos los intentos de "Pactos de Estado" de todo tipo que se pretendan alcanzar bajo las premisas de la conciliación y de la salvación nacional...La historia reciente nos demuestra que ninguno de esos pactos, celebrados en "interés general" han servido realmente para el interés general de la inmensa mayoría social de este país, sino para el interés particular de los auténticos poderes fácticos que nos gobernaban...Ocurrió así durante la Transición con los famosos Pactos de la Moncloa de 1977 (los primeros que ya comenzaron a recortar derechos a la clase trabajadora), y continuó con otros muchos, como el Pacto de Toledo (para "garantizar" el sistema de pensiones), el AES (Acuerdo Económico y Social) de la primera legislatura de Felipe González, y todos los demás Acuerdos y Pactos Sociales que se han venido desarrollando desde entonces. Pero no contentos con todo eso, continúan su tarea de convencernos de la necesaria "Política de Estado" en muchos temas, y de la necesidad de conseguir "Pactos de Estado" en relación a muchos asuntos: terrorismo, educación, sanidad, etc. Para ello, el proceso que se ha seguido es poner de acuerdo en primer lugar a las fuerzas del bipartidismo (PP y PSOE), para conseguir una amplia mayoría, y a continuación, ofrecer al resto de fuerzas políticas la posibilidad de unirse a los mismos, para "fortalecer" los acuerdos, uniéndose normalmente las formaciones que representan al nacionalismo conservador vasco y catalán, fundamentalmente, cómplices necesarios en (casi) todas las políticas que se han venido desarrollando desde la Transición. 

 

¿Qué consiguen básicamente con estos Pactos de Estado? De nuevo, más confusión ideológica, en este caso manifestada en la inclusión de una serie de asuntos bajo la óptica de la suficiente importancia política como para que cuantas más fuerzas lo apoyen será mejor, porque estarán de acuerdo en su enfoque, en su blindaje y en su protección. Nos esconden los auténticos intereses políticos que están detrás de dichos Pactos, que no son otros que continuar favoreciendo los intereses y los objetivos de la clase dominante. Digamos alto y claro que, desde un enfoque de lucha de clases, prácticamente ningún asunto debe ser tratado como política de Estado, sino en función de los intereses que representen las fuerzas políticas mayoritarias que ostenten el poder, porque además, ésta será la base de la propia transformación de la sociedad, esto es, actuar en interés de clases para las que nunca se ha actuado hasta ahora. Hay que denunciar por tanto todas las prácticas políticas de buenismo, tacticismo, conciliación, pacto y entendimiento, y abogar únicamente por la lucha de la clase trabajadora para desmontar el capitalismo y crear otra sociedad fundada sobre unos cimientos más justos y humanos. Dejemos claro de una vez  por todas que estamos hablando de enemigos de clase, y uso la palaba "enemigo" con todas sus connotaciones, es decir, en sentido absoluto. Sus intereses son distintos y contrarios a los de la mayoría social, ya que ellos, los votantes y representantes del bipartidismo (no sólo el PP, sino también el PSOE, sus apoyos nacionalistas y los partidos de la derecha emergente de nuevo cuño) pretenden continuar con su agresión neoliberal a las clases populares y trabajadoras. ¡Pongamos fin a la confusión ideológica!

Compartir este post
Repost0
26 mayo 2015 2 26 /05 /mayo /2015 23:00

La naturaleza intenta decirnos que necesitamos un modelo económico radicalmente diferente

Naomi Klein

Actualmente, los programas electorales que se plantean desde las fuerzas políticas que supuestamente representan a la izquierda transformadora, suelen incluir, en mayor o menor medida, propuestas que tienen que ver con el respeto al medio ambiente, incorporadas en su propio ideario desde que la propia conciencia ecologista reconoció expresamente a la naturaleza como sujeto de derechos. Hasta ahora, no se han abordado seriamente medidas de este tipo por ningún gobierno, ni en nuestro país ni en ningún otro, y la prueba palpable la tenemos en los constantes fracasos acumulados por las cumbres mundiales que los abordan. Justificados en los recortes presupuestarios a las que nos conducen las actuales olas de neoliberalismo, los respectivos gobiernos han olvidado responder a las demandas de tipo ambientalista que nuestra sociedad reclama, si no queremos acabar con los ecosistemas y sus equilibrios naturales, que constituyen el factor principal que nos asegura la continuidad de nuestra vida en el planeta. 

 

En este sentido, hace pocos días, las principales organizaciones de corte ambientalista, ecologista y animalista de nuestro país (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Seo Birdlife y WWF) han presentado un completo documento bajo el título "Un Programa por la Tierra", que resume las principales propuestas ambientales para las Elecciones Autonómicas de este año, y que vamos a resumir a continuación. Es evidente que sólo desde una óptica integradora de los pueblos y los seres humanos junto con el entorno natural donde habitan, será posible una convivencia armónica y sostenible. Sólo desde el profundo respeto y las políticas de sostenibilidad ambiental, será posible la continuidad de la vida humana (y del resto de la vida animal) sobre el planeta. En pro de un desarrollo social y humanamente justo, no cabe por tanto otra posibilidad que respetar a la naturaleza y a los ecosistemas y recursos naturales, mediante medidas que no destruyan ni saqueen los diversos elementos que permiten una vida humana y animal digna. Y de nuevo, la lucha anticapitalista debe situarse como guía y referencia de la esencia de un programa político que pretenda defender los derechos de la naturaleza, ya que, actualmente, los bienes comunes y recursos naturales, como el agua, el aire, la tierra, las semillas, los bosques, los recursos minerales, los humedales, etc., son fuertemente violentados mediante un sistema que ataca a la naturaleza a través de diversas prácticas invasivas, tales como el extractivismo, el fracking o la emisión de gases de efecto invernadero. 

 

Nuestras Comunidades Autónomas, en vez de tomar en serio sus competencias en materia ambiental, han competido durante varias décadas en un desarrollismo voraz, incluso ilegal en muchos casos, además de claramente insostenible con los recursos naturales, que nos hace vulnerables ante el cambio climático y destruye nuestras riquezas naturales. Lisa y llanamente, a nuestros gobernantes no les han importado las medidas ambientalistas, o bien desde una óptica de plena ignorancia, o bien más interesados en políticas agresivas y cortoplacistas, que iban a generar más beneficios económicos. La miopía ecologista de nuestras políticas nos llevará a la ruina más absoluta, si no somos capaces de revertir a corto y medio plazo dichas medidas. Y tal y como se indica en el documento de propuestas: "En un Estado descentralizado, las Comunidades Autónomas pueden y deben catalizar y protagonizar el cambio necesario hacia un modelo de sociedad justo y sostenible, que pasa por priorizar la protección ambiental y social frente a los intereses cortoplacistas de los mercados. Un nuevo modelo que significa creación de empleo, equidad, calidad de vida dentro de los límites del planeta y que representa el único posible para salir de la crisis sistémica actual, económica, ambiental, climática y social". 

 

Básicamente, las propuestas presentadas por estas ONG's giran en torno a reconocer que la lucha contra el cambio climático debe ser el centro de las políticas autonómicas, que hay que impulsar un modelo energético renovable, limpio, justo y democrático para la sociedad (renunciando a las fuentes de energía fósiles, y apostando por las fuentes limpias y naturales, como la energía eólica, solar, fotovoltaica, etc.), que hay que reducir nuestras necesidades de movilidad y sus impactos (en este sentido, las grandes obras de infraestructuras son las peores enemigas de la sostenibilidad ambiental), que hay que apostar por desarrollar un tipo de urbanismo no especulativo a la medida de las personas (mediante esquemas de ciudad sostenibles, viviendas de cercanía, comercios de proximidad, medios de transporte públicos, respeto a costas, mares y bosques, etc.), que hay que reducir la producción de residuos y fomentar el uso sostenible de los recursos (incrementar los procesos de reciclaje, y el uso racional y consumo responsable del agua, la electricidad, etc.), que hay que detener la pérdida continua de biodiversidad (marcando como objetivo más cercano el año 2020, intentando detener la sangría de la extinción de especies animales, vegetales, así como de flora y fauna de nuestros ecosistemas naturales y marinos), que hay que apostar por la defensa de los derechos de los animales (en este sentido, necesitamos una Ley Integral de Protección Animal, que diseñe un modelo completo de respeto hacia los mismos), o que hay que gestionar las costas y mares sin especulación ni sobrepesca (así como adoptar completos y correctos protocolos de prevención de imprevistos en nuestras costas). 

 

Asímismo, hay que apoyar una agricultura que garantice la biodiversidad y un medio rural vivo (mediante el comercio de cercanía, los productos de proximidad, la protección estatal para el desarrollo de nuestras actividades agroindustriales, etc.), hay que garantizar el mantenimiento de nuestros ríos y un ahorro efectivo del agua (mediante los procesos adecuados para mantenerlos vivos, así como recuperar para el sector público todas las experiencias privatizadoras de los servicios de canalización y suministro de agua), hay que preservar los bosques y frenar su degradación (en este sentido, desarrollo de políticas y protocolos de prevención de los incendios y de sus posibilidades especulativas, así como de la protección y reforestación de nuestros espacios naturales), hay que reducir y gestionar racionalmente los productos químicos peligrosos (incidiendo en sus sistemas de elaboración y transporte, así como en su posible uso agroindustrial, pesticidas, herbicidas, control del ciclo de vida de productos tóxicos, etc.), hay que garantizar un aire sano para todas las personas (mediante el control exhaustivo de las emisiones de gases de efecto invernadero, a través de la adquisición por medio de las empresas de compromisos claros y contundentes, así como del uso de medios de transporte públicos y no contaminantes), hay que situar la justicia ambiental y social en el corazón de las políticas comerciales (dando a las leyes y protocolos del comercio nacional e internacional vertientes éticas y ambientalistas), hay que avanzar hacia una fiscalidad sostenible (insistiendo aquí en el principio fiscal de que "quien contamina paga" de forma efectiva, contundente y proporcional), y hay que reclamar e implementar medidas para alcanzar una gobernanza que esté al servicio de una verdadera democracia ambiental. Esperemos que los próximos gobiernos autonómicos que se formen a raíz de las Elecciones de 2015 sean sensibles con todas estas propuestas. Es mucho lo que nos estamos jugando: la preservación de nuestra vida y la vida de las siguientes generaciones.

 

Compartir este post
Repost0
25 mayo 2015 1 25 /05 /mayo /2015 23:00

A través de esta página de los blogs de Publico nos ha llegado el siguiente texto que vamos a reproducir, en torno a un Manifiesto para solicitar el respaldo, la difusión y el apoyo en torno al proceso de Auditoría de la Deuda Griega, que se está desarrollando en el país heleno desde hace aproximadamente un mes. El proceso, dirigido por el experto Eric Toussaint, Presidente del CADTM (Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo), que ya ha dirigido otros procesos similares de auditoría para muchos países, incluyendo los más recientes celebrados en algunos países latinoamericanos, terminará a finales de año, cuando presentarán sus conclusiones finales, con las cuales el gobierno griego tomará las decisiones oportunas.

 

El Manifiesto es, de hecho, una llamada de socorro, porque no están dispuestos a dar su brazo a torcer por mucho que en Bruselas y Berlín les aprieten las tuercas, entre ellos, nuestro indecente gobierno del PP. El hecho es que, con el cortísimo margen de maniobra que las Instituciones europeas están dejando al gobierno de Syriza, algunas decisiones se están tomando, tales como ésta del Comité de Auditoría sobre la Deuda, o la reapertura de la RadioTelevisión Pública de Grecia, cerrada bajo el mandato del anterior gobierno de Samaras. El Manifiesto ha sido ya apoyado por numerosas personalidades del ámbito intelectual mundial, todos ellos de reconocido prestigio, tales como Naomi Klein, Noam Chomsky, Thomas Piketty, Joseph Stiglitz, o Ken Loach. También dirigentes sindicales, activistas de movimientos sociales, responsables políticos e intelectuales, así como artistas de reconocido renombre, han expresado su apoyo al citado Manifiesto, que a continuación reproducimos: 

 

 

 

“LLAMAMIENTO EN APOYO DE LA GRECIA QUE RESISTE Y A LA COMISIÓN DE LA VERDAD SOBRE LA DEUDA PÚBLICA

A los pueblos de Europa y del mundo, a todos los que rechazan las políticas de austeridad y no aceptan pagar una deuda pública que nos ahoga, que fue contraída sin nosotros y contra nosotros.

Quienes firmamos este llamamiento nos situamos junto al pueblo griego que, tras su voto en las elecciones generales del 25 de enero de 2015, es el primer pueblo en Europa –y en el hemisferio Norte- que ha rechazado las políticas de austeridad aplicadas en nombre del pago de una deuda pública contraída por los de arriba, sin el pueblo y contra el pueblo. Al mismo tiempo, consideramos que la creación de la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública, por iniciativa de la Presidenta del Parlamento griego, constituye un acontecimiento histórico de fundamental importancia, no sólo para el pueblo griego sino también para los pueblos de Europa y del mundo entero.

Esta Comisión, compuesta por ciudadanos y ciudadanas voluntarias llegadas de todo el orbe, estimulará sin duda iniciativas semejantes en otros países. Porque el problema de la deuda es una verdadera peste que se abate sobre casi toda Europa,y otros lugares, y también porque son muchos millones de personas las que se plantean muchas preguntas a la vez sobre la deuda:

-¿Qué ha pasado con el dinero de los préstamos, y en qué condiciones se solicitaron estos préstamos? ¿Qué intereses se han pagado ya, bajo qué tipos de interés, qué parte del principal ya se ha devuelto? ¿De qué manera la deuda ha crecido sin que ello beneficie al pueblo? ¿Qué caminos han tomado los capitales?

¿Para qué han servido? ¿Qué parte se ha sustraído, por quién y cómo? Y también:

-¿Quién ha pedido prestado, y en nombre de quién? ¿Quién prestó y cuál fue su papel? ¿De qué manera se ha visto implicado el Estado, quién y cómo tomó las decisiones? ¿Cómo las deudas privadas acabaron convirtiéndose en “públicas”? ¿Quién ha impulsado proyectos inadecuados e inútiles, quién contrató, quién se benefició? ¿Se han cometido delitos –por no decir crímenes- con ese dinero? ¿Por qué no se sustancian responsabilidades civiles, penales y administrativas?

Todas estas preguntas las va a analizar de forma rigurosa la Comisión especial creada por iniciativa de la presidencia del parlamento griego, y cuyo mandato oficial se formula así: “Recopilar todos los datos relacionados con el surgimiento y el aumento desmesurado de la deuda pública y someterlos a minucioso escrutinio científico con el objetivo de definir qué parte que se puede identificar como deuda ilegítima, ilegal, odiosa o no sostenible, y ello tanto durante el período de los Memorandos, entre mayo de 2010 y enero de 2015, como en años anteriores. La Comisión también debe publicar informaciones claras y accesibles para todos los ciudadanos, realizar declaraciones públicas, facilitar la toma de conciencia de la población griega, así como de la comunidad internacional y la opinión pública internacional, y finalmente redactar argumentaciones y demandas relativas la cancelación de la deuda.”

Consideramos que constituye el más elemental de los derechos democráticos plantear estas preguntas y obtener respuestas claras y precisas. Entendemos que rechazar responderlas supone una denegación de democracia y un rechazo de transparencia por parte de los de arriba, que han inventado el “sistema-deuda” y lo utilizan para enriquecer a los ricos y empobrecer a los pobres. Aún más grave: creemos que, al monopolizar el derecho a decidir sobre el curso de la sociedad, los de arriba privan a la inmensa mayoría de los ciudadanos no sólo de este derecho, sino sobre todo del de asumir su propio destino.

Por eso, en esta situación de emergencia, dirigimos este urgente llamamiento  a todos los movimientos sociales, a las redes y movimientos ecologistas y feministas, a los sindicatos de trabajadores y a las formaciones políticas que no se reconocen en esta Europa neoliberal, cada vez menos democrática y humanista:

Manifestad vuestra solidaridad con esta Grecia resistente apoyando ahora, de forma activa, a la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública griega y su trabajo de identificación de la parte ilegítima, ilegal, odiosa o no sostenible de tal deuda.

Defended a la Comisión de los ataques con que la acosan quienes, en Grecia y en todo el mundo, están interesados en mantener oculta la verdad sobre el “sistema-deuda”.

Participad activamente en los procesos de auditoría ciudadana de la deuda que se están desarrollando en muchos lugares, en Europa y fuera de ella.

Compartid en red vuestro apoyo y solidaridad, pues sólo así conseguiremos frustrar el plan de los poderosos que quieren asfixiar a la Grecia que lucha contra nuestros enemigos comunes: las políticas de austeridad y la deuda que nos ahoga.

Frente a adversarios experimentados, unidos, bien coordinados, armados con poderes exorbitantes y sobre todo decididos a llevar hasta el final su ofensiva contra todos los que constituimos la aplastante mayoría de nuestras sociedades, no podemos permitirnos el lujo de resistir por separado, cada cual aislado en su rincón.

Unamos nuestras fuerzas en un vasto movimiento de solidaridad con la Grecia resistente, apoyemos a la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública griega, y multipliquemos comisiones semejantes allí donde sea posible”.

Compartir este post
Repost0
24 mayo 2015 7 24 /05 /mayo /2015 23:00

Los partidarios de la felicidad humana no pueden ser sino anticapitalistas

Jorge Riechmann

Y efectivamente, como medida anticapitalista estamos exponiendo prácticamente todos los flecos y enfoques que se hacen actualmente sobre la RB, y en ello continuamos. Vamos a comenzar a abordar, quizá tengamos que volver a ello en un futuro, pues son debates muy recurrentes (de hecho lo hemos tratado en otros artículos de este Blog) los aspectos relativos a lo que pudiéramos denominar como "antropología social" de la RB, un debate casi filosófico, pues tiene que ver con las actitudes de la población derivadas de la adopción de una medida como ésta, en su sentido puro. Los detractores de la RB lo plantean resumidamente bajo el eslógan: "La gente no haría nada", queriendo referirse a que si el Estado adopta una medida de este tipo, las motivaciones para trabajar desaparecerían en la ciudadanía, que preferiría quedarse "disfrutando" de la cantidad proporcionada por la RB, y dedicarse a la vida contemplativa. De entrada, y teniendo en cuenta el carácter social y antropológico del trabajo, en afirmaciones de este tipo se está dando primacía al trabajo remunerado, es decir, a lo que la clase dominante considera trabajo socialmente rentable. No obstante, tenemos que recordar que existen otros tipos de trabajos, como el trabajo doméstico o el trabajo voluntario. De hecho, en la medida del TG (Trabajo Garantizado), ya comentada a fondo en anteriores artículos, retomábamos un concepto de trabajo necesario para la comunidad, aunque no sea del todo rentable "productivamente" hablando.

Como sabemos, en nuestra actual, compleja y moderna sociedad, las personas dan continuamente infinitas muestras de enormes iniciativas con trabajos voluntarios, de solidaridad, de cooperación, o simplemente, menos rentables socialmente que los considerados como tales. Debemos pensar entonces que, si todas las personas tuvieran su existencia material garantizada, este despliegue de ocupaciones podría ser aún mayor. Pero los detractores de la medida insisten en considerar al ser humano vago por naturaleza propia, y por tanto, entienden que necesita el "estímulo" de la sociedad capitalista para trabajar y producir para su sociedad. En el fondo, como señala Daniel Raventós, los que opinan de esta forma están demostrando una especie de "miedo" subrepcitio a la plena libertad del ser humano, además de infravalorarlo como tal. Se envuelve y se disfraza de diferentes formas, bajo diferentes argumentos, pero en el fondo, como decimos, expresa una desconfianza hacia esa libertad. Aclaremos que no es el trabajo remunerado lo que otorga dignidad a las personas, sino la existencia material socialmente garantizada, y la consiguiente libertad que la primera hace posible lo que hace a las personas dignas. Pero claro, para ello, tenemos que dejar de pensar bajo un enfoque capitalista, que es el principal problema, esto es, nuestro cambio de mentalidad.

Pero incluso "entrando al trapo", como se dice coloquialmente, en su argumento, debemos desmontarlo con la siguiente pregunta: ¿De verdad alguien se cree que cualquier persona con su formación, su capacidad, su ilusión por trabajar en aquéllo para lo cual se ha preparado durante años, va a dejar de hacerlo para conformarse con la prestación de la RB? ¿De verdad alguien puede creerse que cualquier médico/a, abogado/a, periodista, profesor/a, bombero/a, azafato/a, piloto, carpintero/a, artista, y mil profesiones más, va a renunciar a su profesión, si le ofrecen trabajo en ella, para dedicarse a la vida contemplativa con su RB? El argumento parece tremendamente torticero y falaz. Que los lectores se lo apliquen a ellos mismos. Concluirán fácilmente que el trabajo humano, sea del tipo que sea, si se hace con ilusión, ganas y dignidad, es una de las mejores recompensas que la vida puede ofrecernos. Luego tenemos el manido argumento, de nuevo otra falacia, que tiene que ver con aquéllos que ponen el grito en el cielo porque la RB vaya a proporcionarse incluso a los más ricos y poderosos. De entrada, hay que decir que justo aquéllos que quieren ofrecer esta imagen de justicia social, al defender este argumento, suelen ser los más reaccionarios en términos generales. El razonamiento, de nuevo, puede desmontarse fácilmente, en los siguientes términos: en efecto, los ricos también tendrían la RB, pero esto es un detalle completamente irrelevante, ya que, según los parámetros de una reforma fiscal auténticamente justa y progresiva, donde contribuyan más quienes más tienen y quienes más ganan, la RB de los poderosos serviría para redistribuir aún más la riqueza colectiva.

En efecto, bien poco le importará al sistema, por ejemplo, que Ana Patricia Botín, Presidenta del Banco Santander, vaya también a percibir la RB, si por otro lado estamos diseñando para el segmento de riqueza que ella representa, una altísima contribución fiscal, que repercute, precisamente, en que se pueda continuar financiando la RB para el resto de personas que no son tan ricos/as como ella. Este argumento, por tanto, también se desmonta fácilmente. Bien, después tenemos los argumentos que ya no van en contra de la RB directamente, es decir, no están en contra de que la RB exista, sino que la defienden y la apoyan, pero en vez de ella, prefieren otras medidas, como la del TG ya expuesto en artículos anteriores. Lo primero que tenemos que hacer es volver a dejar sentado que, bajo nuestro punto de vista, y ahora hablo a nivel personal, ambas medidas no son contradictorias, y al ser ambas positivas, lo ideal es que se fueran aplicando las dos gradualmente. Es decir, la RB por un lado para garantizar unos mínimos de existencia vital y erradicar la pobreza y la exclusión, y el TG por otro, para reactivar el empleo público, fomentar la ocupación y dar cabida a todas las otras ocupaciones menos rentables socialmente. Pero aún así, hay autores que entienden que se debe adoptar el TG en vez de la RB, porque honestamente consideran que como el objetivo del pleno empleo es alcanzable socialmente, y que una vez que éste se alcanzara ya no haría falta ninguna RB, lo que de verdad debe potenciarse es el TG, dejando la RB como una medida inmediata y residual para las personas y familias que no posean dichos ingresos mínimos vitales.

Con respecto a la opinión de estos autores, encabezados quizá por los Catedráticos Juan Torres y Vicenç Navarro, personas de gran prestigio científico internacional, y que nosotros hemos tomado como referencia en muchos otros artículos de este Blog, hay que decir que pensamos que se equivocan en este enfoque. Y se equivocan porque entendemos que les guía el "buenismo" social y profesional antes que la racionalidad, esto es, adoptan más un planteamiento de fe que de confianza racional y empírica en el sistema. Como sabemos, el pleno empleo puede y debe ser un loable objetivo. Se supone que en condiciones de trabajo digno, jornadas laborales más cortas, salarios decentes, etc...justamente lo contrario al objetivo patronal que es empleo en condiciones semiesclavas, manteniendo un índice de desempleo relevante, para que la clase trabajadora no se rebele demasiado. Pero incluso mientras se montan los programas de TG, con condiciones laborales dignas, la RB continúa siendo una propuesta inmediata para garantizar la existencia material de toda la población. O expresado de otra forma: mientras se logra dicho pleno empleo, ¿no es urgente dar una respuesta política y social a la situación de emergencia humanitaria de millones de personas? Reflexionen sobre ello. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
22 mayo 2015 5 22 /05 /mayo /2015 23:00

Tenemos mucha riqueza mal distribuida por problemas de diseño. Por tanto, la solución requiere inteligencia y nuevas perspectivas: esas que hasta ahora se han ignorado porque no interesaban al entramado de poderes políticos y financieros, un entramado ciego al bien común

Programa Electoral PODEMOS Autonómicas 2015

Incluyen también en su Programa Marco Autonómico, como no podía ser de otra manera, un paquete de medidas que podríamos denominar como de "rescate ciudadano", para paliar la gravísima situación de emergencia humanitaria que sufren las personas más afectadas por las situaciones de desempleo prolongado, precariedad, pobreza sobrevenida y exclusión social, mediante medidas que protegen y aseguran los suministros básicos para dichas personas y familias. En este sentido, incluyen un plan de rescate energético que garantice un mínimo vital de subsistencia de los suministros de luz y gas (también está incluida el agua recuperada como servicio público). Y también nos parece muy interesante la medida del fondo autonómico contra la pobreza energética, que asegurará que una familia no deba destinar más del 10% de sus ingresos mensuales a sufragar estos servicios. No obstante, como decíamos más arriba, nos hubiera parecido más correcto otorgar a la ciudadanía una Renta Básica que les permitiera la independencia económica para poder afrontar el pago de todos estos servicios básicos. 

 

Muy positivas nos parecen también el conjunto de medidas relativas a la Educación en el ámbito autonómico, tales como la instauración de un sistema que garantice los libros de texto gratuitos, la disminución del ratio de alumnos por clase, la reducción del número de horas lectivas del profesorado, y la creación de una red de escuelas infantiles públicas, para abarcar el segmento de la educación de 0 a 3 años. También se indica que se garantizará el derecho a la alimentación en las escuelas, un punto muy importante, dada la situación de dificultad de muchas familias. Sin embargo, creemos que han renunciado al gran objetivo de ir desmantelando progresivamente la educación concertada (el fundamental nido de privatización y de adoctrinamiento religioso), para proponer únicamente la priorización del presupuesto hacia la educación pública, en cuanto a recursos humanos e infraestructuras se refiere.

 

En todos estos asuntos, esperamos encontrar mayor contundencia en el programa electoral para las Elecciones Generales, ya que desde el ámbito estatal se puede actuar con mayor altura de miras en este sentido. Proponen también aumentar presupuestariamente el apoyo para satisfacer la Ley de la Dependencia (con propuesta de un PIA o Plan Individualizado de Atención para personas ya evaluadas pero sin ninguna prestación o servicio asignado), y poder sostener los servicios sociales ligados a ella, tanto primarios como especializados, así como la revisión de los procesos privatizadores del sistema público de salud emprendidos a nivel autonómico, para revertir dichos procesos. En el ámbito sanitario se propone, además, la creación de la Comisión Estatal de Farmacia, para mejorar la seguridad, la calidad y el coste de los medicamentos en los hospitales. 

 

El Programa Autonómico de PODEMOS reconoce y garantiza el derecho de las mujeres a la interrupción voluntaria del embarazo, amparado por el sistema público de salud, garantizando el acceso a todos los métodos anticonceptivos, así como el alcance para cualquier mujer de los métodos de reproducción asistida. Proponen igualmente un plan contra la violencia machista, donde quizá lo más relevante es que los niños y niñas víctimas de un entorno familar con violencia machista contarán con un plan específico de protección. En cuanto a medidas ecologistas y ambientalistas, que entendemos se quedan bastante cortas, proponen el fomento de los transportes públicos y colectivos, cambiar los patrones de consumo para que se fomenten los productos que respeten la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la producción y el consumo de cercanía, y medidas para fomentar el reciclaje. Y por supuesto, una medida que nos parece excepcional es la relativa a la prohibición taxativa, en el ámbito autonómico, del uso de técnicas de fracking o fractura hidráulica, que tan agresivas y perjudiciales resultan desde el punto de vista ambiental. También se reflejan medidas para prohibir la construcción en terrenos quemados durante 30 años, un plan de reforestaciones para prevenir la desertización, así como la derogación de la actual Ley de Montes (echamos en falta también lo propio respecto a la Ley de Costas).

 

Tremendamente positivas nos parecen las medidas sobre inmigración, donde se comprometen a instar al Gobierno Central (ya que dependen del Ministerio del Interior) a cerrar todos los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), auténticas cárceles ilegales y represoras para los inmigrantes, donde no se respetan los Derechos Humanos. Asímismo se comprometen, desde los gobiernos autonómicos, a controlar las deportaciones y expulsiones expres de inmigrantes, informando a los colegios de abogados sobre las mismas. También ofrecen un compromiso para acabar con las redadas policiales de corte racista, aquéllas que obedecen a determinados perfiles étnicos, de aspecto o de nacionalidad, que se ejecutan impunemente por las fuerzas policiales, y que han sido denunciadas ante diversas ONG's y organismos internacionales, que ya las han declarado ilegales. También se comprometen a agilizar los procesos y solicitudes de arraigo familiar de los inmigrantes, anulando las barreras relativas al empadronamiento, y trasladando a los respectivos municipios las competencias relativas a las posibles solicitudes. Y también reflejan, aunque de forma poco concreta y ambigua, su intención de aliviar las lagunas legales que actualmente deja la interpretación de la Ley de Extranjería. Esperamos que, al igual que para otros ámbitos, las propuestas electorales para las Elecciones Generales sean más claras y ambiciosas para todos estos asuntos. 

 

Para finalizar, también incluyen medidas sobre cultura, investigación y desarrollo (I+D+i, donde se propone elevar el gasto hasta el 2% del PIB de las CC.AA.) y recuperación de nuestros jóvenes investigadores, intentando revertir las penosas situaciones de exilio laboral a las que se han visto sometidos nuestros jóvenes universitarios. Se propone la creación de una serie de Parques Tecnológicos y Ciudades del Conocimiento, potenciando la iniciativa investigadora de nuestros jóvenes talentos. Para las Universidades Públicas, se plantea un sistema de financiación plurianual que garantice su suficiencia financiera y asegure el pago de la deuda histórica que existe con estos centros, así como una revisión a la baja de las tasas de matriculación, junto con el incremento de las becas de grado y máster, y la retirada del modelo 3+2, recientemente implantado por el Ministro Wert. 

 

Asímismo, se plantea la desgubernamentalización de los medios de comunicación públicos (RTVE, canales autonómicos, etc.), y una nueva ley audiovisual elaborada mediante un proceso participativo con los sectores implicados. En definitiva, y como decíamos al comienzo, un programa muy completo, que representa con diferencia la mejor opción de todas las que se presentan a los próximos comicios autonómicos, ambicioso en algunos aspectos pero muy ambiguo y tímido en otros, que esperamos se complete y clarifique de cara a las siguientes citas electorales del presente año, y se diseñe una propuesta bastante más radical en (casi) todos los aspectos, contemplando los asuntos que faltan en este programa, porque, por supuesto, con este conjunto de medidas no respondemos todavía a los famosos eslóganes que proclamábamos en el 15-M ("No nos representan", "No somos mercancía en manos de políticos y banqueros", etc.), ni acabamos con el régimen surgido de la Constitución de 1978, como tantas veces hemos reclamado. 

Compartir este post
Repost0
21 mayo 2015 4 21 /05 /mayo /2015 23:00

La crisis sigue, los destrozos se agravan, el sufrimiento se acumula...

Encabezado del Manifiesto "Salir del Euro"

Nuevo Manifiesto "Salir del Euro" (I)

Recientemente se ha publicado, o al menos distribuido entre las personas que fuimos firmantes de anteriores Manifiestos en dicha línea, un nuevo Manifiesto bajo el gran lema "SALIR DEL EURO", un documento algo extenso, pero sin desperdicio alguno, que por ello vamos a ir publicando aquí, repartido en diversas entregas. La categoría de sus primeros firmantes ya da idea de la importancia del susodicho documento y de sus análisis, diagnósticos y postulados, ya que, entre otros muchos, tenemos a Julio Anguita, Héctor Illueca, Joaquín Miras, Manolo Monereo, Agustín Moreno, Pedro Montes, Juan Rivera, Joan Tafalla, o Diosdado Toledano. El documento, que desde esta humilde tribuna suscribimos en su totalidad, se estructura en una serie de apartados, como son "Stop a la integración europea", "Grecia ultrajada", "Sigue la crisis", "La deuda devora", "Ceguera colectiva" y "Soberanía y democracia", todos ellos bastante ilustrativos de su diagnóstico y propuestas. Y dispone asímismo de una introducción general, que vamos a comenzar a desarrollar.

Nuevo Manifiesto "Salir del Euro" (I)

Hace dos años, cuando pasábamos por los momentos más crudos de la crisis económica, varios miles de personas, de muy diversa significación, firmaron un documento cuyo título, "Por la recuperación de la soberanía económica, monetaria y ciudadana", y su consigna, "Salir del Euro", eran concluyentes respecto a la solución que nuestro pueblo necesita. Ahora es necesario dirigirse de nuevo a la sociedad española y a sus fuerzas políticas y sociales para insistir y ratificar la necesidad imperiosa de revisar los vínculos de nuestro país con la Unión Europea y los Tratados que la conforman. Queremos impulsar iniciativas de debate y acción que lo faciliten.

STOP A LA INTEGRACIÓN EUROPEA

Europa está sumida en una paralización sin precedentes desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Como entidad política la UE ha dejado de ser una fuerza relevante y cada día tiene un papel más subordinado a los designios imperialistas de USA, como lo ponen de manifiesto los conflictos y guerras en los países árabes relacionados con su rediseño del Oriente Medio, y también en el corazón de Europa, con Ucrania convertida en un foco de enfrentamiento que encierra graves peligros bélicos y un nuevo desgarramiento del continente. El irracional proyecto de la unión monetaria y sus consecuencias han puesto en crisis la integración europea. Desequilibrios económicos insostenibles entre los países y una montaña enorme de deuda que atrapa a países, Estados, sistema financiero, empresas y familias son el motivo de esta crisis. El endeudamiento general ha construido un entramado tupido de relaciones financieras, sobrecargado de focos explosivos y con canales de conexión extraordinariamente fluidos derivados de la desregulación y la globalización financiera. Su única seguridad depende del BCE, que sólo inyectando liquidez puede detener los peligros recurrentes de otras crisis financieras, al precio de alimentar el volumen de deuda que soporta el sistema

Nuevo Manifiesto "Salir del Euro" (I)

De hecho, el BCE ha tenido que dar la espalda a su ortodoxia y objetivos institucionales para impedir explosiones incontrolables, como han sido los rescates para algunos países, las medidas y mecanismos para aportar liquidez y la posibilidad reciente de que la deuda soberana pueda financiarse a través de sus préstamos, bien es verdad que con restricciones y singularizada por países. El BCE, a pesar de las facilidades con las que opera ahora, no puede equipararse de ningún modo con la Reserva Federal de los Estados Unidos o el Banco de Inglaterra, debido a la contradicción entre la unidad monetaria y la compartimentación fiscal por países. La integración económica está cada vez más lejos debido a que la crisis levanta tensiones y conflictos entre todos los países y divisiones manifiestas en todos los gobiernos, actuando cada uno de ellos de acuerdo con sus intereses propios. La desolación recorre nuestras sociedades. Algunos países del Sur están destrozados, en quiebra financiera, desgarrados por las desigualdades, corroídos los Estados de Bienestar y hundidas partes inmensas de su población en la exclusión y la miseria. Nada que sea nuevo y que no conozcamos. La alternativa de los países más atrasados y desfavorecidos de la unión monetaria era desde hace tiempo recuperar la soberanía económica, incluida la moneda.

Compartir este post
Repost0
20 mayo 2015 3 20 /05 /mayo /2015 23:00

El TTIP es un Tratado Vampiro, que sólo puede vivir en la oscuridad. Si lo sacamos a la luz, si lo damos a conocer, retrocede y muere

Susan George

Antes de continuar, veamos la opinión que tienen algunos autores y pensadores sobre este TTIP que estamos evaluando en esta serie de artículos. Por ejemplo, veamos la opinión que merece este Tratado para Marcelo Colussi, quien en la obra colectiva "Sembrando utopía: Crisis del capitalismo y refundación de la Humanidad", se expresa en los siguientes términos: "En realidad la iniciativa de esta absoluta liberalización comercial representa un proyecto geopolítico de Washington que, aunque comience con la creación de una zona de libre comercio para todos los países de ambos continentes, busca en realidad el establecimiento de un orden legal e institucional de carácter supranacional que permitirá al mercado y a las transnacionales estadounidenses una total libertad de acción en todo el área (...). Con la firma de estos Acuerdos (para nada muy libres que se diga) los países que los suscriban deben "constitucionalizar" los arreglos surgidos de esas normativas, viendo así debilitada su capacidad de negociación y debiendo renunciar a su soberanía en la implementación de políticas de desarrollo".

Contra los Tratados de Libre Comercio (VI)

Y a continuación, Colussi enumera los que según él, resultan ser los temas básicos que este tipo de acuerdos buscan enfrentar: 1) Servicios: Todos los servicios públicos deben abrirse a la inversión privada. 2) Inversiones: Los Gobiernos se comprometen a otorgar garantías absolutas para la inversión extranjera (esto es, bajo el claro eufemismo de la llamada "seguridad jurídica", lo que se persigue es dotar de un marco normativo a los respectivos espacios económicos protagonistas del acuerdo, para que las empresas disfruten de absoluta libertad). 3) Compras del sector público: las compras del Estado se abren al ámbito de las empresas transnacionales. 4) Acceso a los mercados: los Gobiernos se comprometen a reducir, llegando incluso a eliminar, los aranceles de protección a la producción nacional. 5) Agricultura: se persigue la libre importación y eliminación de subsidios a la producción agrícola (de hecho, en la Unión Europea, acaba de entrar en vigor recientemente la finalización de la política de cuotas al sector lechero). 6) Derechos de Propiedad Intelectual: ha de derivar en la privatización y el monopolio del conocimiento y de las tecnologías. 7) Subsidios: se persigue alcanzar el compromiso de los Gobiernos implicados en el acuerdo, en relación a la eliminación progresiva de todas las barreras proteccionistas en cualquier ámbito. 8) Política de competencia: se persigue el desmantelamiento de los monopolios nacionales. 9) Solución de controversias: se crea el derecho de las empresas transnacionales de enjuiciar a los países en tribunales internacionales privados, creados ex profeso para dirimir este tipo de conflictos, y de los que ya tenemos muchos precedentes.

Tenemos, como buena muestra de las verdaderas intenciones norteamericanas en relación a estos Tratados, las declaraciones de Colin Powell, ex Secretario de Estado de la Administración de George Bush, quien expresara lo siguiente con la más total naturalidad en relación al antiguo tratado: "Nuestro objetivo con el ALCA es garantizar para las empresas americanas el control de un territorio que va del Ártico hasta la Antártida y el libre acceso, sin ningún obstáculo, a nuestros productos, servicios, tecnología y capital en todo el hemisferio". Pues esto mismo es que pretenden conseguir con el TTIP, si no somos capaces de impedirlo. Bien, vamos a entrar a continuación en un primer esbozo sobre la influencia del TTIP en el campo sanitario. Como para el resto de facetas comerciales, de lo que se trata es de abrir los mercados de USA y de la UE a las multinacionales en la prestación de los servicios sanitarios, así como en la contratación pública. Asímismo, se trata de homogeneizar los estándares, normas y requisitos para poder comercializar sin límites bienes y servicios sanitarios. Pero para poder hacernos una somera idea del alcance de esta aberración, es conveniente que repasemos la grandeza de nuestro sistema sanitario (que, dicho sea de paso, también está siendo desmantelado por el actual Gobierno del PP, sin necesidad de ningún acuerdo de libre comercio).

Contra los Tratados de Libre Comercio (VI)

Tomo a continuación las palabras de Fernando Lamata y Manuel Oñorbe, autores (entre otros) de la obra "Crisis (esta crisis) y Salud (nuestra salud)", que nos cuentan lo siguiente: "A lo largo del siglo XX Europa había construido un modelo sanitario universal que puede ser considerado como una de las conquistas más grandes de la Humanidad. Por primera vez en la Historia, cualquier persona que necesitara atención sanitaria la podía recibir, en las mismas condiciones, independientemente de su situación económica. Era una verdadera revolución social. Hoy, más de la mitad de la población del planeta no tiene este derecho todavía. Queda un largo camino por recorrer. En EE.UU. Obama intenta implantar su reforma sanitaria con enormes resistencias por parte del Partido Republicano (en el Congreso y en algunos Estados). En Europa, las fuerzas neoliberales insisten una y otra vez en recortar la cobertura sanitaria pública, aunque la mayoría de la población sigue defendiendo este derecho. Los ciudadanos europeos quieren que la UE refuerce la solidaridad y la equidad, y que desempeñe un mayor papel en materia sanitaria (Eurobarómetro, 2014). También en España, en muchas ciudades españolas, las "Mareas Blancas" de ciudadanos y profesionales sanitarios están intentando frenar la contrarreforma sanitaria".

La situación de partida, pues, en el ámbito sanitario, es muy diferente. Mientras en Europa la atención sanitaria es un derecho fundamental y un reconocido servicio público (aunque como decimos, en continuo desmantelamiento por las fuerzas neoliberales), en los Estados Unidos no existe este derecho, y la cobertura sanitaria depende de la capacidad económica de los ciudadanos afectados. Tan sólo algunos tipos de "seguros sanitarios" reconocen el derecho parcial a la atención sanitaria para algunos estadounidenses, que tienen capacidad económica para permitírselo. En este contexto, está claro que el TTIP pretenderá, en el ámbito sanitario, blindar las privatizaciones de las empresas de servicios sanitarios en este sector, garantizando la continuidad de la externalización de los servicios, y continuando con los procesos de privatización de hospitales y centros sanitarios. Sus objetivos en materia sanitaria están dirigidos a eliminar medidas reguladoras que afectan al comercio sanitario: normas y marcos europeos y nacionales sobre ensayos clínicos, regulaciones ambientales y alimentarias que protegen a usuarios y consumidores. Se pretende también consolidar los derechos de propiedad intelectual de las empresas farmacéuticas, prolongando los períodos de las patentes de medicamentos e innovaciones tecnológicas. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
19 mayo 2015 2 19 /05 /mayo /2015 23:00

En línea con lo que hace casi cinco siglos observara Nicolás Maquiavelo, quien pretenda "gobernar bien", es decir, en nombre del bien común y de los intereses generales de la sociedad, deberá estar preparado para enfrentarse a la lucha sin cuartel de los representantes del viejo orden

Atilio A. Borón

Se dice que varias experiencias socialistas fracasaron durante el siglo XX, en diversos lugares del mundo, y algunas otras nuevas experiencias, en los albores del siglo XXI, están intentándolo, con la feroz oposición del resto de la llamada "comunidad internacional". Porque después de los socialismos "realmente existentes" y de todas las luchas del pasado siglo, y después de la necesaria autocrítica, crisis y renovación de los postulados de la izquierda, se abren nuevos interrogantes para plantearnos esa noble y titánica tarea de fabricar una nueva sociedad, creada bajo unos nuevos moldes, y que surja de la progresiva ruptura con el capitalismo. Pero más allá de los posibles errores y conflictos que puedan surgir dentro de los límites geográficos de un determinado país, nos preguntamos si esto es posible, es decir, si podemos construir el socialismo, hoy día, dentro del ámbito exclusivo de una sola nación, de un solo Estado. Nos animan las recientes experiencias de Cuba y Venezuela, pero también representan dos casos claros de los peligros, chantajes y ataques que sufren los países que lo intentan. 

 

Se levantan, más poderosos que nunca, los necesarios enfoques internacionalistas que el socialismo y el comunismo siempre han demandado, ya que, desde que lo enunciaran Marx y Engels, sabemos que la lucha de la clase obrera será internacionalista o no será. Porque, tal como afirmara el Subcomandante Marcos: "La lucha contra la globalización no es exclusiva de un pensamiento, o de una bandera política, o de un territorio geográfico, es una cuestión de supervivencia de la raza humana. O la Humanidad, o el neoliberalismo". ¿Pero es que nadie escapa, ningún país o continente, a la influencia de esta economía-sistema-mundo capitalista? Pues parece que no. Tenemos el caso de China, la superpotencia oriental, que a pesar de funcionar aparentemente bajo los cimientos del comunismo, por mucho que digan los Estatutos de su partido único, desarrolla en realidad un feroz y agresivo capitalismo de Estado, con tintes incluso represivos para la población que intente desafiar y enfrentarse a sus medidas, medidas que además sirven para ilustrar y extender sobre el resto de los países puramente capitalistas un nuevo caso del "fracaso" del socialismo, reforzando al pensamiento dominante en su tesis de que no hay alternativa.

 

O el caso coreano, descrito por Jon Illescas en los siguientes términos: "Incluso un país tan aislado y autárquico como Corea del Norte, autodenominado "socialista" por sus ultranacionalistas y sectarios dirigentes, necesita de inversiones capitalistas extranjeras. Para ello tiene su propia empresa estatal que recauda inversión de capital foráneo. Incluso su gobierno "comunista" tiene la desfachatez, en su propia página web en inglés, de alardear de poseer "los costes laborales más bajos de toda Asia" para así atraer a los inversores. Incluso el reciente ex Presidente de Corea del Sur, Roh Moo-Hyun, animó a sus "empresarios" a invertir en su "archienemigo" país vecino. El caso de Corea del Norte es la falsedad idealista máxima del "socialismo en un solo país", lo que tiene su reverso materialista en la pesadilla de la dictadura ultraestalinista "realmente existente" ("Sembrando utopía: crisis del capitalismo y refundación de la Humanidad", varios autores). Y es que los efectos de la perversa globalización capitalista son tan devastadores, que nos parece, al menos a simple vista, muy complicado alcanzar el socialismo pleno en el contexto de un sólo país. Los ataques mediáticos y los chantajes de las grandes empresas transnacionales a los países que lo intentan están a la orden del día, difundiendo engañosos mensajes, y sembrando el caos en sus respectivas poblaciones. El paradigmático caso cubano parece ser una excepción, ya que recientemente han conseguido de Estados Unidos que reconozcan que los más de 50 años de bloqueo económico a la isla caribeña no han servido para conseguir sus objetivos de aislarla y derrocar a su gobierno, pero aún deberemos tener mucho cuidado con el restablecimiento de relaciones con el gigante estadounidense.

 

Porque desde el poder político y mediático dominante, esencialmente capitalista y neoliberal, heredero del Consenso de Washington, se nos quiere vender un concepto determinista del mal llamado fenómeno de la globalización. Pero para ellos no se trata de globalizar la paz, la democracia o los derechos humanos, sino de globalizar el capitalismo, de conseguir la extensión planetaria de los efectos del neoliberalismo más salvaje, depredador, saqueador y expoliador de los recursos naturales, y de la internacionalización del poderío de las grandes empresas privadas, principales protagonistas y agentes de este cruel e inhumano sistema. Y en cuanto este sistema-mundo (en expresión de Immanuel Wallerstein) percibe cualquier intento de rebeldía ante el mismo, cualquier conato de revolución, cualquier enfrentamiento procedente de cualquier país, comienza una campaña de hostigamiento sin fin a todos los niveles y en todos los frentes, hasta conseguir que el intento quede frustrado, lo cual además contribuye a la generalización de la idea de que no es posible otro mundo. En muchos casos, incluso, la Historia nos lo demuestra, las incipientes experiencias han sido abortadas mediante golpes de estado antes incluso de que comenzaran su andadura, sin dar siquiera ninguna oportunidad para su éxito o su fracaso. Véase por ejemplo el caso chileno, con el Presidente Salvador Allende.

 

En este sentido, por tanto, la acción del imperialismo capitalista, del neocolonialismo mundial que se practica contra todos los países que intenten alinearse bajo otros objetivos, que apuesten por otros modelos económicos y sociales, es terrible y potente. Y así, la globalización capitalista, tal y como se está llevando a cabo, está contribuyendo a disminuir la soberanía popular, en aras a la concesión de poderes supranacionales a entidades y organismos (muchos de ellos de carácter privado) que nadie elige democráticamente, pero que son los que de facto gobiernan el mundo y establecen sus directrices a sangre y fuego sobre pueblos, países y continentes. Actualmente, incluso se disminuye o deja en auténtico papel mojado la soberanía nacional de muchos países, recogida en sus respectivas Constituciones, y cuando hablamos de soberanía, no nos referimos sólo a la capacidad de decidir, sino a la soberanía como capacidad propia y autónoma de generar bienes, sistemas, productos y servicios. En este sentido, hablamos de soberanía monetaria, económica, política, alimentaria o energética. Y hablamos de la imposibilidad de alcanzarlas si nos enfrentamos solos al gran dominio internacional del capital. Hagamos siquiera una breve simulación. 

 

En algún país determinado, quizá podría ser factible tomar el poder a nivel nacional, desplazar al gobierno anterior de forma democrática, y establecerse como nuevo grupo gobernante bajo planteamientos de izquierda. Pero eso no significa necesariamente una transformación en términos de relaciones de fuerza como clase de los trabajadores/as y oprimidos/as. Tomar el gobierno tras una victoria electoral no implica alcanzar el poder. Los chantajes capitalistas, tanto internos como externos, comenzarían a desarrollarse. Además, dado el grado de complejidad en el proceso de globalización y la interdependencia de todo el planeta, sería casi imposible construir una isla de socialismo con posibilidades reales de sostenimiento a largo plazo. En ese sentido, aplicando la lógica y sirviéndonos de todos los instrumentos a nuestro alcance, está claro que los planteamientos revolucionarios deben apuntar a miras más amplias, a extender las propias fronteras, a construir alianzas, a pensar en bloques, en espacios geográficos regionales, que compartan cercanía cultural, política y económica. La clásica idea de Estado-Nación entró en crisis, y hay que revisarla críticamente desde los postulados de la izquierda. El ejemplo de los distintos socialismos que se intentaron construir durante el transcurso del siglo XX, o el socialismo cubano o bolivariano actual, nos dan algunas pistas al respecto. De hecho, se pueden comenzar procesos muy interesantes, que representen desafíos al sistema imperante, pero serán sólo preámbulos del auténtico socialismo. 

 

De todos modos, no debemos concluir una lectura pesimista ni desmotivadora de todas estas reflexiones. Tan sólo una lectura realista que nos sitúe los pies en la tierra, y nos faculte de mayores capacidades para nuestro empeño. Sería un tremendo error, por tanto, desmovilizarnos y pensar que hay que abandonar las luchas nacionales, las batallas locales. Nada más lejos de la realidad. De momento, nuestra unidad de acción deben y pueden ser los espacios nacionales, y a este ámbito debemos circunscribirnos, pero bajo un planteamiento realista que no nos confunda, que no nos haga olvidar los horizontes de mayor ámbito, los intentos más o menos internacionalistas. La vocación socialista ha de ser, pues, en este nuevo siglo XXI, de carácter anti-imperialista, si pretende tener éxito. Tomemos el ejemplo de las propuestas de integración regional y continental, como las que promovió el Presidente Hugo Chávez en América Latina. Difícilmente la Revolución Bolivariana se mantendría con igual fuerza si no hubiera conseguido aglutinar, a nivel interregional, el concurso y el respaldo de la mayoría de sus países vecinos, en nuevos espacios geopolíticos de colaboración anti-imperialista. De esta forma, ALBA, UNASUR o CELAC son grandiosos ejemplos de integración de países latinoamericanos mediante bloques que representan una alternativa al imperialismo dominante, lo que se ha traducido en una mayor fuerza derivada de la suma de las iniciativas locales de los países integrantes, para poder plantar cara a los bloques hegemónicos de poder. 

 

Y así sí se puede. Debemos aprender de estas semillas que nos enseñan cuál es el camino a seguir. De igual manera puede y debe ir sucediendo en el continente europeo, en el africano o en el asiático, desarrollando iniciativas de integración regional de carácter alternativo a las que siguen los lineamientos del imperialismo y de la globalización capitalista y neoliberal, como hoy día representa, por ejemplo, la Unión Europea, y que está haciendo estragos en el Viejo Continente. La idea está clara: debemos tener la conciencia realista de que cualquier país en solitario, de forma aislada, es débil, pequeño, y puede ser preso y esclavo de los grandes poderes fácticos mundiales, de las grandes alianzas globalizadoras del capital, haciendo fracasar su intento de superación del capitalismo. Pero en cambio, si la iniciativa de dicho país va unida al resto de los países de su entorno, de su continente o de su región, y/o al resto de países que también fomenten el internacionalismo socialista, se va convirtiendo en una seria y potente alternativa, en un contrapoder que puede mirar a los ojos, cara a cara, sin ningún complejo de inferioridad, a los grandes bloques fácticos del poder dominante, a los grandes agentes que intentan perpetuar el orden capitalista mundial. Tengámoslo en cuenta para futuros intentos, y ojalá podamos dejar atrás las experiencias de fracaso de épocas anteriores.

Compartir este post
Repost0
18 mayo 2015 1 18 /05 /mayo /2015 23:00

Nos dejó recientemente el maestro Eduardo Galeano, el hombre que supo dar voz a los que no la tenían, y que supo sensibilizarnos como nadie sobre las desigualdades y las injusticias de este mundo. El hombre que nos enseñó las venas abiertas de Nuestra América, paladín de los desfavorecidos, y vocero de las causas más justas en otro posible mundo. Un mundo que él soñaba distinto, un mundo que recuperamos a continuación, tal como él lo describiera, como un eterno homenaje a su inmensa e imprescindible figura:

 

“Un mundo donde el aire estará limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones;

en las calles, los automóviles serán aplastados por los perros; la gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor;

el televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha o el lavarropas;

la gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar; se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez, que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir nomás, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega;

en ningún país irán presos los muchachos que se niegan a cumplir el servicio militar, sino los que quieran cumplirlo;

los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas;

los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas; los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos;

los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas; la solemnidad se dejará de creer que es una virtud, y nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo;

la muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes, y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero;

nadie será considerado héroe ni tonto por hacer lo que cree justo en lugar de hacer lo que más le conviene;

el mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza, y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra;

la comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos;

nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión;

los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle; 

los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos;

la educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla;

la policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla;

la justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda;

una mujer, negra, será presidenta de Brasil y otra mujer, negra, será presidenta de los Estados Unidos de América;

una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú;

en Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria;

la Santa Madre Iglesia corregirá las erratas de las tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo;

la Iglesia también dictará otro mandamiento, que se le había olvidado a Dios: "Amarás a la naturaleza, de la que formas parte";

serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma;

los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados, porque ellos son los que se desesperaron de tanto esperar y los que se perdieron de tanto buscar;

seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de justicia y voluntad de belleza, hayan nacido donde hayan nacido y hayan vivido cuanto hayan vivido, sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa o del tiempo;

la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo chambón y jodido, cada noche será vivida como si fuera la última y cada día como si fuera el primero.

 

Gracias, maestro...Siempre estarás en nuestra memoria.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías