Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
27 diciembre 2016 2 27 /12 /diciembre /2016 00:00
Hacia la superación del franquismo (III)

Durante 40 años se consolidó una memoria de los vencedores que incluso llegó a calar entre los propios descendientes de los vencidos

Leandro Álvarez Rey

Y ello, en efecto, porque después de la Guerra Civil, como decíamos en entregas anteriores, el régimen procedió a una purga criminal y genocida de todos los supervivientes de los que se sospechara mínimamente que no fuesen proclives a entender y a defender la nueva patria (esa "Una, grande y libre") que surgía del franquismo. Continuamos con la fuente de referencia que ya hemos citado en entregas anteriores, pues el historiador Héctor Braojos Muñoz nos hace una estupenda reseña tanto de la guerra civil como de la posterior represión fascista. Franco era consciente de que después de la devastación a la que sometió a España el país debería ser sometido a un largo período de reconstrucción, así que desde 1937 se empezaron a regular los campos de concentración en los que mantenían a miles de republicanos en condiciones inhumanas. Esta situación ha inspirado el argumento de muchos libros, incluso de recientes películas. Se crearon batallones de trabajadores como mano de obra barata para ejecutar los planes de reconstrucción nacional, y en cada cuerpo de ejército se llegó a asignar hasta tres batallones de 600 prisioneros cada uno, para las labores de cavar trincheras o construir infraestructuras. Acabada la guerra, esta tarea continuó durante décadas. Los famosos pantanos de la época franquista, incluso los grandes monumentos erigidos a la memoria de los "Caídos por Dios y por España" fueron construidos por estos ejércitos de esclavos republicanos.

 

Entre 1937 y 1939 se crearon más de 100 campos de concentración en España. Éstos pasarán a denominarse como "Colonias Penitenciarias Militarizadas", que junto a Destacamentos Penales, serán los encargados de trabajar por sobrevivir tanto para el Estado como para las grandes empresas privadas. De hecho, hasta 1970, se continuó forzando el trabajo de los presos políticos. Mucho se ha hablado de esos "Pantanos de Franco", pero se ha dicho menos que todos ellos fueron obra de presos políticos republicanos como los casos del Ebro, Entrepeñas, Pálmaces, Mediano, Yesa o San Esteban, entre tantos otros. Pero no sólo los pantanos. Los reos también fueron obligados a construir canales, pueblos, ciudades, líneas de ferrocarril, túneles, fábricas, cárceles, residencias militares, hospitales, y hasta estadios de fútbol, como el de Valladolid o el de Palencia. Y así, la mano de obra esclava procedente de los vencidos sirvió durante años para reconstruir todo lo que la guerra civil había destruido. Los presos comunes que defendían el nuevo régimen tuvieron otra suerte bien distinta, ya que fueron amnistiados al poco de terminar la guerra civil. Por otra parte, muchos españoles, viendo la sangre derramada y la represión que se avecinaba, escaparon del país, en algunos casos para encontrarse con otras dictaduras, o para vivir la Segunda Guerra Mundial en toda su crudeza. Miles de refugiados huyeron, principalmente a Francia, país vecino entonces libre. Portugal, por su parte, vivía un destino parecido al español con el Estado Novo, la terrible dictadura de Salazar, que no acabaría hasta la famosa Revolución de los Claveles. 

 

El mundo de la cultura opositor al régimen fue bestialmente reprimido, destacando los asesinatos de Federico García Lorca, Miguel Hernández o Blas Infante, así como los exilios de los hermanos Machado, Rafael Alberti, y muchos otros. Algunos de ellos conseguirían regresar a la muerte del dictador, otros muchos murieron en el exilio. Un total de 400.000 refugiados españoles fueron repartidos en improvisados campos franceses de los que no podían salir, asentados en descampados o en dunas de playa, sin ningún abrigo. Por su parte, otros 25.000 refugiados huyeron a América Latina, principalmente a México o a Argentina. La Unión Soviética asumió la protección de unas 5.000 personas, entre ellos unos 3.000 niños, los famosos "niños rusos", que también han inspirado alguna que otra película o libro. Y es que estos "niños de la guerra" sufrieron especialmente su traslado, alejados de sus familias, destrozando su infancia. En total, 30.000 niños y niñas fueron enviados a otros países durante la guerra y la posterior dictadura, con la esperanza de que crecieran lejos del fascismo. Pero otros miles de niñas y niños no tuvieron esa suerte, muchos de ellos quedaron huérfanos tras la guerra, o con la represión al ser fusilados o encarcelados sus padres, teniendo que crecer en hospicios religiosos o en el Auxilio Social (Sección Femenina de la Falange), educándose a golpes en los valores falangistas. Incontables historias personales de los más pequeños se vieron completamente truncadas o traumatizadas de forma irreparable, criándose sin familia, sufriendo las crudas consecuencias de la guerra civil, siendo protagonistas de un verdadero drama humanitario que refleja la crueldad de aquélla oscura época. 

 

Héctor Braojos lo expresa en los siguientes términos: "La paz de Franco jamás existió. Fue un revanchismo antidemocrático y sangriento que dejó cunetas con fosas comunes en cada rincón de España". Pero como decíamos, la memoria de los vencidos fue tan brutalmente reprimida, que el falso mito de la "paz franquista" se instaló como un factor positivo del régimen, cuando en realidad se trataba de pura represión y extrema crueldad. Somos el segundo país del mundo en número de desaparecidos en fosas comunes, después de Camboya. Esa "paz" franquista tan aludida, no fue más que un sistema de dominación social y alienación cultural ejecutado a través del miedo y el recuerdo permanente de los asesinatos de los que alzaron la voz contra el fascismo y por la libertad. La enorme estructura represiva desplegada incluía la educación de adoctrinamiento como pilar fundamental, que afectó a todas las generaciones del franquismo que sufrieron la desgracia de tener que aprender a base de violencia, castigos y humillaciones. Y en este apartado tuvo una especial relevancia la Iglesia Católica, gran aliada de la dictadura, que por supuesto aprovechó la ocasión para inculcar a sangre y fuego las enseñanzas de los evangelios en su versión más tradicional y conservadora, difundiendo un régimen de pensamiento, que hemos dado en llamar "nacional-catolicismo", que cubrió no sólo la enseñanza de los infantes, sino también el despliegue de toda una serie de valores morales en torno al papel de la mujer, los homosexuales, etc. Todo esto también tuvo su influencia en la represión sexual, los sentimientos de culpa del cristianismo impuestos con mano de hierro, y el respaldo espiritual que complementaba la adhesión política al régimen en actitud servil, disipando toda crítica. 

 

La Sección Femenina de la Falange publicó incluso una serie de vergonzosos textos, machistas hasta la médula, que relegaban el papel de la mujer a ser básicamente una completa esclava del hombre. La dictadura supuso una involución tremenda en los derechos de las mujeres, y la marginación y discriminación de las mismas fue total y absoluta, en todos los aspectos. Se elaboraban incluso vomitivos y escrupulosos panfletos sobre el comportamiento y el papel que las mujeres debían desarrollar para con sus familias, se hacía apología de la actitud sumisa y complaciente de las mujeres, a las que se relegaba únicamente al papel de esposas y amas de casa, respetuosas y obedientes a sus maridos, y fieles guardianas de la paz del hogar conyugal. Hasta la propaganda comercial insistía en dichos roles femeninos. Por supuesto, la Iglesia Católica estaba detrás de la propagación de todo este retrógrado pensamiento. Pero todo ello no acabó con la dictadura, porque aún hoy día, en pleno siglo XXI, la Iglesia continúa detrás de toda la doctrina social machista y homófoba, de todas las agresiones hacia el avance en el papel de las mujeres, y de todos los retrocesos en la consecución de una igualdad real entre mujeres y hombres. Mediante sus llamamientos a "la defensa de la familia" como institución sostén de los vínculos sociales (la familia católica fue el modelo franquista por excelencia), la Iglesia continúa defendiendo y propagando el papel dependiente, secundario y sumiso de las mujeres, y criticando cualquier avance político y social que vaya a favor de la liberación de la mujer y en el avance de su igualdad con el hombre. La alianza del franquismo con la Iglesia fue la responsable de la tremenda involución cultural que sufrimos, y que desgraciadamente llega hasta nuestros días. El franquismo terminó, al menos en lo fundamental, pero la influencia de la Iglesia continúa. Continuaremos en siguientes entregas. 

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
26 diciembre 2016 1 26 /12 /diciembre /2016 00:00
Viñeta: Pedro X. Molina

Viñeta: Pedro X. Molina

La CIA tiene una relación de larga data con Riad y juntos han trabajado asiduamente no sólo para derrocar a Al Assad en Siria, sino para forjar una alianza sunita ´moderada´ que vigile la región mientras establece a los saudíes como hegemón regional

Marcy Wheeler

Nada más efectivo, pues, para una política dirigida a sustraer derechos económicos, sociales y cívicos a su población que mantenerla aterrorizada, bajo alegatos de amenazas externas, convirtiéndose así su gobierno en el supuesto "garante" de la supervivencia de sus "valores" y de su estilo de vida. Lo estamos pudiendo comprobar en los gestos y discursos de los líderes occidentales, cada vez que son atacados por la misma semilla a la que ellos atacan sin piedad en sus lugares de origen. Para el caso de Estados Unidos esto simplemente no hace falta, pues su población tiene sus "valores" norteamericanos muy bien inculcados, y ello unido al potente aparato mediático en el que se apoya su gobierno, se legitiman todas las acciones belicistas, invasoras, déspotas, injerencistas y avasalladoras que protagoniza su clase dirigente. El caso de Estados Unidos es particularmente especial. No vamos a detenernos en profundidad sobre ello, porque ya lo hemos tratado en nuestra serie de artículos "USA: Estado de Guerra Permanente", a la cual remito a todos los lectores y lectoras que no la hayan seguido. Allí hemos repasado con extensión todas las facetas, características, estrategias, acciones y planes de carácter bélico que Estados Unidos ha llevado a cabo tanto en el exterior como dentro de su propio país, pues lo beligerante no se refiere sólo al uso de bombas o de tropas, sino que también consiste en el maltrato, en la humillación, en la desigualdad, en las injusticias cometidas contra una población determinada. 

 

Pero aún como digo sin volver a detenernos exhaustivamente en dicho recorrido (que ya hicimos en dicha serie de artículos), sí que hemos de volver a recalcar, desde el punto de vista de buscar y seguir la senda del pacifismo, el particular caso norteamericano. Porque en efecto, Washington y sus altos jerifaltes ignoran, a propósito, el orden jurídico internacional sobre el cual descansan la ley, el orden y el respeto más básico a los derechos humanos. Miles de ejemplos podríamos poner para ilustrar lo que decimos. Estados Unidos se considera a sí mismo una potencia por encima de la ley, y no respeta el derecho internacional, haciendo caso omiso de los convenios y tratados internacionales. Al mismo tiempo, no cree en el orden y en la paz, y promueve continuamente el caos en función de sus propios intereses, sin importarle a quién o quiénes causen daño sus acciones. Y mientras, y esto es la otra indecente cara de la moneda, se dedica a criticar y hostigar al resto de países del globo que no bailen al son que Washington ordena. Estados Unidos, no nos cansaremos de repetirlo, representa la mayor amenaza para la paz mundial. Pero la responsabilidad y la culpa de todo ello no es solo atribuible a Washington, sino al resto de países que lo han permitido y auspiciado, en especial nuestra indigna Unión Europea, que jamás ha tenido la decencia de enfrentarse seriamente a los planes norteamericanos. 

 

Y es que como nos explica perfectamente Vicky Peláez en un reciente artículo para el medio Sputnik News, el Pentágono necesita urgentemente guerras para mantener su poderío. Ello es lógico (como expondremos en el bloque dedicado a la relación de las guerras con el capitalismo) desde el punto de vista de que Estados Unidos representa la mayor potencia capitalista, y las guerras proporcionan una vía de escape para dicha expansión del capitalismo. De hecho, hace pocos días que el Congreso norteamericano aprobó la nueva Ley de Defensa Nacional, que entre otras muchas cosas, autoriza a su Presidente a sancionar a cualquier país del planeta en nombre de la seguridad nacional. Una completa aberración. Y concretamente, definen a Rusia, Irán  y Corea del Norte como una "agresiva amenaza" a la paz en el mundo. No se puede ser más cínico e indecente. Ya lo hicieron en su momento con Cuba y Venezuela. Es la etiqueta que le ponen a todo país que no se someta a sus designios a pies juntillas, o siquiera que intente implantar un sistema más justo y social para su población. La verdadera amenaza para la paz son ellos, los estadounidenses, que se dedican a derrocar a gobiernos extranjeros en cuanto ven un atisbo en ellos de contribuir a una mayor justicia social. Ellos son los que crearon y entrenaron a todos los grupos terroristas yihadistas que ahora arrasan Oriente Próximo, con ayuda de Arabia Saudí, Qatar e Israel, entre otros, como ya hemos explicado en anteriores entregas. La senda del pacifismo tiene que enfrentarse a esta verdad, tiene que denunciar esta verdad, y tiene que proclamar alto y claro en todo el mundo, en todos los foros, que la comunidad internacional no puede rendirse a la crueldad y violencia engendrada por Estados Unidos. 

 

Vicky Peláez lo expresa en los siguientes términos: "Todas estas organizaciones, movimientos y grupos terroristas están trabajando por encargo de los EE.UU. para balcanizar el Oriente Próximo, crear una imagen negativa del Islam y facilitar el dominio norteamericano en la región. Las periódicas declaraciones de las autoridades de Washington donde dicen que todas sus intervenciones, incluyendo las de Irak, Afganistán, Libia, Somalia, Yemen y ahora en Siria han sido motivadas exclusivamente por su deseo de traer paz y democracia a estos países son falsas. Todo esto constituye una mentira igual que las aseveraciones de los especialistas norteamericanos donde afirman que el país es autosuficiente en el petróleo. Resulta que, inclusive con el oro negro obtenido usando el petróleo de esquisto, Estados Unidos sólo puede abastecerse en un 40%, y está obligado a importar el restante 60%". Así de claro. Las mentiras, bulos y engaños que Estados Unidos vierte continuamente a la comunidad internacional son constantes, pero como no puede decir abiertamente la verdad, sus campañas e intervenciones están "adornadas" con esas solemnes pero falsas proclamas a la "democracia" y a los "derechos humanos", cuando en realidad son conceptos de los cuales ellos no tienen ni idea. Luego por tanto, basta ya de tanto sometimiento, de tanta pasividad, de tanto alineamiento con las perversas políticas estadounidenses. Jamás el pacifismo en el mundo será alcanzado mientras continuemos ligados a las políticas y a las directrices norteamericanas. Estados Unidos se cree en el deber y en el derecho (incluso "divino") de controlar al mundo a través de su fuerza, tanto económica como militar, y no entiende que ambas fuerzas se le están debilitando. 

 

De hecho y afortunadamente, la tendencia hacia la multipolaridad planetaria está promoviendo que otros grandes países y potencias no sólo dejen de alinearse con los intereses norteamericanos, sino que además busquen otras alianzas económicas, como ha ocurrido con los BRICS (países emergentes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), y también con algunos países de América Latina, que han creado foros internacionales diferentes a aquéllos hegemonizados por Washington, tales como el ALBA, Mercosur o la UNASUR. Porque para Washington, traer (de forma tutelada, claro está) la paz y la democracia a los países consiste en destruirlos previamente (como están haciendo con Siria o Yemen en estos momentos), fomentar la destrucción, la barbarie, el caos y el pillaje, y luego tutelar una reconstrucción, después de causar millones de personas muertas, mutiladas, enfermas, desplazadas, refugiadas o huérfanas. Personas inocentes a las que Estados Unidos les ha reservado sin motivo el miedo y el horror. Grandes ciudades arrasadas, con sus tesoros artísticos y arquitectónicos aniquilados, con sus infraestructuras bombardeadas, con sus servicios públicos dinamitados. Experiencias que hacen anidar en ellos el terror y fomentan los más bajos instintos humanos. Porque para Estados Unidos sólo existen dos opciones en su política internacional: o los terceros países aceptan su dominio, o son vil y cruelmente destruidos. No existen más opciones. Esta es su perversa visión sobre un mundo mejor, sobre la paz y la prosperidad mundial, y sobre los cimientos de las naciones democráticas. USA sólo entiende y aplica el terrorismo, la mantanza, el caos, la destrucción, el chantaje, la barbarie, la injerencia y la guerra. Estas son sus credenciales. Son un actor no sólo prescindible para una política de paz, sino absolutamente rechazable. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
23 diciembre 2016 5 23 /12 /diciembre /2016 00:00
Arquitectura de la Desigualdad (XVII)

Y yo pregunto a los políticos, a los economistas, y a los moralistas, el número de individuos que es forzoso condenar a la miseria, al trabajo desproporcionado, a la desmovilización, a la orfandad, a la ignorancia crapulosa, a la desgracia invencible, a la penuria absoluta, para producir un rico

Almeida Garret (escritor portugués del siglo XIX)

Bien, una vez analizado el panorama nacional de la desigualdad en el artículo anterior, vamos a extrapolarlo al panorama internacional, con ayuda de este estupendo artículo de Teguayco Pinto para el eldiario.es, que vamos a seguir a continuación. El artículo realiza un resumen basándose en un reciente Informe titulado "Afrontar el reto de las desigualdades y trazar vías hacia un mundo justo", que fue presentado en la Real Academia Sueca de Ciencias Sociales. Como dato inicial, diremos que España y Estados Unidos son los dos países en los que más aumentó la desigualdad durante la crisis, según la UNESCO, lo cual es claramente indicativo de su arquitectura social, según el referido informe para el cual han contribuido más de 100 científicos sociales. Los autores apuntan a la pérdida de puestos de trabajo, la temporalidad laboral y las mal llamadas políticas de "austeridad" como algunas de las causas de este aumento. A nivel internacional, el informe destaca una ligera mejora de la desigualdad global, pero advierte de que esta mejoría se apoya en un aumento de la desigualdad interna, es decir, la registrada dentro de cada país. La desigualdad global se mide habitualmente a través del Coeficiente de Gini, cuya escala está entre 0 (sin desigualdad) y 1 (máxima desigualdad). En Europa este índice oscila entre 0,25 y 0,30, aunque en España alcanzó en 2012 un valor de 0,36, sólo por detrás de Grecia (0,37) e Israel (0,43). En Estados Unidos este coeficiente alcanza un valor de 0,41, mientras que los países más desiguales se sitúan ligeramente por encima de 0,60, como en Sudáfrica. 

 

El crecimiento de las desigualdades internas ha sido especialmente marcado en los países más ricos, y el informe señala el período de crisis actual como especialmente perjudicial, debido principalmente a una combinación de pérdida de empleos y aumento de las desigualdades salariales. En el caso español, pasamos de un Indice Gini de 0,31 en 2002 a 0,36 en 2012, lo que supone un aumento de casi un 14%. Según el informe, el 90% del incremento de la desigualdad en nuestro país está causado por el paro y los bajos salarios durante el período entre 2006 y 2010. Los autores del informe son especialmente críticos con los recortes y las políticas de austeridad llevadas a cabo en la Unión Europea, de los que aseguran que "no sólo perjudican el empleo y la inversión, sino que afectan a los pobres de manera desproporcionada, a través de reducciones de salarios y pensiones, y mediante recortes en sanidad pública, educación y gasto social". Es justamente lo que nos llevan recomendando otros organismos internacionales como el FMI o el BM, por lo cual, la conclusión está clara: estos organismos trabajan a nivel global para los intereses del gran capital transnacional, y sus objetivos son ahondar y perpetuar la desigualdad a nivel planetario. Tambien hacen referencia los autores al aumento de los contratos de trabajo temporal, los cuales "se han convertido en una característica distintiva de los mercados de trabajo en el sur de Europa, los países andinos y partes de Asia", y que "suponen pérdidas salariales significativas para los trabajadores individuales". En este sentido, el informe de referencia vuelve a destacar el caso de España, "donde más de una cuarta parte de la fuerza de trabajo tiene contratos temporales". 

 

A pesar de todas estas evidencias, datos y conclusiones, nuestro nefasto, infame y cínico Gobierno sigue sosteniendo que sus reformas "están funcionando". Según los miembros del Comité Científico Consultivo encargado de supervisar el informe, entre los que destaca el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz,  las medidas de liberalización económica adoptadas desde la década de los años 80 del siglo pasado "han provocado un aumento de la desigualdad y una distribución poco equitativa de los beneficios del crecimiento". Además, señalan cómo a partir de la década de 1990 comenzó a producirse un estancamiento de los salarios de la clase media en los países desarrollados, lo que unido al imparable aumento de las ganancias del 1% de la población correspondiente a las personas más ricas y al predominio creciente de las rentas del capital financiero sobre los ingresos y rentas del trabajo, han contribuido a concentrar la riqueza en manos de una élite social muy reducida y poderosa. Es justo lo que llevamos sosteniendo desde la primera entrega de esta serie. Pero continuemos repasando el panorama internacional. El Indice Gini Global se sitúa por encima de 0,70, aunque los resultados del informe muestran una disminución en las últimas décadas de entre un 3% y un 4%, lo cual se debe en gran parte al rápido crecimiento económico en China y en la India, o al crecimiento, más moderado, de varios países de América Latina. Sin embargo, esta reducción parece haberse apoyado, como decíamos más arriba, en el incremento de las desigualdades internas de los respectivos países, algo que se conoce como la "paradoja de la desigualdad". 

 

Es especialmente destacable el caso de China, cuyo Coeficiente Gini aumentó en 11 puntos durante el período 1985-2008, aunque disminuyó alrededor de dos puntos en los siguientes seis años. Los autores del informe también mencionan a los países del antiguo bloque soviético, que durante los últimos años han sufrido un aumento importante de la desigualdad y destacan el caso de Rusia, cuyo Indice Gini aumentó más de 20 puntos tras la caída de la Unión Soviética, y que aún hoy se mantiene en valores superiores a 0,41. Con respecto a los países latinoamericanos, el informe indica que la mayoría de ellos registraron una reducción de la desigualdad durante la pasada década, y destaca los casos de Brasil y Argentina, cuyos índices Gini disminuyeron alrededor de 12 puntos (es decir, durante las políticas progresistas del ex Presidente Lula y Dilma Rousseff en Brasil y de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina). Entre los factores que han contribuido a la reducción de las desigualdades sociales en América Latina, los investigadores destacan el aumento de los salarios mínimos, la introducción de progresivas reformas fiscales, y la consolidación de las pensiones públicas. Justo el camino contrario al que ahora lleva Europa, y al que los actuales Gobiernos de Macri en Argentina y de Temer en Brasil están ejecutando, que de nuevo, vuelven a ser gobiernos serviles hacia el gran capital. En otro informe publicado en las mismas fechas por la Conferencia de Comercio y Desarrollo de la ONU, se hace referencia a la desigualdad y se critica la creencia en la "hipereficiencia de los mercados autorregulados", a los que acusa de haber ignorado cómo el crecimiento económico estaba siendo alimentado por una "adicción malsana a las apuestas de alto riesgo entre los agentes del mercado financiero", lo que terminó provocando un aumento de la desigualdad "a niveles no vistos desde la década de 1920". 

 

Este informe resalta el hecho de que pese a que los mercados financieros fueron el detonante último de la crisis, "éstos no fueron reformados", lo que sigue afectando a los niveles de deuda y desigualdad. Además, critican que la mayor parte de las ganancias de los últimos años hayan dado como resultado el aumento de los beneficios empresariales, "mientras que la mayor parte del ajuste ha caído sobre los países deudores y las familias trabajadoras, cuyos salarios, empleos y bienestar social están bajo la presión constante de las medidas de austeridad". Finalmente, el informe sobre desigualdad hace un llamamiento sobre el riesgo que corren los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a nivel mundial, si no se hace mayor hincapié en las políticas redistributivas. Estos objetivos fueron aprobados en septiembre del pasado año, como un proyecto global para terminar con la pobreza, hacer frente a las terribles desigualdades globales (tanto internas como entre países y continentes), y abordar el gravísimo problema del cambio climático en el curso de los próximos 15 años. Ardua tarea, diríamos incluso imposible, si se insiste en los patrones actuales de crecimiento y distribución de la riqueza. Según se advierte en el informe, "son muy pocos los países que efectúan inversiones en la realización de trabajos de investigación sobre las repercusiones a largo plazo que tiene la desigualdad en sus economías, sociedades y comunidades", concluyendo que "si esto no se resuelve urgentemente, la meta transversal de que nadie se quede atrás de aquí a 2030, proclamada en los ODS, será un mero eslógan sin sentido alguno". Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
22 diciembre 2016 4 22 /12 /diciembre /2016 00:00
Fuente Viñeta: http://www.elespanol.com/

Fuente Viñeta: http://www.elespanol.com/

Dicen que a Susana Díaz la esperan en Madrid. En Andalucía le llevan mucho tiempo esperando

Iosu Perales

El PSOE va de capa caída intentando por todos los medios recuperar la credibilidad perdida  a chorros, pero ya es tarea imposible. Y en su infatigable labor, están cayendo en el más absoluto de los ridículos. Acciones de venganza y discriminación por parte de la Gestora hacia los diputados que se negaron a la investidura de Rajoy, declaraciones obscenas e insulsas, y homenajes al fundador del partido, puños en alto incluidos, que a estas alturas, con toda su trayectoria detrás, resultan hasta grotescos. En efecto, Javier Fernández en el discurso en el homenaje al fundador Pablo Iglesias resultó absolutamente patético: "No me tenéis que pedir que lo haga deprisa, me tenéis que pedir que lo haga bien". Quizá el señor Fernández ignora deliberadamente que él no es ningún líder del PSOE elegido democráticamente, y por tanto, no está para hacer nada que no sea representar institucionalmente al PSOE, y convocar cuanto antes el nuevo Congreso, como le está pidiendo la militancia. Pero ellos, oídos sordos. La Comisión Traidora (perdón, quise decir Gestora) del PSOE lo que desea es lo de siempre: retrasar el Congreso (de momento se han dado de plazo hasta el verano), para que todas las putadas y traiciones del PSOE se vayan olvidando, se vayan diluyendo en el tiempo, y puedan volver a tener la posibilidad de continuar engañando a militantes y votantes en próximos comicios. Es justo lo que llevan haciendo durante más de 30 años. 

 

Una Comisión Gestora que se ha ensañado en clara actitud vengativa con los rebeldes a la investidura de Rajoy, a quiénes no sólo ha retirado sus cargos de responsabilidad en el Congreso, sino que además ha impuesto la máxima sanción económica (600 euros) por su "mala conducta". Y por su parte, el ex Presidente Rodríguez Zapatero, que reaparece para decir cosas como que "...y a este partido hay que quererlo, hay que respetarlo...", a lo que habría que responderle que el cariño y el respeto no se piden, no se solicitan ni se ordenan, sino que se ganan, así que mírese el PSOE a sus adentros, a ver qué ha hecho para cosechar el inmenso rechazo social y la caída en picado que hoy día cosecha. Y en eso llegó Lambán. Y es que en la localidad sevillana de Umbrete, tuvo el aragonés un acto del partido con la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, representante del Susanato que hoy día gobierna con mano dura en el partido, y que además pretende (por mucho que lo esconda, y en volandas de sus barones) convertirse en lideresa nacional. Pues bien, en dicho acto, Díaz aseguró que "...nadie va a arrinconar al PSOE, porque este partido tiene historia, tiene bagaje...", a lo que habría que responderle que el PSOE se arrincona solito, no necesita ayuda de nadie para eso, y que dicha historia de la que tanto presumen y ese bagaje se lo están cargando, lo están tirando por los suelos personas como Susana Díaz y sus adláteres. 

 

Parece ser que la apoyan bajo la bandera de que ella es la que gana ampliamente las elecciones en Andalucía, pero ni las gana tan ampliamente, ni siquiera tan limpiamente como nos quieren hacer ver. Muchos analistas han explicado perfectamente la situación en Andalucía, como Iosu Perales (en su reciente artículo "Esperando a Susana"), o Isidoro Moreno, Catedrático Emérito de Antropología Social y uno de los grandes pensadores andaluces, cuando ha afirmado que lo que el PSOE de Andalucía ha construido es "un régimen político unipartidista y clientelar, propenso a prácticas corruptas, sobre el modelo del PRI mexicano, que ha extendido sus tentáculos no sólo en el ámbito de las instituciones políticas sino en todos los de la sociedad civil, perpetuando la dependencia económica, la subalternidad política y la alienación cultural". Casos de corrupción como el de los ERE fraudulentos lo demuestran claramente. El PSOE-A es una empresa de colocación al servicio de acallar la protesta de la clase trabajadora andaluza. Nosotros también lo hemos explicado en este artículo, donde exponemos los diversos factores que confluyeron en su victoria electoral en las pasadas elecciones autonómicas. En efecto, es evidente la existencia de una clara red de clientelismo político por parte del PSOE en Andalucía, labrada durante décadas de hegemonía, y dedicada a construir toda una cadena de favoritismos, nepotismo y tráfico de influencias, de cara a asegurarse permanentemente el poder. 

 

Quizá quien mejor lo ha explicado recientemente haya sido Raúl Solís, en su fantástico artículo "El idioma de Andalucía es el silencio", publicado originalmente en el medio Paralelo 36. En el fondo, no es más que una red corrupta institucionalizada. Es palpable la existencia de toda una serie de empresas públicas de carácter "fantasma", en las que el partido mantiene a todo tipo de enchufados/as, representando una insoportable sangría de fondos públicos destinados a empresas que poseen, por decirlo coloquialmente, "más jefes que indios". Todo ello ha ido engordando el tamaño de la Administración Pública andaluza, y construyendo una especie de Administración paralela, y una extensa red de clientelismo político, extendida en mayor o menor medida por todas las provincias andaluzas, que lógicamente, en períodos electorales, suponen una gran baza para la victoria del PSOE-A. Y también influye, cómo no, la propia realidad de la sociedad andaluza, que configura, dentro del ránking de las Comunidades Autónomas del Estado Español, una de las de mayor subdesarrollo social y económico. Porque Andalucía lleva arrastrando, desde siempre, con respecto a otras zonas de España, este bajo nivel de desarrollo, que se manifiesta en diversas facetas, tales como el altísimo nivel de paro de la población, la sobredimensión del sector servicios, la baja renta per cápita, o el nivel de implantación y desarrollo de su tejido industrial, quizá el más pobre de España, junto a otras regiones, como Extremadura o Canarias.

 

A todo ello se une una población más envejecida que en otras zonas, así como la presencia de grandes zonas rurales. Evidentemente, toda esta arquitectura social es proclive a disponer de una población mucho más conservadora en el voto, y más fácil de convencer y de manipular. Este es el auténtico "bagaje" del "socialismo" andaluz, un partido que acude a las urnas con esta carga, con esta especie de "dopaje" tan particular. Pero volvamos, para finalizar, al referido acto del partido donde se dieron cita la Presidenta de la Junta y el líder del PSOE en Aragón, Javier Lambán, porque aún se dijeron allí más cosas. El aragonés le dedicó a la andaluza toda una serie de piropos de la más rancia prosapia, asegurando: "Susana, eres esa trianera tocada por los dioses del socialismo, que te cubren y protegen con su manto...No tengo dudas de que vas a parar, de que vas a tener que templar mucho, pero al final, vas a acabar mandando". ¡Ole la gracia!. Ya sólo la utilización del símil taurino de parar, templar y mandar da idea de lo casposo del personaje, así que nosotros nos vamos a ir a su tierra, a Aragón, para sugerirle una jota aragonesa con la cual podría haber tentado a la sevillana: "Andaluza eres, Susana / Y yo del Bajo Aragón / Decídete por el mando / Que te lo aconsejo yo". ¡Aúpa, maño!

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
21 diciembre 2016 3 21 /12 /diciembre /2016 00:00
Dos niños saludan brazo en alto ante un cartel de Franco en septiembre de 1939. Fuente: Agencia EFE

Dos niños saludan brazo en alto ante un cartel de Franco en septiembre de 1939. Fuente: Agencia EFE

Toda mi vida joven pensé que llegaría el momento en que este país se desperezaría y reconocería por fin la deuda que tiene con sus luchadores antifranquistas. Siempre creí que algún día el Estado rescataría por fin a los cientos de miles de muertos que inundan nuestras cunetas y los entregaría a sus familiares para que de una vez por todas pudieran llorarlos en paz. Solía creer que algún día llegaría la cordura a España. Que este país seguiría la inevitable senda de las demás naciones europeas y haría justicia con quienes dieron su vida luchando por la legalidad vigente, por la República. Ese día no ha llegado. En este país a quienes lucharon contra un golpe de Estado que se tornó en guerra civil se les ha premiado con una fosa común con vistas al olvido

Juan Diego Botto

Como ya afirmábamos en la entrega anterior, y basándonos en la fuente de referencia indicada (el Blog Tribuna Histórica de Héctor Braojos, que estamos siguiendo para este relato inicial), la represión franquista fue uno de los episodios más oscuros y tristes de nuestra historia contemporánea reciente. Fue además silenciada en los medios de la época, que de forma propagandística se alineaban y glorificaban la "victoria" mientras mantenían invisibles las cunetas, las cárceles, el exilio y la pobreza. De aquélla época podemos rescatar ya, en ese sentido, sin ir más lejos, las portadas del Diario ABC. El fascismo español empezó a respaldar su crueldad con leyes hechas a medida, que justificaban cualquier enseñamiento con los perdedores de la historia. Y mientras se repartían después de la Guerra las famosas "cartillas de racionamiento", la Ley de Vagos y Maleantes se encargaba de "limpiar" las calles de todo elemento sospechoso por parte del régimen. Pero no fue la única. Héctor Braojos cita la Ley de Responsabilidades Políticas de 1939, que convirtió "a los leales en rebeldes y a los rebeldes en leales", retorciendo los principios jurídicos de irretroactividad para juzgar desde 1934 a todos los militantes y simpatizantes de izquierdas o simplemente contrarios al alzamiento. Junto al delito de rebelión se construyeron los pilares de una dictadura que castigaba a cualquier desertor en un sistema de denuncias anónimas y venganzas personales. 

 

Se fomentaron los más bajos instintos, de tal forma que, de manera engañosa la inmensa mayoría de las veces, amigos, vecinos e incluso familiares se convertían en chivatos, y entregaban a las torturas y las cárceles del régimen a aquéllas personas críticas con la dictadura, o que simplemente habían defendido la República, o tenían otra visión de España. Después de la Guerra, la sociedad española, completamente destruida, desangrada, pobre y hambrienta, tuvo que soportar un abuso continuo de las autoridades del fascismo, que se erigían en los nuevos "guardianes" de la patria. Y así, grupos de jóvenes milicianos, arrogantes y altaneros, se paseaban por ciudades y pueblos, por calles y plazas, obligando a que el gentío gritara con ellos brazo en alto el "¡Arriba España!", porque en caso contrario eran apaleados en la misma vía pública. Todavía hay gente del PP a la que se le ha "escapado" esa expresión en nuestros días. Y es que aún, a más de 40 años de la muerte del dictador, se les sigue viendo el plumero. Un plumero fascista y totalitario, cuyo único afán es denigrar a las clases humildes y populares. Pero continuemos con nuestro retrato histórico. Este fascismo "a la española" se comenzó a mostrar de forma vil y canalla, vertebrado con un espíritu nacional-católico, que afloraba también su carácter machista. El nuevo régimen trajo consigo una realidad ficticia de victoria moral y paz, de monopolio de espacios públicos y de exaltación nacional que evidenciaba un triste contraste con el día a día de los supervivientes de aquélla terrible guerra. 

 

La misión de mantener alta la moral se acompañó con reordenar los sitios comunes, tales como las plazas, calles y avenidas para borrar todo rastro de vida anterior a la Guerra Civil, poniendo en todo caso la atención cultural en figuras históricas que eran utilizadas como guardianes de la tradición, como Don Pelayo, el Cid Campeador o los Reyes Católicos. Y a la vez, fue instalándose en dicho imaginario común una suerte de culto a los victoriosos y a los "caídos por Dios y por España", que aún hoy día continúan llenando placas y reconocimientos públicos de muchos Ayuntamientos. Por contra, para los vencidos (tanto militares como civiles) sólo hubo sangre, esclavitud, exilio y humillación. Todo un calvario que había comenzado ya durante la propia guerra, pero que acabada la cual se extendió durante cuarenta años más de perversa dictadura, y que incluso continuó durante los primeros años de la llamada "Transición". Y así, anticipando la victoria, antes del final de la guerra, en febrero de 1939 comienzan las depuraciones de todos los funcionarios públicos, para que dieran explicaciones de su procedencia, su ideología y su actividad durante el 18 de julio de 1936 así como en el resto de la contienda. Esta represión administrativa fue el primer paso para reorganizar el Estado franquista. Los interrogatorios entre profesores, jueces o diplomáticos fueron auspiciados desde todos los Ministerios para eliminar de sus filas cualquier posible disidente. Miles de docentes de ideas contrarias al régimen, que habían educado a sus alumnos durante la República en la idea de las libertades y los derechos humanos, fueron exiliados, torturados y asesinados. Y otros miles fueron expulsados de sus puestos de trabajo, y condenados a la pobreza y a la exclusión social. 

 

La Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo (1940), así como la Ley para la Seguridad del Estado (1941), acabaron por cerrar este dantesco círculo de vigilancia y represión estatal. Los fusilamientos se convirtieron en prácticas habituales, y en algunos pueblos, la amenaza del "paseo" a los que no fueran acérrimos defensores de la "causa nacional" estigmatizó a familias enteras, que vivían completamente aisladas y aterrorizadas. Y también bajo esta excusa, los caciques fascistas asesinaron vilmente a ciudadanos que no habían hecho daño a nadie, que eran buenas personas, y que incluso no se habían enfrentado al régimen. Por su parte, los tribunales militares se encargaban de eliminar opositores, pero también de atemorizar a las poblaciones locales dando ejemplo de lo que sucedía si alguien se atrevía a enfrentarse a aquélla España del gatillo fácil, del "¡Muera la inteligencia!" del General Millán-Astray. La lógica del miedo no sólo se aplicaba con asesinatos, sino que extraoficialmente se abusaba de familias enteras. Especialmente las mujeres de familiares republicanos fueron sometidas a todo tipo de abusos, maltratos y torturas, convirtiendo su vida diaria en un infierno con expropiación de sus bienes, ingesta de aceite de ricino, paseos al cuartelillo, palizas, violaciones, rapadas al cero para ser reconocidas como enemigas del Estado, y sobre todo sometidas a una exclusión social bajo una vida de silencio atronador, sin actividad laboral e invisibilizadas por el régimen. Había que extirparles el "gen rojo", en palabras del doctor Vallejo-Nájera, otro de los grandes ideólogos del franquismo. 

 

Esta brutal represión fue silenciada durante la dictadura, y absolutamente nadie acudió en ayuda de tantas familias destruidas y humilladas desde las instituciones, y generaciones enteras (cuyos descendientes hoy siguen en la lucha por la dignidad, la verdad, la justicia y la reparación) vivieron en el terror más absoluto y a muy duras penas fueron capaces de sobrevivir en aquéllos años de amargura y opresión. Hay que tener en cuenta, como nos recuerda Héctor Braojos, que hasta el 7 de abril de 1948 el Consejo de Ministros no levantó el estado de guerra, durante el cual todas las tropelías están permitidas. Pero lo cierto es que durante todo el franquismo, "la injusticia se adueñó de la ley al servicio de los más feroces instintos de lo peor del ser humano", usando las palabras de la fuente de referencia. Sus defensores y herederos, todavía hoy, pretenden darnos lecciones de democracia. A tal grado llega su desfachatez. Son los mismos que justifican las calles con nombres franquistas, los mismos que niegan la historia, los mismos que miran para otro lado cuando se producen exaltaciones fascistas cada 20-N, los mismos que defienden al fundador de la Legión, los mismos que ponen una vergonzosa equidistancia entre la República y la dictadura, los mismos que se niegan a extraditar y a juzgar a los altos mandos franquistas y torturadores todavía vivos, los mismos que se volvieron "demócratas de toda la vida", mientras llevan conduciendo al pueblo a la pobreza, y machacando a las clases populares y trabajadoras. Todo cuadra. El círculo se cierra. Todo se comprende. Cada cosa está en su lugar. Hasta que la inmensa mayoría social no lo asuma, seguiremos dando cobijo institucional a estas sabandijas que llevan 80 años chupándonos la sangre. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
20 diciembre 2016 2 20 /12 /diciembre /2016 00:00
Fuente Viñeta: http://fapacordoba.org/

Fuente Viñeta: http://fapacordoba.org/

PISA es un inmenso dispositivo de control que aspira a imponer una perspectiva educativa que nos aleja del reconocimiento de la educación como un derecho y nos aproxima a su interpretación como un bien de consumo

Enrique Javier Díez Gutiérrez

Nos hacemos eco de un reciente "Manifiesto contra PISA y la lógica estandarizadora de la educación en el mundo" (que ese es su título completo), aparecido recientemente, y que pensamos critica de manera muy aguda y certera el sistema internacional de evaluación educativa, pensado y fabricado mediante herramientas, objetivos y estándares neoliberales, sin tener en cuenta otras orientaciones educativas. El texto al completo expresa lo siguiente (las negritas son nuestras):

 

Ante la sexta entrega de los resultados del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), los abajo firmantes declaramos nuestro más absoluto rechazo a la prueba, a sus versiones nacionales, y a la lógica homogeneizadora de los sistemas educacionales que se impone.

 

PISA es una prueba estandarizada aplicada cada tres años a estudiantes de 15 años. Su primera aplicación fue en el año 2000, fecha desde la cual se han incorporado más de 70 países. Para poder participar, cada país debe contar con un equipo técnico especializado y pagar por su aplicación. Actualmente la OCDE, que aplica la prueba PISA, ha contratado a una corporación transnacional de la educación, la empresa Pearson, para el desarrollo de su versión 2018.

 

Por otra parte, los resultados de PISA se han convertido en un importante indicador incorporado a los análisis de competitividad económica de los países.

 

Desde su primera aplicación, hemos observado diversas anomalías:

 

1) Político-educativa: los Ministerios de Educación tienen un limitado control de esta evaluación, teniendo como efecto una intensificación de la estandarización de procesos y mediciones. Progresivamente, organismos internacionales como la OCDE han impuesto transformaciones en las políticas educativas en el mundo, alineando los procesos educativos a una concepción limitada de progreso. Esta estandarización incluye la instalación o adaptación de las pruebas nacionales a un parámetro global a través de la presión ejercida por los rankings. Por otra parte, la estandarización ha impulsado la fuerte entrada de empresas privadas que han desplazado a los Ministerios de Educación, a las y los docentes, a sindicatos y escuelas de la conducción de sus proyectos educativos. Además, la formación y perfeccionamiento docente han sido alineados a las evaluaciones estandarizadas. En definitiva, esta lógica reduce los procesos de enseñanza-aprendizaje que apuntan a un desarrollo integral y holístico, enraizado en una consciencia histórico-social crítica.

 

2) Técnica: PISA promueve rankings de países en virtud de los resultados. Esta práctica busca neutralizar las enormes diferencias culturales, cosmovisiones y características lingüísticas propias de cada contexto nacional. Este factor implica que esta prueba no cumple con los más mínimos criterios de validez y confiabilidad.

 

3) Pedagógica: el régimen de pruebas estandarizadas de alto impacto y los procesos que desencadenan han implicado una transformación radical del quehacer de nuestras escuelas. El estrechamiento curricular ha significado la eliminación de asignaturas como artes, música, filosofía e historia. El tiempo escolar se ha reestructurado para dar cabida al entrenamiento para tener éxito en estas pruebas. Cabe señalar que estas mediciones no son sometidas al arbitrio social ni pedagógico. Estas medidas no toman en cuenta los contextos sociales, ni la diversidad de valores y prácticas pedagógicas.

 

4) Social y Psicológica: la medición PISA y sus variantes nacionales discriminan, presionan, y estigmatizan a regiones, países y pueblos en sus comparaciones. El control y la presión por obtener buenas puntuaciones recae finalmente en las comunidades de maestros y estudiantes, instalando un régimen de alto estrés que está destruyendo el clima escolar y estabilidad emocional de nuestras escuelas. La medición ha profundizado prácticas de exclusión y segregación en nuestras escuelas, despojando de su sentido el derecho a la educación.

 

Por estas razones, demandamos la anulación de los contratos que los diversos gobiernos han firmado con la OCDE. Asimismo, exigimos el término de las pruebas estandarizadas de altas consecuencias a nivel nacional.

 

También queremos manifestar nuestro compromiso con una educación pública como derecho social, que se inspire en todas sus prácticas con la diversidad social, histórica y cultural de nuestros pueblos.

 

Defendemos la necesidad de contar con escuelas que sean protagonistas de la transformación de una educación para la justicia social. Queremos denunciar también las acciones represivas que varios Estados y autoridades han desencadenado en contra de movimientos sociales, magisteriales y estudiantiles que se han manifestado en contra de las diversas formas de estandarización neoliberal.

 

Los sistemas de evaluación deben estar enraizados en las comunidades, deben observar la complejidad, y deben promover una educación respetuosa de los derechos humanos y sociales. Sólo de esta manera formamos ciudadanos y ciudadanas en plenitud.

 

Firman este Manifiesto: Red Social para la Educación Pública en las Américas (Red SEPA). Coalición Trinacional en Defensa de la Educación Pública (México, Estados Unidos, Canadá).

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Educación
Comenta este artículo
19 diciembre 2016 1 19 /12 /diciembre /2016 00:00
Viñeta: Anne Derenne

Viñeta: Anne Derenne

El wahabismo cohabita perfectamente con el anarco-capitalismo. El aparente puritanismo salafista pretende sustituir el islam tradicional y para ello es justificable la represión, la exclusión y el asesinato de todo aquel que no se someta integralmente a una misma e inexorable interpretación de la Sharia…exactamente igual que la democracia universal y supuestamente humanitaria que Estados Unidos pretende imponer por la fuerza de las armas en los cuatro puntos cardinales del planeta. La gran América ve su destino manifiesto como un derecho ilimitado a matar a todos los que se muestran reticentes a entrar por voluntad propia en la matriz democrático judeo-protestante made in América

Jean Michel Vernochet

Y un cuarto actor en discordia, al hablar de Arabia Saudí, Estados Unidos e Israel, es Irán. Pablo Jofré Leal lo ha explicado en los siguientes términos en este artículo para el medio Hispan TV: "Indudablemente, la entidad sionista tiene en Irán un adversario de temer, tanto como la Monarquía saudí, que considera a Irán su principal enemigo en la zona, desde el momento mismo del triunfo de la revolución iraní en el año 1979. Antagonismo que cuenta con el concurso de dos socios principales: Estados Unidos e Israel. Esto pues, la Casa al Saud ha creado a lo largo de los últimos años con la entidad sionista y Washington una estrecha alianza político-militar destinada a impedir el desarrollo de una política de influencias de Irán o cualquier otra potencia, que no vaya de acuerdo a los objetivos hegemónicos de la triada Washington-Tel Aviv-Riad, que es hablar de capitalismo-wahabismo y sionismo". Como tantas veces hemos explicado, desde la ignorancia como acervo político, la idiosincrasia estadounidense desprecia todas las culturas que no sean la suya, y contribuye únicamente a calentar más la animadversión hacia países y gobiernos que no siguen sus designios a pies juntillas. Desde sus atávicos temores, Washington intenta interponerse en todos los intentos (procedan o no del mundo musulmán) de instaurar gobiernos laicos y democráticos, al servicio de los pueblos. De ahí que Irán se convirtiera en acérrimo enemigo desde la revolución de los Ayatoláh. Y Arabia Saudí e Israel también juegan su partida en esta peligrosa triada. 

 

Arabia Saudí para apoyar el surgimiento, desarrollo y acción de los numerosos movimientos yihadistas (fundamentalistas), hecho importantísimo para mostrar ante el mundo una cara del Islam que no es el que profesan 1.600 millones de fieles, como es la doctrina wahabita. E Israel, en su cruzada para demonizar al mundo árabe en general, y a los palestinos en particular, con el tremendo e incondicional apoyo de Estados Unidos, y la complicidad de todo Occidente. El peligroso sionismo, en aras de dividir y fragmentar al Islam, genera turbias relaciones con la Casa al Saud y apoya toda causa que implique perjudicar a la Umma (comunidad de creyentes del Islam). La profunda y descarada hipocresía vuelve a relucir, puesto que la alianza Washintgton-Riad es tan estrecha, las deudas monetarias, políticas y los hechos de complicidad criminal tan profundos, que incluso el nuevo Presidente electo, Donald Trump, con todo el odio profesado y manifestado al mundo musulmán, no podrá intervenir en un eventual rompimiento de relaciones con el wahabismo. Se les ve el plumero por todas partes. Y es un plumero muy grande. De cara a la galería hablarán de no permitir la entrada de musulmanes, de expulsar a los indocumentados, de cerrar las mezquitas, pero en el fondo, cuando estén en juego sus intereses económicos y geopolíticos, les dará igual que sus interlocutores sean los defensores del Islam más brutal, cruel y criminal del planeta. ¿Podemos creerles pues cuando nos hablan de terrorismo internacional? ¿Pueden tener legitimidad las palabras de estos ignorantes e interesados dirigentes? ¿Podemos confiar en ellos para derivar hacia un mundo en paz? Saquen, como siempre, queridos lectores y lectoras, sus propias conclusiones. 

 

Por su parte, y dentro del contexto de una charla impartida hace justo un año en una mesa redonda bajo el tema "¿Libertades amenazadas?", el Profesor de la UCM Pedro López nos recuerda lo siguiente en un reciente artículo: "...el Grupo de Alto Nivel de Acciones de las Naciones Unidas Contra el Terrorismo dice: "El terrorismo florece en situaciones de desesperanza, humillación, pobreza, opresión política, extremismo y violaciones de los derechos humanos; también florece en el contexto de los conflictos regionales y la ocupación extranjera, y se aprovecha de la capacidad insuficiente de los Estados de mantener el orden público". Esto lo sabe cualquiera que analice a un nivel medio de profundidad el fenómeno del terrorismo. Y, naturalmente, lo saben perfectamente los grupos y Estados que deciden bombardear países. Pero esta es la política antiterrorista que se ha seguido desde el 11-S: Irak, Afganistán, Libia y ahora Siria han sido bombardeados, ocupados y destrozados conscientemente, por supuesto, sabiendo que estos actos iban a provocar más guerras internas y más terrorismo". Y más adelante, apostilla: "Algunos sectores pretenden que caigamos en la paranoia de la seguridad, aquélla seguridad que conciben los militares que tienen que ver con el mantenimiento de un orden establecido. Un orden que asegura una desigualdad en el mundo que no puede ya mantenerse. Si queremos seguridad lo que hay que atacar de raíz es la vulneración grave de los derechos humanos en la mayor parte del planeta. El hambre, la falta de medicamentos, la injusta distribución de los recursos...todo esto es lo que hace inseguro el planeta, el terrorismo no es más que un fenómeno superficial y sintomático, no es el problema más grave que tiene el planeta". 

 

Nosotros también lo hemos defendido muchas veces. Frente a las lecturas simplistas, frente a las falaces clasificaciones en bandos de buenos y de malos, frente a las interesadas interpretaciones de los conflictos, lo que hay que hacer es no mirar el dedo, sino la luna. Atender a sus verdaderas y profundas causas, investigar los auténticos detonantes, y enfrentarse a ellos de forma decidida, con todas sus consecuencias. Y continúa: "Cuando el hambre está como principal factor entre las causas de la muerte de más de dos millones de niños menores de cinco años al año en el mundo, cuando miles de mujeres son asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas, nos quieren hacer creer que el terrorismo es el problema más grave que tenemos que combatir. Sabemos que se destinan cantidades astronómicas a gastos militares, gran parte de los cuales se nos presentan como parte de la lucha contra el terrorismo. Por el contrario, las cantidades destinadas a la lucha contra el hambre son ridículas, igual que las destinadas a la lucha contra la violencia machista". Es decir, volvemos a lo mismo: los fondos, recursos y esfuerzos no se pueden destinar a resolver las consecuencias, sino las causas de los problemas. Si el hambre es la causa de muchos conflictos, ¿atajamos los conflictos por la fuerza y nos olvidamos de solucionar el hambre? Y también añade el Profesor de la Universidad Complutense: "Para combatir el fanatismo religioso es imprescindible la lucha por la laicidad del Estado, con un sistema educativo que excluya el adoctrinamiento religioso y que eduque a los niños y jóvenes en valores de ciudadanía, democracia, paz y derechos humanos". Pero no, de nuevo es más fácil seguir promoviendo las creencias religiosas en las escuelas, y después preocuparse de erradicar el fanatismo que despliegan mediante brutales bombardeos. Es justo lo que llevamos haciendo durante décadas, quizá durante siglos. 

 

Continuamos exponiendo las interesantes ideas vertidas en dicho seminario. Se hace evidente, según el Profesor de la UCM, la acelerada involución europea hacia regímenes cada vez más autoritarios. La propia Francia, otrora espacio de conquista de libertades y derechos, ha devenido en laboratorio de un nuevo modelo militarista y represivo. "¡Estamos en guerra!", declaró con total solemnidad el Presidente Hollande, cuando es una afirmación absolutamente falsa, deshonesta e indecente. Son ellos, los dirigentes políticos, los que nos conducen por estos derroteros. En respuesta a los atentados de Charlie Hebdó el primer despliegue del gobierno (¡socialdemócrata!) fue la activación del sistema Vigipirate, diseñado en 1978, cuyo último perfeccionamiento data de 2015. Los atentados del 13 de noviembre de 2015, en la Sala Bataclán, de los que se cumplieron un año recientemente, llevaron a Hollande a afirmar que se trataba de "un acto de guerra del Estado Islámico", aunque --como es público-- los terroristas hayan nacido en Bélgica y en París. La clasificación de amenaza por parte de un Estado exterior beligerante conlleva implícitamente una intencionalidad en la respuesta. Y así fue: en el plano exterior Francia actuó con violencia bombardeando Raqqa (Siria), donde el Estado Islámico tendría sus bases, escamoteando las críticas sobre haber causado bajas civiles. Y así, apagar el fuego con gasolina parece haber sido la consigna del gobierno Hollande, que se ha convertido en un presidente absolutamente desprestigiado. De hecho, es el presidente con más baja valoración popular. No sólo por estas decisiones a las que nos estamos refiriendo, sino también por su política fuerte de hostigamiento a los sectores obreros franceses, con una reforma laboral fuertemente contestada en las calles por sindicatos y movimientos sociales. En el plano interno, el gobierno francés respondió con el Estado de Emergencia, que se tradujo en cierre de escuelas, colegios y Universidades, la suspensión general de derechos y garantías constitucionales, el despliegue del Ejército en las calles y severos controles fronterizos. Toda esta situación acaba de ser prorrogada hasta julio de 2017. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
16 diciembre 2016 5 16 /12 /diciembre /2016 00:00
Fuente Viñeta: http://www.ecorepublicano.es/

Fuente Viñeta: http://www.ecorepublicano.es/

Al igual que la esclavitud o el apartheid, la pobreza no es natural, está creada por el hombre y por tanto puede ser superada y erradicada por las acciones de los seres humanos

Nelson Mandela

BLOQUE II. ESTRUCTURA BÁSICA DE LA DESIGUALDAD

 

Como ya avanzamos en el último artículo, a partir de esta entrega número 16 vamos a abordar las características, manifestaciones y estructura básica de la desigualdad, tanto en nuestro país como a nivel global. Expondremos los datos más relevantes, los hecho más contradictorios, los desencadenantes fundamentales, los informes de las principales ONG's que estudian el tema, sus principales recomendaciones, y la relación de la desigualdad con otros factores sociales, entre otros asuntos relacionados. La estructura social básica que consagra la desigualdad en nuestro país queda patente y resumida de la forma más simple, pero también más descarnada: hoy día, exigir una vivienda digna, un trabajo digno, educación, energía, luz, sanidad, una renta básica o comida para todos los/as ciudadanos/as es considerado "extremista", "radical" y "antisistema". Reclamar los derechos humanos más fundamentales puede convertirse en práctica peligrosa. En cambio, potenciar las fugas de capitales, extender el trabajo esclavo o ignorar las peticiones de los refugiados por conflictos armados, no sólo son prácticas habituales, sino incluso reconocidas y premiadas. Con esto queda todo dicho. Este es el modelo de sociedad imperante. Pero vamos a contarlo con más profundidad y detalle. 

 

Comenzaremos tomando las palabras de uno de los mejores referentes del intelectualismo vasco de izquierdas, como es Iñaki Gil de San Vicente, cuando nos explica: "En realidad, definir la pobreza es un problema de metodología sociopolítica y de crítica a la propiedad privada de las fuerzas productivas: hay que hablar de empobrecimiento más que de pobreza. Y el empobrecimiento hay que verlo tanto en su forma relativa como en su forma absoluta. La primera, la relativa, existe cuando la riqueza de la clase dominante aumenta más que los recursos de las clases explotadas, incrementándose la distancia que les separa. El empobrecimiento absoluto, la segunda, se produce cuando las clases explotadas tienen menos recursos hoy que ayer, es decir, empeora cuantitativa y cualitativamente en todos los sentidos si se compara su presente con su pasado. El empobrecimiento es absoluto cuando, por ejemplo, conlleva el desahucio, o la pobreza energética o alimentaria, o restricciones culturales y sanitarias por incapacidad de comprar medios de estudio, medicinas, etc. Las mujeres, la infancia y la tercera edad son los grupos sociales más afectados dentro del pueblo trabajador. El empobrecimiento va unido a la precarización e inseguridad vivencial. La precariedad vital es una constante capitalista que se multiplica con el neoliberalismo y, sobre todo, con la mundialización de la ley del valor y del mercado". Y en efecto, la actual arquitectura social proyectada para acrecentar las desigualdades, incide en ambos factores que destacaba Gil de San Vicente, como son el empobrecimiento relativo y el absoluto. 

 

Seguimos datos a continuación de un reciente artículo de Josefa Gil para el medio Diario 16 titulado "Pobreza en España: 15 datos para la vergüenza", muy ilustrativo al respecto. Los datos surgen del análisis del indicador AROPE, que ya comentamos en los artículos iniciales de esta serie. Allí comentamos que son tres los factores que se analizan para ofrecer los valores de este indicador: el desempleo, la pobreza y la privación material. El estudio combinado de estos tres factores nos da una visión de conjunto sobre el nivel real o más aproximado de pobreza y exclusión que sufren la población. Combina los factores de renta (empobrecimiento relativo), privación material severa (empobrecimiento absoluto) y baja intensidad del empleo (precariedad, manifestada hoy día de múltiples formas). El AROPE está armonizado a nivel europeo, por lo que permite comparar las cifras de los distintos países. En la mayoría de los valores clave sobre pobreza y exclusión social, nuestro país se lleva la palma, ya que se encuentra por debajo de la media europea. Pues bien, los 15 datos para la vergüenza española son los siguientes: 

 

1.- El AROPE español en 2015 alcanzó la cifra del 28,6% en cuanto a pobreza y exclusión social. Más de 13 millones de personas viven en dicha situación. En toda la Unión Europea son algo más de 122 millones de personas, pero la media de dicho indicador es del 24,4%.

 

2.- España es el tercer país con mayor desigualdad dentro de la UE, después de Rumanía y Serbia. En nuestro país, el 10% más rico obtiene una cuarta parte de los ingresos de toda la población. 

 

3.- Existe un 2,2% de la población que sufre a la vez los tres factores que integran el AROPE: desempleo, pobreza y privación material. De hecho, son más de un millón las personas que se encuentran en la peor situación económica y social posible. 

 

4.- La pobreza afecta a un 22,1% de la población. Esto se traduce en más de 10 millones de personas, más de 10 millones de seres humanos, con nombres y apellidos, más de 10 millones de vidas, con sus problemas, sus limitaciones y su precariedad. 

 

5.- Aproximadamente 3 millones y medio de personas viven en pobreza severa, es decir, que tienen ingresos por debajo de los 333,8 euros mensuales. 

 

6.- Unas 4.670.000 pensiones, la mitad del total, están bajo el umbral de la pobreza. Típicamente, se trata de pensiones no contributivas que no llegan a cubrir la más mínima dignidad humana. Simplemente, no se puede vivir así. 

 

7.- Un 44,8% de las personas en desempleo y el 21% de las "inactivas" constituyen los grupos más afectados por la pobreza. 

 

8.- La tasa de trabajadores/as pobres (que no superan el umbral de la pobreza, a pesar de tener un trabajo) ha pasado del 11,7% en 2013, al 14,2% en 2014, y al 14,8% en 2015. A pesar de ello, el Gobierno tiene la indecencia de afirmar que sus reformas "están funcionando". Es cierto, están funcionando, pero para cumplir sus objetivos: incrementar la pobreza y la desigualdad. 

 

9.- La tasa de privación material severa ha ascendido del 4,5% en 2009 al 6,4% en 2015, afectando ya a casi 3 millones de personas. 

 

10.- El grupo de menores de 16 años tiene la tasa más alta de privación material severa: 9,9%. Les sigue el grupo de adultos jóvenes entre 16 y 29 años, con un 8,4%. 

 

11.- El 11% de la población tiene retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal (hipotecas, alquileres, tasas, etc.), y el 10,6% no puede calentar adecuadamente sus viviendas (pobreza energética).

 

12.- El 13% de las familias monoparentales (más bien debieran llamarse "monomarentales", ya que se trata de mujeres con hijos a cargo) sufren privación material severa, más que el doble de los hogares con niños y dos adultos, y 3 veces más que los hogares sin niños/as.

 

13.- Otro año más, el riesgo de pobreza y exclusión social afecta a más de 3 niños y niñas de cada 10, en nuestro país. La pobreza infantil es un hecho cada vez más dramático. De ahí que le dedicaremos un bloque temático separado en su momento. 

 

14.- En la infancia (menores de 16 años), la tasa de pobreza descendió del 35,4% en 2014 al 33,4% en 2015.

 

15. En  el caso de las personas adultas y jóvenes (en el segmento entre 16 y 29 años), la tasa asciende del 36,4% al 38,2% en el último año analizado. 

 

Todo ello se refiere únicamente a nuestro país. En la próxima entrega, revisaremos la situación a nivel internacional.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
15 diciembre 2016 4 15 /12 /diciembre /2016 00:00
La transmisión del pensamiento dominante (52)

La función básica de los medios es desarrollar pseudo-necesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política

Herbert Marcuse (“El hombre Unidimensional”, 1964)

El tercero de los cinco filtros definidos por Herman y Chomsky (ver los dos primeros en el artículo precedente) se relaciona con las fuentes de noticias de estos medios de comunicación de masas. Estos autores afirman: "Los medios de comunicación de masas son conducidos a una relación simbiótica con poderosas fuentes de información por necesidad económica y por la reciprocidad de intereses". Incluso las más grandes corporaciones mediáticas no pueden permitirse tener reporteros en todas partes del mundo, por lo cual los colocan en los lugares donde es más proclive que puedan acontecer noticias interesantes. E igualmente, son consideradas fuentes de noticias a las procedentes de los grandes agentes sociales (empresarios, sindicatos, fuentes gubernamentales, etc.). Por ello, los redactores o periodistas que ofenden a esas poderosas fuentes de información, tal vez al poner en duda la veracidad o la parcialidad del material suministrado, pueden ser amenazados con negarles el acceso a la esencia de sus fuentes de información, limitando seriamente la capacidad de su trabajo. Pero se corre un grave peligro, ya que tal dependencia de las fuentes oficiales imprime a las noticias un tinte inherentemente conservador, y otorga a los que están en el poder una tremenda influencia sobre la definición de lo que son o no son noticias. 

 

Los medios de comunicación alternativos, como esencia de ese cuarto poder al que deben aspirar a representar, no deben únicamente confiar sus esquemas  informativos a las fuentes oficiales ni a las consignadas por los poderes fácticos, sino que deben convertirse en auténticos agentes de la información referida a su colectividad. Y así, se debe dar voz a los colectivos más desfavorecidos, se debe poner el foco de atención donde los medios dominantes no lo ponen, y se debe servir a la transformación de la sociedad de donde se forma parte. Pero lógicamente, para todo ello, se debe romper con las cadenas a las que estos cinco filtros que estamos describiendo atan a los medios. Una democracia plena necesita ejercer un control implacable sobre el poder, y los medios de comunicación no pueden ignorar esta fundamental tarea. Pero como estamos explicando, el control sobre los medios que se ejerce desde los estamentos del poder asegura que los medios de comunicación no estén en realidad al servicio de la sociedad, sino al servicio de los intereses de estos poderes económicos, de esta élite social. Unos medios independientes y alternativos deben recuperar la auténtica función social de los medios, sirviendo al conjunto de la sociedad, y entendiendo la información como un derecho humano fundamental, ajeno a los objetivos mercantilistas o a otros espurios intereses. 

 

Bien, el cuarto filtro es flak (traducido como "fuego antiaéreo"), descrito por Herman y Chomsky como "respuestas negativas a una afirmación de los medios o a un programa (de TV o radio). Puede tomar la forma de cartas, telegramas, llamadas telefónicas, peticiones, juicios legales, discursos y Leyes presentadas al Congreso, u otros modos como querellas, amenazas y acción punitiva". Todos ellos representan los poderosos mecanismos de defensa que ejerce el poder cuando se ve cuestionado por terceros actores, interpelido en su labor, o bien simplemente en evidencia, o bajo una información ciertamente sensible. Los poderes fácticos reaccionan entonces de forma violenta, desencadenando toda una serie de reacciones, que además se apoyan en que el resto de las estructuras del poder están también a su servicio. De hecho, las organizaciones empresariales se reúnen regularmente para formar máquinas de flak, mediante los poderosos lobbies al servicio de las mismas. Y así, abogados y periodistas forman todo un ejército para la defensa de los intereses corporativos, que se pone en marcha de forma regular para la proyección de sus intereses en todos los ámbitos. Ésta es, evidentemente, otra forma poderosísima de canalizar, extender y difundir el pensamiento dominante, responsable de las numerosísimas falacias que se vierten en nuestro mundo, y que son las responsables del diseño mental bajo el que funciona la mayoría social. A estos lobbies se unen las fundaciones y tanques de pensamiento (think tank), a los que ya nos hemos referido en anteriores artículos de esta serie. Estos organismos difunden periódicamente artículos, informes y estudios, cuyo único objetivo es reforzar y hacer prevalecer los criterios (interesados) de los grandes agentes económicos. 

 

El quinto y último filtro de noticias identificado por Herman y Chomsky es lo que ellos denominaron el "anticomunismo". Se esfuerza en fabricar todo un imaginario colectivo sobre los "enemigos de Occidente", sean éstos líderes políticos de terceros países, corrientes de pensamiento, o bien movimientos sociales o formaciones políticas que planteen otros modelos de sociedad, otros mundos posibles. Ante todo ello, los grandes medios se emplean a fondo en lanzar toda una serie de campañas de acoso y derribo, de mentiras, manipulaciones y sesgos mediáticos cuyo objetivo es deformar profundamente los verdaderos hechos, pensamientos y opiniones. Sucias estrategias periodísticas son usadas en estas campañas, que no se detienen ante nada, donde se vierte lo peor de la profesión, y que son capaces de derrocar gobiernos enteros, mediante la complicidad de ciertos sectores sociales. Toda esta demonización de los "enemigos" es útil, incluso esencial, en la justificación de maniobras estratégicas geopolíticas y en la defensa de los intereses corporativos en todo el mundo, mientras aplacan la crítica interna de tal conducta. Podemos poner múltiples ejemplos de este filtro, que también se refleja cuando los medios convencionales demonizan a ciertos sectores, tales como los "antisistema" (normalmente los manifestantes antiglobalización), o cuando marginan a personas o colectivos calificándolos de amenazas para la "libertad" o para la "democracia", cuando en realidad sólo luchan contra la perversa ideología del libre mercado llevada hasta sus últimas consecuencias. 

 

Mediante los cinco filtros descritos, que conforman este modelo de propaganda, los medios de comunicación dominantes contribuyen a mantener el status quo del poder corporativo en nuestras sociedades, la dominación y defensa del programa político neoliberal, las bondades del libre comercio, y el rechazo, indiferencia y aplastamiento de cualquier conato de alternativa al sistema-mundo actual. Los disidentes de toda esta vorágine capitalista son tachados automáticamente de "radicales", "extremistas", "antisistema", y sus puntos de vista son sistemáticamente silenciados y mutilados. Se sataniza al pensamiento alternativo, creando campañas que divulgan los "peligros" de dicho pensamiento, que poco menos nos llevarían al "desastre". Se apuesta por el fin de las ideologías, se defiende a capa y espada el neoliberalismo como único modelo posible, y se intenta por todos los medios desprestigiar a los que cuestionen las bases del sistema mediante sucias y vergonzosas campañas mediáticas. Sus argumentos serán implacablemente marginados, ignorados y tergiversados, y al sistema dominante se le presentará como "razonable", "sensato" y el único "posible". Se apela al fracaso de los intentos históricos de implantarlos (sin explicar sus verdaderos motivos, ni contar que la mayoría de ellos fueron abruptamente abortados por las élites dominantes), y se infunden en el pensamiento colectivo falacias de un calibre superlativo, que a fuerza de ser machaconas, van calando en el imaginario popular, creando un inequívoco velo de distorsión. De todo ello, son los medios de comunicación los mayores responsables. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo
14 diciembre 2016 3 14 /12 /diciembre /2016 00:00
Hacia la superación del franquismo (I)

El pasado que no conocemos, que no cuestionamos, que no sometemos a debate ético, que no juzgamos, que queda impune, corremos el riesgo de que se naturalice en nuestro presente. No deberíamos aceptar que lo intolerable del ayer acabe siendo tolerado hoy porque no hemos pensando críticamente sobre lo que supuso ayer y lo que significa hoy

Jordi Mir

La paz no significa sólo la ausencia de guerras, sino que representa también un estado interior, un estado de tranquilidad emocional, de haber pasado página de cuantos hechos abominables hayan podido perturbarnos en nuestra reciente historia. Ello es aplicable a las personas, y también a los pueblos, a las colectividades humanas. De hecho, sólo se alcanza la paz cuando estamos también en paz con nosotros mismos. Y en ese sentido, la superación auténtica y completa del franquismo representa una deuda pendiente que como sociedad que se autodeclara democrática tenemos que saldar. Una página negra de nuestra historia que hay que superar. Pero para poder superarla, antes hay que haberse enfrentado a ella, hay que haberla conocido, y hay que haberla reparado en todas sus dimensiones. Y justamente aquí es donde nuestro país falla estrepitosamente. Por eso, esta breve serie de artículos, que ahora comenzamos, va dedicada precisamente a eso: a la superación del franquismo en nuestro país. La desvergüenza de nuestras instituciones, muchas de ellas procedentes del franquismo, han intentado que las nuevas generaciones no conozcan la perversidad de la dictadura que aquí se vivió durante casi cuarenta años, en las escuelas no se ha estudiado la historia reciente de nuestro país, o si se ha hecho, se ha hecho tapizándola con un barniz hipócrita para quitarle toda su crudeza. Así no podemos continuar.

 

Y por si todo ello fuera poco, incluso los dirigentes políticos de la derecha, herederos de la época franquista en su inmensa mayoría, lo han expresado con total descaro. Por ejemplo, el ex Ministro del Interior con la primera legislatura de Rajoy, el impresentable Jorge Fernández Díaz, aseguró recientemente, a preguntas de los periodistas, refiriéndose a quienes le criticaban: "Algunos quieren ganar ahora la guerra que perdieron hace 80 años". Lamentables palabras de todo un líder político que además ha representado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Este es el panorama que tenemos. Bien, queremos que esta serie de artículos contribuya, por lo menos, a intentar informar, divulgar, crear conciencia, crear responsabilidad colectiva del tremendo daño que nos hacemos mientras continuemos ignorando la barbarie de la Guerra Civil y de la posterior dictadura a la que estuvimos sometidos durante gran parte del pasado siglo XX. Por tanto, y en primer lugar, vamos a exponer qué fue de verdad el franquismo, ya que es un tema que ni siquiera nuestros escolares aprenden en sus centros docentes, pues muchas editoriales y autores siguen utilizando eufemismos para el régimen franquista tales como "régimen autoritario", y otros por el estilo (incluso Rajoy, en su discurso de investidura, se refirió al régimen franquista en esos términos). Bien, comencemos por explicar qué había anteriormente al levantamiento militar del General Franco, y las verdaderas razones de dicha sublevación. El 14 de abril de 1931 se proclamó la Segunda República en nuestro país. Fue una oportunidad histórica magnífica para todos los pueblos del Estado Español. Acabado el régimen monárquico de Alfonso XIII y la breve dictadura de Primo de Rivera, la II República Española encarnó la democracia y la modernidad, la libertad, la educación y el progreso, la igualdad y los derechos universales para todos los ciudadanos/as. 

 

La Constitución Republicana de 1931 significó una Carta Magna abierta al progreso y a los avances sociales, evolucionada y pionera en muchos aspectos, siendo quizá la más avanzada de su tiempo. . Seguimos a continuación parte de la exposición de Víctor Arrogante en su reciente artículo "Por una Constitución Republicana", publicado originalmente en Diario 16. La Constitución diseñaba una República social, democrática y reformista. En su artículo 1, declaraba que "España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de libertad y justicia. Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo. La República constituye un Estado integral, compatible con la autonomía de las regiones y de los municipios". Declaraba la Constitución que todos los españoles son iguales ante la ley, el Estado Español no tiene religión oficial, y estará integrado por municipios mancomunados en provincias y por las regiones que se constituyan en régimen de autonomía. También declaraba que "España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional", declarando un Estado expresamente pacifista. Una de las novedades que le confieren su rasgo más democrático, en la época, fue el reconocimiento del sufragio universal, incluyendo a las mujeres. La Constitución reconocía también la libertad religiosa, de expresión, reunión, asociación y petición; el derecho de libre residencia, de circulación y elección de profesión; inviolabilidad del domicilio y correspondencia; protección a la familia, derecho al divorcio, al trabajo, a la cultura y a la enseñanza. Se suprimían los privilegios de clase social y de riqueza, y se abría la posibilidad de socialización de la propiedad y de los principales servicios públicos. 

 

La Constitución Republicana de 1931 también rompía con la tradición bicameral, eliminando el Senado. El Congreso salió reforzado con la facultad de destituir al Jefe del Estado (con mandato de siete años). La República se declaraba laica, garantizaba la libertad de culto, prohibiendo a las órdenes religiosas ejercer la enseñanza, y desvinculaba al Estado de la financiación de la Iglesia. Lógicamente, esta situación, que prometía consolidarse y avanzar, molestaba mucho a los sectores de la oligarquía (empresarios, militares, terratenientes, aristócratas, la Iglesia Católica, etc.), que veían con muy malos ojos la evolución social que España estaba protagonizando. Y así, un grupo de militares fascistas (hemos de insistir en que fue un determinado grupo, pues muchos otros militares siguieron siendo fieles a la República), capitaneados por el General Franco, se levantó en armas contra el régimen democrático y legítimo de la República, provocando en primer lugar una cruenta Guerra Civil que duró tres largos años (1936-1939), y luego una dictadura represora, genocida, sangrienta y vengativa que duró durante los cuarenta años siguientes, hasta la muerte del dictador a finales de 1975. Del Blog de Héctor Braojos, "Tribuna Histórica", vamos a basarnos en su artículo "La paz de Franco: venganza y castigo", para describir los terribles horrores de la Guerra Civil y de la posterior dictadura. No queremos caer en lo macabro ni lo escabroso más allá de describir fielmente el modelo de sociedad al que nos llevó el franquismo. Por tanto, en las siguientes líneas, y en las sucesivas entregas de artículos de esta serie, los lectores y lectoras no encontrarán nada de exageración ni de inventiva. Sólo la cruda realidad. Una realidad a la que nuestro país sigue dando la espalda, e ignorando, a pesar de los múltiples llamamientos internacionales a recuperar la Memoria Histórica, y a reconocer la verdad, la justicia y la reparación a las víctimas. 

 

Después de casi tres años de acoso y derribo, en 1939, la Segunda República española agonizaba a la espera de la estocada final del fascismo. La legalidad democrática del Estado se desmoronaba de manera forzada con la guerra, dando paso a una dictadura cruel que basaría su nuevo ordenamiento jurídico en el abuso sistemático de los vencidos, de forma abyecta, despiadada y criminal, manifestado de múltiples formas, desde la esclavitud hasta la humillación o el asesinato, amparándose en juicios sumarísimos sin garantías. Después de casi tres años de guerra civil, donde se enfrentaron (usando la terminología de la época) el "bando republicano" (el defensor de la legalidad democrática y legítima de la República) y el "bando nacional" (seguidor de los golpistas), la sanguinaria actuación del golpismo no detendría su siniestra actividad tras conseguir la victoria. Franco se opuso a cualquier negociación con los leales a la democracia republicana, por lo que los deseos de paz, piedad y perdón del Presidente Azaña, pronunciados en 1938, se vieron defraudados, rompiéndose en mil pedazos. La inseguridad de lo que podía venir, las precarias posibilidades de escapatoria, las noticias de los asesinatos masivos del fascismo y la responsabilidades de mantener familiares con vida, convirtieron el futuro inmediato en un sentimiento de tremenda angustia para todos los españoles, que veían cada día más cerca la victoria reaccionaria, apoyada por el fascismo italiano de Mussolini y el nacionalsocialismo alemán de Hitler. Continuaremos en siguientes entregas.

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías