Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
24 marzo 2014 1 24 /03 /marzo /2014 00:00

"El consumidor, como el trabajador, como las personas en general, son sólo piezas en el engranaje general del sistema capitalista"

(José López)

 

 

 

 

 

Iniciamos aquí una nueva serie de artículos que, en nuestro intento de acercar todas las facetas y las maldades del capitalismo a nuestros lectores, va a repasar todas las relaciones y manifestaciones de la actual sociedad de consumo, como una pieza fundamental del sistema capitalista. Muchos autores han abordado este tema, esta íntima conexión, básicamente todos los autores marxistas modernos, pasando por Eric Fromm (uno de los últimos grandes sabios de nuestra historia reciente), y continuando por los autores de temática ecologista, hasta llegar a nuestros días. Y es que el tema, como decimos, ofrece grandes puntos de conexión. Porque la sociedad de consumo se nos presenta como uno de los grandes puntales que sostienen la filosofía capitalista de producción y explotación. Y en el presente Blog, varios artículos y series han abordado colateralmente el tema, por ejemplo la reciente serie "Psicología del Éxito bajo el Capitalismo", y la más antigua "La cadena de producción". Remito a los lectores a la lectura de los mismos, para una mayor documentación sobre el tema.

 

sociedad_consumo11.jpgEl séptimo arte también ha tratado el tema de la sociedad capitalista de consumo en muchas de sus películas y series, como por ejemplo (por citar una de nuestro cine español) la titulada "Los nuevos españoles", dirigida por Roberto Bodegas en 1975, una comedia social que refleja perfectamente la fuerza del mundo de la publicidad, y donde se plantean los cambios de mentalidad, costumbres y formas económicas y laborales, muy crítica con la modernización económica entendida en su vertiente de deshumanización, y la dependencia exterior de Estados Unidos. Y para partir de algún punto, diremos que actualmente no hay sociedad de consumo sin publicidad. La publicidad se ha convertido en una vía de exposición y difusión de los bienes, productos y servicios de nuestra sociedad, totalmente imprescindible para el funcionamiento del consumismo capitalista. Sobre la publicidad, el sociólogo Eloy Terrón, en su ensayo "Juventud y sociedad de consumo", afirma: "La sociedad de consumo sería inexplicable sin la publicidad. Ésta es el poder omnipresente e irresistible que penetra en todas partes y que alcanza a todos. Es el factor por excelencia que condiciona la existencia del individuo en la sociedad de consumo, y son millones las personas que se sienten satisfechas de ser modeladas por ella, en lo más íntimo. Es incluso capaz de hacer que los intereses, evidentes y precisos, de los grandes monopolios aparezcan como los deseos más íntimos y espontáneos de las masas. Es la forma más eficaz hasta ahora descubierta de dominar las conciencias".

 

sociedad_consumo12.jpgSabias palabras que nos llevan a comprender la enorme importancia que desempeña el factor publicitario en nuestra sociedad capitalista de consumo. Y es que la publicidad, ligada al consumismo, al igual que al capitalismo, se sirve de la mentira como un arma principal. Ya en los años ochenta del siglo pasado, Jesús Ibáñez había analizado cómo la construcción de relatos estaba sustituyendo a las cosas a través de la publicidad, de la misma manera que algo similar ocurría en el mundo de la política. Pondremos un ejemplo tremendamente ilustrativo: conforme el zumo de naranja iba perdiendo su naturaleza iba adquiriendo más cualidades de "lo" naranja (sabor, color, olor, envoltura y denominación como "zumo natural"). Al final nos encontramos con unos polvos con un intenso sabor a naranja, color a naranja, y olor a naranja, pero donde la naranja ha desaparecido por completo. Algo así como las ideologías en el bipartidismo mundial imperante. Tomando otro ejemplo actual, Calvin Klein utiliza los medios para anunciar su etiqueta de prestigio. En uno de sus anuncios de perfume, una voz sensual decía que la fragancia era como el viento, como el agua, como la luz. Una mujer con una extraña belleza, sobrenatural, recortaba su cuerpo perfecto con el mar, dejaba volar su cabello al viento, entregaba sus curvas al sol. "Los sentidos no mienten", susurraba mientras la sensual voz.

 

sociedad_consumo13.jpgEs un anuncio de un perfume, pero no podemos saber cómo huele. El olor es un sentido que no admite engaños. Por eso decimos igual a lo que una cosa es y a cómo huele: su esencia. En la televisión, en las fotos, no pueden olerse las esencias. No podemos oler entonces la esencia de ese perfume que es como el agua, el viento y la luz. "Los sentidos no mienten", dice Calvin Klein. El perfume se llamaba por ello Truth. Pero ese nombre ("verdad"), oculta la esencial mentira. Porque la colonia, como producto de diseño, no sirve al margen del recitado de su marca. En los perfumes, como en las campañas electorales, el engaño se esmera, entrando en una pura mercadotecnia que inventa y crea para los destinatarios del mensaje mundos paralelos al servicio de la negación de la condición humana (mortal e imperfecta). Puede consultarse, entre otros trabajos de Jesús Ibáñez, la obra "Por una sociología de la vida cotidiana", Madrid, Siglo XXI, 1997.

 

sociedad_consumo14.jpgTodo se convierte, para la sociedad capitalista, en producto de consumo, en pura mercadería (incluso el trabajo humano, como hemos explicado en muchos otros artículos). Bernard Manin, en su obra "Los principios del gobierno representativo", nos dice lo siguiente: "(...) Aquí, en esa política convertida en espectáculo, la representación de la posible solución de los problemas, expresado en coloridas campañas en forma de abstracto humo o en apelaciones sentimentales a mundos soñados, configura buena parte de los programas electorales de los gobiernos más facultados para ganar elecciones que para poner en marcha programas efectivos de gobierno".

 

Y José López, al respecto de la fiebre por el consumo, nos dice lo siguiente: "El capitalismo fomenta el consumismo infinito, la insatisfacción permanente. Cuando ya tienes un coche, quieres otro mejor o más grande, otro para tu mujer, otro para tus hijos. Ya ni siquiera esperas a que tu coche envejezca para cambiarlo. Simplemente te cansas de él. Si ya tienes una casa decente y pagada, aspiras a una más grande, con lo cual te vuelves a endeudar. Si ya has acabado de amueblar tu casa, te da por redecorarla. Antes de sacar partido a tu nueva cámara digital, antes de saberla usar, te encaprichas con otra nueva que acaba de salir porque tiene unas prestaciones que realmente no necesitas ni vas a emplear, y que a veces ni siquiera comprendes realmente. Poco a poco, vas coleccionando un montón de cacharros que no te da ni tiempo de utilizar, hasta que te hartas y para hacer sitio te desprendes de ellos, eso sí, procurando reciclar. No llegas a final de mes, pero a la mínima de cambio, te desprendes de objetos seminuevos que no sabes muy bien porqué compraste en su día. El ahorro se convierte en una ilusión. Te endeudas cada vez más, y en consecuencia, te sometes cada vez más en el trabajo, justo lo que quiere el sistema".

 

sociedad_consumo15.jpgY continúa: "Eres lo que consumes. Cuanto más tienes, más vales. Cuanto más tienes, más quieres. Si no consumes, no te sientes realizado. Si no consumes, no estás bien visto por los demás. Si no estás a la última, a la moda, eres ridiculizado por los zombis que te rodean. Para integrarte socialmente, sucumbes ante la sociedad de consumo. Para poder comprar más y más, te vendes más y más...". Y finalmente concluye: "La sociedad capitalista es la sociedad de la alienación del individuo. La proclamada libertad individual es en realidad la coerción individual. El individuo, normalmente, no es explícitamente reprimido porque lo es implícitamente. No es necesario reprimirlo desde el exterior porque él mismo se auto-reprime, en la mayor parte de los casos. El capitalismo representa el más sutil e inteligente totalitarismo inventado hasta la fecha". Invito a los lectores a que hagan una seria reflexión sobre estas palabras. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
21 marzo 2014 5 21 /03 /marzo /2014 00:00

"Tenemos una sociedad que consiente el robo legal de los que ya tienen mucho, mientras persigue el robo ilegal de los que no tienen"

(José López)

  

 

 

 

 

Y esta cita viene a cuento de que el gran objetivo de la reforma de las pensiones es repartirse un botín de 100.000 millones de euros, entre las entidades financieras y aseguradoras, tal como afirman Adoración Guamán y Héctor Illueca, dos de los firmantes, entre otros autores, del documento "En defensa del sistema público de pensiones", que estamos analizando en esta serie de artículos. Pero nos encontramos con la paradoja, ya enunciada en algún artículo anterior, de que el 60% de los ciudadanos carece hoy en día de capacidad de ahorro y otro 30%, si ahorra, lo hacen a un nivel insuficiente para garantizar los fondos mínimos para sostener una pensión de jubilación. Y todo ello, gracias a las nefastas políticas económicas que se están desarrollando.

 

hablemos_pensiones81.jpgA estas alturas de lo que llevamos explicado, razonado y analizado durante esta serie de artículos, ya tenemos que tener muy claro que todo, absolutamente todo, obedece a una estrategia del gran capital para desposeer a la clase trabajadora. Por una parte, las políticas mal llamadas de "austeridad" van anulando salarios, capacidades laborales, sistemas de protección, y aumentando el desempleo, la precariedad y la pobreza. De otra parte, el sistema deja de garantizar los servicios públicos, de tal forma que las clases populares no sólo dejan de tener ingresos, sino que además contemplan impotentes cómo desmontan todos los derechos y servicios sociales que les protegían hasta entonces. Son los efectos, en una palabra, del neoliberalismo más salvaje.

 

hablemos_pensiones82.jpgY todo ello lo apoyan con la proclamación, por parte del propio sistema de difusión del pensamiento dominante, de toda una serie de mantras y de falacias que apoyen sus premisas, que extiendan una serie de datos y de conclusiones que apoyen sus malvadas tesis. Falacias, mentiras y dogmas como que el Estado Español gasta mucho en pensiones (actualmente el 10% del PIB, mientras que la media de la Eurozona se sitúa en el 12%), o como que la esperanza de vida va creciendo en nuestro país (dato y consecuencias que ya hemos analizado en artículos anteriores de esta serie, me remito a ellos), para hacer creer a las mayorías sociales que estamos al borde de la debacle, que el sistema de pensiones es insostenible. Frente a dicha campaña de burdas mentiras y manipulaciones, desde la izquierda tenemos que inundar a las clases trabajadoras con la auténtica realidad, con la visualización de la estrategia subyacente, y con el desmontaje de las artimañas del pensamiento dominante.

 

hablemos_pensiones83.jpgComo hemos indicado, y lo podemos aplicar a otros contextos, el gran problema de este país es el reparto de la riqueza, la redistribución de la renta. Y de hecho, otro planteamiento alternativo que proponemos es que el SPP podría financiarse perfectamente a través de los PGE, que a su vez podrían incrementar sus ingresos mediante una auténtica reforma fiscal progresiva, así como una decisiva lucha contra el fraude fiscal. De hecho, la presión fiscal en el Estado Español es la más baja de la UE-15 (la nuestra es un 32,4%, y según cifras de Eurostat, estamos tres puntos por debajo de Francia, ocho de Alemania, y diez de Italia. Nos superan incluso Grecia y Portugal). Pero en vez de esto, las propuestas del "Comité de Sabios" sobre la reforma fiscal, remitido al Gobierno del PP, van en la línea de bajar el Impuesto de Sociedades de las empresas, y "redistribuir" (aumentar) el IVA. La estrategia está clara como las aguas fluyentes de un arroyo cristalino.

 

hablemos_pensiones84.jpgY esta contrarreforma del SPP se produce no sólo cuando se sabe perfectamente que muchas familias dependen de la pensión del abuelo o abuela, sino además cuando se conoce pefectamente la cuantía de las pensiones, indemnizaciones y blindajes de contratos de los altos Directivos de la banca privada, que son los mismos que están empujando al Gobierno en esta dirección. Es sencillamente intolerable, inadmisible. No podemos permitirlo. Actualmente, el 20% de las pensiones contributivas y la totalidad de las no contributivas están por debajo del umbral de la pobreza. El 72% de nuestros jubilados cobra actualmente menos de 1.100 euros mensuales, y el 49% no sobrepasa los 700 euros al mes. Desgraciadamente, vivimos en una sociedad que maltrata a sus ancianos y ancianas, una sociedad que, lejos de garantizarles una vida digna, y de velar porque el aumento en la calidad y en la esperanza de vida sean considerados como una conquista social, este hecho es considerado como un factor de riesgo. Una sociedad con estos visos, con esta arquitectura social no es una sociedad de futuro. Más bien al contrario, es una sociedad depredadora, una sociedad injusta, que sólo está abocada a la autodestrucción.

 

hablemos_pensiones85.jpgDe esta forma, y mediante el recubrimiento de requisitos técnicos, índices de "sostenibilidad" y pretendidas fórmulas mátemáticas, el alineamiento del Gobierno del PP está muy claro: apostar por la ruptura del modelo público de protección social existente en nuestro país, aproximándonos paulatinamente a un escenario que aparece caracterizado por dos rasgos significativos: un Sistema de Seguridad Social pública muy debilitada, de naturaleza crecientemente asistencial, y una protección complementaria (a la que actualmente los ciudadanos no pueden acceder) que se encomienda a la iniciativa privada y al esfuerzo individual de los trabajadores. En la página http://documentopensiones.org pueden encontrar los lectores la propuesta de los 24 economistas y expertos en Derecho Laboral que han enfrentado a la propuesta del Gobierno, de la que iremos finalizando la exposición en el siguiente artículo, último de esta serie.

Compartir este post
Repost0
20 marzo 2014 4 20 /03 /marzo /2014 00:00

"A menudo las noticias que recibimos de Estados Unidos tienen que ver con los múltiples frentes de guerra abiertos por el Imperio, el fanatismo religioso de la derecha evangélica, la comida basura, los escándalos sexuales de la vida pública, su puritanismo regresivo, la estulticia de sus series de televisión, su papel autoasignado de policía global o su insistencia en perpetuar un sistema capitalista global de explotación y destrucción del planeta"

(Luis Martín Cabrera)

 

 

 

 

estado_guerra31.jpgAsímismo, mantiene a plenitud sus presiones brutales y atropellos reiterados a los Derechos Humanos, con la misma facilidad que enarbola su bandera cuando se trata de atacar a sus contrarios. Bajo la raída bandera fascista del anticomunismo (y ahora también del terrorismo internacional), ha logrado agrupar a toda la reacción mundial para enfrentar al comunismo revolucionario y ha desatado contra los más diversos movimientos sociales e insurgentes amplias cruzadas neofascistas y macartistas, perpetuando a la vez su terrorismo estatal transnacional (que sitúa en el primer lugar con 20.000 casos denunciados según los Informes de Naciones Unidas), como el que ejecuta en la ilegal Base Naval en la Bahía de Guantánamo de Cuba, y el perpetrado en Abu Ghraib (Irak), entre otros campos de concentración. En esta misma dirección, el imperialismo norteamericano armó y arma coaliciones imperiales para invadir y someter a pueblos enteros. Hoy explota y domina a la mayoría de los pueblos de América Latina y El Caribe, África, Asia, y a los pueblos del ex campo socialista. EE.UU., tras la destrucción de las potencias fascistas y el derrumbe del socialismo soviético, estableció su dominio planetario y construyó una cárcel de pueblos. Es el mayor pirata de la recolonización imperialista del siglo XXI.

 

estado_guerra32.jpgPor otra parte, su miedo atroz a la democracia es palpable, y se deja entrever continuamente, como ocurre ahora con su actitud prepotente e intimidatoria hacia la celebración del reciente referéndum en Crimea, por parte de Rusia. Bajo el pretexto del respeto a la legalidad internacional, solo respeta aquéllos procesos que le interesan, declarando una cruzada contra ellos, en caso contrario. Todo ello, por supuesto, y no lo podemos olvidar, con la criminal complicidad de la Unión Europea, su mejor bufón internacional. Su volumen armamentista es demoledor. El Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz, con sede en Estocolmo (SIPRI, http://www.sipri.org, por sus siglas en inglés, Stockholm International Peace Research Institute), informó en el año 2003 que el gasto mundial en armamento fue de 956.000 millones de dólares, y la mitad de esa cantidad recayó en Estados Unidos. Pero hemos llegado a un punto en que desde algunas instancias se legitima el hecho de que nuestra sociedad elimine, periódicamente, y por circunstancias económicas, a millones de seres humanos. En la obra "El Informe Lugano", de Susan George, ante la imposibilidad de resolver los problemas globales, los responsables del informe aconsejan a las naciones capitalistas, el exterminio de más de la mitad de la población.

 

estado_guerra33.jpgEl imperialismo de EE.UU. se ha convertido en la matriz de más del 50% de las corporaciones industriales y financieras transnacionales, en la mayor potencia militar de corte fascista, en el bastón burgués del oscurantismo fundamentalista, en el santuario del terrorismo de Estado y en la cabeza de las bárbaras conquistas planetarias del imperialismo occidental. Heredero del viejo colonialismo, lo reproduce en escala ampliada por la vía de la compleja imperialización geopolítica que pone al desnudo la decadencia sistémica y la descomposición social y moral del orden burgués estadounidense. Con esta biblia ideológica colonial los gobiernos y los ejércitos del imperio estadounidense han perpetrado durante siglos contra los pueblos del mundo: subversiones, invasiones, ocupaciones, pillajes, barbaries, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra, 328 golpes de Estado entre 1902 y 2009 (que instalaron dictaduras militares o civil-militares en América Latina y El Caribe, África, Medio Oriente y Asia Sudoccidental), violaciones de derechos humanos, terrorismo transnacional de Estado, genocidios, etnocidios y ecocidios, en muchos casos con la complicidad de las NN.UU. e incluso instrumentado por el Consejo (colonial) de Seguridad. Ante este currículum, es evidente que USA representa un gran peligro mundial.

 

estado_guerra34.jpgDurante los siglos XIX y XX, el imperialismo yanqui ha consumado más de 320 agresiones e invasiones armadas. Más de 150 agresiones coloniales perpetró en el siglo XIX para expandir sus dominios territoriales e imponer su hegemonía; de éstas, más de 90 fueron contra pequeños países de América Latina y El Caribe. Durante el siglo XX, sus guerras coloniales fueron más de 170, de las cuales 96 se ejecutaron en América Latina y El Caribe, 39 en Asia, 16 en África y 11 en Europa. En el siglo XXI, USA despliega su compleja imperialización a través de las nuevas guerras, del terrorismo transnacional y de las múltiples barbaries en curso. Y en cuanto a sus bases militares, estudios independientes llevados a cabo en 2012 constatan que el imperialismo yanqui poseía la mayor colección de bases militares de toda la Historia: más de 1.000 fuera de los 50 Estados y de Washington. Las tropas yanquis mediante estas bases tienen presencia en 150 países del mundo y gastan más de 250.000 millones de dólares anuales en mantener tropas y bases en el exterior. El ejemplo más reciente que podemos poner se refiere a nuestro territorio andaluz, donde se está comenzando a poblar el dispositivo militar que necesita el nuevo Escudo Antimisiles de la OTAN.

 

estado_guerra35.jpgSe consideran en estas cifras bases antiguas como las de Alemania y Japón, así como las novísimas bases de drones diseminadas en Etiopía, en las Islas Seychelles (Océano Índico) y en algunos balnearios militares de Italia y Corea del Sur. No obstante, este número está muy por debajo de las cifras reales si se consideran las 450 bases instaladas en Afganistán (además de su colosal embajada base) y otras tantas en Irak, las invisibles de América Latina y El Caribe, así como la "cartera de propiedades 2006" del Departamento de Defensa, que alcanza un total de 3.731 terrenos, de los que cerca del 80% con 11,7 millones de hectáreas se encuentran en territorio estadounidense y más del 20% con 287.000 hectáreas están situadas fuera de EE.UU. Visto lo visto, se puede concluir que USA ha establecido en el mundo su imperio de bases militares. Como se puede advertir, el Departamento de Defensa imperialista, con cerca de 225.000 empleados militares (el Pentágono y las Fuerzas Armadas) y 300.000 viviendas en todo el mundo, es dueño de todas estas inmensas extensiones de tierra en el planeta, hecho que lo identifica como uno de los mayores terratenientes del siglo XXI. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
19 marzo 2014 3 19 /03 /marzo /2014 00:00

Continuando los planteamientos iniciados en el artículo anterior, deducimos que el número de asesores de los cargos públicos no disminuya (incluso aumente legislatura tras legislatura), aunque se intenten (sobre todo desde las filas y los Gobiernos de la derecha política) disminuir el número de cargos electos (diputados, concejales, etc.), y despojarlos de su sueldo. Varios Parlamentos autonómicos han comenzado ya esa carrera. Se trata de un recorte explícito a la democracia, que esconde en el fondo una voluntad de cercenar la participación popular, para que sólo se puedan dedicar a la política las personas con buena situación económica, y que quede como una especie de coto vedado para la clase trabajadora, que depende de un salario para subsistir.

 

mercado_politica21.jpgY una vez que los cargos se consiguen, y que la representatividad política se acrecienta de tal modo que se pueda ejercer un poder real, este poder se convierte rápidamente en una maquinaria de irradiación de influencia, en un foco de corrupción y en un rodillo para mantener dicho poder a toda costa. Dejan de interesar el cumplimiento de las promesas y de los programas electorales, y pasan a ocupar el primer plano los otros "compromisos" con redes clientelares, que fomentan a su vez nuevos focos de amiguismo, nepotismo y corruptelas. Y si se cometen graves errores durante la gestión, y éstos salen a la luz pública, todos los resortes y mecanismos serán puestos en marcha para proteger esa "política corporativa", en vez de presentar la dimisión y dejar paso a otros dirigentes, o a la convocatoria de nuevas elecciones. En definitiva, no disfrutaremos de una auténtica Democracia hasta que no seamos capaces, desde las clases populares y trabajadoras, de enfrentar el actual sistema, de eliminar todas las características que convierten a la política en un vulgar mercado, y de dotarlo de más capacidades y mecanismos de autocontrol. Y ello no se conseguirá hasta que no avancemos en los diferentes aspectos que configuran a una democracia integral, como son la democracia representativa, la participativa, la decisoria, la revocatoria, y la fundamental, la democracia económica.

 

mercado_politica22.jpgQue sepan todos los que participan en este mercado de la política que debido al papel de grupos políticos como los que configuran el actual bipartidismo, a la falta de astucia para desmontar sus desmanes y la creciente derechización del resto de los partidos, cada vez son más los inconformistas, los que rechazan este sistema, y los que se abstienen en las elecciones. La política se ha convertido casi exclusivamente en una torpe y elemental lucha por el poder entre organizaciones, para vivir de la situación de privilegio que propicia ganar elecciones. Con el cuento de proclamar que este modelo es el menos malo de los posibles, han conseguido embelesar y distraer de su realidad a los trabajadores, con este estado de cosas se están consolidando, y esto está siendo aceptado por las mayorías, sociedades bipolares de ricos y pobres, desigualdad creciente, bajeza, mediocridad e inmadurez intelectural, seres insolidarios, autómatas intelectuales, obedientes y sumisos; las actuaciones de aquéllos que están cerca del poder han conseguido que hoy por hoy se identifique democracia (este tipo de democracia formal) con corrupción.

 

mercado_politica23.jpgPero insistamos en este curioso fenómeno del bipartidismo reinante en nuestro país, que obedece a unos mecanismos perfectamente insertos en nuestra sociedad capitalista. A tal efecto, voy a reproducir algunos pasajes del texto de José López titulado "Las falacias del capitalismo" (que puede obtenerse gratuitamente desde su blog), donde se refiere al fenómeno del bipartidismo. El poder económico controla al poder político gracias al diseño del sistema político hecho a su medida, gracias a las democracias controladas. Controladas por su diseño técnico y sobre todo por el control de los medios de comunicación. No es muy peligroso preguntar de vez en cuando al pueblo qué piensa si previamente se encarga uno de que piense como uno desea a través de los medios de comunicación, que en realidad son creadores de opinión, instrumentos de dominación ideológica. Si además diseñamos una Ley Electoral para que los partidos que saquen más votos obtengan proporcionalmente aún más representación en los parlamentos, de tal manera que el número de votos por escaño favorezca a los dos grandes partidos, de tal manera que se perjudique a ciertas agrupaciones políticas minoritarias que necesitan muchos más votos por cada escaño que las dos grandes fuerzas, de tal manera que, por poner un ejemplo, el 36% de votos se traduzca en el 49% de escaños para cualquiera de los dos grandes partidos, mientras que el 16% de votos de un partido minoritario cuyos votos no estén concentrados en ciertos territorios se traduzca en el 10% de escaños.

 

mercado_politica24.jpgPero aún hay más. Si además el Estado ayuda financieramente más a los partidos que más votos sacan, si los dos grandes partidos acaparan los medios de comunicación, si sus carteles electorales inundan las calles, si se margina cada vez más a los partidos que ya de por sí son marginales, si se permite la financiación privada de los partidos (que por supuesto proviene del gran capital, del poder económico, y que mayoritariamente financiará a los dos partidos que le representan), entonces inevitablemente se asienta el bipartidismo. Si un partido que ya es conocido, es a su vez ayudado para que sea aún más conocido, como si hiciera falta promocionarlo, si se impide la igualdad de oportunidades democrática para que los pequeños partidos tengan cada vez menos opciones, si se realimenta el bipartidismo, si...entonces el sistema político se encamina inexorablemente hacia el bipartidismo. Se consigue que una sociedad plural (la sociedad normalmente siempre es muy plural) se traduzca en unos parlamentos cada vez menos plurales. Las democracias supuestamente representativas de la sociedad son cada vez menos representativas. El bipartidismo es la garantía de que la partitocracia disfrazada de democracia no atentará contra los intereses del capital. 

 

mercado_politica25.jpgY otro aspecto que tiene mucho que ver con el mercado (o más bien mercadeo) de la política, quizá inherente a él en un sistema capitalista, es la corrupción. Hemos escrito varios artículos sobre la corrupción en este mismo Blog, pero en todos ellos hemos denunciado al propio sistema capitalista como el responsable y razón última del fenómeno de la corrupción. Su existencia, en último extremo, se debe a él. Es el propio sistema quien lo alimenta, quien lo fomenta, quien lo explica, quien lo acoge. El fenómeno de la corrupción es un fenómeno (evidentemente) humano, pero no es menos evidente que si lo insertamos en un sistema que le da alas, que lo justifica y que lo alienta, dicho fenómeno se disparará, está claro que la sociedad será más permisiva y tolerante con él, y también está muy claro que será mucho más difícil erradicarlo. Diariamente somos testigos, en los medios, del estallido o coletazos de nuevos o antiguos casos de corrupción, que inundan portadas, páginas y reportajes, y que nos hacen sentirnos en una sociedad asfixiante, agobiante, deleznable. La impotencia como ciudadanos ante este fenómeno es una de las causas principales del rechazo hacia la política en general, y del descrédito que nos merecen sus protagonistas. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
18 marzo 2014 2 18 /03 /marzo /2014 00:00

La Religión no es más que un reflejo fantástico, en las cabezas de los hombres, de los poderes externos que dominan su existencia cotidiana. Un reflejo en el cual las fuerzas terrenas cobran forma de supraterrenas

(Friedrich Engels)

 

 

De este modo, el ser humano se inventó a Dios ante la imposibilidad de comprender, no sólo el mundo a su alrededor, sino también a sí mismo. Al principio fueron el sol, la lluvia, el rayo, el mar, los animales, las plantas. En última instancia la vida, y también la muerte. Seres y fenómenos que el Hombre conocía, pero cuya existencia no podía explicar. Y necesitaba una explicación…¿Y qué mejor explicación que delegar la creación y la existencia de dichos seres y fenómenos a un ser superior? Un ser que nos había creado a todos, un ser sobrenatural, que siempre había existido, y que siempre existiría. Aquí las diferentes Religiones mantienen diferencias, pero la esencia es, en el fondo, la misma. Y el Hombre creyó que todo aquello que trascendía lo material provenía de otro sitio. La incomprensión de las profundas, complejas y numerosas interrelaciones le impidieron ver que las causas de lo inmaterial estaban, allá a lo lejos, en lo material, en la propia realidad, y no en otros mundos superiores o imaginarios.

 

marxismo_y_religion21.jpgPero a medida que el Hombre evoluciona, a medida que las diferentes civilizaciones son capaces de ir explicando todos los fenómenos antes incomprensibles, la Religión va poco a poco perdiendo peso, perdiendo su radio de acción, su poderío, su razón de ser, su credibilidad. El círculo de la Religión se va quedando cada vez más pequeño. El Hombre va comprendiendo y evolucionando, y lo va haciendo, curiosamente, mucho más en el campo científico y tecnológico, que en el campo social. Avanza más en el conocimiento de su realidad, de la realidad que le rodea, que en los modos y formas de organizarse socialmente de una manera libre y justa. Y descubre que las ideas no son más que materia bajo otra forma. Energía que nace de la materia que a su vez proviene de energía. Tal vez, un ciclo infinito. Negación de la negación. Dialéctica pura. La distancia entre lo material y lo inmaterial le parecía tan grande al Hombre que se inventó un mundo irreal, inmaterial. La dialéctica materialista nos permite comprender que todo aquello abstracto, tan alejado de lo material, tan elevado por encima de él, en realidad proviene también de la propia materia.

 

El materialismo dialéctico, uno de los paradigmas del pensamiento marxista, le permite al ser humano reubicar el origen de todo aquello que él achacaba a lo divino. La ética, la moral, tienen su origen en el propio ser humano, en sus necesidades materiales. La Razón, la comprensión del mundo y de sí mismo, le permite al ser humano ir poco a poco eliminando a sus Dioses. Quitándoles responsabilidad. Restándoles funciones. Y de esta forma, los Dioses (en plural, religiones politeístas) son sustituidas por un solo Dios (en singular, religiones monoteístas). Incluso surgen religiones más evolucionadas, no teístas, que niegan u obvian a Dios, a cualquier Dios, y sólo establecen ciertas reglas de ordenación y cultivo espiritual, como el Budismo. Y mientras, en nombre de las Religiones, se van cometiendo a lo largo de la Historia los más cruentos crímenes contra la Humanidad. Algunos Imperios antiguos consideraban la tarea “evangelizadora” como una cuestión de Estado, de tal forma que emprendieron contra los “infieles” tremendas cruzadas de colonización, reconversión, muerte y destrucción. En palabras de William Howitt: “Los actos de barbarie y los inicuos ultrajes perpetrados por las razas llamadas cristianas en todas las regiones del mundo y contra todos los pueblos que pudieron subyugar, no encuentran paralelo en ninguna era de la Historia Universal y en ninguna raza, por salvaje e inculta, despiadada e impúdica que ésta fuera”.

 

marxismo_y_religion22.jpgCampañas de imperialización y colonización que continúan hoy día, aunque más y mejor disfrazadas, bajo otros eslóganes, con otras estrategias. Lo ha expresado muy bien Moisés Rubio, cuando ha afirmado: “Hoy, como antaño, la cruz sigue acompañando a la espada en la colonización del mundo”. Pero como decíamos, el ser humano necesita creer en otra vida para combatir la idea de la muerte, aunque va dejando progresivamente de necesitar a los Dioses. Pero se rebela ante la muerte. No la acepta. La muerte supone un reto demasiado complejo de explicar, y sobre todo, de aceptar. En el fondo, quien mueve los hilos es el miedo. El miedo a la muerte, a aceptar que después de la muerte no existe nada. Sólo la reconversión de la misma energía, de la misma materia. Un miedo y una cobardía que le hacen aferrarse a la explicación religiosa de la muerte, a la aceptación de otra vida distinta, superior, eterna. Dios le servía para explicar todo aquello que no comprendía, empezando por sí mismo. Pero a medida que comprende se va olvidando de Dios, Dios le va sobrando, le va siendo prescindible. A medida que la necesidad de un Dios va disminuyendo, Dios va desapareciendo. Dios no puede exterminar al Hombre, pero éste sí puede exterminar a Dios. Y ello porque, en el fondo, simplemente, Dios es un producto de la mente del Hombre.

 

Poco a poco, la ciencia va poniendo en grave peligro a Dios, porque le permite al Hombre comprender, entender y explicar los grandes fenómenos que observa. La dialéctica pone en serio peligro a Dios porque muestra su origen humano, material. El materialismo dialéctico, y todo lo que se deriva de él, finiquita a Dios, lo anula. El relativismo moral pone en serio peligro al propio Dios. Pone en serio peligro el orden establecido de las élites dominantes, que se parapeta en el orden divino y eterno. La moral burguesa (heredera de las anteriores morales oligárquicas) pretende eternizarse usando el concepto de Dios, o de cualquier sustituto absolutista que le sirva para eternizarse, como el “eterno” capitalismo. La Ilustración, en base a la cual la burguesía se emancipó respecto de la aristocracia, a su vez, pone la primera piedra para que la propia burguesía sea superada por el proletariado. La burguesía se niega a sí misma intelectualmente, frena el avance de las ideas que ella provocó, sabedora de que en sus ideas se encuentra el germen del fin de la sociedad burguesa, de cualquier sociedad basada en la explotación.

 

marxismo_y_religion23.jpg¿Cuál es por tanto la visión marxista de la moral y de la ética? Hay que comenzar reconociendo que el Marxismo, al negar la Religión, se convierte en el medio de que la Humanidad tome conscientemente las riendas de su propio destino. Marx intenta (y lo consigue en el campo teórico) enterrar la Religión atacándola en su propio corazón: la moral. Marx le quita el protagonismo a Dios y se lo da al Hombre. No reniega de la moral, al contrario, demuestra que la ética es posible y necesaria, pero que ésta está enraizada en la Tierra, en lo material, en lo humano, y no en el Cielo, en lo inmaterial, en lo divino. El Marxismo demuestra que no es necesario recurrir al opio del pueblo para construir una sociedad distinta, siquiera para soñarla, demostrando que, en verdad, la Religión, como tal opio, como tal droga, como tal elemento alienante, imposibilita un mundo mejor, que prescindiendo de la Religión es como realmente tenemos posibilidades de construir un mundo mejor, realizar nuestros sueños, que el paraíso es posible en la Tierra, que somos los propios seres humanos quienes debemos y podemos hacerlo, que podemos construirlo, que no es una utopía. En el Marxismo la conciencia y la materia se abrazan. La Moral y la Razón también. Y todo ello sin recurrir a los propios sueños o a las abstracciones mentales, sino partiendo de nuestra misma realidad tangible.

 

marxismo_y_religion24.jpgNo es de extrañar, por tanto, ante estas credenciales, que el Marxismo, a lo largo de su historia, inclusive en la actualidad, haya sido sentenciado, condenado, “excomulgado” y “quemado” en la hoguera intelectual por la Iglesia más poderosa del planeta, por la más poderosa de la historia, como es la Iglesia Católica. La cruzada contra el anticomunismo es una realidad histórica. Y ha estado presente como blasón en prácticamente todas las grandes dictaduras que ha sufrido la Humanidad. Porque desde el momento en que la doctrina del Marxismo nos ofrece la liberación, la emancipación intelectual de las ataduras religiosas, de la irracionalidad de la Fe, las fuerzas de la moral dominante comienzan a actuar contra ella. De esta forma, la lucha anticomunista se ha convertido en una lucha internacional, desde todas las instancias del fascismo de todo el mundo y de toda la historia reciente, y de ahí también se deduce la complicidad de la Iglesia con todas ellas, con todos los regímenes que han implantado el totalitarismo intelectual, la instauración por la fuerza de la moral dominante. No es de extrañar que algunos de los más fieles seguidores del Marxismo, de su razón de ser, de la defensa del pobre, de la lucha contra la explotación, contra la injusticia, contra el mal, contra el sinsentido, contra el absurdo, contra la irracionalidad, hayan surgido de las capas y facciones más honestas de las Religiones. No es, por fin, casual, que la llamada Teología de la Liberación fuese rápidamente condenada por el Vaticano.

 

Tarde o temprano, el Hombre buscará inexorablemente su emancipación intelectual sobre Dios, tenderá a romper definitivamente sus ataduras para con este invento ancestral. Tenderá a explicarlo todo bajo el prisma de lo racional, tenderá a eliminar cualquier ligazón con esa moral absurda y anacrónica de la Fe. Para finalizar, vuelvo a retomar las palabras de José López: “El relativismo pone en peligro ese absolutismo, pone fecha de caducidad a la moral dominante, y por tanto, a las clases dominantes. Pero este relativismo, como todo relativismo, tiene sus límites. No se puede relativizar “ad infinitum” porque esto nos llevaría al absurdo, a contradicciones insalvables. El relativismo puede sucumbir ante él mismo si se lleva demasiado lejos. El relativismo extremo, ilimitado, posibilita el triunfo del absolutismo”. Y concluye: “Aunque el hombre no pueda prescindir todavía por completo de lo absoluto, éste toma otras formas. Ya no hace falta Dios, éste puede ser sustituido por la Naturaleza, el Cosmos, la Razón, la Verdad suprema”.

Compartir este post
Repost0
17 marzo 2014 1 17 /03 /marzo /2014 00:00

"El progreso está asociado, inevitablemente, a un sistema de producción de la riqueza y a un modelo social y político que sirven al sistema. En un sistema de clases, el progreso no es igual para todos, aunque traten a éste como una abstracción que está por encima de grupos o clases"

(Antonio José Gil Padilla)

 

 

 

 

 

capitalismo281.jpgEn nuestro repaso por los grupos sociales que constituyen la clase trabajadora en nuestro país, vamos a ocuparnos, en primer lugar, de la mujer trabajadora, y de las diferencias de género. Las diferencias debidas al género, actualmente, entre mujeres y varones trabajadores, son abismales, y eso sin tener en consideración la doble jornada que las mujeres continúan asumiendo debido a que los hombres siguen sin corresponsabilizarse de las tareas domésticas y de cuidados. En vez de trabajar por erradicar estas brechas, desde el Gobierno se profundiza en ellas, por un lado, acrecentando el paro, la desigualdad y la pobreza, y por otro lado, instalando las conductas y visiones patriarcales de la sociedad y mermando los derechos de las mujeres, como está ocurriendo con el aborto. Las mujeres en términos muy generales, son hoy en día un componente muy decisivo de la clase trabajadora, casi 10,5 millones en términos absolutos.

 

capitalismo282.jpgConstituyen el 45% de las personas activas, el 47,5% de las asalariadas, el 46% de las paradas, el 49% de las temporales, el 76% de las que realizan una jornada parcial, el 53% de las que están en situación de subempleo, y alrededor del 70% de quienes trabajan en la economía sumergida. Todo ello por no hablar de la brecha salarial, que continúa vigente, y que nos dice que una mujer, ante el mismo puesto, formación y responsabilidad que un hombre, cobra del orden de un 30% menos. Esta primera aproximación muestra una abrumadora diferenciación por sexos dentro de la clase trabajadora en España, especialmente de cara a la precariedad laboral y en detrimento de la mujer. El capitalismo utiliza a la mujer como fuerza de trabajo precaria, para insistir en los valores del patriarcado, que sitúan a la mujer en la realización de otras funciones, como el cuidado de hijos, maridos, dependientes, mayores, etc.

 

capitalismo283.jpgLas diferencias de género aparecen de forma clara al analizar los sectores y las ramas de ocupación, pero donde de forma más nítida aparecen las diferencias es al descender al desglose de los sectores a las ramas, hasta el punto de que es fácil detectar ramas de actividad femenina y ramas de actividad masculina. Las mujeres dominan en las ramas más precarizadas con feminizaciones superiores al 50%, y están sobrerrepresentadas en otras ramas también muy precarizadas. Esta división del trabajo por sexos en los sectores y ramas de actividad, refuerza la mayor precariedad laboral de la mujer trabajadora y la tradicional división patriarcal del trabajo trasladada al actual mercado laboral. A todo ello se une la incidencia y repercusión que tiene la privatización de servicios públicos en la precarización del trabajo de las mujeres. Y si ponemos la guinda del pastel que supone el recorte en las ayudas a la Dependencia, y a derechos consagrados como el aborto, es fácil construir el retrato de la actividad laboral femenina en nuestro país. Por otra parte, la representación de la mujer en los puestos directivos de las grandes empresas, fundaciones y organizaciones es mínima con respecto a los hombres, y la paridad es un objetivo aún muy alejado de su alcance.

 

capitalismo284.jpgEn cuanto a las ocupaciones, si no se cuenta a las Directoras de empresas y de las Administraciones, las mujeres están dentro de los extremos de una horquilla de altas (más del 28%) y de bajas (casi el 45%) cualificaciones; tienen una presencia muy importante en el sector público debido al tipo de actividad que desarrolla, su modalidad de acceso más objetiva (concurso-oposición) y el hecho de ofrecer mayor estabilidad y mejores oportunidades de promoción que el sector privado. Las mujeres poseen una mayor salarización que los varones, y también mayores índices de precariedad objetiva, son más dependientes económicamente, y están más inmersas en la temporalidad, el trabajo parcial y la estacionalidad. Menos en los sectores de la pesca, minería, venta y reparación de vehículos y otras actividades sociales, la salarización de la mujer es superior a la del varón, de ahí que se pueda hablar de un proletariado femenino de nuestros días, a diferencia del tradicional, que era y es masculino.

 

Por su parte, las políticas de conciliación en España, centradas en permisos y excedencias así como casi exclusivamente dirigidas a mujeres, dificultan el mantenimiento a largo plazo de la mujer en el mercado laboral (dada la misma esencia machista en la orientación de este mercado), y son responsables de muchas de las desigualdades, como por ejemplo la brecha salarial. Las políticas de natalidad son otro problema. En nuestro país, el hecho de tener un hijo supone una reducción de la jornada laboral al 33% de las mujeres, disminuir sus oportunidades de promoción al 26%, sufrir discriminación laboral al 10,5% y abandonar el trabajo al 25% (según datos del año 2011). Por tanto, y a tenor de todos estos datos, es necesario una reorganización de los tiempos sociales más adaptada a las necesidades familiares y personales, y que elimine las desigualdades entre los géneros. Pero ello supondría reducirle al actual capitalismo depredador algunas de sus mejores armas de explotación, por lo cual es una cruenta lucha que debemos sostener desde la clase trabajadora, bajo una mirada sexo-genérica. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
14 marzo 2014 5 14 /03 /marzo /2014 00:00

"De todos los derechos, el primero es el de existir. Por tanto, la primera ley social es aquélla que garantiza a todos los miembros de la sociedad los medios para existir"

(Robespierre, 1792)

 

 

 

 

 

La vigencia de la cita expresada, a más de 200 años de distancia, nos puede dar idea de la tremenda involución social que padecemos, una degradación que no nos asegura ni siquiera el sustento más elemental. Parecería que a nivel social no hemos avanzado mucho desde la época del Imperio Romano, cuyos Emperadores vivían rodeados de lujos y placeres, mientras el pueblo llano no tenía ni para sobrevivir. Y en efecto, y como anunció uno de los padres de la Revolución Francesa, el primer derecho es el derecho a poder existir, a poder sobrevivir. Y precisamente, una de las principales reivindicaciones de las Marchas de la Dignidad que se concentrarán en Madrid el próximo día 22 es la Renta Básica. La Renta Básica como solución integral. La Renta Básica como garantía de inserción social. La Renta Básica universal, individual e incondicional.

 

renta_basica1.jpgA nivel europeo ya se viene planteando, desde enero de 2013, y en 15 Estados miembros de la UE, la ciudadanía ya ha participado en sus campañas y en su recogida de firmas. Y a nivel de España, en algunas Comunidades Autónomas ya funcionan los grupos de trabajo encargados de su propuesta oficial (Andalucía, Extremadura, Cataluña, etc.). Y es que la Renta Básica, como decimos, debe imponerse como solución integral para los problemas de paro, pobreza, precariedad, exclusión social, pobreza energética, alimentaria, y colateralmente, para evitar los casos de deshaucio, suicidios, etc. El panorama social es muy grave, y desde la izquierda, entendemos que la respuesta de la Renta Básica podría paliar en grandísima medida dichos problemas. Pero para ello, hemos de conseguir que la Renta Básica se plantee en términos de un Derecho Humano. Derecho que recogería, como ya anunciara Robespierre, el derecho a existir, el derecho a poseer una renta mínima de inserción social que garantice el mínimo para una supervivencia digna. Máxime cuando vivimos en una sociedad que no garantiza el empleo para todo el mundo.

 

renta_basica2.jpgEl problema no es económico, sino político. La solución no está en los medios, que los hay, sino en la voluntad de solucionar quizá el mayor problema social que España ( y Europa) poseen en la actualidad. En el fondo, es un problema de mayor y mejor reparto, de mayor y mejor redistribución de la riqueza general, de la riqueza nacional del país, del conjunto de todo lo que se produce, para que no haya gente que pueda ganar millones de euros, frente a gente que no puede mínimamente subsistir. Desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en 1948, en su Artículo 25, ya se afirma que "Toda persona tiene derecho a un nivel de vida suficiente para garantizar su salud, su bienestar y el de su familia, especialmente para la alimentación, el vestido, el alojamiento, la sanidad y los servicios sociales básicos". La Renta Básica pretende ser la primera piedra social que garantice esta situación para toda la ciudadanía. Pero claro, desde el Gobierno se aduce una situación precaria de las cuentas públicas, en aras a su posible financiación.

 

renta_basica3.jpgTenemos que denunciar que esta es otra falacia que pretenden vendernos, otra burda mentira del capitalismo, que en su fase actual de recomposición de fuerzas no está dispuesto a dedicar recursos para esta medida. La financiación es posible. Podemos recurrir al Impuesto sobre las Transacciones Financieras (muchas veces enunciado desde la propia UE, pero nunca implementado), a los Impuestos a los productos de lujo o contaminantes, pero principalmente, podemos plantear (debe plantear el Gobierno) una simplificación, refundición, redistribución y fusión, de todo el sistema de ayudas públicas que actualmente existen, a todos los niveles de la Administración (local, autonómica y central), para que puedan converger en la nueva Renta Básica. A nivel nacional, existe la página http://ilprentabasica.org que recoge el texto de la Iniciativa Legislativa Popular. Por su parte, Daniel Raventós y su grupo coordinan en España la Red Renta Básica (http://redrentabasica.org), que inició su actividad en 2001, y que forma parte de la organización internacional "Basic Income Earth Network".

  

renta_basica4.jpgPor su parte, Javier Mestre plantea la Renta Básica en términos de "economía de la dignidad". Retomo textualmente sus palabras: "Detrás de la idea-fuerza de una renta básica subyace la noción de dignidad, que es la base de la ciudadanía. La dignidad, el no plegarnos a determinadas cosas, es lo que nos hace iguales de derecho ante los demás, lo que nos permite no estar por encima ni por debajo del resto de nuestros conciudadanos. Sin dignidad no hay fraternidad, que es como los revolucionarios franceses llamaban a la solidaridad entre los iguales. La dignidad es lo contrario de la esclavitud, y empieza justo en el instante en que hemos vencido a la necesidad. Si tienes hambre, acabarás teniéndote que someter por un plato de lentejas. La dignidad tiene, por tanto, un sustrato material. Cuando la miseria entra por la puerta, antes o después la dignidad tendrá que salir por la ventana".

 

renta_basica5.jpgEstas magníficas palabras dan fiel reflejo, explican perfectamente, porqué la Renta Básica ha de ser una prestación universal (para todo el mundo), individual (sin tener en cuenta unidades familiares), e incondicional (sin estar sujeta a otras condiciones). Para que cumpla su objetivo, esta medida ha de conseguir que el Estado garantice a todos sus ciudadanos/as una situación de dignidad. En un panorama plagado de injusticias sociales, donde campan a sus anchas el paro, la precariedad laboral, donde ni siquiera el tener un puesto de trabajo te saca de la pobreza, donde las prestaciones sociales se han convertido en un auténtico galimatías de requisitos creados bajo estúpidas formulas encaminadas a la exclusión social de los más necesitados, la Renta Básica emerge con fuerza como una medida inclusiva, general, integradora y resocializadora. Sin medidas de este tipo, no puede haber paz social, ni democracia, ni igualdad ante la ley, ni libertad, ni convivencia, porque estamos atentando contra el principio de la dignidad, de la supervivencia, de la existencia. La Renta Básica se presenta como una herramienta necesaria de cohesión y justicia social.

 

Por tanto, estamos convencidos de que unificando el actual sistema de subsidios, prestaciones sociales y ayudas públicas, a todos los niveles, y también implementando una reforma fiscal justa y progresiva, donde realmente paguen más quienes más tienen (patrimonio) y más ganan (rentas del capital y del trabajo), la medida de la Renta Básica es posible. Una pieza esencial de la política para las personas, del rescate a las personas, que además incidiría en un mayor repunte del consumo privado, lo que redundaría en una reactivación de la economía productiva, y consecuentemente, del empleo. Algunos economistas críticos no están a favor de la medida, pero sin duda, en la situación actual, la Renta Básica se nos presenta como la mejor solución para acabar con la degradación y pauperización social que padecemos, liberando a las pesonas del yugo y de la presión que supone no poder subsistir por sus propios medios, y tener que recurrir al círculo familiar, o a los sistemas de caridad social, que tanto auge están teniendo en este sistema capitalista insensible, inhumano, cruel y despiadado en que vivimos.

Compartir este post
Repost0
13 marzo 2014 4 13 /03 /marzo /2014 00:00

"El espíritu de la Monarquía es la guerra y engrandecimiento; el de la República, la paz y la moderación"

(Montesquieu)

 

 

 

 

republica61.jpg4.- Democracia directa o participativa. La nueva Constitución surgida de la proclamación de la República debe proponer mecanismos para la consecución de este avance en la calidad democrática que significa la democracia directa o participativa. Para profundizar en los diferentes aspectos de profundización democrática donde deberíamos avanzar, véase el artículo "¿Vivimos en una auténtica Democracia?" publicado en este mismo Blog. Entre otros aspectos, hemos de conseguir los siguientes:

 

4.1.- Que las organizaciones territoriales federadas puedan someter a consulta popular o referéndum decisiones políticas dentro del ámbito de sus competencias.

 

4.2.- Que sean estas mismas organizaciones territoriales federadas las competentes para autorizar las consultas populares de ámbito local.

 

republica62.jpg4.3.- Que la figura del referéndum tenga carácter vinculante, no meramente consultivo.

 

4.4.- Que se facilite el ejercicio de las iniciativas populares, bajando el número de firmas exigidas y ampliando las materias susceptibles de ser objeto de las mismas.

 

4.5.- Que se cree la figura del Diputado 351, es decir, que pueda presentar la iniciativa legislativa popular, y también preguntas de control o iniciativas de impulso a la acción del Gobierno un portavoz de los promotores de aquéllas que vengan avaladas con determinado número de firmas.

 

4.6.- Presupuestos participativos. Sobre todo en la Administración Local, deberá ser obligatoria la puesta en práctica de los mecanismos que permitan participar directamente a los ciudadanos y ciudadanas en la elaboración de los presupuestos municipales (su Administración más cercana), y en otras decisiones de similar importancia.

 

4.7.- Garantías de procedimientos parlamentarios participativos. La nueva Constitución que avale la República deberá prohibir la típica Ley de acompañamiento de los presupuestos, y establecer criterios estrictos contra la posible utilización abusiva por parte del Gobierno de turno de las figuras del Decreto y del Decreto-Ley, burlando así el debate parlamentario y la comparecencia de los colectivos y expertos que deban ser escuchados en el trámite legislativo.

 

republica63.jpgEstos puntos son los fundamentales para establecer una dinámica parlamentaria y participativa mínima, pero como decimos, quizá el aporte mayor de la República tenga que venir de aquí, es decir, de una profundización de la Democracia en todos sus aspectos. El déficit democrático que venimos sufriendo en nuestro país es el último responsable de la situación a la que hemos llegado, que básicamente se produce por una inversión de control de los poderes, esto es, el poder político ha pasado a depender del poder económico, en lugar de ser al contrario. Hemos de restaurar dicha situación a la normalidad democrática, y esto es algo que no se consigue de un día para otro. Es algo que no se consigue mediante un Decreto-Ley. Pero está claro que un sistema republicano y una nueva Constitución pueden hacer mucho. De entrada, nuestra actual Constitución consagra el capitalismo como sistema económico, y es algo que hay que anular. Por algo se empieza.

 

republica64.jpgHemos de declarar, desarrollar y practicar la Democracia participativa, fortaleciendo los cauces de participación de la ciudadanía a través de todo tipo de asociaciones, plataformas y organizaciones cívicas, que representen sus intereses. Hemos de dotar al pueblo del auténtico poder para ser los últimos responsables de las decisiones que se adopten sobre los temas que le afecten. Hemos de desarrollar igualmente las posibilidades de la Democracia decisoria, para que el pueblo pueda manifestarse en convocatorias generales y concretas sobre algunos temas puntuales. Hemos de reconocer y respetar el derecho a la autodeterminación de todos los pueblos que forman la entidad que hoy llamamos "España", y que ya comienza a ser una anacronía.

 

Hemos de potenciar igualmente la Democracia revocatoria, mediante la cual el pueblo pueda ejercer su derecho a la revocación de cualesquiera cargos públicos electos, ante la ocurrencia de hechos de cierta gravedad o impacto social. Casos de corrupción e incumplimientos electorales son los casos más típicos donde este tipo de democracia puede ser ejercida. Por último, pero no menos importante, debemos ir dejando entrar a la Democracia económica, esto es, la democracia en las empresas, en los centros de trabajo, para que la clase trabajadora sea también parte activa en las relaciones laborales, multiplicando sus mecanismos de representación y participación, y contribuyendo a la toma democrática de las decisiones en el ámbito económico. Todo ello deberá quedar garantizado en la III República. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0
12 marzo 2014 3 12 /03 /marzo /2014 00:00

    La Religión es el suspiro de los oprimidos, el corazón de los descorazonados, el espíritu de los abatidos. La Religión es el opio del pueblo

(Carlos Marx)

 

 

 

religion_y_marxismo11.jpgEn muchos de los artículos de este Blog, hemos abordado el tema de la Religión y de la moral desde un punto de vista crítico, pero sin entrar a fondo en nuestra opinión, en nuestra creencia, desde la izquierda, esto es, desde la filosofía marxista. Nos hemos limitado a exponer o a criticar ciertos aspectos que no compartimos en cuanto a la manifestación de la Iglesia Católica en nuestra sociedad, pero sin abordar a fondo nuestros propios pensamientos al respecto. Sobre todo, hemos insistido en la necesidad de implantar un verdadero Estado laico en nuestro país, y hemos criticado la visión estrecha e hipócrita de la jerarquía eclesiástica ante algunos problemas sociales que nos acucian. En el presente artículo, el primero de una serie de dos, por fin, vamos a exponer nuestra idea de la moral y de la religión desde el punto de vista de la lógica marxista.

 

religion_y_marxismo12.jpgComenzaremos por lo más general, como es la moral. La moral, tanto pública o social como privada, es un producto del Hombre, a lo largo de las diferentes civilizaciones que históricamente se fueron desarrollando. No es por tanto un mandamiento divino, un mandamiento sobrenatural, que nos venga dado desde una instancia superior. Por tanto, mientras exista el ser humano existirá una moral, cualquier tipo de moral. Y la moral humana va evolucionando. El tiempo y las diferentes culturas van forjando diferencias en cuanto al alcance y la manifestación de la moral. Moral y ética distinguen básicamente el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto. Por tanto la moral no es absoluta, no es inmóvil, no es un producto estático del raciocinio. Pero mientras dure la especie humana, la moral se expresará de una u otra forma. La moral evoluciona con el hombre, con la especie humana, y con las diferentes culturas y civilizaciones que con el tiempo han habitado el planeta. Desde este punto de vista, debemos aceptar la existencia de lo que pudiéramos llamar “relativismo moral”, en el sentido de que no existe una moral superior, única, verdadera, auténtica, sino diferentes morales que a lo largo de la Historia y las culturas se han ido manifestando.

 

religion_y_marxismo13.jpgSobre la moral marxista, nos dice José López en su texto “El Marxismo del siglo XXI”: “Quienes acusan al Marxismo de amoral, en verdad lo que le critican es que su moral no sea la misma que la suya, que la burguesa, poniendo en peligro la moral de la clase dominante, uno de los sustentos ideológicos de la sociedad burguesa. El relativismo moral es atacado porque pone en peligro el absolutismo moral de la clase dominante, la moral dominante. La moral marxista compite con la moral burguesa. La primera se nutre del Hombre, de la Razón, de la realidad, de lo material, de lo concreto, de lo visible. La segunda, de Dios, de la Fe, de la imaginación, de lo inmaterial, de lo abstracto, de lo invisible. La segunda pretende negar a la primera, ya sea negando directamente su existencia, ya sea negando el relativismo moral, que pudiera dar pie a que hubiera otras morales distintas a la dominante, a la que se desea imponer o perpetuar”.

 

religion_y_marxismo14.jpg¿Y cuál es por tanto el origen de la Religión? ¿Cuál es el motivo que la causa, y que provoca que se expanda y se mantenga en la mente humana durante miles de años? Han existido muchos autores que han intentado explicar este origen y esta expansión de la Religión (en sentido general, y de la Católica en particular) a lo largo de los siglos. El Barón de Hollbach ya afirmaba: “Si nos remontásemos al principio encontraríamos que la ignorancia y el miedo crearon a los Dioses; que al capricho, el entusiasmo o el engaño los adornaba o desfiguraba; que la debilidad los veneraba, la credulidad los preservaba y que el hábito, la costumbre y la tiranía los respaldaba”. Y quizás haya sido Friedrich Nietzsche uno de los filósofos que más y mejor ha tratado el tema. En su obra “Ecce homo” nos cuenta: “El concepto de Dios fue inventado como antítesis de la vida: concentra en sí, en espantosa unidad, todo lo nocivo, venenoso y difamador, todo el odio contra la vida. El concepto de “más allá”, de “mundo verdadero”, fue inventado con el fin de desvalorizar el único mundo que existe, para no dejar a nuestra realidad terrenal ninguna meta, ninguna razón, ningún quehacer. El concepto de “alma”, de “espíritu”, y en fin, de “alma inmortal”, fue inventado para despreciar el cuerpo, enfermarlo – volverlo “santo” --, para contraponer una espantosa despreocupación a todo lo que merece seriedad en la vida, a las cuestiones de la alimentación, vivienda, régimen intelectual, asistencia a los enfermos, limpieza, clima”.

 

religion_y_marxismo15.jpgParece estar, por tanto, muy claro, para la moral marxista, o en un sentido más general, para la moral no creyente, atea, incluso agnóstica. Lenin, el genial revolucionario ruso, lo expresó en los siguientes términos: “Dios es (histórica y cotidianamente), sobre todo, un complejo de ideas engendradas por la bestialización del hombre y por la naturaleza que lo rodea, así como por el yugo de clase, ideas que sirven para afianzar esta opresión y para adormecer la lucha de clases”. Desde esta óptica, parece que está muy clara la motivación, que no es otra que obrar como un instrumento de la clase dominante para perpetuar su poder, e instrumentalizar unas creencias y una moral que hayan de estar pendientes de algo divino, sobrenatural, para así poder explicar y justificar buena parte de la realidad, de los hechos y acontecimientos que ocurren en la vida, según la moral dominante. No es posible demostrar la existencia de Dios (ya lo intentaron San Agustín, Santo Tomás de Aquino, y muchos otros), pero sí es posible demostrar que la Religión es un producto histórico de la Humanidad. Un producto intencionado, con un fin muy concreto, como vamos a explicar a continuación.

 

La naturaleza dialéctica de la materia y de todo lo que de ella depende “creó” a Dios, y  la comprensión de la dialéctica materialista lo destruirá. Una vez que la madurez intelectual del ser humano esté preparada, lo destruirá. Y con ello destruirá todas las Religiones, que han actuado y actúan como principal elemento de alienación para la Humanidad de todas las épocas, desde que fue inventada. Dios no creó el Cosmos, por el contrario, fue el Cosmos quien creó a Dios. El Cosmos creó materia (bajo unos principios y procesos físicos que aún no hemos podido comprender ni delimitar en su totalidad), tal vez sólo la transformó a partir de energía pura, la materia se hizo consciente, y esta materia consciente, incapaz de comprender que la materia pudiera llegar a ser consciente por sí misma, se inventó un creador. Pero no podía ser un creador cualquiera. Había de ser un creador especial, todopoderoso y omnipotente, invisible e irracional, superior al Hombre, fuente de toda creación. Y con ello, inventó la moral de la Fe. El dominio de la Fe. La moral de la creencia y de la superchería. La moral infundada. La moral insólita. Pero también la moral protectora. Una moral que nos enseñaba a distinguir entre el mundo terrenal y el mundo celestial. Finalizaremos en la próxima entrega.

Compartir este post
Repost0
11 marzo 2014 2 11 /03 /marzo /2014 00:00

"Ser de izquierdas no es sólo defender unas ideas (...), es sobre todo una actitud ante todas las cosas de la vida (incluída la política). Es una apuesta personal por el pensamiento crítico y libre sin el que es imposible cambiar la realidad"

(José López)

 

 

 

 

Iniciamos aquí una breve serie de artículos donde vamos a reflexionar, como decimos en el título, sobre lo que se ha podido convertir en el mercadeo de la política, esto es, la política entendida como un mercado más, donde se venden candidatos, programas, votos, pactos, coaliciones, etc., desvirtuando la propia esencia de la política, como el noble arte y ciencia de estudiar la realidad, y proponer cambios de cara a su transformación. De entrada, diremos que las encuestas y estudios de opinión revelan que existe un gran descontento social hacia los políticos y la política, y además ahora, que se acercan nuevas citas electorales, desencadena un grave fenómeno social. Aparece típicamente como uno de los problemas identificados por la ciudadanía, así como el de la asociación o agrupación de los políticos con una especie de "casta" o "clase", que goza de una serie de privilegios especiales, prebendas, y tratos de favor del sistema, con respecto al resto de la población que se dedique a otras profesiones. Actualmente, la política se define como un gran "mercado", donde intervienen una serie de actores que cumplen su función de cara al sistema. En la presente serie de artículos, vamos a intentar delimitarlo lo más completa y fielmente posible. Nos basaremos sobre todo en reflexiones publicadas en textos de Antonio José Gil Padilla, publicadas sobre todo en su obra "En los límites de la irracionalidad", y en obras del autor José López, que son, quizá, los autores que más a fondo abordan estos temas. A todo ello le hemos añadido, como siempre, nuestras propias experiencias y comentarios.

 

mercado_politica11.jpgPero comencemos por el principio. El caso de los políticos (agrupados en "clase política", o en un tono más peyorativo, en una "casta") cuyo único mérito consiste en afiliarse a un partido, ser fiel a sus superiores y esperar, quizá sea el más típico de los que se nos presentan en la actualidad. Tal vez la mayoría de sus líderes y dirigentes nos dan, al menos, esa impresión. No vamos a mencionar a ninguno de ellos, para no herir sensibilidades, pero están en la mente de todos los lectores, y repartidos por todas las fuerzas políticas. No abunda por tanto el político de raza, crítico, culto, reflexivo, que no aspira a escalar ningún cuadro de mandos, ni ningún liderazgo, sino a que el pensamiento que defiende se extienda de modo pacífico y por su propio peso. El sistema sólo requiere de ellos fidelidad a quienes tienen el poder real, utilizándoles como barrera de contención y fuerza de choque para que frenen y asuman todos los males que aquejan a esta atormentada sociedad. Todo ello a cambio de obtener una posición cómoda y desahogada. Como en el caso de esas otras ocupaciones de alto nivel, es posible que nuestros representantes en los Gobiernos, en las Cortes, en las Diputaciones, en los Parlamentos y en los Ayuntamientos sean unos ineptos, unos ignorantes o unos perturbados, nada sabemos porque no se aplican instrumentos, ni normas, que permitan medir sus capacidades físicas, intelectuales o mentales. Tampoco su valía profesional ni su altura ética.

 

mercado_politica12.jpgLas estructuras son jerárquicas, no se valoran ni los conocimientos, ni la iniciativa, ni la capacidad, ni siquiera las preferencias personales a la hora de asignar a los militantes de base ciertas tareas o responsabilidades en los partidos. Todo está pensado únicamente para favorecer la maquinaria interna, el aparato del partido en cuestión. Y en los casos donde comienzan a destaparse redes corruptas, sale a relucir un estricto corporativismo, donde los unos ponen "la mano en el fuego" sobre los otros, con tal de no dañar la imagen del partido ni de sus compañeros. Naturalmente, esta dinámica de funcionamiento y esta imagen que se transmite a la ciudadanía no ayuda a que se forje buena idea sobre los partidos políticos. Por otra parte, cuando las distintas opciones políticas no ofrecen modelos sociales y económicos claramente diferentes, radicalmente alternativos, no constituyen opciones válidas. Sólo alternancias sistémicas, que nunca suponen auténticos cambios reales en la sociedad. Si los lectores se fijan con detenimiento, comprobarán cómo el fenómeno del bipartidismo refleja casi al cien por cien esta situación que estamos describiendo.

 

mercado_politica13.jpgCuando esas opciones, abiertas o subrepticiamente, asumen el mismo sistema económico y la misma organización social, y se soportan sobre ellos, se burlan de los ciudadanos, abusan de su ignorancia (generada intencionadamente por nuestro alienante sistema), vacían de contenido cualquier atisbo de auténtica democracia, y convierten la política en un simple mercadeo. Ya hace tiempo que en España se hablaba de una "clase política" de la que se autoexcluían aquéllos que habían combatido contra la dictadura, y "accidentalmente" ocupaban cargos institucionales en la incipiente "democracia". En la actualidad, podemos afirmar, con absoluta certeza, que la existencia de esa clase política se ha generalizado y ha dado pie a la aparición de un mercado de la política que poco se diferencia del que existe en los demás países que "gozan" de un sistema democrático parecido al nuestro. La citada actividad mercantil, cumple todos los requisitos que se le exigen a cualquier otro tipo de mercado: compradores, vendedores, mercancías, se ponen en contacto los demandantes con los oferentes, y como consecuencia, aparece un mercadeo ligado a esta otrora noble actividad.

 

mercado_politica14.jpgHuelga señalar que los compradores y vendedores de las diferentes mercancías son, por un lado, los votantes, y por el otro, los "profesionales de la política". ¿Y cuáles son las mercancías en juego? Por una parte, los políticos venden promesas vanas, basadas en la fe más que en el estudio empírico de la realidad, que se van diluyendo conforme pasa el tiempo. Por otra parte, compran status, prestigio, influencia, acomodo, un sueldo y una serie de dávidas y prebendas que ayudan a llevar la "pesada carga" que conlleva su responsabilidad. Nótese que no se trata, a diferencia de lo que ocurre en el mercado laboral, de la venta de la fuerza de trabajo a cambio de un salario más o menos justo. El trabajo técnico y administrativo lo realizan los asesores (cuyo número no disminuye, sino que aumenta), los equipos de apoyo o los propios funcionarios de la Administración Pública. Por tanto, la principal misión de un político se limita a la mera representación. Por esta razón, no se exige profesionalidad o cualificación relacionada con la supuesta tarea. Y de esta forma podemos observar, por ejemplo, como una misma persona pasa de Ministra de Educación a Presidenta del Senado, cómo algunos Ministros cambios de un departamento a otro, de una cartera a otra, incluso en una misma legislatura, que nada tiene que ver con el anterior cargo que se ocupaba. Y lo mismo ocurre en las Comisiones de las Cámaras (Congreso y Senado), en los Ayuntamientos, etc. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías