Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
9 octubre 2014 4 09 /10 /octubre /2014 23:00

Cada día que pasa están más claros los intereses a los que obedece este Gobierno del PP (así como los Gobiernos anteriores del PSOE, cortados por la misma tijera), con innumerables ejemplos. Recientemente, nuestro Ministro de Industria, José Manuel Soria, se ha declarado favorable tanto a las prospecciones petrolíferas en nuestras islas, como a la puesta en práctica de técnicas agresivas y peligrosas como el fracking. Por su parte, el ex Ministro Cañete, ahora flamante Comisario de Energía y Cambio Climático de la Unión Europea (que ya hay que echarle bemoles, después de la desastrosa política nacional en dichos ámbitos), tuvo que renunciar a sus acciones en varias empresas petroleras para que su nombramiento no fuera demasiado contradictorio (demasiado ridículo, podríamos decir).

 

modelo_energetico81.jpgCon semejante patulea, ¿cómo es posible hablar de nuevo modelo energético? ¿cómo se implementa una nueva cultura de la energía, del ahorro, de la eficiencia, de la necesidad de migrar hacia las energías renovables, de ahondar en las energías limpias, de abandonar las clásicas energías fósiles y contaminantes? Mientras los intereses capitalistas de las grandes empresas transnacionales sean los que gobiernen el mundo, este objetivo será completamente inviable. Al poder político-económico no le interesan las medidas de ahorro y eficiencia, porque lo  que quieren es que les compremos cuanta más electricidad mejor. No le interesan las energías renovables, sobre todo aquéllas que puedan ser propiedad de las personas y las pequeñas comunidades, porque esto supondría un grave atentado contra su control, su dominio en el mercado. A ellos no les importa el cambio climático, ni les interesa intentar paliar sus efectos. Sólo piensan en enriquecerse a costa del mercado y de los usuarios/consumidores, y si para ello tienen que subir la electricidad un 20%, y además dejar en la pobreza energética a millones de personas, lo harán.

 

modelo_energetico82.jpgPor eso no nos dejan autoconsumir la electricidad ahora que es más barata, y por eso se inventan injustos impuestos al autoconsumo, para impedir que dichas prácticas se extiendan a la ciudadanía. Y no nos dejan desarrollar un sistema energético distribuido y comunitario, porque eso supondría perder su posición de dominio en el mercado, dejar de ingresar sus desorbitados sueldos, y por tanto, sufrir un ataque en su línea de flotación. En previsión de ello, incluso algunas compañías clásicas de energías fósiles se han reciclado parcialmente al mundo de las renovables, para intentar continuar con su cuota de mercado. Pero al igual que en el mundo cultural, no se acaban de enterar que los modelos de negocio cambian. Ellos persisten, desde su posición dominante, en continuar con los viejos modelos de energías contaminantes, caras y peligrosas, mientras la ciudadanía apuesta cada vez más por las fuentes de energía limpias, saludables, baratas y no contaminantes. Es cuestión de tiempo. Al final, acabaremos ganando la batalla. Se impondrán los nuevos modelos energéticos, pero no sin un rosario de encarnizadas luchas legales, y un sinfín de movilizaciones sociales, y de agrupación de contrapoderes ciudadanos, que den al traste con el poderío de estas grandes empresas.

 

modelo_energetico83.jpgY por supuesto, nuestra nueva cultura y modelo energético pasa también, ineludiblemente, por recuperar para el sector público las grandes empresas energéticas del país, expropiándolas a sus dueños y grandes accionistas, y nacionalizándolas, para volver a garantizar el suministro a toda la ciudadanía. De esta forma, romperemos con la tiranía, con la especulación y con la pobreza energética, además de migrar hacia las nuevas fuentes de energía. Y para finalizar esta serie de artículos, vamos a hablar de una perfecta referencia, que además tenemos muy cerca, ya que se trata de nuestra isla canaria de El Hierro, que hace muy poco tiempo ha culminado su proceso de autosuficiencia energética gracias a las energías renovables. En efecto, desde este pasado verano, El Hierro es la primera isla del mundo que se abastece al 100% con energías renovables, gracias a la Central Hidroeólica "Gorona del Viento", una iniciativa del Cabildo de El Hierro y el Gobierno de Canarias, con el apoyo de Endesa y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Según nos cuenta el diario Público, se trata de un proyecto que surgió en 1997 y comenzó a funcionar de manera regular desde el pasado mes de junio, formado por una infraestructura que cuenta con dos depósitos de agua, uno inferior con capacidad para 150.000 metros cúbicos, y otro superior, con capacidad para 380.000, unidos por cuatro turbinas con un tiempo de reacción inferior a tres segundos.

 

modelo_energetico84.jpgDispone además de un parque eólico de cinco generadores, una central de bombeo con potencia de 6 MW y una central de motores diesel, que sólo entraría en funcionamiento en casos excepcionales de emergencia. Desde el Cabildo aseguran que este sistema producirá energía suficiente como para abastecer a toda la población de la isla, mientras que el excedente se destinará a bombear el agua entre los dos depósitos, lo que generará aún más energía. Por supuesto, se prevén enormes cifras de ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero (se estima en 18.700 toneladas de CO2 al año que dejarán de emitirse a la atmósfera), así como un considerable ahorro en barriles de diésel (estimado en 6.000 toneladas anuales). Como vemos, son cifras lo suficientemente considerables, teniendo en cuenta que estamos hablando de una pequeñísima isla. Dotado con una subvención de 35 millones de euros por parte del Ministerio de Industria, su titularidad, como ya hemos indicado, es público-privada (el 60% pertenece al Cabildo, el 30% a Endesa y el 10% al Instituto Tecnológico de Canarias). Los lectores interesados pueden obtener información adicional sobre este proyecto en este enlace. Como puede observarse, y de ahí nuestro interés en finalizar esta serie de artículos citando este pionero proyecto, se trata de todo un referente internacional de sostenibilidad, y una prueba palpable de lo que venimos reclamando: son posibles otro modelo, otra política y otra cultura energéticas.

Compartir este post
Repost0
7 octubre 2014 2 07 /10 /octubre /2014 23:00

"Debemos luchar por el contenido de la República, no por su etiqueta"

(José López)

 

 

 

 

 

republica161.jpgEn el anterior artículo de esta serie nos quedamos haciendo un breve repaso de la figura histórica de la Transición, e intentando explicar los lodos que provienen de aquéllos polvos. Nos han querido inculcar, tanto a las generaciones que lo vivimos como a los más jóvenes, la perfección de aquél proceso, su pulcritud democrática, y elevar el gran protagonismo que tuvo "el pueblo español" durante dicho período. Pero la verdad es que nada de esto fue así. Es cierto que estuvo muy bien diseñada, pero justamente para obtener los réditos y alcanzar los objetivos que la clase dominante pretendía. Hasta tal punto fue magistralmente diseñada la Transición, que el Partido Comunista de España (PCE), liderado entonces por Santiago Carrillo, renunció a alguno de sus principios fundamentales, como era la causa republicana, con tal de poder ser legalizado, preso de una especie de "Síndrome de Estocolmo", tal como indica José López. Dando la espalda a su militancia y a su histórica lucha, consintió una "democracia" muy recortada, con graves déficits, con muchas carencias, entre ellas una Ley Electoral injusta, especialmente pensada para restar fuerza representativa a la izquierda transformadora de este país, representada entonces por el PCE como partido mayoritario (Izquierda Unida no aparecería hasta 1986).

 

republica162.jpgGrave error del PCE, que tuvo que pagar con creces, porque además de hacerle casi desaparecer del panorama político (cuando hay que tener presente su fortaleza e importancia histórica, uno de los principales quebraderos de cabeza del franquismo), le hizo perder una gran parte de la militancia, que se sintió (con razón) traicionada. Los dirigentes del PCE demostraron poseer poca altura de miras y poca valentía política, para aceptar dichos preceptos. Y dicho error posibilitó la desunión y el debilitamiento de la auténtica izquierda de este país, lo más grave de todo, que tardaría algunos años en reconstruirse. Por tanto, tienen razón (sólo mirado desde este punto de vista) los que afirman que la Transición española fue modélica. No desde el punto de vista democrático, tampoco para los intereses del pueblo. Pero sí fue una jugada maestra de la oligarquía franquista para perpetuarse. Una especie de operación del tipo "aparentar que todo cambia, para que todo siga igual", que continúan intentando las fuerzas del bipartidismo en estos tiempos.

 

republica163.jpgLa verdad es que nuestra Transición fue un modelo a seguir para todas las oligarquías del mundo, y perfecto ejemplo de cómo someter a un pueblo sin que éste se percate. También en esto, nuestro país es casi una excepción en el mundo. En pocos lugares del planeta se ha perpetrado un engaño masivo de tal envergadura, con tal elegancia e inteligencia, por parte de las clases dominantes. En pocos países la clase dominante se ha salido con la suya sometiendo al pueblo con tanta sutileza, difundiendo una imagen impecable de un proceso de manipulación social de tamaño calibre. Incluso con el paso de los años, aquéllos dirigentes políticos que la protagonizaron continuaban resaltando sus bondades. Claro que también es cierto que tenían a su favor casi 40 años de represión franquista, y por tanto, mucho miedo en el imaginario colectivo. Y no cabe duda de que el "asesoramiento" de la CIA en nuestra "modélica" Transición fue muy eficaz, un auténtico jaque a la izquierda, como nos detalla Patricia Sverlo en su libro "Un Rey golpe a golpe", cuya lectura recomiendo desde aquí.

 

republica164.jpgY por tanto, ante una "democracia" tan escorada a la derecha, podemos explicarnos perfectamente la estructura social, y el sesgo de la opinión pública, sus fobias, sus criterios y sus miedos. Porque entonces, ¿puede sorprendernos que la clase empresarial española sea de las más explotadoras del viejo continente? ¿puede sorprendernos que seamos los campeones del paro, de la precariedad laboral, de la siniestralidad en el trabajo? ¿puede sorprendernos el poder que aún tiene la Iglesia? ¿puede sorprendernos el poder de movilización de la derecha para reunir a millones de personas para defender causas de "integrismo religioso" que en otros países de Europa ya ni recuerdan? ¿puede sorprendernos que en nuestro país aún se torture en las comisarías? ¿puede sorprendernos que aún exista la censura (aunque mucho más sutil e inteligente)? ¿puede sorprendernos que el franquismo no haya sido aún ilegalizado ni condenado (hecho insólito en el mundo, puesto que cualquier país que haya sufrido una dictadura la condena en cuanto se libra de ella)? ¿puede sorprendernos que encima se juzgue a los que intentan investigar los crímenes del franquismo? ¿quién no comprende aún porqué Franco dijo que lo dejó todo bien atado? En este sentido, hago otra recomendación a mis lectores: el texto "La democracia en España: engaño y utopía", donde su autor, Francisco Badarán, hace un detallado análisis, que no tiene desperdicio, de nuestra actual Constitución Monárquica. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
5 octubre 2014 7 05 /10 /octubre /2014 23:00

"La austeridad no es más que una forma de la lucha de clases en la que los de arriba privatizan recursos y bienes públicos, precarizan la vida y reducen los salarios y los derechos sociales en beneficio de unos grupos y de algunos países, Alemania en particular"

(Asamblea Local de IU de Jaén)

 

 

 

 

     

capitalismo421.jpgCerrado ya el círculo del capitalismo mundial, con su lógica red de intereses (empresas, gobiernos, leyes y patrocinadores), vamos en la presente entrega a echar un nuevo jarro de agua fría a los optimistas, es decir, a los que creen que el salvaje sistema capitalista va a menos, se reduce, o pierde fuerza. Nada más lejos de la realidad. Porque a nivel internacional, desde hace varios años, se están negociando en secreto nuevos Acuerdos de Libre Comercio, concretamente entre Estados Unidos y Europa, en una nueva vuelta de tuerca para liberalizar aún más los mercados intercontinentales. Si llegan a consolidarse estos nuevos escenarios globalizados, las grandes empresas van a salir inmensamente reforzadas, su poder va a ser multiplicado, en detrimento de la democracia, y de la soberanía popular de los Estados implicados en dichos acuerdos. Nosotros ya expusimos en su día una referencia clara de lo que podría ser el TTIP (por sus siglas en inglés) que se está negociando, en el artículo "Sobre el Acuerdo Transpacífico de Libre Comercio", al cual remito a los lectores interesados. Desde entonces, han sido muchos los documentos y artículos que se han publicado sobre los avances del mismo, que vamos a resumir a continuación, con ayuda de Isaac Salinas, y su artículo "TTIP, un monstruo de muchas cabezas".

 

capitalismo422.jpgBásicamente, las negociaciones para este macroacuerdo, que oficialmente se iniciaron hace algo más de un año y que se están llevando a cabo con total secretismo (sólo lo conocen las autoridades europeas y los lobbies empresariales), aspiran a reducir aranceles comerciales y equiparar a la baja las regulaciones técnicas, laborales y ambientales para la libre circulación de productos y servicios, concediendo un poder casi absoluto a las empresas. Pongamos el ejemplo de un coche. Un coche marca y modelo concreto se fabrica por ejemplo en España, y como es natural, ha de pasar todos los controles de calidad, normativas de seguridad, de uso y de comercialización de nuestro entorno. Si dicho automóvil se exportara a los Estados Unidos, que posee normativas y controles distintos, debería volver a pasarlos allí antes de poder comercializarse para el público norteamericano. Bien, lo que se pretende es que, fabricado un coche en cualquier sitio de la UE o de EE.UU., las normativas, permisos, controles y regulaciones sean los mismos, de tal forma que se habilite un libre mercado total. Si la idea quedara aquí, en principio, sin entrar en más profundidades, no parecería muy peligrosa, pero la verdad es que sí lo es. Porque dichas regulaciones son bastante más exigentes en el mercado europeo que en el norteamericano, y los controles de calidad y medioambientales más rigurosos. Por otra parte, los derechos laborales, sanitarios, alimentarios y de seguridad también son superiores aquí, pero en cambio, lo que se pretende, bajo la presión de EE.UU., es alinear a la baja dichos controles y regulaciones.

 

capitalismo423.jpgY bajo el paraguas de estas negociaciones del TTIP, los lobbies empresariales están aprovechando para revolucionar todo el contexto normativo en todas las áreas a su favor, por lo que nos tememos que, de alcanzarse un acuerdo definitivo, entraremos en una nueva era de capitalismo aún más feroz que el actual, donde las empresas pisoteen más aún a la ciudadanía y a los Estados, bajo un sistema que les garantiza total impunidad, y total sometimiento a sus prácticas. La propia Comisión Europea deja bien claro el objetivo real del Acuerdo: "No son las tasas que se pagan en las aduanas los mayores obstáculos para el comercio, sino las normativas internas transfronterizas, las que protegen la seguridad y el medio ambiente (...). El objetivo de este acuerdo es reducir, en beneficio de las corporaciones, los costes y los retrasos que no son necesarios". Entre lo más negativo, el Acuerdo incluirá una cláusula que permitirá a las empresas transnacionales demandar a los Estados cuyos gobiernos aprueben leyes que puedan afectar a sus beneficios económicos presentes o futuros, o a la posibilidad de limitar o recortar sus actividades. Todo ello dirimido bajo tribunales independientes, donde la influencia de las empresas será gigantesca. Así, las multinacionales podrán exigir a los Estados donde inviertan compensaciones millonarias ante tribunales de arbitraje, contra los que no caben recursos y a los que no podrán contradecir los máximos tribunales de los respectivos Estados asociados.

 

capitalismo424.jpgEn el contexto de los derechos sociales y laborales, el TTIP supondrá mayores bajadas de salarios, más desempleo, mayor precarización, privatización de los servicios públicos, degradación medioambiental, menor seguridad alimentaria, etc. Y todo ello porque, como decimos, los estándares norteamericanos son bastante más laxos y permisivos, porque, entre otras cosas, no reconocen los convenios laborales internacionales de la OIT. Contrariamente a la promesa de crear 400.000 nuevos puestos de trabajo en la UE, se espera que el TTIP conlleve la deslocalización de cerca de un millón. Se restringirá más la libertad sindical, objetivo que la Comisión Europea también quiere alcanzar bajo el pretexto de atraer las inversiones extranjeras. En el campo sanitario, el TTIP abriría la contratación pública de servicios de salud a la competencia extranjera, limitando aún más la soberanía en la gestión por parte de los Estados de la UE, profundizando el nivel de privatización que amenaza y reduce constantemente el derecho a una sanidad universal, pública, gratuita y de calidad. La progresiva degradación medioambiental también será un hecho, ya que desaparecerán controles previos de impacto medioambiental, aumentarán las emisiones de CO2 y se dará carta blanca a una serie de prácticas nocivas y destructoras del medio ambiente, como el fracking.

 

capitalismo425.jpgLas empresas farmacéuticas tendrán más facilidad para alargar el uso de patentes y retrasar el empleo de los genéricos, encareciendo así de forma general los medicamentos. Aumentará la permisividad sobre el cultivo y el uso de los alimentos transgénicos, potenciando la actividad y el comercio de empresas gigante que manipulan las semillas, y controlan gran parte de la alimentación mundial, siendo causantes de gran cantidad de los nuevos trastornos y enfermedades a nivel mundial. Como se ve, todos los ajustes serán a la baja, porque el Acuerdo se está negociando a imagen, beneficio y semejanza del mercado norteamericano. Las negociaciones para alcanzar el TTIP, como estamos viendo, son absolutamente agresivas, y hemos de pararlas y rechazarlas a nivel europeo, y sobre todo, a nivel español. De implantarse este Acuerdo, ninguna política de izquierdas será posible, ninguna medida de apoyo a la ciudadanía tendrá sentido, porque la ley supranacional amparará siempre el poder de las empresas. De ahí que el rechazo y la movilización popular han de ser contundentes. Ni que decir tiene, que PP y PSOE, las dos formaciones políticas del bipartidismo español, apoyan claramente este acuerdo, por lo cual suman (siguen sumando, y ya son muchos) más argumentos para que sufran auténticos y definitivos varapalos en las próximas citas electorales de 2015, precisamente el año donde está prevista la finalización de las negociaciones para el TTIP. Y existen varias campañas en nuestro país para rechazar públicamente este Acuerdo, tales como el blog No al TTIP (http://noalttip.blogspot.com.es/), la Campaña No al TTIP de ATTAC (http://www.attac.es/no-al-ttip/), o la Campaña No al TTIP de Facebook (https://www.facebook.com/noalttip). Hay que detener esta involución social y democrática como sea. Hay que parar este nuevo avance del capitalismo. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
2 octubre 2014 4 02 /10 /octubre /2014 23:00

"Hablar de democracia es hablar de una forma moral de organización social de los seres humanos"

(Guillermo O'Donnell)

 

 

 

 

La Democracia Participativa parecería enfrentarse a los valores que nos inculca el capitalismo, a saber: la competitividad, el egoísmo, el individualismo, y pareciera existir un conflicto o incompatibilidad entre el interés individual y el interés colectivo. Pero nada más lejos de la realidad. Veamos cómo lo define Beetham (en su obra Beyond Liberal Democracy, 1981): "La autonomía de una persona en un contexto político (...) es una condición para ser libre, para decidir junto con otros las reglas y políticas de la vida en común. El respeto por una igual autonomía de los otros también significa (...) aceptar el veredicto de la mayoría en asuntos en los que es necesaria una decisión colectiva (...). Los derechos democráticos tienen por tanto un carácter dual. Son derechos que son garantizados a los individuos, pero que sólo pueden ser ejercidos colectivamente". Para que la democracia sea real, y no meramente formal (como la que tenemos hoy día), las personas necesitan participar en la toma de decisiones que les afectan, y en su implementación. Y en la medida de lo posible, esta participación debe ser directa.

 

objetivo_democracia51.jpgEl verdadero problema que se plantea es, primero, el criterio que hemos de adoptar para determinar el correcto equilibrio entre la toma de decisiones centralizada o descentralizada para cada área funcional de la actividad social, y segundo, cuán efectiva puede ser la participación en cada nivel. Esta segunda cuestión requiere particular atención en las decisiones que deben tomarse al nivel amplio de la sociedad, ya que la participación se nos presenta más difícil al ejercer la democracia de forma indirecta que al hacerlo en forma directa. Para que las personas puedan ser autoactivadas y puedan autogobernarse, necesitan manejar las cosas ellas mismas, no deben permitir que las cosas sean manejadas por otros, porque si lo permiten, terminarán por ser manejadas por otros. Ese enfoque fundamental es lo que está en la base del desarrollo de los mecanismos de democracia participativa, es decir, directa. Y en este sentido, es evidente que mientras más concentrada esté la toma de decisiones sobre una autoridad, más difícil será ejercer un control democrático sobre ella, y más riesgo existirá en relación con las libertades, que son centrales en la sociedad democrática.

 

objetivo_democracia52.jpgSobre la descentralización de la democracia y sus tipos, José López afirma: "La democracia, el poder del pueblo, busca distribuir el poder. Democracia equivale a distribución del poder. Cuanto más distribuido está el poder, más y mejor democracia tenemos. El desarrollo de la democracia debe tener como objetivo prioritario distribuir el poder todo lo posible. Y para ello es primordial la descentralización geográfica del poder. Descentralización que debe posibilitar el desarrollo de la democracia directa en los ámbitos locales. Pero aunque se logre distribuir en cierta medida importante el poder, éste nunca podrá estar absolutamente distribuido entre todos los miembros de la sociedad. O dicho de otra forma, aunque se logre desarrollar la democracia directa en los ámbitos más locales, seguirá siendo necesaria la democracia representativa (ampliada y mejorada, evolucionada hacia una democracia participativa) en los ámbitos menos locales, o para las políticas que afecten a toda una nación o conjunto de naciones. Es decir, seguirán siendo necesarias ciertas instituciones a mayor escala que las locales. Y dichas instituciones deben funcionar en base a la democracia representativa y participativa (por ahora, no parece factible la democracia directa para grandes grupos de personas, aunque quizás mediante la tecnología algún día sí sea posible)".

 

objetivo_democracia53.jpgOtro gran paradigma de la democracia participativa es que las decisiones deberían ser tomadas e implementadas por aquéllas personas afectadas por ellas. Una sociedad autogobernada debe operar bajo el principio de que las decisiones y la forma de implementarlas sean la responsabilidad de y sean tomadas por aquéllos que son afectados por ellas. Este es un principio básico que debe determinar el marco gubernamental y administrativo en el que las actividades colectivas deben ser realizadas. Por tanto, la separación de poderes, el pluralismo dentro de la esfera del Estado, involucra, por una parte, separar responsabilidades de diferentes actividades funcionales, y asignar éstas a los afectados por ellas, y por otra parte, en el interior de cada actividad funcional, descentralizar responsabilidades de arriba hacia abajo a los órganos más locales, siempre que sea consistente con la eficiencia y la equidad. El balance deseado entre poderes centralizados y descentralizados variará de acuerdo a las diferentes actividades funcionales. Para facilitar la mayor participación directa posible y para salvaguardar la libertad personal, la descentralización deberá preferirse en caso de duda. De esta forma, lo que emerge es una red o sistema de órganos representativos y estructuras administrativas responsables de diferentes actividades funcionales, con una extensión territorial variada, que va desde lo local hasta lo nacional, e incluso, puede llegar también a lo internacional.

 

objetivo_democracia54.jpgPara finalizar esta entrega, podemos recordar un buen ejemplo histórico de democracia popular, directa y participativa, como fue la Comuna de París de 1871, una organización democrática que ya fue dotada de grandes avances para su época, como por ejemplo la democracia revocatoria. Recomiendo a este respecto la lectura del artículo de Antoni Jesús Aguiló, filósofo, político y profesor del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coímbra, en Portugal, del cual voy a destacar el siguiente párrafo: "La Comuna de París representa no sólo la última de las grandes revoluciones populares del siglo XIX, sino también el primero de los democraticidios de la era moderna, algo apenas mencionado en la historia "oficial" de la democracia. Lamentablemente, hoy también son tiempos de democraticidio, de exterminio de saberes y prácticas democráticas. El capitalismo ha fulminado la democracia representativa en buena parte de Europa, donde los Parlamentos y las elecciones, como en Italia, son prescindibles. Pero también son, entre otras cosas, tiempos de experimentalismo político, de grietas abiertas en el poder constituido, de protestas populares, de organización colectiva y de luchas por un poder popular constituyente que, como nos recuerda la Comuna de París, nace en las calles como exigencia de cambio de las viejas estructuras políticas y económicas que oprimen a la gente y coartan la construcción de otras democracias posibles". Continuaremos en próximas entregas.

Compartir este post
Repost0
30 septiembre 2014 2 30 /09 /septiembre /2014 23:00

"Los medios de comunicación como canales de distribución y los deportes como "espectáculo" de masas constituyen el marco adecuado para distraer (en todos los sentidos) y embelesar a la ciudadanía. En particular, el binomio TV-fútbol se ha convertido en la droga legal más poderosa que, para mayor facilidad de consumo, se expide a domicilio"

(Antonio José Gil Padilla) 

 

 

 

 

 

sociedad_alienante141.jpgY dentro de los medios sociales que podemos llamar de "alienación masiva", que venimos comentando desde atrás, especial atención merece el acceso, sobre todo de la juventud, a la información y a una pseudocultura a través de los medios y soportes informáticos. Como resulta que estamos en la era tecnológica, y aprovechándose de que los más jóvenes demuestran mejores aptitudes para su conocimiento y manejo, las formas y métodos de manipulación social del mundo real se han trasladado, de forma multiplicada, al entorno virtual, es decir, a Internet. De esta forma, conviviendo con sitios web de calidad, dirigidos por profesionales y de auténtico rigor informativo, nos encontramos en la red con auténticos sitios de propaganda y manipulación, destinados a continuar con la labor anestesiante que ya se realiza por otros medios. Y por si todo ello fuera poco, sitios web como Youtube, Facebook, Twitter, etc., se han convertido en auténticos santuarios de consulta, recogida y difusión de información masiva, sin ningún control, y con los peligros relacionados con la falta de seguridad derivados de su uso indiscriminado.

 

sociedad_alienante142.jpgPero detrás de estos grandes escaparates virtuales, siguen estando las grandes empresas multinacionales que los controlan, y que respoden a los mismos intereses que las que trabajan en el "mundo real". De esta forma, multiplicando por mil el efecto alienante de los medios clásicos de comunicación, estos sitios de confluencia masiva (millones de usuarios repartidos por todo el mundo) se han convertido en la forma más odiosa e idiotizante de comunicación, a través de los cuales se traslada a los usuarios a un mundo irreal, trivial, frívolo, zafio y estúpido. Incomprensiblemente, son noticias de los informativos el número de seguidores en Twitter que tiene tal personaje, o el número de visitantes que han reproducido cierto vídeo de Youtube, noticias intrascendentes que nos alejan de la realidad, y nos continúan sumergiendo en un mundo alejado de lo verdaderamente importante, para intervenir en nuestras pautas de comportamiento social. Hoy día, desgraciadamente, las posibilidades de embelesamiento, distracción e incitación al consumo a través de estos medios (las denominadas "Redes Sociales") se vuelven casi infinitas. Pero quiero remarcar aquí que nuestras críticas no van dirigidas al buen uso de las nuevas tecnologías en los procesos humanos, sino al aprovechamiento que los gobiernos, los medios y las empresas hacen de ellas para conducir a la población a unas pautas de comportamiento que son las que a estos agentes les interesan.

 

sociedad_alienante143.jpgEstamos ya en la recta final de esta serie de artículos, y no podemos dejar de insistir en el poderío del fútbol como manifestación de un deporte llevado a sus más deplorables extremos, así como de las organizaciones mundiales que lo controlan. El fútbol representa hoy quizá la cortina de humo anestésica más potente que se conoce. La cadena que retransmita un partido interesante tendrá garantizada una audiencia masiva, así como los bares con grandes pantallas que aglutinen a gran cantidad de público, y por tanto, de consumidores. Cuánto más cuando se organizan grandes eventos a nivel mundial, como los Campeonatos Mundiales de Fútbol, organizados por la FIFA cada cuatro años. En estos casos, durante el mes de su celebración, se eclipsa el resto de la realidad para someternos a la hipnosis social del fútbol reducido (ampliado, más bien) a un show mediático. Las cifras que se manejan son desorbitadas en este mundo. El mercado de "fichajes" de jugadores ronda los cientos de millones de euros, el sueldo de un astro de este deporte es completamente demencial, y el negocio del fútbol está posicionado como la 17ª economía mundial, por encima de naciones como Suiza, Bélgica o Taiwán, llegando a un PIB estimado de 500.000 millones de dólares. La dimensión del fútbol se vuelve completamente irracional, especialmente cuando afloran los chovinismos, los racismos, los nacionalismos exacerbados, las intolerancias de todo tipo, y las disputas entre aficiones internacionales.

 

sociedad_alienante145.jpgEn su artículo "Las farándulas de la FIFA", Fernando Buen Abad Domínguez afirma lo siguiente: "Hay hambre en el mundo, hay analfabetismo, hay guerras, invasiones y espionajes. Hay injusticias, hay discriminación, machismo y alcoholismo. Tenemos amenazas de barbarie bélica, de irracionalidad politiquera, de corrupción, de fraudes y de esclavitud. El capitalismo pudre todo lo que toca, directa e indirectamente. Las máquinas de guerra ideológica que el capitalismo llama "medios de comunicación" usan todo lo que pueden para enajenarnos, domesticarnos en el consumismo y hacernos obedientes y mansos, agradecidos de que nos engañen. Y una de sus prendas más queridas es la de su fútbol espectáculo y farándula". Bien, finalizaremos en la próxima entrega de esta serie, la número 15, insistiendo en este tema, e intentando resumir lo que hemos expuesto, para dejar algún mensaje de conclusión final. Emplazo a los lectores hasta entonces.

Compartir este post
Repost0
28 septiembre 2014 7 28 /09 /septiembre /2014 23:00

"Ahora ya está claro que la actual combinación entre estricta austeridad fiscal y duras reformas del mercado laboral no está dando el resultado deseado...Insistir en un tratamiento que está matando al paciente es un disparate que ya no nos podemos permitir. Europa podría adoptar una estrategia más equilibrada que, a diferencia de la austeridad pura y dura, sí está demostrando que funciona"

(Raymond Torres, Director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT)

 

 

 

 

 

 

capitalismo411.jpgBien, en el artículo anterior de esta serie ya citamos a algunas cuantas empresas multinacionales, como buenos ejemplos del capitalismo internacional. Vamos en la presente entrega a centrarnos en una de ellas, como pudiera ser cualquier otra, para exponer su inmenso poderío transnacional, y la gran impunidad de que goza en sus prácticas. Se trata de la norteamericana WalMart, el número uno de los supermercados y la empresa más grande del mundo, según la lista Fortune Global 500. Nos vamos a basar para nuestra exposición en un estupendo artículo de Alberto Maestre, un ex trabajador de la propia compañía, que nos cuenta con gran conocimiento de causa algunos de sus desmanes. Porque de hecho, la segunda empresa con más beneficios de Estados Unidos es, a su vez, la más denunciada por sus abusivas prácticas laborales. Sólo en USA, más de dos millones de personas trabajan para este gigante del mercado mundial.

 

capitalismo412.jpgUn inmenso centro comercial donde venden de todo (alimentación, ropa, electrodomésticos, calzado, muebles, productos de jardinería, óptica, servicios de reparación de automóviles, peluquería...), incluso armamento y munición (cómo no hablando de EE.UU., donde como sabemos, hasta a los niños de 8-9 años se les enseña a manejar armas). Pero sus trabajadores, como hemos dicho, se llevan la peor parte. Se les intenta convencer para pagarles parte de su sueldo en acciones de la compañía, se insta a la feroz e implacable competitividad mediante la publicidad de ciertos bonus en caso de cumplir objetivos de productividad inalcanzables en la práctica, ayudando a crear la ilusión de que el responsable del sueldo del trabajador/a es él o ella misma/o, y no la empresa. En el modelo WalMart se contrata o se despide automáticamente según las ventas suban o bajen, sin contemplar ningún tipo de especialización del trabajo. Los trabajadores WalMart, la inmensa mayoría de ellos contratados a tiempo parcial, son a menudo chantajeados con la promesa de trabajar horas extra no declaradas.

 

capitalismo413.jpgY como no podía ser de otra manera, WalMart es un campo vedado a la lucha, la reivindicación, y la participación sindical. Una plantilla tan inmensa no contempla mecanismos para la representación de los trabajadores de forma brutal, mezquina y delictiva, bajo mafiosas y veladas prácticas. Por tanto, en WalMart no hay lugar para los sindicatos, y además, las leyes se lo permiten. Alberto Maestre nos cuenta que cuando los carniceros de un WalMart de Texas decidieron organizarse en un sindicato para defender sus intereses, la empresa decidió prescindir de todos los carniceros del planeta, y pasar a vender únicamente carne empaquetada en bandejas. O que cuando los trabajadores del hipermercado de Jonquiere, en Québec, se organizaron en un sindicato, WalMart  no dudó en cerrar, despedir a todos los trabajadores y abandonar ese pueblo. Y por supuesto, no podemos dejar de hablar del efecto devastador sobre la economía de las zonas donde WalMart existe. Instalándose en las afueras de las ciudades, con unos costes laborales mínimos y con una política de precios diseñada para eliminar a toda su competencia, destruye muchos más puestos de trabajo de los que crea, que además, como hemos visto, son puestos tremendamente precarios.

 

capitalismo414.jpgLa empresa, que gasta millones de dólares en donaciones políticas, mantiene buenas relaciones tanto con Demócratas como con Republicanos. Y no sólo estadounidense, sino con el resto de los gobiernos de los países donde están instalados. Pues bien, despiadados gigantes como éste es lo que crea el capitalismo globalizado al que asistimos, con plenos poderes para hacer y deshacer a su antojo, y a su vez, presionando cada vez más para que las posibles leyes que puedan ir saliendo siempre vayan en su beneficio. Pero cerremos el círculo de este salvaje capitalismo, para no dejar piedra sin remover, y que los lectores puedan hacerse una idea global de cómo funciona el sistema en su conjunto. Centrémonos en el caso de USA, por ser el más paradigmático, aunque bien podríamos hacerlo en cualquier otro país. Acabamos de conocer salvajes empresas que maltratan a sus trabajadores...bien, ¿por quién son apoyadas estas empresas? En Estados Unidos, sobre todo, por el Partido Republicano, que es su mejor valedor, y el que apoya la aplicación de las diferentes medidas legales que se aprueban para que dichas empresas puedan actuar como actuán...bien, ¿quiénes apoyan al Partido Republicano? Fundamentalmente, y con esto cerramos el círculo, grandes empresarios, mecenas y fundaciones a su servicio que financian económicamente sus campañas electorales, incluso sus propios presupuestos.

 

capitalismo415.jpgTomando como referencia la información aparecida en un artículo de Fátima Fafatele, vamos a poner como ejemplo a uno de estos magnates, como es Paul Singer. Se trata de un multimillonario, firme defensor y mecenas del Partido Republicano estadounidense, y cercano al ultraconservador Tea Party. Es el dueño de un imperio formado por un montón de empresas distribuidas en redes y esparcidas entre varios paraísos fiscales, con oficinas por todas partes del mundo, con miles de millones de dólares en activos, y especulando, entre otros muchos productos, con deudas públicas de terceros países, violando la soberanía de dichos pueblos. Paul Singer, con una fortuna personal reconocida y estimada en unos 1.500 millones de dólares según la revista Forbes, fue el mayor financiador de la campaña presidencial de George W. Bush en 2004 con 3 millones de dólares, financió la campaña presidencial de Mitt Romney con un millón de dólares en 2012, la del alcalde republicano de Nueva York, Rudolph Giuliani, y es también el mayor donante de la propia policía de Nueva York. Así pues, como uno de los principales aportadores del Partido Republicano, juega un papel importante en la política estadounidense, y dada la gran influencia de EE.UU. en el escenario internacional, también en éste. La fundación que lleva su nombre, The Paul E. Singer Foundation, le elogia por sus actividades de filantropía, su liderazgo en la expansión del libre comercio, su gestión a favor de la seguridad nacional de EE.UU., y para el futuro de Israel. Como ya hemos relatado, no se puede practicar una política más cínica, hipócrita y criminal. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
25 septiembre 2014 4 25 /09 /septiembre /2014 23:00

"El sistema global vigente mantiene intencionadamente y alimenta un modelo educativo caduco e ineficaz para el progreso intelectual de los ciudadanos, convertido en una herramienta más de alienación y sometimiento"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

 

 

 

A estas alturas de la serie, y en esta recta final dedicada a la Universidad, pensamos que ya habrá quedado bien claro que ésta debe ser completamente gratuita, pagada con los impuestos de todos, ya que si la docencia y la investigación universitarias pasan a depender de la financiación privada, ésta impondrá sus propios y espureos intereses, como de hecho ya ocurre en mutitud de casos. Pero desgraciadamente, ésta parece ser la tendencia, ya que actualmente, tenemos una Universidad Pública ahogada con los recortes presupuestarios, con matrículas más caras y con menos becas y ayudas al estudio, lo cual provoca la "legitimación" social de los minijobs, como una herramienta de complemento para que los estudiantes puedan pagarse sus estudios. Pero en su afán por justificar medidas educativas de claro corte ideológico, escoradas a la derecha, el Gobierno del PP intenta, entre otras muchas estrategias, desacreditar a la Universidad española utilizando argumentos, por ejemplo, de ránkings comparativos con otras Universidades internacionales.

 

educacion_publica241.jpgDe esta forma, intenta generar cierto estado de alarma social para provocar la creencia de que nuestra Educación Superior es un auténtico desastre. Detrás de los grandes titulares de resultados catastróficos de nuestros estudiantes, se encuentran unas cifras manipuladas para provocar en la opinión pública dicho efecto. Y como efecto colateral, nos inducen al concepto de la educación en su sentido más competitivo. Por tanto, desde la izquierda proponemos una clara denuncia de los objetivos de dichas pruebas, y una vuelta a la evaluación en su sentido abierto, crítico, colegiada, compartida, consensuado con los alumnos, continua, ética y no excluyente. Hay que oponerse abiertamente a participar en estos ránkings mundiales, que sólo sirven para establecer listas de perdedores y ganadores, de unos mejores frente a unos peores, porque atentan contra los principios generales de un buen sistema educativo. Pondremos un simple ejemplo para que se entienda hasta qué punto esta "cultura de la competencia" está extendida. Supongamos que unos padres quieren llevar a su hijo/a a una academia de artes marciales. Bien, seguramente, entre la academia pepito, que no tiene ningún campeón ni ninguna marca especial reconocida, y la academia capitaneada por uno de los mejores ganadores de torneos, estos padres elegirán la segunda opción.

 

educacion_publica242.jpgY efectivamente, es posible que el competidor con varias medallas también enseñe mejor a los alumnos, pero realmente no existen garantías de ello, aunque sí de que va a inculcar en sus alumnos la filosofía de la competición. Frente a ella, en la otra academia, a lo mejor no vamos a tener ningún campeón de torneo, pero igual es mejor maestro, mejor formador en artes marciales, que el otro gran campeón. Este ejemplo pretende ser ilustrativo de lo que nos ocurre en el mundo educativo. Tienden a inculcarnos los criterios de evaluación, de competitividad, de resultados, y a enfocar la mejor garantía de la docencia y de la formación de los alumnos mirando únicamente este criterio. Cuando los que de verdad nos dedicamos a la formación sabemos que estos resultados no son garantía de nada, porque de lo que de verdad se trata, y más en la Educación Superior, es de formar a estudiantes que sean personas libres y críticas, personas cultas, personas con un alto nivel de reflexión. Y esto seguro que no nos lo evalúa ningún Informe PISA. En palabras de Enrique Díez: "Nos olvidamos de que somos ciudadanos y ciudadanas, y como tales tenemos el derecho a exigir que todos los centros sean los mejores, que todos los estudiantes tengan las mismas oportunidades, y que se doten de los más excelentes recursos, medios y metodologías a todas las instituciones educativas, porque no sólo mi hijo o hija debe conseguir lo mejor, sino que todos los hijos e hijas de todos los vecinos y vecinas del mundo deben tener también lo mejor para su desarrollo como personas".

 

educacion_publica243.jpgEste enfoque neoliberal, con este neolenguaje importado del mundo mercantil, está creando en la ciudadanía una nueva concepción del encaje en la sociedad de las instituciones educativas. Todo ello obedece al ansia de entender la educación como medio para preparar mano de obra barata para el mercado laboral, donde las familias aprenden que los centros y las Universidades situadas en los mejores puestos de los ránkings les darán más posibilidades a sus hijos/as de colocarse en un buen puesto en cualquier empresa, y la Universidad se especializa en buscar formas de rentabilizar y patentar productos, técnicas y patentes vendibles en el mercado internacional educativo, que las sitúen en los puestos más altos de dichos ránkings, para poder seguir obteniendo financiación externa, sobre todo privada, ante el constante recorte de los recursos y de la financiación pública. Es una migración hacia el mundo educativo mercantilista, competitivo y elitista, que se olvida de los grandes fundamentos educativos, simplemente porque no le sirven, porque ya no le interesan para sus fines. Lo que, por tanto, nos tenemos que replantear, es si queremos una Universidad Pública al servicio del bien común, de la sabiduría colectiva, de la ciencia y la técnica puestas al servicio de la sociedad en su conjunto, de las necesidades sociales, del pensamiento crítico, del conocimiento universal y compartido, o bien al servicio de una serie de desalmadas empresas privadas, que son las que nos valoran y nos colocan en los ránkings.

 

educacion_publica244.jpgY como refuerzo a dicho recurso, están instalando también el falso debate sobre el número de Universidades públicas en nuestro país, con un afán de cierre, absorción y concentración de centros universitarios, al igual que en su momento hicieron con las Cajas de Ahorros. Simplemente les estorban los centros públicos (al igual que les estorbaban las obras sociales de las antiguas Cajas de Ahorros) y quieren eliminarlas, con el pretexto de que sobran Universidades en nuestro país. Pero vamos a las cifras, para demostrar que, de nuevo, todo obedece a una burda manipulación. En España existen 82 Universidades para 47 millones de habitantes, lo que supone de media una Universidad por cada 582.000 habitantes, mientras que en Estados Unidos hay una Universidad por cada 94.000 habitantes, en el Reino Unido una por cada 253.000, y en Alemania una por cada 223.000 habitantes. La realidad actual es que el número de Universidades Públicas en España es, por habitante, junto con Italia, el más bajo de Europa Occidental, hecho que permite afirmar que, en relación a este contexto, el número de Universidades Públicas españolas no es excesivo, sino más bien lo contrario (ni, por supuesto, el número de estudiantes universitarios, ni el número de licenciados que cada año finalizan sus estudios en nuestro país).

 

El problema por tanto no es éste. El problema es entender que la Universidad que los neoliberales quieren diseñar no es para los hijos e hijas de la clase obrera. Se trata de una Universidad diseñada sólo para quienes puedan pagarse los gastos de matrícula, de estancia, de residencia, de libros, de desplazamiento, etc. Quieren únicamente unas pocas Universidades para la élite económica, social y política del país, en vez de una Universidad disponible para todos los ciudadanos, reconocida como un derecho público, gratuito y universal. Simplemente, les molestan los estudiantes pobres, para el modelo de sociedad que ellos quieren establecer. De este modo, esos "Campus de Excelencia" que tanto pregonan no están en realidad ligados a la calidad de su profesorado, de la docencia y de la investigación, sino a la accesibilidad de los más pudientes, de los más poderosos. De hecho, no tienen inconvenientes en crear nuevas Universidades privadas, en abrir nuevas titulaciones, nuevos cursos de postgrado, nuevas cátedras y nuevas especialidades, cuando se trata de que sean estudios financiados por la iniciativa privada (que ahora llaman "iniciativa social"), inaccesibles para los estudiantes sin medios económicos. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
23 septiembre 2014 2 23 /09 /septiembre /2014 23:00

"Obama no apoya a David contra Goliat, sino a Goliat contra David"

(Fidel Castro)

 

 

 

 

 

estado_guerra_permanente111.jpgEn nuestro artículo anterior de esta serie, habíamos definido a Israel como una especie de "Estado clientelista" de Washington, pero incluso esta definición no nos convence del todo, porque existen pruebas más que suficientes como para concluir que la ayuda estadounidense a Israel sirve ante todo para reforzar su ocupación en Palestina. Hemos por tanto de seguir buscando las razones, los últimos motivos de esta actitud, de este extraño comportamiento. Parece claro que en el imaginario colectivo estadounidense, la opinión dominante se empeña en considerar a las dos partes en "conflicto" esencialmente iguales. Y bajo ese tupido e hipócrita velo de considerar a ambas partes por igual, justifican a la vez la "necesidad de Israel de defenderse", es decir, su legítimo derecho a responder a los ataques, a la vez que lamentan las "víctimas en el lado palestino", y hacen solidarios llamamientos al alto el fuego. Como vemos, se trata de una cínica postura, para camuflar y disfrazar su auténtico apoyo a la fuerza invasora, en este caso Israel. No es posible la comparación, ya que una de las partes (Palestina) está equipada con armas pequeñas y cohetes de sofisticación diversa, mientras que la otra (Israel) posee armas nucleares y un moderno ejército dotado de tecnología de última generación subvencionada por la mayor superpotencia mundial.

 

estado_guerra_permanente112.jpgComo podrá concluir cualquier observador justo e imparcial, la lucha no es desigual. Sin embargo, USA insiste en su papel de árbitro ecuánime de un conflicto que supone esfuerzos fallidos interminables en la supuesta negociación de un "proceso de paz". Y ahí están los países "aliados" de Washington, para seguir manteniendo la versión hipócrita y cínica que apoya al poderoso en su destrucción del débil. Aunque a nivel mundial, cada vez menos observadores creen en esa ficción norteamericana que se comporta como espectador benevolente en vez de ser un participante profundamente implicado en que la situación haya llegado donde lo ha hecho. Pero desde un punto de vista decente y justo, la contradicción entre el apoyo diplomático y militar hacia una de las partes en conflicto y la pretensión de neutralidad no puede justificarse, aunque los EE.UU. se erijan en los mediadores por excelencia de dicho conflicto, y organicen reuniones a diestro y siniestro con los respectivos dirigentes, en diversos escenarios mundiales. Pero las élites políticas estadounidenses son incapaces, o no están dispuestas, a hablar sobre el destructivo papel de Washington en esta situación. Existe un silencio evasivo, unas justificaciones injustificables, una constante desaprobación de la violencia palestina, una leve crítica (sólo ocasional) de los asentamientos israelíes, y últimamente, un animado debate sobre el movimiento por el boicot, la desinversión y las sanciones (BDS, por sus siglas en inglés), emprendido por la sociedad civil palestina para presionar a Israel hacia una paz justa y duradera.

 

estado_guerra_permanente113.jpgPorque en general, y esto se ha declarado de forma oficial, por activa y por pasiva, y desde las más altas instancias, la alianza de Estados Unidos con Israel es "inquebrantable", entendiendo la actitud norteamericana como una parte del orden natural del universo, tan fuera de toda duda como la fuerza de la gravedad. Menos comprensibles resultan los grupos de lobbys que se anuncian a sí mismos como "a favor de la paz", campeones del "diálogo y de las conversaciones", pero que comparten, de nuevo hipócritamente, las mismas líneas de fondo sobre la ayuda militar a Israel que sus homólogos abiertamente militaristas. Y es lógico (sostener lo contrario es abiertamente vergonzante) que cualquier grupo que se decante por la concesión de enormes paquetes de ayuda militar para un país que actúa como Israel lo hace, es obvio que no puede estar a favor de la paz. Por tanto, la conclusión es clara: a lo que estamos asistiendo no es a ningún proceso de paz, sino a un auténtico proceso de guerra. Ya no pueden sostener a la vez el doble argumento de mantener la grandiosa ayuda militar a Israel, mientras se mantienen y organizan conversaciones para un proceso de paz, de forma obsesiva y mesiánica. Quizá lo segundo esté pensado únicamente para disfrazar lo primero. Incluso el Presidente Obama ha llegado a jactarse públicamente de que EE.UU. no ha dado nunca tanta ayuda militar a Israel como durante su presidencia.

 

estado_guerra_permanente114.jpgEl pasado mes de enero, el Comité de Asuntos Exteriores del Congreso norteamericano votó unánimemente a favor de elevar el estatus de Israel a "principal socio estratégico". Y por tanto, con el Congreso y el Presidente, y detrás de ellos todos los serviles gobiernos "aliados", garantizando que la ayuda militar va a seguir fluyendo a niveles sin precedentes, Israel no tiene ningún incentivo para cambiar de conducta. ¿Cuánto va a durar este silencio? Sólo hay una respuesta: hasta que el resto de la comunidad internacional no reaccione, se plante y boicotee de una vez por todas, de forma unánime, tanto la conducta de Israel, como la conducta de su principal patrocinador, Estados Unidos. El hecho de estar armando y financiando a una nación rica que perpetra sistemáticamente actos de limpieza étnica tiene que ofender a cualquier país decente, con un gobierno decente. Pero es difícil imaginar qué tipo de progreso puede alguna vez alcanzarse por un acuerdo justo y duradero entre Israel y Palestina, si Washington no deja de armar hasta los dientes a una de las partes. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
21 septiembre 2014 7 21 /09 /septiembre /2014 23:00

"Me gustaría que Merkel entendiese que la austeridad empeora el comportamiento de la economía. Aumenta el nivel de desempleo, disminuye los salarios y crea más desigualdad. No existe ningún ejemplo de una gran economía que haya vuelto a crecer gracias a la austeridad"

(Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía y ex Economista Jefe del Banco Mundial)

 

 

 

 

 

 

 

capitalismo401.jpgComo ya hemos comentado en los últimos artículos, las recetas neoliberales del FMI y del BM ya se aplicaron anteriormente en otros muchos países, siempre con las criminales consecuencias que nosotros ahora estamos sufriendo en nuestras propias carnes. En las décadas de 1980 y 1990 la desigualdad se incrementó en casi todos los países de Latinoamérica. De hecho, todos los países afectados (excepto Uruguay) vieron durante esas dos décadas cómo el 10% de las personas más ricas aumentaron su participación en la renta nacional, mientras que la participación del 40% más pobre se estancaba o disminuía. Se estima que la mitad del aumento de la pobreza según los ingresos en ese período se debió a una redistribución a favor de los más ricos. La recuperación de las tasas de crecimiento y el descenso de la inflación que se iniciaron en la década de 1990 no mejoraron la distribución de los ingresos. En 2000, la desigualdad alcanzó un máximo histórico en América Latina. Si bien es cierto que desde entonces la desigualdad se ha reducido ligeramente en algunos países, ha sido sobre todo gracias a las políticas concertadas por los gobiernos y no al modelo económico de ajustes y austeridad impuesto anteriormente. No obstante, el nivel de desigualdad en América Latina sigue siendo mayor que antes de los años 80.

 

capitalismo402.jpgY todo ello ocurre, como siempre, por la dictadura del capital, aplicada en este caso a escala global, transnacional. Organizaciones como la Trilateral, el Club Bildelberg o los Gxx son buena muestra de ello. ¿Por qué los 8 países más industrializados del mundo se reúnen de vez en cuando para hablar de economía? ¿Por qué se organizan foros mundiales de alabanza y oda al capitalismo, como el Foro de Davos? ¿Qué sentido tienen las cumbres del G8 si en la economía no tienen cierto peso ciertas decisiones tomadas por ciertas personas? De hecho, la finalidad de estas reuniones es analizar el estado de la política y las economías internacionales e intentar aunar posiciones respecto a las decisiones que se toman en torno al sistema económico y político mundial. Es decir, unos pocos países, los más poderosos, toman decisiones por su cuenta que afectan al funcionamiento de la sociedad en todo el planeta. A pesar de la relevancia de estas cumbres, las discusiones del G8 no son abiertas. No existe transcripción de las mismas y los documentos preparatorios, aún siendo elaborados por funcionarios públicos de los países miembros, son generalmente también secretos y muy raramente salen a la luz pública. Los únicos documentos totalmente públicos son las declaraciones finales. De los cinco miembros permanentes (con derecho a veto) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cuatro son miembros del G8, y en el marco del BM y del FMI los países del G8 acumulan más del 44% de los votos.

 

capitalismo403.jpgEn las negociaciones en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC), los países del G8 también acostumbran a funcionar como un bloque formado por la Unión Europea, Japón, Estados Unidos y Canadá. ¿Y aún hay quien se cree que no existen ciertos poderes fácticos que controlan el mundo? Al G8 no entra cualquiera. No es, una vez más, un organismo democrático. Es la aplicación de la ley del más fuerte a escala global. Los poderosos deciden sobre cuestiones que nos afectan a todos sin que nosotros podamos decir o hacer nada. Sólo podemos patalear, protestar en la calle, organizar movilizaciones. Eso sí, por supuesto, bajo el riesgo de sufrir cargas policiales y de ser presentados ante los medios de comunicación de masas, ante el resto de nuestros conciudadanos, como unos "violentos", o unos "radicales", o el mejor de todos, como unos "antisistema". Estaría bien si nos explicaran, como estamos haciendo aquí nosotros, en qué consiste este "sistema", para poder tener elementos de juicio y de moral suficientes como para entender si hay que estar con el "sistema" o en contra de él. Y el sistema no es más que un gran monstruo decidido a sacrificarlo todo ante la insaciabilidad capitalista. Si tuviéramos que ofrecer una imagen real y clara de lo que decimos, quizá esa imagen pudiera plasmarse en la de la gran empresa transnacional, la gran corporación empresarial, con sedes repartidas por todas partes del mundo, y cuyos intereses están repartidos entre un montón de directivos y accionistas sin escrúpulos, a los que les trae al pairo todo lo que estamos contando aquí, y sólo les interesa, a toda costa, ampliar su capital.

 

capitalismo404.jpgEn diciembre de 2013, Iñaki Berazaluce pergeñó un artículo para Público titulado "Diez corporaciones del mundo real que parecen salidas de la mente de un supervillano", con la colaboración de Intermon Oxfam e información de Econmatters, Salon, El Pais, Forbes, Hang the Bankers, Público, Independent, Yorokobu, The Punch y Corp. Research. Expone sucintamente, como su nombre indica, diez de las más poderosas empresas mundiales, con sus luces (su aparente actividad) y sus sombras (su auténtica actividad, y peor aún, las repercusiones de su actividad), y vale la pena traer aquí algunos pasajes de lo que allí se indica. Se nos habla de Wall Mart, dedicada a la gran distribución, porque gran parte de sus 2,2 millones de trabajadores por todo el mundo sobreviven en los umbrales de la pobreza, con sueldos de menos de 6 euros/hora, mientras su presidente gana más en una hora que cualquiera de sus trabajadores/as en un año. Se nos habla de Nestlé, dedicada a la alimentación, cosmética y demás, cuya tropelía fundamental es acaparar el agua a las comunidades de medio mundo, y cuyo Presidente ha declarado hace pocos días que el agua es un producto que debería ser privatizado. Por lo visto, la multinacional suiza se apropia cada día de 1,1 millones de litros de agua de un acuífero canadiense (incluso durante las sequías) por los que abona la cifra de 3,71 dólares, y los revende (una vez embotellada y etiquetada) por dos millones de dólares, obteniendo un espectacular margen de beneficio del 53 millones por ciento, según recientes cálculos.

 

capitalismo405.jpgOtra empresa citada es Pescanova, objeto de algunos escándalos últimamente. Empresa dedicada a la pesca, es una de las que más destrozos causa en el medio ambiente, así como también figura en el ránking de las que más abusa de sus trabajadores. La pesquera española es propietaria de la mayor flota mundial, y entre las muchas denuncias acumuladas (y no sólo contables) están la de causar daños medioambientales irreparables en los manglares de Nicaragua para la cría del langostino, o en los bancos de Chile, con redes de arrastre. Se cita también a la electrónica japonesa Mitsubishi, una de cuyas tropelías consiste en congelar atunes para revenderlos tras su extinción. Es decir, ante la alerta de extinción de la especie, la multinacional Mitsubishi está pescando miles de toneladas de atún azul en aguas europeas y ultracongelándolas a -60 ºC para revenderlas dentro de varios años, como si fueran recién pescadas, y una vez la escasez haya disparado el precio por las nubes. Una estrategia parecida, pero esta vez con el chocolate, ejecuta la empresa de inversión Armajaro Holdings, cuyos especuladores directivos compran miles de toneladas de cacao para subir su precio dentro de un tiempo, cuando este producto haya pasado a ser un lujo.

 

capitalismo406.jpgOtras empresas de la macabra lista, como la Correction Corporation of América, se dedican al "negocio" de conseguir clientes para llenar sus cárceles, como si se privatizaran (ya lo están en Estados Unidos) las Instituciones penitenciarias. La empresa cotiza en bolsa y su interés no es obviamente la reinserción social de sus presos, sino más bien su reincidencia, dada su naturaleza y su razón de ser. La empresa contrata incluso con los diferentes Estados donde está implantada una garantía del 90% de ocupación de sus celdas, de modo que si la población reclusa disminuye (simplemente porque se cometan menos delitos), la Administración está obligada a indemnizar a esta empresa. ¿Perverso, verdad? Pues no es ciencia-ficción. Otra empresa citada en la lista es la minera Rio Tinto, famosa también por su trabajo esclavo. La empresa fue fundada, como muchas otras en su época, en el siglo XIX por un grupo inglés para explotar las minas de cobre en Andalucía, y hoy está expandida mediante filiales por todo el mundo, así como también por todo el mundo está documentado su historial de abusos contra el medio ambiente y contra los derechos humanos de sus trabajadores.

 

capitalismo407.jpgPor último, se cita también a la famosa multinacional de semillas para alimentación Monsanto, cuya tropelía fundamental es acaparar el negocio a nivel internacional, incluso prohibiendo a los agricultores que replanten las semillas. Sobre ella, reproduzco las palabras textuales del autor del artículo: "Si un guionista tratara de plasmar maldad más abyecta en una empresa, probablemente le faltara imaginación para llegar a los niveles de perversión de Monsanto, la empresa de supervillanos que no tiene empacho en reconocer que quiere controlar la alimentación mundial". Ahí es nada. Monsanto ha sido incluso nombrada la empresa más malvada del mundo, por encima incluso de Mc Donald's, pues lleva décadas acumulando méritos para ello: a ella se deben el agente naranja, el DDT o la hormona del crecimiento de las vacas, todas ellas con graves consecuencias para la salud de los consumidores. Su actual línea más rentable es la de los herbicidas, que según los ecologistas, puede quedar en los alimentos causando una amplia gama de enfermedades, tales como la diabetes, el cáncer, el parkinson o la depresión. Asímismo, es líder mundial en la producción de alimentos transgénicos, con la cantidad de inconvenientes que están demostrados transmiten a la cadena alimentaria. Bien, estas son algunas monstruosas "perlas" de las empresas, y dichas empresas son la bandera del capitalismo internacional, del capital globalizado. Dejo la reflexión a los lectores sobre hasta qué punto podemos dejar que la Humanidad continúe por este rumbo. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
18 septiembre 2014 4 18 /09 /septiembre /2014 23:00

"Nadie sino el pueblo puede hablar en nombre del pueblo. En este principio se basa la democracia. Y el pueblo, el soberano, o existe como realidad organizada, deliberante y activa, o es un recurso literario para justificar opciones políticas particulares"

(Joaquín Miras y Joan Tafalla)

 

 

 

 

 

Cabría preguntarse, si estamos demostrando las bondades del modelo republicano, la necesidad del mismo, y su mayor grado de legitimidad, cuáles son los motivos del cierto abstencionismo sobre el tema en gran parte del pueblo llano, incluso su rechazo por algunos sectores. Pensamos que ello es debido a que el imaginario colectivo en España asocia el republicanismo con sus dos únicas experiencias políticas en el pasado, y particularmente, con su corta duración. La Primera República duró apenas un año y once meses, desde febrero de 1873 hasta el 29 de diciembre de 1874, y terminó con el golpe de Estado del general Martínez Campos. Fue una época turbulenta, como en general todo el siglo XIX español, con grandes guerras dentro y fuera de la península y con una beligerante rivalidad política entre diferentes ideologías. Por su parte, la Segunda República no tuvo mucha mejor suerte, pues en la práctica duró desde el 14 de abril de 1931 hasta el 18 de julio de 1936, cuando, tras la victoria de las fuerzas de izquierdas en las elecciones, el general Francisco Franco dio un golpe de Estado contra el régimen democrático instituido. Y tras tres años de cruenta Guerra Civil, una de las peores del contienente europeo, las fuerzas vencedoras impusieron una severa y férrea dictadura que duró formalmente hasta 1978.

 

republica_queremos141.jpgY tras la llamada Transición, España volvió a tener una Monarquía, régimen que acaba de renovarse, mediante la abdicación del ya ex Rey Juan Carlos, en favor de su hijo, el actual Rey Felipe VI. Hasta ahora, en todas las anteriores entregas de esta serie, hemos pretendido plantear la Tercera República no sólo como un ejercicio de oposición a la Monarquía, sino como un paradigma donde quepan el conjunto de garantías democráticas que nuestra sociedad necesita. Por tanto, no se trata sólo, como venimos afirmando, de redactar una nueva Constitución Republicana, sino de algo mucho más ambicioso. La experiencia republicana busca, sobre todo, construir una base social lo suficientemente amplia como para apoyar y sostener un cambio radical en nuestras Instituciones públicas, con el fin de consolidar una democracia plena. Y para ello es fundamental poder delimitar adecuadamente qué entendemos por democracia (véase al respecto nuestra serie de artículos titulada "Objetivo: Democracia") y para qué queremos usar dichas Instituciones públicas. Pero reflexionemos un poco más en torno al período de la Transición, mal llamada "modélica" por la clase dominante. Seguiremos al autor José López en su obra "La causa republicana", cuya lectura íntegra recomiendo a los lectores interesados.

 

republica_queremos142.jpgLos mismos que provocan los golpes de Estado y las guerras civiles, nos hacen el chantaje de que no provoquemos cambios que puedan "desestabilizar" al país, cuando justamente los que desestabilizan (cuando no les conviene la deriva democrática del país) son ellos, los que se aferran a sus privilegios. ¡Cuántas veces recurren los franquistas disfrazados de monárquicos, a su vez disfrazados de "juancarlistas", y ahora de "felipistas", al miedo de lo que ocurrió con la Segunda República (por supuesto tergiversando la historia)! Ante la derecha más radical de toda Europa, ante un sistema diseñado a la medida de la extrema derecha, que fue la que llevó la batuta de la mal llamada "modélica" Transición, ¿qué podía esperarse? ¿O es que vamos a negar que el franquismo era de extrema derecha? ¿O es que vamos a creernos que los que organizaron el golpe de Estado, ganaron una larga y dura Guerra Civil y gobernaron con mano de hierro el país durante casi 40 años, iban a renunciar así como así al poder? Pues sí señores, la mayor parte del pueblo español, con la izquierda a la cabeza, aunque con alguna resistencia por parte de sus militantes más concienciados, se creyó el cuento de la "Transición". Un pueblo deseoso de despertar de la pesadilla de cuatro décadas en las que se veía sumido en la oscuridad, se creyó que los mismos que provocaron esa situación, y que la mantuvieron durante todo ese período, "repentinamente" (y "casualmente" cuando su caudillo falleció), quisieron librarle de ella. "Repentinamente", los que gobernaron el país mediante un régimen producto de un atentado contra la democracia, se volvieron "demócratas de toda la vida". El pueblo español, no todo pero sí la mayor parte, ávido de despertar de dicha pesadilla, hizo la vista gorda y aceptó el chantaje.

 

republica_queremos143.jpgPrefirió, bajo la presión y el chantaje de la clase dominante, una "pseudodemocracia", un neofranquismo suavizado, sin Franco, con apariencia de democracia, antes que la amenaza de la involución a otro régimen dictatorial. Se aceptó entonces el disfraz de la Monarquía Parlamentaria antes que el peligro a dicha involución. El pueblo se agarró al clavo ardiendo que le ofrecieron. Y debimos asistir al bochornoso espectáculo de ver cómo la plana mayor del franquismo se presentaba a unas elecciones "democráticas", y cómo altos gobernantes del régimen, como el Ministro franquista Manuel Fraga, fundaban partidos "democráticos", como la antigua Alianza Popular, antecedente histórico del actual Partido Popular. Aquéllos que pertenecieron a la Falange, aquéllos que eran la mano derecha del caudillo, repentinamente, se convertían en líderes de los partidos de la incipiente "democracia". Realmente, un hecho casi inaudito en la historia. ¿Cómo podía evitarse bajo estas condiciones sufrir una "democracia" tan escorada a la derecha? ¿Cómo no iban a redactarse "Leyes de punto final" como la Ley de Amnistía de 1977, que pretendían hacer borrón y cuenta nueva con las fechorías del franquismo? Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías